sábado, 29 de mayo de 2010

OPINION: El reino de la irracionalidad

Por Crispín Piritaño
A raíz de la liberación de la norteamericana Lori Berenson, hemos sido testigos de una serie de declaraciones, de políticos en su mayoría, totalmente irracionales y desatinadas, que pretenden derivar el asunto a lo político, tratando de llevar agua para su molino, cuando el problema es netamente judicial. A ese cargamontón político se han sumado algunos habitantes de Miraflores que se niegan a que Berenson radique en su distrito. Hasta hubo uno que, pretextando que su tío estuvo entre los rehenes de la Embajada del Japón, la acusó de ser la que planificó todas las acciones terroristas emprendidas por el MRTA.

Lori Berenson, cómplice el MRTA pero sin delitos de sangre en las manos. Excarcelada tras purgar 15 años de una condena de 20, es decir tres cuartos de su pena, como establece la ley en ciertos casos.

No contentos con esto, hubo algunos aprovechados, familiares de los más conspicuos miembros del régimen más corrupto de la historia: el fujimontesinismo, que a nuestro juicio debe escribirse con “c”, pidiendo en forma oportunista la libertad de ex miembros de las fuerzas armadas condenados por crímenes de lesa humanidad o simplemente por haberle robado sin verguenza alguna al Estado y al pueblo del Perú.
Debemos dejar bien clara nuestra posición: estamos contra toda forma de terrorismo, venga de donde viniere, de los extremistas o del Estado. Esto nos permite tener una visión imparcial del asunto que aquí se trata. El problema de Lori Berenson lo tiene que resolver la justicia, para eso existen mecanismos como el que la liberó y otros que permiten que personajes que le han robado miles de millones al Estado, como las ratas incursas en el escándalo de los "petroaudios", sigan libres y haciendo de las suyas. Libres también andan ciertos fujimoristas, ocupados últimamente en exhibirse en asquerosas representaciones musicales que, esperamos, habrán convencido a los dubitativos a no votar por semejantes esperpentos físicos y morales.
Aquellos que reclaman la expulsión de la norteamericana, o que regrese a la cárcel, simplemente no saben dónde están parados. Ella ha obtenido su libertad condicional con todas las de la ley, cuando ha cumplido los tres cuartos de su condena, eso quiere decir que aún le falta cumplir cinco años, durante los cuales no puede abandonar el país. Además de esto, es casada con un peruano y tiene un hijo que es peruano… ¿Qué pretenden? ¿Desentrañarla de su hogar? Eso, aparte de inhumano e irracional, es discriminatorio. Los que reclaman esto no piensan en los millones de peruanos, la mayoría ilegales, que viven en EEUU. Para que se dé el otro caso, es decir, para que retorne a la cárcel, ella tendría que reincidir en sus conexiones con los terroristas. Imaginamos que la justicia habrá implementado mecanismos de vigilancia del caso.
Además, si los peregrinos e irracionales reclamantes lograran su cometido, es decir desterrarla, separándola de su familia, el hecho daría pie a que ella denuncie el caso ante el tribunal de Costa Rica, enjuiciando al Estado, que tiene todas las de perder, con lo que terminaríamos los peruanos por pagarle fuertes indemnizaciones. Así está la cosa, señores vecinos de Miraflores y otros mentecatos e ignorantes de la política peruana. No hay que alborotar el cotarro con cacareos ni aspavientos y dejar que se cumpla la ley, ni más ni menos. Para eso hemos elegido a los congresistas que las han propuesto y aprobado. ¡Cuándo aprenderemos!

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!


1 comentario:

Juan dijo...

Quisiera por medio de CPM, sugerirle al Señor Miguel Briones director del quincenario El Shilico que lo veo muy muy bien, buena iniciativa de nuestro amigo el Coronel para que podamos suscribirnos, a fin de que nos envíe a nuestro domicilio vía correo, con pago en la casa, recién lo he visto la Nro.3 deseamos toda mi familia adquirirlo, o tambien puede tener una pagina o un blok; le sugiero que Radio El Edén salga por internet, muchos escuchábamos en nuestro trabajo, pero ya no sale al aire, le pediría que retome, porque nos permite conocer lo que esta sucediendo en nuestro Celendín.