lunes, 21 de septiembre de 2009

LOS LIOS DE MERCADO

El artículo de Franz Sánchez Cueva trae cola. Hemos recibido dos comunicaciones en donde se da cuenta de las maniobras de la municipalidad para contentar a unos pocos en desmedro de otros. Ante la cercanía de las elecciones municipales todo el territorio urbano de Celendín se ha convertido en un campo de batalla en el que se desenvuelven estrategias para ganar adeptos. Cuando estuvimos por Celendín con ocasión de las fiestas patronales observamos con beneplácito la remodelación y parchado de las cuadras del jirón Junín comprendidas entre los jirones Bolognesi y Unión que estaba en lamentable estado, pese a ser relativamente nuevas en relación con las del centro. La pobreza de la mezcla en cemento hablaba de coimas y vivezas de los constructores y autoridades edilicias de entonces, uno de los cuales había tenido la desfachatez de inscribir su nombre como síndico de gastos: triste lápida de un trabajo mal realizado y mejor cobrado.
Lo que no sospechábamos era que esa calle estaba destinada a reubicar a los mercachifles que resultaren perjudicados en la construcción de la segunda etapa del mercado de abastos. Esto generará un aumento de comerciantes informales, precisamente el sector que menos aporta al estado. Finalmente esto quedará como un mercadillo ambulante más, tal como ocurrió en el Jr. Marcelino Gonzales, durante la fiesta coparon la calle y siguieron allí hasta San Cayetano. Les había gustado la marmaja.
En esta lucha por los votos y prebendas no importan los derechos, ni la salud, ni el bienestar de los vecinos de ese jirón. Los que tienen plata pueden hacer lo que quieran. Sino vean l
as cartas que publicamos. (NdlR)

Queridos paisanos y amigos:
Con toda la indignación y pena les comunico que el alcalde y un grupo de sus asesores determinaron que de acuerdo al plan de reubicación de los vendedores del mercado de nuestra ciudad, pasen a ocupar las calles y vías de nuestra ciudad especialmente al Jr. Junín desde la cuadra Nº 02 hasta la Nº 7, como si no existiesen lugares mas apropiados como son La plaza Sevilla, El Centenario, El corralón del Colegio el Carmen, El mercado del Rosario y alrededores, etc. Esta decisión fue avalada por sus regidores el día de ayer.

Jr. Junín, el futuro paraíso de los vendedores informales.

Lamentablemente, carnes, verduras, frutas pan, etc., etc, estarán propiamente en la calle, expuestas a la contaminación. A ello hay que sumarle la contaminación que esto generará, y para colmo, están construyendo unos baños frente a las casas de los vecinos, sin importarles los malos olores y demás molestias que tendrán que soportar.
Como es de imaginar, esto durará todo el tiempo que demore la construcción del mercado, un promedio de 10 meses, es decir, casi un año en el mejor de los casos. Pero todos sabemos que las obras duran más de lo proyectado, si es que no hay problemas, como en el caso de nuestra carretera Cajamarca-Celendín y muchos otros que se paralizan por muchos años, y eso es lo más probable que ocurra, entonces nos quedaremos con un mercadillo o paradita en la calle Junín por los siglos de los siglos y de nuestra ciudad limpia y ordenada, solo quedará el recuerdo.
Hagamos algo por impedirlo, alli les envió algunas fotos del principio del desastre....
Afectuosamente,
Raúl Sánchez Sánchez

Hasta donde tengo entendido la construcción del mercado NO está en el presupuesto participativo, ni tampoco los beneficiarios van a devolver la inversión. Si no se respeta lo que manda la ley y como nosotros tampoco la hacemos respetar, la pregunta es: ¿vamos a permitir que los escasos recursos que recibe Celendín, sea gastado en unos pocos? Sería interesante averiguar cuál es beneficio que van a recibir el alcalde y regidores?
Saludos cordiales
Chodiaz

Estimados paisanos:
Después de varios meses escribo estas líneas, para aunarme a lo que señala el Sr. Raúl Sánchez, sobre la reubicación de ambulantes en el jirón Junín. Verdaderamente es algo descabellado lo que se piensa hacer, creo que como estado, es decir, como gobierno municipal, no se puede propiciar más la informalidad, sino ser más inteligentes y buscar lugares adecuados para reubicarlos, verdaderamente si uno veía en las fiestas patronales, las calles que circundan el parque de la alameda, era horrible, con esos plásticos negros, que daban terror, es importante tener en cuenta que para hacer obras, estas deben ser bien planificadas y en donde la participación ciudadana es algo que no debe faltar y fallar.

Saludos cordiales

Rosario Barrera


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ingresamos a la estación de invierno, por esa zona el agua se estanca, ¿qué va a ser de los pobres ambulantes trabajando bajo un verdadero río? Se ve que ¿nuestro? alcalde no planifica nada. Me parece que todo esto es publicidad pro candidatura. Una lástima. Pobre nuestro Celendín y los defensores ¿qué hacen? es decir los que viven allí, el nuevo mercado será en las narices de nuestro MIME.

Anónimo dijo...

Es necesario darle una solución integral al problema del mercado de abastos de nuestra ciudad. No es posible que por buscar notoriedad y dividendos políticos se haga un trabajo sin planificar.´

Como siempre se ha dicho, el problema del mercado no es sólo la construcciòn de su infraestructura, -que por decir lo menos de la construcciòn anterior no tiene los requisitos exigidos para cumplir cabalmente su funciòn como un verdadero mercado-, sino también, toda la problemática social y económica que de ello deriva... el bienestar y la comodidad de vendedores y compradores. Esperamos que esta "soluciòn" no sea peor que el problema.
Abrazos shilicos Beto Zaldivar zaldivarp@hotmail.com