martes, 18 de mayo de 2010

OPINION: Minería sí, pero con condiciones

¿CUÁL ES EL INTERÉS DE APROBAR, "COMO SEA", EL PDC EN CELENDÍN?
Por Ulises Linares Castañeda

En mi condición de defensor de la actividad minera, de la cual seguiré pensando que el mundo necesita de ella como complemento del desarrollo económico, pero no como resultado de un procedimiento insano o inadecuado, expreso lo siguiente. Si estas empresas o inversionistas, pensaran y actuaran humanamente, ambientalmente y responsablemente, las cosas serían diferentes. Tendríamos primero que determinar las zonas en las que se pueden desarrollar las explotaciones, sin afectar los recursos naturales, ambientales, arqueológicos, agrícolas, etc., O sea, plantear un ordenamiento territorial traducido en una Zonificación Económica Ecológica. Luego se tendría que respetar la propiedad y las transacciones justas de adquisición. Finalmente sentarse a la mesa de negociaciones en igualdad de condiciones, los representantes de la minera, las autoridades y representantes de la comunidad y sociedad civil, para llegar a UN ACUERDO O LICENCIA SOCIAL para la explotación racional, adecuada y de beneficio equitativo.

La desgracia del pueblo celendino: estar a merced de "los de fuera" (Foto Alfredo Pita, 1967)

Esta misma actitud debe aplicarse en todas las actividades, ya sean educativas, agrícolas, de salud, de transportes, comunicaciones, en el contexto concertado para el desarrollo socio económico de un territorio. Lo que se tiene que enfocar no es una visión sectorial, sino territorial dentro del conjunto de una unidad geográfica.
El día jueves 13 de mayo, se llevó a cabo en el Salón Parroquial el “Taller del Plan de Desarrollo Concertado de la Provincia de Celendín”, en el cual se tenía que aprobar la Propuesta del Modelo de Gestión del PDC. Lo bueno es que se convocó a esta reunión; lo malo fue el sospechoso interés en su aprobación, a como diera lugar, a pesar que el documento base fue entregado a muchos interesados, faltando dos días para el evento y a la mayoría faltando pocos minutos para comenzar.
¿Qué interés movía a su aprobación? Desde el inicio de la reunión percibimos la actitud de que tenía que salir de todas maneras, via el “carpetazo”. Mi intervención no les gustó a muchos, incluso les sorprendió y me lo dijeron: ¿Por qué te has volteado con la Minera?, pues fui claro en desnudar el excesivo interés de quienes comandaban la “propuesta concertada”, nada menos que los de la Asociación Los Andes de Cajamarca, conocida como ALAC, organización de apoyo social de Minera Yanacocha, muy ligada al proyecto Conga, que de una manera irresponsable e irrespetuosa, querían hacer y deshacer en el Taller. Ante esto aclaré mi posición de apoyo a la actividad minera, PERO NO EN ESTAS CONDICIONES, ni en la forma como se quiere manipular la aceptación de la población. Jamás antepondré EL INTERÉS ECONÓMICO de grandes inversionistas al INTERÉS DE MI PUEBLO, que está sobre cualquier decisión personal.
Hice recordar que cuando se discutía por primera vez los temas mineros, fuimos los primeros en reclamar a gente extraña que quería manejar y aprovecharse del momento, que NOS DEJEN A LOS CELENDINOS DISCUTIR NUESTROS PROBLEMAS Y DECIDIR SOBRE ELLOS, Y ahora, también les pedimos lo mismo, con el respeto que se merecen y nos merecemos.
Quizás para ellos, para algunos paisanos, esto sea sectarismo o fanatismo de identidad; no lo creo, tenemos suficiente capacidad, suficientes técnicos y profesionales, para desarrollar de la mejor manera estos documentos de gestión y planificación. No queremos caer en el error de importar “personajes” como los que han llegado a manejar nuestro gobierno local, sin desmerecer los lugares de dónde vienen, pero han demostrado ineficacia en el manejo de la gestión pública, prueba de ello es una ciudad sumida en el caos total. Pruebas al canto: veamos cómo se encuentra el ordenamiento comercial, establecimientos sin licencias, oferta de productos sin respeto a la población, utilización abusiva de las vías públicas afectando a los transeúntes; el ornato avasallado, la ciudad parece una pizarra de colores a cual más huachafos y antiestéticos, letreros, pancartas, propagandas, gigantografías, etc. Las Licencias de Demolición y Construcción se emiten a criterio y gusto de los dueños, potentados que quieren “invertir en el desarrollo de Celendín”, con gustos y diseños peregrinos, sin respetar las normas de Edificaciones, la fisonomía urbanística, las costumbres, la historia y el Patrimonio de la ciudad, con la vil complicidad de los “dizque profesionales” que han vendido su identidad por unos cuantos negros soles. Las coimas y corrupción en el manejo financiero de obras y acciones administrativas llegando a límites inimaginables. Se comenta que para ejecutar o ser contratista se tiene que “pagar el derecho de piso” (versión de propios contratistas), con un 10% del valor de la obra y luego en cada trámite abonar adicionalmente a los funcionarios que viven de esta corrupción. Se respaldan actos administrativos con documentos falsos (tengo copias de CARTAS y FIANZAS FALSAS). La complicidad no sólo es de funcionarios, sino también de REGIDORES, que conociendo estas acciones, callaron en todos los idiomas, olvidando su función fiscalizadora. Se pagan y ejecutan gastos PROHIBIDOS por las normas de austeridad y racionalidad, como viajes y costeo de DIPLOMADOS más de interés personal que institucional ¿Quién o quienes lo autorizaron y aprobaron? ¿Quiénes son los que se benefician? Bueno, me pasaría una vida escribiéndolo porque conozco por dentro al monstruo. Todo esto por los “profesionales especialistas traídos de fuera”. En mi caso estoy tranquilo, primero agradecido al Señor Juan Tello por darme la oportunidad de trabajar por mi pueblo en la Municipalidad y él sabe que me dedique más del tiempo que determinaban mis funciones, y colaboré en todo lo que estuvo a mi alcance y conocimiento y recomendé la corrección de muchas debilidades personales, que hoy se han vuelto serios problemas.
Por todo esto, reclamé que la aprobación de la propuesta del Modelo de Gestión del PDC de Celendín, sea analizada con más detenimiento y que cuente con nuevas propuestas en las que se consideren procedimientos adicionales que determinen mejores estrategias para el cumplimiento de los objetivos de esta herramienta de gestión provincial y local. Felizmente la mayoría de participantes, conscientes de la importancia de la situación, apoyaron la iniciativa de formar una Comisión que evalúe la propuesta actual y que de ser posible se elaboren nuevas propuestas, las cuales serán presentadas el día 25 de mayo a las 3 pm. y el Taller Final se llevará a cabo el día 04 de junio a partir de las 9 am.
Hago un llamado a todos los paisanos a deponer todo tipo de interés y defender organizadamente los derechos de este pueblo que nos vio nacer y crecer: Celendín.

Ulises Linares Castañeda
DNI 27042129

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!
.

1 comentario:

Anónimo dijo...

El interés es claro, si ALAC estuvo detrás de la realización del PDC, lo que se busca es que la provincia de Celendín diga: "esto es para la agricultura, esto es para la ganadería, y deja esto pues para tu amiga minería". Quizá en esta parte no coincidamos con nuestro amigo Linares, la minería no puede considerarse como una alternativa de desarrollo sostenible para nuestra humanidad, al entrar en conflicto directo con la ecología y el bienestar social. Una actividad que no es renovable no puede ser la conductora de los destinos del planeta, no cuando la Tierra, está en un camino irreversible de cambios en el clima a escala global. Hemos consumido exageradamente nuestros recursos sin prever por las futuras generaciones. Lo que quiere decir un rotundo NO a la minería, en ninguna parte del planeta. Aunque suene exagerado, los resultados a corto plazo de nuestras actividades, también lo serán. Hay alternativas un poco más lentas, pero seguras, como el turismo y sus derivados. Pero en el mundo yanqui de los gerentes que ni conocen nuestro pueblo, el método es ir por el camino corto, rápido y con destrucción.