martes, 30 de agosto de 2011

MINERÍA: Plantón en Lima en defensa de Celendín

El lunes 22 de agosto, en Lima, unas decenas de manifestantes se apostaron pacíficamente frente a las oficinas de minera Yanacocha para protestar por los desmanes que dicha filial de la norteamericana Newmont Mining Co. está cometiendo en Celendín y en Cajamarca en general, el último de los cuales es el atropello de las personas y los derechos de la familia Chaupe.
Cuando los manifestantes llegaron frente a los edificios de Yanacocha, en San Isidro, hubo un movimiento inusual de policias por las avenidas aledañas, así como flashes de cámaras que disparaban sobre el grupo, que pacíficamente alzaba sus pancartas y gritaba consignas a favor de la justicia. En determinado momento llegó una mujer que un reportero nuestro pudo fotografiar y que intentó pasar en todo momento como activista ecológica, pero que fue sorprendida saliendo e ingresando al edificio de la minera (ver fotografia).
La asociación Celendín Pueblo Mágico debe resaltar la consecuencia en cuanto a los principios y la vocación de lucha inquebrantable de nuestros amigos del Colectivo Dignidad, quienes convocaron al plantón en frente de los locales de minera Yanacocha.
En momentos en que se ha aprobado la nueva ley de Consulta Previa a las comunidades afectadas por la minería, somos conscientes de que éste y otros logros no hubieran sido posibles sin las personas y grupos que lucharon denodadamente para que el fujimorismo no volviera a resucitar (pensamos en los colectivos Dignidad y No a Keiko, y también en nuestro propio esfuerzo, puesto que desde hace cinco años CPM se bate en Celendín por la defensa del medio ambiente, de nuestros recursos naturales y culturales, y contra el reinado de la corrupción).
Las que siguen son algunas fotografías de la protesta de aquella noche, en que jóvenes peruanos de diferentes ámbitos fueron hasta la madriguera de la minera para protestar por los abusos y desmanes que ésta comente desde hace años en Cajamarca y comienza a cometer en Celendín.





Fotos del plantón en defensa de las poblaciones agredidas por la minera Yancocha, realizado el lunes 22 de agosto en San Isidro, Lima, frente al local de la corporación norteamericana. Los jóvenes manifestantes protestaron pacifícamente bajo los flashes de los agentes la minera, que los fotografiaban para amedrentarlos. También se puede ver a una mujer que intentó infiltrar el plantón y que al parecer actuaba como agente de la minera u otros.

.

lunes, 29 de agosto de 2011

REVISTA: El sorochuquino (con censura)

Por Jorge Horna

Revista Informativa y Cultural
Edición 3 – junio 2011
En la página 21 de esta reciente publicación aparece una nota literaria que el que redacta estas líneas escribió en diciembre de 2010. En ella se da a conocer la producción poética del romántico Juan Tejada Sánchez, Juatesán, (distrito de Sorochuco 1921 - Lima 1981). Quienes han publicado la revista El sorochuquino han tomado el referido texto del blog Chungo y Batán (también está publicado en el blog Espina de Maram). Hasta aquí todo está bien.

La revista El sorochuquino, 3ra entrega.

Lo que hay que deplorar es que, sin mi autorización, se ha cercenado, mutilado (yo pienso con certeza que se ha censurado) la parte final del párrafo 6 del artículo en mención. Transcribo íntegramente el párrafo. Nota: la parte subrayada es la que se ha cortado:

Apego a la naturaleza y su abierta defensa, un espacio en el que el poeta erige la belleza de su palabra. Qué diría él (el poeta Juan Tejada S), en estos tiempos de gélidas actitudes ante el avasallamiento causado por la codicia de las explotaciones mineras, que amasan fortunas sin tener en cuenta la desfiguración del paisaje y el arrasamiento de la tierra, o de la vida, que es lo mismo.

Si los responsables de la revista El sorochuquino han optado por apoyar la actividad minera en ese distrito, deberían escribir sus argumentos libremente y exponerlos, y no llegar a la fácil tarea de cortar frases que concretizan ideas y posiciones ante hechos específicos.
Quizás atinen a rectificar este agravio, aunque habrá que esperar un año, o más; mientras tanto la Newmont Mining. Co. (Minas Conga. Yanacocha) hará de las suyas si es que el pueblo de Celendín a través de sus organizaciones no actúa con firmeza y decisión.

Lima, 30 de agosto de 2011
.

sábado, 20 de agosto de 2011

MINERÍA: Documental "Celendín resiste"

El enfrentamiento de la familia celendina Chaupe con la transnacional Newmont Minning Co (alias Yanacocha, alias Minas Conga, en el Perú) es apenas un drama familiar para algunos, pero en realidad es una alegoría de lo que ha ocurrido siempre en nuestro país con los desprotegidos, con los humildes. Los poderosos, en este caso la minera, cuando se trata realizar sus proyectos y de saciar sus ambiciones, no se detienen ante nada. La vida de los pobres no vale nada. Han nacido para perder. No en vano su dinero lo compra todo, políticos, jueces, policías, periodistas. Siempre fue así en el Perú (si no léase El mundo es ancho y ajeno, o Redoble por Rancas) y al parecer hay quienes piensan que este orden de cosas va a continuar. Se equivocan porque los pueblos del Perú están despertando y ya no se dejan amedrentar ni engañar (CPM).

Este vídeo, CELENDÍN RESISTE, es el esbozo de lo que un día será el gran documental sobre los abusos de la minería depresadora y abusiva en Cajamarca en general y en Celendín en particular. Gracias a los jóvenes videastas celendinos que trabajan en esta tarea.



Este video ha sido realizado por un colectivo de comunicadores al servicio de la colectividad celendina y en defensa de los legítimos derechos e intereses del pueblo de nuestra provincia.

.

martes, 16 de agosto de 2011

MINERÍA: Crónica de un ataque anunciado

Esta es una crónica y un resumen de los recientes sucesos ocurridos en el distrito de Sorochuco, donde la Minera Yanacocha (alias Minas Conga) se enfrenta a una familia campesina para privarla de sus tierras. Se la debemos a la cada vez más forjada pluma de nuestro reportero Franz Sánchez Cueva y contiene elementos de una entrevista a Isidora Chauca, la mujer que pudo grabar escenas del ataque del personal de la minera contra su familia (CPM).

SABOR A TIERRA ROBADA
Por Franz Sánchez
Celendín
Jaime Chaupe Lozano es un agricultor sorochuquino nacido el 1 de abril de 1960. En 1994, junto a su esposa Máxima Acuña adquirieron tierras para cultivo y pastoreo en el caserío de Chugurmayo, en el sector conocido como “Tragadero Grande - Las posadas”, en el distrito de Sorochuco. Los predios fueron comprados a Esteban Chaupe Rodriguez (Chogopampa).
Sin embargo, en la medida que la actividad agrícola demandaba un traslado frecuente hacia las zonas de mayor producitivad, dependiendo de la época de sembrío, la familia Chaupe, descuidó los linderos de una amplia extensión de tierras, que alcanzan las 27 hectáreas.
Uno de esos descuidos tuvo como resultado que, en setiembre de 2010, la empresa Minera Yanacocha construyera una trocha de acceso que atravesaba el terreno de la familia. Enterado de lo ocurrido, Jaime Chaupe presentó, en enero de 2011, un reclamo a las oficinas de la minera, sin obtener nunca respuesta.



Como en los viejos días en que las mineras y los gamonales eran dueños de tierras y vidas, con la complicidad de jueces, de la policía y de otras autoridades.
Más información sobre lo ocurrido, aquí: habla Máxima Acuña Atalaya


Ante esta situación, la familia entera decidió establecerse de manera permanente en el lugar, para defender las tierras que aseguran les pertenecen. “Nosotros tenemos documentos que nos amparan donde quiera que vayamos. Si no tuviéramos documentos, o si en realidad mi papá y mi mamá lo hubieran vendido... vergüenza tuviéramos, señor, de estar en este terreno…”, me cuenta Isidora Chaupe (hija de don Jaime).
Esto no impidió que, el 22 de mayo de este año, un escuadrón de 30 policías, custodiando a los representantes de Minas Conga (la filial de Minera Yanacocha), en particular al ingeniero cajamarquino Guillermo Rómulo Silva Silva, interviniera en un primer desalojo,
Según relatos de los agraviados, el contingente utilizó la fuerza desmedida contra los miembros de su familia —doce personas, incluidos los niños—, para finalmente destruir los linderos y desmontar la choza en la que vivían.
El 22 de mayo, la familia campesina quiso interponer una denuncia por estos hechos violentos, pero no fueron atendidos sino hasta el día siguiente.
La demanda interpuesta llegó recién el 25 de mayo hasta la Primera Fiscalía de Celendín, pero en ese lapso ocurrió uno de esos "milagros" propios al corrupto sistema judicial peruano: los denunciantes pasaron a ser denunciados, por el delito de “usurpación, daños y perjuicios contra Minera Yanacocha”
“Minera Yanacocha es una empresa respetuosa de la ley y realiza siempre sus mejores esfuerzos por mantener la paz y tranquilidad con nuestros vecinos...”, dice la multinacional minera en un escueto comunicado difundido a algunos medios locales que le son adictos (fáciles de identificar).
“Las camionetas pasaban y volvían a pasar por la carretera que está dentro de nuestro terreno... y, después, en el campo han hecho su plataforma. Y allí llegaban las camionetas, se estacionaban y de allí nos miraban", relata Isidora. Y el lunes 8 de agosto, "a las 6 de la tarde, esperando que se haga de noche nos atacaron”, agrega, contando la violencia que se desató durante un nuevo intento de desalojo.
Lo ocurrido ese anochecer hubiera podido quedar ignorado, hubiera sido la palabra de Isidora contra la de la transnacional, de no ser un celular que blandió la joven y de cuyo manejo no estaba bien enterada. Con él registró lo que pudo de la intervención y, en un momento, una escena escalofriante: la madre de Isidora (doña Máxima Acuña) desmayada en la pampa, los niños golpeados, asustados y llorando. Es así como la minera intento lograr sus fines, sin contemplaciones y al amparo de la oscuridad.
El martes 9 de agosto, esta vez a las 6 de la mañana, el contigente policial armado y los funcionarios de la minera volvieron nuevamente al lugar, esta vez para culminar el desalojo, destruyeron la choza rehabilitada, rompieron bienes y enseres, cuyos restos inexplicablemente fueron llevados a bordo de una camioneta.
En el comunicado de Yanacocha se lee: “De acuerdo con la Ley, y en defensa de nuestra propiedad, luego de dialogar con los invasores de manera pacífica y sin violencia ni agresión física o verbal de las partes, se procedió a desarmar la choza –construida hace 5 días en la propiedad de Yanacocha- y levantar un acta dando cuenta de las pertenencias encontradas, para luego hacerlas llegar a la comisaría de Celendín”.
“Eso es totalmente falso, nunca ha habido un diálogo... Vienen agresivamente a insultarlo a mi papá…, traen a Fiscalía y dicen que hay que salir primero del terreno para que haya diálogo...”, continúa su historia Isidora Chaupe. “Por eso es que ahora él (se refiere al Ing, Guillermo Rómulo Silva) no se presenta, manda a otros... Nosotros donde quiera que nos vayamos, donde quiera que nos haga llevar, primero vamos a pedir que él nos enseñe la firma de mi papá y mi mamá, a ver si han vendido nuestros terrenos”.
Yanacocha en otra parte del comunicado, dice: “Es necesario precisar que, contrariamente a las declaraciones vertidas en algunos medios, dichas personas recién levantaron la choza el lunes 8 de agosto del presente año, por lo que no es cierto que estaban viviendo con anterioridad en la zona. De acuerdo con la información recibida por la empresa, dichas personas tendrían como domicilio regular el caserío de Amarcucho, en el distrito de Sorochuco”.
“Nosotros tenemos nuestras chozas antiguas y tenemos cimientos de casa... y todo lo que ha hecho mi papá”, refuta con indignación Isidora, a la vez que clama por apoyo, porque sienten que están solos frente a una multinacional.
“En primer lugar quisiéramos que nos arreglen todos los daños y perjucios que han hecho en nuestro terreno... Han venido acá a maltratarnos. Tengo un tío inválido, que no tiene un brazo, a él también lo han lastimado. Que nos devuelvan lo que nos han llevado. Y si queremos esos terrenos lo venderemos…, pero si no queremos no lo vamos a vender a la mina”, finaliza.
Sea como sea, por más potestad sobre la tierra tenga el agricultor y su familia, o por más dueña sea la empresa Minera Yanacocha, nada, absolutamente nada justifica actuar con los métodos violentos que se ha empleado. Aquí hay que procurar también hacer entender que la Policía Nacional, es justamente Nacional y no “Privada”, palabra que en este caso no significaría “privación” o “privada de decisión”, no quisiéramos saber por qué. Los derechos de la persona son el máximo valor que se debe respetar.
Frente a tropelía consumada ya se han pronunciado diferentes personalidades y organizaciones que defienden la vida, porque no hay que esperar a que ella esté en inminente riesgo para rechazar este tipo de vejaciones. Se han pronunciado por ejemplo la actriz Magaly Solier y el escritor Alfredo Pita, así como otros activistas que ven con mucha preocupación estas primeras señales negativas en un momento teñido de esperanza.
La empresa responsable de los desmanes cierra su comunicado con esta frase para la histeria: “Para Yanacocha es prioritario mantener siempre buenas relaciones con nuestros vecinos, de respeto mutuo y en búsqueda constante del desarrollo sostenible en su área de influencia". Sin comentarios.

.

lunes, 15 de agosto de 2011

PEQUEÑA HISTORIA: La nacionalización del Colegio “Celendín”

Por Jorge A. Chávez Silva, “Charro”
La educación siempre fue una inquietud prioritaria de los celendinos de antaño, por eso sus afanes de construir y gestionar escuelas y colegios para que los talentos de toda la provincia no se pierdan. En 1937, por acción de preclaros hombres de la provincia, se crea el Colegio Particular “Celendín” que funcionó precariamente, por falta de recursos, hasta 1944 en que se logra la nacionalización de la Institución con el nombre de Colegio Nacional “Javier Prado”, gracias a una oportuna gestión realizada en Cajamarca en circunstancias en que el presidente de la república, Dr. Manuel Prado Ugarteche, se encontraba de visita en la capital del departamento. La valiosa intervención del periodista Manuel Pereira Chávez, “Perseo”, logró que se emitiera la resolución siguiente:

Lima, 9 de marzo de 1 944.
Señor Director del Colegio Nacional “Javier Prado”

Of. Nº 409-S.
CELENDIN
Con fecha 4 del actual se ha expedido la siguiente Resolución Ministerial Nº 814, cuyo tenor es como sigue:

“Visto el adjunto oficio trascrito del Diputado de Celendín, solicitando se nomine “Javier Prado” al Colegio Naci
onal de varones de reciente creación en esta localidad; CONSIDERANDO:
- Que el expresado pedido obtuvo la aprobación unánime de la Cámara de Diputados; y que es deber del Estado perpetuar la memoria de los hombres ilustres, que, como Javier Prado, prestigiaron al Perú.
- SE RESUELVE: Designar con el nombre de “JAVIER PRADO” al Colegio de Varones de Celendín.
- REGISTRESE Y COMUNIQUESE.
- Rúbrica del Señor Presidente de la República.- LA ROSA”.

Que trascribo a Ud. para su conocimien
to y demás fines.
Dios guarde a Ud. (Fdo.).
- ALFONSO VILLANUEVA PINILLOS
Director de Educación Común.

El 2 de mayo de 1944 se inauguró oficialmente el Colegio Nacional “Javier Prado” en ceremonia especial en la que hicieron uso de la palabra el Director nombrado, profesor Juan Ruiz Mostacero y el profesor Aureliano Rabanal Pereyra, Subprefecto de la provincia.
Desde entonces, este colegio, que el 2012 cumplirá sus "Bodas de Diamante”, se convirtió en el crisol de la intelectualidad celendina, sirviendo a todos los estudiantes de la provincia y de lugares aledaños que llegaron atraídos por la fama que supo labrarse a través de los años y el esfuerzo de dignísimos docentes, plenos de vocación que dieron todo de sí por el engrandecimiento del colegio.
Del año 1944 corresponde esta fotografía histórica en que posan con el Director Ruiz Mostacero y la profesora Fulvia Chávez Sánchez, las alumnas en pleno de todas las secciones del colegio.

De izquierda a derecha sentadas: Antonieta Villanueva, Luisa Silva Marín (X), (X), el director Juan Ruiz Mostacero, profesora Fulvia Chávez Sánchez, (X), Olga Díaz, (X)
En segunda fila: (X) Victoria Merino (X), …Pereyra, …Díaz Pereyra, (X), … Díaz, (X), Lila Villanueva, Benilde Díaz Rodríguez, Nila Revoredo Vásquez, Elsa Salazar Linares, Rosa Velásquez, (X), Beldad Chávez Sánchez, Fabiola Pereyra, Zelmira Merino.ç
En tercera fila: (X), (X), (X),… Tejada (hermana de Juatesán), Blanca Prado Quijano, Carmen Pita Díaz, Hilda Pereyra Rabanal, … Tejada, Carmen Prado Quijano, Marina Díaz Rodríguez (X), Blanca Montoya, Hilda Rodríguez, (X), Santos Pérez Chávez, (X), Adelinda Pereyra, … Horna.
Atrás: Rita Silva Muñoz, Juana Díaz Escalante, Edisa Silva, Rosa Sánchez Araujo, … Díaz, Micaela…., Semírames Mariñas Abanto y Amanda Pérez. (Haga clik en la imagen para ampliarla)

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!
.

MINERÍA: La minera ataca a una familia para despojarla

Las escenas del video que sigue son violentas y conmovedoras. Una campesina celendina, de Sorochuco, se enfrenta sola a la policía, a la vez que clama pidiendo ayuda. La policía y el personal de seguridad de la Minera Yanacocha (alias Minas Conga) están allí para despojar a su familia de su tierra. La minera dice que la tierra es suya. Este tipo de abusos ya los cometió en Cajamarca en los años 90 y 2000. Como dice nuestro paisano, el escritor Alfredo Pita, estas son escenas del pasado que no deben repetirse en el presente ni nunca más. El nuevo gobierno, que triunfó por el voto de los peruanos que quieren justicia y cambio, debe demostrar que en adelante habrá diálogo, justicia y consulta con los pueblos (NdlR).



Escenas de un crimen de lesa humanidad, en el Perú de 2011.

Servindi, 14 de agosto, 2011.- La Plataforma Interinstitucional Celendina denunció la brutal agresión física que sufrieron varias mujeres de la familia Chaupe Lozano, incluyendo una niña, por personal contratado por la empresa Yanacocha, quien actuó con el apoyo de la Policía Nacional.
Instantes después del desalojo una joven de la familia registró en video a las personas maltratadas y la presencia de efectivos de la División de Operaciones Especiales (Dinoes) quienes actuaron a instancias de la empresa Yanacocha con personal de la empresa de seguridad privada Securitas.
La agresión llegó al extremo de dejar inconciente a algunos miembros de la familia campesina y se efectuó entre el 9 y el 11 de agosto en el caserío de Chugurmayo, distrito de Sorochuco, provincia de Celendín, región Cajamarca, donde opera el proyecto Conga.
La Plataforma Institucional Celendina señala que se trató de un desalojo ilegal, sin ninguna orden judicial de por medio, que derivó en una acción delictiva, de maltrato, abuso y violación a los derechos humanos, con la finalidad de intimidar a quienes se oponen al referido proyecto minero.
El personal directivo de la empresa que comandó el desalojo procedió a retirarse y evitar dar la cara cuando intentaron ser filmados por la joven lugareña, quién pidió con dramatismo la solidaridad institucional para denunciar este prepotente atropello de la empresa minera con el auxilio de la policía nacional.
El video fue difundido el sábado 13 con un llamado de alarma por el Grupo de Formación e Intervención para el Desarrollo Sostenible (Grufides), con sede en Cajamarca.
—
Pronunciamiento de la Plataforma Institucional Celendina
La Plataforma Interinstitucional Celendina (PIC), consciente de su rol en defensa de los intereses de los campesinos y del medio ambiente, denuncia:
1. La empresa Minera Yanacocha, a través de su Proyecto Conga, en un claro despliegue de abuso y prepotencia, que la ley no ampara y con apoyo de la DINOES, ha destruido la humilde vivienda de la familia Chaupe Lozano, ubicada en el sector Tragadero Grande, Caserío de Chugurmayo, distrito de Sorochuco, para desalojarla de sus tierras.
2. Que los días 9 y 11 del presente mes, efectivos de la DINOES – PNP y el personal del Proyecto Conga golpearon criminalmente a varios miembros indefensos de la familia Chaupe Lozano, incluyendo una niña, hasta dejarlos inconscientes. Esta campaña intimidatoria no cuenta con mandato judicial alguno, y, por el contrario, constituye un acto delictivo de maltrato, abuso y violación de los derechos humanos.
3. La PIC se solidariza con los campesinos de Chugurmayo y exige al Gobierno Nacional, al Congreso de la República, al Ministerio del Interior, al Ministerio Público, al Poder Judicial, al Ministerio de Energía y Minas, al Ministerio del Ambiente, al Gobierno Regional, que impidan los abusos a nuestros hermanos campesinos; así mismo exige la suspensión del permiso arbitrario de prospección, exploración y explotación otorgado al Proyecto Conga de Minera Yanacocha, ubicado en un área intangible, amparada por la Ordenanza Municipal 020-2004-MPC, la misma que se encuentra vigente.
4. Las fuerzas vivas y Organizaciones Sociales de la Provincia de Celendín repudiamos el proceder iracundo de Minera Yanacocha y de su Proyecto Conga, que es fruto de su voracidad y desesperación por llevarse el oro a toda costa.
5. Invocamos la solidaridad absoluta del pueblo de Celendín y advertimos que este caso lo llevaremos a las instancias correspondientes pues se trata de una violación flagrante de los derechos de los humildes y colectivos.
¡Por un pueblo unido y más justo!

¡Viva la unidad, lucha, resistencia y movilización de la provincia de Celendín!
¡Defender el agua es defender la vida!
¡Agro si, Mina no!

¡El agro dura toda la vida, la minería no!

¡Sin luchas no hay victorias!


Celendín, 11 de agosto de 2011.

.

jueves, 11 de agosto de 2011

ALERTA: Yanacocha expulsa de sus tierras a campesinos

Enviado por Radio Libertad, de Trujillo, el 10/8/2011

CELENDIN, TIERRA DE MANUEL PITA DÍAZ, CLAMA Y LLORA POR SU ABANDONO

Por si acaso ya no estamos en el gobierno de la vergüenza, ni de los sinvergüenzas, estamos en el Gobierno que la mayoría de peruanos elegimos para el cambio.
Es hora de estrenar las estrategias para defender lo que Dios nos ha dado y no sigamos lamentando mas tarde nuestra triste desgracia, tal como hoy lamentan y claman justicia nuestros hermanos campesinos de Tragadero Grande, en Chugurmayo, Provincia de Celendín, quienes manifiestan que los mineros ya les despojaron de todo.

Lic. Edilberto Barrantes Terán
Presidente

El 9 de agosto de 2011 15:11, CELENDÍN LIBRE escribió:

Señores
Prensa de Cajamarca y Celendín:

Urgente necesitamos su apoyo en la zona de Minas Conga, específicamente en el terreno ubicado en Tragadero Grande, en el Distrito de Chugurmayo de la jurisdicción de Sorochuco - Celendín, Cajamarca. Estamos siendo desalojados por Minas Conga, aduciendo que ellos son propietarios de dicho terreno. Al respecto, nosotros somos los únicos propietarios de acuerdo a los certificados de posesión que contamos y que fueron otorgados por la directiva de la Comunidad Indígena de Sorochuco.

Por favor, solicitamos su apoyo, no tenemos que comer, estamos con nuestros animales y sin comida ni ropa para vestir, porque todas nuestras cosas el personal de la minera nos lo ha quitado.

Campesinas denunciando el despojo cometido en Sorochuco por la Newmont Minning Co., alias Yanacocha, alias Minas Conga.

Para cualquier información por favor llámenos a los teléfonos: 976845798 ó 976845798.
Comunicarse con Isidora Chaupe Acuña o con Jaime Chaupe Lozano (victimas en la zona).
Este mensaje es enviado por Oscar Chaupe Lozano (familiar, en contacto directo con ellos).

Atentamente,

Oscar Chaupe Lozano
Cel. 993423165
Nextel: 422*407

MÁS INFORMACIÓN
.

martes, 9 de agosto de 2011

MINERÍA: Las autoridades deben pronunciarse


CARTA ABIERTA AL ALCALDE PROVINCIAL DE CELENDIN
CARTA ABIERTA A LAS AUTORIDADES REGIONALES Y LOCALES


En esta hora aciaga para la provincia de Celendín, en que los gonfaloneros del neoliberalismo anuncian con bombos y platillos el inicio de las operaciones extractivas de la empresa norteamericana Newmont Minning Co. (en complicidad con Buenaventura y esta vez con el alias de Minas Conga) y así como de la empresa china EL Galeno Lumina Copper, en las zonas altas de los distritos de Huasmín y Sorochuco, les exigimos a ustedes, en nombre de la colectividad celendina, informen a la población acerca de la realidad de esta explotación, amparada por la política entreguista del gobierno saliente de Alan García.
En este informe, al que están obligados como autoridad elegida por el pueblo, debe aclararse el tiempo que durará la explotación, los métodos que se aplicará, las ganancias que obtendrán las compañías mineras, la cantidad de mano de obra local que se utilizará y su condición laboral, los riesgos que pueden sufrir, tanto el medio ambiente como las personas y sus medios de producción, los beneficios reales que debe recibir la provincia de Celendín a cambio de la destrucción de su medio ambiente, así como las proyecciones en el futuro, cuando las mineras den por terminada la explotación.
Para nadie es un secreto la destrucción que ha causado la actividad minera en todo el Perú a través de la historia, prueba de ello son los muchos lugares que ahora sufren las consecuencias de esta explotación (Cerro de Pasco, La Oroya, etc.), que han quedado como campos estériles inaptos para la agricultura y ganadería, donde, a pesar de tanta destrucción y sacrificio, las poblaciones afectadas no recibieron el más mínimo beneficio. Por el contrario, se vieron más empobrecidas que antes y hasta atacadas en su salud. Los celendinos tenemos que mirarnos en el espejo de Yanacocha para saber a qué atenernos en cuanto a nuestro futuro.

Humedales de El Perol, el 9 de junio de 2011. Foto de Milton Sánchez Cubas.
(Pulse dos veces la foto para ver la ampliación. Mire los detalles de la parte baja. Todo esa basura química va la cuenca y a los ríos, a las plantas, a los animales y a la gente.)

Vuestro deber como autoridades locales y regionales es informar cuál será el destino de las lagunas El Perol, Cortada, Azul, Alforjacocha, Mamacocha y Challhuagón (ubicadas en la zona del proyecto Minas Conga), así como las lagunas Rinconada, Dos Colores y Milpo (en la zona de El Galeno Lumina Copper), porque ellas constituyen el sustento hídrico de la cuenca del río Sendamal-La Llanga, principal recurso hidrográfico de la provincia y de las tierras que se irrigan desde su fuente. Esto es muy grave, porque la contaminación, trasvase y destrucción de estas lagunas y humedales significará la desaparición de los ríos Huamrucaga, Chirimayo, Chugurmayo, Jadibamba y sus afluentes, con la consecuente pérdida de los recursos ictiológicos que albergan, su pérdida para la agricultura y ganadería, y la desaparición de recursos turístico como eran, por ejemplo, las cataratas de El Cornelio, que muchos celendinos desconocen.
Aquellos que se llenan la boca aduciendo que los responsables de la contaminación en el Perú y sus consecuencias mundiales son los mineros informales y abogan por una minería “responsable” como las de Antamina y Yanacocha, deben revisar la historia reciente de nuestro departamento y recordar los atentados ambientales en el cerro Qulish, donde hubo derrame de sustancias químicas durante la exploración, así como los derrames de nitrato de amonio y de mercurio en diferentes tramos del río Jequetepeque, con la consecuente desaparición de los peces y la intoxicación de miles de personas (muchas de las cuales han muerto) y la extinción de la flora y fauna en diferentes lugares de nuestro departamento.
Es necesario alertar a la población de que nada bueno podemos esperar de una empresa que recurre a todo para lograr sus propósitos: amaña las consultas previas sobre los riesgos ambientales, intimida, despoja de sus tierras a los campesinos, miente en cuanto a la información que debe brindarse a la población y ataca directamente a las comunidades y personas que se oponen o contradicen sus propósitos. Lo prueban lo ocurrido con mártires como Edmundo Becerra, Isidro Llanos y muchos otros que se inmolaron en defensa de la heredad que dejarían a sus hijos.
Le preguntamos a usted, señor Arteaga, ¿qué fue de su famoso decreto de intangibilidad de la zona? ¿Acaso sólo fue un recurso para encarecer el producto? Sobre ustedes, Señor Alcalde y autoridades regionales, recae una responsabilidad y un compromiso históricos sobre el futuro de nuestra provincia: el de salvaguardar sus recursos, porque saben perfectamente que el interés que guía a las empresas mineras no es precisamente el desarrollo de la región, sino sus ganancias, sin importar el costo que esto implique. ¿Perú, país minero? ¿Para quiénes: para los peruanos o para los extranjeros? Esta es la verdad de lo que está en juego.
Los celendinos tenemos derecho a vivir en un ambiente sano y equilibrado, al consentimiento previo, a la consulta libre e informada, a la propiedad de nuestra tierra, a elegir un proyecto propio de desarrollo y a todo cuanto signifique una vida digna.
Por todo esto, las autoridades deben DECLARAR EN EMERGENCIA LA ZONA DE CONGA, hasta que se haga un estudio real y efectivo de los riesgos ambientales que conlleve la explotación, así como el trato que recibirán los celendinos en el curso de las operaciones y proyecciones que se hagan en beneficio de la provincia. Todo ello debe estar debidamente aclarado en documentos que se deban cumplir. No queremos padecer los mismos problemas por las que atravesaron, sobre todo, las comunidades campesinas de Cajamarca.

Celendín, agosto de 2011.

- Colectivo Celendín Pueblo Mágico
- Colectivo de la revista “Fuscán”
- Colectivo de “Chungo y Batán”
- Plataforma Institucional Celendina
- SUTECEL
- Alfredo Pita DNI 06519037
- Jorge A. Chávez Silva DNI 06900778


(Siguen adhesiones)

.

lunes, 8 de agosto de 2011

DEPORTES: Las chicas del Poderoso San Isidro

Por Jorge A. Chávez Silva, “Charro”
El barrio de San Isidro es uno de los más tradicionales del bello Celendín, yace apaciblemente bajo la tutela de la colina de San Isidro, cuya imagen, con bueyes uncidos listos para la labranza, se conserva en la capilla que corona la cumbre del cerro. Fue el barrio de los “Chilchos”, de los Chávez Montoya, del insigne maestro y visionario Arístides Merino Merino, de doña Lucinda de Quevedo y de un intelectual de talla como es Manuel Sánchez Aliaga, “Mime”, autotitulado “Conde de San Isidro”.
Es también el barrio donde se asienta desde antaño la recordada Escuela de Varones No 85, que funcionó inicialmente en la casa de doña Zelfa Díaz de Merino y luego en su solar definitivo el pie de la colina, barrio pintoresco en donde los carnavales adquirían otra dimensión y que tenía como una curiosidad a sus locos Merino en la esquina de Pardo y Junín.
San Isidro empieza en el cruce de las calles Bolognesi y Ayacucho hasta los predios de la antigua Matanza. En él vivieron el genial Alfredo Rocha y su familia, el famoso Zarco Dolores Rojas y el director Telmo Horna Díaz, nuestro poeta Jorge Horna Chávez, los hacendados de Yajén, familia Horna Gil, don Agustín Pereyra “Shillido” y hasta la “Pava de Oro”. Allí en la calle Unión se ubicaba la herrería de don Félix Miranda, quién, aparte de moldear los fierros le daba a los sobrenombres más largos que produjo la nashería de Celendín. Y, por supuesto en una de sus esquinas estaba la flor más bella de nuestros años juveniles, la recordada Sarita León Vivanco, de quién andábamos enamorados todos los escolares del 85, así como los del 81 lo estaban de Marujita Torres.
Actualmente el barrio, llamado por sus habitantes con el pomposo título de “Residencial San Isidro” es también el barrio de los “Millonarios” como advierten a voz en cuello los hijos de don George "Pata", que en cada presentación anuncian que empapelarán de euros y dólares a todo Celendín para hacerles la contra a los "agachados" del Rosario.
Este barrio tuvo grandes deportistas a través de sus épocas, gente que defendió los colores azules del poderoso San Isidro, tanto en el fútbol, fulbito como en el vóley, deporte en el cual eran unas verdaderas campeonas, además de muy bellas. Precisamente de ellas les brindamos esta hermosa fotografía, que la hemos obtenido gracias a Cuchita Abanto Marín.

Figuran de izquierda a derecha, ashuturadas: Carmen Jiménez, Cuchita Abanto Marín y Susana Horna, de pie: Elena Tavera Chávez, Mery Chávez Ríos, Enith Ortiz y Cuchita Tavera Chávez.


¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!
.

lunes, 1 de agosto de 2011

CANTACLARO: Y se va la bolita (minera)…

Por Constante Vigil
Celendín
Mientras el pueblo peruano y en particular el celendino anda distraído en las fiestas patrias y patronales, El Comercio, en su edición del 28 de julio, anuncia con bombos y platillos que la Newmont Mining, alias Yanacocha, alias Minas Conga, aprobó el financiamiento total del proyecto Conga como una expansión de Yanacocha en la región Cajamarca. El Comercio puntualiza que esta aprobación demuestra el compromiso de la empresa para generar crecimiento y rentabilidad en el futuro.

Autoridades regionales y pobladores de la zona de Conga presienten el peligro que representa la minera.

La inversión de capital en Conga se estima entre US$ 4.000 y 4.800 millones. El inicio de producción del proyecto para finales del 2014 y se estima que la vida útil de la mina Conga será de alrededor de 19 años. La producción anual de los primeros cinco años se calcula entre 580 y 680 mil onzas de oro y entre 155 y 235 millones de libras de cobre por año. Si nos ponemos a echar números nos sorprenderemos de enterarnos de las fabulosas ganancias que obtendrá la minera en la explotación de Conga.
Como siempre, el felipillo Carlos Santa Cruz ha indicado que el proyecto generará más de 5 mil nuevos puestos de trabajo e incluirá diversos proyectos de responsabilidad social. La pregunta que cabe frente a estos anuncios de Santa Cruz es: ¿trabajo para quiénes? Los comerciales del ciego Oblitas y el locuaz economista Nano Guerra García, quienes afirman que la minería ofrece mucho trabajo es un prejuicio que no se sustenta en la realidad: de los 230 mil trabajadores mineros que laboran en los centros mineros peruanos, más del 70 % no tiene estabilidad ni derechos laborales.
¿Cuántos de nuestros jóvenes estudiantes tendrán trabajo en el proyecto Conga? Los 5 mil ingenieros y técnicos que se necesitan para los próximos cinco años no se forman en las Universidades de Cajamarca ni en otras ciudades mineras, llámese Ancash, Pasco, Tacna, etc. Queda claro entonces que solo trabajarán en la minera los ayayeros que actuaron como heraldos de los cantos de sirena, quienes laborarán como administrativos, capataces, o cualquier otra labor que no demande condiciones técnicas, porque evidentemente no las tienen.
No queremos pecar de agoreros, pero, conociendo el modus operandi de la minera y la desastrosa experiencia de Cajamarca, en 20 años de explotación nada bueno podemos esperar los celendinos, y sí mucho de malo en los aspectos morales, sociales y sobre todo ambientales. Por de pronto nuestras hermosas lagunas que sustentaban la existencia del río Sendamal-La Llanga y los feraces valles en sus riveras desaparecerán por falta de agua y la poca que quede estará contaminada y por lo tanto inservible para la agricultura y ganadería. El daño que produzca esta minera “responsable”, que recurre a la lixiviación del cianuro para su explotación, es irreversible y lo menos que podemos esperar es una tierra yerma para los próximos cien años ¿Esa es la herencia que dejaremos a nuestros hijos?
Da pena y rabia constatar como los interesados en la explotación, autoridades de diversa índole y los que pescarán a río revuelto sin arriesgar nada, se frotan las manos y babean de gusto calculando las ganancias que obtendrán sin importarles un bledo la salud de los miles de campesinos que sufrirán las consecuencias de de esta generosa inversión capitalista. ¡Qué importan los sufrimientos de miles de campesinos y sus familias! Total, el progreso tiene costos difíciles que se deben aguantar. ¡Para eso vivimos en la modernidad!

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!