sábado, 29 de septiembre de 2007

HISTORIA: Días de gloria

En la pequeña historia de Celendín hubo días gloriosos que marcaron hitos y que la memoria colectiva recuerda con cariño y admiración.
Es el caso de la fundación de Celendín o la fecha de su elevación a la categoría de provincia.
Está también la inauguración del primer monumento a Juan Basilio Cortegana, en 1925; la llegada de la luz eléctrica, en 1929; el día del aterrizaje de los aviones en Chacapampa, en 1930; la inauguración de la carretera a Cajamarca, en 1934; la instalación del primer teléfono, en 1935; la visita del sabio Julio C. Tello, en 1937; la llegada de los campeones departamentales de fútbol, en 1955; e incluso la llegada del reloj público, en 1962.
Sin duda alguna, el 4 de abril de 1937 fue uno de esos días de leyenda. Ese día se inauguró el "Colegio Celendín", motor del desarrollo cultural de nuestro pueblo, cuyos frutos y efectos positivos contribuyeron a la forja nuestra personalidad colectiva.
Del álbum de la Sra. Magda Aliaga Bardales les brindamos -en vísperas de la celebración de nuestro 205 aniversario como provincia- esta histórica fotografía, tomada durante la ceremonia inaugural del colegio. La atmósfera y el significado de ese día marcarían a Celendín.

Figuran sentados en el pretil de izquierda a derecha: Dr. Ignacio de la Riva, Humberto Pereyra Pinedo, Víctor A. Camacho, Daniel Quiroz, Artemio Tavera, César Pereyra Chávez, José Eloy Rodríguez, Arístides Merino, Juan Chávez Sánchez, Aladino Escalante, Alejandro Rojas, Saúl Silva Sánchez, Segundo Aliaga Chávez y Leovigildo Pereyra Salazar.
Bajo el pabellón nacional de izquierda a derecha: Porfirio Díaz Carranza, Flor de María Horna de Díaz, Dr. Ruperto Pimentel Ortiz, Prefecto Leoncio Lanfranco, Amanda Agustí, Eva Quevedo de Agustí, Francisca Aliaga Chávez, Sabina Bardales de Aliaga, Rita Silva, Magda Aliaga Bardales, Rita Pereyra Oblitas, Zelmira Chávez y Alejandro Díaz Marín, además de otros niños cuyos nombres se nos escapan.

viernes, 28 de septiembre de 2007

PAISAJES: La Laguna del Huauco

Por gentil deferencia de la señora Magda Aliaga Bardales, quien nos ha proporcionado valiosas e históricas fotografías de Celendín y de muchos de sus grandes personajes -que próximamente estaremos publicando en un álbum en CPM, en la sección CELENDIN VIEJO-, ofrecemos a nuestros lectores esta extraordinaria fotografía de lo que un día fue la hermosa laguna del Huauco, drenada en la década de los cuarenta del siglo pasado.

La Laguna del Huauco, años 40.

En aquella época, en que no se conocían las consecuencias ecológicas que las obras de ingenieria del hombre tendrían en el medio ambiente, la laguna fue motivo de grandes controversias. Los amantes del "progreso" la tildaron como "el monstruo que impedía el progreso del Huauco" y propugnaban su drenaje, que finalmente se produjo en la gestión de Clodomiro Chávez como diputado por Celendín, paralelamente a los cambios de nombre de los tres distritos vecinos. Un alto porcentaje de huauquinos, sin embargo, acaso avizorando que en el futuro sería un recurso de pleno desarrollo se opusieron a que desaparezca.
Para nosotros, que somos amantes del medio ambiente privilegiado que la tierra nos ha dado, la desaparición de esta maravilla de la naturaleza fue la causa de grandes cambios ecológicos en toda la zona, empezando por la extinción de muchas especies animales. Dicho sea de paso, creemos, y esto es serio, que el famoso cambio de nombre del distrito y la desaparición de este espejo cambiaron para siempre la personalidad de los sucrenses. ¿Imaginan el enorme potencial que tendría ahora para el turismo la presencia de esta, repetimos, maravilla?

miércoles, 26 de septiembre de 2007

CARNAVAL: Todos quieren el Silulo...

Por Jorge A. Chávez Silva “Charro”
Hemos leído en Internet que los hermanos de la provincia de Cajabamba reclaman como suyo nuestro Carnaval de Celendín y que incluso señalan, como supuesto autor, al compositor Guillermo Moreno Graus. A los celendinos no nos molesta que se diviertan con la sabrosa música nuestra, ya sea en Cajamarca, en donde, ante la monocordia de sus propias coplas, de La Matarina, al Silulo lo han convertido en símbolo e ingrediente principal de la “Capital del Carnaval”, o en Bambamarca, donde también lo tocan mucho y con algunas variantes, o en Cajabamba, donde peregrinamente algunos quieren tildarlo de Carnaval Cajabambino.
Los celendinos no somos egoístas, que al Silulo lo toquen donde quieran, en Lima, en China o en la Cochinchina, pero, por favor señores, que se mencione siempre su cuna y procedencia.
Consultado sobre el caso, nuestro arqueólogo Moisés Chávez Velásquez nos ha precisado que la tonada del carnaval celendino es anterior a la guerra con Chile y que pertenece a la inspiración del shilico Eusebio Baella Díaz “El Negro”, cuya letra original insertamos para conocimiento de los amigos cajabambinos:

"La Patota", óleo de "Charro". Coleccion del Dr. Mario Chávez Gil


CARNAVAL DE CELENDIN

¡Ya viene el carnavalito, siluló,
después de haberse paseado en Llanguat!
¡Ya llega el carnavalito, siluló!
Por la cuesta de Shururo, ¡guayluló!
¡Arriba, caballo blanco, siluló!
¡Sácame de este barrial, guayluló!

CORO

¡Chilalito, chilalón,
qué bonito el carnaval!
¡Chilalito, chilalón,
qué bonito es Celendín!
¡Porque se juega y se baila, siluló.
con guitarra y con cajón, guayluló!

¡Unos ojitos he visto, siluló!
¡Por esos ojitos muero, guayluló!
Me han dicho que tiene dueño, siluló…
¡Con dueño y todo la quiero, guayluló!
¡Arriba, caballo blanco, siluló!
¡Sácame de este barrial, guayluló!

Como se puede apreciar en la letra no se menciona al Cumbe, ni a Santa Polonia, ni a Cajabamba, ni al valle de Condebamba ni a ninguna cuesta de las hermanas provincias que quisieran ser madres de nuestro carvanal. Que esto aclare la confusión. Porque ya está bueno. Es de preguntarse, ¿dé donde les viene este querer apropiarse de nuestro himno? Ya parecen Chile con el pisco...
Los hechos. En 1911, siendo alcalde de Celendín don Darío Merino, organizó la primera banda de músicos con instrumentos de metal y contrató como instructor nada menos que al maestro cajabambino Guillermo Moreno Graus, quien para enseñarla a sus pupilos, transcribió la tonada -que hasta entonces se tocaba de oído, con flautas, acordeones, violines y guitarras- al pentagrama musical, separándola en partituras para cada instrumento. El problema es que luego no pudo contenerse y cayó en la tentación: no tuvo empacho en estampar su nombre como autor de la música. Ahora nos preguntamos si no tendrá parientes, o maestros, en Cajabamba, el amigo Bryce...

