miércoles, 4 de julio de 2012

CANTACLARO: Los Mártires del Agua celendinos

Por Constante Vigil
Celendín
El más claro ejemplo del periodismo venal y genuflexo, el fofo (física y moralmente) Jaime Althaus, sigue invitando a los músicos de la aldea para sus conciertos desafinados. El último en ser entrevistado ha sido el rezago del más corrupto fujimontescinismo, Absalón Vásquez, conocido falsificador y frustrado aspirante al Gobierno de Cajamarca, quien, con voz altisonante, reclamaba que el gobierno se pusiera los pantalones para dar paso al proyecto Conga. ¿Qué significa “ponerse los pantalones” para este siniestro personaje? Naturalmente, como en los tiempos en los que hacía y deshacía en el gobierno más corrupto y criminal de la historia, ordenar a la tropa que apalee, que tire bombas que dispare, y que, incluso, mate.
Desgraciadamente para la población cajamarquina, sus reclamos han sido escuchados. Los noticieros de la mañana nos traen la triste noticia de que efectivos del Ejército dispararon contra los manifestantes, hiriendo a muchos manifestantes y de muerte a tres celendinos José Faustino Sánchez Silva, Eleuterio García Díaz y un menor de edad., de iniciales C.M.A. Estos son, señor Vásquez, los muertos que reclamaba, los primeros mártires celendinos que se inmolan en defensa de su tierra. Sus nombres quedarán grabados en el corazón de aquellos celendinos que realmente aman a su pueblo y rechazan la voracidad de las transnacionales empapadas de violencia.
.

Las balas ordenadas por Yanacocha contra la indefensa población.
Naturalmente que el gobierno, a través del inepto Valdés, ha cargado la culpa en los malos dirigentes, extremistas y ha manifestado su “repudio” a estas acciones, como si esta actitud los liberara de culpas y responsabilidades. No, señor Humala, en este hecho luctuoso que enluta a las familias celendinas hay dos responsables políticos: Usted, por exacerbar el ánimo de los manifestantes por el incumplimiento de sus promesas pre electorales y su primer ministro, cuya incapacidad para el diálogo es públicamente reconocida.
Y por si esto fuera poco, el incapaz gobierno a lo único que atina es a declarar a tres provincias cajamarquinas: Cajamarca, Celendín y Hualgayoc, en estado de emergencia, so pretexto de garantizar el orden interno y evitar que se produzcan más desmanes. Qué fácil les resulta al los incapaces ministrosdde justicia, Manuel Jiménez,  y del interior Wilber Calle, dar por solucionado la situación deteniendo a 15 personas para responsabilizarlos de los sucesos, cuando el asunto debe tratarse de otra manera: escuchando el clamor mayoritario de la población que desea se declare inviable el proyecto Conga por ser lesivo para Cajamarca y el planeta y por las pocas garantías que ofrecen Newmont Mining Co. Y sus cómplices de Buenaventura en el cumplimiento de sus pactos de cuidar el medio ambiente.
La sangre de estos mártires no puede quedar impune, como en el caso de Bagua y de otras acciones contra las poblaciones indefensas que emprende el gobierno. Cajamarca no va a permitir la prepotencia y el abuso. Cajamarca exige la renuncia del incapaz Valdés y la declaración de inviabilidad del Proyecto Conga. La población se siente traicionada por la venalidad de los alcaldes como Bardales Vigo y Mauro Arteaga, que no vacilan en traicionar a su pueblo, que siguiendo el ejemplo de Humala, primero declaró intangible la zona para las actividades mineras y ahora se retracta y está a favor de la transnacional.
El papel del periodismo, señor de Althaus, no es atizar más el fuego, proporcionando nombres de los dirigentes de la manera irresponsable como lo ha hecho en su programa, un buen periodista es objetivo y honesto, pero estando usted de por medio, con sus antecedentes de servilismo a los dictámenes de Montesinos y Fujimori, nada bueno podemos esperar, siga pues, ejecutando sus macabros conciertos, total, músicos de la aldea le sobran, pero Cajamarca no se rendirá y dará un ejemplo al mundo de cómo hay que defender nuestro derecho a una vida sana y a legar a nuestros descendientes un mundo con las mismas oportunidades que nos brindó la naturaleza.
¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN! ¡CONGA NO VA, Y NO VA!

No hay comentarios: