martes, 31 de marzo de 2009

ESTUDIANTINA: GUE Crnl Cortegana 1981 5º “B”

En 1981, siendo director de la GUE “Coronel Cortegana” el profesor Telmo Horna Díaz, terminó su secundaria esta promoción, que posa en completo para el recuerdo, junto a los profesores Zenón Eloy Chávez Zegarra (+) y Luis B. Jiménez Araujo, quien nos ha cedido gentilmente la foto. Para que los muchachos de esta promoción recuerden los gratos momentos escolares incluimos la lista completa de la sección “B” del 5º Año.

Aguilar Mejía Víctor Raúl
Arteaga Hoyos Belly
Atalaya Marín Ramiro Edilberto
Cachay Díaz Víctor Miguel
Camacho Rojas Joel
Castro Gómez Fidel Jesús
Chávez Sarmiento Ever Francisco
Chuquiruna Araujo Antonio
Díaz Araujo Dolores
Hoyos Arteaga Francisco
Lara Silva Orlando
Mestanza Garrido Luis Jave
Montoya Machuca Hugo Delesmiro
Muñoz Chávez Heraldo Wilfredo
Oblitas Rodríguez Wilder Alfonso
Quiroz Arévalo Jaime
Rabanal Chávez Wilmer Glorioso
Rabanal Leyva Elmer Jorge
Silva Guevara Teófilo
Vera Saldívar Segundo Guillermo
Zegarra Acosta José Eleodoro
Zelada Vera Luciano

lunes, 30 de marzo de 2009

HISTORIA: Imagen de Juan B. Cortegana

Por Jorge A. Chávez Silva, “Charro”
Si revisamos los estereotipos de héroes que figuran en los textos escolares, con sus entorchados dorados sobre azul marino, charreteras, bicornios brillantes y grandes patillas, pensaríamos que nuestro máximo héroe, el coronel Juan Basilio Cortegana y Vergara, no se ajusta a las imágenes que propala la historia oficial.
Por el contrario, la imagen de Juan Basilio destaca precisamente por su sencillez espartana. En la simpleza de su atuendo apenas destacan las medallas que luce con modestia, pero que hablan elocuentemente de la bravura con que luchó. Su gesto adusto y serio denota cierto aire de preocupación por el destino de la patria. Como si avizorara la funesta historia que vendría después.

Juan Basilio Cortegana y Vergara, forjador del pueblo celendino

La justeza de su mirada tal vez explica la postergación y olvido que padeció a manos de sus camaradas que después detentaron el poder. Seguramente vieron en su actitud y pensamiento crítico expresado en su monumental “Historia del Perú” la negación de la fábula que, de acuerdo a su conveniencia, estaban elaborando.
Hombre de profundo amor a la tierra, nos dejó la impronta de lo que debe ser un buen celendino, amante de su pueblo. Su preocupación por el progreso de Celendín fue el norte que animó su existencia y no descansó hasta verlo convertido en provincia en su gestión de representante de la provincia.
La fotografía que presentamos, verdadera reliquia obtenida gracias a la benevolencia de don Luis B. Jiménez Araujo, data de 1865 y en ella tenemos a Juan Basilio, a la edad de 64 años, al reverso se lee textualmente “A mi amigo don Pedro Pereira Pita, Lima mayo de 1865" y como apunte valiosísimo está la autógrafa del héroe.

Reverso de la fotografía con autógrafa del héroe.

Creemos que el apellido Cortegana proviene de la ciudad del mismo nombre en la sierra de Huelva, Andalucía, y su amistad con don Pedro, celendino descendiente de gallegos, sin lugar a dudas parece haber nacido en los verdes prados que acunaron su niñez y perduró hasta la madurez.
Celendín jamás olvidó a su forjador, existe un barrio y una plazuela con su nombre, uno de los equipos de fútbol más populares también se llama así. Lo más importante es que los estudiantes de la institución tradicional y emblemática de la cultura celendina, el “Coronel Cortegana”, hagan honor a su nombre. Que tengan cuidado con lo que representan y no dejen que avance esa lacra y espectáculo deprimente que es ver su colegio y mobiliario destrozados y saturados de obscenidades.

viernes, 27 de marzo de 2009

DESTRUCCIÓN: ¿Cuál es la diferencia...?

Por Jaime Díaz Vélez
Celendín
¿Por qué no podemos hacer algo así...? Es la pregunta que viene a la mente de los celendinos honestos cuando vemos en fotografías cómo se conserva el patrimonio urbano en otros lugares, en España, por ejemplo; cuando comparamos esto con la forma como se destruye la urbanística, tan particular, de Celendín.

Foto 1: Santillana del Mar, España.

¿Cuál es la diferencia...?, es lo que nos decimos los celendinos cuando vemos lo que han hecho y están haciendo las hordas de ignorantes que han llegado al pueblo para demoler las viejas casonas edificadas a pulso por los patriarcas de Celendín y para sustituirlas con informes mojones de cemento que imitan a los engendros urbanos de la costa. Sólo a gente sin dos dedos de frente se le puede ocurrir que esto es mejor que lo anterior.

Foto 2: Celendín, Calle del Comercio.

Dicen que es el "Narcotraficante look", la moda y el gusto de los narcotraficantes que de pronto pasan de campesinos pobres a dueños de casonas en el centro de la ciudad. Creemos que no es sólo esto. Es la ignorancia supina que cunde por todo lado. Si no, vean lo que ha hecho una institución como EDYFICAR con la casona de don Porfirio Díaz Carranza, desastre que ya le ha provocado a nuestro colaborador Constante Vigil un ataque hepático.
Si no es el "Narcotraficante look" lo menos que se puede decir es que EDYFICAR nos ha dado una buena muestra de la "Arquitectura de la Cojudez". ¿Es la incultura de los narcotraficantes la que se impone a los ignorantes advenedizos? En todo caso la Municipalidad de Celendín es la culpable, pues permite el crimen. Celendino, acuerdate de esto cuando llegue la hora de votar.

ARQUITECTURA DE LA COJUDEZ

Arriba, en la Foto 1, vemos un rincón de Santillana del Mar, en Cantabria, un pueblo declarado por votación como uno de los más bonitos de España. Su gente conserva amorosamente su patrimonio arquitectural y lo mejora, lo que atrae al turismo y a la bonanza.
La Foto 2 corresponde a Celendín, a la Calle Dos de Mayo, también conocida como Calle del Comercio. Allí se ve dos muestras de la "Arquitectura de la Cojudez" que se impone cada vez más en nuestro pueblo. En primer plano, el increíble mojón de cemento y fierros de la empresa EDYFICAR. En segundo lugar, una monstruosidad diseñada por algún débil mental y financiada con dineros sacados de no sé sabe dónde... Miren el resultado.

UNA CALLE ASESINADA

La antigua casa de don Porfirio Díaz Carranza, a la derecha, vista en perspectiva opuesta. Es la de los tres balcones juntos. Aquí, dando marco a una ceremonia cívica en los años 70 (Foto cortesía del Sr. Luis B. Jiménez Araujo)

Como dice Constante Vigil, "es lamentable que los descendientes del Sr. Porfirio Díaz Carranza no hayan seguido la impronta dejada por su ilustre antecesor, ex alcalde en varias oportunidades y participante activo de cuanta acción en pro de la mejora del pueblo se realizó, forjador de la primera industria de aguas gaseosas en la ciudad y otras obras que no es momento rememorar". Sí, la responsabilidad incumbe también a los descendientes y herederos, que no prevén lo que puede ocurrir con bienes que a veces venden por un puñado de soles. Pero Constante Vigil también dice "sea cual fuere el caso, EDYFICAR derruyó una edificación típica de la arquitectura celendína, no sabemos con qué argumentos". De esto se trata. La pregunta, decimos nosotros, es: ¿quién permitió esta destrucción? Y ahí volvemos a señalar: el poder político local, y en primer lugar la Municipalidad y el alcalde de turno, son los responsables últimos del crimen, de no salvaguardar nuestro invalorable patrimonio común.

PEQUEÑA HISTORIA: ¿Don Corleone & Cia?

Por Jorge A. Chávez Silva, “Charro”
Cualquiera, al ver esta extraordinaria fotografía, tomada en 1947, podría pensar que se trata de personajes salidos de la saga de "El Padrino", novela de Mario Puzo llevada magistralmente a la pantalla por Francis Ford Coppola.
El desaprensivo observador podría estar seguro que el señor robusto que posa de pie en el centro, no es otro que el gordo y bonachón caporeggime Peter Clemenza, y el de su derecha el siniestro y frío Tessio, o que el caballero de la extrema derecha es, ni más ni menos, que el propio Don Corleone en persona.
Y estaría seguro que los tres caballeros que forman un triángulo al pie son otros tantos caporeggimes que actúan fríamente cumpliendo las órdenes de su Don.
La similitud de atuendos es notable, incluyendo los elegantes borsalinos, que son los mismos, que se ve en las películas que evocan el periodo de la Prohibición en Estados Unidos. Sólo faltan los estuches de violín con la Thompson dentro para iniciar el concierto de balas.
Pues quien viera así esta foto, en forma tan distraída, estaría equivocado. Nada más alejado de la realidad. Se trata de un grupo de elegantes celendinos que posan en la Breña para la posteridad, un día soleado de agosto en que se celebraba la tercera tarde de toros en ese lugar, tal como ocurrió en 1936, los dos únicos años que la corrida se hizo en los campos de La Breña.
Se puede apreciar al fondo el tradicional ruedo de palos en medio de la grandiosa campiña, plena de bosques de eucaliptos bajo el amparo de los cerros Taytarume y Jelig.
Celendín era, entonces, un pueblo apacible, cuyos habitantes sabían relativizar la vida y, tras el duro trabajo, se divertían elegantemente, libres de preocupaciones, como se puede advertir en las expresiones de los personajes.

De izquierda a derecha, tendidos: Pelayo Chávez Goycochea, “Francés”, Teófilo Chávez Pereyra y Manuel Francisco Chávez Díaz (en cuclillas)
De pie: Juan Chávez Gallardo, Felipe Mariñas Sánchez, César Daniel Chávez Montoya, “Chocho”, Gustavo Baltazar Inga Quevedo y Máximo Marín Montoya, “Maxmar”

jueves, 26 de marzo de 2009

BANDERILLAS DE FUEGO

Por El Paco
TRAGAMONEDAS I. Es lamentable que esta plaga de gángsters haya llegado a Celendín. Los siniestros “Slot Machine” impuestos por la banda de Al Capone en el Chicago de los años 20 y que ha causado la ruina de miles de hogares peruanos, ha caído como una peste negra en nuestro pueblo y las primeras víctimas son los jóvenes. ¿Y las autoridades? Bien, gracias.
TRAGAMONEDAS II. En el trayecto de Agua Colorada a Celendín, agazapados en las curvas, acechan los vehículos de la policía de carreteras, pero no crea que para capturar a los asaltantes que hacen de las suyas, no. Están allí para “cuadrar” a los automóviles que hacen servicio Celendín-Cajamarca con la consabida fórmula de: “déjate un sencillo pa’ la gaseosa”. Por eso los choferes de la ruta los conocen con el triste apelativo de “TRAGAMONEDAS”. ¡Así no es!
ENTREGUISMO. Sabemos de buena fuente que el alcalde Juan Tello, en complicidad con algunos concejales, ha entregado con documentos firmados la administración del agua potable a SEDACAJ. ¿Y la concertación? ¿y los acuerdos? ¿dónde están las organizaciones de defensa civil? Ya publicaremos más de esto.
ABUSIVOS. Respecto al agua, hasta el momento se viene pagando un costo de solidaridad que es igual para todos los usuarios que, dicho sea de paso, es mínimo. Sin embargo, existen algunos conchudos que, o no pagan, o usan el agua con fines industriales para lavar carros, e inclusive para regar sus chacras. ¡Así no es! ¡Urgente los medidores!
MALOS VECINOS. Asistimos a diario al deprimente espectáculo de ver las calles llenas de desmonte, vehículos en reparación, materiales de construcción y de trabajo y hasta mercadería de los nuevos ricos sospechosos del Comercio dificultando el libre tránsito peatonal y vehicular… ¡Qué tal, lisura! ¿Qué esperan las autoridades respectivas para proceder al decomiso? ¿o es que hay fractura de manos?
VIA CRUCIS. Viajar se ha convertido en un martirio para los pasajeros. Aparte de las pésimas condiciones de las carreteras, tenemos que soportar los abusos de las empresas que alzan los precios cuando les da la reverenda gana, como hace CABA, que vende los pasajes a Lima a S/. 60,00, pero al llegar a Cajamarca, los abusivos de Turismo Nacional, la empresa enlace, cobran S/. 20,00 más, aduciendo que “el empleado de Celendín es un pobre ignorante que siempre se equivoca” ¡Buaaa…!
MALOS ALUMNOS. Hemos comprobado el pésimo estado de conservación del mobiliario de la I.E. “Coronel Cortegana”. Sillas y mesas rotas y pintarrajeadas con lo más obsceno que se pueda imaginar. ¿cómo es posible que una señorita se siente sobre tan pornográficos grafittis? Hemos sentido vergüenza ajena al ver a nuestra I.E. emblemática de la cultura celendina por los suelos, como un estropajo maloliente. ¿Qué dirán los profesores, auxiliares de educación y el propio director?
MONADAS. Valiéndose de tinterilladas el inefable ¿abogado? Félix Horna Llanos ha entregado "legalmente" un bien del pueblo como son los terrenos adyacentes a la iglesia de la Purísima Concepción a los curitas de la parroquia para que vivan cómodamente, a Dios gracias ¿Y la construcción de la iglesia? ¡Naranjas! ¡Ya lo saben, si se lanza otra vez como candidato a la alcaldía, no hay que votar por el mono!
CUENTAS Y ABALORIOS. Como hizo Cristóbal Colón con nuestros paisanos hace más de 500 años, engañándo con cuentas de vidrio y abalorios a cambio de oro, está haciendo la Newmont Minning con algunas instituciones que dizque defienden a la población civil y hasta instituciones educativas que aducen necesitar dinero para hacer sus buenas acciones… ¿con tal de recibir dinero, no importa si es del diablo? ¡Por favor, no me defiendas más, compadre!
CENTRO CULTURAL. Parece que el jalón de orejas al profesor Clavitex le hizo bien. Hemos visto su preocupación, conjuntamente con el alcalde Juan Tello, por remozar y acondicionar el local del CENTRO CULTURAL CELENDIN, a fin que allí funcionen talleres artesanales que beneficien a las mujeres de nuestras comunidades y con miras a una futura Escuela de Artes y Oficios. Están remodelando esta vieja casona para proyectar la cultura celendina a nuestros visitantes y brindar alojamiento cómodo a los expositores culturales. ¡Vale! ¡Ah, si el alcalde nos escuchara en todo así...!
¡Va por ustedes!

miércoles, 25 de marzo de 2009

INFORME: Relaciones con las comunidades

Transcribimos este artículo aparecido en el diario PANORAMA CAJAMARQUINO (23/03/09) como una advertencia a los celendinos acerca de lo que ocurrirá cuando la misma empresa, bajo el alias de Minas Conga, ingrese a operar a Celendín. Para aquellos que pregonan el paraíso con la empresa minera y predicen que todos tendremos trabajo, comprobarán que es un “privilegio destinado a unos pocos”. Esta es la realidad cajamarquina al cabo de varios años de explotación de la Newmont. La soberbia que lucen los pocos empleados nativos de la minera ya se siente en el ámbito celendino. Como se ve, no sólo es contaminación ambiental, sino social (NdlR) .

EVALUACION A MINERA YANACOCHA NO FUE FAVORABLE

En la evaluación sobre las relaciones entre la empresa Yanacocha y las comunidades aledañas, no todo fue favorable para la minera.
La evaluación se realizó entre el 10 y 19 de octubre del 2007, solicitada por el Comité de Responsabilidad Social y Ambiental de la Junta Directiva de Newmont, es decir que evalúan a Yanacocha desde la directiva superior, hubo dudas, supuestamente sobre los reportes y balances sociales presentados. No es una evaluación solicitada por la propia minera Yanacocha.
Cabe destacar que OSINERGMIN no sirve para evaluar, según versión de los propios mineros y de los críticos de la minería, un tema como el impacto y las relaciones comunitarias.
Se aplicó una encuesta a 500 personas del entorno de la mina. De las respuestas obtenidas se puede sostener que la corrupción es uno de los problemas que más preocupan a los ciudadanos.
Sancocha tiene poca comunicación con las comunidades locales. Quiere decir que (MY) Mi radio y toda su prensa no le ha servido para comunicar.
¿Los gerentes de comunicaciones son unos incapaces entonces?
Los mineros arrogantes tratan a los campesinos con nombres de desprecio “indios”, “cholos” (se lee en la página 10 de citado informe)
Recoge quejas de campesinos que dicen que los empleados de Yanacocha ni siquiera bajan de sus carros para hablar” (Pág.10)
Los mineros alardean de su situación económica (Pág. 10) Cuando la gente se queja a la mina por los maltratos y el desprecio de los empleados de Yanacocha responden con una actitud defensiva en vez de llamar a sus trabajadores para que cambien su comportamiento. Los líderes de Combayo como el alcalde usaron el conflicto para beneficios personales.
En relación a la muerte de Isidro Llanos Chavarría en el 2006 dice: que “la policía actuó de su propia mano y en cumplimiento de su deber”.
Algunos entrevistados se negaron a darnos sus nombres por temor a represalias de Yanacocha. Es posible que éstas sean las señales iniciales de “una cultura del miedo y la sospecha”. O sea Yanacocha infunde miedo y terror a la población.


Minera Yanacocha, uno de los cuatro jinetes del Apocalipsis en Cajamarca.

LAS PRINCIPALES INQUIETUDES:
- Cantidad y calidad del agua.

- Existe gran incertidumbre por la muerte de animales.
- Sólo 3% de las 500 personas encuestadas no creen que Yanacocha esté preocupada por la calidad del agua
- En la campaña del agua nadie les cree y ha aumentado la percepción de que Yanacocha manipula a las instituciones del gobierno, regalándoles cosas.

- En la página 27 se puede leer que uno de los encuestados sostiene, que la intención de explotar el Qulish no ha sido desechada del todo. “Quizá lo explotemos algún día”.
- La práctica de la compañía que afirma que no contamina el agua no es creíble para la población.
-El no cumplimiento de las promesas a las comunidades ha generado desconfianza.
- Los mineros parecen avergonzados de trabajar en minería.

- Aunque los empleados llevan en su fotochek la declaración de principios para respetar a los comuneros, parecen no entender lo que allí está escrito.

viernes, 20 de marzo de 2009

HISTERIA: Aznar condecorado en el Perú

Deberíamos protestar porque el Congreso de la República ha decidido condecorar a un criminal de guerra como el ex primer ministro español José María Aznar, que hizo de mayordomo y cómplice el día en que George W. Bush y Tony Blair decidieron invadir Irak.
Aquel día, en las Azores, Aznar aceptó seguir a sus ídolos en su guerra de rapiña por el petróleo iraquí. El saldo de esa decisión, que aún no ha sido cuantificado definitivamente, supera el medio millón de víctimas civiles, según organismos de derechos humanos.
Si, deberíamos protestar, pero para qué ya, si las medallas del Congreso peruano se las dan a cualquiera, hasta a bataclanas de la televisión como Magaly "Urraca" Medina.
Como dijo un día de extrema lucidez Pablo Macera, cuando todavía era un historiador respetable, "el Perú es un burdel". Y ya se sabe, en los burdeles ocurre cada cosa...

Blair y Bush en las islas Azores, y su mayordomo español, Aznar, que aceptó colaborar con los dos primeros cuando decidieron lanzar, con mentiras, la guerra para hacerse del petróleo iraquí.

Esta niña iraquí literalmente despedazada (miren sus pies) es una de las víctimas del trío infernal. Aznar debería tener esta foto, que es su verdadero "honoris causa", frente a su cabecera, para que le recuerde en verdad quién es él.

George W. Bush, Tony Blair y José María Aznar son tres estadistas criminales contra los que el Tribunal de Justicia Internacional de La Haya debería haber ya lanzado requisitoria, como se hizo, presto, con el ex presidente de Yugoslavia Slodoban Milosevic.
Pero, ya se sabe, en este mundo hay dos pesas y dos medidas, según a quien haya que pesar, y a los poderosos no se les toca ni con el pétalo de una rosa. Ni a los poderosos ni a sus domésticos, como Aznar. Claro, estos últimos tienden a caer en el olvido, pero siempre habrá algún país sudamericano donde los ignorantes hacen la ley, donde el Congreso, o alguna peregrina y mediocre universidad particular, están dispuestos a ayudarlos, a "condecorarlos"...
¡Cómo se deben reír de nosotros en España...!

La asociación Celendín Pueblo Mágico señala, de todos modos, su desacuerdo e indignación.

CANTACLARO: El nuevo Comité de Toro$

Por Constante Vigil
Celendin

No comprendemos el criterio del alcalde Juan Tello para nominar al nuevo Comité de Toro$, después de los estrepitosos fracasos cosechados en las ferias de sus dos primeros años de gestión edil. Nos preguntamos, ¿los habrá escogiudo por el conocimiento de los toros y de la organización de los nuevos miembros?
Sobre la afición del presidente del comité, el abogado Olinto Araujo Vera, poco podemos decir. Aparte de las corridas pueblerinas de la muy venida a menos plaza de La Feliciana, que los huachafos persisten en llamar “Sevilla”, no lo hemos visto en los tendidos de ruedos de mayor cuantía. Cajamarca es el departamento más taurino del Perú, pero hay tres lunares en donde la afición no ha calado: San Ignacio y Jaén, con fuerte presencia de piuranos y lambayecanos; y la propia Cajamarca, en donde hay corridas a la muerte de un obispo. Radicando en esta ciudad, no vemos como Araujo Vera ha podido desarrollar una afición que garantice el éxito en su gestión.
Por otro lado, para desazón del ingeniero Luis Díaz Mori, el “ruedo de palos más grande del mundo” que él tanto publicita, no conseguirá su anhelado récord Guinnes. Gracias a las maniobras de Gustavaro, quien ha lotizado los terrenos del antiguo bosque de los señores Pereyra, la plaza de toros sigue achicándose pues los nuevos propietarios están construyendo casas con los horrendos “volados” a la moda en desmedro de la plaza. De los demás miembros no podemos decir nada mejor. Sí, bueno, son graciosos. Se les ha colado de polizón un tránsfuga que hasta hace poco decía ser antitaurino.

¿El nuevo Comité de Toro$ hace su paseillo por cuenta de Minas Conga? Es lo que se pregunta Celendín.

Entonces, si no los ha escogido por afición, una siniestra idea ronda la mente. Examinando la lista de miembros del Comité, caemos en cuenta que están casi todos los de APACC, la organización creada y pagada por la Newmont Minning Co., alias Yancocha, para propiciar el ingreso de Minas Conga a las tierras Celendín, tras el decreto de la alcaldía que declaraba intangible a la provincia. Ahora veremos como la minera echa el oro y el moro durante la fiesta para conseguir la mayor publicidad posible.
¿Qué pretende el alcalde Tello al nombrar a esta falange anticelendina? Su propósito subliminal salta a la vista: presentar a Minas Conga como la empresa que puede solucionar los problemas de Celendín y que empezará su campaña regalando seguramente miles de polos y gorritos con su logo a los campesinos que irán gratis la corrida. Esta era en todo caso la plataforma que el abogado Olinto Araujo Vera pregonaba a los cuatro vientos en su fallida postulación a la alcaldía.
Ahora ya nadie menciona al decreto de intangibilidad y es normal ver en la oficina del alcalde y en las oficinas de la Municipalidad a representantes de la mina realizando supuestas labores de asesoría. En el último Cabildo Abierto en el que el Alcalde rindió cuenta de los gastos de su gestión, y que llenó de dudas a los concurrentes, quedó flotando sin respuesta una pregunta hecha a Juan Tello por el profesor Luis Chávez Silva, miembro del SUTECEL, sobre de si persistía o no en su promesa electoral de decir NO a la mina. Al ser interpelado, el burgomaestre calló en todos los idiomas. Como quien calla otorga, la respuesta es obvia: puente de plata a la mina que dizqué nos va a traer oro. Que la Virgen proteja a Celendín de sus enemigos.

lunes, 16 de marzo de 2009

PEQUEÑA HISTORIA: Jarana en La Feliciana

Por Jorge A. Chávez Silva, "Charro"
Los celendinos siempre supimos relativizar la vida. Entendimos que no todo en la existencia es trabajo, sino que también existe algún resquicio para el divertimento y solaz. Para esos menesteres son propicios los bellos parajes que rodean a la ciudad.
En esta extraordinaria fotografía que les brindamos gracias a la benevolencia del Sr. Luis B. Jiménez Araujo podemos apreciar a un grupo de celendinos de toda extracción, profesión, edad y sexo, reunidos para gozar de la música en medio de un clima de alegre fraternidad.
El bello paraje que los acoge es "La Feliciana" con la original casa que el pueblo conoció como "La Concertina" por su planta hexagonal y el hoy desaparecido, gracias a las maniobras de Gustavaro, bello bosque de eucaliptos que perfumaba el ambiente de alcanfor.
La fotografía corresponde al año de 1945 y en ella, curiosamente, figuran algunas damas audaces que participan de la diversión, en una época que todos podrían suponer que las representantes del bello sexo, sobre todo provincianas, no asomaban las narices más alla de los postigos de su puerta.

Figuran en primer plano, sentadas de izquierda a derecha: (¿?), Julia Burgos, Noemí Cobián Abanto e hija Fausta Bulis y Elena Burgos. En segunda fila, acuclillados: (¿?), Victoriano Jiménez, Antonio Chávez Pereyra, Isidro Montoya Sánchez (con guitarra), Alfonso Cáceres ( con acordeón), Máximo Marín Díaz, Julio Abanto y Benancio Díaz Dávila (con el perrito) En tercera fila, sentados: (¿?), (¿?), Sixto Tirado Merino (¿?), Julio Colina (hermano del Sr. Gustavo Inga), Julio Merino Bazán y Alberto Arrué Burga. De pie, en última fila: Gonzalo Araujo Sánchez, David Salazar, Julio Cacho Vargas, (¿?), (¿?), (¿?), (¿?), (¿?) y Julio Barrantes. Sobresaliendo por encima del grupo Leonor Silva (Nosho).

sábado, 14 de marzo de 2009

MEMORIA: Magaly Solier frente a Yuyanapaq

El bloguero peruano Marco Sifuentes, en Útero de Marita, acaba de publicar un par de documentos que nos parecen oportunos, positivos, aleccionadores, en estos momentos en que los peores defectos peruanos son usados por los políticos de turno para lanzar campañas contra la necesidad de la memoria, de la reflexión y del balance, para poder avanzar en la justicia, la reconciliación y el progreso.
En el primero de estos documentos, la actriz Magaly Solier vista la exposición Yuyanapaq, que de hecho es el embrión del Museo de la Memoria. En el segundo, reflexiona sobre el debate actual sobre la memoria y sus detractores, y se ríe de éstos.
Miren y escuchen lo que dice una huantina, alguien que sabe y que conoce a los que saben y sufrieron la injusticia y el mal que provocaron el terrorismo y la represión terrorista. No enorgullece participar en este esfuerzo por la libertad de pensamiento que ahora, en el Perú, se ha atrincherado en los blogs que se hacen con principios, con neuronas, con moral y con libertad. Gracias a Magaly, mujer valiente.


.

.
Y no dejen de ver la alucinante entrevista al más que mediocre congresista Edgar Núñez, socio de militares en una universidad particular, de la que es vicerector, pese a que parece que no sabe ni siquiera leer bien. Y encima es mentiroso y cínico. Aquí:

http://utero.pe/2009/03/13/edgar-nunez-ni-memoria-ni-verdad/
.

miércoles, 11 de marzo de 2009

SOCIEDAD: Los maestros, CPM y la cultura...

EL SUTECEL Y ANTORCHA MAGISTERIAL
Por Jorge A. Chávez Silva, "Charro"
Ha sido grato comprobar que, mientras en todo el país el SUTEP, capturado por Patria Roja, se debate en una crisis gremial y, lejos de cumplir su cometido, trata de captar influencias y prebendas para ese partido político, el SUTECEL se ha erigido en la primera trinchera de defensa de los maestros de Celendín. Para lograr sus objetivos, el sindicato anima un programa radial sabatino, Antorcha Magisterial, y un órgano de difusión impreso bajo el mismo título.

De izquierda a derecha, Profesores: Wilson Sánchez Chávez, Luis Chávez Silva, Ramón Abanto Bernal y Jorge Rojas Abanto.

Al frente de estos esfuerzos están los profesores Ramón Abanto Bernal, secretario general del SUTECEL, Wilson Sánchez Chávez, analista político sindical, Luis Chávez Silva, diagramador, redactor y moderador de las emisiones radiales, Jorge Rojas Abanto y Weiner Velásquez Machuca, expertos en problemática educacional. Hemos conversado con ellos, les hemos manifestado nuestra inconformidad con la pasividad que vemos en muchos maestros celendinos en cuanto a la construcción de la cultura juvenil y colectiva se refiere. Si los maestros no se ponen de pie, como en el pasado, para construir la consciencia y el sentido de responsabilidad cívica de los jóvenes, Celendín está perdido. Es lo que piensa nuestra asociación, Celendín Pueblo Mágico, y es lo que con honestidad les hemos manifestado.
De nuestro diálogo podemos concluir que el SUTECEL y Antorcha Magisterial se han trazado metas definidas y que trabajan por cumplirlas. Nos congratulamos por ello y estamos llanos a apoyar esos esfuerzos. Nos ha llamado la atención que sus representantes digan que en las páginas de nuestro órgano impreso, FUSCAN, echan de menos "el factor proposicional, las alternativas de solución". Creemos que un empeño de CPM es no sólo orientar sino también buscar salidas. En todo caso, colaboremos. Tenemos nuestros puntos de vista sobre lo que debería ser la acción de los maestros en la provincia en esta hora crucial y creemos que nuestras opiniones no difieren mucho, por lo que les deseamos el mayor éxito y les pedimos una más estrecha interacción entre sus esfuerzos y los nuestros, que son complementarios.

Los objetivos del SUTECEL y de Antorcha Magisterial, según sus animadores, son:
- Sensibilizar a alumnos, padres de familia, profesores, autoridades y público en general para que todos contribuyan a mejorar la educación en la provincia.
- Concienciar a la población de Celendín para enfrentar eficazmente los graves problemas que en las actuales circunstanciales enfrenta la provincia.
- Hacer llegar al público temas literarios y de corte social y político para analizar y comprender en forma dialéctica la historia y el devenir del Perú.
- Abrir espacios para la expresión abierta para todos los ciudadanos que deseen colaborar con Antorcha Magisterial.

Lo que sigue es un resumen de la entrevista que los animadores del SUTECEL y de Antorcha Magisterial sostuvieron con CPM.

CPM: ¿Cómo se financian los esfuerzos del SUTECEL?
AM: A través de la colaboración solidaria y espontánea de los profesores y del público en general, además de un un aporte estatutario de los maestros de la provincia.
CPM: ¿Cómo buscan solucionar los problemas del magisterio celendino ante las autoridades de Educación?
AM: A través de decisiones a nivel nacional, regional y provincial en los distintos sectores, según sea el caso. No necesariamente circunscribiéndonos a las autoridades educacionales. El Comité Central del SUTECEL participa activamente en las acciones emprendidas por las autoridades, incluyendo sectores como la alcaldía, la gobernación, las rondas campesinas, etc., mediante alianzas estratégicas con las fuerzas civiles y representativas del pueblo.
CPM: ¿Cuál es su actitud frente al problema minero que se avecina en la provincia de Celendín?
AM: Somos radicalmente opuestos a la explotación minera en Celendín por los problemas ambientales que traerá consigo y más aún tratándose de la Newmont Mining, que bajo el rótulo de empresa minera Yanacocha ha tenido y tiene una triste actuación en el ámbito de Cajamarca. Yanacocha no ha solucionado el problema de la pobreza en la zona, por el contrario, ha agudizado la miseria de tal modo que Cajamarca ocupa hoy uno de los primeros lugares de pobreza en el Perú. En ese sentido va nuestra prédica, tratando de alertar además a los pobladores sobre los problemas ambientales que se avecinan y su influencia nefasta en el desarrollo de la agricultura y la ganadería de la zona.
CPM: ¿Cuál es su opinión acerca de Celendín Pueblo Mágico?
AM: Por razones obvias, más que de la página web CPM, gozamos con el acceso a la lectura de FUSCAN, su órgano impreso, que nos alcanza temas de diversa índole, sobresaliendo los de fondo socio-político, los análisis y editoriales, que literalmente cogen por las astas a los problemas de Celendín y del Perú. Aunque faltaría, según nuestro sentir, el factor proposicional, las alternativas de solución...
CPM: ¿Cuál sería el papel de magisterio para difundir la prédica y los temas de CPM?
AM: Irradiar el material que nos brindan a través de programas radiales y/o en la revista impresa, sugiriendo que cuando se trabaje en asuntos de opinión pública los autores deberían ser actores protagónicos de los hechos que critican.
CPM: ¿Como explican el actual desfase del magisterio con respecto al uso de Internet?
AM: Por muchas circunstancias. Muchos maestros no saben ni siquiera escribir a máquina..Las PC, así como la gran carretera, aún no ha logrado establecerse en las ciudades pequeñas y mucho menos en el campo. Y está el factor logístico y económico. ¿Cuándo será una realidad la interconexión con la zona rural, y cuándo se hará masivo el uso de Internet, económicamente hablando...?
CPM: ¿No creen ustedes que, además, este desfase tiene mucho que ver con el pobre nivel de la educación actual?
AM: Posiblemente. Pero no sólo son culpables los maestros, o los alumnos y los padres de familia. El Estado, con el exiguo presupuesto asignado a Educación, es el primer culpable con su negligencia.


HISTORIA: Para la memoria de un Cardenal

EL FASCISTA CIPRIANI
Por César Hildebrandt
El Cardenal Cipriani debe odiar a la Iglesia Católica. Podría ser hasta un infiltrado en sus filas, un demonio con alas de papier mâché, un íncubo luterano decidido a desprestigiar a Roma.
¿O es que es impresentable sólo porque le da la gana y sin propósitos ulteriores?
Cuando los inocentes eran sospechosos y los sospechosos eran terroristas y los terroristas eran desaparecidos, Cipriani apoyó firmemente, en Ayacucho, los desmanes militares que casi nos cuestan perder la guerra con el maoismo homicida de Sendero.
Jamás defendió a las víctimas del fascismo fujimorista. Al contrario, alguna vez sostuvo que la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, una entidad que exponía el pellejo en defensa de los inocentes victimados por la barbarie de ambos lados, era “una cojudez”.
Porque Cipriani no sólo es fascista de convicción y franquista melancólico sino que también es procaz.
Alguna vez lo grabaron dando una charla en la Escuela Militar de Chorrillos y este columnista tuvo el privilegio de propalar parte de esas imágenes en un programa de TV.
Allí, con el lenguaje de un asaltante de caminos y el alma de un abusador de mujeres, habló “a lo macho”. Allí virtió parte de su alma y lo que virtió no le hizo ningún bien a la institución que desde hace dos mil años pretende decirnos que sus pastores son gente mejor que los mortales comunes y corrientes.
Cipriani no sólo no es mejor que cualquiera. Cipriani es peor que cualquier laico con pocos valores.
Porque el laico más imperfecto que uno pueda imaginar no se disfraza de jerarca romano ni pretende señalarnos el camino que conduce al cielo.
Cipriani es fascista probado, es ordinario como un suboficial encervezado, es teatrero como cuando simuló llorar después de lo de la embajada del Japón y es odioso por donde se le mire y desde donde se le oiga porque su único interés es el de contribuir al inmovilismo. Es un discurso de la Confiep con un amén al final. Es el hombre que el mártir Oscar Arnulfo Romero, obispo salvadoreño asesinado por la derecha en plena misa, no habría siquiera saludado.
Cipriani fue nombrado cardenal por un Papa que coordinaba con la CIA, que recibía en secreto al enviado de Reagan para ver qué se hacía en Varsovia y que combinaba sin remordimientos la misión pastoral y su labor de destruir todo lo de progresista y moderno que en la Iglesia Católica se había levantado desde el Concilio Vaticano II.
Paulo VI fue el iluminado que quiso emparentar, por segunda vez, la Iglesia Católica con los intereses de los que más sufren. Porque Paulo VI entendió que el sufrimiento social es evitable y que es el orden mundial, podrido desde la raíz, el que lo convierte en endémico.
Paulo VI quería regresar a los orígenes de una Iglesia que, antes de ser Roma, fue fe y pobreza, ejemplo y humildad. Estuvo a punto de lograrlo hasta que llegaron las hordas de la restauración con el Opus Dei a la cabeza y los sodálites en la infantería.
Esas hordas han restablecido el orden que terminará matando a la iglesia de Roma. El orden del Sacro Imperio. El orden inamovible de los ricos que mandan y los pobres que deben esperar vivir mejor en el cielo. “Allí tomaréis sopa, hermanos míos”, decía Neruda.
Y de esas hordas pasatistas y de ese orden que olvidó a San Francisco y recuperó el sentido del imperio nació la espantosa nominación del Cardenal Cipriani, siniestra expresión del Opus Dei y consejero espiritual de Fujimori.
Y ayer este señor, que quiere pasar por comentarista desinteresado, ha dicho que el Museo de la Memoria no debe levantarse porque “no contribuye a la reconciliación del país”.
Bueno, el Museo de la Inquisición, donde Cipriani debería figurar en cera y con el disfraz de prelado que tanto le gusta, tampoco es que fomente la reconciliación entre la Iglesia y sus víctimas.
Y, sin embargo, el Museo de la Inquisición existe porque resume un capítulo de la historia.
Aparte de adular a Alan García y de censurar a quienes enfrentan las provocaciones de Chile -recordándonos la peor diplomacia de Roma frente a los poderes fácticos-, Cipriani se ha permitido decirle a los propulsores del Museo de la Memoria -es decir, al gobierno alemán de la conservadora Ángela Merkel- que “no se debe permitir injerencias extranjeras”.
¡Y lo dice este funcionario de una Iglesia con sede en Roma, con casa matriz en el Estado del Vaticano y con nuncios embajadores acogidos al estatuto de la extraterritorialidad!
Es hora de decirle a Cipriani cuán inaceptable resulta como personaje espiritual. Es hora de recordarle que si la Iglesia Católica sufre de anemia sacerdotal y crisis de feligresía es por gente como él. Es hora de decirle, en suma, que la maldición de los hipócritas es que no pueden ocultar su hipocresía.
Ya he dicho que me duele ser agnóstico. Pero cuando escucho a Cipriani decir cosas como la de ayer me reafirmo en mi catedral de dudas. Bueno, dudas relativas. No tengo la menor duda, por ejemplo, de que Cipriani no representa a Dios -como quiera que se pueda entender esta definición-.
Fuente: La Primera, 08/03/09

martes, 10 de marzo de 2009

HISTORIA: Alfredo Pita escribe a Fujimori

Hablar de Alfredo Pita es hablar de una posición permanente de reclamo de justicia y de defensa de los postergados. De nuestro archivo extraemos la carta que abajo transcribimos, publicada en Caretas el 31/10/2001 y dirigida a Alberto Kenya Fujimori, quien por entonces gozaba de su exilio dorado en Japón. Es una misiva que trasunta elocuentemente la frustración de millones de peruanos. Vale la pena releerla hoy, en esta hora crucial para la justicia peruana, cuando estamos ad portas del desenlace de un juicio que sentará un precedente histórico para los tiranuelos que pretendan perennizarse en el poder y que medirá exactamente la altura moral de nuestro Poder Judicial. Quienes escribimos las páginas a veces desgreñadas pero honestas de CPM nos enorgullecemos de tener en Alfredo Pita un inspirador de nuestra prédica y un ejemplo de amor a Celendín (NdlR).

CARTA ABIERTA A UN PROFUGO ASESINO
Por Alfredo Pita
Hace casi cinco años, luego de que un grupo de alzados en armas tomara la mansión diplomática japonesa en Lima, le dirigí una carta respetuosa, en su calidad de Presidente de la República, pidiéndole que aprovechase la ocasión que se le presentaba para precipitar la paz y el acuerdo nacional en el Perú. En ella, con los términos más cuidadosos, le explicaba por qué sería necesario, fácil, y hasta sagaz, alcanzar un acuerdo con ese grupo de desesperados, que lo único que realmente querían es hallar una solución política a su callejón sin salida.

La carta publicada en Caretas en octubre de 2001.

En lugar de facilitar la negociación y de impedir la masacre, usted la buscó, la hizo posible, la impuso y, una vez consumada, se paseó como un jefe fe guerra victorioso, con su chaleco antibalas, entre los cadáveres de sus adversarios, insultando con su sonrisa congelada los restos de los vencidos, que en su mayoría no eran más que unos adolescentes que empujados por el hambre y por un sueño loco de justicia y dignidad se habían entrampado a sí mismos al coger el fusil.
El mundo contempló asombrado su mirada obscena ante el cadáver acribillado de Cerpa Cartolini en la escalera de la mansión. Hoy sabemos que al menos ocho de los jóvenes terroristas que componían aquel comando equivocado fueron ejecutados extrajudicialmente tras rendirse. Hoy sabemos que los cadáveres ante los que usted se paseó fueron en realidad las víctimas de sus órdenes de que se ultimara sin misericordia a todos ellos, incluso a los que soltando las armas implorasen piedad; entre ellos la muchachita aquella que había pedido a uno de los rehenes que cuando todo terminase la ayudara a encontrar un trabajo.
Hoy sabemos que tras la masacre de la universidad de La Cantuta, de los estudiantes de la universidad de Huancayo, de la pollada de Barrios Altos, de tantas otras carnicerías, donde murieron tantos humildes, tanta gente que nada tenía que ver con el terrorismo, estaban usted y sus cómplices. Todos protegidos por las “buenas conciencias” adormecidas por su sistema experto en corrupciones. Hoy sabemos, además, que ha robado y permitido que roben a mi país como nunca nadie robó a una pobre nación que intentaba salir de sus mil gravísimos problemas.
Nunca un solo delincuente, ayudado por su gavilla, es cierto, desfalcó de tal modo, como usted lo ha hecho, a un pueblo latinoamericano, nunca. Tal vez deba ufanarse de ello: es usted un campeón del latrocinio, usted, que se presentó como el campeón del trabajo, de la honradez y la tecnología.
Hoy los peruanos vamos por el mundo avergonzados, humillados, enfrentando la compasión de los extranjeros que piensan que además de la miseria que nos impusieron a través de siglos nuestras despreciables castas gobernantes, además de los cataclismos y terremotos que nos asolan, hemos debido sufrirlo a usted, tras haberle confiado con nuestro voto el mando del país.
Masacró en nombre de la seguridad nacional y robó en nombre de su seguridad personal, de las viejas deudas materiales que quería cobrarle al mundo en su calidad de hijo de emigrantes que la habían pasado mal. Desfalcó un capital de confianza y esperanza que nos costará recuperar. Encima enlodó y cubrió de basura a un pueblo digno y aspirante a la cultura, hundiéndolo en la suya, personal, que era de basurero, como la prensa y los programas de televisión que prohijó. Se convirtió usted en el rey de la coima, del fraude y de la manipulación informativa.
El pundonor y el coraje que habían demostrado la generación de sus padres, que huyeron de la miseria para trabajar en el otro confín del mundo (como cientos de miles de peruanos hoy), para usted ya no tenían razón de ser, puesto que las circunstancias en amo de un país cuyas arcas podía vaciar a su antojo junto con otros delincuentes como usted, con sus cómplices, civiles y militares, e incluso con agentes del extranjero como Montesinos, su valet, del que era a la vez su marioneta.
En otro tiempo, en Japón, ciertos caballeros de honor, los samurai, se daban la muerte cuando se hallaban a sí mismos culpables de algún deshonor, de una felonía. Era otra edad, es cierto. Ahora no le podría pedir lo mismo a alguien como usted, un bribón, un delincuente, sobre todo si está protegido por un Japón oficial que comienza a incubar extraños sentimientos de nostalgia por el militarismo imperial, fascista y masacrador; por un poder que se comporta con usted, un asesino y ladrón, como si protegiera a un entrañable hijo pródigo.
Tiene razón, no cometa harakiri, Alberto Kenya Fujimori, pillo de dos mundos. Y siga gozando de la protección de su gobierno verdadero. Un gesto como ése sería en realidad impensable en un individuo como usted, puesto que, como ya lo dije, se trataba de un gesto de honor de otros tiempos, de un gesto que obedecía a otros códigos.
Por lo demás, la historia ya se ha encargado de usted y ya contempla sus despojos con la debida actitud. Es decir, cubriéndose la nariz. No ante sus despojos mortales, por supuesto, que a nadie interesan, sino de los morales. Aunque aquí, para ser más preciso, debería decir, en realidad, inmorales.
París, 30 de octubre, 2001.

viernes, 6 de marzo de 2009

OPINION: Celendín y la memoria

AMNESIA E INGRATITUD
Por Jorge A. Chávez Silva, “Charro”

Los celendinos nos sentimos orgullosos de la prosapia de nuestro pueblo, que fuera fundado por el obispo Baltazar Jaime Martínez de Compañón -en una escala de su viaje por la diócesis de Truxillo-, y de que desde su nacimiento tuviera privilegios como Villa Amalia de Zelendín. Sin embargo no hay un monumento, institución, plaza, avenida, ni siquiera una calle que perpetúe la gratitud de Celendín al ilustre representante de la Ilustración Española por su labor en beneficio de nuestro pueblo.
Tal parece que existe aviesa mano que trata de desterrar de la memoria de los shilicos a este gran prelado, y en cierto modo lo ha conseguido. Si preguntamos a un estudiante de cualquier nivel quien fue el fundador de la ciudad y qué méritos tuvo el personaje, la respuesta que obtendremos será una absoluta ignorancia.

Baltazar Jayme Martínez de Compañón, iluminado fundador de un pueblo original, pero amnésico.

Del geómetra que trazó el famoso tablero de ajedrez del que tanto nos ufanamos, don José de Comesana, apenas queda recuerdo: una exigua calle, de una sola cuadra cercana al cementerio, exhibe tímidamente su nombre.
En el devenir histórico de la ciudad hubieron hombres egregios que dieron lustre a la ciudad, tales son los casos de Alfonso Peláez Bazán, Julio Garrido Malaver, Pedro García Escalante “El Búho”, inspirados escritores. El General José del Carmen Marín Arista, fundador del CAEM y hombre prominente en cierto momento de la historia nacional. La Dra. Hermila Torres Oblitas. Ilustre educadora, primera mujer celendina en recibir las Palmas Magisteriales y muchos más que los celendinos presas de amnesia prefieren olvidar.
La postergación más injusta la sufre nuestro insigne pintor y artista polifacético Alfredo Rocha Segarra, hombre que supo interpretar el signo de su tiempo y llevar su preocupación al lado de los más postergados: los campesinos y las sombrereras.

La Dra. Hermila Torres Olblitas, rodeada de las profesoras de la Escuela 82 en una de sus muchas visitas a Celendín (Foto cortesía Javier Chávez Silva).

Otro tanto sucede con personalidades como César Díaz Dávila y Luisa Sánchez Horna, educadores plenos de talento musical e interpretes del sentir del pueblo, Aureliano Rabanal Pereira, Orestes Tavera Quevedo, Victor A. Camacho Marín y hasta el filántropo cura Cabellos, que legó sus propiedades a la ciudad.
¿Qué hacer ante imperdonable indolencia?
En aras de lograr la identidad de los celendinos para con su pueblo y sus valores, proponemos:
-Incluir la biografía de estos personajes en los currículos de estudios para conocimiento de la juventud ya fin de que se tome ejemplo de la vida y sacrificios de estos personajes que lo dieron todo por la gloria de Celendín.

Celendinos ilustres. Sentados de izquierda a derecha: Luisa Sánchez Horna, Cruz Delmy Díaz (¿?), (¿?) Diputado Ricardo Alcalde Mongrut, Dalila Marín Díaz, Victorino Agustí Merino, Porfirio Díaz Carranza, Beatriz Tenorio.
Segunda Fila: Aurelio Bazán Peralta, Pedro Pereyra Zelada, Telmo Horna Díaz, Aureliano Rabanal Pereira, Rosa Sánchez Araujo,, Manuel Quiroz Velásquez, Carmen Moscoso Pereira, Segunda García y Orestes Tavera Quevedo.Tercera fila: Francisco de Sales Chávez, Oraldo Jara Rodríguez, Alfonso Peláez Bazán, Luis Jiménez Araujo, César Pereyra Chávez, Régulo Silva, Francisco Chávez Díaz (¿?), José Camacho y César Díaz Dávila. (Foto cortesía del Sr. Luis B. Jiménez Araujo).

- Cambiar los nombres de las calles cuyas denominaciones no tengan ninguna significación para Celendín, ni representen hitos en la historia nacional como son los jirones: Moquegua, Arequipa, Salaverry, Pardo, Unión, Huancayo, Tarma, etc., por los nombres de estos epónimos celendinos.
Si se ha reconocido la labor de Juan Basilio Cortegana, David Sánchez Infante, Pedro Ortiz Montoya, Marcelino Gonzáles García, Santiago H. Rabanal, Eleuterio H. Merino, Arístides Merino Merino y hasta de políticos dubitantes como Haya de la Torre y el ex alcalde Adolfo Aliaga, no veo por qué se le tenga restar méritos a celendinos que realmente tuvieron el coraje de luchar por el pueblo sin recibir nada a cambio.

El pintor Alfredo Rocha penúltimo de la primera fila de sentados (Foto Cortesía de Luis B. Jiménez Araujo).

El jirón Unión, por ejemplo, lleva un nombre abstracto que más bien trata de emular a la tradicional vía limeña, debería llamarse Alfredo Rocha Segarra, pues en ella estuvo la casa donde vivió y utilizó como local sindical de las sombrereras, y, por supuesto, la calle principal, el jirón 2 de mayo, ahora plagado de enriquecidos sospechosos que son incapaces de mover un dedo en pro del pueblo y están por el contrario empeñados en desfigurar al pueblo, debe, por derecho propio, llamarse Martínez de Compañón.

miércoles, 4 de marzo de 2009

CANTACLARO: Edyficar y la Destrucción Final

Por Constante Vigil
Celendín

Mientras entidades financieras serias, que cuentan con asesorías culturales competentes como el Banco de Crédito del Perú, por citar un caso, se preocupan en preservar el legado histórico de los pueblos y ciudades en donde desarrollan su actividad comercial, como las viejas casonas limeñas y de otras ciudades importantes, remozadas y convertidas en sucursales bancarias.
Sin ir muy lejos, en la capital del departamento, esta entidad bancaria ha restaurado y embellecido la tradicional “Casa Uceda”, edificada en 1778, que ahora constituye uno de los principales atractivos turísticos de Cajamarca porque en ella se resume lo más exquisito del estilo barroco colonial cajamarquino.
Desgraciadamente para Celendín, al amparo del neoliberalismo económico y de Ongs. Como CARE, la misma que avaló la versión de Yanacocha en el sentido que los infectados por el mercurio en Choropampa y aledaños iban a sanarse mediante la orina, han aparecido engendros como Edyficar, empresa que bajo el pretexto de promocionar el desarrollo de personas y microempresas, vive de la “finanza”, dicho en cristiano, de la usura e intereses en desmedro de sus clientes.
Esta empresa, lejos de seguir el ejemplo de entidades serias como la que citamos, adquirió, no conocemos en qué términos, algunas versiones hablan de venta, otras de una hipoteca por diez años, la tradicional casa del Sr. Porfirio Díaz Carranza, pro hombre en la historia del pueblo, en el Jr. Dos de Mayo, a escasos pasos de la plaza de armas, dentro del casco urbano histórico de Celendín.

La casa de don Porfirio, a la derecha con tres balcones juntos, dando marco a ceremonia cívica (Foto cortesía del Sr. Luis B. Jiménez Araujo)

Es lamentable que los descendientes del Sr. Porfirio Díaz Carranza no hayan seguido la impronta dejada por su ilustre antecesor, ex alcalde en varias oportunidades y participante activo de cuanta acción en pro de la mejora del pueblo se realizó, forjador de la primera industria de aguas gaseosas en la ciudad y otras obras que no es momento rememorar.

La construcción de estilo moderno costeño que demuestra la chatura de Edyficar

Sea cual fuere el caso, Edyficar derruyó la edificación típica de la arquitectura celendína, no sabemos con qué argumentos, no podemos creer que una casa tan sólida haya estado en estado de deterioro. En su lugar ha construido una oficina de estilo moderno, típico de la costa, que en nada concuerda con el tradicional estilo de las construcciones del centro histórico. Hecho que demuestra la poca o ninguna atención que les merece la cultura celendina.
Esta acción aberrante seguramente ha contado con el aval de la autoridad municipal, de otro modo no nos explicamos la aparición de semejante engendro. ¿Qué dirán de todo esto, la filial del Instituto Nacional de Cultura, el movimiento MICelendín y el señor Ulises Linares Castañeda?

lunes, 2 de marzo de 2009

FOLKLOR: ¡Carnaval, Carnaval!

Por Jorge A. Chávez Silva, “Charro”
Indudablemente, el carnaval, como las danzas de Corpus Christi, las corridas de toros, las humitas, el cuy con papa picante y otras dulzuras son costumbres arraigadas en nuestra gente y constituyen parte del folclor shilico. Estilizarlas y darles una dirección turística es tarea de intelectuales y autoridades.
Pero el carnaval de antaño, ese del “Amor de Pierrot” y “Amor de Colombina”, de los romances a través de los mensajes de las serpentinas, de las bellas con antifaz, de las fiestas señoriales en las casas de familia, de las patotas marchando por las calles acompañando con aplausos y silbidos a la guitarra y al acordeón que encabezaban el desfile, ese de las unshas, de las cuadrillas y banderas, de la chicha retumbada y de los talcos perfumados, ese, no existe más.

Carnavaleros de antaño, donde hasta el curita participaba de la jarana. Foto cortesía del Dr. Manuel Silva Rabanal.

Otros cauces han teñido de populismo al carnaval de hoy, de las antiguas costumbres sólo persisten las unshas y banderas en torno a las cuales todo el mundo baila confundido en uno. Pero existe una actitud positiva: Los corsos de belleza organizados por la municipalidad en los cuales cada barrio da rienda suelta a su creatividad, logrando hermosos desfiles, llenos de alegría y colorido. La muchachada y hasta las personas mayores acompañan a la comparsa de su barrio y participan activamente en la construcción de su carro alegórico que será presidido por la reina del barrio, indudablemente la chica más bella del vecindario.

"La Patota", óleo de "Charro"

Y esta actitud de belleza y colorido no solamente sucede en Celendín, sino también en los distritos de Sucre y José Gálvez, pueblos carnavaleros por excelencia, que exhibieron coloridos desfiles que rivalizaron con el de la capital de la provincia, superándolo incluso en algunas actitudes.
Faltan algunos detalles que seguramente se pulirán con el tiempo: el más importante, la falta de identidad con nuestro folclor, y esta es una crítica constructiva: El día de la coronación de la reina de carnaval, uno de nuestros más connotados cantantes, en lugar de cantar con orgullo el carnavalito celendino, llegó vestido de mariachi a cantar las melosas canciones de Vicente Fernández. ¿Qué húbole, mi cuate?

Entre la admiración que despierta la bella, un "machazo", cobarde y embozado, se apresta a arrojarle un globazo.

Hemos visto con recelo el desparpajo de los organizadores del carnaval de Cajamarca para apropiarse de las manifestaciones artísticas de las otras provincias en pos de mantener su dudoso título de “Capital del Carnaval Peruano” -todos los que algo conocemos del Perú somos concientes que el mejor carnaval, por su creatividad, variedad y autenticidad, es el de Puno- y para salirse del sonsonete de sus trilladas coplas han echado mano a las creaciones de otros artistas, en nuestro caso, se han apropiado de la tonada “Celendín, Celendín, tierra de mi carnaval, donde Dios puso la mano, el trabajo y la honradez”, reemplazando a la palabra “Celendín” por “Cajamarca”. Lo mismo han hecho con nuestro Silulo al que han rebautizado como “Carnaval de Cajamarca”
Todo es válido para estos señores, con tal de aprovechar la largueza que en estos casos hace gala Minera Yanacocha para que exhiban su logo como marquesinas titilantes en los eventos que concitaron la atención de las cámaras. Hasta hubo un policía que, lejos de estar cuidando el orden y defendiendo a los turistas de la plaga de rateros que se había cernido sobre la ciudad, estuvo de chambelán con gesto adusto que no concordaba con la belleza de las reinas de los barrios cajamarquinos.
Viendo los tres corsos del carnaval celendino, me pregunto ¿Qué pasaría si los tres pueblos se unieran y luego de hacer su desfile en su propio pueblo se juntaran para competir en uno, grandioso, en la capital de la provincia? ¿Cómo quedaría Cajamarca y su patrocinio de Minera Yanacocha?

La reina en el esplendor de su belleza.

Para ello tenemos que estar preparados, educar a nuestra juventud y niñez que se portaron como vándalos –salvo en Sucre en donde la barbarie no pasó- tirando globos a diestra y siniestra, incluso a nuestras reinas de belleza que son la nota más brillante del carnaval, su belleza nos reconforta, nos alegra y son un regalo para los ojos. Por eso nos extraña que existan jóvenes salvajes y encima cobardes que las dañen con globos, que con la fuerza que traen son una cachetada de agua. Me pregunto ¿serán los de la tercera opción, o aspirantes frustrados al amor de estas bellezas? Así no es.