Figuran entre los músicos: César Díaz Dávila, Julio Díaz Dávila, Absalón Chávez, César Silva Cambeiros, Francisco Velezmoro, el "Patazas" Muñoz, César Cruz, Humberto Beltrán, el "Ishco"

A propósito de Bandas, insertamos esta hermosa fotografía de la Banda Popular “Celendín”, data de los cincuentas en que era director el maestro Luis Galarreta, la misma que amenizó cuántas corridas taurinas y nos deleitó con sus aires en las recordadas “retretas”.

lunes, 24 de septiembre de 2007

FELICIANA: Carta ejemplar, más cultura

Amigos de Celendín Pueblo Mágico:
Para empezar, felicitarlos por lo que están haciendo, y luego hacerles llegar mi preocupación por todos los estudiantes celendinos, en especial por los de colegio, pues es bien sabido que actualmente en nuestra provincia no se promueve la lectura, ni la cultura.
Debemos inculcar a nuestros jóvenes el amor a los libros. Puede ser que esto no se dé por razones materiales, pues es cierto que no contamos con una biblioteca provincial adecuada. Entonces empecemos por construirla, recolectando libros y pidiendo donaciones si es posible.
Mi preocupación viene del hecho que soy estudiante de arqueología en la Universidad de San Marcos, en Lima, y del choque que uno sufre al pasar del colegio a los estudios superiores. El choque es duro sobre todo por eso, por el bajo nivel de la enseñanza y por la poca costumbre que tenemos de la lectura, la cual no es motivada en el colegio.
Otra cosa que me gustaría que se hiciera en mi tierra es la construcción de un Museo o, al menos, que la Casa de la Cultura funcione mensualmente, promoviendo precisamente la cultura, realizando charlas y conferencias con personalidades shilicas o de otros lugares.
Se podría habilitar, en dicha Casa, galerías con diferentes temas, ya sea, por ejemplo, con información sobre los restos arqueológicos de la Chocta, con detalles del descubrimiento del oso perezoso gigante, con una breve historia de Celendín, etc.
De este modo, de una forma que puede ser hasta divertida, los jóvenes y la población en general podrán enterarse de todo lo referente a nuestro pueblo, teniendo en cuenta que hay muchas personas que no tienen fácil acceso a esta información.
Gracias y saludos,

Karina Horna Tuesta
kahotu_1002_9@hotmail.com


Respuesta de CPM:

Estimada paisana:
Tienes razón, uno de los males de nuestro tiempo es el poco amor a la lectura. En parte tienen culpa los centros de enseñanza que no promueven el hábito de leer, otro tanto los medios de información como la televisión y el internet, que en vez de ser fuente de información han llevado a una ludopatía nefasta a nuestros jóvenes, a nuestros estudiantes.
En nuestro reciente viaje a Celendín, por las fiestas patronales, hemos observado el mal uso que hacen los niños de internet, utilizándolo como juguete y no como herramienta de trabajo e investigación. También tienen culpa los hogares. Los padres que no inculcan hábitos culturales a sus hijos no están cumpliendo con el rol formativo del hogar. Finalmente, están nuestras autoridades que no sólo deben velar por el progreso material de nuestra provincia, sino también de elevar el nivel cultural, promoviendo y apoyando instituciones culturales como la Casa de la Cultura, desarrollando bibliotecas, museos, publicaciones, etc.
Parece incongruente, pero Sucre, con ser un distrito, tiene un museo en formación, en el que se exhiben cosas interesantes. Celendín no lo tiene.
Imaginamos los problemas de los estudiantes universitarios que ingresan con bajo nivel de cultura. Esto es un fenómeno más o menos reciente, porque en décadas pasadas el nivel de enseñanza en Celendín era muy bueno, como lo prueban los miles de paisanos que ingresaron a las universidades y que hoy son competentes profesionales.
Todos los celendinos tenemos mucho que hacer en ese aspecto. No podemos permanecer inertes ante el problema, es nuestra misión devolverle a Celendín la prestancia cultural que siempre tuvo. Maneras hay, lo que falta es decisión.
Nuestro esfuerzo, en CPM, nace de una preocupación como la tuya y apunta a buscar soluciones.
Un abrazo shilico.

Javier, por CPM

domingo, 23 de septiembre de 2007

HISTORIA: ¡Al fin cayó... el reo!

Por Ulises Marañón
Celendín

En un fallo sin precedentes en la historia, en particular en la latinoamericana, la justicia chilena decidió extraditar al prófugo Alberto Fujimori al Perú. De esta manera, el famoso tropezón premonitorio de su llegada a Chile se ha transformado en una verdadera caída. Ahora ya lo tenemos entre nosotros, en medio del pueblo al que que traicionó y ofendió, en el país al que desangró (junto con los terroristas de Sendero Luminoso) y al que en paralelo expolió, manipuló y hundió en la más espantosa mediocridad, vía su prensa basura y su televisión de retrete. ¡Al fin cayó la rata...! Perdón (uno se contagia)..., ¡el reo! Y no vuelve voluntariamente, ni para, como cínicamente ha declarado, “reencontrarse con su pueblo”, sino traído de las orejas, como se merecía.

¡Al fin cayó la rata...! Perdón..., ¡el reo!
Por primera vez en la historia nuestra un ex presidente es extraditado, y tendrá que rendir cuentas por los delitos cometidos en el ejercicio de su función como primer mandatario, por haber propiciado crímenes de sangre, por haber institucionalizado la corrupción como sistema gubernamental y por haber puesto el país en manos de una mafia de políticos, empresarios, militares y hasta autoridades religiosas (no olvidemos que él es el responsable de la entronización del inefable y nefasto Cipriani).
Ahora Fujimori tendrá que enfrentar cara a cara a los familiares de las víctimas de La Cantuta y Barrios Altos, quienes esperaron y lucharon durante 15 años para que este momento llegara. Los peruanos no debemos olvidar en particular al niño Javier Ríos Rojas , de ocho años, que, en Barrios Altos, fue asesinado cuando rogaba que no matasen a su padre. Ambos fueron ejecutados por un comando de la muerte cuyo accionar había aprobado el reo. El tristemente célebre y autoproclamado “Chinochet” tendrá, por fin, que mirar de frente a sus muchas víctimas, cuyos retratos enarbolan como emblemas sus familiares y las organizaciones sociales que, felizmente, en nuestro país, defienden los derechos humanos.
La justicia chilena lo ha extraditado por siete casos de los doce presentados. Esto no debe, sin embargo, limitar a la justicia peruana para que pueda procesarlo por otros delitos pendientes en nuestro país, ni prejuzgar la potestad soberana de la administración de justicia en el Perú.
No hemos querido pronunciarnos hasta tener la certeza de su presencia en el Perú, lo que tantas veces, y por diversos medios, trató de eludir. Ahora que está recluido, en espera de un juicio, tras el cual esperamos caiga sobre él todo el peso de la Ley, nos congratulamos públicamente. Por una vez, en el Perú, la justicia parece que va a ser justicia.
Ahora si, los actores principales del gobierno peruano más corrupto se encuentran presentes: Alberto Fujimori (a) “Chinochet”, su hermano de sangre Vladimiro Montesinos (a) “El Doc”, Nicolas de Bari Hermoza Ríos (a) “El general victorioso”, los tránsfugas y fallidos congresistas electos en su abortado tercer mandato, las marionetas periodísticas: Wolfenson, Borobio, Vera Abad, Calmell del Solar, Olaya, Correa, D’Ornellas, Cruosillat, Lúcar, etc., etc., y desde luego, los payasos y saltimbanquis como Laura Bozzo, Carlos Álvarez, Raúl Romero, Tulio Loza, etc., etc., sin olvidar sus "gueishas" intelectuales como la Hildebrandt o Macera.
Ahora están de nuevo bajo los reflectores, para el interrogatorio de la Historia. Estamos seguros de que con la llegada del reo, muchos corruptos ocultos estarán temblando porque es probable que salgan a la luz pública otros crímenes, otros latrocinios, multiples casos desconocidos. Tratarán por ello, y por todos medios, de entorpecer la marcha de la justicia, utilizando toda la batería de fuego de que disponen para alargar los dictámenes, para recusar a los jueces designados para el caso: San Martín, Príncipe y Prado, que, a nuestro entender, son magistrados que garantizan un juicio serio e imparcial.
Naturalmente, los incautos y los otros, los “seguidores” de Fujimori, esa gente interesada que se mojó con las "llovidas" del ex presidente -el bribón que renunció por fax a la jefatura de la Nación-, ahora amenazan con tomar las calles y con otras pataletas más. Qué podemos esperar de gente que quiere creer infantilmente que Fujimori no sabía nada de las felonías que cometía Montesinos en el SIN, de los crímenes del Pentagonito y que piensa que no tocó nada en la orgía de millones de dólares que manejó la banda.
El poder judicial tiene ahora la responsabilidad de mostrar al mundo que se trata de un estamento serio y equilibrado, que las sombras del pasado corrupto y cautivo de los designios de Montesinos encarnados en Blanca Nélida Colán Maguiña, quedaron atrás. Los ojos del mundo estarán pendientes de su actuación y deben estar a la altura de esta circunstancia.
Dicho esto, el pueblo espera que todo este “show mediático” en torno al reo no sirva como biombo para ocultar las alzas y demoras en la reconstrucción del sur afectado por el terremoto. Ya estamos cansados de sicosociales y cortinas de humo que generalmente afectan al bolsillo de los más pobres. Que los responsables de hoy aprendan y pongan las barbas en remojo. El pueblo ya no está inerme. La justicia tarda pero siempre llega.
En lo que toca a Celendín, las tan cantadas “obras” prometidas por el hoy reo Fujimori nunca nos llegaron. No hubo carreteras, ni electrificación. Más hubo -y en esto tienen mucho que ver sus cómplices, los ex alcaldes Adolfo Aliaga y Mauro Siles Arteaga- desfiguración y mutilación del perfil arquitectónico y de la personalidad celendina a través de la demolición de monumentos históricos como los locales del Colegio “Coronel Cortegana” y de la Escuela Nº 82. Esto tampoco se lo vamos a perdonar. Que la justicia haga, pues, su trabajo.

viernes, 21 de septiembre de 2007

SUCRE: ¿Milagro? ¿Corrupción? De Ripley...

Por Constante Vigil
Celendín
¿Se acuerdan de la serie televisiva “Aunque Ud. no lo crea…, de Ripley". En ella presentaban rarezas y casos disparatados, increíbles. Algo de ello está sucediendo en Sucre, donde el señor alcalde, Rómulo Machuca, se está beneficiando al parecer de un milagro. A decir de las personas que lo conocieron, hasta hace poco andaba con llanques, y esto no es criticable de ninguna manera, pero si que hoy haya trocado las ojotas por una Pickup último modelo que utiliza para desplazarse a todo lujo… ¡Cómo has cambiado, pelona…!

Debe, tiene que haber una explicación...

Extrañados por el caso, hemos lanzado una investigación y en SUNARP obtuvimos los siguientes datos: Vehículo, CAMIONETA PICKUP, PQE 181; Propietario Scotiabank; Nº de Motor 1KD7335757; COLOR PLATA METÁLICO; Año 2007; Año de fabricación, 2007; 4 cilindros; Nº de serie 8AJFZ22G875005741; Cilindrada 2.982cc; Versión CD Turbo 3.0 ATD; Carga util 0.908 tn ; 4 pasajeros; Combustible Diesel. NO REGISTRA AFECTACIONES / NO EXISTEN TÍTULOS PENDIENTES. Comprada el 9 de agosto de 2007, a las 16,50 horas, en el Banco Scotiabank de San Isidro. Extraño caso que tiene que tener una explicación...
Todo parece indicar, pues, que el señor alcalde de Sucre ha comprado una camioneta. ¿Quién o quienes lo ayudaron en esta misteriosa operación? En el Banco se negaron a informarnos al respecto, aduciendo que es un asunto personal. Pero no se preocupen, lo averiguaremos y entonces veremos por donde salta la liebre. Cuánto cuesta y cuánto paga mensualmente su feliz propietario, no lo sabemos, pero mucho nos tememos que ha sido comprada con la plata del pueblo.
El hombre utiliza la camioneta para desplazarse como un narco con su corte de aduladores. Machuca no tiene emergencias que atender y, si las tuviera, fácilmente podría alquilar un taxi y gastaría mil veces menos de lo que cuesta mantener un vehículo de tales características.
Pero fíjense lo que son las cosas y en esto radica lo increíble. Mientras que para el alcalde y su alegre séquito la vida es color de rosa, otros la ven negras. En la posta médica de Sucre, que sí tiene mil emergencias que atender, hay una ambulancia que se cae de puro vieja. No exageramos cuando les contamos que para hacerla arrancar tiene que salir a empujarla todo el personal que allí trabaja. Todo esto sucede en el país de las maravillas y nadie dice nada.
No contento con esto, el señor alcalde de Sucre esta empeñado en construir un supuesto Parque Turístico. ¿Para quién? Y además gasta los recursos del municipio sin ton ni son, y a diestra y siniestra. ¿Es esa la gestión honesta y coherente con la realidad que ofreció cuando era candidato a la alcaldía? ¿Esta es la persona por quién votaron muchos campesinos esperanzados en que por fin se acordarían de ellos?
En CPM estuvimos dispuestos a apoyarlo siempre y cuando realizara una gestión honesta, moderna, de proyección a la comunidad, de búsqueda de identidad y de unidad en un distrito que se ve peligrosamente fraccionado y con gente interesada en que así suceda.
Traicionar las esperanzas del pueblo es un asunto muy serio, señor alcalde Rómulo Machuca. Las personas callan por sencillez y por temor, pero CPM es la primera trinchera de los pobres y los postergados y no cejaremos en nuestro empeño de reivindicación y en hacerle ver sus errores, frente a los cuales no es tarde si se quiere rectificar.
Si tiene explicaciones que dar a la situación que denunciamos, nuestras páginas le dan la bienvenida. Esto lo digo tras haber consultado a la Redacción de CPM.

miércoles, 19 de septiembre de 2007

DOCUMENTO: Celendinos en 1940

Histórica fotografía, que publicamos gracias a la gentileza del profesor Javier Chávez Silva y corresponde al año de 1940. En ella están, después de ardua sesión para solucionar los probemas del Colegio Particular "Celendín", algunos docentes y celendinos notables de la época, en sana convivencia (LaRed).

Están, sentados en el piso, de izquierda a derecha: Aurelio Bazán Peralta, Fidel Pereyra Urrelo, Eliseo Chávez, Julio Merino Bazán y César Pereyra Chávez.
Sentados, de izquierda a derecha: Alberto Arrué Burga, Cap. José Ruiz Mejía, Pedro Escalante García "Búho", ¿...?, Leovigildo Pereyra Salazar, Rvdo. Natalio Espejo Sánchez e Isidoro García Escalante.
De pie, de izquierda a derecha: Eleazar Velásquez, Gonzalo Castañeda Mejía, Arístides Merino Merino, Uladislao Silva Sánchez, Amadeo Chávez, ... Merino y César Chávez Montoya



lunes, 17 de septiembre de 2007

MAJAZ: VOX POPULI, VOX DEI

Por Constante Vigil
Celendín
Pese a las trabas y pataletas del doctor Alan garcía, del premier Jorge del Castillo, de monseñor Bambarén y de toda la prensa claudicante, que trató de minimizar la asistencia de los comuneros, se realizó el domingo 16 de setiembre la consulta vecinal sobre la explotación de la minera Majaz en la sierra del departamento de Piura.
La rotunda respuesta del pueblo por el NO es la consecuencia de la pésima relación entre la minería y el pueblo peruano, y de los graves antecedentes de contaminación cometidos por la minería en diversas partes del mundo.
Estamos firmemente convencidos que la consulta popular, aún cuando no tiene carácter vinculante, es un elemento político importante que permitirá el desarrollo de la lucha de la comunidad contra la Minera Majaz.
Luego de escrutados los resultados de esta consulta, el gobierno está obligado a cambiar su actitud prepotente y parcializada a favor de la minera, por una disposición plena al diálogo, porque la opinión de la gente local es contraria a ella y el gobierno tiene ahora la obligación de considerar este punto de vista para lograr una mejor solución o alternativa.
Es preciso anotar que entre concesión minera y explotación hay mucha diferencia. Lo primero no necesariamente debe llevar a lo segundo y el gobierno puede perfectamente decir que no hay permiso de explotación si el estudio de impacto ambiental de la minera no es suficientemente bueno.


La realización de este evento popular ha marcado el punto de quiebre en lo que se refiere a las relaciones entre el pueblo y los concesionarios mineros que tanto interesan al gobierno ¿por qué será? Todos sabemos que en estos asuntos corre mucho dinero bajo la mesa y ese señor no repara en los verdaderos intereses del pueblo y disfraza sus protervas intenciones con el rótulo de "progreso" y llama "comunistas agitadores" a los que piensan diferente.
La voz más disonante en el concierto de opositores a la voz del pueblo fue, sin lugar a dudas, la del atrabiliario premier Jorge del Castillo, que ha llegado a extremos virulentos con expresiones como: "¡Basta ya. A los imbéciles debemos exterminarlos!" Nos preguntamos, extrañados, ¿pensará suicidarse?
Ahora, luego de los resultados adversos a sus pretensiones ha declarado, muy suelto de huesos que. “La consulta popular sobre la Minera Majaz es parte de la vida democrática del país”, pero ni así la tomará en cuenta. ¿En qué quedamos Sr. Del Castillo?
La gran lección que los pueblos de Ayabaca, Pacaipampa y Carmen de la Frontera dejan a Celendín, que en un futuro muy próximo se estará enfrentando a un problema similar, es que ha reafirmado la razón que el pueblo puede y debe opinar cuando se trata de sus intereses, que es necesaria la consulta popular antes que sean las autoridades quienes de manera unilateral tomen decisiones que pueden resultar fatales a la hora del recuento. Nuestras autoridades a nivel nacional, es lamentable reconocerlo, son proclives a la corrupción y a la coima.
En cualquier caso, el papel de las autoridades locales debe ser el de encauzar la opinión popular y velar porque sus designios se cumplan, porque, aparte de que eso es verdaderamente democracia, el pueblo raras veces se equivoca y como decimos en nuestro titular Vox pópuli, vox Dei, esto es, la voz del pueblo es la voz de Dios.

jueves, 13 de septiembre de 2007

OPINION: César Hildebrandt escribe sobre Majaz

Estamos convencidos que la consulta popular sobre la explotación minera de Majaz significa un punto de quiebre respecto a la manera como se ha venido desarrollando hasta ahora los conflictos entre comunidades y el gobierno. Para este último es un desafío derrotar a las comunidades en el referéndum, y al parecer está dispuesto a derrotar a las comunidades campesinas, a las rondas campesinas y a las autoridades locales y optar por las concesiones mineras en un claro anuncio que sus aliados estratégicos son los grandes empresarios. Para los celendinos es una lección de la cual tenemos que sacar mucho de provecho. Para tener mayores elementos de juicio insertamos la columna de César Hildebrandt (aparecida hoy en "La Primera"), un periodista lúcido y discordante con la mayoría de columnistas que se suben al carro del gobierno y opinan contra la expresión del pueblo. (Nota de la Redacción)

EL APRA Y LA MINERIA

Por César Hildebrandt
La Apra tiene vocación de metástasis. Ha encargado a sus jaurías morder al Tribunal Constitucional, amenazar a Radio Cutivalú, cerrar con tropas a Radio Orión en Pisco, mantener en jaque con su prensa bilirrubinosa a las ONG interesadas en los derechos humanos, hacer correr la babosería nacional de que Hugo Chávez es nuestro enemigo y, en fin, practicar todas las maromas posibles conn tal de que no pensemos en la ratería que empieza a asomar y en la incompetencia que hace rato distingue a este gobierno.
El doctor García tiene ahora ínfulas de interlocutor de Dios y dice, por ejemplo, que al él le importa un rábano lo de la consulta popular en Majaz.
Si, Claro. Porque una cosa es enfrentar a los campesinos de la sierra y otra cosa es pactar con los mineros que pusieron su dinero para que fueras presidente de la República.
Los señorones mineros reunidos en Arequipa tienen que saber que el doctor Alan García no tiene, aunque lo proclame, el poder suficiente como para despreciar a los campesinos de Ayabaca, Pacaipampa y Carmen de la Frontera y tienen que saber que en el Perú los tiempos en que la Cerro de Pasco Corporation ordenaba matar comuneros terminó -aunque no lo parezca- hace algunos años.
La derecha ha dicho siempre que este es un país minero. Lo que debería decir es que este país es una mina para los mineros. Porque aquí los gobiernos se arrastran ante el poder del dinero y ofrecen las mejores regalías, los menores cánones, los óbolos más cómodos a la hora de las hiperganancias. Este es el país de las maravillas a la hora de las repartijas sombrías.
Entonces vienen los mineros de afuera, vienen los mineros Corporation y dinamitan paisajes puestos allí por la paciencia de los vientos más antiguos del mundo, enrojecen los ríos donde ovaban las truchas, pudren el cielo, ahuyentan a los pájaros, maldicen las orillas con sus miasmas, roban el agua que otras Corporation querrán privatizar porque escasea, desahucian a las nubes, perforan las montañas sin ningún respeto y a toda esa venganza tóxica del hombre sobre lo que no es suyo le llaman "progreso", "globalización", "economía de mercado" y "aprismo ahora sí sensato y agradable".
Que se vayan al carajo. A Majaz sólo entrarán si los campesinos así lo quieren. Y que no vayan a bufalear por esa región de nubes gloriosamente bajas porque allí los campesinos respiran aire y no monóxido y por eso están lúcidos y plenos. Y por eso no se dejan bufalear por don Jorge del Castillo, que se cree el camarlengo de ese hombre que dice que habla con Dios y que recibe órdenes de las nubes altas, cuando, en realidad, todo lo que recibe es por lo bajo.
La minería es una porquería necesaria por las divisas que representa. Pero de allí a querer negrear un ecosistema donde la niebla es sanadora y los árboles prosperan sin que los persigan teodolitos y ácidos sulfúricos, hay un gran trecho. El trecho que separa a la Apra con vocación de matástasis del poder pleno al que aspira.
La Apra tiene las fuerzas armadas, el congreso, el poder judicial, la contaloría, los ministerios, la televisión, casi toda la prensa escrita y casi toda la radio. Pero no tiene a la Defensoría y por eso la odia. Pero no tiene (del todo) al Constitucional y por eso lo embiste. Pero no tiene la prensa regional (y por eso la difama o la cierra). Pero no tiene la razón (y por eso no quiere razonar). Pero no tiene la bellísima sierra de Piura ( y por eso quiere plantar allí la pezuña del becerro dorado de la minería).
Que los mineros reunidos en Arequipa no vayan a pensar que asociarse incondicionalmente con el doctor Alan garcía es una ventaja en el largo plazo.
Algún día -más pronto que tarde- tendrán que rendirle cuentas a un gobierno soberano y a un país harto -desde los tiempos hispanófilos del Potosí- de que los afuerinos vengan a llevarse lo que quieran al precio más barato que se pueda imaginar.
Una cosa es tener oro y plata. Otra es ser un país de oro y esclavos, como nos llamó, merecidamente, Simón Bolívar.

martes, 11 de septiembre de 2007

MINERIA: La consulta de Majaz es histórica

Por Constante Vigil
Celendín

Los conflictos que generan las actividades mineras en todo el país no tienen cuando acabar y de acuerdo a la triste experiencia que ha vivido la población de las zonas mineras a través de la historia del Perú es comprensible que los crecientes proyectos de explotación en este sector provoquen temores colectivos. Por estas razones, la decisión de los pobladores de Majaz de ir a una consulta popular, democrática y directa, para decidir su actitud frente a la actividad minera en su zona es, simple y llanamente, histórica. Es una lección que recuerda a Cajamarca su defensa del cerro Quilish.

La protesta de la población piurana contra el acoso gubernamental

En el caso de la Minera Majaz (Zijin Metris, de filiación china), que intenta explotar los yacimientos cupríferos de la zona ubicada en las provincias de Ayabaca y Huancabamba en el departamento de Piura en el norte peruano, ha provocado amplio rechazo entre la mayoría de los pobladores, en su mayoría campesinos agricultores.
Las autoridades de la región y los alcaldes de los diferentes distritos de la zona, con clara convicción democrática, han convocado a una CONSULTA POPULAR que se llevará a cabo el 16 de setiembre, para decidir en conjunto la conveniencia o inconveniencia de la explotación en su territorio y, pese a los argumentos oficiales en contra, irán a esta consulta, luego de la cual se sentarán a la mesa de diálogo.
Naturalmente que esta decisión popular ha provocado un serio malestar en el seno del Gobierno. El propio Alan García ha salido a enfrentar a los campesinos y pobladores que desean lo mejor para sus familias, en una posición cada vez más derechista y entreguista a decir que “estos campesinos todavía creen en el estado propietario de la tierra, creen que el capitalismo es enemigo de los pobres”.
Cuan diferentes y contrapuestas resultan las palabras del ¿presidente de todos los peruanos? con respecto a las promesas y ofertas pre electorales. Y que distante su actitud de cuando convocaba a las grandes mayorías para que escuchen sus grandilocuentes discursos en los que ofrecía justamente lo contrario de lo que ahora hace.
Por su parte, el inenarrable Ministro de Energía y Minas Juan Valdivia ha puesto el grito en el cielo y ha declarado que “existen oscuros intereses por parte de algunas organizaciones de países desarrollados parea frenar la inversión minera en el país”
El premier Jorge del Castillo, haciendose eco de estas voces amenazantes y destempladas, ha declarado en forma prepotente que “el resultado de la consulta no será tomado en cuenta por el gobierno central”
Lógicamente, los organismos oficiales como el Jurado Nacional de Elecciones y la Oficina Nacional de Procesos Electorales se han sumado al cargamontón contra los que quieren opinar libremente, declarando ilegal la consulta, dando de esta manera pase libre a la prepotencia y al abuso de los fuertes contra los más débiles.
“El Comercio” también se suma a la colada dando a conocer que, según la última Encuesta Nacional de Hogares, los distritos de Pacaipampa, en Ayabaca y Carmen de la Frontera, en Huancabamba, se ubican entre los distritos más pobres del departamento de Piura y lo mismo sucede con las cifras de desnutrición que alcanzan niveles alarmantes.
De esta manera el viejo diario de La Rifa, fiel a su tradición (sólo alterada por su posición sobre la Brea y Pariñas), sugiere que la explotación minera rescatará a las míseras poblaciones de la zona. Lo que no se dan cuenta es que al dar a conocer estas cifras, están revelando en realidad, la postergación y abandono en que viven estos pueblos a manos de gobiernos sucesivos, entre ellos el actual, que siempre dieron la espalda a las necesidades del pueblo.
De no haberse descubierto estos yacimientos de cobre, que la Minera Majaz se niega a explotar si no cuenta con el aval de la población, estos pueblos no hubiesen ocupado nunca los titulares condenatorios que les dedican la mayoría de los diarios parametrados del país, genuflexos ante la prepotencia del gobernante de turno. Sólo algunas voces valientes comprenden las legítimas aspiraciones del pueblo piurano por preservar su medio ambiente y lo expresan creando conciencia de que en un estado que se dice democrático, la palabra máxima la tiene la Asamblea Popular.
Los pobladores de la serranía de Piura, están dando una valiente lección a todo el Perú, defendiendo su derecho a opinar, a decidir y a enfrentarse contra quienes atentan contra su libertad de decidir acerca de su destino. Esta es una lección que los celendinos, ante la cercanía de un problema similar, tenemos que tener muy en cuenta.

lunes, 10 de septiembre de 2007

PERSONAJES: David Sánchez Infante

En nuestro reciente viaje a Celendín hemos rescatado un ejemplar de la "Sinopsis Histórica del C.E. CORONEL CORTEGANA", que escribiera el profesor Telmo Horna Díaz a propósito de las Bodas de Oro de ese plantel, en 1987, valioso documento que estamos procesando para su difusión. De él extraemos la siguiente bio-semblanza de uno de los personajes más valiosos que produjera la provincia: don David Sánchez Infante, educador por antonomasia y luchador incansable en pro de los niños y jóvenes, a quienes supo educar con verdadera vocación de maestro (NRed).

Cortejo fúnebre que acompañó los restos de David Sánchez Infante al cementerio de Celendín.

DON DAVID SANCHEZ INFANTE

Por Telmo Horna Diaz
Don David Sánchez Infante nace en Sorochuco, provincia de Celendín, en 1895. Sus padres fueron el Sr. Manuel Trinidad Sánchez y la Sra. Nicolasa Infante. Sus estudios primarios los realiza en Sorochuco y Celendín, y los secundarios en el glorioso colegio “San Ramón” de Cajamarca. Los últimos años de estudio los realiza en calidad de alumno libre, para poder dedicarse a la docencia en el colegio del profesor Pedro Ortiz Montoya, destacando como alumno y como docente.
Don David, aparte de la docencia cultiva también la poesía y trabaja como periodista, criticando los errores del gobierno de turno, por lo que en muchas oportunidades fue encarcelado
Concluidos sus estudios secundarios se propuso seguir estudios de abogacía, alcanzando el bachillerato, pero no consigue titularse de abogado por razones políticas, pues es encarcelado e impedido de continuar, Es allí donde consigue la enfermedad que a la postre lo llevará a la tumba. Posteriormente va a vivir en Pacasmayo, donde crea el Colegio “Andrés Razuri”, del que fue su primer Director. Su labor educativa motivó que la Escuela Normal de San Pedro de Lloc llevara su nombre.
En 1941, en goce de vacaciones, viaja a Celendín, con el propósito de visitar a sus familiares. A insinuación de don Víctor Camacho, los profesores del Colegio “Celendín” lo invitan a dirigir el Plantel. Él, que amaba a su pueblo, no pudo negar su colaboración y decidió aceptar la oferta, empezando de inmediato a ejercer el cargo con entusiasmo y dedicación, poniendo al alcance de todos su enorme bagaje de conocimientos y experiencia en la docencia.
La obra de don David, no sólo se circunscribe al dirigir el C.E.. Se propuso cumplir otras acciones en beneficio de los alumnos y de la comunidad. Y así lo vemos convertido en un fogoso orador en sus Asambleas Sabatinas, en las que se daban charlas sobre diversos temas. Las reuniones se realizaban en los salones del Consejo Municipal a partir de las 7,30 p.m. Con participación de los padres de familia y público en general. Los alumnos participaban manteniendo el orden y dando facilidades a los asistentes.
No contento con ello, don David, en sus horas de descanso, dictaba clases de afianzamiento a los alumnos que lo solicitaban, abarcando las asignaturas de Lenguaje y Matemáticas en dos turnos: Mañanas de 6 a 7,30 a.m. y tardes de 7 a 9 p.m. De esa manera, los alumnos que pudieron asistir a sus clases, pudieron salvar sus dificultades en el estudio.
Su interés por mejorar el aprendizaje fue tal, que se propuso llevar adelante un proyecto pedagógico, con aplicación de métodos especiales para niños con dificultades, en el que participaba también el profesor Víctor Camacho. El tiempo ineluctable le hizo una mala jugada. En diciembre de 1942, muere a consecuencia de un infarto cardíaco. Su obra quedó truncada y Celendín pierde a un Director y educador nato. En reconocimiento a sus méritos, además de la Normal de San Pedro de Lloc, se ha puesto su nombre al Colegio Secundario de Sorochuco, su tierra natal.

martes, 4 de septiembre de 2007

HISTORIA: A seis años de aquel 11 de septiembre...

Han pasado ya seis años desde el 11 de septiembre de 2001, día en que los fanáticos fundamentalistas de Osama Ben Laden lanzaron sus sorprendentes y criminales ataques contra las Torres Gemelas de Nueva York, el Pentágono y otros símbolos del poder en Estados Unidos. Decimos sorprendentes, por supuesto, no sólo por lo extrañamente desapercibidos que fueron sus preparativos, ni por sus impactantes resultados, sino por los desarrollos geopolíticos y estratégicos que los atentados permitieron, verbigracia la terrible guerra por el petróleo que Estados Unidos libra actualmente en Irak.
Dos semanas después, el 27 de septiembre de 2001, la revista Caretas publicó un artículo del escritor y periodista Alfredo Pita, artículo que luego fue citado por The New York Times. Al volver a leerlo no podemos dejar de constatar que lo que escribió nuestro paisano era justo y que las advertencias que hacía sobre el futuro no andaban descaminadas, todo lo contrario. CPM II se enorgullece de poder volver a publicarlo (NdlR).
--------------------------------------
Caretas, Lima, 27 de septiembre de 2001

La Historia Sin Fin
La nueva guerra norteamericana

Escribe ALFREDO PITA *
TRAS la caída del Muro de Berlín, un catedrático norteamericano publicó, en 1992, un libro que contenía una teoría que pretendía ser profecía y que algunos medios académicos e intelectuales en América y Europa recibieron con gozosa admiración: "El fin de la historia y el último hombre". En resumen, el autor, Francis Fukuyama, decía que entrábamos en una era en que las luchas y conflictos heredados del pasado ya no tendrían lugar, puesto que el advenimiento de Estados Unidos como única superpotencia planetaria suponía el reino de nuevos valores, de una nueva civilización, por lo que la historia, tal como la conocíamos, había terminado. Poco antes, un consejero del presidente soviético Mijail Gorbachov había hecho una sibilina predicción: "les vamos a hacer (a los norteamericanos) un amargo regalo: los vamos a dejar solos como potencia mundial".
El pasado 11 de septiembre, Estados Unidos descubrió con horror que la historia no se había detenido y menos acabado. En medio de la bárbara masacre desatada por el terrorismo islámico, despertó a la realidad en que vive -más cerca del infierno que del paraíso- una buena mitad de la humanidad. Aquella mañana diáfana, en Nueva York, Washington y otros puntos, Estados Unidos salió brutalmente del ensueño. Y el retorno ha sido doloroso. Justo en momentos en que el gobierno del presidente George W. Bush evidenciaba veleidades aislacionistas, su voluntad de desentenderse de los graves problemas que azotaban a vastos sectores de la población mundial, cuando soñaba sobre todo con construir por fin el famoso "escudo antinuclear", bandas de asesinos armados tan sólo de cuchillos transformaron a modernos aviones civiles en mortíferas y gigantescas bombas que han dejado el saldo que sabemos: una hecatombe en la que miles de norteamericanos, europeos, latinoamericanos y asiáticos, gente de toda condición y origen, han sido sacrificados en nombre de causas, culpas y reivindicaciones con las que poco o nada tenían que ver.

La historia no ha terminado, pero el mundo ha cambiado y de qué forma
Cuando todo hubo acabado, superada la estupefacción inicial, la indignación y las lágrimas que en todo el mundo hicieron correr las escenas de horror vistas en directo -los desesperados gestos de aquellos infelices que pedían ayuda antes de lanzarse al vacío, y cuyo dolor, así como el dolor de sus familiares, nunca interesó seguramente a los enamorados de la muerte, a los terroristas suicidas que se erigieron en justicieros, en enviados y vengadores de Dios-, cuando todo terminó, digo, quedó flotando la pregunta: ¿y ahora, qué va a pasar?
La respuesta ya la tenemos al frente. Estados Unidos se ha lanzado a la caza de Usama Ben Laden (lo que nadie puede objetar), pero también amenaza con una guerra en la que más que los fanáticos talibanes y otros protectores del hiperterrorista, los que corren el riesgo de pagar con su sangre y sus vidas son los hombres, mujeres y niños de Afganistán, que, como si no hubieran tenido suficiente con la dictadura oscurantista de sus actuales amos, ahora deben preparase a recibir el fuego del Señor. ¿Quién creó a Ben Laden, y a los talibanes? ¿Y con qué designios? Son preguntas que vienen al caso, pero en las que no ahondaremos pues todo el mundo maneja ya las respuestas. Sobre todo en Washington, donde hay gente que hoy filosofa: "cría talibanes y..."
¿Quién no tiene algún buen amigo norteamericano que desmiente con sus ideas, su acción generosa y su conducta, todos los estereotipos y prejuicios que a través del mundo la gente se hace sobre ellos? El hecho es que, en esta hora luctuosa, en la que todo hombre de corazón limpio debe alcanzar su solidaridad y su compasión al pueblo de Estados Unidos, en esta hora en que, por otro lado, ya ladran los perros de la guerra, un deber de honestidad intelectual debe llevarnos también a ver las causas del odio y la violencia de que hemos sido testigos y que de no ser neutralizados amenazan con agravarse en proporciones apocalípticas. Nadie es inocente ahora de los males del mundo, y menos Estados Unidos. En esto radica precisamente el fin de ese ensueño, de esa especie de inocencia cultivada de que hablaba al comienzo, de ese aura impermeable que el pueblo norteamericano acaba de perder.
A los ciudadanos de la superpotencia mundial, los terribles "kamikazes" del martes negro les han traído a casa -sin que nada pueda justificar su gesto, por supuesto- algo de las pesadillas que viven, en forma más o menos confidencial, y sin cámaras de televisión ni diarios que den cuenta, miles y miles de hombres y mujeres de tantos rincones del planeta. Ha sido para ellos un siniestro bautizo, bañado con fuego y con la sangre de miles de inocentes, y también una revelación: la sospecha de que muchos de los males del mundo dependen de las leyes y de las políticas que impone a los demás pueblos su gobierno.
¿Y qué implican esas políticas? Todo aquello que el grueso del pueblo norteamericano nunca ha visto o no ha querido ver (lo que no es el caso de sus dirigentes, de las élites que salen de Harvard, Yale o Stanford): que hace treinta años, por ejemplo, un 11 de septiembre también, tras un complot urdido por Nixon y Kissinger, los aviones de Pinochet bombardearon La Moneda, en Chile; que la guerra de los "contras" que Reagan y la CIA impusieron a Nicaragua hundió sin remedio a ese país; que los bombardeos lanzados contra Panamá para cazar a un ex agente de la CIA, a Noriega, mataron a 2,500 civiles inocentes; que actualmente, en Medio Oriente, ante el silencio de Washington, los niños palestinos son víctimas de los disparos que ordena el primer ministro Sharon (quien en 1982 permitió la masacre de Sabra y Chatila), lo que provoca y excita a otros fanáticos como él, a los "kamikases" palestinos; que en la ex Yugoslavia, en lugar de impedir la destrucción y la guerra, la OTAN bombardeó a civiles y agravó la desunión, el odio y la miseria en los Balcanes; que en Africa, ante la indiferencia de las potencias, millones de seres humanos están muriendo de hambre, sida y violencia; que en Irak los bombardeos norteamericanos e ingleses, y la falta de medicinas y alimentos, han matado ya a miles y miles, y en particular a niños; que en Asia cientos de miles de jóvenes son molidas por la máquina de la miseria, la prostitución y el turismo sexual; y que lo mismo ocurre con miles y miles de jóvenes de Europa del Este, que son "carneadas" por las mafias que las esclavizan en las principales ciudades de la Europa Occidental; sin olvidar que, en América Latina, que ha conocido también todo tipo de terrorismos, los pueblos, la gente de abajo, hagan lo que hagan, ya sea que voten por gobiernos socialistas o por liberales, e incluso por populistas, al parecer nunca verán el final del túnel, condenados para siempre, eternos Sísifos, a la desesperación.
La historia no ha terminado, pero el mundo ha cambiado y de qué forma. Ahí está el fantasma de las Torres Gemelas de Manhattan para recordárnoslo. Pero frente a ese holocausto sería indecente que no tengamos también un minuto de silencio por todas las víctimas y deudos que han dejado, en la últimas décadas, a lo largo y ancho del planeta, las masacres, las pestes, las guerras premeditadas o consentidas, la violencia económica, la especulación sin freno de los inversionistas, el racismo, el terrorismo de estado disfrazado de nacionalismo, el fanatismo religioso. Y ante todo esto, ¿cuál ha sido la actitud de Estados Unidos? Una pregunta que vale la pena respondersela honestamente para entender el mundo de hoy.
Ahora los pueblos quisieran acudir también al banquete y alimentarse más con la esperanza que con el rencor. Es por ello que, hoy, como el Nuevo Orden no les deja alternativas, miles y miles de pobres del Sur invaden con ahínco cada día, cada noche, el Norte rico y desarrollado. Y ésa es la guerra que, más allá de la venganza, debería interesar a Estados Unidos. Para re-equilibrar siglos de historia, los pueblos quisieran que Washington contribuyera a sacar a la mayor parte de la humanidad de los abismos en que se halla y que no agrave con sus políticas su sufrimiento e indigencia. Ello implicaría que Estados Unidos salga de una vez por todas del "capullo" confortable en el que vive, que abandone planes como el del "escudo antinuclear" y piense que el desarrollo y la democracia avanzada, de lograrse ésta, son tan buenos para su gente como para los peruanos, los afganos, o los africanos, quienes por ahora sobre todo buscan algo que comer.
Y el estadounidense promedio, cuyos buenos sentimientos son conocidos (lo digo yo, un fanático de Billie Holiday y de Martin Luther King, un lector insaciable de Twain, Faulkner, Melville, Poe y Roth), debería comprometerse en forma más cívica y justa con la marcha de su propia sociedad y de la sociedad humana, planetaria, en general.
Que para comenzar, por ejemplo, se informe mejor y elija en forma más consciente, más responsablemente, a sus gobernantes. Que comience a interesarse en las razones por las que buena parte de la población mundial abriga sentimientos antinorteamericanos y por qué en algunos casos esto se convierte en odio mortal. Éste es el único antídoto global contra la locura, contra los criminales que movidos por la rabia se levantan, aquí y allá, para matar y dicen que hablan en nombre de la verdad, de la justicia o de Dios. Y éste puede ser, además, un buen antídoto contra la tentación de la inocencia.
* Escritor peruano. Trabaja en París para la AFP.

MINERIA: Minas Conga prepara el salto del tigre

Por Constante Vigil
Celendin
Según informes inistentes pero aún no confirmados, la Newmont Mining Corporation, alias Yanacocha, alias Minas Conga, habría terminado su fase de exploración en la zona minera de Conga, en el distrito celendino de Sorochuco, y pese a la oposición de muchos sectores, entre los cuales se encuentran los directamente afectados, los agricultores de la cuenca del río La Llanga, la fiera se estaría preparando para dar el zarpazo final, el salto del tigre.

¿Quién defenderá a los directamente afectados?

