viernes, 17 de abril de 2009

PEQUEÑA HISTORIA: Gaseosas shilicas “La Flor”

Por Jorge A. Chávez Silva
Cuando nuestro correponsal Constante Vigil mencionaba a don Porfirio Díaz Carranza como un celendino preocupado por el destino de su pueblo y lamentaba que sus descendientes no siguieran su impronta, enajenando su casa a los incultos de Edyficar, que, sin respeto por la identidad de la ciudad, la destruyeron, lo decía con perfecto conocimiento de causa. Valga la oportunidad para reconocer la valía de este ilustre personaje que fue varias veces alcalde.
Hemos seguido sus pasos y lo encontramos presente en oportunidades grandiosas para Celendín como en la Inauguración del Colegio Particular “Celendín”, después “Javier Prado” y actualmente “Coronel Cortegana”, como integrante del Consejo en muchas oportunidades y como miembro directivo del “Centro Celendín”, una entidad progresista que velaba por los intereses de Celendín durante los años cincuenta y sesenta. Padre ejemplar, tuvo numerosa prole y logró con su esfuerzo que todos sus hijos fueran profesionales.

Inauguración de la fábrica 1930, figuran entre otros, Porfirio Díaz Carranza, Victoriano Jiménez, Guillermo Luk (detrás del matrimonio de brazo en la segunda puerta) Segundo Aliaga Chávez y Manuel Sacramento Díaz.

En estas hermosas fotografías cedidas gentilmente por el Dr. Manuel Silva Rabanal, observamos la inauguración de la Fábrica de Aguas Gaseosas “La Flor”, de su propiedad, en 1930, en ella aparecen muchos personajes y autoridades acompañando a don Porfirio como pionero de la industria en Celendín.
La fábrica, que funcionó en la casa de los jirones Dos de Mayo y Sucre en Colpacucho, produjo la exquisita bebida que se difundió en el ámbito de la provincia y fue uno de los negocios de don Porfirio que además era comerciante y agricultor.
En ambas fotografías aparece un personaje que llegó a Celendín enviado por la empresa que vendió las máquinas al Sr. Díaz Carranza. Se trata del súbdito del Imperio Celeste Guillermo Luk, que vino junto con los balones y las embotelladoras como experto para enseñar el manejo. Hablaba un lenguaje incomprensible para los celendinos y fumaba como lo que realmente era… un chino.

Otra vista de la que fuera una fábrica celendina. Hoy, ¿qué se fabrica en el pueblo que fuera del Edén?

En la otra fotografía, que data de 1935, observamos al mismo chinito. Ello significa que se quedó. Decididamente, el amor lo puede todo, el chinito se enamoró de una celendina y se casó con la señora Felicitas Díaz, que no sabemos como lo entendía, fueron a vivir a una casita de la calle San Martín en el barrio de Colpacucho y tuvieron un hijo: don Mauro Luk Díaz, conocido por sus etarios como “El chino Mauro”, próspero comerciante en Lima y aficionado a los gallos, propietario del galpón “Chillón” en Comas, que ha producido gallos campeones internacionales. Esta pequeña historia explica en parte el por qué hay algunos jalditos paseando por las calles de Celendín.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

EL DIA DE AYER MIERCOLES 13 DE MAYO, FALLECIO EN LIMA, DON MAURO LUK DIAZ, YO LO CONOCO A DON MAURO, PORQUE FUE EL PADRE MI UN GRAN AMIGO RONY LUK PASSARA, Y DE SUS HERMANOS, JAVIER, ERIK,GIANCARLO, MIKY Y PAOLA LUK PASSARA, DESCANSE EN PAZ, "DON MAURO", USTED ERA MUY RECTO Y MUY BUENO.
YO LO CONOCI DESDE MUY PEQUEÑO, Y TUVE LA OPORTUNIDAD DE IR A SUS PELEAS DE GALLOS Y A SU GALPON CHILLON.
QUE DIOS LO TENGA EN SU GLORIA, "DON MAURO"
MIS MAS SENTIDO PESAME A TODOS SUS HIJOS Y FAMILIARES.

Marianela Callirgos Luk dijo...

Amigos de CPM II:
He leído con atención el magnifico artículo de Jorge Chávez Silva: "Gaseosas Shilicas 'La Flor'", el cual nos ha ilustrado gráficamente sobre la historia de Celendín y mi familia, pero debo hacerles una precisión: Don Guillermo Luk tuvo una segunda hija, Rosa Luk, con la misma señora Felicitas Díaz.
Mauro y Rosa Luk fueron los dos únicos hijos de Don Guillermo, y ambos tuvieron su descendencia solamente en Lima.
Aprovecho la ocasión para expresar mi profundo dolor por la partida de mi tío Mauro, un hombre con muchas virtudes a imitar, un hombre de bien. Él me guió en la vida, tuve la suerte de contar con él en los momentos más difíciles y tenerlo para compartir mis alegrías.
Siempre lo veré como un padre, por la presencia que tiene en mi vida.

Marianela Callirgos Luk

Jorge A. Chávez Silva dijo...

Estimada amiga:
Muchas gracias por los conceptos y las precisiones acerca de la familia Luk. Imagínese cuán difícil ha sido averiguar esa pequeña pero gran historia de una familia que pasó fugazmente por Celendín. No sabíamos lo de su madre, La fuente a la que recurrimos se acordaba de doin Guillermo y hasta mencionó la casa donde fueron a residir los recién casados. Siento mucho la partida de don Mauro. No lo sabía. Y créame que lo siento por ser, pese a la diferencia de edades, un gran amigo, como lo soy de Erik y su señora. Muchas veces estuve enla celebración de su cumpleaños. allá en el Galpón "Chillón". Mi más sentido pésame. No perdamos el contacto.
Un abrazo shilico.
Jorge A. Chávez Silva, por CPM

Anónimo dijo...

Las historias de Celendín son muy interesantes.
Quisiera saber que información tienen de Lucas Aliaga, casado con Jesús Proaño, el era hijo de José Aliaga y Clara Villegas.
Según leí en la historia del loro cutulo, existía una Casa Rosada, situada en la la plazuela la concepción - calle dos de mayo, propiedad de Lucas Aliaga que era comerciante...hasta allí llega la información que tengo sobre mi bisabuelo, información que me gustaría completar.
Sigan contribuyendo a la historia de Celendín.

Elsa Aliaga