lunes, 27 de febrero de 2012

OPINIÓN: La farsa de los "perritos" de Valdés

LOS TRES TÍTERES DE YANACOCHA
Por Crispín Piritaño

Celendín
Lo del peritaje de viabilidad del Proyecto Conga es una farsa. Los tres "expertos" —en realidad los tres títeres de Yanacocha— llegados de la península ibérica tienen una sola misión: minimizar los daños del Proyecto Conga, tal como lo dice el contrato del proceso de su selección. Lo que intentarán es lavarle la cara a la amenaza minera para facilitar su imposición.
Los seleccionados para el peritaje no son cualquier profesional independiente. Tienen sus prontuarios. Veamos: Luis López García, es actualmente consultor en hidráulica e hidrología. Se hizo conocido en su país cuando el Parque Nacional Doñana sufrió la peor catástrofe ecológica cuya responsabilidad le cupo a la minera sueca Boliden. El informe sobre los daños concluyó que el dique se rompió porque en el proyecto no se consideraron dos aspectos fundamentales: la fragilidad del suelo y las altas presiones del agua sobre el cimiento arcilloso.
Estos proyectos fueron efectuados por INTECSA-INARSA, empresa que opera en el Perú y en la cual trabaja Luis López García, quien, sin embargo, no ha considerado en su hoja de vida que sigue trabajando para esta empresa, que, como lo sufrieron los andaluces con Doñana, carece de elementos valederos para que sus estudios sean creíbles.

Serían maquiavélicos si no fueran risibles los rostros de los "perritos" contratados por Valdés.

A su vez, Rafael Hernández sostiene que ha trabajado en más de 350 proyectos mineros y una de sus características particulares es la intolerancia, como lo demostró al calificar de “incivilizados” a los pobladores de Islay por oponerse al proyecto minero Tía María, durante los hechos que culminaron con la muerte de tres pobladores, en marzo de 2011, quienes fueron baleados por la policía.
Finalmente, el portugués José Martins Carvalho tiene una empresa dedicada al tratamiento de aguas termales y manantiales naturales para consumo humano. Su prédica, insertada el su página web, dice: “nuestras intervenciones se rigen por los estándares más estrictos de calidad, principios éticos y morales en la profesión, al servicio de los clientes para mantener la máxima independencia de los contratistas y proveedores”.
¿Es necesario subrayar “al servicio de los clientes” en el credo de este señor? En el presente caso el cliente se llama Oscar Valdés Dancuart, un invitado del gobierno de la Gran Transformación, por quien nadie no votó nadie en el Perú y que se ha encargado de convertirlo en la Gran Continuación de las políticas antinacionales y corruptas de los anteriores gobiernos.
Lo que el Estado no dice al pueblo es que está incapacitado moral y éticamente para nombrar a estos personajes dudosos como árbitros de lo que sucederá en los próximos años en Cajamarca, amenazada por la explotación criminal de la minera más irresponsable que opera en el país, Yanacocha y sus cómplices de Buenaventura.
Esta incapacidad moral y ética deviene del intento de imponer, sea como sea, el proyecto para el cual el propio Ollanta Humala adelantó opinión al decir que “Conga va, sí o sí”, lo que reafirmó en forma desfachatada con su historia de que recibió un feto de seis meses y que se negaba a abortarlo. A leguas de distancia de lo que prometió a los cajamarquinos en su campaña electoral. Para colmo, él y Valdés intentaron basar su determinación en una reunión con dirigentes apócrifos que representaban los intereses más bajos y mezquinos en Cajamarca. Un pueblo digno como el nuestro, frente a estos devaneos no cae en el engaño y se siente insultado.
Por todas estas consideraciones, quien debió designar a verdaderos peritos debió ser un organismo internacional que otorgue márgenes de seguridad e imparcialidad como la ONU, tal y como las auténticas autoridades y líderes de Cajamarca lo reclamaron.
Lo que no entiende el gobierno es que la preservación de la cabecera de cuenca de las lagunas de Conga es indispensable para la existencia, no solo de los pobladores de la zona y todas las regiones que reciben la influencia de sus aguas, sino, por extensión, para todo el planeta. Destruir este delicado sistema ecológico no solo es atentar directamente contra la vida de miles de campesinos de todo el norte del Perú, sino contribuir a la degradación de la casa común de la humanidad, el planeta Tierra. En este combate de vanguardia no estamos solos.
Los que invocan el tema del progreso y el bienestar económico de unos pocos —los accionistas de los mineras, a fin de cuentas— deben reflexionar sobre la herencia que, como personas de este tiempo, debemos legar a las generaciones venideras, que también tienen derecho a usufructuar las oportunidades de vida que nos propone nuestro hogar planetario.

¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN, CONGA NO VA Y NO VA!
*

viernes, 17 de febrero de 2012

CARNAVAL: Arma tu patota y vamos a Huachipa.

El carnaval es la locura anual de los celendinos auténticos y también de los nuevos. Nuestras unshas y banderas siempre serán la tradición de estas fiestas en donde todos se mojan por dentro y por fuera, comen sus cuyes y beben la rica chicha de jora. Los celendinos de Lima pletóricos de añoranza lo viviremos este domingo 26 de febrero en el Centro Recreacional Oscar Silva Merino de Huachipa, organizado por la junta directiva de la Asociación Celendina que preside nuestro querido "Coche" Wilson Silva Ramos. ¡Salud, maestro! y por allí caeremos. (CPM)

miércoles, 15 de febrero de 2012

RESISTENCIA: Cortinas de humo

No nos caben dudas de que Valdés es uno de los alumnos más aprovechados del siniestro Montesinos en eso de tender cortinas de humo o de buscar psico sociales para distraer el ánimo de la gente ed los temas esenciales que deben preocupar a la mayoría de los peruanos preocupados por el futuro de muchas regiones que se ven afectadas por la minería irresponsable que se cierne sobre los sectores con recursos del país.
La captura del “camarada” Artemio, que para nosotros no tiene nada de izquierdista y sí mucho de delincuente narcotraficante, le cayó de perillas a Valdés para desviar la atención que crecía acerca de la Gran Marcha del Agua y sus implicancias con respecto al futuro de Minas Conga, región que quieren depredar Yanacocha y Buenaventura. Personajes como Artemio son muy convenientes para el estado porque manchan de criminalidad al sector político de la izquierda y entonces es fácil emparentarlos con los dirigentes que estaban liderando la protesta por el agua. Artemio es de SL y Santos es de PR. Si los dos son grupos comunistas, luego son terroristas. En consecuencia los que protestan por el agua son comunistas terroristas. Así de simple predicaba el doc.
El mismo suceso sirve para designar a los peritos que no dirán la verdad sobre Conga. Debe ser un organismo internacional como la ONU el que designe a los técnicos con garantía de imparcialidad, partiendo de cero y no intentando parchar el injustificable EIA presentado por la Newmont y sus cómplices. Tenemos que estar alertas sobre estas medidas e informar a la gente de la verdad de los hechos. (CPM)

Hay que estar alertas sobre los intentos del gobierno de minimizar la protesta.

Dudan de peritaje a Conga

El dirigente ambientalista Marco Arana y el experto en temas ambientales José de Echave, activos participantes de la llamada Marcha del Agua, coincidieron en señalar que la revelación de los integrantes del equipo que realizará el peritaje al proyecto Conga, no cambiará en nada la decisión de ejecutarlo.
El equipo que ejecutará el peritaje a Conga está conformando por los españoles Rafael Fernández Rubio, ingeniero de Minas; Luis López García, ingeniero de Caminos, Canales y Puertos; y el portugués José Martins Carvalho, licenciado en Ciencias Geológicas.

En diálogo con LA PRIMERA, Arana afirmó que “tal como está concebido (el peritaje), todo está orquestado para viabilizar el proyecto Conga”. Sostuvo que el debate “no está en función de los peritos”, y que esta discusión “es irrelevante”, puesto que, en opinión del activista del medio ambiente, la atención está centrada en el peritaje.

Sin embargo, anotó que las organizaciones sociales que participaron de la Marcha del Agua, así como la ciudadanía de Cajamarca, desean conocer las referencias académicas de los tres expertos contratados.

De Echave coincidió con Arana al señalar que “las posibilidades están abiertas para que Conga se realice lo más rápido posible, esto nos da confianza”. Además, refirió que el peritaje “no se ha manejado correctamente”, y que solo se realizará “para calmar las dudas que la población tiene sobre el proyecto Conga”.

El exviceministro de Gestión Ambiental recordó que la idea de revisar el Estudio de Impacto Ambiental de Conga surgió del informe elaborado por el Ministerio del Ambiente, “del que algunos dijeron que no existía”.

Argumentó también que de los tres expertos que realizarán el peritaje, “solo conozco a Rafael Fernández”, de quien dijo “ha estado vinculado al sector minero por años”.

“No sabemos cuáles han sido los criterios para escoger (a los peritos) ni por qué se mantuvo en reserva (los nombres)”, subrayó, al indicar que el gobierno haya procedido de esta forma debido a la Marcha del Agua. “Hubo poca transparencia”, añadió.

NIEGAN FINANCIAMIENTO
Tanto Arana como De Echave rechazaron el informe periodístico difundido en televisión el domingo, que sostiene que el Gobierno Regional de Cajamarca financió, con sus recursos económicos, la manifestación por el agua.

“Es falso que se hayan usado fondos del gobierno regional (de Cajamarca). Creemos que es una información para desprestigiar la marcha”, manifestó Arana, quien recordó que la movilización no fue convocada por esta instancia de gobierno.

Del mismo modo se pronunció José de Echave, quien acotó que “no hubo un sol del gobierno regional”.

“Si vuelven a ver el informe periodístico, en ninguna imagen hay relación entre lo realizado por el gobierno regional y la Marcha del Agua”, apuntó De Echave al tiempo de precisar que el financiamiento de esta movilización fue sostenida con recursos propios, y que contó con el respaldo económico de diversas organizaciones de solidaridad.

martes, 14 de febrero de 2012

OPINIÓN: José Ma. Arguedas y Alfredo Pita, una amistad

Por Jorge Horna
Lima
En su libro testimonial Días de sol y silencio, Alfredo Pita, reconocido escritor celendino, autor también de relatos y novelas, da cuenta de su amistad con José María Arguedas y su familia (la que compuso con Sybila Arredondo y sus hijos) en los tiempos culminantes de la vida del autor de Los ríos profundos. Esta circunstancia extraordinaria le deparó compartir con ellos “ese amor, por la vida y por el Perú”, por lo que volver a ella, evocarla, sólo es posible de “la única forma que tengo", mejor dicho, hablando "desde mí mismo, desde mis recuerdos y mi experiencia” (pag. 11 y 15).

José María Arguedas y Alfredo Pita

A partir de 1969, año del deceso de José María Arguedas, muchos ensayos interpretativos (Flores Galindo, N. Manrique, A. Torero, C. Lévano, Carmen Pinilla; la enumeración es extensa) han bordeado la obra del autor de Todas las sangres.
Alfredo Pita aporta con su libro algo nuevo: el conocimiento privilegiado de los ritos y resquicios de la vida hogareña de los Arguedas en la solariega casa de la urbanización Los Ángeles, en el distrito limeño de Chaclacayo. Pero no sólo eso, nos confirma, con su visión de joven universitario de aquel entonces, el perenne mensaje arguediano de prender en el alma y la mente de los peruanos "un mundo más esencial y puro, el de los indios del Cuzco y de las regiones aledañas” (Apurímac, Huancavelica, Ayacucho. JH) (pág. 34). Pues Arguedas nos planteó que el Perú, diverso e intrincado, generador de constantes conflictos sociales, exigía instaurar los mismos derechos y oportunidades para todos, en la praxis de nuestra histórica interculturalidad .
Días de sol y silencio (un bello título que los editores han adornado con un rótulo vendedor: "Arguedas, el tiempo final") nos recuerda que José María Arguedas abordaba el mundo andino con una vinculación y empatía sin distancias, dominando la emotividad, desde el agreste camino que viene padeciendo por centurias el campesinado indio del Perú.
En su libro, Alfredo Pita nos ofrece la imagen del hombre en su diario trajín, de un Arguedas que en la paz hogareña o en medio de sus batallas anímicas abrigaba el intenso compromiso de hacernos conocer y entender la complejidad de nuestras raíces originarias; para desprejuiciarnos y ser capaces de mirarnos a nosotros mismos en el umbral de nuestro porvenir como nación, aún en labranza.
El intenso relato Días de sol y silencio describe el espacio íntimo de un Arguedas que, asido al afecto de su familia nuclear, afrontaba los dilemas de la sociedad desde una concepción comprometida, identificado con el universo andino y su cultura. Sus preocupaciones quedaron impregnadas en los libros que publicó y que va más allá de lo literario, abriendo concretas posibilidades al análisis socio-antropológico y también político.
Se trata de un libro breve pero complejo, que transciende el testimonio de Alfredo Pita, quien, viajando a través del tiempo vuelve a postrimerías de los años sesenta del siglo pasado e, imbuido de su experiencia vital, equilibra su apreciación del amigo y maestro que fue para él José María Arguedas. Las escenas evocadas, los juicios emitidos sobre los avatares existenciales del protagonista, van, viento en popa, empujados por una rotunda prosa narrativa. La evocación no ha sido avasallada por el apasionamiento afectivo y es una sensata expresión en pos del retrato real de quien escribió magistralmente, entre otras obras, Agua y El zorro de arriba y el zorro de abajo.
La palabra sincera de Alfredo Pita, que ha estructurado su libro en 18 temas, nos revela no sólo su admiración por el gran escritor andahuaylino, sino también las raíces de su provechoso y definitivo, aunque breve, aprendizaje.
En el capítulo Sybila, el autor no sólo hace un vívido retrato de la viuda de Arguedas, sino que no vacila en entrar en disquisiciones sobre sus opciones políticas, sobre los compromisos que la llevaron a ser condenada a 15 años de prisión. Y lo mismo hace con quien fue, tal vez, el amigo más querido de Arguedas, el lingüista Alfredo Torero, quien, por las mismas razones, sufrió persecución y exilio. “Escucharlos hablar, a José María y a él, era ponerse a la escucha de un horizonte cultural intuido, pero a la vez remoto y misterioso para mí” (pág. 50).
El autor de Días de sol y silencio ha recurrido a una técnica muy visual, casi fotográfica, a las imágenes atesoradas en su memoria y recuerdos, que conmueven y nos llevan a reflexionar de modo inédito sobre la vida y obra arguediana, que, valgan reiteraciones, tienen ambas la misma altura.
Alfredo Pita, al abrir su relato, lamenta no tener más fotografías que aludan a sus estancias de fin de semana en casa de los Arguedas; pero las que se incluyen en el libro, y principalmente la serie mítica tomada por Olga Luna, son suficientemente elocuentes. A mí me impresiona —y coincido con el autor— aquella que ilustra la tapa y que pertenece a esa serie. A ello hay que agregar el esmero gráfico que el pintor y amigo Jorge Chávez Silva ha puesto en el retoque y tramado de esa foto, para convertirla en una cubierta de libro memorable.
Para concluir, las letras celendinas y del país han sido honradas con este trabajo de Alfredo Pita, así como su trayectoria literaria, que ya suma décadas.