Haciendo tabla rasa del Decreto de Intangibilidad emitido por el anterior Alcalde de la provincia y al amparo de un gobierno nacional compulsivamente entreguista, encarnado esta vez por el inefable Juan Valdivia, Ministro de Energía y Minas, quien considera que las minas son importantes por los dividendos que dejan al Estado y deben salir adelante como sea, la minera afila las garras. Están convencidos de que pasarán. Sí o sí, como reza el prepotente lenguaje de los vendepatria de hoy. Prédica criminal que expresa claramente la poca o ninguna atención que a Lima le merecen los intereses del pueblo.
Si hacemos caso a estas sombrías predicciones, la minera empezará a operar en el término de un año. Si este inicio de operaciones se confirmara, las fuerzas vivas de Celendín deben prepararse, organizarse, unirse, para que ello no sea una fatalidad sino el resultado de negociaciones maduras e implacables en la defensa de los derechos de nuestra colectividad. Esto es crucial: no debe haber explotación sin que se llegue previamente a establecer acuerdos que satisfagan a toda nuestra población y que respete los intereses y el desarrollo sostenible de nuestra provincia.
Viendo tan importante cuestión a vuelo de pájaro, se debe estudiar, por ejemplo, la posibilidad de que nuestras colectividades entren como socias de la minera para de este modo ganar utilidades y no contentarse con los mendrugos de éstas, bajo forma de canon o de dádivas "voluntarias". Se debe preparar un plan integral de desarrollo para invertir estas utilidades. Se debe contempar la posibilidad de convertir a Celendín en una provincia modelo en cuanto educación, elevando el nivel de las escuelas y colegios de todos nuestros distritos. Se debe crear una universidad de primer nivel, humanista y científica, que sea faro en el norte y en todo el país por la calidad de sus profesores y el nivel de sus alumnos, acabando de una vez por todas con la farsa de las universidades particulares de hoy y de sus anexos y subsidiarias, que no sólo explotan impunemente la esperanza de los padres de familia sino que estafan a los estudiantes con la mediocre o nula formación que les dan. Y, por supuesto, que se precisen las condiciones laborales de los trabajadores celendinos, los que deben tener una relación directa con la empresa, relación amparada por las leyes sobre el trabajo minero nacionales e internacionales, sin la vampiresca mediación de empresas de "services", cuyos promotores ya deben estar también al acecho para enriquecerse a costa de la explotación de nuestros hermanos.
Pero no nos olvidemos de lo principal. Por sobre todas las cosas, es necesario preservar la naturaleza rica y bella que nos vio nacer y que nos alimentó, el medio ambiente que nos legaron nuestros antepasados, la ecología de toda la provincia. Lo sucedido en Cajamarca, por obra de Yanacocha, nos muestra lo que nos puede ocurrir. ¿Nuestros hijos y nuestra tierra, beberán mañana agua aderezada con mercurio, arsenico o ciuanuro? No lo debemos permitir. La empresa norteamericana sí cumple con los acuerdos internacionales sobre explotación minera, pero cuando opera en su propio país. No sucede lo mismo cuando se trata de países tercermundistas como el nuestro, en donde por ahorrar costos les importa un pepino lo de la ecología y otras, para ellos, pamplinas.
Pese a lo expresado por la minera en diversos medios propagandísticos y por algunas autoridades y personajes servilmente interesados -en el sentido de que, al utilizar tecnología moderna, la Newmont no causa daños irreversibles a la ecología de la zona-, nosotros, por las experiencias comprobadas a lo largo y ancho del país, y en el extranjero, en materia de explotación minera irresponsable, somos más que desconfiados. No porque dudemos de la eficacia de la tecnología, sino por el modo y la voluntad con que es utilizada. Ante nosotros tenemos el ejemplo terrible de lo ocurrido con La Oroya, hoy uno de los diez lugares más contaminados del planeta -y que, en estas condiciones, sigue en plena producción-, al margen de que bien sabemos que la minería de tajo abierto es la más destructiva y más aún cuando se la completa con el empleo del método de la lexiviación, que carga la tierra, las cuencas de agua y las corrientes de cianuro, de mercurio y de otros metales pesados sumamente dañinos.
Debemos abogar porque se forme en el Perú, o acaso a nivel de América Latina, un organismo ecológico autónomo e imparcial, que nos diga a ciencia cierta y certifique cuánto daño está causando a nuestra ecología tal o cual explotación de minerales. Sólo un arbitraje de este tipo garantizará que empresas depredadoras como la Newmont Mining Corporation, alias Yanacocha, alias Minas Conga, cumplan con las normas y acuerdos internacionales sobre minería.
Al respecto recordemos y no perdamos de vista que es de justicia que quienes no tienen nada que ver con el negocio minero y se dedican a otro tipo de actividades, como la agricultura o la ganadería, vean cautelados sus legítimos derechos de subsistencia. No esperemos que se cumpla el dicho de que en pelea de elefantes, las que sufren son las hormigas. No somos antimina, ya lo hemos repetido muchas veces, comprendemos las aspiraciones del pueblo a una vida mejor, pero es necesario incidir, exigir con el máximo tezón, de que la minera, si quiere explotar, a cambio de llevarse nuestros recursos debe contribuir a crear fondos que hagan posibles verdaderos proyectos de mejoramiento de la calidad de vida de los pobladores de toda la provincia. Los celendinos no somos criaturas silvestres a las que se pude comprar con cuentas de vidrio o espejitos. Las prácticas de la minera, hasta ahora, nos insultan. No queremos sus dádivas miserables de juegos de ropa deportiva, pelotas, botiquines o mobiliario escolar. Eso es un engañamuchachos que sólo ofende y se burla a la inteligencia celendina. En Celendín hay oro, pero nuestro oro lo vamos a entregar sólo a cambio de nuestro desarrollo. Los celendinos respetan cuando hay equidad y cuando hay respeto, por supuesto. Si no, luchan. Ya lo hemos reiterado, CPM es la primera trinchera de la población y de los trabajadores celendinos en la defensa de sus intereses.

domingo, 2 de septiembre de 2007

EDUCACION: El paso más importante

Consideramos que la Fundación del Colegio "Celendín" en 1937, fue acaso el hito más importante de la cultura celendina. Es el punto de partida del acreditado intelecto celendino, que años más tarde diera lugar a expresiones felices como las de Dionisio Merino Collantes quien proclamaba eufórico cuando alguien le preguntaba por su lugar de origen: "¡Soy de la hermosa aldea de Celendín, nervio y cerebro de todo Cajamarca!"

Insertamos abajo la histórica Acta de Fundación del Colegio de Instrucción Secundaria de Celendín, documento que todo celendino bien nacido debe conocer y valorar el esfuerzo y la impronta que nos legaron nuestros mayores.

Sentados, de izquierda a derecha: Víctor A. Camacho Marín, Daniel Quiroz Vásquez, Padre Natalio Espejo, David Sánchez Infante, José Ruiz Mejía, Leoncia Collantes de Merino y César Pereyra Chávez. De pie: Emilio Aliaga Bardales, Arístides Merino Merino, Alfonso Peláez Bazán, Camilo Cachay Chávez, Aureliano Rabanal Pereyra, Artemio Tavera Sorogastúa, Leovigildo Pereyra Salazar, Segundo Aliaga Bardales y Benigno Díaz Marín

Acta de la Fundación del Colegio de Instrucción Secundaria en la ciudad de Celendín

“En la ciudad de Celendín, siendo las ocho de la noche del día veintiocho de febrero de mil novecientos treinta y siete, reunidos en el Salón de la Municipalidad, los padres de familia que suscriben, a iniciativa de los señores Leovigildo Pereyra y Segundo Aliaga, que han preludiado la idea de la creación de un Establecimiento de Educación Secundaria, procedieron a deliberar sobre la necesidad de la fundación del mencionado Centro de Cultura, de los medios para su mantenimiento y del camino que debía adoptarse para la consecución de la licencia respectiva, desenvolviéndose el acto de la siguiente forma: Comisionado el señor doctor Ruperto Pimentel Ortiz por los iniciadores para manifestar a los concurrentes del objeto de la reunión y para presidir el acto; expuso en breves palabras la misión confiada y el fin de la reunión; y abierta la sesión con tribuna libre, hicieron uso de la palabra los señores: Leovigildo Pereyra Salazar, César Pereyra Chávez, Peonías Silva y Artemio Tavera; exponiendo cada cual, el términos adecuados el caso, la importancia cultural que aportaría en provecho general se la provincia, y dando los medios de solución del problema. Discutido el asunto, se acordó por quese trabaje activamente hasta ver realizado el ideal. Con tal objetivo, previas las manifestaciones de diversas opiniones, se acordó organizar dos comisiones, que se encargarían, la primera de la creación del citado establecimiento de Instrucción Secundaria y de realizar toda cuanta labor sea necesaria para obtener del Supremo Gobierno la licencia respectiva y los demás medios que fueran necesarios para su subsistencia; y la segunda que tenga por misión hacer toda la propaganda posible a fin de que la primera tenga también la eficacia en la finalidad encomendada. Sometido a discusión sobre el número de miembros que debía tener cada comisión de decidió porque la primera fuera compuesta de cinco miembros y la segunda de cuatro.
Hecha la votación sobre el personal de la primera comisión resultó por unanimidad, el siguiente: Para Presidente el Dr. Ruperto Pimentel Ortiz, y como miembros integrantes, los señores: Segundo Aliaga Chávez, Leovigildo Pereyra Salazar, Dr. Aladino Escalante Sánchez y Sr. César Pereyra Chávez. Para la segunda fueron elegidos el Dr. Ignacio de la Riva Puente, para Presidente, y como miembros los señores: Porfirio Díaz Carranza, Manuel María Velezmoro y Humberto Pereyra Pinedo. Siendo las diez de la noche terminó la actuación, firmando los concurrentes, habiendo servido de Secretario don César Pereyra Chávez.

Firmas del Acta:
R. Pimentel Ortiz - Aladino Escalante Sánchez
Artemio R. Tavera - Arístides Merino
Humberto Pereyra Pinedo - J. Ruiz Mejía
Víctor A. Camacho - Porfirio Díaz C.
Darío Díaz Díaz - Leovigildo Pereyra
Amalia Rabanal - Margarita Reyna de Pereyra
Josefina E. Rabanal - Manuel Velezmoro
César Pereyra Chávez - Rosaura R. Vda. De Chávez
Vicente Silva Merino - José Mori
Juan Chávez S. - Uladislao Silva Merino
Juan G. García - Segundo Aliaga Chávez
Boanerges Zevallos - Aureliano Rabanal