viernes, 29 de abril de 2011

OPINIÓN: La vieja indecencia

Creemos, en esta hora grave, que todo joven peruano que se sienta con alguna responsabilidad frente a lo que está pasando en la patria, debe leer este artículo del gran César Hildebrandt (NdR).

Por César Hildebrandt
*

El único mérito que puedo concederme en esta vida moteada de algunos éxitos y muchos fracasos, en esta carrera ingrata que me eligió, en este oficio artesanal de tratar de encontrar la verdad que a pocos importa y las mentiras que ya no escandalizan, el único mérito que me concedo, digo, es no haber cedido a la tentación del medio: resígnate, así es el Perú, tolera lo que todos, créele a los idiotas de la derecha, a los que hacen negocios turbios y a la vez editorializan en relación con “los valores de la democracia” (cuando la verdad es que se zurran en ella y en lo que significa).
Naces en este país hermoso y complicado y la primera sugerencia que te asalta es la del estoicismo: quédate quieto, tranquilo hermano, así es esta vaina, esto no lo arregla ni el sillau.
Y se te puede pasar la vida haciéndote el de la vista gorda, haciéndote el loco y asistiendo con cara de palo a las grandes mecidas.
- Nada puedes hacer, esas son las reglas –susurra el aire tóxico de Lima-.
- Esto no lo ha cambiado nadie –remacha una sombra, la sombra de lo que pudiste ser-.
Me van a perdonar pero yo jamás creí en eso. Jamás hice el muertito en el mar de los sargazos de las voluntades, quebradas o roídas. ¿Por qué? Porque siempre creí que en el país de las cabezas gachas había que mirar lo más lejos que se pudiera. Porque viendo a las hormigas a uno le dan ganas de volar. Porque hay belleza en la rebeldía y una flácida fealdad en el conformismo. Porque, en fin, siendo un viejo creyente del agnosticismo siempre he pensado que Jesucristo fue un hombre revoltoso asesinado por el orden imperante. Y que sin la rebeldía de Cáceres habríamos detenido nuestra historia en el mísero Iglesias. Y que sin la rebeldía de De Gaulle los franceses habrían tenido que arrastrarse junto a Petain, ese gran derechista pro nazi.
Mi generación ha fracasado. Pudimos tener a un refundador del país y construimos a García. Pudimos tener a un inconforme consagrado por las multitudes, a alguien que estuviese más impulsado por el amor que por el odio, pero nos detuvimos en Robespierre y en sus encarnaciones criollas.
Pudimos tener un país y lo que permitimos fue un mall. Ahora la pelota está en el tejado de los jóvenes. De ellos dependerá que este país cambie de verdad.
Hace como mil años que vivimos hablando en voz baja, consintiendo.
Hablamos bajito cuando los incas podían desollarte. Y más bajito cuando los españoles te podían trocear. Y todavía con murmullos cuando fuimos libres de boca para afuera pero súbditos de los sucesivos caudillos que creían que el Estado era un bien raíz y una chacra para los amigotes.
Así fuimos haciendo esta gran Aracataca. Macondo hicimos.
Pensar era –y es- una anomalía. Disentir, una provocación. Rebelarse, una extensión de la locura. En un país dominado por la injusticia hablar de la injusticia te podía costar El Frontón. Y luchar contra ella la vida.
Frente a un Túpac Amaru hubo cien Piérolas creando sus propios califatos. Porque el miedo a la libertad no es sólo el título de un libro de Fromm. Es la consigna que la derecha le ha impuesto al Perú. Está en su escudo desarmado y en sus genes vendedores mayoristas de su propio país.
- Todos roban –te dicen-. Y eso es casi una invitación a robar. Porque si todos roban, ya nadie roba.
- Aquí no hay castigos ni recompensas, todo se olvida –te muelen repitiéndolo-. Y eso es otra incitación a la impunidad.
Lo criollo es también esta salsa espesa de quietud egoísta. Las verdaderas tradiciones peruanas no son las de Ricardo Palma: son decir sí y estar en la foto.
¿Exigir cambios? Eso es –dicen los que cortan el jamón y los idiotas de sus services- de chavistas, rojos, perfeccionistas, amargados y renegones. En el Perú la ira de los pobres se combate con misas o balazos y hay un estoico agazapado en cada futuro, detrás de la maleza de los días. Y cuando estemos lo suficientemente ablandados, vendrá el tiro de gracia. Y cuando venga el tiro de gracia, cuando ya no pienses sino en ti mismo y bailes solo en la loseta ínfima que te asignaron, ese será el día final de tu hechura: serás uno de ellos. Hablarás como ellos, maldecirás como ellos, venderás como ellos. Y, sobre todo, harás lo que ellos: negar al otro y sólo reconocerte entre los tuyos.
Que los jóvenes aprendan la lección. Nada cambiará si no matamos la resignación.
Porque la democracia no consiste en votar de vez en cuando. Consiste en ejercer la libertad a cada rato.
Los esclavos no aman la libertad –esa es una mentira altruista-. Sólo los libres pueden amar la libertad y defenderla.
La mansedumbre no es madurez sino derrota. El aguante es la amnistía crónica. La docilidad es lo que se le exigía a los negros carabalíes embarcados a la fuerza en el puerto de Macao.
La libertad no mata. La paciencia es una mentira teologal que contradice a Cristo y que Cipriani aplica en cada hostia. Cristo fue impaciente. La vida es una ráfaga impaciente.
Los peruanos no nacimos un día en el que Dios estuvo enfermo, como decía Vallejo de sí mismo. Naceremos el día en que sepamos apreciar el vértigo creador de la palabra desacato. El desacato no es el caos. Caos es lo que vendrá cuando las presiones sociales, contenidas por el plomo y la mentira, revienten otra vez.
Y ahora sería un magnífico desacato, un descomunal acto de rebelión democrática o dejarse engatusar por quienes quieren, en el colmo de la indignidad, que premiemos a la hija de un ladrón y asesino –ladrona ella misma al gozar del dinero robado- con la presidencia de la República.
Y todo por cerrarle el camino a un señor que quiere cambiar algunas cosas. Sólo algunas cosas. Un señor al que la experiencia ha moderado y que se ha comprometido a no hacer experimentos anacrónicos. Pero que sí quiere que las mineras paguen lo que deben, que los impuestos sean más directos, que los viejos estén menos desamparados, que haya menos hambre y que la pobreza rural se atenúe todo lo que se pueda sin desbaratar la economía. Y que quiere también que el gas peruano abastezca primero a los peruanos y que los grandes proyectos de exploración y explotación de la minería y del petróleo se concilien con los intereses nativos y las normas ambientales que no se están cumpliendo.
La derecha quiere volver a demostrarnos que siempre gana. Presentó cuatro candidatos –cuatro variaciones de la misma melodía: Castañeda, Toledo, PPK y K. Fujimori- y los cuatro perdieron. Ganó un hombre gris que propuso algunos cambios. Y lo peor: sale la primera encuesta pos primera vuelta y el hombre sin demasiados atributos ¡sigue ganando! Y sigue ganando porque Lima, este espanto, no es el Perú. Porque el gobierno de Las Casuarinas está en crisis. Porque el modelo García, una combinación de Caco con Friedman, drena sanguaza.
Entonces, la derecha propone liquidar, de una vez y para siempre, esta pesadilla que aturde al dólar, baja las acciones, hace chorrear el rímel. Para eso están su tele, su radio, sus periódicos. Y se deciden por lo previsible: la campaña del terror.
Sólo el terror podrá salvarlos. Porque saben que su prontuariada candidata es impresentable aun para 75 por ciento de peruanos. Lo único que cabe, entonces, es bombardear al incómodo reformista con todos los B-52 de la calumnia, el rumor, la mugre, la idiotez que los cándidos pueden propagar. El propósito es el homicidio político del hombre que propone algunos cambios. Y los muertos no pueden ganar elecciones.
Hablan de intromisión extranjera los que quisieran anexarse a los Estados Unidos o al Chile potente que sus tatarabuelos dejaron entrar con su cobardía y su desunión. Denuncian que la libertad de prensa peligra quienes despiden a periodistas que se niegan a sumarse al lodo de la campaña contra Humala. Y advierten que el empleo está amenazado quienes han creado la mayor cantidad imaginable de empleos-basura y services explotadoras.
Y a todo esto le llaman “elecciones democráticas”. A ensuciar la inmundicia le llaman “debate”. Y no tienen problema alguno bancado a una candidata indecente. Ellos representan la vieja indecencia de las encomiendas, las ladronas leyes de consolidación, el festín del guano. La señora K. Fujimori les cae como anillo al dedo.

* Columna publicada en "Hildebrandt en sus trece", viernes 29 de abril de 2011.


ANÁLISIS: Altamente probable...

El autor es economista por la Universidad de Chile, con estudios de posgrado en la Universidad de Sussex (Reino Unido). Investigador Grupo Nueva Economia, fue decano de la Facultad de Economía de la Universidad de Chile, ministro de Planificación y rector de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano (Chile).

Por Roberto Pizarro

Culminó la primera vuelta de las elecciones presidenciales en el Perú, con un resultado sorprendente para el establishment. Perdieron los candidatos del modelo económico en curso. ¿Curioso, no? Lo es, ya que la economía peruana viene creciendo vigorosamente en los últimos años: 7% promedio en la última década y en 2010 casi llegó al 9%, triplicándose el PIB entre 2000 y 2010.
El pueblo peruano rechazó las desigualdades y dejó en evidencia que el desarrollo está lejos del puro crecimiento económico.Los dos presidentes de este notable periodo expansivo han sido categóricamente derrotados. Alejandro Toledo en cuarto lugar y Alan García ni siquiera se atrevió a promover un candidato de su partido y, al final, apoyó a Pedro Pablo Kuczynski, el más declarado neoliberal, también derrotado.
La renuncia del APRA a su propia historia, a sus convicciones socialdemócratas, se convirtió en un suicidio político. Al igual que los socialistas chilenos, han recibido el repudio de los sectores populares.El último informe de Oxfam (Informe anual sobre pobreza, desigualdad y desarrollo 2008-2009) destaca que el crecimiento económico no ha beneficiado a las poblaciones excluidas del país, mientras las desigualdades sociales persisten.
Si los gobiernos quisieran eliminar la pobreza sólo con el crecimiento económico (por la vía del derrame) se necesitarían más de 80 años de aumento del PIB, por encima de los 5 puntos, para alcanzar tal propósito. Al mismo tiempo, se informa que las empresas que operaron en los últimos años en el país lograron utilidades superiores a las de las 500 empresas más rentables del planeta, mientras los sueldos cayeron en tres puntos porcentuales en esta época de bonanza.
A mayor abundamiento, Michael Porter, gurú de los negocios, en una conferencia ante el empresariado peruano, manifestó una opinión muy crítica respecto del modelo económico peruano. Destacó que su patrón productivo, concentrado en recursos naturales, no era capaz de generar suficiente empleo y que las desigualdades y la baja productividad eran en extremo preocupantes (diario La República, 27-12-2010). Agregó que la reducida inversión en ciencia y tecnología (0,2% del PIB) y los bajos niveles de educación colocaban en cuestión la competitividad y frenaban el desarrollo.
En definitiva, las buenas cuentas macroeconómicas resultan insuficientes, porque no dan sostenibilidad al crecimiento a mediano plazo y no garantizan el desarrollo. Adicionalmente, el crecimiento sin distribución genera tensiones sociales e inestabilidad política. Los resultados de las elecciones revelan el profundo malestar de la sociedad peruana. En particular, la insatisfacción de los desamparados con un modelo económico que se muestra generoso con los que tienen más y avaro con los humildes.
Se ha atrevido a reconocerlo el propio Toledo al término de la primera vuelta:“Esta elección es un llamado de atención del país, principalmente a sus fuerzas políticas y económicas. El modelo de crecimiento económico no llega a la mayoría de peruanos y nuestros compatriotas han expresado ese descontento en las urnas”. Y ese descontento se ha personalizado en Humala y Keiko Fujimori.
Ollanta Humala repite en Perú, casi con calco, lo que viene sucediendo en la región en la última década. La emergencia de un nuevo liderazgo que ha reemplazado a la clase política tradicional. Ese liderazgo se ha propuesto la construcción de un proyecto alternativo al neoliberalismo y apunta a reducir las desigualdades, fortaleciendo el Estado aunque sin modificar la economía de mercado.
Con la excepción de Chile, Colombia y el Perú, la región ha avanzado en esa dirección, con éxitos y fracasos, debilidades y fortalezas. Esa es la realidad ineludible. Ahora le corresponde al Perú. Es cierto que existen dudas sobre Humala. Sin embargo, no son tan distintas a las que provocó Lula, Mujica, Correa o Evo, en un primer momento. Pero el mismo candidato ha hecho esfuerzos para mostrarse cercano al líder brasileño antes que a Chávez. Ha moderado incluso su discurso nacionalista y antichileno. Por lo demás, se verá obligado a negociaciones políticas con variados sectores antes de la segunda vuelta, y posteriormente si alcanza la presidencia, ya que el Parlamento no lo favorece.Por su parte, Keiko Fujimori difícilmente podrá hacer olvidar al gobierno de su padre. Ello representa un peso difícil de sobrellevar. Derechos humanos avasallados, corrupción rampante. Lo ha dicho categóricamente Vargas Llosa en Chile: “sería deshonroso que los peruanos reivindicaran una de las dictaduras más atroces que hemos tenido, cuyos responsables están además en las cárceles cumpliendo condenas de 25 años, empezando por el propio (Alberto) Fujimori" (El Mostrador, 12-04-11).
Todo indica que el camino se encuentra abierto para el éxito de Humala en la segunda vuelta. Tendrá que hacer un esfuerzo para lograr consensos con el mundo político y económico, pero sin renunciar a las demandas populares que representa y que lo han colocado en el centro de la vida política peruana. El triunfo de Humala es altamente probable.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!
.

jueves, 28 de abril de 2011

OPINION: La tan mentada Libertad de Expresión

Por Franz Sánchez
Dicen que las palabras usadas reiteradas veces, a modo de disculpas, se desgastan hasta devaluarse a niveles descoloridos. Eso es lo que sucede en nuestro país con el tema de la “libertad de expresión”.
Haga un simple experimento, compare las portadas de los diarios, las noticias de la televisión, y en la radio. Notará que cada medio de comunicación agota esfuerzos por inclinar la balanza de la determinación política, o preferencia electoral del receptor, faltando el respeto a la sociedad, a la profesión, y a sus empleados (para no llamarles periodistas). En consecuencia, estos medios de comunicación ya no son canales viables para la población, sino tentáculos adyacentes para los políticos. El problema no es que dejen de ser objetivos, sino que finjan imparcialidad mientras difunden información sesgada.

