martes, 12 de abril de 2011

MEDIOS: La Televisión Basura

Por Jorge Horna
Los medios de comunicación masiva (periódicos, revistas radios, televisión) tienen una gran influencia en nuestra población carente de instrucción. Si ellos (los medios) se utilizaran para trasmitir conocimientos, cultura, arte, ciencia, entonces serían instrumentos que coadyuvarían a elevar los niveles de educación y cultura.
Pero sucede lo contrario –más aún en estos tiempos de neoliberalismo salvaje-. Los dueños empresarios han instalado en la gran mayoría de los medios de comunicación los elementos para una sociedad de consumo, ensalzando de paso el individualismo, la indiferencia, el conformismo, la vanidad y el perverso concepto de competitividad, donde el que tiene más ventajas y posibilidades atropella y rezaga al desprotegido, al débil, al marginado de la sociedad.

¿Magaly Medina, un referente cultural en el Perú de hoy?

En un país cuyos gobernantes que se turnan en el poder y que miran a la educación y la cultura con desidia y desdén, la televisión (principalmente) se encarga de emitir mensajes que deforman la personalidad humana, anulando la capacidad de crítica y discernimiento.
Son varios los periodistas honestos que han advertido esta situación en la televisión peruana. Veamos:

Guillermo Giacosa:

“Solo el libro podrá competir con nuestra empobrecida televisión. Sin libros al alcance de las mayorías, quien seguirá teniendo la palabra de mando es la caja boba (TV).
La televisión idiotizante destruye los valores básicos sobre los que se sustenta una sociedad”.

César Hildebrandt:

“La televisión peruana ha creado una muchedumbre analfabeta, adicta a lo más barato con programas salidos del estercolero”,

(Programa “Entre Líneas”, Canal N, 13 de abril de 2003)

Marco Aurelio Denegri:

“Responsable, no única, pero sí principalísima de esta bestialidad, de este embrutecimiento, es la televisión comercial. La persona bruta, o la que ha sido embrutecida por la televisión, no puede desarrollarse ni progresar”.

(Revista Domingo, La República, 10 de octubre 2004)

Rodrigo Montoya Rojas:

“Además del programa de la señora Magaly Medina que ha convertido el chisme en virtud, y el 'ampay' montesinista en instrumento para meterse en la vida privada de las gentes y alimentar el morbo de los de arriba y los de abajo, la llamada televisión peruana, trata de divertir y ganar dinero con unos personajillos famosos considerados como 'humoristas' y cómicos como los señores Carlos Álvarez y Jorge Benavides”.

(Racismo y basura en la TV. La Primera, 17 de abril 2010)

César Hildebrandt:

“Una vasta conspiración de los medios está cumpliendo con éxito la meta de embrutecer a la gente, de extraerla de su humanidad, de eviscerarla, de convertirla en el viejo sueño de los amos: manada que obedece, rebaño presto, recua al servicio de su majestad. Para eso funciona la televisión, las radios de los 40 principales, los diarios de mayor venta (y cada día más de los que suponíamos serios y con principios)”.

(Revista Hildebrandt en sus Trece, No.14. Lima, 23 de julio 2010)

Claudia Blanco:

“Si al mediodía Amor, Amor, Amor permite pensar en la abolición terapéutica de la TV, el horario de la noche no se queda atrás en cuanto a imbecilidad. Ya no es sólo Magaly Medina, con sus insidias y ampays, la única mataneuronas. Por debajo de ese nivel está el diferentemente hábil Carlos Carlín y su programa La noche es mía”.

(Revista Hildebrandt en sus Trece, Lima, 8 de abril de 2011)

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!
.

No hay comentarios: