jueves, 17 de diciembre de 2009

CARTA ABIERTA: Al alcalde del distrito de Sucre

A partir de la fecha todas las publicaciones de nuestros redactores y colaboradores tendrán un pie de página, un lema, escrito con justa indignación por nosotros, celendinos amantes de la justicia y del orden ciudadano, con la finalidad de crear conciencia y alertar a los shilicos de cara a las próximas elecciones municipales. No hay que votar por personajes que dicen representar al pueblo, a la ley y al orden, pero que son los primeros en trasgredirlos en provecho propio. Uno de ellos, quizás el más cínico, es el regidor Solano Oyarce, quien hasta ahora no dice nada sobre la calle que le robó a Celendín (NdlR).

Señor Rómulo Machuca Aguilar:
No solo los candidatos a la alcaldía, ni las llamadas “personalidades” tienen el derecho de reclamar por la falta de transparencia y otros hechos que enlodan su gestión municipal. Creo que, como el suscrito, todos los ciudadanos que en verdad deseamos el progreso de nuestro pueblo, tenemos, no solo el derecho, sino también la obligación de exigirle respeto a la comunidad sucrense.
Por más que usted se afane en pagar propaganda en los medios escritos, radiales, televisivos y en Internet, presentando pomposamente a Sucre como el “primer distrito ecológico del departamento”, la realidad de los hechos lo contradice.
Por más que se rodee de ese séquito de “personajillos” que dicen “sí” a todo los despropósitos que usted hace, en las fiestas patronales, de aniversario, etc. etc., jamás podrá ocultar el caos en el que se sumerge su administración municipal y la ausencia de obras que realmente merezcan llamarse tales.
En el primer caso, parece que para usted basta con meter la mano en las arcas municipales, comprar un par de monos de organillo y unos cuantos loros parlanchines, para construir un pretendido zoológico, y presentar a nuestro distrito como el primer centro ecológico de la región. El cinismo es un recurso muy manido, señor Rómulo Machuca, no engañará a nadie con ese cuento. Para probarlo solo necesitaríamos que responda a unas cuantas preguntas para descubrir su farsa:
¿Qué ha hecho durante casi 4 años a la cabeza del municipio para solucionar la contaminación que día a día generan los desagües que convergen, justamente, en la zona de el “Común”, a la que usted llama “ecológica”? ¿Cómo trata el agua contaminada y detenida de la tan cacareada “zona de canotaje” que no son más que dos pozas de “oxidación” mal ubicadas por el anterior alcalde, que usted aprovechó y ahora se han convertido en focos infecciosos que en cualquier momento desatarán una mortal epidemia en nuestra incauta comunidad? ¿Recuerda usted la entrevista que le hicimos preguntándole si conoce acerca del costo- beneficio que debe tener toda obra? ¿Qué nos puede decir al respecto de su elefantiásico zoológico?
En el segundo punto, señor alcalde, señalaremos con indignación y pena que su gestión, aparte de ser la peor de los últimos años, está llena de mentiras y falsas explicaciones que son una demostración palmaria de lo poco que le interesa el progreso de nuestro pueblo.
No es sinónimo de progreso, señor Rómulo Machuca, llevar todos los años, para las fiestas patronales o de aniversario, a las mejores orquestas; ni tampoco rodearse de oportunistas que lo único que buscan es satisfacer sus bajas pasiones como glotonería y vanidad a costas del pueblo.
Tampoco lo es, señor Alcalde, el trato discriminatorio que da a los ciudadanos sucrenses al negarles un trabajo por el sólo hecho de no ser sus amigos y también al mantenerlos desinformados sobre las actividades, sean “obras”, viajes, compra y venta de animales y terrenos, donaciones, comelonas y otros hechos que muy alegre, y en complicidad con falsos sucrenses, realiza.
Señor Alcalde, hubiese querido decirle algunas cuestiones más, pero creo que son suficientes estos reclamos para expresar la gran indignación que, como sucrense de verdad, tengo contra su desempeño como autoridad elegida para preocuparse del bienestar de la población de nuestro distrito.
Su actitud negativa continuará postergando, como hasta ahora a nuestro pueblo. Por todo esto, señor alcalde, después de su desastrosa gestión, no creo que tenga el cinismo de postularse para la reelección; sí así fuera, lo único que estaría demostrando es un caradurismo y una sinvergüencería de siete leguas, que ningún sucrense verdadero y con más de dos dedos de frente, consentiría. La organización de CPM y sus suplementos, virtuales y escritos, a quien me honro en pertenecer, será la primera trinchera contra la que chocarán sus nefastos propósitos. Atentamente.

José Aliaga Pereyra

Nota: Hago un llamado a todos los candidatos a la alcaldía para que prometan, ante el pueblo a quién se deben, realizarán una auditoria general, cueste lo que cueste, de las gestiones municipales anteriores. La administración económica de nuestro distrito debería marchar en orden y no como actualmente se maneja, como si se tratara de un negocio de chingana. Con perdón de las chinganeras.


¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!

3 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Beto Zaldívar dijo...

Todos los que visitaban Celendín, siempre comentaban lo hermoso que era su plano urbanístico... "Un tablero de ajedrez", decían...
Hoy, los malandrines han abierto y cerrado calles, o arterias, donde han podido y creído conveniente... Muchos dique los han adquirido mediante compra-venta, herencias y otros, "dicen las malas lenguas", se los "han robado a Celendín"...
De todo ello, de lo que hicieron o dejaron de hacer, son culpables nuestras autoridades, en especial nuestros alcaldes, que debieron cuidar nuestro pueblo.
Abrazos shilicos.
Beto Zaldívar

Anónimo dijo...

Yo vivo en Celendin y me causa sorpresa que ningun sucrense haga siquiera una lineas acerca de este valeroso escrito de otro sucrense que cuestiona, con toda razón, la labor inutil del alcalde de sucre. ¿Donde esta la bravura de los de Sucre? El que calla otorga.

Espero que alguien diga algo: apoyo o racjazo al alcalde de Sucre.