viernes, 16 de abril de 2010

DESTRUCCION: No solo en Celendín.

Los Atilas fatídicos de la modernidad, revestidos de ignorancia, forrados de dinero sospechoso y a lomos de corceles apocalípticos, cabalgan por todo el Perú. Su objetivo: destruir todo aquello que trasmine a tradición, a historia, a arte. Son los hijos bastardos de los extirpadores de idolatrías, de aquellos fanáticos que en nombre de la fe le hicieron tanto daño al arte.

Huancabamba, ciudad tradicional, a punto de desaparecer como Celendín.

Tal parece que quisieran avasallar la identidad de los pueblos y desaparecer de su memoria el legado de aquellos que forjaron su personalidad y encanto. Hasta nuestra redacción han llegado las noticias que de la misma manera que se arremete contra Celendín , lo están haciendo en dos pueblos tradicionales de Piura como son Huancabamba y Ayabaca, santuarios religiosos del norte. El primero como capital de la medicina tradicional y el segundo como recinto religioso, destino del peregrinaje de los fieles devotos del Sr. Cautivo de Ayabaca.

Poderosas empresas hoteleras se han lanzado como aves de rapiña sobre los despojos que la incuria de las autoridades del INC y sus filiales, ha permitido, para que el pretexto sea, como en nuestro pueblo, declarado como “una casa que está en ruinas”, “un inmueble inservible que se cae de puro viejo” y frases denigrantes por el estilo, que dan pie a la coima y a la corrupción en donde los que se benefician ilegalmente son las autoridades que irónicamente representan a un pueblo que no es el suyo y, por lo tanto, desconocen su historia, sus tradiciones y jamás han crecido a la sombra de sus calles y sus casonas, no sienten ese amor ancestral, legado de antepasados, que sentimos quienes hemos nacido y crecido en esos pueblos serranos, con características propias que los hacen diferentes de los demás. La avidez del que más tiene y más quiere terminará con los pocos rescoldos de tradición e historia que aún quedan en un pueblo milenario como el peruano.
Solo nos queda decir como Toynbee. “hay de aquellos pueblos que olvidan su historia”
Hemos recibido una carta desde Puno, que nos duele culturalmente, que es un dolor más intenso que cualquiera, porque toca las fibras de nuestro espíritu. Esta carta nos debe hacer reflexionar y llevarnos a la unidad que necesitamos para impedir la destrucción de nuestras tradiciones e historia. (NdlR)

Queridos amigos de CPM:

La casa donde nació el poeta Carlos Oquendo de Amat está a punto de ser demolida. La hermosa casona del siglo XIX del jirón Moquegua, en Puno, ha sido comprada por un comerciante hotelero de apellido Ballón que quiere derrumbarla para construir allí un hotel o un restaurante. El 31 de marzo salió publicado en "La Primera" una Resolución del INC derogando su condición de Patrimonio Cultural ¡increíble! Todo ello firmado y rubricado por el director de esta dependencia en Puno que, según dicen, ha recibido una buena coima por su servicio. Por lo pronto Ballón ha retirado las placas conmemorativas y está a la espera del permiso municipal para consumar este terrible atentado a la cultura peruana.

Por eso nuestro clamor y protesta en estos momentos es de vital importancia. Es necesario pasar la voz a amigos escritores y periodistas para que difundan la noticia y evitar esta acción nefanda de un comerciante inescrupuloso e ignorante.
Reciban un abrazo de
Rodolfo Milla.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!

2 comentarios:

Manuel dijo...

Por favor, algun paisano que nos diga donde compro el quincenario el shilico, tengo la primera edicion deseo la segunda o tercera si esta en circulacion, o me pueden dar el telefono del coronel briones para suscribirnos y hacer algunas notitas. Gracias.

Carlos dijo...

Para Manuel el quincenario el shilico lo estan vendiendo en el Yayo, en los olivos; se recomienda a Miguel que trate de llevarlo a Huachipa los sabados y coloque algunas notas del Club Celendin.