lunes, 19 de noviembre de 2007

HISTORIA: Tipos celendinos.

Celendín tiene un rico historial cuyas dimensiones apenas alcanzamos a vislumbrar. Muchos creen que la historia nuestra comienza en la visita de Martínez de Compañón y la posterior fundación de la Villa Amalia de Celendín, llamada así por ser asiento de españoles en su mayoría, diferenciándola de los asentamientos de indios que llevaron la nominación de pueblo.

Pero nuestra historia va más atrás, desde cuando el territorio fue la e desde cuando todo el territorio fue la ncomienda la nominaciMarlumbrarncomienda del infame matador de indios Melchor Verdugo, partícipe del apresamiento del Inca Atahualpa en que obtuvo como premio la encomienda de Cajamarca, cuyos límites alcanzaban, además de casi todo el departamento, las provincias de Huamachuco y Otuzco en La Libertad.

Desde ese entonces, muchas familias portuguesas y españolas, entre ellos judíos conversos o “marranos”, poblaron la zona de Celendín, dedicados a la agricultura, la ganadería y al comercio hacia el oriente. Existen indicios de expansión de los celendinos el ámbito de los departamentos de Amazonas, San Martín y aún en Loreto.

Muchas leyendas y crónicas antiguas pretenden explicar la ausencia de indios en la zona, pero no podemos descartar al elemento indígena, aunque en minoría, como aporte racial al prototipo del celendino. Peláez Bazán en el prólogo de “Sinchi Huaquishaua”, lo cuantifica en una proporción de tres a uno.

Saturnino Horna y Segundo Aliaga Chávez (Foto cortesía de la Sra. Magda Aliaga)

Aparte de estos elementos, otros grupos humanos confluyeron durante la colonia con la existencia de algunas haciendas ubicadas en la yunga fluvial de clima cálido, cuyos propietarios introdujeron negros esclavos para su servicio y para la agricultura. Ello explicaría la existencia de los famosos “negros” que aparecen en todas las familias y que no lo son tanto como los negros de la costa.

En otro momento de la historia, sin que pueda precisarse en qué condición, llegaron algunas familias chinas a Celendín. Ellos no conservaron su apellido original y más bien adoptaron apellidos de la zona. Tal es el origen de muchas familias que tienen indudable origen chino.

En la fotografía del álbum de la Sra. Magda Aliaga, figura don Saturnino Horna, bisabuelo de nuestros amigos César y Jorge Muñoz Sánchez, en compañía de don Segundo Aliaga Chávez

1 comentario:

Anónimo dijo...

EXELENTE PERO MÁS QUE UN COMENTARIO UNA PETICIÓN QUIEN PUEDE DAR MÁS INFORMACIÓN DE LA RAZA CHINA EN CELENDÍN, SI LA TUVIESEN POR FAVOR ENVIARLA A lucia7896@hotmail.com