lunes, 23 de abril de 2012

CANTACLARO: El cascabel del gato

Por Constante Vigil
Celendín

El problema mayor de Conga es la funesta presencia en la zona de la Newmont Minning Co., alias Yanacocha, una de las transnacionales más desprestigiadas del mundo precisamente por su accionar depredador e irresponsable en eso de cuidar el medio ambiente. A esto había que agregar una pésima y conflictiva relación con el entorno social de la zona de influencia.
Realmente causa malestar ser parte de un país que tiene un gobierno mentiroso y enclenque que cede a la presión del dinero que le ofrecen bajo cuerda las mineras extranjeras, que hostiliza a la pequeña minería nacional con el cuento de que son ilegales y no hace nada por formalizarlos porque ve en ellos una competencia molesta para empresas que son más rentables para el gobierno.
Y lamentamos tremendamente haber elegido a un gobierno que solapadamente se puso la careta del nacionalismo para después desenmascararse y exhibir su rostro vergonzante con el impresentable Valdés a la cabeza. Sí, se trata del “intelectual” que redactó el famoso compromiso de sujeción con que Montesinos humilló a toda la plana superior del ejército,, marina, aviación y a la policía nacional.
Con esta catadura inmoral y debilucha jamás va a ser capaz de hacer cumplir a Yanacocha todos los compromisos y recomendaciones que se desprenden de la farsa que significa el peritaje ordenado por el gobierno para darle validez legal a las sórdidas pretensiones de Yanacocha. Creen que con esta formalidad acallan los monstruos que les rasguñan la conciencia, creen que apagan las voces de miles de campesinos que protestan justamente por este atropello.
Yanacocha, una empresa por demás prepotente y abusiva jamás ha hecho caso de ninguna recomendación y no va a empezar ahora en Celendín y una prueba de ello es la intolerable presencia del felipillo Carlos Santa Cruz, uno de los responsables directos de la triste imagen que tiene Yanacocha en Cajamarca. Soberbio y prepotente quizás para compensar su ruin y exigua figura, incapaz de dialogar y de mantener una convivencia tolerante con sus vecinos, actitudes muy típicas de los felipillos.
Los cajamarquinos sabemos como se comporta Yanacocha. Cree que en el territorio que ocupa y explota puede hacer su plena voluntad. Como si para ellos las leyes peruanas fuesen paparruchas, pues se constituyen en un estado dentro de otro que esta representado por políticos venales y corruptos, por eso estamos seguros que ningún pichiruche del gobierno le va a poner el cascabel al gato.
Pero nos queda la resistencia pacífica y la vigilia permanente como armas para enfrentar al monstruo, tenemos que tener la convicción de que si el pueblo no quiere ¡CONGA NO VA! Lo importante en estos momentos es mantener la unidad, en especial de los dirigentes, cualquier resquebrajamiento o fisura entre ellos será capitalizada eficazmente por la minera que es experta en el arte de corromper y dividir. Nada nos separa, todo nos une, debemos estar a tono con el momento histórico que nos toca vivir.

¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN. CONGA NO VA Y NO VA!


No hay comentarios: