martes, 26 de marzo de 2013

OPINION: Entre indultos y harakiris


Por Crispín Piritaño
Hay mucha gente interesada en mover opinión acerca de si el corrupto ex dictador debe ser indultado o no. El dinero saqueado parece que alcanza para comprar conciencias, opiniones a favor de periodistas de radio y espacios televisivos a los allegados del fujimontescinismo, como el abogado Nakazaki por ejemplo, que para salvar su propio pellejo, hasta hace de médico y opina como si fuese un profesional de esta rama.
Ante un dictámen clínico que tira por tierra todo intento de indulto, los fujimontescinistas aducen que el ex dictador padece de una depresión aguda que lo estaría llevando a practicarse el suppuku o harakiri, a la usanza de sus antiguos ancestros nipones. Imaginamos que su depresión se debe al hecho de no poder gozar de lo saqueado al país durante su gobierno en que casi se carga al Perú en maletas. Debe ser triste estar sediento, tener cerca el agua y no poder beberla.
Hablando de harakiri y de corrupciones hay mucha ropa tendida en el techo ¿Se imaginan que llegaran a esta circunstancia otros mandatarios sospechosos de corrupción como Crazy Horse o el Cholo Sagrado? En el caso de Crazy sería un acto por demás obsceno, porque no habría bandeja capaz de contener a tremendo mondongazo y se tendría que recurrir a una paila de cilindro o a una chancha de helar chelas, además ¿Quién tendría el honor de ser el kaishaku que finalmente lo decapite? Varios candidatos saltan a la palestra: el tío George, Morís Murder (así se pronuncia su nombre en francés)
Harakiri, un antiguo ritual que vuelve al tapete a  propósito de depresiones.
, el Señor de Sipán. Yo creo que el primero sería el más indicado porque lo haría de mil amores.
En el caso del Cholo Sagrado sería un acto patético, dado el histrionismo y afición que tiene para desparramarse en lágrimas de cocodrilo. Sería como agarrar un indiopishgo y desplumarlo tolamente y después intentar colocar de nuevo sus plumas en el mismo orden, además sería como en el caso del Servicio Militar Obligatorio, el cholo podría pagar cualquier multa, por onerosa que sea, para salir indemne del trance. Total, si le puede comprar una mansión a su querida suegra…
Pero el ex dictador tampoco califica para este ritual, porque no pertenece a las clases altas japonesas a quienes estaba reservado este honor. Un guerrero samurai que se respete es como un  caballero medieval y no cometería actos innobles como eso de renunciar por fax a la presidencia de la república, ni entraria por asalto al domicilio de una dama, como lo hizo con Trinidad Becerra, ni menos torturaría a su dulcinea en los sótanos del SIN.
Los fujimontescinistas en su desesperación recurren a todo para manipular a la opinión pública. Es sintomática la aparición de Cuculiza pidiendo clemencia para Javier Diez Canseco, a quien atacó duramente cuando se trató de sancionarlo con la suspensión, junto con sus compañeros de bancada, en connivencia con los 4 gatos del Apra. ¿Qué pretende la congresista de los ajos y cebollas con este gesto ramplón y fuera de lugar? Naturalmente que exigir, si da resultado su estratagema, el indulto para el ex dictador. ¿Cómo creer en la sinceridad de alguien que cuando estaba en el poder se refería a los opositores como a piltrafas a quien había que sacarles la m…? Estamos avisados y vacunados para no creer en santos que no hacen milagros.



lunes, 25 de marzo de 2013

OPINION: Los herederos de la corrupción

Por Jorge A Chávez Silva
El multimillonario negocio de la corrupción y el saqueo por parte de los gobernantes de turno es, sin lugar a dudas, el mejor negocio del mundo. Muchos sátrapas, dictadores, tiranos golpistas y presidentes que les gustó la mamadera y pretendieron perpetuarse en el poder se han valido de su condición de gobernantes para acumular millonarias sumas, las que han puesto a buen recaudo en los paraísos financieron que existen en el mundo, para gozar de ellos cuando les toque el retiro.
.
¿Qué le espera al Perú si los siniestros planes del sátrapa prosperan?
Estos saqueadores inhumanos que buscaron provecho propio sin pensar en la población, gozan de la protección de países como, Japón, Suiza, Francia, Gran Bretaña y EEUU, quienes promueven la existencia de cuentas bancarias anónimas en las que estos ladrones de frac depositan el dinero mal habido. En el ranking de los más corruptos están:
Mohamed Suharto, indonesio que desfalcó entre 15 000 y 35 000 millones de dólares.
Ferdinand Marcos, filipino, que se quedó entre 5 000 a 10 000 millones de dólares.
Mobutu Sese Seko, del Zaire, se llevó 5 000 millones para vivir en el exilio dorado de Francia.
Sani Abacha, nigeriano, 5 000 millones y el 10 % de los ingresos petroleros del país.
Slobodan Milosevic, yogoslavo, cuyo monto se desconoce.
Jean Claude Duvalier se llevó entre 300 y 800 millones.
Alberto Fujimori, peruano japonés,  quién robó 600 millones al Perú.
Pavlo Lazarenko, ucraniano, 114 y 200 millones
Arnoldo Alemán, nicaragüense, 114 y 200 millones.
Joseph Estrada, filipino, 78 y 80 millones.
Como vemos en este listado, que es conocido en todo el mundo, es triste el honor que comparte el Perú con estos desdichados países que tuvieron la desgracia de tener a ratas al mando de la nación. ¿Se imaginan cuánto se podría haber hecho en el Perú con el dinero que saqueó el japonés? Habría que agregar a este desfalco millonario los montos que se llevaron los integrantes del séquito del dictador: Montesinos, Yoshiyama, los prófugos Pedro y Rosa Fujimori, hermanas del dictador, su cuñado Víctor Aritomi, José Edmundo Silva Tejada y Augusto Miyagusuku Miagui y tantos otros que ahora viven como sultanes mientras la gran mayoría tiene que acudir al proteccionismo que significan los programas sociales.
De todo el monto que se atribuye al ex dictador, ningún dólar ha sido devuelto y se presume que le sirvió para educar a sus hijos en universidades de EEUU, para costear las onerosas y fracasadas campañas de Keiko Fujimori y ahora para que el delfín Kenji posea 4 empresas, en una de las cuales se ha encontrado un cargamento de 100 kilos de cocaina de la más alta pureza, sin que hasta ahora el congresista del fujimontescinismo pueda explicar con claridad su procedencia.
Es común en Latinoamérica que los corruptos, genocidas y saqueadores que gobernaron amparados en crueles métodos de tortura y genocidio contra sus opositores, hereden o pretendan heredar el poder a sus vástagos como hicieron Francois Duvalier, Anastacio Somoza y Rafael Leónidas Trujillo. Lo mismo ambiciona Fujimori con sus hijos Keiko, quien fracasó en el intento y ahora con Kenji a quien ha señalado como el delfín de la dinastía. Todo esto con el aval de las grandes potencias que ven en estos gobiernos corruptos y genocidas un terreno ideal para sus negocios. Conocida es la frase del bonachón Teddy Roosevelt, quien refiriéndose al tirano venezolano Juan Vicente Gómez, famoso por las torturas inhumanas que impuso a sus opositores, cuya cruel inventiva haría empalidecer de envidia a los genocidas de Auschwitz, dijo: “Gómez es un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta”.
Este intento de perpetuar o continuar la sinrazón y el oprobio debería llamarnos a la reflexión, porque ya no podemos continuar con la cínica aceptación del robo y el crimen institucionalizados, expresados en frases como “No importa que robe, pero que haga obra”, “tal vez mató a muchos inocentes, pero acabó con el terrorismo”, falacias que los hechos actuales estan desmintiendo y que nuestra sumisa aceptación nos convierte en cómplices.

martes, 19 de marzo de 2013

OPINION: Yanacocha, el SIDA de Cajamarca


Por Jorge A. Chávez Silva
Las razones de la inseguridad ciudadana que estos momentos se vive en Cajamarca, en donde ya se empiezan a cobrar cupos, los asaltos están a la orden del día, los ladrones matan taxistas y cualquier vecino que sale de su  casa no tiene seguro si va a regresar o no a su hogar, tenemos que buscarlas en el sospechoso accionar de Yanacocha y la dotación de la PNP de Cajamarca.
Y decimos esto porque, al parecer, muchos indicios lo indican, existe un contrato entre la minera y los jefes policiales de Cajamarca, mediante el cual los efectivos de la PNP están permanentemente a disposición plena de los requerimientos de la Newmont Mining Co y sus cómplices de Buenaventura para proteger sus intereses, reprimiendo principalmente a todos los que reclaman por los continuos abusos que comete la empresa contra Cajamarca y sus pobladores.
No es ninguna novedad el constatar que los efectivos policiales se encuentran en las alturas de Minas Conga,apaleando a los campesinos de la zona, en lugar de cumplir su deber de custodios del orden, para los que el gobierno les paga, en una ciudad a la que el hampa organizada ha tomado por asalto, pues mediante este contrato no importa si el efectivo está en sus días de franco para cumplir tal comisión por la que la minera les paga un extra.
Y lo peor, esta sujeción de la policía a los intereses de la minera, incluye la movilización de los efectivos en sus propios vehículos. Es decir, los vehículos que han sido adquiridos con los dineros del pueblo que paga sus impuestos. ¿Es lícito usar, los vehículos, la gasolina, el armamento y los uniformes que le cuestan al pueblo, para proteger intereses particulares que van en desmedro de grandes poblaciones de peruanos?
¿Cuál es el organismo gubernamental llamado a revisar este caso? ¿A quién tenemos que quejarnos para que ponga remedio a esta injusticia sin nombre que les cuesta la vida a muchos cajamarquinos? ¿Qué dice de esto el poder judicial, la defensoría del pueblo, la presidencia de la república? Al parecer, no se oye, padre.
Los que pregonan que Cajamarca, gracias a la minera, ha cambiado, tienen que tomar en cuenta hacia donde se han orientado los cambios. Ahora tenemos más hoteles, mas casinos de juego, más burdeles, más prostitutas con sus respectivos chulos y completando esta corte de desadaptados, los infaltables ladrones  y  sicarios que van detrás de toda esta gente que lucra con las migajas y rebabas de la minera.
Una imagen usual en la zona del Batán y José Sabogal en Cajamarca.
Esto significa que Yanacocha representa al Sida de Cajamarca, con toda su hez de corrupción y depravación, con su secuela de destrucción degenerativa que rebasará lo actuado por esta generación, que no quiere asumir la responsabilidad por el mundo que legará a sus descendientes. Una generación de felipillos que en aras de sus mezquinos intereses, es capaz de vender su propia alma al diablo.
Ese es el espejo en que debe mirarse Celendín, una ciudad en donde todos nos conocíamos y era posible dejar la puerta de la casa abierta de par en par, porque nuestra honradez era proverbial. Ahora los asaltos, los garitos, la prostitución,  los proxenetas, alcahuetes  y explotadores de mujeres están dando sus primeros pasos. Ante este panorama aterrador nos preguntamos ¿Qué destino le esperará a nuestro amado pueblo? ¿Los buitres que ya se han asentado en Jelig tendrán el festín que la minera les brindará? El pueblo tiene la palabra.

¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN! ¡CONGA NO VA Y NO VA!

jueves, 14 de marzo de 2013

CANTACLARO: Reflexiones antes de marcar 38 veces NO

Por Constante Vigil
Ahora que estamos ad portas de una consulta sobre revocatoria en Lima, proceso que es vital para la capital pero también para el país, es bueno meditar acerca de las consecuencias de nuestro voto, porque los peruanos tenemos el gran defecto de ser amnésicos y crédulos. Basados en estas lamentables características, los políticos de turno nos hacen "bolero de lunta" cada vez que hay elecciones. Creemos en falsas promesas y después estamos lamentando nuestra mala cabeza, Sobre todo cuando el candidato gana las elecciones y se olvida de lo que prometió.
Los que somos shilicos nos acordamos bien de lo qué significa en este caso la metáfora de “bolero de lunta”, pero para los que no lo son o no se acuerdan de la expresión, allá va la explicación: El bolero es un juguete que tiene una esfera de madera con un hoyo grande en el centro y otro más estrecho en el otro extremo, de donde parte una cuerda que lo sostiene a un manubrio en donde se inserta tantas veces como manda nuestra habilidad. La lunta es la baya o fruto parecido a un tomatito verde que produce la papa cuando está de cosecha. En nuestra infancia, de una penca sacábamos la espina y con ella salía la cabuya que trenzábamos. Le hacíamos un nudo en un extremo y atravesábamos la baya y ya teníamos nuestro bolero. Y a jugar se ha dicho. No había pierde, la aguja se clavaba donde sea, no necesariamente en el hueco. Eso hacen los políticos con nosotros, nos clavan la espina en donde sea y nosotros dale con la burra al trigo.
Primeramente, debemos meditaren en que  si la gente que está detrás de la revocatoria, el mudo Castañuela, el congresista de a sol, el panzón Crazy, al que la plata le llega sola, el gatillero Murder, Jorgito el cínico; Rey Rey, el peor ministro de la historia; el “pobrecito” alcalde de Lurigancho; los impresentables del fujimontescinismo  y el mascarón “macho” turbio, merecen que perdamos el tiempo otro domingo más, dentro de siete meses,  para ir a votar de nuevo, en vez de dedicar el día a la familia o simplemente a descansar viendo el fútbol o una buena película en la cama.
Segundo, debemos tener sentido práctico para pensar en cuanto le va a costar al Perú estos berrinches de los perdedores de la pasada elección, que quieren volver al poder por la puerta de servicio, a costa de los dineros del pueblo. Pensemos que hay muchos problemas que se podrían solucionar si en vez de dilapidar el dinero lo empleamos razonable y correctamente. ¿Y qué va a pasar con Lima durante esos 7 meses si los impresentables se salen con la suya? La ciudad va a estar paralizada y los delincuentes y las mafias la tomarán por asalto, intentando recuperar lo que el ordenamiento les cortó. Habrá caos vehicular, la inseguridad ciudadana aumentará, los ambulantes invadirán la ciudad y los partidos políticos que apenas pasaron la valla en las elecciones pasadas resucitarán para mal del Perú entero.

"macho turbio", el mascarón de proa de los revocadores.
Tercero, apelemos a la memoria y recordemos cuánto dinero dilapidó el mudo Castañuela durante los 8 años que estuvo en el sillón de Nicolás de Rivera ¿ya no nos acordamos de las sobredimensiones astronómicas de los costos de las obras? ¿Ya hemos olvidado, sobre todo los que vivimos en el cono norte, los tres años que demoró la obra del puente del ejército y el metropolitano cuando al inicio se dijo que iba a terminarse en un año? ¿hemos olvidado los saqueos y crímenes del fujimontescinismo? ¿la debacle a la que nos llevó el gordo Crazy en su primer gobierno y la corrupción en que navegamos durante el segundo?
Seamos sensatos y prácticos, no nos dejemos llevar por cantos de sirena, porque eso es lo que ofrecen los revocadores con insultos y todo: Marquemos 38 veces NO y sí en los números 31 y 39, el primero para revocar a Comunicorito y el segundo para un figureti Huevo Duro que es de los que dicen ¿De qué se trata para oponerme? Y vive poniendo cabes y abusndo de la historia.

¡NO Y MIL VECES NO! CONGA NO VA, NI HOY NI NUNCA. NO, NO y NO!


miércoles, 13 de marzo de 2013

OPINIÓN: La amoralidad de la PNP

Por Jorge A. Chávez Silva
Ayer por la tarde caminaba por una de las avenidas principales de San Juan de Lurigancho, precisamente en la zona comercial que está frente a Metro. Unos pasos más adelante iba una hermosa muchacha conversando alegremente con su móvil. De repente, de entre la multitud surgieron dos hampones que sin más, la apretaron del cuello, le quitaron su bolso y su celular y tranquilamente, como si con ellos no fuera la cosa, se alejaron a paso rápido. Esto no tendría nada de raro en una ciudad tan desguarnecida como nuestra capital. Lo extraño del caso es que todo esto sucedía en las narices de una pareja de policías que resguardaban un casino que hay en esa avenida.

La recepción de coimas, una triste imagen cotidiana que habla elocuentemente de la moral de la policía.
Así como lo lee, amigo lector, dos policías uniformados y con su arma de reglamento, cuidando un local que, como todos sabemos, pertenece a mafias internacionales, cuya ocupación es esquilmar miserablemente a millones de ludópatas irreductibles, con las consecuencias familiares que se derivan de su enfermedad y que en la mayoría de los casos utilizan estos luminosos locales como fachada para lavado de activos y otros actos delincuenciales por el estilo.
Cuando indignado por la impasibilidad de los policías ante este hecho delictivo, les increpé su falta de acción, me respondieron muy sueltos de huesos que ellos no estaban de servicio y que hiciera como si no estuvieran. Incrédulo ante el cinismo que esgrimían estos sujetos, me fijé en sus placas para memorizar sus apellidos y denunciarlos, pero no tenían ninguna identificación; mientras tanto, la víctima de la tropelía se debatía en una crisis de nervios, siendo auxiliada por unas señoras que se compadecieron de su situación.
Este hecho me ha llevado a meditar hasta qué grado de desprestigio ha llegado nuestra policía nacional, de la desconfianza que su presencia suscita entre las personas honestas y del beneplácito que manifiestan los delincuentes ante su cercanía, exactamente como si se hallaran ante amigos y eventuales cómplices. He escuchado atentamente el discurso de despedida del renunciante general Salazar, un personaje ensoberbecido y prepotente, cuyos actos dudosos seguramente han generado esta actitud en sus subalternos.
En Cajamarca, por ejemplo, los delincuentes han tomado la ciudad por asalto y se suceden los atracos y muertes de personas indefensas, mientras la policía se encuentra protegiendo a Yanacocha de las justas protestas de miles de peruanos humildes, cuyo único anhelo es que los dejen vivir en paz. La policía se encarga, por ejemplo, de cuidar las cercas que coloca Yanacocha en las carreteras para que la gente del lugar no circule por algunas vías, por así se les antoja a los mineros. Esto, aparte de irracional y abusivo, es inconstitucional. Una compañía extranjera no puede privar a los peruanos del derecho de libre tránsito por cualquier lugar de la república.
Los policías honestos tienen que reaccionar ante esta mala imagen que la ciudadanía tiene de quienes están obligados a cuidar el orden y los derechos humanos. El policía peruano no debe servir los intereses subalternos de los enemigos del Perú. Nuestros policías no pueden ser sinónimo de robo institucionalizado, de coimas, de encubrimiento, ni de equivocados sentimientos de cuerpo Un verdadero policía no puede estar mendigando propinas ni cometiendo actos viles como apalear campesinos o trabajadores, ni pateando ollas comunes, ni mentándole la madre a humildes campesinas. Al policía honesto se le respeta… ¿y al corrupto?

lunes, 11 de marzo de 2013

LIBROS: Alfredo Pita anuncia 
su próxima novela

LA VOZ DE LA CALLE, No 219. Trujillo, 8 de marzo 2013.
Esta es una versión ampliada de la entrevista que hace poco publicó el diario capitalino La Primera. Ante nuestro pedido, la entrevistadora, la periodista Gloria Cáceres, nos ha autorizado a publicarla, lo que le agradecemos, pues consideramos que es de mucho interés para nuestros lectores (CBL).

“UNA NOVELA QUE DEBÍA A MIS
 MUERTOS Y A MÍ MISMO”

Por Gloria Cáceres V. 
Hace unos días, la emisora francesa Radio Paris Pluriel entrevistó al reconocido escritor peruano Alfredo Pita para tratar temas de su trayectoria y obra. Pita habló con libertad y solvencia de su narrativa y sus temas principales, del trabajo de lenguaje que realiza, de cómo surgen sus historias, etc., pero también de la amistad que tuvo con escritores de la trascendencia de José María Arguedas y Julio Ramón Ribeyro, así como con artistas peruanos que siguen viviendo en Europa, como el pintor Herman Braun.

Un tema que también se abordó fue el compromiso del escritor con la sociedad. Pita dijo que un escritor, como cualquier artista, necesita libertad plena para crear, pero que esto, al menos en su caso, no lo aleja de su condición de ciudadano. “La figura del escritor revolucionario tiende a desaparecer, felizmente”, dijo, pero a la vez indicó que le parecía “una desgracia que el artista se exonere de una participación cívica en la sociedad”. En el Perú de hoy, subrayó, “hay que luchar contra la destrucción de la naturaleza en vastas regiones del país y contra la destrucción de la democracia por los timadores y estafadores que tenemos como autoridades”.

UNA NOVELA SOBRE LA VIOLENCIA

Uno de los entrevistadores, el profesor Abraham Prudencio, se refirió a su trabajo literario actual y le preguntó si no tenía “alguna primicia”. Alfredo Pita anunció que ha terminado una novela cuya historia transcurre en Ayacucho, en pleno conflicto interno. Esto es una gran noticia para sus lectores, ya que en los últimos años el escritor cajamarquino sólo ha publicado libros de cuentos y memorias. En razón de esto, lo hemos buscado para que nos hable de su nueva novela y otros temas.
—¿Su compromiso ciudadano explica su activismo antiminero?

—No soy antiminero por las puras. Estoy contra la real y probada destrucción de las fuentes de agua y del marco de vida de la gente. En esta medida acompaño de todo corazón la lucha de mi pueblo, Celendín, en Cajamarca, contra el proyecto Conga, en vista de que el gobierno ha optado por convalidar la acción criminal de la mina.
—Su visión del compromiso ciudadano tiene poco que ver con la antigua noción del “arte comprometido”…

—No tiene nada que ver. Esa noción era una invitación al arte mediocre. La única obligación artística que debe tener un escritor es escribir bien.
—¿Qué le ha motivado a tocar en su libro el tema de la violencia?

—Bueno, son muchos los motivos que tengo. Estuve en la zona de Ayacucho en 1983, reemplazando a uno de los periodistas asesinados en Uchuraccay. En las semanas que pasé en el lugar vi muchos cadáveres, por lo que el drama de la violencia interna lo he llevado siempre en mí, como posible tema para un libro, como una deuda para con mis colegas muertos y para conmigo mismo.
—Otros ya han tocado el tema e incluso piensan que está agotado.

—Pues se equivocan. Pese a lo ya publicado, los años de la violencia apenas comienzan a ser tratados. Vendrán más libros y más historias. Muchas cosas están por decirse.
—¿Podrías darnos un adelanto sobre su novela?

—Es la historia de un periodista que llega a Ayacucho en 1991 para intentar un gran reportaje y que busca entender la mecánica de la guerra sucia que se daba allí.
—¿Su actuación como periodista en los días de Uchuraccay, de alguna forma le ha dado elementos para su novela?

—Uchuraccay está presente en la historia, pero como parte de un telón de fondo. El relato es un lento viaje en los meandros culturales que esconden la realidad social peruana y explican la violencia. Para un peruano, limeño o no, entender Ayacucho en esos años era difícil. Había que ser ayacuchano para comprender lo que allí ocurría. Para subrayar esta distancia, mi personaje es un extranjero algo anarquista y sin prejuicios.
—La violencia en Ayacucho, ¿cómo la aborda?

—Es difícil responder a esto. He intentado recrear el horror cometido contra los individuos, pero buscando también un diapasón para la tragedia colectiva.
—¿Cuánto tiempo te tomó la redacción de su novela?

—Empecé a escribirla hace diez años, pero la interrumpí.
—¿Por qué…?

—Por lo que has dicho, había mucha gente publicando sobre Ayacucho. No quería aparecer como un escritor oportunista que se aprovecha de un tema de moda.
—¿Cuál es el título del libro?

—Ya lo verás cuando salga. El manuscrito lo he trabajado bajo el título de 1991, la Batalla de Ayacucho, pero no sé si será el título definitivo.
—¿La va a publicar en Lima, en España o en París?

—La voy a publicar en Europa, seguro, pero quisiera que salga pronto en el Perú. Para esto tengo que hallar el editor adecuado.
—¡Cómo así…, el editor adecuado!

—Necesito en Lima un editor que me pague un adelanto correcto. Necesito dinero para ayudar a los familiares y víctimas de la violencia que el Estado peruano ha desatado contra la población campesina de Cajamarca.
—Admiro su idea del compromiso ciudadano y su permanente cercanía, simpatía para con las víctimas. Para terminar, ¿invitaría a otros escritores a que se aúnan a su posición, a sus proyectos de ayuda?
—Esto es algo personal. Estamos en una época de mercadeo, poco propicia para que los artistas se piensen ciudadanos, pero no seamos pesimistas, hay algunos, y no son pocos, que sí lo hacen, que sí piensan en los demás, felizmente. No podemos pretender vivir en una sociedad democrática y civilizada si no luchamos por los derechos humanos y por los derechos de la naturaleza. Si queremos una vida digna para nosotros y nuestras familias, debemos luchar para que todos la tengan.

viernes, 8 de marzo de 2013

OPINIÓN: La prepotencia yanacochina

Por Jorge A. Chávez Silva
20 años de oprobio y vejaciones ha sufrido Cajamarca a manos de la minera “responsable” Yanacocha, y encima pretende entronizarse por 20 años más en Celendín y Bambamarca. ¿Hasta cuando vamos a tolerar tanto vejamen y prepotencia? Lo peor es ue cuentan con el aval y ayuda del gobierno que en las plazas de Cajamarca prometió que Yanacocha no iba más.
Los decretos del gobierno sobre Minas Conga son letra muerta para la avidez yanacochina, pues sigue operando con su maquinaria en la zona, pese a lo dispuesto por el gobierno. La empresa miente al Perú entero y al mundo cuando afirma que ha paralizado sus operaciones de exploración y sus maquinarias siguen operando, amparados, por supuesto, por un contingente armado de la Dinoes, quienes, lejos de estar cumpliendo con su deber constitucional de proteger a la población peruana, están alquilados y con el gatillo flojo, cuidando los intereses de la transnacional y sus cómplices de Buenaventura.
.
la legitimidad del pueblo cuidando sus lagunas.
Los cajamarquinos no podemos quedarnos cruzados de brazos. Al respecto, cientos de campesinos de la zona iniciaron la construcción de una casa de material rústico en las cercanías de la laguna “Azul”, una de las maravillas condenadas a desaparecer en aras de la sed de oro de Yanacocha, para permanecer allí vigilantes ante las siniestras maniobras de la transnacional. Los dirigentes del CUL han anunciado un plazo perentorio de 15 días para que la empresa retire su maquinaria y la realización de una consulta popular para que la población de las provincias de Celendín y Hualgayoc decidan si aprueban o no la explotación del proyecto Conga.
En este día Internacional de la Mujer, muchas madres campesinas de la zona codiciada por los ecocidas de Yanacocha, permanecen vigilantes a la intemperie, preparando los alimentos en ollas comunes para alimentar a los guardianes de las lagunas. Ellas dan el ejemplo de valor y de resistencia frente al abuso que se quiere perpetrar.

¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN. CONGA NO VA Y NO VA!
.

jueves, 7 de marzo de 2013

HOMENAJE: Al maestro ausente

CARTA PÓSTUMA AL MAESTRO ALFONSO ROJAS CHAVEZ

Por Jorge A. Chávez Silva

Querido Maestro:
Con profundo dolor, pero sin sorpresa, porque, paradójicamente, la muerte es parte escencial de la vida, me enteré ayer de su sensible deceso y no he podido menos que recordar aquellos días dorados que pasamos en nuestra aula del “A” en la querida Escuela Nº 85. Aun puedo percibir, apelando a los resquicios de la memoria, cómo había dispuesto Ud. el aula. A la izquierda de la puerta de ingreso su gran escritorio, que tenía para mí mucho de barroco, en donde estaban en desorden, seguramente lógico para Ud., sus libros de consulta, el registro de asistencia y evaluación abierto y listo para la menor anotación. A continuación la gran pizarra y frente a su mirada, los compañeros más traviesos: Walter Mori, el Pinushpa, Carlitos Carrión y Eugenio Pereyra, que era además el encargado de llamar lista diariamente. Los demás amigos en el resto del espacio, divididos en tres filas de carpetas bipersonales.
La promoción 1959 de la Escuela Nº 85, con el maestro Alfonso Rojas Chávez, "Chusho"
¿Cómo olvidar su bonachona severidad ante cualquier intento de desvío por parte nuestra? Indudablemente eran otros tiempos y la educación tenía otra filosofía, pero, estoy seguro, que de sus lecciones, los que tuvimos el privilegio de tenerlo como maestro, no nos olvidaremos nunca. La clase que nos dio acerca de la solidez de la tibia, permanece indeleble en mi memoria: ¿Han visto –nos indicó Ud.- que hay hombres tremendamente gordos como don Sebastián Horna?, pues esos pesos, y mucho más, aguanta la tibia, por eso es el hueso más duro del esqueleto humano.
En mis momentos de soliloquio rememoro su figura y su afán eterno de hacernos cantar en coro, a dos y tres voces, y me llegan las canciones: “¡Muchachada del 85…!, ¡Con las alas abiertas avanzan…!, ¡Kikirikikikiki, ya canta el gallo por aquí…! Y tantas otras que cantan claramente de su afición por la música, de ese gusto especial por desarrollar el compañerismo a través de las canciones.
Nunca olvidaré su empeño en que me afirmara en el arte de la pintura, ni la cariñosa deferencia que tenía para conmigo, seguramente por la amistad que lo unía a mi padre, y que motivaba que mis compañeros afirmaran soterradamente que yo era uno de sus engreídos.
En cierta oportunidad estábamos en Lima con varios ex condiscípulos en el local de la AC y Gualberto Bazán Vila, con quien nos veíamos de muchos años, me preguntó: ¿Y el Chusho, qué será del maestro? Justo en ese momento ingresaba Ud. al local institucional. Allí está, míralo. Lo extraordinario era que su figura era la misma que atesorábamos en la memoria. Entonces, aprovechamos la ocasión para fotografiarnos con nuestro maestro varios de sus ex alumnos, entre los cuales estaban: Abdón Villar Guerra, Jorge Cachay Muñoz, Eugenio Pereyra Muñoz, Luis Aliaga Bardales, Juan Gualberto Bazán Vila y yo. Grato momento que no se repetirá más.
En la retrospectiva de nuestra vida, querido profesor, nos cabe reflexionar sobre si cumplimos o no el cometido para el que nos envió la vida. Y en ese recuento estoy seguro que Ud. superó largamente su misión como maestro de vocación, profesión de fe que muchos de sus alumnos, entre los cuales me apunto, podemos corroborar con orgullo.
Muchas gracias por sus enseñanzas y su ejemplo.

miércoles, 6 de marzo de 2013

RESISTENCIA. Yanacocha tiene 15 días de plazo...

El Comité Unitario de Lucha (CUL) de Cajamarca dio un plazo de 15 días para que Yanacocha líe sus petates y retire su maquinaria de nuestras alturas, de la zona de las lagunas, donde viene avanzando sus proyectos mineros devastadores para el medio ambiente so pretexto de construir reservorios de agua.
.
Video de la conferencia de prensa:


 .

.
¡FUERA YANACOCHA DE CAJAMARCA. CONGA NO VA, NI HOY, NI NUNCA! 

.

OPINIÓN: La partida de un líder latinoamericano

Por Jorge A. Chávez Silva
Solo el cáncer  pudo vencer a Hugo Rafael Chávez Frías, presidente venezolano, líder que gobernó a su país por 14 años y luchó siempre por hacer de Venezuela un país socialista que lidere una verdadera revolución en Latinoamérica, falleció ayer a los 58 años. Personaje carismático que despertó encendidas pasiones en pro y en contra; que se enfrentó a la prepotencia habitual de Estados Unidos, que no calló, pese a la intemperancia del rey cazador de elefantes, ha enlutado a toda América, que en cualquier caso lo recuerda como un presidente solidario. Las 100 casas que obsequió a Chincha , con todas sus comodidades, luego del terremoto que asoló a la región son una prueba real de su preocupación por los afligidos.
El Huracán Bolivariano, como lo llamaban sus partidarios, con una nueva constitución se empeñó en transformar a su país luchando tenazmente contra los partidos tradicionales, la prensa, el poderoso grupo empresarial y la iglesia, que habían hecho de Venezuela un feudo que explotaban a mansalva. Chávez les demostró lo que podía hacer un gobierno verdaderamente nacionalista con su enorme renta petrolera, emprendió en sus misiones una lucha contra el hambre, las enfermedades y la ignorancia que aquejaban a las grandes mayorías de venezolanos, especialmente los campesinos, por los que siempre veló.
Inspirado en los sueños del Libertador Simón Bolívar, Chávez soñó con una Latinoamérica unida, independiente del colonialismo norteamericano que nos ahoga a través de las empresas transnacionales explotadoras de toda clase de recursos. Diseñó una política internacional en ese sentido que, fatalmente, con su muerte, se enfrenta a tiempos borrascosos en los que la arremetida del capitalismo alcanzará una virulencia feroz en sus afanes por recuperar el poder y prebendas que emanan de éste.
Su muerte enluta a millones de pobres de latinoamérica que veían en él a un líder de trascendencia mundial que los reivindique y muestre a los demás gobiernos lo que es verdaderamente el servicio a los pobres, con cambios estructurales que modifiquen el panorama de la pobreza en la región. El comandante del vozarrón, de la corpulencia, insustituible para sus seguidores, e insufrible para sus adversarios, se ha ido físicamente de este mundo, pero creemos que su estela perdurará e inspirará a otros líderes que recojan su impronta para mejorar el destino de nuestros países.
Su muerte, sin embargo, alegra a muchos que no puedieron con él en vida, como al impresentable Aldo M, que manifestó su alegría ante estos momentos adversos por los que atraviesa el pueblo venezolano y latinoamérica entera, lo mismo que Luis Galarreta, que aprovechó su minusvalía y los dólares de Yanacocha para estar en el Congreso y demostrar que sufre de minusvalía mental para expresarse como se expresó en el Congreso, para el PAP que lo insultó cuando se presentó en el Congreso y lógicamente para el carísimo conferencista para quien “la plata llega sola”, de quien dijo alguna vez: “Dios libre a nuestro hermano pueblo peruano de un truhán como éste, de un corrupto de siete suelas como lo es Alan garcía, el Carlos Andrés Pérez del Perú” y al que definió como un “ladrón de cuatro esquinas”.


La partida de un líder que enluta a Latinoamérica.

lunes, 4 de marzo de 2013

OPINION: La arremetida de un gobierno "nacionalista"

Por Jorge A. Chávez Silva
La prensa prominera, encarnada en El Comercio y sus satélites (Perú 21, Trome, Canal N) ha iniciado una agresiva campaña de satanización de las fuerzas populares que defienden la integridad de las lagunas de Minas Conga, que pretende destruir el proyecto Conga. En reciente entrevista al vice ministro de Energía y Minas, un tal ingeniero Shinon, que de peruano no tiene nada. Afirmó que el sector minero está actualmente en problemas a causa de la terquedad de los dirigentes cajamarquinos empeñados en una lucha contra la irresponsable Newmont Minig, Co y sus cómplices de Buenaventura. En medio de la aprobación de los comentaristas de Rumbo Minero, dijo que los Saavedras, Santos, Aranas (sic)y sus seguidores parecen no amar al Perú, porque permiten que Chile nos supere en diferentes rubros extractivos.
Estas declaraciones unilaterales e interesadas debemos tomarlas con las reservas del caso. Por un lado, nos causa extrañeza la afirmación de que los ambientalistas, que defendemos el derecho a la vida, no solo de las personas, sino del planeta, no amamos al Perú. La pregunta cae por su propio peso ¿amar al Perú significa decir sí al abuso de las transnacionales y al apetito voraz e insaciable de Roque Benavides? De ninguna manera. Amar al Perú significa ser un nacionalista de verdad y defender nuestros recursos y nuestra población, significa tener la responsabilidad de legar a nuestros descendientes el mismo mundo de oportunidades que nos legaron nuestros mayores.
Por otro lado hay que tomarlo como una advertencia de lo que sucederá en adelante con un gobernante entreguista, empeñado en rubricar los errores del corrupto gobierno anterior. Ya se escuchan rumores acerca de una militarización de la zona y del establecimiento de cuarteles para imponer por la fuerza un proyecto que a todas luces es lesivo para la salud e intereses de los cajamarquinos, porque el inicio de la explotación por parte de Yanacocha, significará la muerte de cualquier proyecto agro industrial que se implemente en la zona. Cajamarca y sus provincias dejarán de ser el emporio ganadero que se pregona como el más productivo del país.
También afirman que menos mal que los cajamarquinos se han dado cuenta que la minería trae progreso a la zona porque genera miles de puestos de trabajo y que la población no cree más en Santos y otros dirigentes. ¿Si esto es cierto, por qué se oponen a un referendo en Cajamarca, para tener una respuesta clara acerca de si el pueblo está de acuerdo o no con la explotación minera en la zona? Por sí no lo saben estos señores, los peruanos de hoy no somos los de hace veinte años atrás. Ahora nos damos entera cuenta de lo que significa para la vida la explotación a tajo abierto y el uso de elementos letales como el mercurio y el cianuro.
Ahora sabemos que no por satisfacer las ambiciones de unos pocos, debemos sacrificar, no solo nuestras aspiraciones de verdadero progreso, vía un gran proyecto agro industrial, la vida de miles de campesinos que dependen del agua de Minas Conga, sino también nuestro legítimo derecho a vivir en paz y en armonía con nuestro medio ambiente.

la tétrica imagen del tajo abierto, con todos los riegos que entraña para la vida.

¡FUERA YANACOCHA DE CAJAMARCA. CONGA NO VA, NI HOY, NI NUNCA! 


domingo, 3 de marzo de 2013

RELATO: "Cuando me encontré, frente a un espejo" 

Este relato de nuestro colaborador Franz Sánchez lo publicamos en este blog el 14 de noviembre de 2012, al acercarse el aniversario del primer sangriento y alevoso atentado del gobierno humalista contra los guardianes de la lagunas cajamarquinos, el luctuoso 29 de noviembre de 2011. En esa ocasión, en medio de una treintena de heridos, Elmer Campos quedó paralizado por una bala que le alcanzó en la columna vertebral. Ahora, el pasado 28 de febrero, Elmer, en silla de ruedas, volvió a subir a las lagunas, a cumplir con su papel de guardián y a alentar a sus compañeros.
.
Elmer Campos, de vuelta a las lagunas, a seguir la pelea, el pasado 28 de febrero.
 
UNA BREVE HISTORIA CON ELMER CAMPOS
(Guardián de El Perol)
 
Por Franz Sánchez
Es el último paradero. El bus de "los chinos" sube desgastado, casi resistiéndose a hacerlo, como todo lo que existe por aquí: las casas resistiéndose a ser desiertos, las gentes resistiéndose a morir, o a vivir.
Bajamos los tres: Ramón (dirigente), un comunero del 29 de noviembre (así se  denomina a los que sobrevivieron al asalto cobarde, hace casi un año, en las inmediaciones de las lagunas, baleados a larga distancia, por la espalda), y yo.
Vamos a ver a Elmer, un joven al que, desde hace un tiempo he sentido necesidad de conocer, y poder leer de sus propios labios, la historia de ese infausto día en el que perdió la mitad de su vida.
Su hermana nos recibe y guía hasta su modesta vivienda, está en un pasaje estrecho, los verdes no existen, los tonos de colores no dan ninguna bienvenida, todo es gris, como en un exangüe desgaste de la vida.
"Habrías tenido que estar allí para sentirlo", me dijo hablándome en tercera persona (como si no entendiera que soy yo, el que ve con estos ojos, lo que nadie quiere ver, o que le molesta mirar).
"Estos días son los peores, a veces no quiere ni hablar" dice la hermana de Élmer. "Por qué, todos se han olvidado que mi hermano está aquí, amarrado a una cama, sin poder mover las piernas, todo por defender unas lagunas que ya no sabemos si serán de nosotros..." (se oye un silencio, que obliga a contener la respiración, y es allí cuando, una lágrima surca las grietas del cansancio que se marcaron en el rostro de ella).
La impotencia circula junto con mi sangre; y es como si ambas, impotencia y sangre (no sé en qué proporción) le hicieran un nudo a mi cuello como queriéndome estrangular, y me siento explotar, con ganas de echarle la culpa a todos, incluso a mí mismo (por ser tan joven, y no poder cambiar el rumbo "normal" de las cosas). Y en este punto, ya estoy harto, cansado, jodidamente iracundo de que, en cada lugar, en cada espacio de mi entorno, de mi propia vida, se meta el podrido poder fáctico de una transnacional con la que, de colisionar, deriva, solamente injerencias en la vida de uno. Y esta es MÍ VIDA, la vida de Elmer, la de los comuneros... No está en alquiler ni en oferta, por eso se las defiende.
-"Pasen a verlo" -invita la señora.
El cuarto tiene las paredes blancas y limpias (salvo una inscripción en una de ellas, que llama mi atención). Elmer, desgastado, pero nunca vencido, tiene dificultades para hablar porque ha perdido la práctica habitual. Lo primero que pregunta es:
"¿Cuánta gente hay en las lagunas?" (Y yo me sorprendo de su pregunta. Y casi me alegro de que no exista una respuesta clara...)
"Hay gente todavía por allí... siguen cuidando las lagunas…" (Improvisa uno de nuestros paisanos)
¿Cuántos? (vuelve a preguntar Elmer).
¡Trescientos! dice el celendino que estuvo con él, cuidando nuestras lagunas, el día en que Elmer Campos Álvarez fue baleado por la espalda, perdiendo un riñón, el bazo, la movilidad en las piernas, pero poniendo a buen recaudo la decencia, porque su dignidad está intacta (la puedo ver).
"Yo digo por qué no me mataron, y me dejan inservible aquí en mi cama..." dice Elmer, y luego al mover un poco el tronco, dibuja un gesto de dolor inenarrable, que le hace morder la almohada...
El suyo es un dolor que se siente como propio, como si aquel balazo traidor, hubiera entrado por nuestras espaldas.
"Le pudo tocar a  cualquiera, compañero" (intenta consolar nuestro paisano).
Reviso alrededor con la mirada, hay decenas de cajas con envolturas vacías de medicamentos (la mayoría para mitigar el dolor).
Elmer no levanta la cabeza, le sigue doliendo, como no lo imaginan... todo. Y creo, que no es solo un dolor físico, es el dolor del exilio obligado , el dolor de ver la vida pasar frente a sus ojos, día a día, y no poderse parar para hacerle frente. Es el dolor de saber que la empresa a la que llama abiertamente “mi enemiga”, moviliza a cientos de comuneros hasta Lima, y les cierra la puerta en la cara, la bronca (es dolor).
No saben como crujen sus dientes, apretados, (mordiéndose uno mismo para ver si se siente), cuando se habla de Conga.
No sabemos si tocarle la espalda, para transmitirle una poca de fuerzas... Elmer, levanta sin ayuda de nadie la cabeza, y dice: "¿Ganaremos?"
Y aunque no lo sabemos con certeza, le decimos. Sí, Conga no va más.
Elmer no abandonó la lucha, ahora está en dos: Contra la parálisis, y contra la minera. La primera le intenta robar la memoria, la expresión, las ganas de vivir, e intenta postrarle en el abandono de "resistir" (que de eso se trata, de vivir). La segunda... también.
Mientras Elmer, se alista en su silla de ruedas, me aproximo a la pared donde noté una inscripción. Y pude leer: "Piensa que la vida es un espejo, sonríele y te sonreirá"
¿Quièn escribió la frase?  -pregunto.
Yo. (Me contesta).
Vine pensando en aquello, y ahora veo que la propias personas son espejos, algunas al observarlas (más allá del simple hecho de mirar) son cristalinas y otras opacadas por algún tono oscuro (como los espejos polarizados, o los que brillan mucho y tampoco dejan ver). Elmer, logró que al intentar ver, a través de él, me viera a mi mismo.
Y hoy sé, que por más contradicciones familiares o laborales tenga, por más recriminaciones o llamados de atención y amenazas simplonas coleccione, voy por el camino correcto. Elmer ahora es un espejo, al que cotidianamente deberían recurrir los jóvenes, que mueven las piernas pero para no ir a ninguna parte, para permanecer plantados, esperando el látigo represor, sirviendo, obedeciendo. Muertos, sin haber luchado.

Heroicos guardianes de las lagunas, heridos cobardemenbte por los mercenarios de Newmont.

.
¡FUERA YANACOCHA DE CELENDÍN! ¡CONGA NO VA, NI HOY, NI NUNCA!
.

MINERÍA: Con mina arriba ¿más agua abajo?

Hacemos llegar una misiva de nuestro informado colaborador  Wilder Sáncez, en la que nos alcanza el enlance para acceder a su conceinzudo estudio Con mina arriba ¿más agua abajo? La verdad sobre los reservorios de Minas Conga. Recomendamos su lectura a toda persona que quiera informarse con fundamentos técnicos, del desastre que supondrá Conga para Celendín. (CPM)


LA VERDAD SOBRE LOS RESERVORIOS DE MINAS CONGA

Hola a todos:

En la prestigiosa revista electrónica internacional América Latina en Movimiento, de la Agencia Latinoamericana de Información (ALAI, alainet), fue publicado el jueves 21 un informe mío: Con mina arriba ¿más agua abajo? La verdad sobre los reservorios de Minas Conga.  Esta revista es la que publicó por primera vez, el 4 de diciembre del 2011, la primera edición de mi estudio titulado ¿Por qué el Proyecto Conga es inviable?, que luego fue reproducido por varias medios de Internet en sus páginas web o blogs.

La Agencia Latinoamericana de Información (ALAI) tiene estatus consultivo especial ante la Comisión Económica y Social (ECOSOC) de las Naciones Unidas.  Al final doy el enlace respectivo para que puedan leer mi informe sobre los reservorios en la revista mencionada, donde lo podrán leer con facilidad porque tiene muy buena visualización.

Pero, en vista de que varios de ustedes tienen dificultades para abrir o leer este documento en las páginas y blogs que he indicado anteriormente, lo remito en archivo adjunto en pdf, con portada y contraportada; el texto principal va con caracteres en color azul y los encabezados y pies de página en negro; el documento tiene 28 páginas sin contar la carátula.  Agradezco al amigo y profesor Luis Espino por haberle dado esa configuración, que es la misma con la que ha sido publicado en el blog del Frente de Defensa Ambiental de Cajamarca el domingo 17 de febrero.

Saludos:

Wilder Sánchez

ALAI: pulsar el enlace incluido en el texto.