lunes, 17 de diciembre de 2007

CANTACLARO: Las lecciones de Majaz IV

Por Constante Vigil

Celendín

Cuando el actual gobierno aprista estaba en campaña electoral y las encuestas lo daban como seguro perdedor, sus candidatos, sabiéndose perdidos, ofrecían el oro y el moro a los electores. El abanderado de esa prédica Alan García, disfrazado de populista, prometía revisar el TLC, eliminar los services, revisar los contratos mineros, etc., todo a favor de los pobres para conseguir votos dentro de una estrategia diseñada para derrotar a la derecha franca encarnada en Lourdes Flores.

Para García era difícil superar en los sectores conservadores derechistas la nefasta imagen de su primer gobierno y sus bravuconadas frente al FMI. Los estrategas del APRA maquillaron al candidato, ofreciendo a las clases acomodadas una imagen confiable que les permita crecer a costa de los sectores populares empobrecidos. García dijo estar arrepentido de los desastres de su gobierno anterior y prometió “portarse bien” con los empresarios e inversores extranjeros.

Superado el primer escollo por estrecho margen, había que convencer a los electores de Unidad Nacional a que voten contra el líder nacionalista Ollanta Humala bajo el slogan de “la opción más responsable”. Los derrotados de la derecha con un pañuelito en las narices para disipar el tufillo de desconfianza que les inspiraba García, hicieron posible el milagro aprista. Lo malo era lo mejor frente a la amenaza nacionalista que de ninguna manera convenía a sus intereses.

Una vez en el poder, García respondió con creces a la confianza de la plutocracia haciendo exactamente lo contrario de lo que prometiera en el primer tiempo de su campaña. En la segunda mitad no había que insistir mucho en las promesas populistas y darle confetti a los sectores conservadores, desterrando toda sospecha de volver a las andadas.

La plutocracia, como siempre, no se equivocó, eligiendo al candidato que más le convenía y bajo auspiciosos promedios de crecimiento se aprestaron a conseguir más de lo que tuvieron. Los sectores populares pobres sin comprender nada acerca de los promedios de crecimiento se creyeron partícipes de esta bonanza que, transcurridos más de un año de gobierno no se refleja en sus bolsillos.

Todo parecía encaminarse sobre ruedas para la aventura aprista de nuevo cuño, pero no contaron en el sector minero con la férrea defensa del medio ambiente que adoptaron los pueblos con recursos mineros expuestos a la contaminación y demás daños que ocasiona la extracción de los minerales. Lo de la minera Majaz, ya lo dijimos, fue la manera más consistente de resistir y significa el punto de quiebre entre el trato de los pobladores y las Empresa Mineras. Hecha la consulta y derrotados los empresarios. El gobierno no podía permitir que el ejemplo cundiera, había que darle largona al asunto e insistir en la falta de carácter vinculante de la consulta y propusieron una mesa de diálogo con reglas establecidas por el atrabiliario primer ministro Del Castillo.

En la instalación de la mesa de diálogo se vio claramente el rumbo que le quería imprimir el inefable Jorgito al condicionar la presencia sólo de unos cuantos a quienes supusieron fáciles de convencer, dejando de lado a las ONGs interesadas en la conservación del medio ambiente y a otros sectores de la sociedad civil.

El 7 de diciembre, ante la firme posición de los burgomaestres de los distritos de Carmen de la Frontera, Ayabaca y Pacaipampa para que el ejecutivo respete los resultados de la consulta vecinal del 16 de septiembre, el premier Jorge del Castillo abandonó molesto la mesa de diálogo aduciendo que por carecer de carácter vinculante la consulta no debía ser incluida en la agenda de temas de la sesión. Lo cual significa un evidente desprecio e intolerancia hacia las autoridades y campesinos de la zona quienes están dispuestos a conciliar a través del diálogo.

Ante estas posturas intransigentes que inclinan las preferencias del gobierno por los dividendos que pretende recibir de las mineras, la solución del problema ha quedado en stand by, pero queda claro que el gobierno no dará su brazo a torcer y seguirá terciando a favor de la minera china en concordancia con las facilidades que el gobierno ha dado a 39 empresas de esa nacionalidad que pretenden desarrollar proyectos en diversas partes del país, pese a los malos antecedentes de Majaz y Marcona.

Mientras tanto, en el otro sector, las lecciones deben continuar manteniendo una posición monolítica frente a la agresión foránea y la conservación de un bioma rico en especies y posibilidades, que es lo más sensato que pueden pretender los campesinos que deben sustento a la agricultura y ganadería aprovechando el rico potencial de la zona. Al final de cuenta, tras el desastre que signifique la explotación minera, se enriquecerán unos cuantos y dejaran una secuela de destrucción que inutilizará tierras para la agricultura y condenará al hambre a muchas familias que viven de ello. Por de pronto, los pobladores han programado marchas de protesta por esta actitud arbitraria del gobierno que lejos de escuchar la voz del pueblo, como lo hicieron en su campaña electoral, ahora ignora olímpicamente la expresión popular y ha mandado a la represión para acallar las protestas pacíficas de los campesinos piuranos.

No hay comentarios: