miércoles, 17 de marzo de 2010

CARTA: Alberto Zaldívar Revoredo


Celendín, 16 de marzo de 2010.

Señor
JUAN TELLO VILLANUEVA
Alcalde del Concejo Provincial de Celendín
Ciudad

Asunto: Hago llegar mi protesta y rechazo por la destrucción del patrimonio urbanístico-cultural y del centro histórico de Celendín

Señor Alcalde:
Por intermedio de la presente hago llegar a usted y a los señores Regidores de vuestra Comuna mi protesta y rechazo por la destrucción del patrimonio urbanístico-cultural y del centro histórico de nuestra ciudad, consecuencia no sólo de la desidia, indolencia, negligencia y mala entendida “modernidad”, sino principal y fundamentalmente de una inexistente Política Urbana de vuestra representada, agravada, en los actuales momentos, en los que los gobernantes y pueblos del mundo luchan por redescubrir, rescatar, conservar y revalorar sus monumentos históricos, su historia y con ello su propia identidad.
La variedad cultural con que cuenta Celendín debe ser considerada como un punto central. El reto está en cómo incorporar estos elementos culturales, que permitan promover la formulación de nuestra identidad cultural, como herramienta para buscar el desarrollo hacia la modernidad, rescatando los aportes culturales ancestrales e históricos para el desarrollo de nuestra provincia y con ello el desarrollo de sus propios ciudadanos.
Ello nos permitirá tomar consciencia de lo que somos, de lo que queremos, de dónde venimos y hacia dónde vamos. No se contradice con lo global, menos con la modernidad; al contrario, permite actuar selectivamente en un mundo globalizado, ya que el saber lo que somos, sabremos lo que tenemos y lo que nos es útil, y a partir de ello también sabremos lo que necesitamos, adecuándolas a nuestra realidad.
Nuestra propia identidad contribuirá a romper la dependencia cultural y económica de nuestros pueblos, y ese debe ser el horizonte..
La destrucción del maravilloso legado histórico y cultural de nuestro pueblo, que heredamos de nuestros ancestros, señores miembros de la Comuna celendina, niega a nuestras nuevas generaciones y a los hijos de nuestros hijos, el conocimiento de su glorioso pasado histórico, de sus costumbres y tradiciones, y con ello la muerte súbita de su proyección hacia el futuro. Y eso es lo que está en juego. A nuestra juventud nos debemos y a ellos tenemos la obligación de decirles, luchemos ¡POR CELENDIN!, por una hermosa, moderna, segura y tradicional ciudad donde vivir.

Atentamente

Alberto Zaldívar Revoredo
DNI 18216476


No hay comentarios: