jueves, 4 de noviembre de 2010

OPINION: Los cálculos de Crazy

Por Crispín Piritaño
El torero Rafael Gómez Ortega, “El Gallo”, el “Divino calvo”, divagaba entre la genialidad y la cobardía, dependiendo de cuánto le gustara el toro, algunas veces salía por la puerta grande de la Maestranza y otras iba a la cárcel por tirarse, literalmente, una “lisa” de cabeza al burladero por miedo al toro. Eran famosas sus “espantás”, que le hicieron despedirse muchas veces del ruedo con el cuento de que ese toro sería el último toro de su vida de mataor.
-Mátale, José, -solía decirle a su hermano Joselito- ese toro me mira mal.
Cosa parecida sucede con Crazy y sus candidatos a la presidencia de la república o a cualquier otro cargo, primero los anuncia con bombos y platillos y luego, de acuerdo a los índices de las encuestadoras, les propina una cachetada o un buen puntapié y los envía con su música a otra parte. Sucedió con Carlos Roca en su postulación a la alcaldía, luego con Jorge del castillo, a quien ni siquiera lo dejó postular, luego con Javier Velásquez Quesquén, su más sumiso seguidor, a quien hizo renunciar al premierato con el cuento de que lo iba a lanzar como candidato del partido a la presidencia.
En una demostración clara acerca de quién manda en el partido de la estrella, ha dejado de lado las decisiones partidarias, para lanzar a Mercedes Araoz como candidata del APRA a las elecciones del 2011, dando un giro diametral a la doctrina del partido de Haya de la Torre colocándolo como de extrema derecha. Crazy ha demostrado de esta manera que el partido es él y ante sus decisiones, los demás miembros del APRA solo tienen que asentir ¿Por qué? Porque indudablemente les conviene.
Los cálculos de Crazy responden a una estrategia que le permita regresar al poder en el 2016. Él sabe que, sin su presencia, el APRA es una nulidad, tal como ha quedado demostrado en los pobres índices obtenidos en las recientes elecciones municipales y regionales. Por tanto la postulación de Jorgito, del Señor de Sipán, Nidia Vílchez o de cualquier otro personajillo, están condenadas al más estrepitoso fracaso y eso de ninguna manera conviene a sus intereses.
Por otro lado, les resulta beneficioso a los fallidos candidatos porque, gracias a la cifra repartidora, permanecerán en sus cargos como congresistas y eventualmente como ministros, para proseguir en los ventajosos negocios o “faenones” a costa del Estado. Jorgito, por ejemplo, debe ser el más afanoso en seguir como congresista para seguir amparado en la inmunidad parlamentaria, de otro modo tendría que dar con su cabezota en la cárcel por su implicación en los petroaudios y otros faenones.
Esto significa que en el congreso tendremos a personajes controvertidos como del Castillo, Mercedes Cabanillas, Mauricio Mulder, Luis Alva Castro, Velásquez Quesquén , César Zumaeta, etc., para rato y con el riesgo de que regresen otros como Tula Benites ¡Dios nos coja confesados!
Crazy opta por presentar a una cara simpática, en una decisión sin precedentes, el APRA siempre presentó a candidatos propios, salvo cuando era un partido declarado fuera de la ley. El gordo sabe que el pueblo peruano es amnésico y ya ha olvidado la responsabilidad política que tuvo Araoz en el “Baguazo”, como Ministra de Economía, cuando introdujo un elemento de presión en la sesión de ministros que decidía la solución del problema de los territorios de la selva, precisando que peligraba el TLC con los EE.UU., para finalizar de la manera tan terrible como sucedió. Finalmente se derogaron los decretos y el TLC prosigue su marcha.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDÍN!


No hay comentarios: