jueves, 3 de junio de 2010

CRIMEN: Choropampa, 10 años de olvido y desolación

El panorama en Choropampa es una terrible lección: más de una decena de muertos, cientos de enfermos y una posta de Salud sin médico. Es lo que queda, diez años después de uno de los desastres ecológicos más grandes del mundo.

Por Wilder Sánchez Sánchez
Choropampa, diez años después de uno de los desastres ecológicos más graves del mundo, que contaminó con mercurio a más de mil pobladores entre niños, adultos y ancianos, vive una situación dramática: multitud de víctimas que sufren, lloran y se quejan por las múltiples dolencias que sienten cada día, una decena de fallecidos con los mismos síntomas, una posta de Salud vacía, sin medicamentos ni personal especializado y, peor aún, sin médico.

Choropampa, escenario de una tragedia y un manejo irresponsable de las autoridades.

RESEÑA.- Una historia de miedo. El 2 de junio de 2000, en Cajamarca, Perú, se produjo un derrame de cerca de 150 kilos de mercurio elemental perteneciente a la mina Yanacocha cerca de los poblados de Choropampa, San Juan y Magdalena. El mercurio era transportado como residuos de la mina. La empresa encargada de llevar los balones, RANSA, perteneciente al grupo Romero, no operó con los estándares de seguridad básicos para movilizar tan peligroso mineral, y nadie de la empresa minera controló que el transporte sea correcto. Los pobladores de la zona, sin saber del peligro químico que yacía tirado en el camino, lo recogieron. Los niños porque, por sus propiedades, el mineral forma perlas de formas curiosas, y los adultos porque pensaron que el mineral tenía valor o contenía oro. Además, la oferta que hicieron los transportistas —¡pagar $30 por kilogramo de mercurio que los pobladores recogieran y entregaran—, hizo que más gente estuviera en contacto con el mineral. Esto confirmó que el mineral líquido contenía oro y que al ser purificado se obtendría el mineral, por lo que algunos calentaron el mercurio en ollas. Lo único que sucedió fue que el mercurio se evaporó, fase en la que es más fácil que ingrese al cuerpo humano al ser respirado. Nadie de la mina advirtió a los pobladores del peligro.
Yanacocha, la mina de oro más grande de Sudamérica, propiedad de Newmont Mining Corporation de Canadá, Buenaventura de Perú y el brazo financiero del Banco Mundial; la Corporación Financiera Internacional, no contaba con un plan de contingencias ante ese tipo de accidentes, y si lo tenía no lo sabía ejecutar, que es lo mismo. No tuvo consideraciones en utilizar a jóvenes de la zona para limpiar el derrame y no dejar evidencias del desastre ecológico, tratando de mostrar que el impacto no fue grave.
Lo peligroso de la contaminación de mercurio es su persistencia en el lugar del derrame, ya sea en suelos o en el aire. Si existen animales que pastan en terrenos contaminados, el elemento ingresará a su organismo, y luego, al ser comidos por el hombre, el toxico será ingerido también, afectando el humano.
¿Cuál es la respuesta de Yanacocha? Posterior al derrame, la empresa ha buscado minimizar el evento y los efectos posteriores sobre el ambiente y la salud. Se ha valido de técnicos mercenarios y ONGs como CARE, para decir a la gente contaminada que el mercurio va a salir de manera natural por la orina, lo cual es cierto para niveles bajos, pero no para los niveles de contaminación que tienen la mayoría de los afectados.
Un agravante es la posición tomada por el cuerpo médico de la posta de salud de Choropampa y del Hospital de Cajamarca, quienes no dan la importancia debida los casos de contaminados, ni quieren hablar del tema, pues trabajan también para Yanacocha, dando cobertura médica.
Lamentablemente, las autoridades del gobierno, quienes deberían hacer un informe independiente para verificar la real situación del ambiente y la salud, no lo han hecho, y más bien han ayudado a la elaboración del informe de la minera. Es decir no existe información imparcial oficial sobre este caso. El estado una vez más prefirió estar de la mano con aquellos que le dejan dinero, sin velar por el bienestar de la gente.
Los efectos se vieron inmediatamente, se siguen viendo y se verán a futuro. Mientras tanto el clima de tensión social en Cajamarca continúa, caldeándose los ánimos por noticias de persecución y espionaje a personal de las ONGs ambientalistas que se oponen a otros proyectos de la Newmont. Una historia de terror.
MARCO LA TORRE CIERRA EL CASO.-Frente a este escenario, el alcalde de Cajamarca, Marco Aurelio La Torre -con el respaldo del consejo municipal firmó un acuerdo resolutivo que concluye el caso de arbitraje número 02-CV-4275 seguido por la municipalidad provincial contra la empresa Newmont (Minera Yanacocha) Se trata de un acuerdo extrajudicial promovido por los abogados de las partes quienes prefirieron plantear un “acuerdo resolutivo” previo a la “sentencia definitiva” del propio grupo de árbitros.
El caso concluye con la aceptación de 3 millones de dólares pagados a la municipalidad provincial de Cajamarca por el daño sufrido por el derrame de mercurio, a cambio, la comuna ya no tendrá opción de iniciar ninguna acción contra la empresa por este tema.
Del monto asignado, más del 40% se destinó a los “gastos” del estudio de abogados Podhurst, Orseck y Asociados en Miami, Florida y de sus asociados nacionales Gabriel Larrieu Bellido, Yalile García, entre otros.
PRONUNCIAMIENTO
La población choropampina señala que “después de 10 años de abandono, engaño y sufrimiento, Choropampa sufre los daños del derrame de mercurio... y que la empresa no ha otorgado un seguro de vida y de salud a los afectados”.
Exigen “una comisión de médicos toxicólogos independientes que garanticen un examen médico veraz a la población afectada; seguro de vida y salud, atención médica inmediata de los afectados; instalación de un Centro de Médico Especializado que se dedique a la atención de los afectados por la intoxicación de mercurio”, “indemnización justa a la población afectada de acuerdo al daño causado; una sanción para los profesionales de Salud que desinformaron sobre el diagnóstico real de la población afectada; la designación de un médico para la posta de salud del Centro Poblado Menor de Choropampa, puesto que actualmente no contamos con personal médico y el monitoreo ambiental permanente de las zonas afectadas”.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!

1 comentario:

Anónimo dijo...

muy interesante articulo - no dejen de visitar nuestra web tan shilica como el chcolate y el sombrero .
www.djradio.com.pe