sábado, 30 de junio de 2012

LIBRO: Manuel Pita Díaz, un hombre y su tiempo 

Publicamos este interesante artículo, publicado por Herbert Mujica, a propósito del libro que sobre Manuel Pita Díaz ha escrito el reconocido periodista trujillano Carlos Burméster Landauro, y lo hacemos con la convicción de que en él se reconoce el afán honesto, sincero y leal que en los años 50 tuvieron Manuel Pita Díaz, Luis de la Puente Uceda, Gonzalo Fernández Gasco y otros militantes apristas por devolver al Apra a sus principios, a sus fuentes originales, a su programa antiimperialista. No lo lograron, con los resultados lamentables que hoy se pueden ver, con ese partido convertido en un cadáver donde ya sólo puluan los gusanos de la impudicia y corrupción. Estuve muy cerca de tío Manuel en sus últimos años y bebí de su celendinismo entrañable, de su fe en un pueblo grande y limpio, dueño de su historia y de sus potencialidades, sin el atropello que iba a significar la acción nefasta de Yanacocha en la provincia. Sus palabras me transportaban al Celendín lejano que él conoció (testimonios que escribiré en alguna de mis crónicas, como un homenaje al gran celendino que fue), pero sobre todo su prédica me dio fuerza y fe en nuestras posibilidades como colectividad humana, a condición, claro, de que tomemos nuestro destino en nuestras manos, como lo estamos haciendo en la lucha actual. Llamo la atención de quienes quieren leer este libro en línea, de que esto es posible gracias a la generosidad del autor. El enlace va abajo (Jorge A. Chávez Silva).

Histórica fotografía en la que figuran, en 1957, en Huacapampa, Celendín (no en Julcán como aparece en el libro de Carlos Burmester Landauro), algunos dirigentes apristas llegados de Trujillo, entre ellos Manuel Pita Díaz, Luis de la Puente Uceda y otros que los habían acompañado en el viaje, así como militantes celendinos como Manuel Sánchez, José Reyes, Félix Escalante, Félix Zamora, Renán Sánchez Izquierdo, Julio Cacho Vargas, Idelso Rojas, Absalón Chávez, Alberto Chávez. A la izquierda, el niño en cuclillas y con camisa blanca, es el hoy escritor Alfredo Pita.
Por Herbert Mujica
Remitió pocos días atrás el autor de este libro, el buen amigo y magnífico colega trujillano, Carlos Burmester Landauro, un ejemplar con la siguiente inextricable dedicatoria:
Para Herbert Mujica Rojas, apreciado amigo, con la cordial expectativa de tu discrepancia. Afectuosamente, Carlos Burmester Landauro.
Narra Burmester, en múltiples artículos compilados a modo de volumen, trabazones intensas, circunstancias álgidas, momentos estelares que vivió con cercanía imborrable a Manuel Pita Díaz y que involucran a otras personas que, es cierto, tuvieron protagonismo desde Trujillo, en la historia política nacional. Tal el caso de Luis de la Puente Uceda, Gonzalo Fernández Gasco, Sigifredo Orbegoso, entre los principales.
A fines de los años 50 un grupo inteligente y contestatario enhebró críticas a la dirección política del Partido Aprista, entonces a cargo de Ramiro Prialé como secretario general y que sostenía al régimen de Manuel Prado Ugarteche en la llamada “convivencia”. Haya vivió, entre 1956-62 casi siempre fuera del Perú, en Europa, sin embargo y a tenor de los acontecimientos, dio su asentimiento, tácito o explícito, a lo que pasaba entonces en la política nacional.
El duro enfrentamiento dentro del Partido culminó en la escisión llamada el Apra Rebelde y fueron de la Puente Uceda y Manuel Pita con Fernández Gasco y Orbegoso, sus cabezas visibles más conspicuas. Cuando en la Convención de 1959 pretendieron sustentar su posición, expresada antes en textos escritos y muy difundidos, el diktat de la expulsión les cortó la chance. Argumentaban que la línea ideológica y política del Partido se había desviado y que eso debía corregirse cuanto que la combatividad sindical y en las calles era un asunto de vigencia insobornable. No ocurrió así, no hubo respuesta inteligente o de nivel que peleara palmo a palmo la verdad o inexactitud de cuanto clamaban los protestantes, simplemente se los puso de patitas en la calle.
La tragedia advino, la muerte siempre lo es, cuando un disciplinario aprista Sarmiento Ghiorzo resultó muerto en un enfrentamiento que culminó en cárcel y largo juicio para Luis de la Puente, la defensa del joven abogado Orbegoso, la coordinación política establecida por Manuel Pita y un hito cuya madeja aún no ha sido desovillada sin pasiones, exageraciones o perversiones anti-históricas. El magnífico libro de Burmester Landauro es un serio intento, desde su óptica vivencial y de cuasi protagonista, de poner las cosas tal cual ocurrieron y con su verdad por testimonio.
.
El libro que Carlos Burmester Landauro dedica a un gran celendino.
Afirma Burmester que aquellos sucesos serían el proemio de hechos que tuvieron significación honda en la historia del Perú. Es posible que tenga razón y que hasta hoy no se haya estudiado con severidad rigurosa los sucesos de la época. A las generaciones apristas, desde entonces, nunca se les instruyó en el detalle escrupuloso de cómo se dieron las cosas, por el contrario bastó el insuficiente argumento que el caído en Trujillo había sido de sus filas. Emocional como era la apelación, fue difícil llevarla al plano del sereno juicio que dan los años y, sobre todo, la narración o escritura del intríngulis.
De la Puente caería en Mesa Pelada en la conducción de las guerrillas de 1965, su cadáver nunca fue devuelto o se supo del mismo. En 1968, la Fuerza Armada dio en octubre un golpe de Estado distinto y con fines nunca antes enunciados por los insurrectos. Las elecciones programadas para 1969 y con un solo candidato sólido, Haya de la Torre, debieron asimilar la interrupción del orden constitucional.
En cada una de estas etapas, como protagonista fundamental, estuvo Manuel Pita Díaz y así lo recuerda Carlos Burmester en su libro sugestivo y sugerente, incitador de investigaciones, narrador de hechos a que los peruanos deben concurrir lo antes posible para entender mejor la historia política del país, sus devaneos e indefiniciones hasta hoy incomprensibles.
Estoy cierto que el libro de Carlos Burmester Landauro: Manuel Pita Díaz, un hombre y su tiempo, es un serio alegato fraternal que rinde homenaje al amigo y al combatiente. Es un deber noble reconocer la valentía y audacia de quienes rompieron el pacto infame y tácito de hablar a media voz para exclamar lo suyo. Sobre todo cuando muchas de sus acciones revelaron, a posteriori, que transitaban por caminos polémicos pero nada alejados de sus convicciones.
Leí el libro en pocas horas: en microbuses, en la oficina, literalmente devoré la entrega de fino  periodismo del que hace gala Burmester con facilidad asombrosa. Cuando uno toca algún texto de él, sabe que pueden suscitarse controversias y diferencias, no obstante aquellas son menos importantes que la sabrosa crónica, el lenguaje apropiado, la emoción impresa y la generosidad que no encona ni sobrevalora lo que escribe Carlos.
Acaso su libro sea una genuina Señal de Alerta para la exhaustiva revisión de arcanos y su revelación constructiva para las nuevas generaciones.

-----------------
Nota de CPM:
Para leer el libro de Carlos Burmester L. no tiene más que entrar en esta página que le ha sido dedicada, hacer "Me gusta" en el encabezamiento y buscar la entrada a la publicación en línea.

.

viernes, 29 de junio de 2012

PEQUEÑA HISTORIA: La fotografía más antigua de Celendín

Por Jorge A. Chávez Silva, “Charro”
Pocas dudas caben de que esta sea una de las fotografías más antiguas de Celendín. Según nuestros cálculos debe datar de la década de los 80 del siglo XIX, es decir que sobrepasa largamente el siglo de antigüedad. Con una unción cercana a la reverencia he revisado la imagen en toda su extensión, tratando de ponerme en el espíritu de un shilico de esa época para sentir cómo era nuestro pueblo entonces. Celendín era por entonces apenas una pequeña aldea perdida en los Andes del norte, con una legendaria historia que se perdía en las brumas del tiempo.
.
Una maravilla. La foto más antigua de Celendín.
Se trata de la plaza de armas, un descampado sin jardines ni veredas,  un día domingo del cual nada queda de recuerdo. Apenas un centenar de personas hace su mercado, ashuturados y sentados  en el empedrado de la calle Pardo ¿Se llamaría así por entonces? En un día de invierno porque el sol no brilla. Los varones están emponchados y las mujeres con gruesos pañolones para contrarrestar el frío. Dos personas flanquean a un personaje de blanco que podría ser el Rvdo. J.P. Infante, el cura de entonces.
La iglesia todavía no tiene los campanarios que tuvo pocos años después, para albergar   las campanas que hasta ahora llaman a los fieles, fundidas en 1882 por José A. Anyaipoma, de Chiclayo, que fue traído especialmente para hacer el trabajo, en un viaje de varias semanas desde el pueblo de Magdalena en donde vivía, transportando los calderos y demás instrumentos a lomo de bestia. Al culminar las espadañas del campanario también cambiaron de orientación los tejados de las torres. La puerta principal que daba acceso a la nave es la misma que perduró hasta el año 1962 en que se inició la edificación de la actual iglesia, lo mismo que la efigie de la Virgen del Carmen, mas no el adorno de la parte superior que se cambió por uno cuadrangular con timón de nao inscrita.
La casa más característica y al parecer la más antigua, en la esquina de Dos de Mayo y Pardo, luce detalles desconocidos para nosotros, como el segundo piso con balcón sujeto a los aleros del techo con tirantes y la puerta con dos ventanas, que fueron derruidas. En nuestra niñez esa casa era de un solo piso y allí nos cuentas que funcionó en los años treinta el baratillo de Tomas Díaz, en los cincuentas la tienda de don Manuel Sacramento Díaz, en los setentas el comercio de don Renán Sánchez Izquierdo, después negocios varios, oscuras cantinas y ahora está convertida en un hotel de dudoso estilo arquitectónico.
La portada de estilo colonial, hoy desaparecida, tiene el portón abierto en una hoja y la casa contigua a la iglesia aún no tiene las calaminas cuya oxidación creciente le dieron esa fisonomía característica a nuestra plaza de armas, tantas veces remodelada. Los balcones del segundo piso aún están en proyecto, pero, en suma, toda la casa parece ser una unidad y no dos propiedades diferentes como fue después.
La ausencia de árboles en el entorno corrobora la historia que me contara Moisés Chávez Velásquez, que fue su abuelo, el capitán Zaturnino Chávez Baella, quien hizo los primeros lechuguinos con las semillas que trajo en su viaje de retorno después de combatir en la guerra con Chile al mando del Batallón “Celendín Nº 1” y fue él también quien plantó los pinos que ahora son centenarios y constituyen la característica más preciada de nuestra ciudad.
 El mismo lo consigna en su libro “Descubrimiento del diario del Capitán”: “Encariñado con la naturaleza trató de modificar el panorama de Celendín con la siembra de varias semillas que había recolectado en el trayecto. A fines de 1882 hizo el primer vivero de eucaliptos. Por sus características de plantas raras llamó la atención de los visitantes que solicitaban una plantita de alcanfor, por favor…”. En efecto, en el cuadrilátero de la plaza apenas se ve un arbolito muy joven. Eso nos lleva al convencimiento de datar la foto en la fecha que consignamos líneas arriba.
La foto de lente anónimo obtenida gracias a la gentileza de Javier Pereyra Díaz, al parecer fue tomada desde el balcón de la casa que años después perteneció a don Sebastián Horna y es un documento muy importante que nos muestra a nuestro pueblo en inicios, con sus calles anchas como ningún pueblo, tal como lo diseñaron nuestros egregios antepasados.

miércoles, 27 de junio de 2012

OPINIÓN: La sotana del diablo

Por Crispín Piritaño
Celendín
Hemos escuchado las expresiones hepáticas del cardenal Juan Luis Cipriani sobre el proyecto Conga y el papel de sus dirigentes en la defensa de Cajamarca y no nos sorprenden las opiniones de este torvo y sombrío personaje, aliado conocido del fujimontescinismo, de la dictadura a la que sirvió y de la que se sirvió hasta hacerse cardenal, quien una vez más utiliza el púlpito para sorprender al pueblo con sus interesadas opiniones sobre la coyuntura nacional.
Cipriani muy suelto de huesos acusa a los opositores a Yanacocha, dirigentes y pueblo en general, de ser intransigentes y de estar mintiendo a la población. La pregunta que surge es: ¿el cardenal, es, o se hace? ¿Quién es el intransigente y mentiroso, el pueblo o Yanacocha, los dirigentes cajamarquinos o el premier Valdés y Ollanta Humala?
Pero lo que colma el cáliz del cinismo es su sesgada opinión sobre el sacerdote Marco Arana: “Se ha hecho famoso siendo padre y ahora ha fabricado un partido político, ha traicionado su vocación (…) Que Dios lo perdone, pero el daño que está haciendo es grande”. Miren quién habla de los métodos de cómo hacerse famoso: el que metió micrófonos y chips delatores, sacó planos de la embajada de Japón en el Perú, traicionando a los guerrilleros del MRTA y entregándolos a la muerte. El mismo que después del asalto montó un show mediático, vertió lágrimas de cocodrilo aduciendo que se sintió burlado  y utilizado como un garante títere por su amigo Fujimori.

Las "sabias" palabras de un purpurado intrigante y atrabiliario.
El que se hizo famoso también antes, cuando era obispo de Ayacucho y guardó silencio frente a los excesos y crímenes que se cometían en esa región, especialmente en el cuartel de Los Cabitos, durante el conflicto interno. Su calaña y actuación en ese periodo quedaron plasmadas para siempre, con letras imborrables, en el letrero que puso en su despacho: "Aquí no se reciben denuncias sobre DDHH". Los que ratificó más tarde en su célebre declaración a la revista Caretas: “los derechos humanos, esa cojudez”. Los poquísimos defensores que tiene este cura atrabiliario adujeron entonces que lo que dijo no es lo que él piensa sino que la iglesia es quien le escribe los libretos. Esta tontería confunde iglesia con el Opus Dei, la cofradía fascista que se ha encumbrado en el poder en el Vaticano..., y en el Perú.
Cipriani, quien se supone no le "hace daño" a la fe ni a Dios, saltó últimamente a las primeras planas de los medios mostrando sus apetitos de riqueza y su codicia al pretender el control material de la Universidad Católica, así como la administración de los bienes de la herencia de Riva Agüero, creyendo que todavía vive en el régimen corrupto de Fujimori, en donde magistrados venales le daban la razón, sistemáticamente, a todos los cómplices de la dictadura. Lamentablemente para su ambición, el cuerpo profesoral y los estudiantes de ese claustro universitario han rechazado enfáticamente sus pretensiones, acusándolo por lo demás de utilizar su cargo eclesiástico para intentar influir en los medios en función de sus intereses políticos, ideológicos y económicos.
Así las cosas, la pregunta que el pueblo se hace, frente a las manipulaciones del torvo purpurado fascista, es: ¿Quién le hace realmente un daño grande al Perú: el intrigante Cipriani o el ecologista y valiente Marco Arana? ¿A cuál de los dos perdonará Dios?

¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN! ¡CONGA NO VA, Y NO VA!

lunes, 25 de junio de 2012

OPINIÓN: Frente a la traición, nueva Constitución

Por Crispín Piritaño
Celendín
Se consumó el anunciado connubio Gobierno-Newmont-Buenaventura, lesivo para Cajamarca y el planeta entero. En un discurso dubitante, sin la firmeza que debe caracterizar a un gobernante honesto y de principios, Ollanta Humala anunció que el proyecto Conga va, demostrando que en el Perú gobierna la Newmont y sus cómplices, demostrando que el fujimontescinismo embozado, encarnado en el inepto Valdés, le ha metido la mano a la conciencia y le ha hecho olvidar su cacareado nacionalismo, reduciendo sus promesas al pueblo a la condición risible de balandronadas de un payaso de feria. En resumen, hemos asistido a la sepultura de un presidente que abonó las esperanzas del pueblo y hemos asistido a la consagración de un traidor.
Humala ha anunciado, sin ninguna convicción, por supuesto, que el Estado garantizará que Yanacocha cumpla con las recetas prescritas por el peritaje amañado que pretendió parchar el EIA hecho por Newmont y que avaló, entre medianoche y gallos, en su últimos días de gobierno, el otro gran corrupto y corruptor que ha hundido a la patria: Alan García. Es ingenuo pensar que Yanacocha cumplirá con sus promesas de cuidar el medio ambiente y el agua. Humala no es ingenuo, sabe que está mintiendo, pero lo hace, mimando una firmeza que no tiene. Los cajamarquinos conocemos ya lo que ocurrirá, sabemos desde hace veinte años como actúan ciertos ambiciosos sin escrúpulos, ávidos de riquezas sin importar a quien atropellan, como son los directivos de Newmont y sus socios y cómplices peruanos.

La mentira y la traición se están haciendo de un nuevo rostro.
Los cajamarquinos estamos pues solos frente a un adversario todopoderoso, que ha comprado a la autoridad del Estado, que debía protegernos. Una lección que nos renueva la Historia: no contar sino con nuestras fuerzas, que son las fuerzas del pueblos peruano. ¿Qué podíamos esperar de un pusilánime, de un mentiroso, que cambia su discurso sin cesar y que hoy sólo se cuadra ante el espectro del fujimontescinismo representado por el torvo Valdés? Como alumno aprovechado de Montesinos, el actual premier le aconseja sin empacho al presidente que no cumpla con las promesas electorales, que traicione al pueblo, y el presidente se queda callado, tan pancho, bendiciendo que lo embarren con semejante lodo. Como se recordará, esto de desdecirse lo hizo en su momento el corrupto Fujimori, que juró que no iba a proceder al paquetazo que anunciaba Vargas Llosa y al final lo aplicó sin misericordia. Dos generaciones de peruanos han sufrido ya esa fatal determinación.
Frente a la desvergüenza de nuestros gobernantes, que todo el planeta condena, los cajamarquinos han reaccionado más fuertes y unidos que nunca, rechazando con firmeza el intentos de imponernos la expoliación de los recursos de Minas Conga a manos de la Newmont Mining y sus cómplices de Buenaventura. El pueblo ha salido a protestar en las calles y plazuelas, y está dispuesto a no ceder en sus justas y vitales aspiraciones, manteniéndose en la lucha hasta el final.
En medio del fragor de la batalla social y cívica, sin embargo, surge un clamor, junto al reclamo de unidad y de organicidad para el movimiento popular: hay que cambiar la Constitución. Este reclamo cristaliza en el pedido que hacen nuestros dirigentes al pueblo, fuente de legitimidad y democracia: hay que forzar e imponer una nueva Carta. Hoy es más urgente y vital que nunca sustituir la Constitución írrita de 1993, surgida de las cloacas de la dictadura, que privilegia más a los ricos y condena a grandes mayorías a la miseria y a la contaminación, por una Carta que nos abra las puertas del futuro. De allí la urgencia del cambio. Los cajamarquinos se han impuesto el reto de conseguir cinco millones de firmas para precipitar ese cambio y posibilitar un nuevo orden en el Perú.
La Constitución del 1993, concebida en la matriz del fujimontescinismo inmundo, tiró abajo la de 1979, promulgada por la Asamblea Constituyente y preparada por auténticos representantes del pueblo, entre los que había juristas de reconocido prestigio, que hicieron de ella un instrumento que debía regir los destinos de la patria en el siglo XXI. La Constitución del 1993, hecha con intención nefanda y con nombre propio, para permitir la re-re-reelección del dictador nipón, es apócrifa y venenosa. Ha servido para enriquecer a sátrapas como Fujimori y Alan García, y a vendepatrias como Montesinos, Hermoza Ríos, Joy Way, Yoshiyama, León Alegría, Quimper, Del Castillo y muchos más, vía la corrupción generalizada que impuso en sus respectivos gobiernos. Las ingentes riquezas soterradas que poseen estos delincuentes son una prueba inobjetable de los vacíos que tiene ese documento, manoseado con las interpretaciones "auténticas" a que fue sometido para que los robos, desfalcos y asaltos a la voluntad popular alcancen cifras siderales.
En medio de esa Constitución está el óvulo fecundando por el monstruo de la avidez imperial, el óvulo que ha terminado dando a luz a la criminal Ley de Minería, que da visos de legalidad al despojo de tierras a miles de campesinos y nativos, y encima los somete, a ellos y sus hijos, como para que en dos o tres generaciones no sobrevivan para contarlo, a la contaminación irreversible del medio ambiente. Esto lo saben a fondo los cajamarquinos, pues es lo que ha ocurrido con los pueblos aledaños a la explotación de la voraz Yanacocha. Este crimen ha ocurrido en el Perú y ha contado con la cómplice bendición de los Fujimori, Toledo, García y, ahora, Humala. El mundo entero condena prácticas bárbaras como la lixiviación del cianuro y toda explotación a tajo abierto en la que se haga uso de explosivos altamente radiactivos que inutilizan los terrenos para la agricultura. En el Perú, todo esto es agua de borrajas, y nuestros gobernantes mienten y traicionan con cara de palo. Lo esencial es que las billeteras engorden y que los amos verdaderos estén contentos. Qué importan los cholos, cuya única virtud es votar cada cinco años y a los que fácilmente se engaña.
Esta claro que no nos queda otra. Entre las tareas de limpieza histórica que debemos asumir los cajamarquinos y los peruanos en general, está el cambio urgente de Constitución. Así que ya lo sabemos. Si queremos cambiar el actual y vergonzoso estado de cosas, debemos firmar por una nueva Constitución que proteja la vida y el agua, y castigue a los políticos que se valen de mentiras para llegar al poder y después apuñalan al pueblo con tembloroso pero criminal gesto. Así no debe jugar Perú.

¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN! ¡CONGA NO VA Y NO VA!

martes, 19 de junio de 2012

OPINIÓN: Los "Jaimitos" o los músicos de la aldea

Por Crispín Piritaño
Celendín
Las estrategias de la transnacional Newmont Mining Co, alias Yanacocha y sus cómplices de Buenaventura van desde comprar autoridades locales, corromper a jueces venales, azuzar a los comerciantes que lloran cuando pierden, relanzar  cadáveres políticos, pagar mercenarios policiales y, por supuesto, alquilar a periodistas sin ley para que canten como puedan, como los famosos músicos de la aldea. Uno de estos plumíferos, llamémoslo así, es el gordo físicamente y fofo moralmente Jaimito "Jimmy" Althaus, quien tiene por misión despotricar desde el canal de El Comercio contra los defensores del medio ambiente, a quienes adjudica los epítetos de comunistas, extremistas, retrógrados y todo el arsenal que a su despecho le puede ocurrir.
Este Jaimito no es de los chistes de siempre en el colegio, sino todo lo contrario, ya me entienden. Hemos visto la entrevista que en su programa sabatino le hizo a otro Jaimito, a Jaime Antezana, un autodenominado especialista en temas de narcotráfico y nos horroriza la perversa e inicua intención de Althaus, que pretende "vraeizar" (excúseme el neologismo) a la zona de influencia de Minas Conga, tildando esta vez a los defensores de la naturaleza de narcotraficantes. Ha sido patente y desesperada la intención del mofletudo seudoperiodista por encauzar la perorata infundada del "especialista", al que le ha puesto incluos las palabras en la boca para que afirme que el narcotráfico financia a los dirigentes de la protesta cajamarquina.
Pero no basta con quererlo para ser un pendejo cantor, señorito Althaus. Hay que tener maña, ñeque y gracia, virtudes de las que usted carece completamente.
.
Antezana, el desafinado músico de la aldea
Antezana dice, como si fuese una novedad, que el narcotráfico es la actividad principal actividad de muchos cajamarquinos que han escogido una ruta poco frecuentada entre Celendín, Bambamarca, Chota y Chiclayo para exportar ingentes cantidades de cocaína y látex hacia los mercados del extranjero. Todo el Perú sabe que el narcotráfico es una lacra que enloda al país ante la opinión mundial y se da principalmente en las zonas aledañas a la ceja de selva, a lo largo de la Cordillera de los Andes, de sur a norte. ¿Cuál es la primicia? En sus novedosos estudios de Geografía peruana, Althaus descubre ahora que parte del territorio de Cajamarca se ubica en ceja de selva, precisamente, lo que explica el narcotráfico, que ha existido desde las primeras décadas del siglo pasado.
El torvo intento del sonzo de la clase periodística, que pretende enlodar y criminalizar la justa protesta de los cajamarquinos, emparentándola con el narcotráfico, es una maniobra peligrosa para quienes luchan por sus derechos y por el medio ambiente, pues busca justificar cualquier exceso de la policía. Excesos que pueden ir a más, después de lo que estamos viendo en el transcurso del paro indefinido contra Yanacocha: policías pateando las ollas comunes, agrediendo a las mujeres, baleando a los manifestantes, apaleando a los periodistas que cubren los acontecimientos y amedrentando con su funesta presencia a las poblaciones de Cajamarca, Bambamarca y Celendín.
El Perú es, a no dudarlo, el país de los improvisados en donde aparecen especialistas en las cosas más disparatadas, sin que nadie sepa en dónde ni cómo adquirieron estas especializaciones. El infable Antezana se pretende "senderólogo" y especialista en narcotráfico y busca ser constantemente entrevistado por un ramillete de parcializados medios de comunicación que le doran el diploma de "experto" en el tema. Para ello, está claro, hace lo que tiene que hacer: entona la melodía que a los dueños de estos medios les gusta escuchar. En su caso, Antezana entona, lanzando "gallitos" y con voz meliflua una sucia partitura salpicada de notas: "cocaleros, narcotráfico, terrorismo, campesinos, senderistas, farcarización”. Y todo por los huesos que le lanzan los poderosos en medio de su festín.
Ni siquiera el Jaimito entrevistador siente respeto por el Jaimito entrevistado, eso se ve de lejos, por la forma como lo trata y manipula. Pero ahí están, cumpliendo con su servicio feudal obligatorio, porque la bolsa de monedas manda, y la bolsa la tiene el patrón, mejor dicho, don Roque.
Pero no les resulta fácil el cometido a este par de músicos inescrupulosos. No basta con lanzar infundios para desvirtuar una protesta que se está generalizando a nivel planetario. Asistimos a diario a hechos y manifestaciones que nos hablan de la reprobación que la megaminería provoca en el mundo. Lo ha comprobado el presidente Ollanta Humala en su reciente y patética visita a Europa, donde fue interpelado, nada menos que en pleno Parlamento Europeo, por sus inconsecuencias, traiciones y abusos en Cajamarca y Espinar. Somos testigos de la valiente protesta de Ima Súmac Humala desde París, señalando que el torpe accionar del inepto Valdés está hundiendo la aceptación por la población del gobierno de su hermano. “Los hechos muestran que el señor Valdés no sabe lo que es sentarse en una mesa y negociar con otra persona. No tiene esa capacidad". También calificó de “inaceptables” las expresiones del titular de Justicia, Juan Jiménez, quien consideró que “las personas que se oponen a Conga son comunidades radicales o comunistas”. “Este tema va más allá de cuestiones ideológicas, no es cuestión de derechas o de izquierda. Es una cuestión de derechos humanos (…) No creo que se pueda tener un ministro de Justicia que sostenga tales barbaridades”. Pero a voces alturadas y firmes como las de Ima Súmac, los Jaimitos les hacen ascos.
La lucha contra Yanacocha y sus lacayos, lease Jaimitos, prosigue en Cajamarca. En el exacto sentido de la realidad y de la Historia es urgente que el presidente Humala despierte del sueño narcótico que le ha inducido, no se sabe cómo, la derecha bruta y achorada de siempre. Es urgente el alejamiento de la jefatura del gabinete, de Valdés, ese otro músico de la aldea, desafinado como los de arriba e inepto a más no poder. Urge la desmilitarización de Cajamarca y un interlocutor válido e inteligente para iniciar un diálogo que parta de cero y no de los aviesos y tramposos parches al EIA de Yanacocha, como lo propone, mientras se desbarranca, el premier Valdés. Así no juega Perú.

¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN! ¡CONGA NO VA, Y NO VA!
.

lunes, 18 de junio de 2012

RESISTENCIA: ¡Vivan los padres del pueblo!

 Tomado de la página Facebook de Jorge Pereyra


¡VIVAN LOS VALIENTES CAJAMARQUINOS!

Un padre, un hermano, un amigo... ¡Un valiente cajamarquino!
En el Día del Padre, renovemos nuestro compromiso y homenaje con los PADRES del pueblo que día a día son MASACRADOS en Cajamarca por la policía salvaje, violentista y extremista del empresario minero y premier Oscar Valdés.

La lucha social cajamarquina no sólo es de los Padres, sino también de las Madres y de sus Hijos. Es la protesta de TODA la familia y de TODO nuestro pueblo, y en ella se incluyen también los sectores más pobres, olvidados y pisoteados de nuestra población.

No podemos decir ¡Feliz Día del Padre!, con estas brutales imágenes.

Sólo nos queda expresarles nuestro infinito AMOR y RECONOCIMIENTO por la heroica lucha que están librando para lograr que sus descendientes tengan derecho a una VIDA mejor y al disfrute del AGUA en calidad y cantidad.


¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN! ¡CONGA NO VA, Y NO VA!
 .

RESISTENCIA: Conga No Va en París, final de fiesta.

Final sorprendente de la despedida, tras la exitosa manifestación, en París, contra el proyecto Conga, en Cajamarca, Perú. París, 02.06.2012.
.



 .
¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN! ¡CONGA NO VA, Y NO VA!
.

MINERÍA: Muertos, heridos y millones de dólares

Por Hugo Salinas
En 2004 Xstrata compró una compañía minera de vanadio (WindimurraVanadium) para luego cerrarla inmediatamente. Centenas de trabajadores australianos fueron despedidos pero, a través de sus otras compañías de vanadio, Xstrata ganó un dineral gracias a que el precio internacional del mineral subió. A las multinacionales no les interesa más que el dinero.
¿Sabía usted que el Director Ejecutivo de Xstrata gana más de cinco millones de dólares por año? Si él, que es un simple empleado, gana así, ¿cuánto ganarán sus accionistas? Las utilidades de Xstrata, durante el año 2011, han sido de más de 8 mil millones de dólares.
Desde la invasión española, los grupos dominantes, nacionales y extranjeros, se imponen a sangre y fuego, con la complicidad de los gobernantes. Es el caso, una vez más, deXstrata en Espinar. ¿Hasta cuándo, los encargados de salvaguardar el orden público serán impunes en la matanza de quienes deben proteger? ¿Hasta cuándo soportaremos gobernantes que masacran a su pueblo?
Es una historia negra de cinco siglos. De ser una civilización pujante se convirtió en un pueblo sometido y depravado. Los felipillos como Ollanta pululan. Ellos se venden al mejor postor con el fin de subir su posición social y económica de “clase media superior”. Hijos de la plebe, nativos e inmigrantes, que traicionan y venden a sus hermanos en aras de un beneficio personal.
No debemos soportar más que hermanos maten y hieran de bala a hermanos, con el propósito de defender a los opresores; a aquellos que, a manos llenas, se llevan nuestros recursos naturales y el sudor de nuestra gente. No debemos soportar más que nuestros esfuerzos y nuestras vidas sirvan a un modelo de desarrollo que beneficia únicamente a las grandes multinacionales.
Es hora de ponerse de pie, y de crear un modelo de desarrollo que brinde una igualdad de oportunidades a todos los habitantes del país. Podemos hacerlo. Tenemos que hacerlo. Ayer lo hicimos, ¿por qué no ahora? Debemos recuperar nuestra autoestima, nuestra dignidad de ser humano. El orgullo de ser una persona, una individualidad, y no una simple bestia de carga.
El problema no radica solamente en la defensa del medio ambiente. No engañemos ni nos engañemos. Es algo más profundo, más humano. Debemos salir de esta forma de vida que genera un comportamiento egoísta, inhumano y depredador. Que alienta el desprecio por el otro, en donde cualquier medio es válido para “salir adelante”. El problema no es solamente ambiental. Es toda una forma de vida, de sociedad y de economía. La debemos transformar.
Nunca hemos sido pordioseros para ir, por el mundo, vendiendo nuestra propia patria. ¿Acaso hemos visto a un presidente norteamericano ir por el mundo vendiendo su patria para salir de la crisis? Eso es obra de gente abyecta como Humala, García, Toledo, Fujiimori… que solamente piensan en el interés personal. Gente de la más rastrera que merece el castigo más furibundo que su propio pueblo le debe infligir. A él y a sus acólitos. Todos ellos son responsables y, por consiguiente, merecen la misma sanción. El cuento de la “orden superior” es un taparrabo.
Debemos volver a tomar la rienda de nuestra propia economía. Y ello significa desarrollar una actividad económica orientada a resolver las necesidades básicas de la población, incrementar su bienestar y mejorar su cuadro de vida. Una actividad económica al servicio de quienes conforman el tejido social del país, sin distinción alguna: blancos, amarillos y negros, serranos, costeños y selváticos. Una actividad económica que beneficie a todos.
Un llamado a los dirigentes. Las luchas defensivas es una claudicación. Las luchas reformistas desvían la atención sobre los problemas de fondo. Nuestra economía requiere transformación. Es necesario eliminar el mecanismo que genera las grandes desigualdades socio-económicas, y que facilita que la mayor parte del valor agregado por nuestro pueblo sea acaparado por las multinacionales. Es necesario acelerar la instalación de formas de trabajo que nos permita, al más breve plazo, producir con una tecnología, ciencia y arte de nivel internacional.
Y no olvidemos, mientras un sector de la población gane a las justas para sobrevivir, el resto de la población tendremos salarios y formas de vida de países del Tercer Mundo. Porque el nivel de vida de nuestros hermanos “pobres”, es el que tira los salarios de toda la población hacia abajo. Y si las multinacionales codician nuestros recursos naturales, no es solamente por eso, sino también porque la mano de obra para explotarla es una de las más baratas del mundo.
No seas egoísta, individualista. Has realizado tantos esfuerzos durante toda tu vida para, al final, seguir siendo uno más de un país del Tercer Mundo. ¿Comprendes? No vendas el futuro de tus hermanos por la ilusión de ser millonario. Tenemos que romper con ese comportamiento y esos mecanismos que generan ese comportamiento. Tenemos que construir una economía y una sociedad que tenga rostro humano, de solidaridad y de paz.
El ser humano ha demostrado, a lo largo de su Historia, que es capaz de enfrentar los retos más inimaginables. Nuestros antepasados lo han logrado. ¿Por qué, nosotros, no podríamos enrumbar nuestras vidas en favor de nosotros mismos?

