miércoles, 27 de abril de 2011

OPINION: La falacia del Perú que avanza

Por Crispín Piritaño
El gobierno megalomaniaco del Apra habrá comprendido que los resultados de las elecciones son la clara respuesta del pueblo a la cacareada bonanza económica en que Crazy Horse y sus ayayeros sostienen que navega el Perú. El pueblo no es tonto y ha dicho ¡basta! a las mentiras propaladas por el descomunal García y prefiere una opción más real que distribuya equitativamente la riqueza entre todos los peruanos y no solamente entre el grupo de poder.
Y es que cuando Crazy habla de bonanza, menciona promedios macroeconómicos que no corresponden a la realidad de millones de peruanos que vivimos en la pobreza. ( Por ejemplo, a los maestros que no se sometieron al chantaje de las pruebas censales, por convicción sindical, no les han aumentado un sol durante los cinco años de su mandato y del mismo modo podemos citar la situación de muchos sectores de la población que tuvieron que arreglárselas como sea porque las cosas siguiero subiendo)

El que gobernará si triunfa el fujimontesinismo (caricatura de Carlín)

El sofista de Crazy Horse nos quiere hacer creer que de una riqueza de cien soles, por ejemplo, repartida entre diez peruanos, corresponde diez a cada uno, cuando la realidad es que solamente le toca a dos, y para colmo, extranjeros, y al resto que lo muerda el perro.
Por estas falacias es que el Apra ha salvado con las justas la valla electoral y tiene solamente 4 congresistas náufragos que no podrán ni siquiera conformar una bancada. En esta catástrofe han caído las vacas sagradas que vivían enquistadas en el congreso ,como Mercedes Cabanillas, “Miss Bagua”, Aurelio Pastor, César Zumaeta y sobre todo, el inefable Jorge del Castillo, sindicado ahora por sus “fraternos” compañeros como el culpable de la debacle. Nos alegramos por lo ocurrido a este último porque ahora será pasible de ser enjuiciado por los delitos de corrupción en el caso de los faenones descubiertos en los petroaudios, en presunta complicidad con las ratas.
La plutocracia, que goza de la bonanza preconizada por el partido de gobierno ,está preocupada porque un gobierno de proyección popular buscará una mejor distribución de la riqueza, de modo que llegue a todos los peruanos y eso va contra sus intereses, por eso han enfilado sus baterías contra Ollanta Humala, propiciando el pánico financiero en que se vería envuelto el país si sale elegido, como parecen indicarlo las encuestas el candidato nacionalista.
En esta cruzada están empeñados El Comercio y sus adláteres, Expreso, Correo, Ojo, La Razón, Canal N, Canal 2 y los otros canales cuya línea editorial estuvo comprada por el fujimontesinismo en los años de la peor dictadura que soportó el país. Editorializan suponiendo que Humala va a hacer esto y aquello y no dicen nada de la apropiación de los fondos del Fonavi por Alberto Fujimori, ni tampoco de la venta discriminada de las empresas públicas, que significó grandes pérdidas para el país y el despido de miles de trabajadores.
Hemos sentido vergüenza ajena al ver los resultados de las elecciones y comprobar que en Cajamarca venció la candidata de la dictadura. Eso es un indicativo del bajo nivel cultural en que naufragamos los cajamarquinos. He revisado las estadísticas a nivel de lectura de diarios en el país y he visto con pena que Cajamarca, junto con Loreto y San Martín, son los departamentos que menos diarios leen, por eso quizás se olvidan que fueron el chino y su socio quienes regalaron Yanacocha a los gringos. Y lo que constituye otro motivo de vergüenza es la reelección de Cecilia Chacón y los candidatos comprados por la minera como próximos congresistas.
Concordamos plenamente con nuestro Premio Nobel, Mario Vargas Llosa, en que elegir a la hija del ladrón y asesino, que purga exigua condena para la monstruosidad de sus delitos, sería legitimar el peor gobierno que registra la historia del Perú y pretender el retorno de los años ominosos del fujimontesinismo, con sus saqueos, prensa parametrada, poder judicial capturado, tránsfugas mercenarios y sobre todo, hordas de fieras sangrientas, como el grupo Colina, dispuestos a asesinar salvajemente a cualquier transeúnte por el solo hecho de parecer sospechoso.
Como dice el vals inmortal “Desdén” de Miguel Correa Suárez: “absurdo fuera repetir el sermón de la montaña, toda repetición es una ofensa” mucho más cuando durante la dictadura se practicó el asistencialismo como la mejor receta para conseguir clientelaje político haciéndonos aparecer a los peruanos como mendigos estirando la mano. Esta especie de fanatismo sin razón explica la alta votación que obtuvo el engreído del “doc”, el amigo y masturbador de “puñete”. Encuestados los que votaron por él, adujeron que lo hicieron porque se parecía a su papi. ¡Plop! Así no juega Perú.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!

No hay comentarios: