viernes, 16 de diciembre de 2011

OPINIóN: Últimas noticias de Conga

Por Crispín Piritaño
La evolución de los acontecimientos en Cajamarca ha mostrado a un pueblo cajamarquino más unido que nunca en la defensa de sus recursos y su medio ambiente, única garantía de vida y de paz cívica entre nosotros. Los campesinos y los poblanos han tomado conciencia de la importancia de conservar las lagunas y humedales de las zonas altas de Huasmín y Sorochuco porque son las únicas fuentes terrenas de agua que tiene la provincia.

Un presidente que ya debería ponerse la camiseta del Perú.

Un gobierno prepotente y equivocado, que rápidamente olvidó sus promesas electorales, un presidente que parece tener bajo la piel la marca de Yanacocha, envió a sus fuerzas de choque para amedrentar a los defensores de las lagunas, mientras la prensa, acaudillada por el grupo de “El Comercio” y “Correo”, que ayer se vendió y se puso a disposición del fujimontesinismo, y por gente como el gordo Althaus, el fracasado Rospigliosi y la chismosa RM Palacios, a los que se han uncido los "periodistas del blackberry" en Celendín, fustigaba a diario a los “extremistas”, “terroristas” y retrógrados que se oponían al progreso del país, pidiendo el sacrificio de Celendín en pro de la patria, tratando de mostrar a una justa reinvidicación como un movimiento de cuatro gatos revoltosos que defienden a unas lagunas y bofedales que “no valían nada”.
Contra la decidida acción de los pobladores el gobierno lo intentó todo: amenazas, represión, argucias legales, adelanto de opinión, declaración de emergencia en cuatro provincias y hasta un recurso al que nunca debe recurrir un gobierno que se precie de democrático: el estrangulamiento económico de la región.
Frente a esta arremetida del oficialismo, voces sensatas de intelectuales del mundo ponían sus ojos en Conga y le pedían al presidente de la república declarar inviable el proyecto minero Conga por la propia salud del planeta. La codicia criminal de Newmont Mining Co., alias Yanacocha, alias Minas Conga, sentía que el piso se le movía bajo los pies porque veían que la reacción era cada vez más generalizada, y, para empezar, ya se había logrado la unión de las demás provincias que irán a un paro reivindicativo en defensa de las provincias en emergencia.
El problema de Conga produjo la caída de los ministros pro Yanacocha, con excepción de Salomón Lerner, que hizo de chivo expiatorio, y propicia un peritaje internacional que analice el problema y declare la posibilidad de explotar los recursos sin afectar las fuentes de agua. Creemos que este peritaje debe estar a cargo de organizaciones ambientalistas especialmente de países europeos como Dinamarca, Suiza, Francia y Alemania, naciones que priorizan la salud mundial sobre cualquier actividad extractiva que atente contra la ecología del planeta.
El problema de Yanacocha es que, pese a los esfuerzos de sus maquilladores por cambiarle el hocico y empolvarle las patas de rapaz, pese a explotar las debilidades de ciertos “artistas” cajamarquinos que no supieron valorar el papel que tenían con su pueblo, siempre será vista como una empresa expoliadora e irresponsable. Un huésped indeseable que recurre a métodos inconcebibles en una relación de convivencia minera-pueblo, porque asesina a sus dirigentes, desaloja a sus pobladores, contamina los ríos y los campos y destruye el hermoso paisaje con que nos dotó la naturaleza.
Por eso tenemos la confianza de que un peritaje imparcial descalificará a Yanacocha para seguir operando en Cajamarca, que le dirá basta a la prepotencia y al abuso. Por eso, antes de cualquier peritaje o negociación entre el gobierno y los dirigentes de Cajamarca es absolutamente necesario que Yanacocha retire sus maquinarias y sicarios de la zona porque tenemos que partir sin ventajas de ninguna clase. Mantener equipos y gente en la zona equivale a una provocación que puede desencadenar otras desgracias que tengamos que lamentar.
Por nuestra parte hemos incidido hasta el hartazgo y no nos cansaremos de hacerlo en el sentido de que ha llegado la hora de que el Perú reaccione y deje de ser un mero exportador de piedras chancadas y materias primas. El Perú debe tecnificarse y para ello el estado tiene que intervenir y apoyar proyectos educativos que lleven a los mejores estudiantes de la república a capacitarse en el extranjero. Solo de este modo seremos un país que se inserte verdaderamente en la modernidad.

¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN, CONGA NO VA, NO VA, NO VA…!
*

2 comentarios:

Matilde Vásquez dijo...

¡OLLANTA TRAIDOR!

Rosa Saldaña dijo...

La minería no debe darse en cabecera de cuenca, ya que eso significaría la pérdida de nuestra agua, se ve que Ollanta no sabe pensar; por algo dicen:"¡Ollanta wachiturro, mejor que tú piensa un burro!