viernes, 29 de febrero de 2008

OPINION: El retrato de César Nakazaki N° 2

CONTESTACION A UN INSULTO
Por Crispín Piritaño
Celendín
Como pueden ver los lectores al pie del artículo “El retrato de César Nakazaki”, en el enlace Comentarios, alguien, el mismo abogado Nakazaki tal vez, o alguien de su entorno y que lo quiere mucho, quizás, contesta el retrato moral y físico que hemos trazado de este ejemplar de la abogacía peruana. Y lo hace, ¿cómo? ¿Con los mejores argumentos de la ciencia jurídica, de la lógica, o de la dialéctica? No. Lo hace insultándonos bajamente, tratándome en particular a mí nada menos que de “hijo de p…”
¿Qué otra cosa se puede esperar de gente que frecuenta a asesinos y narcotraficantes, y que vive y medra de servirlos y defenderlos?

¿Qué otra cosa se puede esperar...?

He estado releyendo uno de los pasajes de “Los perros hambrientos” y en él Ciro Alegría narra crudamente cómo una familia, acosada por el hambre, devora los restos de una res muerta por enfermedad. Finalmente los integrantes de la familia mueren infectados por la res.
En la naturaleza, en cadena alimenticia, existen diversos tipos de seres vivos. Dentro de esta cadena, entre los últimos, están los carroñeros. Esta especie de basureros ecológicos que desaparecen todo resto orgánico que se descompone y evitan así que el planeta se contamine. Estos animales tienen un organismo preparado para consumir organismos en estado de putrefacción sin que les suceda nada. Cuando algunos individuos, como la familia que describe Alegría, pretenden saltear los escalones de este circuito, venciendo desde luego, escrúpulos naturales, sucumben entre ayes de dolor.
En el campo profesional existen, como en la escala zoológica, personas que desempeñan el papel de los carroñeros biológicos. Son como buitres que lucran con los delitos cometidos por otros, viven de los latrocinios y crímenes cometidos y cobran por ello precios muy altos.
Este parece ser el papel del manifiesto defensor de delincuentes César Nakazaki, uno de los abogados que viven de las peores bazofias con las que tiene que lidiar la justicia peruana. Alguien que, encima pretende infantilizarnos y hacernos creer que el japonés Alberto Kenya Fujimori no sabía nada de los crímenes que en nombre de lucha antiterrorista cometieron los integrantes del grupo Colina y que, desde luego, desconocía de las filmaciones de los cohechos de Vladimiro Montesinos en la famosa salita de los muebles de cuero y la marina colgada en la pared. Todo esto lo desconocía su defendido, pero, por si acaso, fraguó toda una operación ilegal para rescatar los videos del domicilio de la esposa del “Doc”.
Asistimos a través de la televisión (y no precisamente a través del canal del estado, como debería ser) al huachafamente denominado “megajuicio” al dictador y nos indignamos ante las triquiñuelas y ardides que emplea el abogado Nakazaki, tratando de confundir a los testigos, interrumpiéndolos y apelando a una serie de argucias. Debe creerse un gran jurisconsulto, cuando todos sabemos que carece de toda ética profesional y que defiende preferentemente a delincuentes, a los que mejor pagan.
Desde que el periodista francés Daniel Benoit acuñarta el término “caviar”, éste es utilizado sin ton ni son por todo aquel que quiere descalificar a algún oponente sin debatir con él. Hace algún tiempo observé un enfrentamiento televisivo entre la panelista Cecilia Valenzuela, de “La ventana indiscreta”, y Francisco Diez Canseco Tabarra. Este señor, insólitamente presidente del Consejo por la Paz, es el comprobado explotador de más de trescientos campesinos de Piura, a quienes estafó no pagándoles su trabajo. Es, además, títere de los fujimoristas y militares comprometidos con la corrupción y violaciones de los derechos humanos durante el gobierno del japonés, de gente que busca vengarse de los investigadores que los descubrieron y encarcelaron. Este sujeto llamaba “caviares”, a gritos, a los campesinos estafados y a quienes con pruebas denunciaban sus estafas.
Me pregunto si el anónimo soez que nos insulta en el comentario sabrá realmente lo que significa “caviar”. En lo que a mí respecta, provengo de una modestísima familia celendina. Mi madre, para mantenernos tuvo que tejer sombreros como única fuente de recursos después de la temprana muerte de nuestro padre. En la modesta casa trabajamos todos desde que pudimos hacerlo y nuestro yantar cotidiano era sopa verde, mote puspo y a lo sumo lentejas, así que no veo por donde puedo ser “caviar” y otras huachaferías. A lo más que pudimos aspirar dentro de nuestra honrada pobreza era a un sabroso postre de quesillo con miel de chancaca. Todo esto no impidió que con grandes esfuerzos y privaciones me hiciera maestro y, sobre todo, que aprendiera a pensar y adquiriera principios de vida. Es así que pienso que todo aquel que, como el reo japonés, robe al país que lo cobijó, y atente contra los pobres, y asesine a otros por sus ideas, merece la pena que para esos casos establece la ley.
También lo debe ignorar el hijo de su jefe, Kenyi, que grita por televisión “caviares” a los carceleros, acusándolos de querer matar a su padre, el ex dictador Kenya. El muchacho lo único que ha logrado es poner en evidencia sus serias alteraciones de personalidad, como lo demostró cierto vladivideo en donde realiza actos antinaturales con su perro. Parece que su mal va en aumento por lo que debe recurrir con urgencia a un especialista.
Nadie que lea esta contestación, con la cual ponemos punto final a esta cuestión, debe tener dudas con respecto al que suscribe y menos encasillarlo como miembro de una cierta izquierda a la que se acusa de “caviar”. Señalo con todo respeto que soy liberal en toda la definición de la palabra, en disposición de debatir ideas y argumentos sin apelar a los epítetos que suelen utilizar la gente de la izquierda radical y la derecha conservadora del Perú.
Lo que queremos dejar sentado es que en el Perú hay abogados que realmente merecen el título de tales y otros, carroñeros como juguete de perro, por lo “mascados”, física y moralmente, quienes desgraciadamente para nuestro país, viven en apariencia felices, pero creemos que llevan la procesión por dentro, y que se les ve en la cara.

jueves, 28 de febrero de 2008

CANTACLARO: Cambalache

Por Constante Vigil
Celendín
La letra del tango “Cambalache” de Lepera nunca pierde actualidad, en el 506 y en el 2000 también, sobre todo en el País de las maravillas. Cualquiera es un ladrón, cualquiera es un señor. Vivimos revolcaos en un merengue y en el mismo lodo todos manoseaos. Hoy resulta que es lo mismo, ser derecho que traidor, ignorante, sabio chorro, generoso, estafador, todo es igual, da lo mismo un burro que un gran profesor.
Y decimos esto porque ahora campea la impunidad y no importan los antecedentes si se trata de conseguir un puesto bien remunerado, sobre todo en la municipalidad de Sucre, en donde el inefable alcalde Rómulo Machuca, ha contratado a un corrupto como asesor, y no estamos acusando gratuitamente. Se trata del Contador ALIN ROLY MIRANDA GUTIERREZ, quien se encuentra con orden de captura según Resolución Administrativa 029-2006-CE-PJ, publicada en el diario Oficial “El Peruano” de fecha 29 de Marzo del 2006, el delito es peculado, malversación de fondos en agravio del estado y del Municipio de Sorochuco.

Municipalidad de Sucre

Este señor, especializado en coimear a cualquier opositor del alcalde con dinero, especies y hasta a veces con una botella de aguardiente, desapareció de Sorochuco y ahora ha fijado domicilio en la calle Nazario Chávez Nº 280 – Sucre y ha recibido el premio de ser contratado como asesor del Alcalde ¿Será que la experiencia de los corruptos es valiosa como consejo?, Claro, si pensamos mal e imaginamos las tropelías que se traen entre manos estos sujetos.
¿Qué pasa con el Sr. Rómulo Machuca que contrata a ciegas a su personal, sin averiguar sus antecedentes y conducta? Quien con lobos se acompaña a aullar aprende, dice el refrán, y parece que en este caso, a la sabiduría popular no le falta razones para sospechar de estos personajes.
Por otro lado, Sucre es puro fiestas y esta es una manera vil de callar al pueblo y corromperlo. La generosidad malévola nos convierte en cómplices involuntarios de alguna fechoría. El alcalde es generoso con la plata del municipio, pero eso parece que no importa, al fin y al cabo, plata hay.
La policía, cuyo deber es capturar a este sujeto se hace de la vista gorda, por eso este señor se pasee por donde se le da la gana, como Pedro por su casa sin que nadie le diga nada. ¿Y las autoridades de Sorochuco? Bien, gracias. Por si un caso estamos poniéndoles al tanto de su nuevo domicilio para que procedan a poner a buen recaudo a este pájaro de cuenta.

sábado, 23 de febrero de 2008

OPINION: ¿Son culpables los maestros?

Por Mario Peláez Pérez
La Ley de la Carrera Pública Magisterial aprobada recientemente por el Congreso, y que el oficialismo celebra como gran epopeya, es antidemocrática, pues no han participado los maestros en la elaboración y su aprobación se hizo a empellones. Pero lo más grave es que la ley contiene deficiencias que rayan con el absurdo.

Maestro peruano trabajando en condiciones "objetivas"
No es serio considerar, como precisa la ley, que con una capacitación de tres meses el maestro optimice sus conocimientos. Dicho sea de paso, la multiplicación de conocimientos no es el único quehacer del maestro. En él cuentan los valores y su participación en el desarrollo de la conciencia critica del estudiante.
Tampoco es serio, como señala la ley de marras, que un comité de evaluación, integrado por el director y dos padres de familia, escojan docentes idóneos. Al respecto preguntamos: ¿Acaso todos los padres están capacitados para concretar tal objetivo?
Igualmente impropio es que la ley restituya el “derecho” de los profesionales que tengan título a enseñar en colegios las asignaturas afines a sus especialidades. Con tal medida no solo ningunean el valor de la especialidad, sino que subestima la importancia de los métodos de enseñanza, como también los demás quehaceres intrínsecos del maestro. La ley aprobada introduce la idea de la “meritocracia”. Sus patrocinadores argumentan que en el sector privado un maestro ineficiente de inmediato es despedido. Pero lo que callan es que los profesores de estos colegios ganan dos y tres veces más, amén de contar con buenas bibliotecas y laboratorios.
En cuanto a la afirmación del presidente García de que “todo aquel que recibe un sueldo del Estado debe ser sometido a evaluación”. La propuesta es correcta, solo que el presidente debería dar el ejemplo.
Asimismo el presidente no ignora que su partido adolece de cuadros capacitados, ni siquiera los tienes de calidad intermedia. El APRA, a pesar de los 70 años de activismo y dos periodos gubernamentales, no cuenta con intelectuales, científicos, artistas, juristas, tecnócratas ni técnicos.

PAISAJES: Plaza de Armas de Celendín, años 50

Por Rafael Díaz Solis
Hermosa vista, de lente anónimo, del Celendín de fines de los años 50. suponemos. La foto ha sido tomada desde uno de los balcones de la Municipalidad, una mañana luminosa y de poco sol.
¡Que hermoso y apacible era nuestro Celendín, con su plaza armoniosa, engalanada con su modesta pero bella fuente, y, sobre todo, con su mirador natural: la colina de San Isidro!
La colina de San Isidro, la colina de los niños de Celendín, nuestra colina, se ve en todo su esplendor. Nuestra colina, hoy destruida por autoridades criminales y por los afanes "artísticos" de Miguel A. Díaz, un paisano que se pretende escultor y que no vacila en arruinar lo genuino y lo bello.

Foto cortesía del profesor Walter Francisco Mori Chávez
Allí está San Isidro, tal como la conocimos de pequeños, desde donde elevábamos nuestras cometas, con su capilla modesta pero auténtica, sin la mala, estrafalaria y pretenciosa imitación del Cristo de Rio de Janeiro que "luce" hoy, impuesta sin concurso ni ideas por un alcalde corrupto y por un artista que no sabe, que nunca supo, lo que es respeto por la urbanística genuina de su pueblo ni por el paisaje que enmarca esta urbanística.
Esto puede parecer excesivo con respecto a alguien que trabaja, se supone, al servicio de la cultura y de la belleza, pero qué se puede decir ante las tropelías que comete el señor Díaz. Otra prueba de lo que es capaz es el "sombrerazo" que este Atila del arte ha impuesto en la plaza de Bellavista... Ahora dicen que está "trabajando" en la capilla del Niño Dios de Pumarume. Qué la Virgen nos proteja con su manto...
Pero volvamos a la foto, allí está nuestra colina tal como era entonces, con su cruz delantera de madera y más atrás, la casa de doña Zelfa Díaz, madre del célebre "Patón" Merino, el as del fútbol celendino. Todavía no existía el hueco de la ignominia, ni estaban hollando sus faldas los invasores Tabaco, ni los Castrejones.
Allí está el terreno de nuestros juegos y de nuestros sueños, desde donde contemplábamos nuestra ciudad tranquila, como detenida en espera de mejores tiempos.
Allí está la dura cuesta que conducía a la pequeña capilla original de San Isidro y las rodaderas por las que nos deslizábamos, sentados en una penca, o en cartones, poniendo en riesgo nuestra integridad física y maltratando nuestras ropas modestas. En tan peligrosa aventura, que nos dejaba a salvo o con magulladuras en la zanja que discurría al término de la colina, nuestra infancia se preparaba para la vida.
Y abajo, delante de la vieja Iglesia de la Virgen del Carmen, tenemos, en toda su sencilla magnificencia, a nuestra Plaza de Armas tradicional. ¡Qué bonita era! En primer plano, unos colegiales, del "Javier Prado" seguramente, porque visten uniformes caquis -ya que los niños que íbamos a la escuela lo hacíamos con ropa de calle y con frecuencia sin zapatos- departen trepados en el pedestal del asta de la bandera. En el centro está la pila original, construida en 1940, con su octágono de piedras cinceladas y la estructura de bloques geométricos que caracterizaba sus líneas.
Celendín era, por entonces, un pueblo con personalidad marcada, bello, armonioso, apacible y silencioso. La foto lo dice, hay poquísimos transeúntes en las veredas y sólo unos cuantos vecinos sentados en las antiguas bancas de granito. No se ve ningún carro en sus alrededores.
La Iglesia Matriz de Nuestra Sra. del Carmen, de barro, tal como la construyeron los primeros celendinos que fundaron la ciudad, también brilla con su modesta belleza, antes de que se le encaje torres coronadas con vulgar loseta. Delante está su enrejado, que delimitaba el atrio, y las dos espadañas laterales, una de las cuales era el campanario. Al centro, la puerta principal, con pórtico en relieve y con la rodela encima, que guardaba la imagen de la Patrona de la ciudad.
Desmejora la imagen, a la izquierda, como avisando los desastres que traería el futuro, la típica casa con calaminas oxidadas, ya sin las tejas shilicas pero aún con los balcones originales de madera. Luego, la casa de la familia Chávez Díaz y la tienda de doble puerta de don Manuel Sacramento Díaz. Al lado derecho está la casa de tapia alta, reemplazada hoy por los engendros que conocemos.
¡Preservemos la urbanística propia de Celendín!
¡Todavía podemos salvar lo hermoso que queda de nuestro pueblo!

viernes, 22 de febrero de 2008

ESTUDIANTINA: IPRC, Prom. de Matemáticas 1968

Esta es la II promoción de matemáticas que egresó del Instituto Pedagógico Regional de Celendín. Corresponde al año 1968 y fue, en nuestro concepto, sino la mejor, una de las mejores promociones, cuyos integrantes dieron mucho que hablar en su vida profesional. De todos ellos, el único que se quedó a desparramar su didáctica en Celendín fue Jorge Adalberto Bazán Horna, que se desempeñó como profesor de matemáticas en la Gran Unidad Escolar “Coronel Cortegana”.

Esta fotografía es una cortesía del profesor Segundo Porfirio Rojas Briones.

De algunos de los otros tenemos algunas noticias: Octavio trabajó en la capital, nuestro amigo y compañero Segundo Rojas Briones trabajó en Chiclayo, en donde radica, el amigo Angulo laboró en Leymebamba, Ciro Sánchez trabaja hasta la actualidad en Lima. Juvenal Silva se desempeñó en la ciudad de Chachapoyas. De Lucio Zegarra, gran declamador, no volvimos tener noticias.
Figuran en la foto, en cuclillas, Octavio Castañeda Romero, Lucio Zegarra Zegarra, Jorge Adalberto Bazán Horna, Segundo Porfirio Rojas Briones y Segundo Teófilo Angulo Rabanal.
De pie: Maximino Valle Damasén, Juvenal Silva Chávez, Ciro Sánchez Celis, Alfonso Saldaña Cansino y Wilder Adilio Casas Villati.
Esta promoción también estuvo integrada por damas que no figuran en la foto. Ellas fueron Sara Díaz Llaja, Betty Nelly Ortiz Zegarra, Jovita Isabel Rodríguez Díaz y Teresa Saldaña Cansino.

miércoles, 20 de febrero de 2008

OPINION: El retrato de César Nakazaki

LA JUSTICIA Y LA MORAL EN EL PERÚ
Por Crispín Piritaño
Celendín
César Nakazaki, el abogado de los rufianes en el Perú, debe estar amasando una fortuna defendiendo a los facinerosos. Él es uno de los casos ante los cuales la gente decente despotrica cómo es que tanto invirtió el Estado en la formación profesional de este abogado que defiende precisamente a todos los que le han hecho daño al país, a los traidores, asesinos, narcos, secuestradores y saqueadores del estado.
Con Nakazaki ocurre un fenómeno inverso al de Dorian Gray, el personaje del genial Oscar Wilde, ambos tienen una ligazón de la que no pueden desprenderse, sienten fascinación por el mal. Ambos vendieron su alma al diablo, Gray a cambio de juventud y belleza y Nakazaki, más prosaico y con menos recursos físicos, por dinero. A Dorian Gray le fascina hacer maldades y el lienzo de su retrato soporta el peso de sus pecados, dolores, desilusiones y vergüenza. Finalmente el cuadro se convierte en una cosa monstruosa que el interesado tiene que esconder en una habitación cerrada con llave.
En cambio a Nakazaki, una especie de "absolutor" de corruptos por vocación, le fascinan las personas malas y absorbe en carne propia algún rasgo de la maldad de sus clientes, lo que va a señalarse en su rostro como pequeñas áreas sanguíneopurulentas –vulgo: chupos–, circunstancia que le ha valido en el norte del Perú los apodos de “Cara de colador de chicha” o "Juguete de perro", por lo mascado. Como no es cuadro ni pintura y no puede esconderse a sí mismo, el abogadillo se exhibe, en los tribunales, en la televisión, en donde puede...
Alguna maldición pesa sobre ambos personajes, el uno ficticio, el otro real, de carne, hueso y con chupos. El retrato de Dorian Gray reflejaba sus maldades y a medida que éste se hundía en el cieno del oprobio, llegando inclusive al asesinato, las manos del cuadro rezumaban sangre. En el otro caso, defendiendo a delincuentes políticos y narcotraficantes, Nakazaki seguramente obtendrá cuantiosa riqueza, pero a qué costo. La pregunta es ¿dormirá en paz con su conciencia y será feliz con un dinero cuya ganancia cuestionan los peruanos?
Con muchos de los clientes del abogado César Nakazaki se podría formar un museo del horror, para muestra van algunas perlas, encabezadas por supuesto por el japonés Alberto Fujimori, alias “Chino rata”, el inefable Nicolas de Bari Hermosa, alias “General victorioso”, Magali Medina, alias “La Urraca” o "La Huelebraguetas", los angelitos Sánchez Paredes y otros más.
No nos caben dudas que estamos ante un leguleyo que es también un sofista, alguien que pretender hacernos creer, por ejemplo, que un secuestro, con toda la violencia que lleva consigo, no es más que una detención ilegal que ya ha prescrito, como cínicamente espetó, a guisa de interpretación, ante el testimonio del premier Jorge del Castillo, cuando le tocó declarar en el juicio que se le sigue al reo Fujimori.
Nos preguntamos extrañados cual es la clave de su éxito como defensor ¿Será Nakazaki un abogado influyente, muy bien conectado con el oscuro Poder Judicial peruano, capaz de asegurar el triunfo en la mayoría de las causas que defiende? Los que lo amparan y protegen, y le permiten avanzar en los malolientes pasillos del Palacio de Justicia, ¿también piensan que puede defender a quien sea bajo el amparo de ejercer la profesión de manera independiente, que basta para ello con ser, además de abogado, un “técnico”? ¿Un técnico en ratas...?
Este caso me recuerda a muchos personajes que se declaran “técnicos independientes”, que han trabajado y trabajan para distintos regímenes y gobiernos, y que se dicen absolutamente exentos de toda responsabilidad en malos manejos de recursos públicos, tráficos de influencias, etc., etc. Y me lleva, por supuesto, a preguntarme dónde se sitúa la delgada línea que divide a los mercenarios de los profesionales con ética y con valores; a los peruanos probos, técnicos o no, que no serían capaces de trabajar para oscuros objetivos, y a los Encubridores del Mal, a los que son verdaderos “profesionales a sueldo” a su servicio, que callan y otorgan y, en el colmo de la desfachatez, pasean orondos, como pavos inflados, ante el espanto de este pobre país.

martes, 19 de febrero de 2008

CURIOSA: Peruanos ricos...


LOS PERUANOS SOMOS RICOS


(Para reflexionar)


Un peruano le envía un "mail" con una pregunta a su hermano, que radica en EEUU.

¿Por qué los peruanos somos pobres?

Respuesta del hermano que vive en EEUU:

Rafo, cómo se ve que los árboles no te dejan ver el bosque.
Cómo puedes llamarte pobre, cuando eres capaz de pagar por un litro de gasolina más del triple de lo que pago yo.
Cuando te das el lujo de pagar tarifas de electricidad, de teléfono y celular un 80% más caras de lo que me cuestan a mí.
Pagar comisiones por servicios bancarios y tarjetas de crédito del triple de lo que aquí nos cuestan, o cuando por un AUTO que a mi me cuesta $20,000 dólares tú puedes pagar $38,000 dólares porque tú sí puedes darte el gusto de regalarle $18,000 dólares al gobierno y nosotros no.
Rafo, NO TE ENTIENDO!
Pobres somos nosotros, los habitantes de la Florida. Por eso el Gobierno Estatal, teniendo en cuenta nuestra precaria situación financiera, nos cobra sólo el 2% de IGV (hay otro 4% que es Federal; total = 6%) Y no 21% como a ustedes los ricos que viven en Perú.
Además, son ustedes los que tienen 'Impuestos de Lujo' como son los impuestos por gasolina y gas, alcohol, cigarros, puros, cerveza, vinos, etc.) que alcanza hasta el 320% del valor original, y los otros como: GANANCIAS (impuesto sobre las utilidades y sueldos), Impuesto
Sobre automóviles nuevos, IMPUESTO A LOS BIENES PERSONALES (impuesto a los bienes de las empresas), Impuesto por uso de automóvil. Y dichoso que todavía te das el lujo de pagar IGV por estos impuestos, además de todos los tramites y pagos estatales y municipales. Porque si ustedes no fueran ricos, ¿qué sentido tendría tener unos impuestos de ese calibre? ¿POBRES?, ¿de dónde? Un país que es capaz de cobrar el IMPUESTO A LAS GANANCIAS Y A LOS BIENES PERSONALES (mediante anticipos) POR ADELANTADO como Perú necesariamente tiene que nadar en la abundancia, porque considera que los negocios de la nación y de todos sus habitantes siempre tendrán ganancias a pesar de saqueos y asaltos, mordidas, huracanes, temblores e inundaciones y por supuesto de seguro que todos deben de ganar muchísimo.
Los pobres somos nosotros los que vivimos en EEUU y que NO pagamos Impuesto sobre la Renta si ganamos menos de $3,000 dólares al mes POR PERSONA (más o menos 9.000 soles). Y allí pagan policía privada, mientras que nosotros nos conformamos con la pública. Allí hasta envían a los hijos a colegios privados y mira si seremos pobres aquí en EEUU, que las escuelas publicas te prestan los libros de estudio previendo que no tienes con qué comprarlos.
A veces me asombra la riqueza de los Peruanos que piden un préstamo cualquiera, y son capaces de pagar 38% anual de intereses, como mínimo.
¡¡¡ ESO ES SER RICO!!!
No como aquí, que apenas llegamos al 8% (generalmente 7.8%), justamente porque NO estamos en condiciones de pagar más.
Supongo que, como todo rico, tienes un AUTO y que estás pagando un 8 o 10% anual de seguro; si te sirve de información, yo pago sólo $345 dólares por año. Y como te sobra el dinero, tú si puedes efectuar pagos anuales de aproximadamente S/.1,000 por concepto de eso que ustedes IMPUESTO AL AUTOMOTOR, mientras que acá nosotros no podemos darnos esos lujos y cuando mucho pagamos $15 dólares anuales por el STICKER sin importar qué modelo de auto manejes, pero claro, eso es para gente apretada de recursos que no puede erogar los enormes flujos que ustedes los Peruanos manejan.
Saca la cuenta. ¿Quién es el rico, y quién el pobre? Por ultimo, más del 20% de la población económicamente activa en Perú NO TRABAJA .
Aquí, en cambio, sólo hay un 4% en la misma situación. ¿No te parece que el vivir sin trabajar es un lujo que sólo los ricos se pueden dar? Vamos hermano, te quedaste en Perú porque eres RICO. Son los pobres como yo los que nos fuimos a probar suerte a otros lados.
Me contaron también que a los funcionarios públicos, provinciales y municipales, les paga el pueblo un MONTON de sueldo. Sin contar coimas, etc..
Qué envidia ¡¡ESO SÍ ES VIVIR EN LA RIQUEZA !!
Bueno Rafo, te mando un abrazo y ahí luego me cuentas cómo les va con el nuevo presupuesto y las elecciones presidenciales para el 2011, lo que sí es seguro es que les aumentaran más los impuestos. Pero no te preocupes, que la inflación te los va a diluir. Pero bueno, eso es lo de menos cuando se tiene “guita” para pagarlos.

Atentamente:

Tu pobre hermano inmigrante.

P.D. SI NO LO REENVIAS NO PASARÁ ABSOLUTAMENTE NADA, PERO SI DECIDES HACERLO POSIBLEMENTE OTROS SE CALIENTEN IGUAL QUE TU Y TUS GOBERNANTES RECIBAN TODAVÍA MAS CRITICAS A SUS PERSONAS Y A LA SEÑORA QUE LES DIO EL SER.

AL MENOS ASÍ NOS UNIMOS EN ALGO Y, QUIEN TE DICE, TAL VEZ ALGUNA VEZ LAS COSAS SEAN DIFERENTES EN NUESTRO PAÍS...

domingo, 17 de febrero de 2008

NASHERÍAS: La banda de Fujimori

¿MAFIA O YAKUZA?
Por Crispín Piritaño
Celendín
La siniestra organización de Fujimori en la guerra sucia diseñada contra el terrorismo es una fiel copia del más puro estilo de la mafia siciliana, lo cual nos causa extrañeza porque dado su origen se tendría que inclinar a la yakuza. Si observamos las similitudes entre lo que describe Mario Puzo en su célebre novela “El Padrino” veremos que el japonés Alberto Kenya Fujimori encarna perfectamente en la figura del padrino “Don Corleone”, como jefe de la organización, aunque sin la brillantez del personaje encarnado por Marlon Brando.
El papel de “Consiglieri” lo desempeñó indudablemente Vladimiro Montesinos Torres, alias “El doc”, configurado como un calco de Tom Hagen con su prominente calva, superando su actuación con una mirada más aviesa frente a la mansedumbre fría de de Robert Duvall.
El papel de Peter Clemenza le cae exacto al “general victorioso” Nicolás de Bari Hermoza Ríos.
Los caporeggimes, siguiendo con el orden siciliano, lo desempeñaban los generales Juan Rivero Lazo y Julio Salazar Monroe. En el siguiente escalón se ubican asesinos sin nombre como Santiago Martin Rivas y finalmente los soldados que vienen a ser los efectivos que perpetraron los crímenes de Barrios Altos, La Cantuta y otros, cuyos pormenores relatados en las audiencias del juicio, desquician la razón y ponen los pelos de punta porque nadie imaginó que el propio estado fuera capaz de tanta maldad, contra otros peruanos, por más que estuvieran equivocados.
Si observamos el trasfondo con más detenimiento, veremos que la organización de Fujimori se inclina más a la yakuza porque carece de la sutileza natural de los sicilianos, si no vayamos a un detalle solamente: los “killers” de Capone parecían músicos de una sinfónica por lo elegantes y llevaban las thompson en acolchados estuches de violín, hecho que la crónica negra denominó ”los violines de Chicago”. Los matones de Fujimori en cambio llevaban las AKM en un vulgar maletín deportivo y se disfrazaban de asaltantes camineros con pasamontañas.
A ocho años del término de la década del oprobio y la corrupción, vemos al jefe de la yakuza sentado en el banquillo de los acusados, simulando que no sabía nada de lo que ocurría o simplemente no lo recuerda, cuando, en el ejercicio del poder, declaraba a los cuatro vientos que él comandaba la lucha antiterrorista, tal como lo corrobora el asesino Santiago Martín Rivas en una entrevista concedida al periodista Umberto Jara:“¿Cree usted que un mayor y otros oficiales del ejército podrían haber cometido tantas muertes con total impunidad y luego ser premiados, ascendidos, reconocidos y amnistiados tal como ocurrió?”
Entre los miembros de la organización siciliana existe la ley del silencio u Omertá que sumían en la oscuridad los crímenes sucedidos en las ciudades de Chicago y Nueva York y aún estando en trance de muerte jamás delataban a su asesino. Los asesinos de Colina se asilan en la confesión sincera y la colaboración eficaz.
Naturalmente que en toda organización clandestina no existen órdenes por escrito y generalmente, el que ordena el asesinato se encuentra a muchas leguas de distancia del los hechos y cuenta además, con una coartada convincente. Capone se encontraba pescando pacíficamente en Miami Beach mientras sus sicarios ejecutaban la tristemente célebre “Matanza del día de San Valentín”.
Sin embargo, el abogado defensor del reo, César Nakazaki, alias “Juguete de perro”, por lo mascado, exige pruebas por escrito. Este señor decididamente cree que todos los peruanos somos ingenuos como los seguidores del japonés y cometemos el infantilismo de suponer que él no sabía nada de lo que pasaba.
Lo que es cierto es que, jurídicamente, quien, desde el poder, puede evitar estos rímenes y no lo hace, es punible de pena. En este caso Alberto Kenya Fujimori, Vladimiro Montesinos y Nicolás de Bari Hermoza Ríos, como autores intelectuales de la llamada guerra de baja intensidad, en la que pagaron las consecuencias hasta niños inocentes, deben ir a prisión. Las evidencias del juicio señalan a estos tristes personajes como los que indujeron, bajo el sórdido lema que “las órdenes se cumplen sin dudas ni murmuraciones”, a subalternos a matar.

jueves, 14 de febrero de 2008

CRONICA: Extraordinario viaje al pasado

Por Mario Peláez Pérez
¿Cómo que no podemos reencontrarnos con los escenarios, personas, cosas, paisajes, olores y amores que nutrieron nuestra niñez; es decir, cómo que no es posible viajar al pasado...?
Uno de los grandes de la literatura universal, Marcel Proust, autor de la monumental novela “En busca del tiempo perdido”, refiere que un día cualquiera, en una calle desconocida, el olor de unas empanadas, como las que su abuela preparaba, le devolvió toda la riqueza de su niñez. De porrazo, luego de varias décadas, se reencontró con sus antiguos afectos, calles, amigos y olores. Con ese mundo que su conciencia había congelado quien sabe para siempre; pero que ese día el pasado, a codazo limpio, desplazó al presente.
Estamos persuadidos que a muchos les ha sucedido lo propio. A nosotros ahora nos tocó el turno. Leyendo uno de los periódicos nos dimos de bruces con un pequeño recuadro, de no más de cinco centímetros de largo, por cuatro de ancho, que sólo albergaba 44 palabras, entre grandes y de pocas letras, y ubicado tierra adentro..., donde pocos lectores llegan.
El pequeño recuadro decía: “Uno de los últimos representantes de la época de oro del cine y la canción ranchera ha muerto. Antonio Aguilar tuvo una prolífica carrera cinematográfica que abarcó 100 películas, como LA MUERTE DE UN GALLERO, EL OJO DE VIDRIO y CABALLO PRIETO AZABACHE. De cuyas películas no me perdía ni una sola escena, allá en mi pueblo.
De pronto Celendín entero se emplazó en mi memoria, llegó con la misma limpidez que alienta el sol de medio día. Me vi entrando al cine, vi sus bancas largas, el piso con las tablas levantadas, a la señora Aurora que vendía maní, sus calles empedradas, a mi escuela, la cancha de fútbol con montículos de piedra como arcos. Esto es: vi a Celendín en sus detalles, intimidades y grandezas, incluyendo mis primeros afectos. Celendín en pleno me copó. Sólo fueron fracciones de segundo. Cómo en la esfera del cuento Aleph de Borges que reflejaba el integro del Universo; o como en el fenómeno fractal, donde a pesar de arrancar o mutilar una parte de un todo, la forma sigue siendo la misma. ¡Que formidable volver a ser niño, lo que prueba que jamás abandonamos al niño que llevamos en el espíritu!
Gracias Antonio Aguilar, espero que sigas disfrutando del amor con Dolores del Río y con La Doña.

(Fuente: Crónica viva)

domingo, 10 de febrero de 2008

ESTUDIANTINA: Banda de Guerra del C.N. “Javier Prado” – 1961

En la década de los sesenta, con la creación del INA Nº 38 y del Colegio Nacional de Mujeres "Nuestra Sra. del Carmen", la rivalidad entre instituciones educativas generó mayor empeño en cuanta competencia hubiera, ya sea en el campo académico, cultural, deportivo o cívico, como en el presente caso. Ésta puja por la supremacía provincial redundó en un mayor brillo en las ceremonias cívicas para solaz del gran público que se integró con entusiasmo a las expresiones de esta rivalidad. Nuevos bríos inundaron a la población de la provincia y los muchachos de entones nos esforzábamos más para dejar en alto el nombre de nuestro colegio.

En esta foto que exhibimos, gracias a la colaboración de nuestro amigo Segundo Porfirio Rojas Briones, observamos que el perímetro de la plaza de armas aún no estaba pavimentado y los batallones desfilaban por una de las veredas del parque, previamente trazado para la ocasión, frente al estrado oficial que se ubicaba en los bajos de la Municipalidad provincial. En la parte trasera aún persiste el balcón largo de madera de la casa de don Sebastián Horna y a su lado el corralón, propiedad de la municipalidad, en donde hoy funciona un Jardín de la Infancia. En algunos casos incluímos, con las disculpas debidas, los apodos de los muchachos para mayor reconocimiento, porque sabido es que en Celendín, más se conoce a la gente por su chapa antes que por su nombre de pila.

En la foto se puede apreciar a Miguel Angel Díaz Dávila como Jefe de Banda, luego en la columna derecha de adelante hacia atrás están Alembert Oyarce Serrano, Julio Mujica Morales, Isauro Díaz Amayo (EL Chuein), Wilder Zevallos Velásquez, Segundo Rojas Briones, Nicolás Limay Cáceres y Guillermo Pereyra Silva; en la columna central se observa a Jaime Rojas Pisco, Horacio Chávez Díaz (El zurdo), Alvaro Bazán Cabellos, César Chávez Tejada (Foca), y en la columna izquierda (¿?), Francisco Medina Arrué, Luis Silva Pereyra (El peinao). Lamentablemente a los demás integrantes no se les puede identificar.

viernes, 8 de febrero de 2008

ESTUDIANTINA Equipo de básket "C. Cortegana" 1967

El básket fue sin duda uno de los deportes favoritos de la juventud celendina y junto con el fútbol uno de los que más satisfacciones y competitividad alcanzó tanto a nivel local como departamental. Proliferaron en ese tiempo las canchas de básket a donde la juventud concurría a practicar su deporte favorito. ¡Dichosos tiempos en que no existían ni la televisión ni el Internet! Todos los jóvenes practicábamosdeportes y vida sana.
En este equipo que corresponde al año de 1967 figura el equipo de la Gran Unidad Escolar "Coronel Cortegana" que posa en el antiguo coliseo deportivo de la Institución, aquel que tenía tribunas de cemento y galería de madera para poder espectar un emocionante match con alguna institución rival.

(Foto cortesía del profesor Javier Chávez Silva)

Están de izquierda a derecha: César Pereyra Malca ("Loco"), Julio Escalante Rojas ("Faito"), Salvador Silva Ramos ("Shalva"), Wilson Desiderio Mori Chávez ("Coche Wily"), Víctor Wilfredo Silva Ramos ("Coche Bebelo"), José Roberto Ludeña Merino ("Pepe") y José Oyarce Murrieta (Joshé de palo")

martes, 5 de febrero de 2008

FOLKLOR: Invitación al Carnaval Shilico

Hola paisanos, un buen día para todos. Permítanos enviar este mensaje luego de saludarlos afectuosamente y hacerles conocer a todos ustedes y por su intermedio a su entorno familiar, que con la finalidad de celebrar nuestros tradicionales Carnavales, la Hermandad de la Virgen del Carmen ha organizado una fiesta en el local de la Asociación Celendina , sito en la Av. Brasil N º 1580, el sábado 16 de febrero a la 1 p.m.
Degustaremos un riquísimo picante de cuy y un tamal preparado por manos shilicas; el costo es S/.15.00, incluye el almuerzo y el baile. Habrán cuatro cuadrillas cargaditas de los verdes. Será motivo de un grato reencuentro. Para mayores detalles adjuntamos el volante propagandístico.
Abrigamos también el propósito de conocernos vía este medio, de alcanzarnos la dirección del correo electrónico de otros familiares, amigos y paisanos, a fin de participarles de las actividades que organice nuestra Asociación, la Hermandad, y otras relacionadas de nuestra tierra, etc.
Aprovechamos para reiterarles nuestros parabienes personales, familiares, profesionales y sociales.
Atentamente, un paisano vuestro.

Jorge Machuca Cruz

lunes, 4 de febrero de 2008

ESTUDIANTINA: Col. Javier Prado - Prom. PARTA 56

La Promoción “Artemio Tavera” 1956, del por entonces Colegio Nacional “Javier Prado”, significó la ratificación de calidad de una institución educativa que año a año lograba grandes progresos en materia de excelencia.
Gran parte de estos logros corresponden, indudablemente, a los maestros de calidad que llegaron a sus claustros, a personajes como Eloy Arriola Senisse y Víctor Villa Salcedo, que venía por segunda vez a ocupar el cargo, en tanto que directores; a Arístides Merino, César Pereyra Chávez, Alfonso Peláez Bazán, Aureliano Rabanal Pereyra, Rvdo. Manuel Quiroz Velásquez como personal docente -algunos presentes desde la época de fundación como Colegio Celendín- y Luis Rojas Rengifo, Dalila Marín Díaz, Horacio Pimentel Díaz, Guillermo Moreno Eugenio, Ruperto Díaz Acosta, César Augusto Díaz Dávila, José Luis Fernández Peña, Atilio Merino Sánchez, Armando Salas gamarra y Javier Barrueta Saavedra, que ingresaron durante su formación secundaria. Todos ellos forjaron la recia personalidad de los integrantes de esta promoción que siempre ha dado y sigue dando que hablar en la tierra, haciendo docencia para las nuevas generaciones de celendinos.


El nombre de la Promoción es un homenaje a los desvelos de don Artemio Tavera Sorogastúa como educador. La mayoría de estos alumnos llegaron a ser profesionales y algo más importante: siempre mantuvieron el nexo de compañerismo y su proyección a la comunidad.
De manera organizada y con desprendimiento emprendieron obras de bien social en pro de los sectores menos favorecidos de la provincia, la constante preocupación por el progreso de su alma máter y uno de los aportes más importantes en el campo cultural: la edición de la revista “JELIJ”, que significó elevar a Celendín al conocimiento nacional como cuna de importantes intelectuales y artistas que aportan a la cultura nacional. El hecho de mantenerse unidos es una lección que todos deberíamos aprender porque ello es la llave de muchos logros.


Abajo, los nombres de los integrantes de la promoción “PARTA 56”:

Aliaga Reyna Jaime, Aliaga Rodríguez Marciano, Bazán Vera Anastasio, Bazán Vera Ricardo, Camacho Sánchez Fabio Arquímedes, Castañeda Romero Tomás Alberto, Cojal Pérez Juan, Chávez Guevara Miguel, Chávez Silva Elmer Nicolás, Díaz Abanto Helí, Horna Rodríguez José Manuel, Linares Quiroz Segundo César, Marín Pereyra Jaime, Mariñas Abanto Magno, Mariñas Abanto Servio Tulio, Moscoso Pereyra Víctor Emilio, Muñoz Gálvez Guillermo, Pereyra Rodríguez Guillermo, Ríos Díaz Artemio, Ríos Díaz Manuel, Rojas Failoc Jorge Narciso, Rojas Penas Guillermo, Sánchez Pinedo Néstor Porfirio, Silva Arrué Diómedes Fernando, Silva Chávez Amílcar, Tavera Quevedo Javier Artemio, Tirado Díaz Adolfo Napoleón, Vera Silva Emeterio, Acuña Pereyra Irma Zarela, Aliaga Rodríguez Josefina, Chávez Valencia María Elena, Herrera Chávez Marina, Inga del Cuadro Antonieta, Morera Pereyra Martha, Montoya Salazar Fabiola, Pereyra Silva Emma Fabiola, Pinedo Cáceres Julia, Pimentel Collantes Edelma Consuelo, Puertas Vega Marcelina, Rodríguez Robles Consuelo Adela, Rodríguez Robles Dora Jesús, Rojas Chávez Adela, Sánchez Díaz Dalila, Sánchez Rojas Nélida Pasión, Silva Pereyra Elisa Evangelina, Silva Quishque Julia Elizabeth, Velásquez Loredo María Antonieta.

(La fotografía que publicamos ha sido extraida del libro "Memorias del Corazón" del Dr. Elmer Nicolás Chávez Silva. N. de la redacción)

domingo, 3 de febrero de 2008

ARTE: Las mascaricaturas del VROCHA

Por Jorge Chávez Silva “Charro”

Nuestro amigo Víctor Raúl Ortiz Chávez “VROCHA” es un artista exquisito, cuya calidad ha sido reconocida en el Perú y el extranjero y es realmente una gloria para Celendín, prueba palmaria de que nuestro pueblo es efectivamente cuna de artistas. Hemos admirado su arte a través de muchos años y vemos con beneplácito que sus progresos son evidentes. Las expresiones de sus mascaricaturas son más plásticas y naturales y desnudan de algún modo la personalidad de sus personajes. Pocos artistas como el VROCHA logran esa expresión de plenitud y nos hacen ver ese rasgo de las personas que quizás adivinamos, pero que no podemos expresar. Parece que ese don está reservado a ciertas personas como los artistas.

Conversando con el poeta Jorge Horna nos condolíamos de la falta de apoyo de nuestras autoridades a la cuestión cultural y artística, antaño asunto primordial de los celendinos. Artistas como el VROCHA deben recibir todo el respaldo de las autoridades, no solamente locales, sino nacionales, porque entendemos que la cultura y sus intérpretes reflejan la personalidad de los pueblos y son su expresión más genuina.

Mascaricatura del innombrable, por VROCHA (Foto cortesía de Luis Díaz "Chodiaz)

Por eso nos duele la manipulación de estas personalidades de parte interesada como es Minera Yanacocha, que trata de dorarnos la píldora relevando a los artistas como el VROCHA y otros poetas y escritores, que por el momento no vienen a cuento, organizando exposiciones, subvencionando publicaciones y ediciones para hacernos ver que si a nuestras autoridades no les interesa la cultura y la educación a la Newmont Mining Corporatíon, alias Yanacocha, alias Minas Conga sí, o por lo menos lo parece.

Los artistas somos personas que merecemos el respeto de nuestro pueblo porque expresamos su espiritualidad a través de un poema, un cuento, una pintura, un canto o, en este caso a través de una mascaricatura y en lo más íntimo de nuestro ser reconocemos a la admiración del pueblo como el premio más sentido y cabal. No necesitamos del cariño interesado de entidades extrañas cuya actuación en nuestro territorio deja mucho que desear. Ese reconocimiento un poco que nos mancha porque en nuestra modestia somos vulnerables y plausibles de manipulaciones como en este caso.

El arte de la mascaricatura, tal como la cultiva nuestro Vrochita, requiere además cualidades histriónicas por parte del portador de la escultura. En un carnaval he visto la mascaricatura genial que hizo de Mime en donde, aparte de la calidad de la obra, lo más original era la coreografía que la acompañaba, habían conseguido un perrito similar al famoso “Pipo” y el tipo encendía su cigarrillo, a escondidas, como lo hace usualmente el personaje caricaturizado, un detalle que no pocos han observado.

Los redactores de CELENDIN PUEBLO MAGICO, siempre a la caza de los talentos celendinos, porque son parte nuestra cultura e historia y entendemos como nuestro deber darlos a conocer al mundo, felicitamos a un artista netamente celendino como es Víctor Raúl Ortiz Chávez y deploramos que el reconocimiento en esta oportunidad no sea por parte de nuestras autoridades que son las señaladas para hacerlo. Y que por el contrario se presten a la manipulación de Minera Yanacocha como lo ha hecho en este caso el Instituto Nacional de Cultura de Cajamarca y la Municipalidad de Celendín.