martes, 29 de abril de 2008

¡FELICIDADES! Superando las 15 000 entradas

Después de casi un año de haber ingresado al ciberespacio, luego de la censura que se abatió sobre CPM, nuestro sitio-madre, ya hemos superado las 15 000 entradas a CPM II, lo que habla a las claras de las preferencias de los celendinos por esta página que es el portal de todos los paisanos, estén donde estén en el mundo.
Durante este lapso hemos tenido oportunidad de ver que han ingresado desde los más remotos países de la tierra, entre ellos Madagascar, Sri Lanka, Australia y otros países del Africa. Nos preguntamos maravillados: ¿será posible que los celendinos realmente estemos regados por todo el planeta? Las entradas confirman que, efectivamente, somos pat'e perros empedernidos que nos desligamos fácilmente de nuestro terruño, pero lo llevamos a cuestas, grabado a fuego en el corazón.
Para celebrar este acontecimiento nada mejor que publicar este regalito que nos hace el paisano Mario Cueva Roncal a propósito de dos artistas celendinos: El "Tschuein" y el "Charro". Mil gracias a Mario, que también es un artista en su quehacer.

Estimado paisano:
Por medio de la presente le expreso la admiración que tengo por sus obras artísticas, desde aqui le rindo un homenaje a nivel mundial a través del internet, para ello he colgado un video con material que he encontrado en la página de Celendín Pueblo Mágico, poniendo como fondo la música de otro paisano nuestro (Chuen), espero que sea de su agrado.
Un abrazo shilico,

Mario Cueva
mariocueva@peru.com

http://es.youtube.com/watch?v=WFmFTrZEk-0 video

domingo, 20 de abril de 2008

ESTUDIANTINA: Promoción 1977 “Coronel Cortegana”

Realmente los amigos de la Promoción 1977 de la GUE “Coronel Cortegana” no pudieron elegir mejor nombre, el de nuestro pintor y luchador social “Alfredo Rocha Zegarra”, pintor talentoso y hombre polifacético que se adelantó a su tiempo y que, sin embargo, ahora yace en el olvido por parte de las autoridades que no hacen nada por rescatar su nombre, como sucede con muchos personajes de nuestra pequeña gran historia, que bien podrían ser paradigmas de las nuevas generaciones. Las fotografías que mostramos nos la envía nuestro amigo y colaborador Luis Alberto Díaz Mori, “Chodiaz”, y corresponde a una ceremonia del 28 de julio, día del aniversario patrio en Celendín. La otra correspone a 1977, ojalá que alguno de los integrantes de esta promoción nos enviara la fotografía de la época estudiantil. Los que figuran exhibiendo orgullosamente la banderola de su promoción hoy son competentes profesionales que sin embargo, nunca olvidan su alma máter. Publicamos la lista completa de alumnos en orden alfabético. ¡Muchas felicidades y éxitos!

Abanto Mariñas Segundo Mauro, Abanto Inga Lening Edgar, Amayo Rodríguez Aldo Ricardo, Amayo Rodríguez Juan Javier, Araujo Díaz Elmer Ronald, Bazán Villegas Nelson Raúl, Briones Velásquez César Miguel, Briones Velásquez Luis Carlos, Cáceres Acosta Héctor Alfonso, Centurión Chávez Miguel Ángel, Gallardo Cachay Oscar Guillermo, Jáuregui Ríos Humberto, Jiménez Sánchez Luis Antonio, Marín Vera Wilson, Montenegro Velásquez Manuel, Montoya Padilla Jorge Luis, Mori García Luis Oswaldo, Muñoz López José Arturo, Ortiz Regalado Víctor Julio, Pereyra Alva Favio Humberto, Pereyra Sánchez Víctor Manuelm Pereyra Zelada Pedro Pablo, Quevedo Chávez Segundo Ubén, Quevedo Chávez Wilson, Reyes Aldave José Enrique, Rivera Cueva Jaime Rafael, Rodrigo Bazán Luis Baldemaro, Silva Rojas Juan Carlos, Vera Araujo César Augusto, Vera Bazán Alcides, Zavaleta Mollán Ever Arcánge, lZelada Zelada Wilson Gilberto, Aliaga Araujo Luis Alberto, Alvarado Becerra Segundo Milciades, Araujo Araujo Jorge Antonio, Bazán Gómez Edwin Gilberto, Castañeda Quispe Jorge Ulises, Cohayla Sánchez Ricardo Gregorio, Cortegana Sánchez Víctor Castro, Chácón Pérez José Demetrio, Chávez Cáceres Carlos Alberto, Chávez Chávez Raúl Yovani, Chávez Muñoz Patrocinio, Chávez Ocampo Luis Ricardo, Chávez Tejada Jorge Juvenal, Díaz Abanto Luis Antonio, Díaz Mariñas Segundo Santos, Díaz Mori Jorge Luis, Díaz Mori Luis Alberto, Díaz Romero Jorge Luis, García Delgado Cayetano Alberto, Malaver Chacón Segundo Carlos, Marín Chávez Manuel Isaac, Marín Tejada Wilson Ricardo, Medina Díaz Juan Bautista, Miranda Horna Mauro Alejandro, Montoya Díaz Sebastián, Peláez Horna Julio Roberto, Revoredo Quisquiche Régulo, Rodríguez Silva Wálter Moisés, Rojas Escalante Raúl Edinson, Silva García Wílder Humberto, Solís Pereyra Edmundo Baltasar, Taculí Díaz Víctor Manuel, Vargas Aliaga Carlos Ricardo, Vega Risco Álvaro A., Velásquez Machuca Jorge Amílcar, Vera Abanto Fredy, Vera Zavaleta Fausto, Zavaleta Díaz Germán, Zegarra Marín Luis Humberto

viernes, 18 de abril de 2008

CANTACLARO: Las Lecciones de Majaz V

Por Constante Vigil

Celendín

Diversas autoridades municipales y comunales pertenecientes al Frente por el Desarrollo Sostenible de la Frontera Norte del Perú (FDSFNP) exigen al premier Jorge del Castillo reanude el diálogo sobre la presencia ilegal de la Minera Río Blanco (Alias Majaz), que rompió abruptamente dando una nuestra más de su carácter atrabiliario, en vez de perseguirlos y denunciarlos de terroristas por oponerse a la minera.

Los dirigentes que son portavoces de la opinión de los comuneros de Ayabaca y Huancabamba, quienes, en una consulta popular, rechazaron cualquier actividad minera en la zona.

Como se recuerda, las reuniones iniciadas el año pasado, luego de la consulta, se interrumpieron por la intransigencia del premier en aceptar como base de las conversaciones los resultados de la misma.

Ayabaca, un pueblo que nos da tremenda lección.

Los representantes de los comuneros ratifican su decisión de desarrollarse económicamente mediante el trabajo ganadero y agrícola, resguardando de este modo el medio ambiente de toda la región, pues en esas provincias nacen dos cuencas hídricas: las del río Huancabamba, que irriga el norte del departamento de Cajamarca y la del río Quiroz que en su curso se convierte en el Chira, que riega los campos agrícolas del departamento de Piura. Como se comprenderá su importancia es vital para los sembríos. De producirse la explotación minera se contaminarían con el consiguiente desastre.

El gobierno acorde con su política entreguista y de protección a la inversión extranjera, ha adoptado una actitud represiva ante estos reclamos, acusando a los dirigentes de terrorismo, conspiración y tortura. Los dirigentes han pedido la intervención de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDH) para repeler esta injusticia.

Ojo, celendinos, tenemos que sacar valiosas conclusiones de la valiente actitud de los comuneros que defienden su tierra, su derecho a vivir en salud y la clara intención de legar a sus hijos un mundo en el que sea posible vivir, además de la lección de cómo se deben defender sus derechos.

Celendín está en camino de sufrir esta agresión extranjera que no dudamos lo llevará a la debacle final, porque enemigos al interior ya los tiene: los malos celendinos nuevos que desconociendo el valor del legado histórico se atreven a demoler casas antiguas, deformando y mutilando el perfil urbanístico de la ciudad.

Al respecto debemos anotar que nuestro pueblo ha sufrido la desgracia de tener tres alcaldes funestos en orden sucesivo: Adolfo Aliaga, Mauro Arteaga y Juan Tello, que tristemente pasarán a la historia del pueblo como los Atilas de Celendín. El primero ex javierpradino no dudó en seguir las órdenes del chino rata y demolió al Colegio “Javier Prado” y a la Esuela 82, reliquias históricas, y los últimos avalaron la destrucción final de la ciudad.

Lo insólito del caso es que exista una calle con el nombre del primero en el sector de La Feliciana ¿en mérito a su iniquidad? ¿Cómo no existen calles que se llamen Alfonso Peláez Bazán, Alfredo Rocha Zegarra, Aureliano Rabanal Pereyra, Orestes Tavera Quevedo o alguno de los nombres de tantos celendinos de valía que hicieron de nuestro pueblo uno de los más cultos del Perú?¿Cómo existen en otros lugares nombres de celendinos como en Lima la Avenida Horacio Cachay Díaz?

No nos extrañaría que sujetos tan siniestros estén aspirando a una reelección. Si nos atenemos al dictamen drástico, pero justo, que hiciera un columnista del diario “La Nación” de Chile sobre los peruanos: “Pueblo sin memoria, que fue expoliado por García y sus amigos, los llamados “doce apóstoles”, como no había ocurrido jamás en la historia”. Y sin embargo, hoy pasea orondo con la banda presidencial. Algo de esto nos puede ocurrir si olvidamos nuestra historia y reelegimos a estos malos alcaldes.

domingo, 13 de abril de 2008

DESTRUCCION FINAL: Se suman a la protesta

Mi estimado hermano Charrito:
Te saludo cordialmente y a la vez quiero pedirte que por intermedio tuyo hagas llegar mi nombre a la relación de paisanos que están protestando por la destrucción de nuestro patrimonio cultural shilico. Me ha causado honda tristeza y preocupación observar través de las publicaciones que ustedes tan acertadamente hacen, como se están destruyendo casas que otrora eran el orgullo, lo típico y característico de nuestro pueblo, recordemos por ejemplo la destrucción del local del Ex Colegio Nacional Javier Prado y ahora se sigue con otras casonas como la que fuera de Don Porfirio Díaz, de Don Santiago Pereyra y otras más.
Hermano, desde estas tierras chiclayanas me aúno a la protesta que ustedes tan valientemente están haciendo.
Un abrazo fraterno
Tu amigo y promoción

Segundo P. Rojas Briones.

viernes, 11 de abril de 2008

CRONICAS: La destrucción final de Celendín

CPM, consecuente con su afán de defender y preservar a nuestro pueblo, publica esta carta dirigida por un celendino responsable y bien nacido, que de manera clara y patética nos expresa su protesta y su malestar por lo que está ocurriendo en nuestra ciudad. Insertamos también unas fotos de un colaborador, cuyo realismo lamentable nos exime de mayores comentarios. Esperamos que estas imágenes y el texto sensibilicen a los verdaderos celendinos y se unan a nuestra causa para protestar ante y contra el nefasto alcalde Juan Tello.



Escenas cotidianas de la masacre urbana en Celendín.

Su nombre: David Fernando Briones Silva

Su correo: davidfb23@hotmail.com

Tema:

La Destruccion final de Celendin


Mensaje: Me da gusto dirigirme a todo el público lector y a los encargados de esta página destinada a HACER ALGO POR CELENDIN. Actualmente siento mucha nostalgia, al ver como mi Celendín ya no es el mismo, hace unos años se empezaron a demoler algunas casas aledañas al centro Histórico de la ciudad, pero con el gobierno del señor Juan de Dios Tello se está sobrepasando todo límite. Esta autoridad, que no tiene alma celendina, me avergüenza con su actitud pasiva, no hace nada ni le interesa hacer algo por preservar nuestra ciudad, como sentirá él eso, si no tiene sangre Celendina. Últimamente en solo 2 meses se destruyeron 4 casas del mismo Centro de Celendín, la casa donde funcionaba la cafetería el Rosario, la cual hoy es reemplazada por una huachafería de construcción, con puertas de fierro, que quedan deslucidas ante la originalidad de las demás casas, luego la gran casa ubicada en la esquina de los jirones Pardo y Dos de Mayo, una casa que encarnaba en su altura y arquitectura la tradición colonial de Celendín, fue destruida, para construir un mamarracho de ladrillo, desproporcional al resto de construcciones aledañas y también con puertas de fierro, que seguramente no tendrá balcones ni los detalles coloniales que caracterizaban a esta antigua casa. En vez que las autoridades promulguen una ley de conservación y restauración de las casas, de colocar más balcones y conservar su estilo arquitectónico único, con sus tejas rojas, clásicas de la antigua Bella Villa de Celendín. ¡Oh mi Celendín esta muriendo lentamente y sus hijos no hacen nada! y si alguien quiere hacer algo, los demás se vuelven en contra, y no te apoyan, las mismas autoridades te niegan el apoyo y se hacen de oídos sordos, ya no están los verdaderos Celendinos, ahora todos son foráneos, vienen a adueñarse de nuestra ciudad que es NUESTRA Y HAY QUE DEFENDERLA, PORQUE REPRESENTA EL ESPÍRITU DE UNA RAZA UNICA, y nadie nos quitará eso.

Ayuden por favor, hagamos algo apara evitar este vandalismo. Otra perla del Sr. Alcalde: la casa ubicada frente a la de la familia Pérez, en el jirón Gálvez, también fue demolida, ayer se demolió otra al costado de la municipalidad, en la calle Unión. Todo esto me destrozó, hasta he llorado al sentirme impotente de no poder hacer nada.

La destrucción de esta parte hermosa de la ciudad empezó con la antigua casona de la familia Díaz, en el jirón Dos de Mayo, a pocos metros de la plaza de armas, casi contigua a la tienda de don César Chávez “Chocho, una casona alta, imponente, original, bella, colonial, con grandes balcones y portones rojos, hoy abajo, sin pena alguna. Unos desconocidos de Sorochuco apellidados Atalaya, han demolido esa casa, sin dolor ni sentimiento, han herido aún más a nuestra ciudad que hoy ESTA EN PELIGRO DE MORIR a manos de ilustres desconocidos, me pregunto ¿acaso nuestro Celendín no es grande, y no tiene hijos que la defiendan? Tenemos el ejemplo de Cajamarca que ha dado una ley de conservación de su Centro histórico, propiciando que los turistas vengan a admirar la originalidad y belleza, Eso tenia Celendín y ahora tiene muy poco, lo han destruido para construir nuevas casas tipo costa, huachafas, sin respetar el estilo original de Celendín, y claro, si el alcalde no es de acá, como va a cuidar algo por lo que no siente el mínimo aprecio, comportándose como un malagradecido, porque Celendín le ha dado la oportunidad de hacerlo autoridad. Pero HAGAMOS ALGO, que se sancione a esas personas, y se les haga respetar en sus construcciones el estilo original de Celendín, así como lo destruyeron lo pueden arreglar, tengamos optimismo, somos muchos.

¡Por favor, llegó el momento de hacer algo por Celendín, NUESTRA PATRIA CHICA NOS NECESITA… SALVEMOSLA !
Ustedes son una página con el lema de luchar por Celendín, es hora entonces de actuar…. !

domingo, 6 de abril de 2008

CARTA ABIERTA AL ALCALDE DE CELENDIN

Esta carta -que suscriben los celendinos del mundo que apoyan a CPM en su lucha por la conservación de nuestro pueblo- será entregada al alcalde Juan Tello Villanueva en los próximo días, con las firmas de todos los paisanos que quieran suscribirla (NdeR).

Iglesia y esquina tradicional en camino a la destrucción (Foto Charro)

CARTA DE PROTESTA
DE LOS CELENDINOS DEL MUNDO

La Asociación CELENDIN PUEBLO MAGICO y los celendinos que firman abajo, estén en otros puntos del Perú o recorriendo el mundo, preocupados por la continua degradación de nuestro pueblo, un pueblo singular y original que la historia hizo brotar en el norte del Perú, nos adherimos con urgencia a las voces de protesta que se está haciendo llegar al alcalde, Juan Tello Villanueva, por la forma como su administración está permitiendo la destrucción y deformación del perfil arquitectónico de la ciudad.
Cuando en julio del año pasado acudimos a la Municipalidad, acompañados por los escritores celendinos Alfredo Pita y Jorge Díaz Herrera, para entrevistarnos con el alcalde Tello Villanueva, éste nos prometió emitir ordenanzas que cuidaran la integridad del casco histórico de Celendín, además de propiciar el desarrollo cultural de nuestro pueblo.
Noticias recientes nos alarman pues nos informan que ya se está destruyendo algunas casas de la Plaza de Armas, entre ellas, y esto es lo más lamentable, la casona que fue propiedad de don Santiago Pereyra, en la esquina de los jirones Dos de Mayo y Pardo, en la entrada a la calle del Comercio; la misma que, junto con la tienda de don César Chávez Montoya, “Chocho”, le dieran tanta personalidad y carácter a ese rincón principal de nuestro pueblo.
Muchos de los nuevos celendinos, que evidentemente no quieren ni sienten a Celendín, están permitiendo estos atropellos sin alarmarse y sin levantar ninguna protesta. Solamente algunas voces valientes se dejan oír en esta momentos cruciales: son las de quienes nos escriben dando cuenta de estos crímenes de lesa cultura. Como ya lo han dicho cientos de veces personas responsables y sensatas, gente que ama a su pueblo y quiere lo mejor para él, los derechos de propiedad que puedan aducir un poblador, sea éste viejo o nuevo celendino, no lo autoriza en absoluto a deformar ni mutilar la fisonomía histórica de nuestra ciudad.
Nuestros afanes de conservación del la riqueza cultural de nuestra provincia no se agotan en el campo arquitectural, sino que abarcan también otros aspectos de carácter social, como la necesidad de que se garantice la supervivencia de los campesinos y agricultores celendinos frente a la ominosa amenaza que implica la explotación minera en la zona por parte de la Newmont Mining Company, alias Yanacocha, alias Minas Conga.
También en esta área lo que nos mueve no es la nostalgia ni un pasadismo romántico sino una preocupación responsable por el presente y el futuro de nuestros coterráneos. Lejos de los que se dejan encandilar por los cantos de sirena de las mineras -y tras haber investigado lo que la explotación minera ha dejado a los pueblos en otros lugares del Perú, como por ejemplo en La Oroya, ahora mismo, en nuestro tiempo- estamos convencidos de que hay otros recursos para el desarrollo, otras promesas para un futuro mejor para todos nuestros hermanos. Y esto a partir de la agricultura y la ganadería bien orientadas, y, por supuesto, del turismo-.
La conservación del casco histórico de la ciudad, nuestra gran preocupación en el momento actual, es una necesidad ineludible. Ninguna autoridad honesta, con criterio y sentido de la responsabilidad, permitiría la destrucción de una ciudad que no sólo es heredad del pasado sino que podría transformarse en un poderoso atractivo turístico, en su condición de pueblo original y auténtico, testimonio de una historia singular como la celendina. Ejemplos de decisiones inteligentes hay en otras partes del Perú, donde no todo ha sido destrucción, felizmente. Cuzco es una gran muestra de esto y sobre ello no hay mucho que epilogar. Cuzco es una ciudad rica y dinámica porque explota no sólo Machu Picchu sino también su particularismo urbano. Trujillo ha hecho de su pasado colonial un sello de su personalidad arquitectónica, que los visitantes admiran. Lo mismo ocurre con Cajamarca, que tardíamente se ha puesto a preservar sus reliquias incaicas y coloniales, pero que lo hace y aprovecha. Cajamarca es un destino turístico real. Celendín, sin tener grandes vestigios arqueológicos (aunque los tenemos también), tiene una riqueza que es su urbanística, su plano y su arquitectura armoniosos; sus calles uniformes y rectas, flanqueadas de casas blancas, con tejas rojas, a la española. Y, sobre todo, tiene el privilegio de haber sido fundada y desarrollada por el pueblo más singular y misterioso del norte del Perú. Esto le da un sello muy especial.
Estamos convencidos de que la fisonomía de nuestro pueblo, y la cultura que en él se respiraba, cinceló la personalidad de muchos paisanos que ahora llevan el nombre de Celendín por todo el mundo y que son los paradigmas a seguir, no sólo porque destacaron en sus actividades sino porque enseñaron a su descendencia a amar a nuestra tierra. Esto es propio del celendino. Así, durante generaciones hemos podido decir, con mucho orgullo, que toda persona con una gota de sangre shilica en las venas sabe amar al terruño. Por lo mismo, hoy sentimos que quienes propician la destrucción de Celendín, sin importarles que ellos implica la muerte irreversible de un mundo, en realidad nunca han querido a nuestra patria chica.
Este amor por nuestra cultura, esta voluntad frente a la vida, son los signos que han marcado siempre a los celendinos, y nos han permitido ir por el mundo siempre protegidos por una hermandad nunca desmentida, sin olvidar jamás a nuestro suelo, por más que las circunstancias de la vida nos alejaran de él. Esto mismo explica que hoy estemos en alerta frente a problemas de nuestra tierra, que se agravan, convencidos hoy más que nunca de que es importante fortalecer el diálogo y los vínculos con los habitantes actuales del pueblo y con los viejos celendinos que quedan, para, todos juntos, asumir el deber impostergable de luchar por la integridad de nuestra tierra sagrada. Sagrada no sólo así lo quiso el amor de nuestros antepasados sino por el deber que tenemos frente a nuestros hijos de preservarla para ellos.
En ese sentido, ratificamos al alcalde Tello Villanueva que quienes firmamos esta carta de protesta somos celendinos que amamos a nuestra tierra y a nuestra cultura, shilicos que le reclamamos, y exigimos, las ordenazas que prometiera para impedir la destrucción del perfil urbano de la ciudad. Le pedimos también que tome las medidas urgentes que se imponen para impedir el reemplazo de las casas destruidas, arriba mencionadas, que eran verdaderos monumentos históricos del pueblo, por edificaciones de dudoso estilo y gusto que atenten contra la personalidad de Celendín. Las nuevas construcciones del pueblo deben tener unas características que preserven la fisonomía tradicional para que Celendín siga siendo Celendín y no cualquier cosa, como otros desastres urbanos que se ve en la región.

Atentamente.

PRIMEROS ADHERENTES AL COMUNICADO PROTESTA CIUDADANA:

Jorge Horna Chávez - Profesor (Lima)
Elmer Nicolás Chávez - Doctor en Medicina
Jorge Chávez Silva - Artista plástico, promotor cultural
Alfredo Pita - Escritor y periodista de la Agencia de Noticias France Presse (Francia)
José de Piérola – Escritor y profesor en la Universidad de El Paso (Estados Unidos)
José Horna Rodríguez - Profesor (Lima)
Antonieta Inga del Cuadro - Lingüista, ex catedrática de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Lima)
José Aliaga Pereyra - Editor (Lima)
Luis Vásquez Velásquez - Abogado (Lima)
Lucila de Tarrillo - Ama de casa (Lima)
Emma Gargurevich Cuzquén - Licenciada en educación (Lima)
Consuelo Rodríguez Robles - Licenciada en educación (Lima)
Emma de Chávez - Enfermera
Francisco Horna Gargurevich - Antropólogo

jueves, 3 de abril de 2008

CARTA DE PROTESTA CIUDADANA

Por Jorge Horna
Estamos convencidos de que la Municipalidad provincial de Celendín, en su oficina de Desarrollo Urbano, no tiene un arquitecto o un ingeniero con la suficiente capacidad ética y profesional, y, por decir lo menos, con los conocimientos mínimos de preservación del patrimonio monumental.
Sólo así se explica que en la plaza principal de Celendín se esté dando rienda suelta a la demolición de inmuebles construidos en tiempos pasados y que, por su original diseño (balcones, portones de madera con tallado especial, tejados e interiores hermosísimos), constituyen el atractivo natural y único tanto para los celendinos que solearon allí su niñez y juventud, como también para los visitantes connacionales y extranjeros, que siempre admiraron y aún admiran el encanto mágico de nuestra plaza.

Celendín, belleza en camino a la destrucción
En esas casas, en esa plaza, en ese marco urbano radica el interés de turistas propios y extraños para visitar cuantas veces sea posible la ciudad de Celendín. El turismo es la industria que no expele humo, no contamina.
Dentro de poco, tras las recientes demoliciones, las casas destruidas serán reemplazadas por edificios de cemento, con un diseño dizque moderno, que le quitarán prestancia a la auténtica fisonomía de nuestro patrimonio monumental.
Los dueños de esas predios tiene todo el derecho de aspirar a mejorar, refaccionar, reconstruir sus casas, pero con el respeto a la originalidad de los diseños antiguos. Y velar por este respeto es responsabilidad del Municipio, del Alcalde y de los concejales que los asesoran. Lo que está ocurriendo es inaudito, es más, es un crimen.
Por pedir lo menos, hace ya un buen momento la Municipalidad debería haber declarado, como patrimonio monumental, cinco cuadras a la redonda a partir de la plaza de armas. Todos los argumentos ya han sido dados, pero al parecer en la Municipalidad no hay alguien que quiera escucharlos ni entenderlos.
Si no se escucha cuanto antes este pedido, que hacemos por puro amor a nuestro maltratado terruño, el perfil de la plaza principal, y a la larga, de la ciudad entera, dentro de poco sólo será una repetición del desastre que vemos a lo largo de la sierra del Perú, salvo excepciones. Celendín dejará de ser la bella ciudad que fue y se convertirá en una ciudad mediocre y huachafa, como cualquier población edificada con cemento, plástico, lunas polarizadas y casas mal planificadas que ninguna impresión de belleza transmiten.
Señor Alcalde, ¿se ha puesto a pensar, qué sería del Cusco sin sus edificaciones mixtas del incario y la transculturación hispánica, o Lima, con la plaza de armas y la plaza San Martín sin sus vestigios coloniales y republicanos, o Arequipa con su plaza de armas sin sus originales portales, o Cajamarca sin su cuidada plaza de armas y sin el protegido enclave de Belén? En esas ciudades, si sus municipios respectivos permitieran lo que usted está permitiendo en Celendín, toda la belleza evocada ya hubiera desaparecido. Si ellos hicieran los mismo que usted, sus ciudades ya no tendrían ningún interés para los turistas y otros visitantes.
¿Eso es lo que Ud. desea para Celendín? Creemos que está aún a tiempo de rectificar desatinos, si no la historia lo juzgará.

Lima 31 de marzo, 2008