lunes, 16 de abril de 2012

OPINION: ¿Hoja de ruta?

Por Crispín Piritaño
Para nadie es un secreto que quien está detrás de todos los pataleos del ejecutivo y del inepto Valdés por imponernos el proyecto Conga a como dé lugar es la mano poderosa y corruptora de Yanacocha. Ellos son los que han propiciado la militarización de Cajamarca, Celendín y Bambamarca para amedrentar a la población, dando un índice certero de que el Peritaje ordenado de parte interesada será favorable a la minera, claro, con leves correcciones, no vaya a ser que la población se dé cuenta de que todo estaba ya arreglado bajo la mesa.

El genial Carlín, como siempre, interpretando la realidad del accionar gubernamental.

Descubiertos los intereses de Valdés en que Conga vaya sí o sí, como lo anunció el ex nacionalista Humala en cuanto asumió la jefatura de la nación, corroborados en sus expresiones en la Cumbre de Cartagena 2012 en donde declaró que Perú era un país abierto a la inversión extranjera, viniere de donde viniere, sin restricciones de ningún tipo, tal como ocurrió en los anteriores gobiernos corruptos, el del fujimontescinismo y el de Crazy Horse, que dieron como consecuencia la entronización de empresas trogloditas como Lumina Cooper, Doe Run y Newmont Minning Co., alias Yanacocha, proscritas en el mundo civilizado.
El gobierno que no quiere abortar un monstruo sietemesino por quién sabe qué intereses, no duda en apelar a todo con tal de torcer la opinión popular mayoritaria del país que aboga porque Conga no vaya, por ser un proyecto inviable que, desde cualquier ángulo que se le mire, contaminará el medio ambiente, destruirá una irremplazable cabecera de cuenca y contribuirá de modo sustantivo a la destrucción del planeta.
Por eso trata de aprovechar cualquier ocasión, cualquier resquicio que pueda ser utilizado por la prensa ayayera y parametrada para influenciar en el ánimo de la gente. Ahora resulta que a raíz de los secuestros y atentados en el VRAE, la baja paga que tienen los esforzados efectivos militares que incluso han perecido a manos de los narcoterroristas, es culpa de los extremistas comunistas que se oponen al proyecto Conga porque si no va no hay plata para aumentarles a estos esforzados héroes de la patria.
Sin embargo el gobierno hace la vista gorda cuando se trata de los abusos y contaminaciones de Doe Run, de Yanacocha y de otras mineras a lo largo del país y sospechosamente se olvida de cobrar la deuda que Telefónica, una empresa peninsular como los peritos de Yanacocha, tiene con el Perú. Si solo esta compañía pagara lo que le debe al fisco, muchos problemas del país serían resueltos sin tener que apelar a malbaratar nuestros recursos.
Lógicamente que estos esforzados patriotas no se pueden comparar con los mercenarios de Yanacocha, disfrazados con los emblemas nacionales, que han ido a ocupar prepotentemente Cajamarca, Celendín y Bambamarca, éstos, a diferencia de aquellos, se movilizan en unidades donadas de la minera y que el inefable gobernador ha olvidado registrar, tienen buen rancho, buena paga y patente de corso para hacer lo que es venga en gana con tal de incomodar a la población.
Ese es la realidad del accionar de un triste gobierno sin oriente, navegando a la deriva sobre una ruta peligrosa que dejara jalonada el siniestro dúo de siameses, que en una época manejaron el Perú, tratando de construir un paraíso para las empresas extractoras que no tenían cabida en otras partes del mundo debido a su malhadado accionar.
Los cajamarquinos estamos seguros de que nuestro accionar se ajusta a la verdad y a la razón y nada nos hará cambiar de opinión, por eso sabremos responder en la medida de los retos que nos traten de imponer.

¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN. CONGA NO VA Y NO VA!
*

1 comentario:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.