La sombra ominosa de "El Comercio" amenaza a la población peruana utilizando el arma del miedo.

El asunto no es la nula objetividad de estas empresas de comunicación, sino que su comprobada subjetividad responda a “miedos”, y no a simples convicciones. Y, mientras exista confusión entre lo uno y lo otro, la población continuará sumergida en el dilema de la indecisión.
Fíjese, cuando los periodistas opinan sobre las censuras a la “libertad de expresión” (con el libreto “neoliberal” bajo el cogote), siempre citan a Venezuela, y al famoso cierre de RCTV (Radio Caracas Televisión) un canal que apoyó un golpe militar el 11 de abril de 2002, contra el gobierno de Hugo Chávez (que vaya, a muchos nos cae mal) pero que fue elegido democráticamente por el pueblo venezolano.
Un medio de comunicación, no puede instar a un golpe contra un gobierno elegido, por ser esta acción anti-constitucional, anti-democrática, y estar en contra de los principios éticos de la labor periodística. La presión del sector empresarial, que no estaba a favor de las reformas sociales de Chávez, pasó la factura a estos serviles medios.
RCTV, y otros medios de capitales extranjeros, no solo instaron el golpe, sino que apoyaron e instigaron la sublevación de un reducido sector militar. Y en simultáneo a la acción de las fuerzas golpistas que asesinaban a ciudadanos en las calles, estos mismos canales transmitían dibujos animados.
Una vez repuesto Chávez en el poder, jamás se interrumpió el funcionamiento de RCTV, a pesar que la población eufórica decía en la calles “¡RCTVAS!”. Al contrario, el canal siguió “operando” a favor de intereses extranjeros (norteamericanos), sin que sufriera amenazas a su “libertad de expresión” ¿Entonces cómo se cierra RCTV?, simplemente no tuvo derecho a una renovación “gratuita” de la licencia. Ciertos medios de comunicación gigantes, no pagan ningún tipo de impuesto sobre el uso que hacen, de nuestro espectro (porque el cielo es de todos), se renuevan sus licencias a costo cero, mientras que a empresarios jóvenes de radio o a las comunidades indígenas que quieren formalizar un medio, se les cobra hasta por el derecho de libre antena. Supongamos que usted va a un restaurante con su familia, le sirven carne malograda, agua contaminada y sucia. Usted consume aquél desperdicio sin saberlo, con el riesgo de adquirir alguna enfermedad (lo mínimo que esperaría recibir de parte del establecimiento, es una indemnización, o por lo menos una disculpa). Luego el gobierno cierra el restaurante por atentar contra la salud, ¿usted diría que están violando “la libertad de alimentación”?
No se viola la libertad de expresión cuando se intenta regular el contenido de los medios de comunicación, que al igual que los malos restaurantes “sirven información podrida” a las personas, afectando su salud “intelectual”. El problema es quién puede regular medios en el Perú, que pueda demostrar neutralidad como institución. Ese es otro asunto.
Es fácil decir, como lo hacen muchos periodistas peruanos, “Chávez dictador”. Qué valientes se les ve, cómo defienden la libertad... pero de lejos. ¿Alguna vez escuchó a alguno de esos mismos periodistas que se rasguñan y se dan de azotes en la espalda por la democracia, pronunciarse en contra del sanguinario Muammar Gadafi y sus 40 años de carnicería en Libia, del genocida George Bush y sus guerras inventadas e invasiones terroristas, o del propio Alan García y su responsabilidad sobre las muertes en Bagua y de la censura de radio “La Voz de Bagua”?. ¿No, verdad?
Han sido despedidos Patricia Montero y José Jara del Canal N, cuya línea editorial es manejada por el Grupo “El Comercio”, y que según informaron otros periodistas, estaría interesado en imponer una postura “fujimorista” por “el bien del país”.
Los primeros en pronunciarse, más por un espejismo inmediato de apariencias, que por convicción propia, fueron: Rosa María Palacios (en el papel de indignada) y Raúl Tola (protagonizando al hermano periodista solidario). Lo extraño es que ambos continúan trabajando para ese mismo grupo, abiertamente censurador.
En su artículo publicado en “La Republica”, Raúl Tola detalló los motivos del despido injustificado y abrupto «por la decisión del Grupo El Comercio de disciplinar a sus medios para apoyar informativamente la campaña de Keiko Fujimori». Y como cierre de opinión, finalizó diciendo: “renunciar es dejar el camino libre”.
Demasiada explicación, por qué hacer tan extenso el artículo, ofreciendo su apoyo incondicional, solidarizándose con los colegas censurados. El artículo de opinión de un noble y digno periodista indignado que trabaja en la misma casa de comunicación, debió ser del tamaño que ocupa, una sola palabra en mayúsculas: RENUNCIO.
Pero es como pedir peras al olmo. Los defensores de “la libertad de expresión” en nuestro país son comprobadamente pusilánimes, tienen miedo de contradecir al “jefazo”, pues llevan el corazón escondido en un compartimento de la billetera. Hablar mucho de la tan mentada libertad de expresión, es solamente, cobardía pura.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!
.

miércoles, 27 de abril de 2011

OPINION: La falacia del Perú que avanza

Por Crispín Piritaño
El gobierno megalomaniaco del Apra habrá comprendido que los resultados de las elecciones son la clara respuesta del pueblo a la cacareada bonanza económica en que Crazy Horse y sus ayayeros sostienen que navega el Perú. El pueblo no es tonto y ha dicho ¡basta! a las mentiras propaladas por el descomunal García y prefiere una opción más real que distribuya equitativamente la riqueza entre todos los peruanos y no solamente entre el grupo de poder.
Y es que cuando Crazy habla de bonanza, menciona promedios macroeconómicos que no corresponden a la realidad de millones de peruanos que vivimos en la pobreza. ( Por ejemplo, a los maestros que no se sometieron al chantaje de las pruebas censales, por convicción sindical, no les han aumentado un sol durante los cinco años de su mandato y del mismo modo podemos citar la situación de muchos sectores de la población que tuvieron que arreglárselas como sea porque las cosas siguiero subiendo)

El que gobernará si triunfa el fujimontesinismo (caricatura de Carlín)

El sofista de Crazy Horse nos quiere hacer creer que de una riqueza de cien soles, por ejemplo, repartida entre diez peruanos, corresponde diez a cada uno, cuando la realidad es que solamente le toca a dos, y para colmo, extranjeros, y al resto que lo muerda el perro.
Por estas falacias es que el Apra ha salvado con las justas la valla electoral y tiene solamente 4 congresistas náufragos que no podrán ni siquiera conformar una bancada. En esta catástrofe han caído las vacas sagradas que vivían enquistadas en el congreso ,como Mercedes Cabanillas, “Miss Bagua”, Aurelio Pastor, César Zumaeta y sobre todo, el inefable Jorge del Castillo, sindicado ahora por sus “fraternos” compañeros como el culpable de la debacle. Nos alegramos por lo ocurrido a este último porque ahora será pasible de ser enjuiciado por los delitos de corrupción en el caso de los faenones descubiertos en los petroaudios, en presunta complicidad con las ratas.
La plutocracia, que goza de la bonanza preconizada por el partido de gobierno ,está preocupada porque un gobierno de proyección popular buscará una mejor distribución de la riqueza, de modo que llegue a todos los peruanos y eso va contra sus intereses, por eso han enfilado sus baterías contra Ollanta Humala, propiciando el pánico financiero en que se vería envuelto el país si sale elegido, como parecen indicarlo las encuestas el candidato nacionalista.
En esta cruzada están empeñados El Comercio y sus adláteres, Expreso, Correo, Ojo, La Razón, Canal N, Canal 2 y los otros canales cuya línea editorial estuvo comprada por el fujimontesinismo en los años de la peor dictadura que soportó el país. Editorializan suponiendo que Humala va a hacer esto y aquello y no dicen nada de la apropiación de los fondos del Fonavi por Alberto Fujimori, ni tampoco de la venta discriminada de las empresas públicas, que significó grandes pérdidas para el país y el despido de miles de trabajadores.
Hemos sentido vergüenza ajena al ver los resultados de las elecciones y comprobar que en Cajamarca venció la candidata de la dictadura. Eso es un indicativo del bajo nivel cultural en que naufragamos los cajamarquinos. He revisado las estadísticas a nivel de lectura de diarios en el país y he visto con pena que Cajamarca, junto con Loreto y San Martín, son los departamentos que menos diarios leen, por eso quizás se olvidan que fueron el chino y su socio quienes regalaron Yanacocha a los gringos. Y lo que constituye otro motivo de vergüenza es la reelección de Cecilia Chacón y los candidatos comprados por la minera como próximos congresistas.
Concordamos plenamente con nuestro Premio Nobel, Mario Vargas Llosa, en que elegir a la hija del ladrón y asesino, que purga exigua condena para la monstruosidad de sus delitos, sería legitimar el peor gobierno que registra la historia del Perú y pretender el retorno de los años ominosos del fujimontesinismo, con sus saqueos, prensa parametrada, poder judicial capturado, tránsfugas mercenarios y sobre todo, hordas de fieras sangrientas, como el grupo Colina, dispuestos a asesinar salvajemente a cualquier transeúnte por el solo hecho de parecer sospechoso.
Como dice el vals inmortal “Desdén” de Miguel Correa Suárez: “absurdo fuera repetir el sermón de la montaña, toda repetición es una ofensa” mucho más cuando durante la dictadura se practicó el asistencialismo como la mejor receta para conseguir clientelaje político haciéndonos aparecer a los peruanos como mendigos estirando la mano. Esta especie de fanatismo sin razón explica la alta votación que obtuvo el engreído del “doc”, el amigo y masturbador de “puñete”. Encuestados los que votaron por él, adujeron que lo hicieron porque se parecía a su papi. ¡Plop! Así no juega Perú.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!

miércoles, 20 de abril de 2011

PEQUEÑA HISTORIA: La banda popular “Celendín”

Por Jorge A. Chávez Silva, “Charro”
Cuántos recuerdos hermosos nos trae a la memoria esta fotografía que data del año 1960… ¡Nada menos que medio siglo atrás! Esta era la banda que amenizaba cuanto evento ocurriera en nuestra tierra, que todavía guardaba rezagos del tiempo de la colonia. A sus acordes y marchas iba por todas las calles el Julio “Dedo” o ”Cholo Julio” y, deteniéndose en cada esquina, al toque final del bombo, con la voz estentórea que lo caracterizaba, decía: “¡Ordenanza Municipal…!”
También amenizaba las retretas que se daban algunas noches en la plaza de armas, haciendo más placentero el paseo vespertino de los celendinos por las veredas de la plaza, único pavimento que existía por entonces en el cuadrilátero principal de la ciudad. Era hermoso caminar a sus acordes y observar a los músicos con sus atriles atacando un valse, un tango, una guaracha de moda y la consabida marinera y el carnavalito shilico para rematar.
El maestro Galarreta fue un insigne músico que enseñó a los participantes, mucho de los cuales tenían probadas habilidades y vocación para la música, a leer las partituras musicales y actuar como una orquesta en donde la participación individual de cada músico sumaba al conjunto y daba riqueza a una pieza. No conocimos de donde era originario el maestro, pero si nos consta que estuvo muchos años en nuestro pueblo.
Esta banda se lucía en la tradicional fiesta Patronal de la Virgen del Carmen durante los meses de julio y agosto y en cuanto evento sacro sucediera en nuestro pueblo, como procesiones, misas, mayordomías y hasta en fiestas particulares. En esos tiempos en que las municipalidades no gozaban de los presupuestos de hoy era un sacrificio encomiable el pertenecer a una banda con los recursos escasos con que contaba el municipio.
Llama la atención el curioso uniforme con cafarena negra y boína vasca que lucieron en sus presentaciones de ese año. Figuran para la posteridad estos 18 músicos con su maestro, de los cuales pocos hemos reconocido, por eso invocamos a los celendinos a escribirnos proporcionándonos los nombres de los que faltan para completar esta pequeña historia.


Banda Popular “Celendín”: en primer plano, en cuclillas, Edilberto Cruz con la tarola, el “Ishco” con los platillos y el menor de “Los Cumpas” con el bombo. Nuestro inolvidable artista multifacético César Díaz Dávila con el saxo, junto al maestro Galarreta. Atrás, de pie, aparecen César Cruz con el clarinete, “Pancho” Velezmoro y Manuel Beltrán con los trombones, Julio Díaz Dávila con la trompeta y atrás, de pie, con el instrumento más voluminoso, la tuba, que justamente caía como anillo al dedo a su gran talla, está el popular Gilberto Muñoz “Patazas”.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!

domingo, 17 de abril de 2011

PRENSA: Ayuda para publicar "Fuscán"

.
Celendín Pueblo Mágico

INVITACIÓN

El colectivo Celendín Pueblo Mágico, que edita la revista Fuscán como órgano informativo impreso destinado a nuestros lectores que no tienen acceso a internet en la provincia de Celendín, necesita urgentemente medios para solventar su impresión, por lo que invoca a los buenos paisanos a sumarse al esfuerzo. Fuscán es un instrumento importante en la tarea de crear conciencia ciudadana y de fortalecer la identidad de los celendinos, estén en donde estén.

Para esto hemos acordado tomar las medidas que siguen:

º Solicitar la ayuda voluntaria de los celendinos consciente de nuestros problemas provinciales, tanto de los que se encuentran en el extranjero como de los que vivimos en el territorio nacional, a fin de solventar la impresión de al menos diez (10) números de nuestra revista por año. La publicación de cada número de Fuscán cuesta la suma de S/. 250,00.

º Abrir una cuenta bancaria, para recibir esta ayuda, en el banco Interbank. Para todo envío, nuestros amigos deben seguir las intrucciones que figuran abajo.

º Publicar publicidad -al servicio de los celendinos que posean empresas y negocios de diversa índole-, en formatos de una página, media página y un cuarto de página, cuyo costo anunciaremos oportunamente. Esta publicidad no condicionará para nada, por supuesto, nuestra independencia editorial ni nuestro análisis y tomas de posición.

º Invitar a los celendinos de buen voluntad a sumarse a nuestra hermandad, a través de la página Facebook Celendín Pueblo Mágico, para crear una cadena que favorezca la comunicación de los paisanos, con la finalidad de analizar la problemática de la provincia y ver las soluciones que podemos proponer, a la vez de impulsar una identidad celendina crítica y combativa.

Agradeciendo la atención que merezca esta invitación, reciban el saludo shilico de

Los editores


Intrucciones para enviar la ayuda:

Banco Interbank, cuenta CCI 003-898-013038738749-46
Para los amigos que se encuentran en el extranjero, el Código Swift es: BINPPEPL
La dirección del banco, en caso de que la pidan, es: Jr. Carlos Villarán 140, La Victoria, Lima
Todo depósito nos debe ser comunicado al email: celendinpm@gmail.com
Todos los depósito serán publicados llegado el momento en esta nuestra página: CPM II



.

MÚSICA: Una canción para Ollanta, después de la elección

.
Una canción electoral, nos la hace llegar el poeta Julio Carmona. Oígala o bájela en este enlace.

Una canción para que sea escuchada por Ollanta Humala después que gane la Segunda Vuelta, tal parece que hubiera sido compuesta especialmente para él. La envío para que sus allegados se la hagan llegar (Julio Carmona).


.

miércoles, 13 de abril de 2011

OPINIÓN: Consideraciones ante el balotaje

Por Franz Sánchez
Más de un millón de votos son los que separan al primero del segundo candidato que pasa a la segunda vuelta. El líder nacionalista Ollanta Humala tiene el 31% del total de votos y es seguido, de lejos, por la candidata que viene del oscuro pasado reciente, Keiko Fujimori, quien obtiene el 23%.
Para algunos, este escenario es catalogado como el mismo “Apocalipsis”. Mientras que otros ya “ajustaron” su lenguaje y ya no piensan que se trate de una elección entre “el cáncer y el sida”. Para el escritor Mario Vargas Llosa, los últimos resultados dados a conocer por la ONPE, que ponen frente a frente a Keiko Fujimori y Ollanta Humala, dejan ahora al Perú al borde de dos opciones, “el suicidio o el milagro”, según sentenció.
Y es que entre el “suicidio” y el “milagro” existe una holgada diferencia. En la medida que mi pragmatismo no llega a convergir con fenómenos sobrenaturales, opino que la primera opción sería francamente irremediable.
El escenario electoral y sus protagonistas (que solo pueden aparecer en el Perú), también es un importante indicador de la coyuntura social. Y aquí hay que ser enfáticos frente a García, que miente cuando dice que el 30% de votos humalistas representan a un reducido grupo que rechaza su política. Más de dos millones de votos a favor de Alejandro Toledo tampoco aprueban el sistema, ni su política económica, ni el grado de injusticia e intolerancia que se vive en el país.

¡Qué linda familia! La dinastía del mal...

Los números lo ratifican: Alan García prefiere decir “tengo el 26% de aprobación” que reconocer su escandalosode desaprobación (69%), uno de los más altos de América Latina. Para tener una idea de lo que esto significa citemos otra vez a la Venezuela que tanto les escuece a algunos, donde Hugo Chávez tiene un 51% de aprobación.
Otra distorsión: el presidente felicita a Kuczynski por haber contado con el mayor respaldo de la juventud. ¡Por favor! Sólo el 17.4% de sus votos provienen de electores entre 18 y 24 años de edad, mientras que 17.9% le vienen de los que tienen entre 25 y 34 años. Más respaldo juvenil obtiene Humala, con 23.9% entre los 18 a 24 años, y 24.2% de los que están entre 25 y 34.
Ahora bien, ¿qué es lo que deben hacer tanto Ollanta Humala como Keiko Fujimori, cuando todavía tienen al 50% de la población en contra?
En mi opinión, Keiko la tiene más difícil. La imagen del padre, que le costó tanto diluir, volvió con furia desde la DINOES hasta la boca de sus simpatizantes, que gritaban “Chino, Chino, Chino” trayendo omninoso recuerdos noventeros al son de tecnocumbia, del baile del chino con chullo y con su lluvia de millones que caía sobre otros.
En el espectro político es previsible que los sectores más conservadores de la derecha la sigan. Es casi un hecho que el sector A de la población la respaldará. Su gran reto sigue siendo los que herán los sectores medios del electorado.
Keiko Fujimori representa la continuación del modelo de García. No hay duda que ella mantendrá la apertura financiera y comercial incondicional, la inhumana “flexibilización” laboral, la alegre explotación de recursos, la pernnidad y vigencia de los contratos firmados por su padre. En resumen más de lo ya visto, más de lo mismo.
El fuerte de la candidata es su incidencia en los sectores pobres de la población atacados de amnesia selectiva. Sus votantes sólo recuerdan el primer gobierno de su padre, en el que accedieron a ayudas, pues después fueron los olvidados de siempre.
En el caso de Ollanta Humala, el candidato sigue generando ciertas suspicacias en la población por el cacareado asunto del respeto al sistema democrático (que, aunque no quieran reconocerlo sectores de la opinión pública, está demostrando tenerlo). Lo que es indudable es que con él hay el beneficio de la duda, lo que quienes no le hacen concesiones califican de “peligroso”,
Es allí donde se marca la diferencia entre uno y otro candidato. De un lado está el recuerdo de la dictadura impuesta en los 90s por el hoy presidario Fujimori, los crímenes de lesa humanidad por los que purga condena, el transfuguismo, el robo y la corrupción en su más alta insolencia. Del otro está sólo la sospecha de una injerencia venezolana, brasileña o de cualquier otro lado.
Haciendo el contrapeso, y más convencido que nunca, creo que el Estado tiene que ser reivindicado, porque muchos de nuestros compatriotas todavía no lo conocen. Porque los analistas limeños cómodamente instalados al costado del gobierno, no saben lo que es lidiar, en las provincias, con la burocracia, la miseria, la injusticia o la necesidad, y desde su confort opinan que el Estado debe mantenerse en el anonimato o hacerse invisible.
Los conflictos sociales necesitan ser resueltos, en Bagua, en Islay, en las zonas más apartadas del Perú, donde la primera cara que el peruano ve del gobierno es la de la “represión”, el lobbismo, cuando no es la cara de las transnacionales frotándose las manos.
El programa “La gran transformación” merece por lo menos ser escuchado, estudiado y objetado si es el caso, pero no podemos permitirnos más intolerancia frente al cambio sólo porque el sector económico que maneja los medios de comunicación quiere seguir lucrando. No pretendamos ser sordos cuando podemos darnos la oportunidad de escucharnos todos.
Y se quiera o no, con los resultado oficiales de la ONPE, confirmamos que si bien el país está fragmentado en diversas opciones, un amplio sector de la población peruana apoya una reforma del Estado que incluya un “ajuste” del régimen económico, asegurando un trato nacional a la inversión extranjera, la revisión de algunos contratos que son lesivos a nuestra soberanía, la aplicación de políticas sectoriales, una justa distribución de ganancias (evitando que el crecimiento económico lo aprovechen sólo unos cuantos), una reforma tributaria integral que considere el impuesto a las sobreganancias, etc. Todo esto no es algo demente, ni alucinaciones de radicales, son temas que se deben incluir en las conversaciones del electorado, y con más razón en la agenda de los políticos.
Ollanta Humala, es un hombre sin retórica que le habla a la gente en forma simple y sin sutilezas, en ocasiones da la impresión de no ser un orador elocuente, pero, ¿quién necesita más verborrea?, si ya conocemos a locuaces gobernantes que le dan la espalda a sus pueblos.
No podemos retroceder lo avanzado, y retroceso sería volver a la década de los 90. Ahora quisiera saber qué harán los intelectuales galardonados y políticos apasionados por la democracia, cuando tengan que sufragar, cuando estén solos, con sus cédulas y su conciencia, en la cámara secreta.
Haga usted mismo su propio balance ante este balotaje. Antes de sufragar, el 5 de junio, acuérdese de los crímenes de la Cantuta y Barrios Altos, de los periodistas desaparecidos, de las masacres escondidas, de los robos millonarios, de la corrupción más pura, de la sinvergüenzería asquerosa, de la cobardía suprema, expresada por fax, de la doble nacionalidad oculta. El sufragio en este sentido supondrá un voto a favor de la etapa más criminal de la historia peruana, si no latinoamericana, sólo comparable con las dictaduras de Pinochet o Videla. Como si fuera poco, un indulto de Alberto Fujimori Fujimori podría generar el mismo pedido a favor de otro terrorista, Abimael Guzmán Reynoso, nada menos .
La familia Fujimori, o con más precisión, la dinastía Fujimori, encabalgada otra vez en el poder, podría significar, por último, un escenario más temible aún para nuestra patria: un segundo round terrorista. ¡Esto no queremos nunca! ¡No debe haber vuelta al pasado!
Queda un 50% de electores libres para uno y otro bando, pero se da la simpática coincidencia de que la mayoria de ese 50% también representa a la población “que no está de acuerdo con el sistema económico o que reclama un ajuste del modelo..." Todo esto son números y cifras, la realidad la conoceremos, después del balotaje, pero seamos optimistas, apostemos como el grueso de los peruanos por el futuro, por el verdadero cambio.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!
.

martes, 12 de abril de 2011

MEDIOS: La Televisión Basura

Por Jorge Horna
Los medios de comunicación masiva (periódicos, revistas radios, televisión) tienen una gran influencia en nuestra población carente de instrucción. Si ellos (los medios) se utilizaran para trasmitir conocimientos, cultura, arte, ciencia, entonces serían instrumentos que coadyuvarían a elevar los niveles de educación y cultura.
Pero sucede lo contrario –más aún en estos tiempos de neoliberalismo salvaje-. Los dueños empresarios han instalado en la gran mayoría de los medios de comunicación los elementos para una sociedad de consumo, ensalzando de paso el individualismo, la indiferencia, el conformismo, la vanidad y el perverso concepto de competitividad, donde el que tiene más ventajas y posibilidades atropella y rezaga al desprotegido, al débil, al marginado de la sociedad.

¿Magaly Medina, un referente cultural en el Perú de hoy?

En un país cuyos gobernantes que se turnan en el poder y que miran a la educación y la cultura con desidia y desdén, la televisión (principalmente) se encarga de emitir mensajes que deforman la personalidad humana, anulando la capacidad de crítica y discernimiento.
Son varios los periodistas honestos que han advertido esta situación en la televisión peruana. Veamos:

Guillermo Giacosa:

“Solo el libro podrá competir con nuestra empobrecida televisión. Sin libros al alcance de las mayorías, quien seguirá teniendo la palabra de mando es la caja boba (TV).
La televisión idiotizante destruye los valores básicos sobre los que se sustenta una sociedad”.

César Hildebrandt:

“La televisión peruana ha creado una muchedumbre analfabeta, adicta a lo más barato con programas salidos del estercolero”,

(Programa “Entre Líneas”, Canal N, 13 de abril de 2003)

Marco Aurelio Denegri:

“Responsable, no única, pero sí principalísima de esta bestialidad, de este embrutecimiento, es la televisión comercial. La persona bruta, o la que ha sido embrutecida por la televisión, no puede desarrollarse ni progresar”.

(Revista Domingo, La República, 10 de octubre 2004)

Rodrigo Montoya Rojas:

“Además del programa de la señora Magaly Medina que ha convertido el chisme en virtud, y el 'ampay' montesinista en instrumento para meterse en la vida privada de las gentes y alimentar el morbo de los de arriba y los de abajo, la llamada televisión peruana, trata de divertir y ganar dinero con unos personajillos famosos considerados como 'humoristas' y cómicos como los señores Carlos Álvarez y Jorge Benavides”.

(Racismo y basura en la TV. La Primera, 17 de abril 2010)

César Hildebrandt:

“Una vasta conspiración de los medios está cumpliendo con éxito la meta de embrutecer a la gente, de extraerla de su humanidad, de eviscerarla, de convertirla en el viejo sueño de los amos: manada que obedece, rebaño presto, recua al servicio de su majestad. Para eso funciona la televisión, las radios de los 40 principales, los diarios de mayor venta (y cada día más de los que suponíamos serios y con principios)”.

(Revista Hildebrandt en sus Trece, No.14. Lima, 23 de julio 2010)

Claudia Blanco:

“Si al mediodía Amor, Amor, Amor permite pensar en la abolición terapéutica de la TV, el horario de la noche no se queda atrás en cuanto a imbecilidad. Ya no es sólo Magaly Medina, con sus insidias y ampays, la única mataneuronas. Por debajo de ese nivel está el diferentemente hábil Carlos Carlín y su programa La noche es mía”.

(Revista Hildebrandt en sus Trece, Lima, 8 de abril de 2011)

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!
.

sábado, 9 de abril de 2011

POLÍTICA: El trinomio (Toledo, PPK, García) y la chilenización del Perú

Por Franz Sánchez
Los periódicos, canales de televisión, y cuanto pseudo-periodista intervino en la campaña política rumbo a la presidencia, acusaron de “injerencias” a la Republica Bolivariana de Venezuela en los asuntos internos de nuestro país. Sin embargo, la verdadera injerencia política, económica y social la viene realizando el gobierno chileno desde hace mucho tiempo, con sus más de 4.000 millones de dólares invertidos, lo que les da el control de bancos, los cielos (LAN), de los puertos, de la agroindustria (Ica-Chavimochic), de los medios de comunicación (Grupo El Comercio), de los servicios eléctricos, etc.

El pulpo que opera a través de políticos traidores.

En el campo político, el trinomio de escalofrío que promueve este desaforado proceso de chilenización está integrado por los señores Toledo, Kuczinsky y García. Los mismos que preparan afanosamente su coalición para apoyar al fujimontesinismo y a su candidata Keiko.
El panorama es peligroso, teniendo en cuenta que el Chile que gobierna Piñera (quien en abril del año 2009, cuando era candidato a la presidencia inició su desvinculación personal del 26,33% de LAN, en una de las mayores transacciones registradas en la bolsa de Santiago, equivalente a 374 millones de dólares, y que todavía hoy controla el 11, 3% de la compañía aérea) está atravesando por una terrible crisis energética.
Chile necesita recursos energéticos para poder desarrollar su economía y sus proyectos, y la única opción viable que tiene es una invasión sin bombas ni balas, una guerra silenciosa contra el Perú, que apunta al control estratégico de nuestro país.
El video propalado por el, todavía hoy, periodista con mayor credibilidad en nuestro país, César Hildebrant (el mismo que por una gran casualidad, no está más en la televisión), revela que los números de crecimiento económico que registra el Perú, alegran más a Chile que a nosotros los peruanos. El reportaje es un verdadero archivo histórico que cobra vigencia por estas fechas.
El gobierno chileno proyecta a su pueblo (con asesoría del imperialismo) como un país expansionista y calculador (lo que ha demostrado a lo largo de la historia), capaz de eliminar a quienes se oponen desde “adentro” a integrar el sistema dictado por el imperio norteamericano (caso Allende). Con estas reflexiones no se pretende alentar la xenofobia, sino recordar al pueblo peruano (que tiene algunos problemas de memoria), que el gobierno del sur tiene sus propios planes para con nosotros.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!
.

miércoles, 6 de abril de 2011

OPINION: “¡Quiero seguir luchando desde el Congreso!”

Por Crispín Piritaño
Con este grito destemplado, que pretende ser de guerra y compromiso, los que se acostumbraron a medrar, a vivir de la teta del Congreso, que les garantiza una vida de lujos y marquesinas, pretenden engatusar a los cándidos electores que, sin un ápice de memoria, están dispuestos a creer en ellos; o a la consabida clientela que tal vez tiene algo turbio que esconder detrás de esa “lealtad” hacia los impresentables.

La criollada de los que se creen reelegibles es insufrible.

Entre los caraduras que “quieren seguir luchando desde el congreso” están avezados enemigos de la voluntad popular como Mercedes Cabanillas, Jorge del Castillo, Aurelio Pastor, Velásquez Quesquén, César Zumaeta y Luciana León, del Apra. La primera, implicada en el sangriento “Baguazo”; don George, en lo de los faenones y, por lo tanto, necesitado de inmunidad; el siguiente, en el indulto a Crousillat; Velásquez, por decir “chi cheñó” a todo; el de la sonrisa maquillada de conejo que hasta ahora no presenta la lista de candidatos que faltaron a su deber buscando reelegirse; y la última, por ser astilla de un palo torcido como Rómulo “Rata” León Alegría (por si acaso, la genial chapa no es mía sino de Crazy).
Los candidatos propuestos por el fujimontesinismo son una cachetada a nuestra inteligencia. Miren a los angelitos que sueltan en plaza para que vuelvan a las andadas: Martha Hildebrandt (Zzzzz), Luisa Cuculiza (#@#?#??), y, por supuesto, las “chicas superpoderosas”: Luz Salgado, Carmen Lozada y Martha Chávez, la que dijo que los asesinados de La Cantuta se habían "autosecuestrado"; tambien está la rabona de las mineras, Cecilia Chacón; y el más execrable, Carlos Raffo, que busca impunidad por lo del dinerillo que le facilitó el “doc” Montesinos: miles y miles de billetes verdes muy mal habidos.
En las filas de Pepekuy, está el pro minero Luis Galarreta, a quién Yanacocha sÍ le rompe los garfios que tiene por manos; la polizonta Lourdes Alcorta, que como sea se coló entre los candidatos; y los deportistas que nada hicieron en sus gestiones anteriores: la voleibolista Gabriela Pérez del Solar y el tránsfuga Paulo Hinostroza.
En las filas de Solidaridad Nacional están los tránsfugas David Waisman, quien encima es infidente y desleal a Toledo; el fujimontesinista Reggiardo, que promete combatir a la corrupción cuando él ha sido parte de ella; Mirtha, ¿alguien recuerda en qué intervino?; y el inefable José Luna, el que quiere hacernos creer que sólo cobra un sol. ¡Qué tal lisura!
Menos mal que en estas listas -que corroboran una vez más que no debe existir el voto preferencial para que los partidos políticos y agrupaciones tengan mayor responsabilidad a la hora de escoger a sus candidatos- ya no postulan la mayoría de los bichos raros y sabandijas que parasitaban hasta ahora el Congreso, como los “comepollo”, “lavapiés”, “planchacamisas”, “mataperros”, “paparazzis”, “contratafantasmas” y otros esperpentos de cuyo nombre no quisiéramos acordarnos.
Está en nuestras manos y en nuestro voto devolverle la dignidad que debe tener nuestro Poder Legislativo, para que actúe con responsabilidad y civismo y sea realmente un poder que dignamente nos represente. No caigamos en folklorismos, ni en hinchajes deportivos, ni en fanatismos ciegos, ni demos pie para que aquellos que necesitan barrera o blindaje para escapar a la justicia se perennicen en el poder. No les demos ocasión para comportarse como los despreciables otorongos que ya han demostrado que pueden ser. Ya estamos avisados.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!
.

martes, 5 de abril de 2011

HISTORIA: Que no se repita nunca más

Por Jorge A. Chávez Silva
Hay momentos aciagos en la historia de nuestra patria que quisiéramos que no hubieran sucedido nunca, que no quisiéramos recordar jamás, porque su acaecimiento produjo cambios en el devenir histórico que nunca terminaremos de lamentar.
El 5 de abril de 1992, hace 19 años, los peruanos asistimos estupefactos a un mensaje inusual y siniestro de Alberto Kenya Fujimori, quien con rostro duro anunciaba con un “Disolver…, disolver” el cierre del Congreso, en ese tiempo constituido por la cámara de Diputados y Senadores. Lo hizo con ayuda del Ejército, comandado por el “general victorioso” Nicolás de Bari Hermoza Ríos, y de la policía; de paso intervino también el Poder Judicial.

"Disolver..., disolver", siniestra frase que anunció el apocalipsis en la democracia peruana.

Este momento, que la historia conoce como “el autogolpe de 1992”, significó la disolución violenta y anticonstitucional del Poder Legislativo, del Judicial, la toma de varios medios de comunicación y la hostilización y secuestro de varios congresistas depuestos.
Libre de las trabas que significaba un congreso opuesto a sus designios y de los medios que criticaban sus acciones, que contrariaban todo lo que había ofrecido en su campaña electoral, el dictador anunció pomposamente la instauración del “Gobierno de Emergencia y Reconstrucción Nacional”, con la mira de reorganizar, en base a sus intereses, el Poder Judicial, el Consejo Nacional de la Magistratura, el Tribunal de Garantías Constitucionales y el Ministerio Público.
Detrás de la decisión del japonés al que creíamos peruano estaba la siniestra figura, todavía oculta, de su socio, Vladimiro Montesinos. Se completaba así la trilogía macabra que perpetró y nos impuso una década de oprobio, un camino lleno de violaciones a los derechos humanos, secuestros, asesinatos, incursiones punitivas a las universidades del país, con los resultados que aún hoy todos lamentamos.
Antes de que el sátrapa anuncie su decisión, se había montado un clima favorable a la ruptura democrática. La sucia tarea estuvo a cargo de algunos medios adictos al régimen, como los diarios que dirigían los Wolfenson, quienes se encargaron de ridiculizar y criticar, como opositores al progreso del país, a los miembros de uno de los poderes más vulnerables del Estado, como es el Congreso, que en ese tiempo, como ahora, tenía miembros impresentables, los comepollos, lavapiés, planchacamisas, dormilones, mataperros, etcétera, de entonces.
Este bombardeo mediático produjo una reacción favorable de las masas manipuladas a las decisiones antidemocráticas del fujimontesinismo y sobrevino la guerra de baja intensidad contra Sendero Luminoso y la aparición de grupos de exterminio como “Colina”, encargado, con órdenas oficiales, de asesinar a los opositores del régimen y a todo aquel sospechoso de terrorismo.
Al mismo tiempo se debilitó aún más la estructura social y política del país, los miles de despedidos por la privatización de las empresas del Estado, la precarización de las condiciones de vida de la población y la consecuente creación de programas asistenciales destinados a conseguir el clientelaje político que hasta ahora perdura como el fondo político, el "voto duro", que apoyará a Keiko Fujimori.

"Non sancta", Keiko, o Kako, la verdadera loba con piel de cordero (pintura de Fernando Botero)

Después vino la reforma de la Constitución que permitiría al tirano reelegirse tantas veces como quisiera, saquear el país y gobernarlo a su libre albedrío, hecho que fue denunciado por la misma Susana Higuchi, su esposa, que dio un ejemplo de coraje que ennoblece a la mujer peruana. Este gesto le costó ser defenestrada en su papel de primera dama, cargo en el que fue colocada, complacida, la ahora candidata del fujimontesinismo, que en ese momento no supo comportarse como hija y prefirió el poder del dinero mal habido.
Los afanes vitalicios del dictador japonés fracasaron cuando estaalló el escándalo de los vladivideos. Su huida cobarde y la renuncia por fax a la presidencia de la República, en un hecho que los peruanos no debemos olvidar jamás. Felizmente la justicia se impuso al final y los protagonistas de este atentado contra la democracia están donde deben estar: purgando cárcel por 25 años, lo mismo que algunos de sus cómplices, porque otros siguen prófugos.
Hoy es un día que debemos recordar con tristeza e indignación. El 5 de abril de 1992 fue producto de circunstancias que no deben repetirse jamás y la forma más eficaz de protegerse es evitando que los herederos de este exabrupto ingresen al gobierno del Perú, ya sea en el Poder Ejecutivo o en el Legislativo. Por el bien del Perú y de la democracia, hay que cortarles las alas, porque si hay algo de lo que ellos carecen es de espíritu democrático.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN
.

sábado, 2 de abril de 2011

ELECCIONES: La mejor foto de la campaña

Esto le pasa a este cuy por mercenario. Al pobre nunca le enseñaron que a los Felipillos, tarde o temprano, les cae la quincha. Y ahora quién podrá salvarte, ¡bricherito...!

Los perros de Cerro San Cosme, un modesto pueblo joven del Perú, casi hacen chichirimico a la mascota de Mr Estafador, que se hace llamar Atrasador (de los intereses de su ex patria, el Perú). Haga clic en la foto.

Aunque dicen que el pobre Cuy ha confesado a sus amigos que ni loco él votaría por el gringo. A divulgar esta imagen, que sin duda es la mejor de esta alucinante campaña electoral.


¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!
.

viernes, 1 de abril de 2011

HISTORIA: La liquidación de Susana Higuchi

Keiko Fujimori, además de que es hija del dictador condenado por asesinatos y corrupción, también fue hija de una mujer digna e íntegra. Una mujer que fue liquidada física y psíquicamente por el sátrapa, pero también por su hija Keiko, que fue cómplice del maltrato que su madre sufrió, al punto que la suplantó como "primera dama". Qué nuestros lectores juzguen esta historia humana que pinta de cuerpo entero a sus protagonistas.


LA HISTORIA DE SUSANA HIGUCHI





Una historia que hay que difundir.
.

CENTENARIO: La devolución de las reliquias de Machu Picchu.

Por Jorge A. Chávez Silva, "Charro"
Hace algunos años, algunos jefes de las antiguas tribus norteamericanas que ahora viven en las reservas en las que los confinaron los sucesivos gobiernos de Estados Unidos, abordaron un avión en el aeropuerto de Nueva York, rumbo a Europa. Al llegar al aeropuerto de Madrid, al ser interrogados por una agencia noticiosa sobre el motivo de su viaje con atuendo tan original, contestaron:
-Hemos venido a descubrir Europa.
De esta manera ironizaban el tan cacareando “descubrimiento” de su propia tierra, que por cierto ya estaba descubierta y poblada, por "conquistadores" de una cultura diferente que se tomaba las atribuciones del más fuerte para considerar “salvajes” o “incivilizados” a los "descubiertos", por el simple hecho de que eran diferentes.
El gesto de los jefes norteamericanos era, además, una forma de protesta por el hecho de que el acto prepotente de “descubrir”, se tradujo en el expolio y exterminio físico y cultural que sufrieron tantas civilizaciones de nuestro mundo antiguo, a manos de los “civilizados” y “cultos” europeos que nos dejaron consecuencias que hasta ahora estamos sufriendo.

La maravillosa ciudadela de Machu Picchu en el lente del gran Martín Chambi.

Nuestro país ha sido, y es, víctima de muchos “descubrimientos”, que finalmente terminan con la desaparición de las etnias y culturas autóctonas "descuibiertas", con todo el acerbo cultural que poseían: arquitectura, cerámica, orfebrería, lenguas nativas, etc. Todos los actos vándálicos que los desarrollados "descubridores" practicaron, y practica, en nombre del rey, de la religión, de la civilización, o lo que fuera, llevaron, y llevan, al exterminio a muchos de nuestros compatriotas y a la extinción de su cultura.
Uno de los “descubrimientos” más sonados de la época moderna fue el de la ciudadela inca de Machu Picchu, acto perpetrado por el político estadounidense Hiram Bingham, en 1911. Digo perpetrado porque las ruinas había sido ya "descubiertas" por el hacendado Agustín Lizárraga, propietario de las tierras en donde se asentaban las famosas ruinas, a quien sus “indios” habían conducido al lugar en donde yacía oculta por la maleza de siglos la famosa ciudad de piedra.
Esta gracia del descubrimiento de Bingham nos costó caro, porque además de servirle como catapulta para hacerse elegir senador y personaje conocido en todo el orbe, Bingham se llevó “prestadas por 18 meses” las reliquias que encontró durante las excavaciones -un conjunto de objetos cuyo número y valor quizás nunca conoceremos- para que sean estudiadas en la Universidad de Yale. ¡Vaya si serían difíciles de estudiar estos objetos que la devolución ha demorado casi un siglo! Decididamente los gringos siempre nos hacen cholitos a los peruanos, por lo que, esta claro, debemos desconfiar de cualquier político que asuma las características del gringo, al punto de hablar estropajosamente. ¡Un gringo es un gringo, así se disfrace de cuy!

El demagogo desmemoriado. Caricatura de Carlín

El escándalo es que los estudiantes de la Universidad de Yale necesitaban un siglo más para estudiar las piezas de Machu Picchu y que en el inicio del actual mandato de Alan García firmaron un convenio con una comisión, presidida por el súper ministro aprista Hernán Garrido Lecca, para postergar la devolución por cien años más. Menos mal que el presidente, como ya es costumbre en él -sino recordemos el caso del indulto a Crousillat-, rectificó la acción y exigió la devolución de las reliquias. Mucho más si, en este año en que se cumple el centenario del “descubrimiento” de Bingham, esto podía servirle como argumento político.
Esta intención explica la parafernalia con que fue recibido el primer lote de la devolución, con gran despliegue de fuerzas policiales, vehículos motorizados, enormes pancartas, altavoces y, por todos lados, el conocido logotipo que pretende engañar a los peruanos : “El Perú avanza”.
Definitivamente los políticos no tienen remedio, sobre todo los apristas, ahora que ven peligrar su existencia como partido, en el caso merecido de que no pasen la valla del 5 %, apelan a todo, a cualquier cosa. Con tal de hacerse reelegirse intentan cohechar al pueblo via regalos, se tarrajean con photoshop en sus fotos electorales, faltan a sus deberes congresales, usan las oficinas del congreso como locales de campaña y hasta comercian políticamente con las reliquias de Machu Picchu y su dudoso “descubrimiento”. Un “descubrimiento” que para nosotros solo existió en la mente sojuzgada de quienes creen que los extranjeros nos “descubren” y son mejores que los peruanos.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!
.