martes, 28 de junio de 2011

CANTACLARO: La ansiada carretera a Cajamarca

Por Constante Vigil
Celendín
Desde tiempos pasados la construcción de la carretera fue una necesidad vital para el desarrollo de Celendín. En los primeros tiempos los viajes a diferentes ciudades se hicieron a lomo de bestia y en caravanas, denominadas arrierías, para protegerse de los bandoleros que asolaban la región.
En 1926 se empezaron los trabajos de construcción de la carretera hacia la capital del departamento, mediante el sistema de “Conscripción vial” o “Servicio de caminos”, instaurado por el presidente Augusto B. Leguía en la Ley Nº 4130, dada en 1920. En la fotografía se puede apreciar la alegría de los celendinos de la época construyendo su propia carretera.

Celendinos construyendo la carretera en 1926. (Foto archivo CPM)

Esta vía permaneció tal como la hicieron nuestros antecesores por muchos años, sin que las autoridades de turno hicieran nada por mejorarla. A lo más parchaban algún bache o reparaban algún derrumbe y con eso creían que tranquilizaban su conciencia y cumplían con su deber.
Los últimos gobiernos como el de Toledo y Alan García lanzaron con bombos y platillos programas viales de asfaltado en diferentes lugares de la república y el proyecto de asfaltado Cajamarca-Celendín-Río Marañón fue uno de los que se pusieron en ejecución.
El primer tramo, ejecutado por COSAPI, fue un éxito que nos llevó a un entusiasmo que pronto devino en desilusión cuando el segundo tramo La Encañada-Cruz Conga fue concedido a la UNI, y se concretó la estafa que todos conocemos, delito por el que están denunciados el Presidente del Gobierno Regional de entonces, Luis Felipe Pita Gastelumendi, Juan Espinoza Ocoña, ex gerente regional; Luis Armando Cabello Arteaga, segundo vicerrector de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI); asimismo, Heddy Marcela Jiménez Yábar, ex jefa de la Oficina Central de Infraestructura de la UNI, y contra el Consorcio Supervisor Vera & Moreno Ingedisa, representado por Rogelio Quiroz Chávez y José Muñoz Arriz.
Ante tanta corrupción, cuyos tentáculos, de conocerse, serían muy peligrosos, el Gobierno Central decidió retomar el proyecto mediante el Ministerio de Transportes en el programa Pro vías, convocando a postores para el tercer tramo; ojo, como si ya se hubiese construido el segundo. El ganador ha sido el Consorcio Cajamarca Celendín que está formado por Ortiz Construcciones y Proyectos Sucursal del Perú, empresa que, a pesar de llevar el nombre de Celendín, es española.Empresa que ha presentado un presupuesto de 164 192 122, 00 nuevos soles para hacerse de la buena pro.
Esta compañía debió iniciar los trabajos en febrero, pero nuevamente se ha visto entrampado el proyecto por que COSAPI ha interpuesto un recurso de apelación aludiendo especificaciones técnicas no contempladas en el proyecto español. El gobierno regional ha desestimado por infundadas las objeciones de COSAPI y éstos han iniciado juicio. Como sabemos un juicio demora en nuestro Perú un montón de años y ya podemos ir despidiéndonos de la carretera.
Por otro lado está el reclamo de los canteros y los campesinos. Los primeros son los que se han visto perjudicados por la UNI, que tomó materiales de construcción (grava, arena, etc.) en terrenos de sus propiedades, y los segundos son agricultores que han sido mermados en sus terrenos por el nuevo trazo y extensión de la vía. Lógicamente que hay que pagarles, pero la pregunta es: ¿Alcanzará el saldo de la estafa de la UNI para pagar a estos señores, o se lo embolsarán los que ya sabemos?

Han pasado 85 años y aún no tenemos una buena carretera.

Ya es tiempo, celendinos, de parar tanto abuso e ignominia. Tenemos que tomar conciencia de que con gestiones personales u oficiales, compadrazgos y ruegos no vamos a conseguir nada. Si seguimos con esta molicie que tanto daño nos hizo en el pasado, podemos esperar sentado media centuria más, como ocurrió en el caso de la Irrigación de Agua del Toro.
Tenemos que organizarnos para tomar medidas radicales y demostrarles a nuestras autoridades que no se los ha elegido para que se paseen en las camionetas del municipio, ni de la región, ni de Yanacocha y menos para que estén en banquetes y francachelas con los recursos del pueblo. Ha llegado la hora: es ahora o nunca. La decisión la tenemos todos.


¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!
.

lunes, 27 de junio de 2011

POLÍTICA: Masacres a fecha fija

Por Raúl Wiener
Alan García tiene una cierta especialidad para matar en fechas simbólicas. 

La vez anterior fue la masacre de Bagua en el Día mundial del Medio Ambiente, originada en la decisión de desalojar con toda la fuerza disponible la carretera Jorge Basadre, en la llamada Curva del Diablo, dando origen a un sangriento enfrentamiento.
Ahora escogió el Día del Campesino (antiguo día del indio) para martirizar a Puno, con un saldo de seis muertos que además no sirvió ni siquiera para impedir la toma del aeropuerto que terminó de todas maneras en manos de los manifestantes y derivó en nuevos actos de violencia en Juliaca y Azángaro.
¿Qué le pasa a nuestro todavía presidente?
En los 80 un García con menos años y kilos en el cuerpo, pero con ínfulas parecidas a las actuales le dio a Sendero Luminoso la ocasión para instaurar el “día de la heroicidad” que conmemoraba la eliminación de 300 presos por la orden desbocada de un gobernante que quiso salvar un Congreso Internacional que se estaba instalando en Lima y lo hizo volar en mil pedazos.
Veintitrés años después una determinación casi idéntica llevó la muerte a Bagua y dos años después a Puno y Huancavelica, con el agravante de que en ambos casos el presidente apostó a alargar el problema como si los que bloqueaban las vías pudieran seguir eternamente ahí o como si creyese que por cansancio podía imponer condiciones para que pareciera que en algún sentido había también ganado en la puja o no había perdido tanto. Al final, por supuesto, el gobierno concluyó derogando las normas prograndes inversiones que defendió contra la razón política y social y llegó a la última etapa del conflicto bañado en sangre, acusado por todos los sectores y derrotado en sus propósitos originales. ¿Cómo explicar que ésta haya sido la línea de actuación de todos los conflictos a lo largo de este gobierno y que se acentúe hacia el final como si se quisiera hacer que la transferencia desemboque en un total caos?

Ayer, García dijo que: “el primer objetivo es garantizar una transición pacífica y el inicio sin problemas del presidente Humala, y es por eso que hemos transigido en algunas normas, ya publicadas, que dan solución cabal a todos los reclamos que se habían planteado”.
Pero entonces la pregunta es ¿por qué no lo hizo antes, en vez de tener que esperar casi una decena de muertos en muy pocos días? Y respecto a la interpretación de los hechos que imputa a “oscuros intereses políticos”, habría que interrogarlo a qué oscuridad se refiere, porque precisamente el caso de Puno es el de la disputa entre la agricultura permanente, el agua limpia y el sol brillante, contra la minería sombría y que dura lo que el mineral bajo la tierra.
Por no entender que el problema del agro y las comunidades realmente existe, o por imaginar que se resuelve imponiendo la concesión minera, el país del crecimiento da la apariencia en ciertos momentos de ser un campo de batalla donde las masas se alzan contra el Estado insensible y sordo, que usa sus armas contra el pueblo.
La esperanza es que esto termina el próximo 28 de julio.

Tomado del diario La Primera. Lima, 26 de junio 2011.

domingo, 26 de junio de 2011

MUNICIPALES: Asesinos Ecológicos

Por Franz Sánchez
Nada nos hacía presagiar que tras la frase “distrito ecológico”, se escondía la gran mentira que hoy revelamos a nuestros lectores. Y es que en innumerables artículos hemos protegido la defensa de los valores, de las costumbres, de la identidad, y sobre todo… de la vida, que se va extinguiendo, como el gentilicio "celendino", mal pronunciado en calles robadas, en conversaciones foráneas que versan de todo y de nada, de nada que signifique algo para el antiguo pueblo (Celendín), que ahora no es más pueblo y pretende ser una ciudad improvisada (pero ciudad al fin y al cabo, dicen, nótese la diferencia).
Desde esta franca trinchera, que es más tuya que mía, lector, escuchamos siempre el llamado de nuestra Patria Grande (Celendín), cada vez que indefensa gimió y nos llamó con un quejido que interpretamos del único que se puede interpretar el llamado de la tierra, como un llamado a la acción. Y nunca nos arrepentimos ni dudamos. Hicimos lo que teníamos que hacer.
Por ello fuimos llamados antimodernos, antiprogresistas y atrasados, fuimos amenazados por el nuevo poder económico enquistado, virulento y hediondo, el mismo que hoy baila una burda danza sobre el cuerpo, que ya es casi cadáver, del pueblo.
Frente a todo eso me apena y no deja de sorprenderme, la cultura barata de los “brazos caídos”, del “lo sé, pero qué se puede hacer”, o el muy frecuente: “No me interesa, al fin y al cabo no es mi tierra”.

Las viejas palmeras de Sucre, por tierra, asesinadas por las malos autoridades.

Y habría que preguntarse, ¿por qué...? ¿Por qué la ciudad improvisada y precoz, produce congestión vehicular con su sobrecirculación de moto-taxis? ¿Por qué todavía siguen ingresando vehículos pesados a la plaza de armas, mejor dicho al centro “histórico” (así duela y se me refute hasta el cansancio que se dice “centro no histórico”…, con esa magistral soberbia que emplea el ignorante con derecho a opinión, o el erudito transcriptor de libros robados, o el payaso en búsqueda de circo que se llena la boca de palabrerío sin nunca dejar de hambre a sus bolsillos)?
¿Por qué la televisión municipal sigue siendo mediocre y mentirosa, por qué no se transmiten las sesiones de Concejo (y se sigue tomando decisiones a espaldas del pueblo)? ¿Por qué se reciben millonadas de dólares para más cemento, a cambio de la muerte de nuestras lagunas naturales?
¿Por qué cuando alguien se opone a que lo privado decida sobre lo público, se le muele a puntapiés y se le propina un cargamontón mediático…? Hay tanto por qué sin respuesta.
¿No es acaso asesinar a los hermanos que viven en extrema pobreza en Rambrán, construir un Cristo mal imitado en la colina? ¿No es acaso asesinar la cultura, permitir que a “bocinazos” los camioneros callen a las danzas del Corpus Christi...?
¿No es tampoco sinónimo de matanza, condenar a los campesinos de Sorochuco a tener un hipermercado en Celendín mientras se les secan las lagunas y se apremia la licencia social, entre reuniones de medianoche, brindis y sonrisas, a bordo de camionetas facturadas por la minería corruptora?
¿No es asesino quien quita la vida a otro ser? ¿Acaso no lo es también quien autoriza desaparecer la vida, justificándose con la "remodelación"?
Si usted ha podido encontrar algunas respuestas en su mente, mientras leía este artículo, espero que también tenga la misma brillantez para concluir que este mundo necesita un camino diferente. La ruta de la destrucción, el asesinato y la miseria debe terminar.
Porque el mal se extiende del centro a la periferia. Vean lo que ocurre en el histórico Huauco. ¡Qué vergüenza saber que el lúcido pueblo de Sucre tiene a criminales ecológicos como autoridades edilicias! ¿Era necesario “matarse” a las dos bellas palmeras con más de 70 años de vida que adornaban su centro urbano, que acompañaron la historia huauqueña, con el pretexto de remodelar la plaza de armas?
No lo sé… No encuentro ninguna explicación. Trato de imaginarme argumentos, excusas, pretextos… y todos terminan derrumbándose, de forma no tan trágica como cayeron las palmeras, las que perecieron por la acción criminal, decidida por algún político ignorante y ejecutada por algún arquitecto inhumano y sin escrúpulos.
La imagen de arriba hablará a quienes no escuchen su propia lectura…

¡SOLANO OYARCE DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDÍN!
.

jueves, 23 de junio de 2011

HISTORIA: Cuando no existíamos ni en el mapa

Por Constante Vigil
Celendín
Hubo un tiempo en que nuestro querido Celendín no existía, ni en la realidad ni en los mapas, y esto en épocas no muy lejanas que digamos, hablando en términos históricos.
A fines del siglo XVII, un andariego y sabio religioso, el misionero jesuita Samuel Fritz (1654-1728) se lanzó en una empresa singular: cartografiar "El gran río Marañón o Amazonas", hacer tal vez el primer mapa completo de la cuenca amazónica en toda su extensión. En este empeño fue uno de los primeros en recorrer el Marañón en búsqueda de sus fuentes, en plenos los Andes peruanos.
Fritz, a pesar de que no tenía formación de cartógrafo y a los instrumentos primitivos que utilizó, logró hacer "un mapa relativamente preciso de la zona", como bien dice la Biblioteca Digital Mundial, donde el lector puede ampliar a su antojo la imagen hasta ver los más mínimos detalles del documento.
El mapa, que incluimos abajo (y que puede ser visto y estudiado en el enlace ya mencionado arriba), fue publicado en Quito en 1707 y reproducido luego muchas veces en Europa, , por supuesto, sirvió de base a la cartografía moderna de la región.
En él, una cosa llama la atención a un celendino: la inexistencia de nuestro pueblo en ese final del siglo XVII y comienzos del siglo XVIII. El cartógrafo, al remonar el curso del Marañón, dio cuenta de la existencia de Puerto Balzas, pero no de Celendín. En el lugar donde se fundaría nuestra ciudad, casi un siglo después, no había al parecer nada.
En el mapa consta, por supuesto, la existencia de Cajamarca, la de Chota, y al oriente del río, la de Chachapoyas, pero entre Puerto Balzas y Cajamarca, nuestro lugar es todavía el vacío, el limbo o la esperanza. Nuestros padres fundadores todavía estaban por llegar.

"El gran rio Marañon o Amazonas con la Mission de la Compañia de Iesus", mapa del el misionero jesuita Samuel Fritz (1654-1728). Para verlo en detalle, pulsar aquí.


.

martes, 21 de junio de 2011

PERSONAJES: El “Picho” Urteaga

Por Jorge A. Chávez Silva, "Charro"
Don Jorge Urteaga Tirado, cajamarquino de nacimiento, vino a Celendín a principios de la década de 1940, como comandante del puesto de la Guardia Civil de la provincia. Fue un tipo muy carismático y sociable que se hizo querer de toda la población, al punto que afirmaba ser un “shilico de corazón”.
Era, además de policía, un gran futbolista que se desempeñaba con propiedad en el armado del juego, dueño de un vistoso dribling, hizo las delicias de los aficionados que tuvimos el privilegio de verlo en acción. Jorge Urteaga se quedó en Celendín y contrajo matrimonio con Luisa Chávez Castaños y con ella tuvo a sus hijos: Nelly, Lully, Betty, Jorge, Socorro, Jaime, Max, Anita y Luis, quienes, como siempre ocurrió en Celendín heredaron de él el apodo.
La palabra “picho”, como me acotaba el otro día el amigo Javier Zárate Rojas, es de origen netamente cajamarquino y designa a una persona de talla pequeña, en Celendín empleamos la palabra “Pulucho” para lo mismo. El término picho se utiliza mayormente para los caballos pequeños: “Caballo picho”, por ejemplo.
La otra gran afición de Jorge Urteaga fue el teatro y en ese sentido hizo una amistad entrañable con mi padre y mi tío Humberto Chávez Pereyra, con quienes incursionaron en el teatro, presentando varias piezas de carácter cómico y satírico. En el cofre de mis recuerdos figura su imagen caracterizado como cualquier personaje para hacer reír a un público que siempre vio en él al tipo enjundioso y genial.Fatalmente un cáncer maligno acabó con su existencia y reposa en el cementerio de la ciudad que tanto quiso : Celendín.

En esta hermosa fotografía, seguramente captada por el lente de Venancio Díaz, figura Jorge Urteaga Tirado, flanqueado a su derecha por Humberto Chávez Pereyra y su izquierda por Antonio Chávez Pereyra. A los otros miembros de la benemérita Guardia Civil no los hemos podido reconocer.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!
.

viernes, 17 de junio de 2011

ESTUDIANTINA: Promoción 1963 Escuela de Mujeres Nº 89

A partir de la fundación de la Escuela Primaria de Mujeres “Nuestra Sra. De Fátima” Nº 89 y de la Escuela Primaria de Varones Nº 85 aparecieron las rivalidades entre las instituciones de nivel primario. El 81 y el 82, que son más antiguos, iniciaron la rivalidad con sus pares 85 y 89 respectivamente.
La rivalidad se establecía en todo orden de cosas, podía ser un concurso de matemática, de percentil ortográfico, de reinas de belleza etc. Siendo el deporte y los desfiles de fiestas patrias las máximas expresiones de esta rivalidad que tenía un lado positivo: obligaba a ser mejores mediante el entrenamiento y la práctica intensiva de cualquier disciplina.
Así como hemos presentado en nuestra sección ESTUDIANTINA a muchas promociones, especialmente de la Escuela de Mujeres Nº 82, ahora les presentamos la imagen de la Promoción 1963 de la Escuela Primaria de Mujeres “Nuestra Sra. De Fátima” Nº 89.
La Directora en ese tiempo era la profesora Belsaria Tavera de Pita y la profesora tutora de la sección es la Sra Julia Pinedo Cáceres de Sánchez.


Inauguramos a su vez un novedoso sistema de identificación de los personajes que figuran en esta hermosa fotografía que nos transporta en el tiempo.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!
.

domingo, 12 de junio de 2011

OPINIÓN: El Cristo de la Corrupción

Por Crispín Piritaño
Cuando, después de diez años de asedio, los griegos dejaron el caballo de madera frente a las doradas murallas de Troya, le dieron una lección de astucia al mundo. Los troyanos cayeron en la argucia de Ulises y franquearon las puertas al caballo, sin advertir que en sus entrañas se escondían los griegos que finalmente causaron la destrucción de su mundo.
En nuestro Celendín hubo un alcalde que de oídas supo de esta historia y nunca olvidó esa lección. Taimado y calculador como era, urdió la treta, la manera de tender una cortina (no de humo, sino de algo más consistente, como el cemento) para ocultar la corrupción que anegaba su gestión. Entonces contrató a un artista mediocre para que le construyera un monumento religioso que pusiera una venda sobre los ojos de la población, para que ésta se olvidara de las pillerías y desbarajustes económicos que dejaba como saldo de su gobierno.

El Cristo de la Corrupción, una imagen seudoreligiosa que jamás engañó a los celendinos que ven de verdad las cosas tal como son (foto archivo CPM).

Así, hace cinco años, surgió en Celendín el Cristo de la colina de San Isidro, que en realidad era el Cristo de los Ladrones y los Pillos, por los que los celendinos conscientes lo bautizaron como "El Cristo de la Corrupción". Se trataba de una mala copia, montada sobre un mirador enclenque, del Cristo del Corcovado, que vela sobre Río de Janeiro, en Brasil.
En el cerebro del alcalde, la imagen tenía que erigirse en un promontorio que la hiciera visible a toda la población, para así explotar los arraigados sentimientos religiosos que animaban a la gente. Sólo había dos puntos estratégicos que caían de perillas a tan aviesa intención: uno era el alto cerro de Jelig y el otro nuestra saqueada colina de San Isidro.
El entusiasmo del alcalde por Jelig tenía que ver con una ventaja contable: iba a elevar el monto de lo que se quería ocultar, pero el cerro que mira del otro lado al Marañón debió ser abandonado porque era muy alto, lo que obligaba a construir la estatua en proporciones enormes e implicaba dificultades de orden técnico y de estabilidad muy superiores a las capacidades de concepción y ejecución del artista, que, dígase de paso, ya tenía experiencia en ese menester, pues había elevado un Cristo similar en otro lugar del norte del Perú.
El alcalde y sus cómplices se decidieron entonces por instalar la imagen en San Isidro, una de cuyas laderas ya estaba corroída por la mina clandestina que la población conoce como "el hueco de la ignominia". No les quedaba otra opción que levantar el Cristo delante de la puerta de la vieja, tradicional y emblemática capilla de San Isidro. No importaba que la ocultara, que la anulara, porque de lo que se trataba realmente era de ocultar las cuentas del municipio.
El proyecto surgió ante la gente como de la nada, sin consulta previa a la ciudadanía y sin concurso ni licitación de propuestas, y la edificación se hizo entre gallos y medianoche.
Así apareció el Cristo de la Corrupción sobre Celendín, una imagen grandilocuente e inútil, un monumento no al hijo de la Virgen del Carmen, nuestra patrona, sino a la pillería del alcalde de marras, a su incompetencia e insensibilidad para atender los problemas más urgentes que aquejaban a la ciudad y la provincia. De lo que se trataba era de cubrir los malos manejos. Y hasta se puede decir que lo logró, que la lecciones de Homero le sirvieron al pícaro para cegar a los celendinos, a algunos celendinos, sobre el lado oscuro de su gestión.
Lo que jamás imaginó este alcalde de provincia es que años después tendría un discípulo y un émulo tan “conspícuo” como el mismo Presidente de la República. El obeso Crazy Horse, al parecer por los mismos motivos que inspiraron al alcalde de Celendín, está ahora construyendo su propio caballo de Troya, levantando un Cristo seudo religioso sobre la población con la esperanza de sembrar en ella la amnesia.
El Cristo de Alan, que el pueblo ya bautizó rápidamente como "El Cristo de lo Robado", va a ser súper dimensionado, como corresponde a la corrupción que pretende ocultar y al Ego Colosal de su inspirador, y se elevará en el histórico Morro Solar, en el distrito de Chorrillos, en Lima. Allí, donde se inmolaron miles de peruanos por defender la patria del odiado invasor.
Los peruanos así tendremos otra mala copia del Cristo del Corcovado, la tercera o cuarta tal vez ya, tan inútil y grandilocuente como el Cristo de la Corrupción de Celendín, imágenes que más de religión y fe nos hablan de las malas prácticas de quienes hipocritamente las construyen.
Por ello no nos sorprende que el mamarracho de Lima, "El Cristo de lo Robado", ya cuenta con la bendición del inefable Cardenal Juan Cipriani y de su monaguillo del Opus Dei, Rafael Rey Rey, tránsfuga compulsivo y también ex ministro que la historia peruana recordará como payaso y como cazador de palomas.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QU LE ROBASTE A CELENDIN!

.

jueves, 9 de junio de 2011

ESTUDIANTINA: Prom. Historia y Geografía 1969 – IPRC

Por Jorge A. Chávez Silva, "Charro"
Para calmar los ánimos después de tanta refriega electoral, extraemos de nuestro álbum de los tiempos dorados esta hermosa fotografía que, estamos seguros, a muchos les traerá gratos recuerdos. La mayoría de los que figuran en esta imagen ya están cargados de años y de experiencia y como tributo al tiempo han perdido la figura y algunos pelos, dejándoles los pensamientos a la intemperie.
Se trata de la Promoción de Historia y Geografía del Instituto Pedagógico Regional de Celendín, nuestra alma máter, que egresó en 1969 con el nombre de José Bernedo Oviedo, quien era un personaje ligado al Ministerio de Educación en ese entonces. El director de nuestra Institución era el recordado maestro Orestes Tavera Quevedo y los asesores de la promoción eran los profesores Manuel Paredes Gálvez y Manuel Silva Rabanal.
Muchos de estos profesionales alzaron vuelo para no regresar jamás al terruño, otros lo hacen de vez en cuando y unos pocos se quedaron a "desparramar" su didáctica, como decía el ilustre “Sheque”, en nuestra hermosa tierra.

Figuran en primera fila, en cuclillas, de izquierda a derecha, Luis Guillermo Zárate Rojas y Eliseo Armando Chávez Bardales, portando la banderola con el nombre de la promoción.
En segunda fila, de pie, Baldomero Villar Guerra, Jorge Abanto Sánchez, Rosario Díaz Villar, Isabel Salazar Sayaverdi, Angelita…., Olga Medina Bringas, Juan Díaz y Becher Humberto Araujo Oyarce. Atrás los profesores Manuel Paredes Galvez y Manuel Silva Rabanal, con ellos Elmer Silva Rabelo.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!
.

martes, 7 de junio de 2011

OPINIÓN: Fujimori nunca más

Por Jorge A. Chávez Silva, “Charro”
El título de este artículo no pretende ser revanchista, ni quiere atizar ningún rencor contra los perdedores de la segunda vuelta electoral realizada el domingo 5 de junio. Se refiere simplemente al grito de protesta que enarbolaron los participantes de la marcha realizada 26 de mayo a nivel nacional.

Mario Vargas Llosa y Ollanta Humala, los vencedores de las eleccines en el Perú.

Y lo sacamos a relucir porque estamos convencidos que en ese acontecimiento empezó la recuperación de la conciencia nacional y la memoria de los peruanos para no olvidar a la nefasta dictadura encabezada por los siameses Fujimori-Montesinos durante la década de los noventa y que pretendió perpetuarse en el poder gracias a manejos políticos ya grupos de poder cómplices de este lodo de corrupción en que navegaron los antipatriotas de entonces. La gran cantidad de manifestantes enfervorizados que gritaban ese lema me dio el convencimiento de que el Perú saldría ganador en esta oportunidad.
La feroz arremetida de los grupos de poder encarnados en el Comercio y los canales de televisión que recurrieron a todo para sembrar el miedo y la desconfianza, pretendiendo torcer la libre voluntad de los peruanos, nos hizo temer a los convencidos de la democracia de que un sino siniestro amenazaba al Perú si conseguían la reedición del peor régimen de nuestra historia y este temor aumentaba a medida que propalaban encuestas manipuladas que daban como segura ganadora a la hija del dictador.
Los congresistas fujimontesinistas, recientemente reelegidos empezaron a sacar los dientes, Martha Chávez amenazando al poder judicial, Luisa Cuculiza amagando con reformar a los universitarios en los cuarteles, Trelles, con cara de inocente, aduciendo que ellos mataron menos y el colombicida Rafael Rey Rey afirmando que no le constaba de que Montesinos sea un asesino y que la esterilizaciones a 300 000 campesinas y mujeres humildes no fue contra su voluntad, sino “sin su voluntad”.
Ellos no lo decían, pero dejaban entrever en sus palabras el verdadero rostro del fujimontesinismo: prepotente e intransigente con quienes no piensan como ellos, y , pese a que la candidata de la mafia ordenó que los llevaran al closet para que no la embarraran más, algunos de dieron maña para salir y meter de nuevo la pata. Estos errores, que los diarios adictos quisieron pasar por desapercibidos, fueron el primer indicio del despertar de los peruanos que realmente amamos al Perú y pretendemos vivir pacíficamente en democracia.
Tal parecía que estábamos viviendo los terribles momentos del fujimontesinismo, con su prensa parametrada y sus canales capturados propalando el miedo y la difamación contra el candidato de Gana Perú. Trajeron al Francotirador, convertido en esbirro esta vez, para que dinamitara a Ollanta, tal como hizo con Lourdes Flores, al oráculo brasileño Reinaldo Dos Santos para que vaticinara la victoria de la mafia y hasta se valieron del controvertido cardenal Juan Cipriani (“Los derechos humanos son una cojudez”) para que convirtiera el púlpito en una tribuna política predicando contra el nacionalismo.
Contra todas estas maniobras, el pueblo dio una lección de civismo y madurez, eligiendo a un peruano auténtico como nosotros para que rija los destinos de nuestra patria. Primera vez que la izquierda gana unas elecciones en el Perú y creemos que Ollanta y su equipo cuidarán de que las cosas mejoren en el país y que los postergados y más pobres tengan participación en la bonanza que tanto cacarea Alan García cuando se refiere a la economía del Perú. Por esto creemos que los grandes ganadores de esta elección han sido el pueblo peruano y la democracia.
Perdieron esta vez El Comercio y sus suplementos, el Correo, cuyo director Aldo M., no tuvo el coraje de anunciar la victoria nacionalista, la Razón y los pasquines de los Wolfenson, los canales 4, 2, 5, 9, Canal N, a quienes la Onpe favoreció con la propalación de la franja electoral, postergando al canal 11 que hacía oposición; RPP y su nefasto director Raúl Vargas; Jaime Bayly, que fracasó en su intento de demoler a Ollanta.
Perdieron también PPK, Mercedes Araoz, Luis Castañeda, San Román, Cipriani, Jaime de Althaus y hasta el propio Alan García que no pudo cumplir con su deseo de que no salga elegido quien no sea de su gusto.
Fue feliz el reencuentro de nuestro Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, quien asumió el compromiso con verdadero patriotismo y condujo de la mano a todos los demócratas a la gran victoria que hace avizorar un mañana lleno de esperanzas para el Perú.
Como información adicional adjuntamos el resultado electoral que nos alcanza nuestro amigo y colaborador Wilder Sánchez Sánchez.

RESULTADOS EN CELENDIN

A nivel provincial con el 100% de actas procesadas y 94.7% contabilizadas:
Ollanta Humala: 53.195%
Keiko Fujimori: 46.805%
A nivel del distrito de Celendín (ciudad de Celendín y caseríos del distrito), al 100% de actas procesadas y 95.5% contabilizadas:
Ollanta Humala: 62.181%
Keiko Fujimori: 37.819%
Distrito de Huasmín (100% de actas procesadas y 96.607% contabilizadas):
Ollanta Humala: 70.481%
Keiko Fujimori: 29.519%ç


¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!