Cusco, 1 de junio del 2012

¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN! ¡CONGA NO VA, Y NO VA!
 .
.

viernes, 15 de junio de 2012

CELEBRACIÓN: El Día del Padre de la familia Humala

Publicamos este artículo aparecido en el Diario 16 por considerarlo de importancia capital por las coincidencias que tiene con el justo reclamo de los cajamarquinos con respecto al inicuo proyecto Conga, que el actual gobierno insiteste en imponer a nuestra población (CPM).
.
Unos padres dignos de sacarse el sombrero.
Este domingo 17 de junio los hijos de don Isaac Humala que actualmente residen en Lima (Ulises, Alexis y el presidente Ollanta) lo visitarán en el transcurso del día para saludarlo por el Día del Padre. Hasta donde sabemos no se ha organizado nada especial para celebrar esa fecha.
Sin embargo, lo que sí ha planificado la familia Humala es un viaje a Francia para el día siguiente, el lunes 18 de junio. Según la revista Caretas, don Isaac, acompañado de Ulises y Alexis, se reunirá en algún lugar de París con sus hijas Katia e Ima Súmac y harán público un documento donde critican algunas medidas adoptadas por el gobierno de Ollanta.
“Acá no se trata de que afecte o no afecte a un gobierno determinado; de lo que se trata es de defender los intereses nacionales”, responde a diario16 Ulises Humala cuando se le pregunta si es que dicho manifiesto podría perjudicar la imagen de su hermano, es decir, la del jefe del Estado.
El documento, que aún se encuentra en plena redacción y que será firmado por todos los Humala a excepción obviamente del presidente, tocará varios temas de coyuntura política, como el proyecto minero Conga, las decisiones del primer ministro en torno a los conflictos sociales y el pedido para que deje el gobierno, y el traslado de Antauro a la Base Naval del Callao.
Los Humala también se pronunciarán sobre la reciente interceptación telefónica de la que fue víctima el congresista de la Alianza por el Gran Cambio, Luis Galarreta, y el ‘acta de sujeción’ que habrían firmado los congresistas de Gana Perú para no renunciar a su bancada.

OSCAR VALDÉS
“Él (Valdés) es el responsable de la política actual que consideramos que está criminalizando la protesta. Me parece que son rezagos de una práctica montesinista y sobre eso vamos a pronunciarnos”, cuestiona Ulises.
El mayor de los Humala está convencido de que al primer ministro, Oscar Valdés, “se le está yendo de las manos” su política de criminalizar las protestas sociales “como con la prisión indebida, que felizmente ya ha sido corregida, del alcalde de Espinar, Óscar Mollohuanca”.
Asimismo, afirma que el premier no está defendiendo los intereses de la Nación y más bien está poniéndose del lado de los grandes grupos de poder económico. “Sobre todo de las trasnacionales, eso nos parece antipatriótico”, agrega.
¿Pero acaso el presidente Humala (que es su jefe) no puede intervenir?, le preguntamos, y Ulises responde: “Evidentemente el presidente, si no corrige lo que está haciendo el premier, se está volviendo cómplice de lo que está haciendo su premier”.

PROYECTO CONGA
Otro punto central del manifiesto de los Humala es el referido a la viabilidad de Conga, en Cajamarca. Al respecto, Ulises indicó que la posición de la familia del presidente es que “como están las cosas actualmente el proyecto minero no se debe ejecutar”.
“Una de las razones es que la empresa Yanacocha, o sea Newmont, no guarda las garantías, a nuestros ojos necesarias, como para llevar a cabo un proyecto de tal envergadura por el comportamiento que ha tenido en el pasado”, recuerda.
Consultado si es que van a respaldar las movilizaciones dirigidas por el presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos, y por el dirigente del Frente de Defensa Ambiental, Wilfredo Saavedra, Ulises solo dijo que “lo que va a haber es solidaridad con el pueblo de Cajamarca”.

ANTAURO
El traslado de Antauro Humala del penal Virgen de la Merced, en Chorrillos, a la Base Naval del Callao, es otro asunto que la familia del presidente ve con malos ojos.
“Consideramos de que es abusivo el traslado que se ha hecho. Se ha modificado la normativa legal después de que se ha realizado el traslado. O sea, se ha regularizado una situación abusiva. Son prácticas antidemocráticas”, sentencia Ulises.

FECHA HISTÓRICA
El próximo lunes 18 de junio los franceses recordarán, una vez más, el discurso que pronunció en 1940 el expresidente de Francia, el general Charles de Gaulle, en el que le pide al pueblo francés que resista a la invasión nazi y al llamado Régimen de Vichy.
“Es una coincidencia feliz porque el 18 de junio del 40’, De Gaulle hizo el llamado a la liberación de Francia contra el colaboracionismo del mariscal Philippe Pétain”, concluye el hermano del presidente.

¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN! ¡CONGA NO VA, Y NO VA!
 .

jueves, 14 de junio de 2012

OPINIÓN: Los ñaños del Colectivo Cajamarca

Por Crispín Piritaño
Celendín
Recientemente hemos visto en los canales de señal abierta y entrevistados –como no podía ser de otra manera- en el programa del gordo y fofo Jaimito Althaus a un floklórico y variopinto grupo que se autodenomina “Colectivo Cajamarca” y en el cual militan algunos personajes tristemente célebres entre los cajamarqiinos por los vergonzosos casos que han protagonizado. Mencionamos a dos de ellos, muy "prestigiados" por sus actuaciones irregulares: Absalón Vásquez, ex ministro del corrupto Fujimori, jefe del comando pro re-reelección de Fujimori, condenado a siete años de prisión por falsificación de firmas en la agrupación política Vamos Vecino.

Los ñaños del Colectivo Cajamarca, dignos del pincel de Fernando Botero.
Otra perla de este grupúsculo es el ex alcalde de Cajamarca Luis Guerrero Figueroa, tránsfuga compulsivo, quien salió a la palestra como jefe de la juventud de Vanguardia Revolucionaria en sus días de estudiante de la UTC y fue sindicado luego como responsable de la muerte de un compañero, para acabar actuando como Felipillo del conquistador norteamericano Newmont. En efecto, con este "revolucionario" en la alcaldía comenzó la explotación de la compañía minera Yanacocha, sin licencia social ni EIA. Es en este punto donde su espíritu camaleónico lo llevó a congeniar con el líder del fujimontecinismo, al punto de declarar  huésped ilustre al dictador en una visita suya a Cajamarca. Más tarde se alió con Andrade, Toledo y hasta postuló a la Presidencia de la República con Perú Ahora, obteniendo, por cierto, menos del 1% de votación.
A estos dos cadáveres políticos se suman otros como Emilio Horna, ex alcalde de Cajamarca, muy conocido por su relación de dependencia con Yanacocha, y otros comerciantes que evidentemente, por convenir a sus intereses personales, ruegan porque Conga vaya. Entre estos hay hoteleros, dueños de cadenas de restaurantes, de garitos de juego, de empresas de turismo y de transportes y muchos otros que se hicieron ricos al amparo de la corrupción que generó el fujimontecinismo.
La danza deshonesta de todos estos sinverguezas ante el poder y la minera no nos soprende, pero sí nos indigna que sea arrogen la representación del pueblo cajamarquino.
Jorge Vergara, de la Cámara de Comercio de Cajamarca, ha declarado sin ningún empacho que Cajamarca pierde más de tres millones diarios por el paro indefinido decretado por Santos. Evidentemente aquí hay mucho por definir: ¿Quiénes pierden, el pueblo cajamarquino o ellos que siempre vivieron lucrando al amparo de Yanacocha? Los de a pie tienen que sacar sus propias conclusiones. Pero siempre debemos tener presente que al grupúsculo "Colectivo Cajamarca", jamás le interesó el pueblo, sino sus bolsillos y con esta pobre moral harán lo que sea para entronizar a Yanacocha en la zona de Celendín. Gallina que como huevo, aunque le quemen el pico.
Lo que más les debe arder a estos traficantes es la valiente disposición del pueblo para defender la ecología de la región. La conciencia de avanzada mundial que ha tomado el pueblo celendino y el cajamarquino en general es una garantía de que la criminal transnacional Yanacocha y sus cómplices de Buenaventura se quedarán con un palmo de narices en sus fieros intentos de depredar a Celendín. Cajamarca está ahora más fuerte que nunca en su decisión de defender su patrimonio de la voracidad de la Newmont y sus felipillos.
La victoria está al frente. Lo que el pueblo reclama ahora es cordura a sus dirigentes. Que dejen de lado apetitos políticos mezquinos y afronten la lucha en forma mancomunada e inteligente. Ya se conoce nuestra máxima: ¡Unidos todo podremos, desunidos nada somos! Esto lo sabe también el enemigo.

¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN! ¡CONGA NO VA, Y NO VA!
 .

jueves, 7 de junio de 2012

OPINIÓN: El octavo, no mentir

Por Crispín Piritaño
Celendín
Nada hay más execrable en esta vida que el aprovecharse de los justos anhelos del pueblo y prometerle, no el oro y el moro, porque esa es prerrogativa de Yanacocha, sino el respetar su derecho a la vida y después darle la espalda y traicionarlo. Esto explica en resumen las razones del por qué nadie quiere a Ollanta Humala en Cajamarca y el por qué no tiene los redaños suficientes para volver a pisar suelo cajamarquino, y su mujer tampoco, dicho sea de paso.
Todos los que votamos por él creyendo que era la única garantía de que no iban a volver los tiempos oprobiosos del oscurantismo fujimontescinista, que va a cambiar el estado de cosas e iba a volver a la Constitución del 79, por ser apócrifa la creada con nombre propio por el dictador y saqueador nipón, estamos hoy decepcionados, porque como ocurrió en toda la historia del Perú, Humala está aplicando las mismas reglas que en campaña combatió. La presencia de rezagos del fujimontescinismo en altas esferas del gobierno es una prueba irrefutable de que nos están dando gato por liebre.

Los congresistas renunciantes... y vienen más.
Y la crítica a este gobierno genuflexo y servil no solo parte de nosotros, sino de sus propios familiares y de sus ex aliados, su padre ha denunciado que el presidente está atrapado en la telaraña fujimontescinista, que la Ley de Minería es criminal y ha exigido la renuncia del incapaz primer ministro por su incapacidad para el diálogo. Lo mismo ha hecho su hermana Ima Sumac participando en las marchas en París contra el proyecto Conga, dando una clara lección de que lo honrado y decente es no ser cómplices de este exabrupto que condena toda la humanidad.
Aquellos que  sostienen que las críticas de don Isaac Humala a su hijo son irresponsables o signos de demencia senil, deberían reflexionar acerca de su papel de padres ¿Es lícito amparar las malas acciones de los hijos? ¿Si un hijo en edad escolar roba las cosas de sus compañeros y miente culpando a otros, debemos apañar sus errores o decir que son “pecadillos veniales” de la inexperiencia? Proceder así es construir un delincuente o cuando menos un mentiroso compulsivo que mentirá toda su vida.
La crisis política que atraviesa el partido de gobierno, ocasionadas mayormente por la actitud autoritaria y prepotente de Valdés, ha hecho que los más pensantes hagan abandono de sus filas, en una actitud que los consecuentes aprobamos, porque eso no es de ninguna manera transfuguismo, sino corresponder a las expectativas de sus electores. Mantenerse en su postura original es lo correcto y consecuente. Transfuguismo es pasarse al otro bando en nombre del estado de derecho.
¿Pero de qué estado de derecho se habla? Por supuesto del que propone el neoliberalismo  engendrado por el gobierno más corrupto de la historia. Un estado de derecho que privilegia y aumenta el poder de las clases pudientes en desmedro de miles de campesinos condenados a la miseria, avasallados por la prepotencia de las transnacionales y sin esperanza para sus hijos. Por eso, frente a los justos reclamos de los dirigentes cajamarquinos, la bancada fujimontescinista salta hasta el techo pidiendo cárcel para ellos por apología de la rebelión. ¿Pero esto mismo no hicieron Ollanta, Toledo y muchos otros?
Estos son los hechos y los indicios que estamos regresando a los tiempos del nipón, los mismos métodos redivivos para amedrentar a la gente: detenciones injustas, procesos en jurisdicciones ajenas a los hechos, amenazas de todo tipo y represiones brutales, incluidos muertos y heridos, por parte de los mercenarios policiales al servicio de las mineras. Todo esto sucede en un gobierno que no tiene escrúpulos en seguir llamándose nacionalista. Así no juega Perú.

¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN. CONGA NO VA, Y NO VA!
 .

sábado, 2 de junio de 2012

RESISTENCIA: Los escritores también combaten

Los escritores cajamarquinos también están dando la batalla en defensa de la integridad de la tierra, del medio ambiente y de la salud de sus paisanos. Pelean en todos los terrenos, pero sobre todo en el de la palabra, que es su campo. Aquí unas muestras de lo que han escrito en verso o en prosa nuestros creadores. Destacamos con orgullo la presencia de dos celendinos en esta muestra. Toda contribución en este campo de los otros escritores cajamarquinos la tendremos en cuenta (CPM).




CAÍN

La sangre derramada
es imborrable.
Irá siempre en tu frente.
 
(Alfredo Pita, escritor cajamarquino, nacido en Celendín)





MINERAS

Las mineras matan los ríos.
Matan los lagos. Matan el mar.
Las mineras no se cansan de matar.

(Jorge Díaz Herrera, escritor cajamarquino, nacido en Celendín)




RÍOS

La minera cree que los ríos de Cajamarca no deben dar en la mar, sino en Wall Street, que es el morir.


(Elqui Burgos, escritor cajamarquino, nacido en San Pablo)




VAMPIROS

Pienso que a los mineros no los ha creado Dios ni provienen del mono, sino de unos vampiros sedientos de oro y sangre.


(Walter Lingán, escritor cajamarquino, nacido en San Miguel)




¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN! ¡CONGA NO VA, Y NO VA!
 .
 .



OPINIÓN: Los desmanes del poder en Espinar

SHEPUT: GOBIERNO ESTÁ UTILIZANDO ESTRATEGIA MILITAR EN ESPINAR

Extraído de LaMulaTV
El dirigente del partido político Perú Posible, Juan Sheput, señaló que el Gobierno está aplicando una “estrategia militar” en la localidad de Espinar (Cusco) en el enfrentamiento de esta población contra la empresa minera Xstrata Tintaya, acusada de contaminación ambiental.
“Es indudable que están utilizando una estrategia militar. Acá la política ha sido dejada de lado y están apostando por una lógica militar para reprimir a la protesta popular en lo largo y ancho del país”, afirmó el secretario de Política de Perú Posible, que estuvo como invitado en el programa ‘Paradero Perú’, que conduce el periodista Santiago Pedraglio por La MulaTV, para debatir, junto con Jacqueline Fowks, corresponsal del diario El País, sobre la situación de la provincia cusqueña de Espinar.
Indicó que una muestra de este manejo ocurrió durante el reciente traslado del alcalde de Espinar, Óscar Mollohuanca, a Ica como medida de seguridad ante el temor de las autoridades judiciales de que se produzcan enfrentamientos entre los seguidores del alcalde y los agentes de la Policía Nacional.
Por su parte, Jacqueline Fowks señaló que no existen motivos para trasladar a Mollohuanca a Ica, ya que las manifestaciones en Cusco han sido pacíficas y no representan ningún peligro para que un juicio se pueda realizar. “Es una forma muy grosera en la que se está manejando esto”, afirmó.
Según Sheput, esta clase de hechos demuestra un inadecuado control político por parte del Congreso, ya que este caso ameritaba una acusación constitucional contra el primer ministro, Oscar Valdes. Asimismo, dijo que evidencia una costumbre de convivir con detenciones arbitrarias, “en la cual un dirigente es tratado a empeñones como un vulgar delincuente”.
“No es solamente la detención, sino es un conjunto de hechos que nos están demostrando que estamos viviendo un autoritarismo en todo el sentido de la palabra”, afirmó.

MANEJO POLÍTICO
El excongresista también criticó al ministro del Ambiente, Manuel Pulgar-Vidal, quien en lugar de mostrarse de parte de la minera Xstrata Tintaya, “debería buscar un consenso y asegurar el bienestar de la zona”.
“El ministro, sea quien sea, está para colocarse en el justo medio, pero en lugar de esto se convierte en defensor a ultransa de la minera, con lo cual se auto-descalifica para el diálogo porque está adelantando opinión permanentemente”, opinó el dirigente político.
Explicó que uno de los problemas que genera estas declaraciones es que contribuye a un proceso de desinformación pública en el que se prioriza el discurso de las mineras y los intereses económicos. Según Jacqueline Fowks, a esto debe agregarse que los medios de comunicación no preguntan sobre el verdadero daño ambiental que está causando la minera Xstrata.
Finalmente, Fowks señaló que otro factor de preocupación es que miembros de la Policía Nacional están prestando servicios pagados en sus días de franco a las empresas mineras y que esto perjudica el trato que están recibiendo los representantes de las localidades que están protestando.
“Tenemos el Gobierno formal de lado de las empresas mineras, pero además tenemos a la Policía que realiza servicios pagados a estas empresas”, concluyó.
Para ver la última edición del programa ‘Paradero Perú’ y la entrevista completa a Jacqueline Fowks y Juan Sheput, entra al siguiente enlace:

¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN! ¡CONGA NO VA, Y NO VA!
 .

viernes, 1 de junio de 2012

OPINIÓN: Cambio de Constitución urgente

Por Crispín Piritaño
Celendín
El origen de todos los males en el Perú es la constitución espuria elaborada durante el gobierno más corrupto de la historia nacional: el del fujimontescinismo. En ese instrumento, elaborado a la medida de lo que pretendía el dictador nipón, cuyas intenciones de perpetuarse en el poder condujeron a exabruptos –como la firma del acta de sujeción- hasta ahora tienen consecuencias graves para algunas personas al acceder a ciertas esferas del poder.

El pueblo cajamarquino protestando en las calles por la intransigencia del gobierno.
En esta constitución que abarca a la Ley de Minería, se dan facultades limitadas a las transnacionales mineras para que operen en el país con toda impunidad en desmedro de miles campesinos que se ven avasallados por la prepotencia de los mineros, funcionarios públicos, policía nacional y demás felipillos que pululan detrás de los empresarios mineros -como monitores en torno al tiburón- en busca de migajas.
No es de extrañar, pues, que los conflictos mineros sucedan en todo el ámbito nacional y que todos los campesinos y gente que asume la ecología como un compromiso vital, reclame el cese de las operaciones mineras que están proscritas en países del primer mundo, por ser letales para la existencia misma de nuestro planeta. La destrucción y desnaturalización del paisaje que producen las explotaciones a tajo abierto no pueden ser utilizados como un logo que proclame que el Perú es un país minero, cuando la realidad es más terrífica.
Cuando se cumple el primer día del paro indefinido en Cajamarca, hemos visto con pena la triste y condenable actuación de nuestra policía nacional, que por unos mendrugos que les arrojan las mineras, se enfrente a humildes campesinas que preparaban ollas comunes para los asistentes a las protestas, atacándolas a varazos, arrojando bombas lacrímogenas y pateando las ollas en plena calle, no solo contra las madres, sino también a sus niñas que sufrían aterradas la brutalidad policial. ¿Qué hay en el seno de la PNP, sicópatas, delincuentes, resentidos sociales? Esa no es, tengámoslo claro, el papel de un organismo que está destinado a la protección ciudadana.
Hemos visto al incapaz premier afirmar en el canal de El Comercio que siempre estuvo abierto al diálogo ¿Con quiénes? Con los grupos interesados en que el proyecto Conga vaya. Y encima aduce que no puede dialogar con los verdaderos representantes de la colectividad cajamarquina porque defienden el CONGA NO VA. Se olvida el señor Valdés que el primero en encender el conflicto fue el propio presidente Humala, quien, traicionando lo que prometía en su campaña, afirmó que Conga va, sí o sí.
El pedido de Gregorio Santos - que para los acólitos y seguidores del chino rata suena como una monstruosidad- de que se cambie de constitución, es realmente de necesidad vital para el Perú. Una constitución que responda a los retos actuales, que permita racionalmente preservar las zonas que deban ser preservadas, que controle eficazmente los abusos y prepotencia de las transnacionales y que garantice una mejor distribución de la riqueza en todos los sectores no es descabellado, como afirma el inepto premier, sino un anhelo de todos los peruanos que amamos a nuestra patria y a nuestro planeta y reclamamos un justo estado de derecho.

¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN! ¡CONGA NO VA, Y NO VA!
 .
.