miércoles, 10 de abril de 2013

PROVOCACIÓN: ¿La ministra Jara estuvo en Celendín?

Por Constante Vigil
Celendín

En lo que parece ser una maniobra para romper el clima de indignación que hay en Cajamarca contra el gobierno minero-militar de Ollanta Humala y nueve meses después del asesinato de varios celendinos por las fuerzas militares, ayer se anunció la presencia en Celendín de la ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Ana Jara.
La ministra habría llegado para inaugurar un Centro de Emergencia para la Mujer.  El anuncio provocó de inmediato la reacción de protesta de la población y en particular de las rondas campesinas, que estaban preparando una nueva subida a las alturas de Conga, a la zona de las lagunas amenazadas por la minera Yanacocha.
Decenas de pobladores salieran a protestar, para hacerle recordar a la visitante las muertes que hubo durante las protestas contra el proyecto Conga el 3 de julio de 2012, pero no pidieron acercarse a ella porque el grupo en el que se suponía que iba estaba blindado por un fuerte contingente policial.
La situación es extraña. Nadie vio a la ministra Jara en Celendín, sólo se vio un grupo de gente, seguramente pagada, protegida por la policía, que se supone protegían al alcalde, el traidor y nefasto Mauro Siles Arteaga, y a la visitante.
La población ahora duda con razón de que la ministra haya llegado efectivamente a Celendín. Si fue, en todo caso, estuvo bien escondida, dicen los shilicos burlones, estuvo bien protegida por su portátil y por el medio millar de policías que ocupan la ciudad. Hay la posibilidad de que no haya ido, de que simplemente Jara no estuvo en Celendín y todo no ha pasado de ser una maniobra publicitaria del gobierno, que prepara la llegada de Nadine Heredia a Cajamarca.
Sea como sea, ayer el martes por la tarde, a eso de las 5 pm, como la protesta se acentuaba, según se informó en Nueva DjRadio de Celendín, los policías se lanzaron a reprimir a los manifestantes, produciéndose un enfrentamiento que dejó varios personas heridas y contusas, entre ellos una joven y un profesor. ”Estamos afectados por las bombas lacrimógenas, el gas ha ingresado a nuestros estudios”, señalaron los locutores.
Por su lado, la presidenta de las Rondas Campesinas de Celendín, Jenny Cojal, manifestó que la manifestación estaba planificada, pero con el objeto de pedir apoyo y víveres para que este miércoles diversas delegaciones campesinas puedan subir a las lagunas que pretende afectar el proyecto megaminero Conga, de Yanacocha.
“En complicidad con el alcalde de Celendín, Mauro Siles, han reprimido a nuestra gente. Nos han dado una sorpresa, nueve meses después de la muerte de nuestros hermanos. Rechazamos la presencia de la ministra porque sabemos que el gobierno está tratando de comprar a nuestra gente trayendo regalos”, dijo la dirigente.
De este modo, nueve meses de los crímenes perpetrados contra los ciudadanos celendinos, el gobierno entreguista de Ollanta Humala ha enviado al parecer a Ana Jara a esta ciudad, en un claro acto de provocación y con un mensaje subliminal que la población ha comprendido cabalmente.
Se trata de comprar y engañar a la gente con regalos, tal como intenta hacerlo la minera, de desviar la atención de la opinión pública sobre la protesta justa de los cajamarquinos sobre el proyecto Conga, lesivo para la salud de miles de pobladores de la zona de Minas Conga y anexos.
El repudio manifestado a la ministra por la población de Celendín, que le recordó que el gobierno no había hecho nada por sancionar a los responsables de la masacre del fatídico 3 de julio de 2012, ni ha resarcido a los deudos de los caídos, ni ha solucionado el problema de los muchos heridos que dejó la criminal actitud fratricida del ejército y la policía contra otros peruanos, ha sido más que claro.
Es una muestra de la poca credibilidad que merecen los funcionarios de un gobierno felón, entreguista y mentiroso, que de nacionalista solo tiene el nombre. Es gesto de la población ha sido muy significativo, mucho más cuando se trata de una funcionaria muy cercana al entorno familiar del inquilino de palacio de gobierno.

Fotos de los incidentes:

La población que protestaba no pudo acercarse al grupo en que supuestamente estaba la ministra.
 
Profesor herido, recibió un varazo en la nariz.

Esta joven también golpeada por los policías al servicio de la minera.

Una novedad. Los celendinos han visto sorprendidos que el serenezgo ahora luce uniformes y equipos mejores incluso que los de la policía. Al parecer son policías equipados por la minera.

Esto en cambio no es una novedad. una vez más, el sinuoso Mauro Siles Arteaga, alcalde de Celendín, huyendo de sus conciudadanos, protegido por la policía, incapaz de dar la cara por sus múltiples traiciones.


¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN. CONGA NO VA Y NO VA!





1 comentario:

Anónimo dijo...

Es menester indicarle al autor que es falso su escrito, seria mejor que se entere mejor de las cosas, no dañe ni engañe a la población.