lunes, 8 de agosto de 2011

DEPORTES: Las chicas del Poderoso San Isidro

Por Jorge A. Chávez Silva, “Charro”
El barrio de San Isidro es uno de los más tradicionales del bello Celendín, yace apaciblemente bajo la tutela de la colina de San Isidro, cuya imagen, con bueyes uncidos listos para la labranza, se conserva en la capilla que corona la cumbre del cerro. Fue el barrio de los “Chilchos”, de los Chávez Montoya, del insigne maestro y visionario Arístides Merino Merino, de doña Lucinda de Quevedo y de un intelectual de talla como es Manuel Sánchez Aliaga, “Mime”, autotitulado “Conde de San Isidro”.
Es también el barrio donde se asienta desde antaño la recordada Escuela de Varones No 85, que funcionó inicialmente en la casa de doña Zelfa Díaz de Merino y luego en su solar definitivo el pie de la colina, barrio pintoresco en donde los carnavales adquirían otra dimensión y que tenía como una curiosidad a sus locos Merino en la esquina de Pardo y Junín.
San Isidro empieza en el cruce de las calles Bolognesi y Ayacucho hasta los predios de la antigua Matanza. En él vivieron el genial Alfredo Rocha y su familia, el famoso Zarco Dolores Rojas y el director Telmo Horna Díaz, nuestro poeta Jorge Horna Chávez, los hacendados de Yajén, familia Horna Gil, don Agustín Pereyra “Shillido” y hasta la “Pava de Oro”. Allí en la calle Unión se ubicaba la herrería de don Félix Miranda, quién, aparte de moldear los fierros le daba a los sobrenombres más largos que produjo la nashería de Celendín. Y, por supuesto en una de sus esquinas estaba la flor más bella de nuestros años juveniles, la recordada Sarita León Vivanco, de quién andábamos enamorados todos los escolares del 85, así como los del 81 lo estaban de Marujita Torres.
Actualmente el barrio, llamado por sus habitantes con el pomposo título de “Residencial San Isidro” es también el barrio de los “Millonarios” como advierten a voz en cuello los hijos de don George "Pata", que en cada presentación anuncian que empapelarán de euros y dólares a todo Celendín para hacerles la contra a los "agachados" del Rosario.
Este barrio tuvo grandes deportistas a través de sus épocas, gente que defendió los colores azules del poderoso San Isidro, tanto en el fútbol, fulbito como en el vóley, deporte en el cual eran unas verdaderas campeonas, además de muy bellas. Precisamente de ellas les brindamos esta hermosa fotografía, que la hemos obtenido gracias a Cuchita Abanto Marín.

Figuran de izquierda a derecha, ashuturadas: Carmen Jiménez, Cuchita Abanto Marín y Susana Horna, de pie: Elena Tavera Chávez, Mery Chávez Ríos, Enith Ortiz y Cuchita Tavera Chávez.


¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!
.

No hay comentarios: