martes, 12 de octubre de 2010

CARTAS: Se apagó la última voz de Los Zeivos

Por Ulises Linares Castañeda
Hace dos años en el local de “El Embrujo”, de propiedad de los “Fernandini”, del extinto declamador de “te has convertido en una negra mona, cisco de carbonería...”, fue el escenario del reencuentro, con su público y fanáticos del bolero romántico, del extraordinario Trío LOS ZEIVOS, de los hermanos Zegarra Sánchez (Euler, segunda guitarra; Américo, primera voz y Homero, primera guitarra), en esa oportunidad con un nuevo integrante, el hijo de uno de estos tremendos músicos que llegaron a la consagración hace más de cuarenta años.
A pesar de los pésimos equipos de sonido, vibraron los corazones de celendinos y no celendinos, suspiraron, rompieron en lágrimas, sollozaron y muchos renovaron su amor al compás de “une tu voz a mi voz, para gritar que triunfamos”, o de “perdón, vida de mi vida…”, o de “la hiedra”, “cariñito santo” y de una infinidad de éxitos de “Los Panchos” y otros grupos, de quienes eran intérpretes con un estilo muy peculiar.


Trio Los Zeivos, cantantes celendinos que hicieron época en los años 70 y 80.

Nada hacía presagiar que el destino quiso que este jueves 7 de octubre, aproximadamente a las 7 de la noche, les acecharía la muerte con su guadaña traicionera, desbarrancándose la camioneta en que iban seis pasajeros, de los cuales cinco perdieron lamentablemente la vida. Viajaban con destino al oriente. Al volante iba el estimado profesor del Coronel Cortegana, Américo Zegarra, su inseparable esposa y su menor hijita de 9 años; a su lado su hermano Jenner Zegarra, prominente hombre de leyes, jubilado juez de menores, con su joven hijo Luis Zegarra Zamora y su nietecita de 8 años, quien fue la única sobreviviente del trágico suceso.
La mañana del viernes 8 de octubre, feriado, fue dolorosa, al correr como reguero de pólvora la noticia de la muerte de estas queridas personas, que no sólo enlutó a sus familiares sino a toda la comunidad celendina, que los lloró hasta la despedida final.
Quienes nos encontramos un poco lejos de nuestro querido Celendín, hemos sentido un golpe certero en lo profundo de nuestro ser y de nuestra alma, lo digo de todo corazón, personalmente me une una gran amistad con la familia Zegarra Zamora, fue mi profesor Américo Zegarra y un gran amigo su sobrino Luis, a quien cariñosamente le decíamos “coche” o “ranchao”, con quienes siempre departimos buenos momentos.
Casi a dos años de la muerte de nuestros jugadores de San Cayetano y otros paisanos, recordamos el 13 de octubre un año más del lamentable suceso en el cual perecieron 8 paisanos, hoy nuevamente se enluta nuestro pueblo con la partida de sus 5 hijos.
Aunque no fuimos testigos presenciales de las exequias de Américo, su esposa e hija, en nuestro terruño celendino, supimos que la población se volcó a llorar su partida acompañando sus restos hasta el campo santo, en el cual le rindieron un homenaje justo de despedida.
En Cajamarca, también fue similar, estuvimos presentes junto a una multitudinaria asistencia de familiares, paisanos, amigos, instituciones públicas y privadas, el Poder Judicial en el cual laboró, la Fiscalía, Municipalidad, Colegio de Abogados, Centros Educativos, entre otros, quienes acompañaron al compás de bandas de músicos, hasta su última morada a don Jenner Zegarra Sánchez y su hijo Luis Zegarra Zamora, nuestro “ranchao”.
Que descansen en Paz y que la Santísima Virgen del Carmen los tenga en la Gloria Eterna.

Cajamarca, 11 de octubre de 2010.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Reconocer con las Palmas Celendinas a la voz de Oro de Américo y los ZEIBOS. Reyes del bolero de todos los tiempos.

Shalito.

Anónimo dijo...

Amigos Celendinos , para hacer llegar mi pesar y dolor a la familia Zegarra, por tamaña tragedia , en verdad siendo hijo del Profesor (f) Luis Rojas "Fernandini", lógicamente podrán entender que sentí dolor similar en carne propia, pues mi padre perdió la vida igualmente en un accidente de tránsito;Ahora mi profesor por cinco años en el Coronel Cortegana Prof. Américo Zegarra.Aún sabiendo que las expresiones de dolor para la familia no es lo suficiente ; Sin embargo con las disculpas de los dolientes me atrevo a pedir , que no dejemos que el arte practicado por mi padre , el profesor Américo y muchos paisanos artistas, se pierda... espero en un momento cercano tener noticias de veladas artísticas literarias, juegos florales , concursos ,en fin lo que humanamente podamos hacer.
Con un abrazo triste pero sincero e inmenso me despido
Atte.
Luis Rojas

Anónimo dijo...

Dolor e impotencia con lo que sucede con seres que destacan del común de los celendinos, y no debemos olvidarlos nunca, La voz de profesor Américo y de sus familiares hasta ahora resuena en mi corazón ; Igualmente el profesor Lucho fernandini que con sus poemas nos hacía llorar , en verdad ahora no veo quién siquiera los llegue a imitar.
disculpenme si exagero, pero así lo siento