domingo, 1 de abril de 2007

DOCUMENTO: El drama celendino

Por considerarlo de actualidad, pese a haberse escrito en 1962, publicamos este desgarrador artículo del gran artista celendino Alfredo Rocha Zegarra en el que da cuenta de la formación del la COOPERATIVA DE PRODUCCION CELENDIN, destinada a solucionar las desventuras de la mujer celendina.
Nosotros, particularmente, creemos en la impronta que nos dejó nuestro “Loco” Alfredo y continuaremos publicando algunos artículos que hemos rescatado, porque sus verdades, por tremendas, nos deben llevar a la acción y al cuidado indesmayable de nuestro pueblo y de su gente. LA REDACCION.

El drama celendino

Por Alfredo Rocha Zegarra
Esta es una tejedora celendina, doblada en incómoda posición al manufacturar diariamente el sombrero de paja toquilla. Este es el drama que el Perú entero desconoce y que tú, celendino alimeñado, olvidas con mucha frecuencia.

Tejedora celendina, de Alfredo Rocha Zegarra (óleo sobre cartón)

Esta humilde obrera tiene que trabajar día y noche un promedio de CIEN HORAS, para ganar al fin de semana treinta soles. Dividiendo esta suma entre el número de horas de trabajo de la obrera celendina sale un promedio de treinta centavos de ganancia por hora de trabajo.
El negociante celendino de sombreros, sórdido como todo comerciante, gana hasta trescientos por ciento al vender el sombrero en sus viajes a otras regiones del Perú. Hay, pues, una infame explotación que debería avergonzarnos a todos los celendinos de la inconciencia de los traficantes del sudor y lágrimas del pobre.
Por tal razón, el 9 de agosto, las tejedoras se reunieron en la casa del jirón Unión 105, con el fin de defenderse organizando un sindicato que ahora tendrá que convertirse en la COOPERATIVA DE PRODUCTOS “CELENDIN”, la misma que tratará de establecer un local en la ciudad de Lima y posteriormente en el Cuzco a fin de vender en forma directa el producto del sombrero celendino del Perú. Mira el cuadro y mueve a tu conciencia y apresúrate a conseguir tal local y ayuda a esta pobre víctima Tú, en Lima, seguramente ganas cien veces más que esta humilde mujer de tu pueblo. El local de Lima venderá tanto en Lima como buscará el argumento de vender al turista que en gran número pasea por la ciudad de Lima.
Se realizarán cursillos de capacitación artística sobre diseño y nueva formas, para mejorar el sombrero, los pintados y menesteres decorativos. No olvides lo que decía Honorato de Balzac: “Donde está una miseria están todas las demás”. Es así que en la pobreza prosperan las enfermedades, porque se come mal y prolifera la corrupción y las malas costumbres. Defendamos nuestro pueblo abandonado por tu limeño centralismo. ¿Qué puede hacer una mujer contra la explotación, cuando esta explotación la organiza su mismo paisano?
Esperamos de tu cultura y buen corazón que al conmoverte, mires la urgencia de socorrer a nuestra gente. Hasta el momento sólo te has preocupado de adornar iglesias, de hacer el ornato de la ciudad, pero no has querido hacer nada por aliviar tanta cuajada miseria de tu pueblo luminoso y bello. No olvides que las iglesias y el ornato pueden esperar, pero el real y crepitante problema de la miseria de nuestro pueblo no puede esperar. Superemos nuestros distanciamientos políticos, reunámonos siempre a planear la forma efectiva de superar tanta angustia y dolor.

1 comentario:

Anónimo dijo...

No es cierto lo de comerciante explotador. se lo compra el sombrero a 30 soles semiterminado...el acabado lo hace el comerciante invirtiendo otros 20 soles y el sombrero acabado se vende a 60 soles la ganancia es de 10 soles y sin tener en cuenta el pasaje y estadia en los lugares de venta. y a veces tienes que dejara para que te paguen al mes la ganancia del comerciante esta en la cantidad y no en la explotacion de la tejedora. Tienes que ser conciente de ello es bueno formar sindicatos y vender el propio producto pero tiene que haber ayuda del gobierno si no todo sera en vano y creo que los que mas perderian son los artesanos. gracias