Lima, febrero de 2012

Días de sol y silencio 
Alfredo Pita
Fondo Editorial UIGV
Lima, Diciembre de 2011

.

RESISTENCIA.La prensa que miente

Publicamos este artículo de César Lévano, uno de los observadores más lúcidos del panorama político nacional, que no ha tenido la bajeza de ser mercenario de ninguna transnacional extractiva. En él enjuicia el triste papel de algunos periodistas que han perdido total objetividad en su afán sospechoso de minimizar el alcance de las protestas populares.
Por nuestra parte, ya hemos expresado la desilusión y malestar que ha causado la actitud entreguista de un presidente que se muestra como un mentirosillo de lo más ruin, porque ha cedido a las tentaciones millonarias de empresas criminales como Newmont y sus cómplices de Buenaventura y ha entronizado en las esferas del poder a los más conspicuos esperpentos del fujimontecinismo (neologismo que expresa la perversa actitud de dos personajes siniestros: Fujimori y Montesinos)
Los que participamos en la marcha por la Dignidad Nacional en contra de los intentos de la hija del peor dictador de la historia nacional de hacerse del poder, nos preguntamos estupefactos ¿Y este sujeto es el que prometió nacionalismo y cambios sustanciales en la economía, derechos de los ciudadanos y volver a la Constitución del 79?
Por lo pronto está invalidado moralmente para nombrar a los peritos que parchen y maquillen las intenciones criminales de Yanacocha, pues el gobierno ya adelantó opinión. Debe ser otro organismo internacional el que los designe así como debe juzgar a los gobernantes que prometen reformas para hacerse del poder y al final no cumplen. (CPM)

Por César Lévano

No, no está loco, ni es ciego, ni ignora la aritmética. Es puro odio lo que dicta la gruesa mentira de Jaime de Althaus de que la Marcha del Agua solo congregó entre 200 y 300 personas. El Comercio le lleva el amén: “Cientos de personas se concentraron en la Plaza San Martín”.

Enormidad como esa desautorizan y desacreditan a sus autores. ¿Quién les va a creer, si en los propios medios de los mentirosos se presentaron imágenes de la masiva, imponente concentración?

El genial Carlín, ironizando sobre la prensa mercenaria en el Perú.

El hecho de que la defensa de Conga recurra a esos medios demuestra que no tiene otros recursos. Sus falsedades contagian toda la argumentación empresarial.

Algo más, el fundamentalismo fanático de los defensores del gran capital indica que éste ya no tiene justificación, cuando se trata de medio ambiente y defensa de la vida.

La ideología depredadora del capitalismo nació cuando Lord Bacon, en el amanecer del capitalismo, llamó a descubrir las leyes de la naturaleza para ponerlas a nuestro servicio. Conga y sus defensores demuestran que en la era del imperialismo el capital viola hasta las leyes de la naturaleza.

Ahora, la catástrofe ecológica estremece el mundo. Y los pueblos reaccionan. En estos días no es solo Cajamarca. Hay otras Cajamarcas en Nuestra América. Hace unos días se informó en la prensa mundial de otra Cajamarca. Se llama así un pueblo de Tolima, Colombia, que lucha contra una empresa que quiere explotar oro y cobre con una mina que va a destruir el medio ambiente.

Y en Argentina tenemos el caso de Catamarca (una t de diferencia), provincia de La Rioja. Ahí, los vecinos de Timogasta se enfrentan desde hace varias semanas a la fuerza pública. Ayer, 16 ambientalistas resultaron heridos durante un violento desalojo policial. Motivo: la población se opone a la explotación de una mina de oro y cobre en la montaña Famatina. “Famatina no se toca” es el lema colectivo.

La empresa canadiense Osisko ha demostrado, sin embargo, ser menos terca que Newmont y Yanacocha. El 5 de este mes declaró: “Si no hay licencia social para la exploración y el desarrollo alrededor del área del proyecto de Famatina, no habrá trabajo.”

Es la segunda victoria de este pequeño pueblo, de siete mil habitantes. A partir de 2004, se enfrentó a la transnacional canadiense Barrick Gold. Tan fuerte fue la resistencia popular que la compañía abandonó su “Proyecto Famatina” en 2007.

En agosto de 2011, la Osisko Mining adquiere el proyecto. Creía que en poco tiempo podría explotar los nueve millones de onzas de oro encerrados en la montaña.

La resistencia ha consistido en un bloqueo pacífico y selectivo de la circulación vehicular. No dejan pasar el transporte y la maquinaria de la empresa.

Entretanto, el gobierno central de la señora Cristina Fernández se aparta de la discusión. No ha dicho: “Famatina va”.

¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN, CONGA NO VA Y NO VA...!
*

viernes, 10 de febrero de 2012

RESISTENCIA: La Gran Marcha por el Agua llegó a Lima

Unos mil quinientos caminantes por el agua llegaron a Lima, en medio de la indiferencia de los medios de comunicación, consecuentes con el pensamiento Valdés, que dieron cabida a otras noticias de dudosa importancia y a resaltar el hecho de que uno de los participantes portara una bandera del PCP que tenía la hoz y el martillo, símbolo que pretendieron identificar con Sendero Luminoso, en un claro intento de politizar a nuestro justo movimiento.
Al respecto debemos decir que el anhelo celendino de preservar sus recursos y ecología nada tienen de político y mucho de vital. El hecho de que algunos partidos y políticos aprovechen la coyuntura para plegarse y levar agua para su molino en nada compromete la justeza de nuestros reclamos, como lo reconoce todo el mundo.
Uno de los organizadores de la marcha, el padre Marco Arana, ha reiterado que no es una animadversión contra la minería la que une a los caminantes, sino un pedido que comparten otros pueblos y comunidades del Perú para que la minería sea regulada y se prohíban proyectos en cabeceras de cuenca.

La marcha por la justicia y la vida llegó a Lima, recibiendo el apoyo interesado de políticos y partidos que desvirtúan al movimiento como las mineras contaminan al agua.

Los marchantes cajamarquinos llegaron en son de paz, como fuerzas conscientes que se proclaman pacíficas y decididas a participar en diálogos consecuentes con su compromiso ético en la defensa del agua como derecho humano. El reclamo cajamarquino encarna la problemática de muchas regiones de nuestro Perú que sufren las mismas agresiones por parte de las transnacionales mineras amparadas por los gobiernos entreguistas que lamentablemente gobernaron y gobiernan al país.
El movimiento continuará el día de hoy con varias actividades en las que se exigirá la preservación del recurso hídrico Concentración será en la Plaza Dos de Mayo a las 2:30 p.m. Exigirán preservación de recurso hídrico y la fijación de regulaciones que eviten la afectación de la actividad minera a las poblaciones y el entorno natural.
Los manifestantes hicieron su entrada a Lima ayer, por la zona de Pro, en el distrito de Los Olivos, adonde llegaron al amanecer procedentes de Huacho, siendo recibidos por representantes de las organizaciones sociales de los distritos del extremo norte de Lima, como el antes mencionado y los de Puente Piedra y Carabayllo.
En su avance hacia el centro de la capital, las coloridas columnas perfectamente ordenadas, enarbolaban sus banderolas a la vez que entonaban cánticos en defensa del recurso acuífero y de cuestionamiento a la torpe y escasa vocación por el diálogo del primer ministro, Óscar Valdés, quien en las vísperas expresó a los medios que esperaba una marcha técnica, en vez de política, como si sus decisiones fueran técnicas y democráticas y no obedecieran a los intereses subalternos que todos los peruanos suponemos.
“Hemos venido a decirle al Ejecutivo y al Congreso que queremos que se respete nuestro derecho a favorecer un desarrollo agricultor, ganadero sostenible, turístico forestal y que no nos imponga la actividad minera sin consultar a los pueblos”, puntualizó Arana.
A su llegada a la Plaza Dos de Mayo, los marchistas fueron recibidos por una delegación de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), encabezada por su presidenta, Carmela Sifuentes, quién expresó su pleno respaldo a las reivindicaciones cajamarquinas, defendiendo la validez de la Ordenanza Regional 036 que declara la intangibilidad de las áreas de cuenca hídrica, específicamente de las tres lagunas en las que pretende operar el proyecto Conga.
Por la tarde, los manifestantes se dirigieron al Colegio de Jesús, en el distrito de Jesús María, a fin de asistir al Foro Hídrico que se realiza desde el pasado miércoles y en el que expusieron los representantes regionales y de las zonas afectadas por la minería. La principal conclusión de este certamen es que la movilización ha servido para sensibilizar a la población sobre la importancia de preservar el recurso hídrico.
La movilización recorrió, en ómnibus y camiones y en algunos tramos a pie, unos 870 kilómetros, hasta Lima, y se inició el 1 de febrero, en las provincias cajamarquinas de Hualgayoc y Celendín, en las que están las lagunas que serían afectadas por el desarrollo del proyecto minero Conga.
La marcha tras pasar por Cajamarca, recorrió las localidades de Choropampa, Chilete, Tembladera, Ciudad de Dios, Trujillo, Casma, Huarmey, Pativilca, Barranca, Supe y Huacho, hasta llegar a Lima.
Hoy por la mañana se instalará a las 9 a.m., en el Colegio Mater Admirabilis del distrito de El Agustino, el Tribunal de Justicia Hídrica, un cónclave de carácter simbólico, en el que las organizaciones sociales y proambientalistas analizarán diversos casos de atentados a la ecología y el equilibrio medioambiental.

¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN, CONGA NO VA, Y NO VA...!
*

miércoles, 8 de febrero de 2012

RESISTENCIA: La Marcha del Agua llegará mañana a Lima

Pese a que los diarios parametrados insisten en ignorar la evolución de esta Gran Marcha Nacional por el Agua, el evento que ha movilizado a organizaciones gremiales, campesinas, obreros, intelectuales, y otros, se va desarrollando con singular éxito y mañana arribará a la capital, donde será recibida por miles de simpatizantes y adherentes en la Urbanización Pro de Los Olivos, a la entrada de Lima.
Hemos escuchado con sumo interés la entrevista realizada por Canal N al ex viceministro José de Echave, quien, junto con el ex ministro Giesecke, pusieron en tela de juicio la validez de EIA presentado por Newmont y sus cómplices de Buenaventura, en su intento de lograr la autorización para proceder a la destrucción que signfica el proyect0 Minas Conga. Ambos se dieron cabal cuenta de que no era un estudio serio y responsable y que no era más que el mismo estudio que presentaron para depredar la laguna de Yanacocha, con algunos parches.
No entendemos como hombres de la capacidad y honradez de los citados funcionarios estén ahora fuera del gobierno y que se haya abierto paso a personajes que son producto de las maquinaciones del fujimontesinismo, de ese espíritu corrompido que se expresa en la Constitución elaborada por el dictador para perpetuarse y para permitir el enriquecimiento ilícito del japonés, sus secuaces y las transnacionales depredadoras como la Newmont.
Consideramos necesario y urgente un retorno a la Constitución de 1979 que prevé un mejor trato a los recursos naturales de nuestro país, sobre todo a los recursos hídricos, que representan la vida, no solo de las personas, sino también de la flora y fauna. El conjunto constituye un bioma interactivo que garantiza la existencia y salud de nuestro planeta. Insistir en la destrucción, en la depredación y en el uso de mercurio y arsénico para saciar una monstruosa sed de riquezas nos parece criminal y desatinado, y, más aún, cuando se pretende desligitimar una justa protesta tildando a sus conductores como "comunistas", "terroristas" o enemigos del progreso.
Lo civilizado es preservar la
vida y cuidar de nuestro planeta. Lo contrario es una ingnominiosa barbarie que pretende la muerte irracional de la Tierra, que es nuestra casa y nuestra madre (CPM).

Marcha por el Agua llega mañana a Lima con miles de manifestantes. El viernes instalarán Tribunal de Justicia Hídrica.
La llamada Gran Marcha Nacional del Agua, movilización que llegará hoy a la ciudad de Huacho, en la antesala de lo que será su entrada a Lima mañana, con el fin de presionar por la preservación de las fuentes de agua, la lucha contra la contaminación y el reconocimiento del agua como derecho humano.
El viernes, en el acto central de la marcha, se instalará el Tribunal de Justicia Hídrica en presencia de todos los participantes de la Marcha del Agua, en el colegio parroquial “Madre Admirable” de El Agustino.

La marcha también es contra la constitución espúrea del fujimontesinismo que busca depredar al Perú.

Milton Sánchez, integrante de la Comisión Nacional Organizadora de la Marcha del Agua, dijo a LA PRIMERA que Huacho será el último punto de concentración antes de llegar a Lima, y que en esa ciudad tendrán reuniones para coordinar las acciones previstas en la capital.
Sánchez agregó que realizarán en Lima un pasacalle y un mitin con las organizaciones participantes y reveló que este tipo de actividades han sido frecuentes en todas las ciudades recorridas por la movilización a nivel nacional.
Manifestó que en estos actos públicos “expondremos las razones de esta gran movilización”, tras precisar que el conflicto desatado por el polémico proyecto minero Conga “no es la única causa” de la Marcha del Agua.
Detalló que luego de haber estado en Pativilca, llegaron ayer a Barranca, y fueron recibidos por el alcalde Uldarico Castillo Ramos, quien junto a colectivos y organizaciones juveniles brindaron una recepción a los manifestantes. Luego pasaron por el distrito de Supe, parada previa antes de seguir a Huacho.
A su turno, el dirigente ambientalista Marco Arana, uno de los organizadores de la marcha, dijo que esta movilización busca preservar los recursos hídricos y que se dicten normas para regular la actividad minera, de manera que no afecte a las poblaciones y los ecosistemas que habitan.
“La minería es una actividad económica importante en el país, pero no debe sobreponerse ni poner en peligro las otras actividades económicas como ha venido ocurriendo con la política económica vigente de los últimos 20 años”, afirmó Arana.

PACÍFICA Y PROPOSITIVA

Por su parte, el ex viceministro de Gestión Ambiental, José de Echave, en el inicio de la Marcha del Agua manifestó su apoyo “a título personal” a la movilización.
“La Marcha del Agua es pacífica, ha tenido el cuidado de no afectar a nadie y respetar el libre tránsito”, refirió el experto en temas ambientales, tras recordar que los organizadores de esta movilización han tomado todas las medidas para que no ocurra “ningún tipo de violencia”.
De Echave afirmó que “tal como está planteado el proyecto Conga, no es viable”, porque “va a producir impactos ambientales al secar cuatro lagunas y cuatro ríos”. Por ello, demandó que la manera en que son realizados los estudios de impacto ambiental debe ser revisada.

¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN, CONGA NO VA, Y NO VA!
*

RESISTENCIA: La banderola de la dignidad

El contingente celendino que va en la Marcha del Agua hacia Lima es nutrido y está compuesto por un centenar de entusiastas defensores de nuestro medio ambiente, surgidos de todos los ámbitos de actividad de la provincia: estudiantes, ingenieros, maestros, campesinos, ganaderos, amas de casa, religiosos. Jóvenes y jóvenes mayores, todo el mundo va cantando el Silulo y la Matarina, para enseñarles a los hermanos de Lima que se puede pelear cantando.
Entre las diversas banderolas que llevan, una está entre la más queridas porque expresa nuestra coraje y dignidad. La banderola de la valiente Resistencia Celendina ante las amenazas de la megaminería irresponsable, depredadora y corruptora.

La banderola de la valiente Resistencia Celendina.

Nuestro pendón estuvo con nuestros hermanos en la mañana del inicio de la Marcha, en las lagunas de las alturas de Huasmín. Estuvo esa misma noche en la entrada en Cajamarca. Se la vio pasando por Pacasmayo. Y entró luego en Trujillo. Esperamos verla avanzar victoriosa cuando nuestros hermanos entren mañana a Lima.


¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN, CONGA NO VA, Y NO VA!

.

martes, 7 de febrero de 2012

RESISTENCIA: Documento crucial, a difundir

PERÚ: CONGA SERÍA FATAL
Por Peter Koening *
El Panel Intergubernamental para el Cambio Climático, ganador del Premio Nobel de la Paz 2007, indica que el Perú es el tercer país a nivel mundial, afectado por el cambio climático, siendo la Sierra la región más vulnerable.
El agua es el bien más precioso que tenemos en nuestra tierra. Para hablar de Conga hay que poner la situación del agua en el Perú en su contexto y en el contexto de la economía peruana.
La Costa –la vertiente Pacífico– es un desierto, hoy ya rozando el estrés de agua. El estrés de agua es la situación en la cual la disponibilidad o carencia del recurso hídrico puede afectar negativamente la economía de un país.

Peter Koening, no es un extremista ni un ignorante cajamarquino, oigámoslo.

La reserva total de agua en el Perú es de 20,000 a 25,000 metros cúbicos (m3) por persona por año renovable, una de las más altas en América Latina. Pero oculta una distribución dispareja enorme entre las vertientes Atlántica y Pacífica. Mientras que 97% de esta agua desemboca por la Selva al Atlántico; solo 3% sale por la Costa. Esto significa solo unos 1,500 m3 por persona por año renovable, límite del estrés hídrico.
Sin embargo, en la Costa vive un 60% de la población del Perú y la Costa produce dos tercios del PIB agrícola del país, cultivos para alimentar a los ciudadanos y para la exportación. Aunque la Costa es un desierto, es un desierto muy fértil si está regado. La Costa es la principal canasta de pan del Perú, pero ésta depende del agua.

No es una cuestión de agua u oro.

Conga, el proyecto de mina de oro, sería fatal para el ecosistema y fatal para el recurso hídrico que emane de este ecosistema y del país.
Conga es una cabecera de cuenca y un ecosistema fantástico que se formó durante millones de años y tiene un equilibrio hídrico perfecto, que consiste en unas 80 lagunas prístinas, incluidas las lagunas en disputa, Perol, Mala, Azul y Chica que estarían directamente afectadas por el proyecto Conga y un área de más de 100 ha de humedales y bofedales que reciben una precipitación anual promedio de unos 1,100 mm. Esta agua se infiltra por padrones geológicos, también creados durante millones de años, a acuíferos cientos de kilómetros abajo, alimentando ríos, riachuelos, manantiales y pozos. Las aguas de las cabeceras de las cuencas de Conga, Cerro Quilish y otros cercanos alimentan dos tercios de la población de la Región de Cajamarca con agua potable y riegan miles de hectáreas de agricultura, alimentando la población y produciendo cultivos para la exportación. Antes había todavía la cuenca de Yanacocha. Pero ya no existe. El proyecto de oro de Yanacocha lo ha destrozado.
De la misma manera se puede destrozar el ecosistema de Conga con su equilibrio hídrico de un día a otro con una intervención humana, como lo sería la implantación de una mina de oro. No hay solución técnica aceptable, ni el sistema de socavón, porque un ecosistema, o la naturaleza en general, incluido el ser humano, no se manejan con ciencia lineal –lo que la economía neoliberal trata de imponernos– sino se trata de vidas integrales que tienen su propia e imprevisible dinámicas. De todos modos, las consecuencias de una intervención humana sería desastrosa e irreversible.
El mejor ejemplo son los 20 años de operaciones de Yanacocha. En 1990 Yanacocha era una laguna prístina, igual como son las cuatro lagunas perjudicadas de Conga y destinadas a desaparecer. Hoy Yanacocha es un desierto y la laguna está seca. El verdor a su rededor se convirtió en un paisaje muerto en menos de 20 años. Las aguas utilizadas de esta laguna se han envenenado -y continúan envenenando a los campesinos, la fauna y flora- además del resto de la naturaleza que fue tan bella.
Es incomprensible de ver Yanacocha hoy y querer hacer lo mismo con Conga.
¿Es lo que el ciudadano peruano quiere? Creo que no. Pero es lo que unos pocos políticos e interesados quieren, y pretenden que no hay destrucción y que las aguas en estas lagunas no sirven para nada. Estas malversaciones y mentiras son destinadas para lavar los cerebros de la población.
No importa lo que diga el peritaje, el Gobierno ya dijo Conga va, sí o sí. El peritaje dirá lo que le digan que diga. El Primer Ministro habla de tres empresas internacionales que se ha elegido para esta evaluación del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) hecho por Yanacocha. El peritaje ni siquiera es un EIA independiente, sino solo una evaluación de este mal llamado EIA hecho por el primer interesado, Newmont.
¿Porque el Primer Ministro no divulga los nombres de las tres empresas? ¿Por qué no se dice cuál institución (bancaria internacional) las propuso? ¿Por qué los términos de referencia para este peritaje no se hacen públicos? ¿Y por qué no hay una consulta pública a través una comisión parlamentaria sobre los términos de referencia y la elección de la consultoría internacional como debería ser el caso en una democracia? El secretismo hace sospechar que los dados ya cayeron a favor de la mina.
Lo que es cierto es que ni en el EIA de Yanacocha, ni en el famoso informe del Minam que se perdió, hay una evaluación económica del agua, y probablemente no esté previsto ni en el peritaje. El agua que es tan escasa en la Costa, y arriesga de devenirlo aun más por el cambio climático, tiene que tener un valor económico muchísimo más alto que el oro. Porque agua es vida.
Yanacocha usa cuatro veces más agua que la ciudad de Cajamarca con sus 250,000 habitantes. Cajamarca tenía agua en abundancia en 1990. Hoy sufre de escasez hídrica, y recibe agua por promedio 2 horas al día, agua altamente contaminada, excediendo por factores de diez y más las normas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), por acidez originada por metales pesados, como cianuro y mercurio. Estos análisis son disponibles. Las enfermedades y abortos prematuros, existen en abundancia y son testimonio de una conducción y manejo minero totalmente irresponsable. La expectativa de vida del minero trabajando en Yanacocha es de menos de 40 años. Es la misma corporación que explotaría Conga, la compañía norteamericana Newmont. El consumo promedio del cajamarquino es de 50 litros por persona por día, comparado con 150 litros en Lima.

¿Quieren los peruanos otra experiencia como Yanacocha?

Hay ‘expertos’ vinculados a Yanacocha que dicen que el agua de las lagunas no infiltra en los acuíferos porque hay capas de arcilla en las tierras debajo de las lagunas. No hay ninguna prueba científica sobre esta afirmación. Aunque fuese así, arcilla hay en todas las partes de la geología de las alturas. El agua encuentra siempre su camino para llegar a las napas freáticas –prueba es que existen.
Otros afiliados a Yanacocha dicen que la laguna Perol ya está contaminada y no sirve para uso humano. Esto no es cierto. Perol es una laguna prístina en el sentido que nunca ha sido tocada. Se dice cualquier barbaridad y sin fundamento para influenciar la opinión publica.
Aunque la laguna contenga minerales que hacen que el agua, directamente de la laguna, no sea apta para consumo humano y uso agrícola -lo que habría que comprobar- esta agua no está contaminada. Estas lagunas son prístinas, no tocadas, y los minerales son naturales que se acumulan en el agua, como es el caso de muchas lagunas naturales, sobre todo lagunas en las alturas y en aéreas minerales. No es contaminación. Una contaminación consistiría de organismos ajenos viniendo de fuera a ensuciar el agua.
Esta agua en sí no está destinada, ni pensada para el consumo o uso directo, sino para que se infiltre en un proceso natural por la tierra alimentando los acuíferos de abajo, purificándose en su trayecto, apareciendo purificada en riachuelos, manantiales, en pozos, para consumo humano y para riego. Una vez contaminada y envenenada arriba en la cabecera de cuenca, los usuarios de abajo ya no tienen agua limpia.
Por esta misma razón la Ley de Aguas, antes de su modificación nefasta entre sus dos votaciones, prohibió la implantación de cualquier complejo industrial o minero en las cabeceras de cuencas. Para la segunda votación se invalidó esta cláusula.
El exministro del Ambiente, Sr. Brack, dijo recién que hay cientos de minas en el Perú y que 98% de la minería del Perú está implantada en cabeceras de cuencas, que la economía del Perú depende de la minería.
Está bien. La mayoría de países en América Latina tienen en sus leyes o reglamentos de agua una interdicción de implantar industrias o minería en cabeceras de cuenca, por la simple razón de proteger la ecología, hidrología y por las consecuencias de contaminación abajo. Se debería hacer una nueva ley o retomar el texto original del proyecto de Ley de Aguas, y que este se aplique para el futuro. A la minería existente se debería aplicar estrictas leyes ambientales para reducir la contaminación lo más posible con sanciones duras para los infractores.
La minería en los Andes proviene del virreinato español. Hace 500 años descubrieron que la riqueza está en los altos andinos. Hasta hoy día se está explotando este recurso no renovable bajo condiciones socioambientales lamentables, prácticamente esclavizando los campesinos trabajadores, sin ningún cambio en medio milenio.
La minería explota un recurso natural no renovable. Este recurso se agota dentro de un cierto tiempo y deja un terreno desértico y vacío. El oro de Conga se estima será agotado en 17 a 19 años. ¿Y después qué? ¿La población de campesinos convertidos en mineros que harán de sus vidas? Sus tierras estarán destrozadas y contaminadas, lo que quede de agua estará altamente envenenada, ni apta para el riego.
Hoy, el producto de la minería es exportado como materia prima, cuando se podría aplicar maneras de explotación más limpias y –al mismo tiempo– añadir un valor agregado en un proceso de manufacturación dentro del Perú, lo que sería a la vez una protección del medio ambiente y una diversificación industrial que crearía empleo y redistribución de los ingresos. Así, se podría poco a poco reducir la pobreza aún aberrante, que llega a un 80% en la Región de Cajamarca. Recordamos que la reducción de pobreza es uno de los objetivos principales del actual gobierno.
Esto se puede hacer en asociación con empresas internacionales que traen la tecnología, siempre que el Estado peruano se queda con la mayoría de las acciones.
La versión oficial para favorecer el proyecto Conga es que se necesitan los ingresos para financiar los importantes y tan necesitados programas sociales previstos en la Hoja de Ruta, o el Plan de Gobierno. Este argumento no vale por varias razones.
La mina Conga sería operacional en el mejor de los casos solo en dos o tres años. Los ingresos entrarían a la tesorería del Perú solo varios años después. En todo caso, después del Gobierno actual. Hay otras alternativas mucho más rápidas y más limpias –sin ningún daño al medio ambiente– y protegiendo el recurso hídrico tan necesitado por la Costa del Perú.
La agricultura y ganadería, especialmente en Cajamarca aún tiene un gran potencial para explotar. El sector agropecuario tiene un potencial de redistribución de ingresos muchísima más fuerte que la minería. Pero se necesita agua, agua que aún hay. La Costa peruana tiene actualmente alrededor de 1'200,000 ha de terreno preparado para la irrigación, pero cultiva por año solo unas 700,000 ha a 800,000 ha con el caudal de los ríos que bajan de los Andes. Conservando el agua y dando al riego una aplicación más racional y tecnificada, se podría aumentar la producción agrícola en la Costa en 50%, lo que sería una economía más limpia con productos renovables y con un real potencial para reducir la pobreza.
Según El Comercio hay una evasión tributaria de 72%. En otras palabras, hoy la recaudación tributaria es solo 15% del PIB (Chile 25%; Unión Europea cerca de 35%). Con una reforma tributaria y aplicando los códigos tributarios por ley y sanciones, el Gobierno actual podría aumentar la recaudación de uno a dos puntos por año, llegando así a una tasa de 22% ó 23% en 5 años, lo que podría resultar en un promedio anual de US$ 4 a 6 mil millones de ingresos adicionales, más de lo que contribuirían a la tesorería del país Conga, Yanacocha y toda la minería de oro junta.
Se sabe que la mayoría de contratos mineros, incluido y sobre todo Yanacocha, fueron negociados de manera ilegal por el régimen de Fujimori-Montesinos, lo que según leyes internacionales da plena legitimidad a renegociarlos. Hay estudios de abogados internacionales en los EEUU que están especializados en litigios contractuales y que están actualmente trabajando en países como Ecuador, Paraguay, Bolivia, Venezuela. ¿Por qué no en el Perú?
¿Por qué no hacer lo que Chile hace con el cobre, declarado el pan de Chile? Hasta hoy día, y a pesar de Pinochet, las minas más grandes, Codelco y Anaconda, están en manos del Estado. ¿Porque no declarar al oro el pan del Perú?
De todas maneras hay varias alternativas limpias y muy viables al proyecto Conga para recaudar los fondos necesarios para realizar los programas sociales tan necesitados. Conga no se debe hacer.
El agua es vida. La vida vale más que el oro.

* Peter Koenig es economista y especialista en recursos hídricos. Trabajó en el Banco Mundial durante 30 años, alrededor del mundo y en gran medida en el Perú y en otros países de América Latina, en el ámbito de recursos hídricos y medio ambiente.

SERVINDI: http://servindi.org/actualidad/58398

sábado, 4 de febrero de 2012

OPINION: Minería, Conflicto global

Mientras la Gran Marcha Nacional de Agua se acerca desde diversos puntos del país a la capital, asistimos con estupor a las cifras interesadas de El Comercio que pretende minimizar el calibre de la manifestación afirmando, como el desubicado Fernando Rospigliosi, que son cuatro gatos los que defienden la vida en un Perú, que en la última semana ha ocupado uno de los cuatro primeros lugares entre los países más contaminados del mundo.
En el tercer día de marcha, la columna procedente de Cajamarca llegó a Trujillo en donde realizarán una serie de actividades culturales, foros y movilizaciones populares para sensibilizar al pueblo a fin de que se integre a la protesta. Nuestro paisano César Aliaga Díaz, vicepresidente regional y el sacerdote Marco Arana lideran la marcha que llegará simultáneamente con otras columnas procedentes de diversas regiones del país el próximo 9 de febrero a Lima.
El presidente de la Confederación de Comunidades Afectadas por la Minería (Conacami), Magdiel Carrión, expresó que Cajamarca “puede hacer retroceder la ambición de las transnacionales”, al indicar que “las rondas campesinas tenemos la fuerza, por lo que el Estado tiene que entender que el agua es un derecho humano, no una mercancía”.
El pueblo debe tener conciencia de que se trata de una cruzada mundial en defensa de la vida, tal como lo expresa el ex viceministro de Gestión Ambiental en un artículo publicado hoy en el diario La Primera (CPM).

Por José de Echave C.
Contrariamente a lo que muchos piensan, los conflictos vinculados a la minería no son una exclusividad del Perú. Un informe reciente del Programa de las Naciones para el Medio Ambiente, da cuenta que el 40% de los conflictos mundiales internos están relacionados con la explotación de los recursos naturales, destacando los conflictos mineros.

La columna se va engrosando y su fuerza preocupa a la derecha que ha capturado al gobierno.

Por lo tanto el conflicto minero es hoy en día un conflicto global. Está presente en Asia, África, Oceanía y las Américas. ¿La explicación? La minería ha estado en una fase expansiva sin precedentes en todo el mundo en cuanto a inversiones, exploración, producción y control de territorios.
Las poblaciones en casi todos los continentes desarrollan luchas de resistencia y demandan mayores regulaciones y controles. Muchas empresas que operan en el Perú han sido denunciadas en otros países y hasta sus funcionarios han sido ocasionalmente detenidos y enjuiciados.
El propio Consejo Internacional de Minería y Metales, asociación que agrupa a las principales empresas mineras en el mundo, reconoce el conflicto como global y acepta la necesidad de hacer ajustes en las estrategias y en las políticas mineras. Sin embargo, su influencia parece que no llega a las empresas que operan en el Perú.
En los últimos años los conflictos mineros en nuestro país han aumentado en número e intensidad. Una prueba de ello es que un conflicto como el de Conga se trajo abajo a todo un gabinete y marcó el cambio de rumbo de la política del novísimo gobierno. Nunca antes había pasado.
Los conflictos mineros a nivel global cuestionan las políticas de romoción de la minería: concesiones, estudios de impacto ambiental débiles, ausencia de fiscalización y consulta, el agua y la coexistencia con otras actividades, son algunos de los temas colocados en la agenda por varios Conga en todo el mundo.
Esa es la agenda que se trabaja a nivel global para intentar colocarse por delante de los conflictos y no solamente apagar incendios. Para lograrlo se necesita sobre todo voluntad política para implementar las reformas. Voluntad política que rápidamente el gobierno peruano parece haber dejado de lado.
La expectativa de hace apenas medio año ha sido reemplazada por el temor y el pesimismo. Mientras tanto la Sociedad Nacional de Minería aplaude. Habrá que ver qué nos depara el futuro inmediato, aunque seguramente seguiremos viendo a poblaciones enteras luchar por sus derechos, mientras siguen esperando por las reformas que no llegan.

¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN, CONGA NO VA, Y NO VA...!
*

miércoles, 1 de febrero de 2012

RESISTENCIA: Marcha nacional por el agua y por la vida

En este momento importante en que se inicia la gran Marcha por el Agua y por la Vida, simbólicamente en la laguna Cortada de la zona de Minas Conga, los medios televisivos, radiales y alguna prensa parametrada pretende ignorar el acontecimiento y más bien resaltan la presentación de un cantante en Lima. Llamamos a la conciencia nacional a que apoye esta causa no sólo porque es justa, sino porque en ella se juega nuestro futuro, puesto que en parte de ella depende el decurso medioambiental de nuestro planeta, cada vez más devastado y contaminado por la voracidad insaciable de las transnacionales mineras y de combustibles fósiles que arremeten criminalmente contra todo vestigio de vida en la tierra (CPM).

Manifestantes antimineros en Trujillo, a la espera de la Marcha.


INFORME ONU DA LA RAZON A LOS ECOLOGISTAS

Por Wilder A. Sánchez Sánchez

Han pasado 25 años desde que la Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo – que presidió la entonces Primer Ministro de Noruega, Gro Harlem Brundtland (más conocida como la Comisión Brundtland) – presentó a las Naciones Unidas su famoso Informe titulado Nuestro Futuro Común (CMMAD, 1987), en el que se fundamentó la concepción y la necesidad de lograr un nuevo modelo de desarrollo, el desarrollo sostenible, para sustituir al actual modelo de desarrollo depredador del medio ambiente, consumista y desperdiciador (y que en nuestro país y en la Región Cajamarca tiene su versión más siniestra en el modelo capitalista neoliberal basado en la minería a tajo abierto, con el agravante de que varios asientos mineros están destruyendo nuestras cabeceras de cuenca y las posibilidades de ulterior desarrollo).
Ayer, 30 de enero, se divulgó el Informe del Panel de Alto Nivel sobre Sostenibilidad Global de las Naciones Unidas. El Informe nos da la razón a los ecologistas y a los pueblos en lucha por el agua y el medio ambiente, al afirmar que el actual modelo económico "nos está empujando en forma inexorable hacia los límites de los recursos naturales y los sistemas ecológicos que hacen posible la vida a nivel planetario". También predice que dentro de 18 años, en el 2030, la demanda global de alimentos habrá aumentado 50%, la de energía 45% y la de agua 30%. "Nuestro informe deja en claro que el desarrollo sostenible es más importante que nunca dadas las múltiples crisis que afectan actualmente al mundo", ha dicho en Addis Abeba (capital de Etiopía) el Presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, copresidente del Panel de Alto Nivel.

En relación con estas predicciones del Informe ONU, quiero resaltar estos párrafos de mi documento titulado “¿Por qué el Proyecto Conga es Inviable?”:
* “Conga es inviable ecológicamente porque la destrucción directa e inmediata de cinco lagunas y el secamiento paulatino de por lo menos dos lagunas más, así como la destrucción de 103 Ha de bofedales, aniquilará las importantísimas funciones ambientales de estos ecosistemas hidrobiológicos para las regiones jalca y/o quechua de las provincias de Celendín, Hualgayoc, Chota, Cajamarca y San Marcos. Sobre todo, su función de reguladores de los flujos de agua y del ciclo del agua, su función de zonas de recarga de los acuíferos o aguas subterráneas, pues están ubicados en donde más llueve, y su función de hábitats de especies de fauna silvestre (aves, peces y batracios especialmente). Es imposible que los reservorios que se proyecta construir reemplacen las funciones ambientales de las lagunas, formadas a lo largo de millones de años, porque además de estar desconectados estarán severamente impactados por la enorme pérdida de cobertura vegetal en más de 3,000 Ha y por la contaminación que ocasionarán los cráteres, botaderos de desmonte, pilas de mineral, plantas de chancado y procesamiento y demás instalaciones y operaciones de la mina”.
* “El Proyecto Conga es inviable socialmente porque destruirá directamente más de 3,000 Ha de tierras dedicadas al pastoreo y la agricultura, principalmente, reduciendo, por lo tanto, la cuenca lechera de Cajamarca, la producción de leche y derivados lácteos y la producción de alimentos altoandinos. En un momento en que la tendencia mundial es a la escasez y elevación de los precios de los alimentos, Conga constituye un atentado a la seguridad alimentaria de nuestros pueblos y a la soberanía alimentaria de nuestro país”.

¡OTRO MODELO DE DESARROLLO ES POSIBLE!

¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN. CONGA NO VA Y NO VA...!
.
*.