viernes, 26 de abril de 2013

RETRATO: Alan García al desnudo, por un compañero

Señal de Alerta, 26-4-2013

¡VANAGLORIA DE UN CERDO!

Por Herbert Mujica Rojas
En un país latinoamericano hay un voluminoso individuo cuya megalomanía es enfermiza. Gárrulo hasta la más íntima y grasosa célula acaba de noticiar a sus connacionales que si es necesario -dice el porcino- postulará para presidente.
La obsequiosa entrevista la planteó la CIP (Cadena Internacional de Puercos) y en ella el señor Cerdo se despacha con artera voz contra quienes él considera carecen de posibilidades en sus querellas internacionales. Como si no lo supiéramos nos advirtió que él no forma parte de La Haya. Es obvio que una corte de tan alto prestigio no admite a sospechosos de enriquecimiento ilícito y a firmantes de indultos a narcotraficantes, es decir de criminales.
 .
"Gruesos sectores tan sólo a la pronunciación de su nombre, asocian su existencia al robo, a la estafa, a la mentira, al crimen".
El señor Cerdo gana por ausencia no por competencia. Sus áulicos son de una mediocridad espantosa, no hablan: regurgitan cuanto insinúa, con ajos y cebollas, el obeso de marras. Tampoco pueden hacer mucho más: ¡sus prontuarios están bajo siete llaves y él conoce al dedillo cada uno de estos y sabe cómo hacerlos llegar a los miedos de comunicación, eslabones -bien rentados- de una proterva misión estupidizante urbi et orbi.
El país latinoamericano sobre el que discurrimos está anegado de análisis sobre la corrupción. Cada quien hace su agosto y la nombra y apostrofa a su gusto y ¡hasta cobra pingues dólares o euros o en especie con viajes y cursitos en el exterior! Curiosamente al ser parte del ADN social ya no necesita de etiologías sino de su ¡pulverización total! Y esto constituye ¡también! la eliminación de sus vectores en forma de políticos.
Del párrafo anterior puede colegirse una realidad bárbara: ¡un pueblo conoce tanto la corrupción, la padece, sufre sus consecuencias pero la considera NORMAL y parte de su vida! La pregunta adviene sola y firme: ¿es normal que una sociedad repute a la miasma como una forma de existencia desde el nacimiento hasta la muerte? Sospecho que la respuesta es simple y palmaria: ¡de ninguna manera!
En este lodazal de ambiciones y vanidades inmensas, el señor Cerdo se siente como Pedro en su casa: destroza a quien puede, usa a todos y para ello ha logrado la arquitectura de un imperio del mal que expolia dineros públicos cada vez que accede a la administración gubernamental. Decir "al poder" sería de estulticia mayúscula, ningún presidente tiene siquiera barruntos de poder, tan sólo ordena y reordena. Los núcleos purulentos desde el exterior determinan qué producir, en qué cantidad, con qué empresas contratar y cómo y para quién dar las estabilidades jurídicas a que son tan proclives sujetos como el señor Cerdo que una vez advirtió que no había que mencionar mucho a los australes "porque podían molestarse". Y en la entrevista para CIP ha reiterado su lacayismo puesto también de manifiesto en la propaganda que hace para que unas empresas se hagan de concesiones. ¡Un ex presidente de vocero servil de patrones que pagan bien, tanto que así pudo comprarse una casita de 1 millón de dólares!
Parte del diseño difusor de la campaña del señor Cerdo lo constituyen sus folletos plagados de mentiras y propuestas fundamentalistas en que hace apología de la globalización. Es legítimo, sin duda. Lo que hasta hoy no puede demostrar aquél es de dónde salieron los fondos para sus numerosas propiedades en la Ciudad Luz, para un tren de vida desenfrenado con autos de más de US$ 100 mil dólares, viajes al por mayor, etc. De la obesidad no hablemos, es propio de un porcino que se respeta a sí mismo, pasear una ancha contextura.
El señor Cerdo alienta una dinámica por la cual desea involucrar a diversas instituciones. Dice que no le observan el debido proceso en la Comisión legislativa que ausculta su gestión cuando estuvo de paso, siempre obsequioso de dádivas que quebrantan penas por doquier, en el Gran Salón Administrativo de gobierno. Pero no las tiene todas consigo. Dólares y euros posee al por mayor pero gruesos sectores tan sólo a la pronunciación de su nombre, asocian su existencia al robo, a la estafa, a la mentira, al crimen.
No hay hombres providenciales a quienes la voluntad divina ha señalado como los artífices de la revolución o del cambio en cualquier nación. El señor Cerdo, fiel a su estirpe zoológica, no lo cree así y lo ha manifestado ante los sureños. ¿Creerá el susodicho que todos practican la mayordomía doctoral que sus adláteres demuestran en cada suspiro o mirada rapaz?
Bah, nada más y nada menos que la ¡Vanagloria de un Cerdo!

Fuente: Señal de alerta
.

miércoles, 10 de abril de 2013

PROVOCACIÓN: ¿La ministra Jara estuvo en Celendín?

Por Constante Vigil
Celendín

En lo que parece ser una maniobra para romper el clima de indignación que hay en Cajamarca contra el gobierno minero-militar de Ollanta Humala y nueve meses después del asesinato de varios celendinos por las fuerzas militares, ayer se anunció la presencia en Celendín de la ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Ana Jara.
La ministra habría llegado para inaugurar un Centro de Emergencia para la Mujer.  El anuncio provocó de inmediato la reacción de protesta de la población y en particular de las rondas campesinas, que estaban preparando una nueva subida a las alturas de Conga, a la zona de las lagunas amenazadas por la minera Yanacocha.
Decenas de pobladores salieran a protestar, para hacerle recordar a la visitante las muertes que hubo durante las protestas contra el proyecto Conga el 3 de julio de 2012, pero no pidieron acercarse a ella porque el grupo en el que se suponía que iba estaba blindado por un fuerte contingente policial.
La situación es extraña. Nadie vio a la ministra Jara en Celendín, sólo se vio un grupo de gente, seguramente pagada, protegida por la policía, que se supone protegían al alcalde, el traidor y nefasto Mauro Siles Arteaga, y a la visitante.
La población ahora duda con razón de que la ministra haya llegado efectivamente a Celendín. Si fue, en todo caso, estuvo bien escondida, dicen los shilicos burlones, estuvo bien protegida por su portátil y por el medio millar de policías que ocupan la ciudad. Hay la posibilidad de que no haya ido, de que simplemente Jara no estuvo en Celendín y todo no ha pasado de ser una maniobra publicitaria del gobierno, que prepara la llegada de Nadine Heredia a Cajamarca.
Sea como sea, ayer el martes por la tarde, a eso de las 5 pm, como la protesta se acentuaba, según se informó en Nueva DjRadio de Celendín, los policías se lanzaron a reprimir a los manifestantes, produciéndose un enfrentamiento que dejó varios personas heridas y contusas, entre ellos una joven y un profesor. ”Estamos afectados por las bombas lacrimógenas, el gas ha ingresado a nuestros estudios”, señalaron los locutores.
Por su lado, la presidenta de las Rondas Campesinas de Celendín, Jenny Cojal, manifestó que la manifestación estaba planificada, pero con el objeto de pedir apoyo y víveres para que este miércoles diversas delegaciones campesinas puedan subir a las lagunas que pretende afectar el proyecto megaminero Conga, de Yanacocha.
“En complicidad con el alcalde de Celendín, Mauro Siles, han reprimido a nuestra gente. Nos han dado una sorpresa, nueve meses después de la muerte de nuestros hermanos. Rechazamos la presencia de la ministra porque sabemos que el gobierno está tratando de comprar a nuestra gente trayendo regalos”, dijo la dirigente.
De este modo, nueve meses de los crímenes perpetrados contra los ciudadanos celendinos, el gobierno entreguista de Ollanta Humala ha enviado al parecer a Ana Jara a esta ciudad, en un claro acto de provocación y con un mensaje subliminal que la población ha comprendido cabalmente.
Se trata de comprar y engañar a la gente con regalos, tal como intenta hacerlo la minera, de desviar la atención de la opinión pública sobre la protesta justa de los cajamarquinos sobre el proyecto Conga, lesivo para la salud de miles de pobladores de la zona de Minas Conga y anexos.
El repudio manifestado a la ministra por la población de Celendín, que le recordó que el gobierno no había hecho nada por sancionar a los responsables de la masacre del fatídico 3 de julio de 2012, ni ha resarcido a los deudos de los caídos, ni ha solucionado el problema de los muchos heridos que dejó la criminal actitud fratricida del ejército y la policía contra otros peruanos, ha sido más que claro.
Es una muestra de la poca credibilidad que merecen los funcionarios de un gobierno felón, entreguista y mentiroso, que de nacionalista solo tiene el nombre. Es gesto de la población ha sido muy significativo, mucho más cuando se trata de una funcionaria muy cercana al entorno familiar del inquilino de palacio de gobierno.

Fotos de los incidentes:

La población que protestaba no pudo acercarse al grupo en que supuestamente estaba la ministra.
 
Profesor herido, recibió un varazo en la nariz.

Esta joven también golpeada por los policías al servicio de la minera.

Una novedad. Los celendinos han visto sorprendidos que el serenezgo ahora luce uniformes y equipos mejores incluso que los de la policía. Al parecer son policías equipados por la minera.

Esto en cambio no es una novedad. una vez más, el sinuoso Mauro Siles Arteaga, alcalde de Celendín, huyendo de sus conciudadanos, protegido por la policía, incapaz de dar la cara por sus múltiples traiciones.


¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN. CONGA NO VA Y NO VA!





jueves, 4 de abril de 2013

OPINION. La locura galopante de Crazy Horse

Por Crispín Piritaño
Realmente Crazy Horse está cada vez más crazy. Comete cada patinada: el puntapié a Lora, la cachetada al estudiante Richard Gálvez, al ciudadano que le gritó “revocador”, deslices que según los psiquiatras son propios de su ego colosal. Pero lo que más le duele es su confidencia al no menos controvertido Jaime Bayly: “No seas cojudo, hombre, la plata llega sola” le habría comentado al “tío terrible”, cuando éste buscaba un vientre de alquiler para su pretendida candidatura presidencial. Este extraño desliz, que los psiquiatras califican como un acto fallido salido de la subconsciencia por falta de Li, creemos que será su cuchillo, el arma que esgrimirán sus contendores políticos para impedir su retorno al sillón presidencial.
.
El cuento más increíble del mundo...
Y es que todo el mundo se preguntaba ¿Cómo era posible que la plata llegara sola? ¿Será que vivimos, sin siquiera sospecharlo, en el país de las mil y una noches, en el que solo basta frotar una lámpara, un anillo, o pronunciar las palabrás mágicas de “ábrete sésamo”, para que broten de la nada, riquezas inimaginables? Nadie podía imaginar cómo era posible tal prodigio, hasta que por algún lado tendría que brincar la liebre y ofrecer la clave del acertijo: el último domingo, un canal de Tv soltó la primicia: el secreto residía en la liberación de más de 5000 reos, entre los más granado de los narcotraficantes y choros calificados, de esos que roban con agravantes.
Y es que nadie con más de dos dedos de frente puede creer lo que dice el gatillero Morís (asi se pronuncia su nombre en francés) Murder: que el gordo Crazy tiene un corazón tan grande como su panza y que de buena gente liberó a esta aristocracia del crimen, porque le daba pena que estén presos mirándose las caras y había que despenalizar las cárceles del país y que solo por esto están sus detractores armando un escandalete.
Lo que pasa es que tanto Crazy, como Morís, creen que los peruanos somos, para usar su propia expresión, unos reverendos cojudos, que nos estamos chupando el dedo para creer que solo fueron sus buenas intenciones las que lo llevaron a indultar y conmutar las penas de tantos malandrínes que ahora andan sueltos en plaza, haciendo de las suyas para recuperar lo que pagaron por su libertad. Así como lo lee, amigo lector: Hay que ser bien coj…inova para no saber que fracturaron manos para que les abran las jaulas. O pensar como Fernanda del Carpio en “Cien años de soledad”: Si se lo creyeron a la biblia ¿por qué no creer en las palabras de Crazy?
Ahora todo el mundo lo sabe: al conjuro mágico de “Plata llega sola” fueron apareciendo diversos faenones como los indultos, el banco BCCI, los petroaudios, el tren eléctrico, el estadio nacional, los colegios emblemáticos, las concesiones mineras de última hora, como la que otorgó irresponsablemente a los ecocidas de Newmont Minning y sus cómplices de Buenaventura para que destruyeeran a Cajamarca y Celendín y tantos otros chanchullos con los que fue posible amasar tanta riqueza y hasta comprarse castillos de verdad.
Pero lo que más joroba es que  Crazy pretenda victimizarse con el histrionismo que lo caracteriza. Afirma sin empacho que le quieren impedir el camino a la presidencia el 2016 y encima conmina al inquilino de palacio a indultar de una vez por todas al otro corrupto que está enjaulado en la dorada Dinoes. ¿Pensará que tiene posibilidades después de tanta corrupción y robos que protagonizó durante sus dos mandatos? En las elecciones pasadas triunfó con los votos de los jóvenes y los amnésicos que olvidaron al peor gobierno de la historia, que como secuela nos trajo a la corrución sistematizada del japonés y Montesinos. Ellos se olvidaron de las colas y de los sufrimientos que tuvimos que pasar los subrevivientes de esos dos gobiernos. Pero ahora, sabiéndolo, hay que refrescarles constantemente la memoria y decirles que gobiernos corruptos y ladrones como los de Crazy y el renunciante por fax, ¡Nunca más!

lunes, 1 de abril de 2013

OPINION: Con el diablo bajo la sotana


Por Jorge A. Chávez Silva
Una autoridad eclesiástica como Cipriani, muy cuestionado por sus actitudes que contradicen abiertamente el espíritu cristiano, carece de base moral para emitir opiniones que, por su impertinencia, contribuyen a polarizar más a los peruanos en un asunto que es muy peliagudo y merece analizarse desde todos los puntos de vista: el pretendido indulto del ex dictador Alberto Fujimori.
Un cardenal muy alejado de su misión apostólica.
Y es que el alineamiento del Cardenal con los vejámenes ocurridos durante la década que gobernó Fujimori lo identifican tal cual es; un digno seguidor del Opus Dei, que en nombre del anticomunismo hace tabla rasa de los postulados de la Iglesia y avala desde el púlpito a una dictadura tenebrosa cuyos crímenes que dia tras día se van descubriendo. Ponen de manifiesto el poco respeto a los derechos humanos y ninguna pizca de humanidad ni compasión del prelado, sentimientos que ahora reclaman los defensores del reo entre los cuales, claro está, están sus familiares. Los mismos que no dijeron nada en pro de su madre cuando era torturada en las mazmorras del SIN.
Para nadie es un secreto el silencio cómplice, demostrado por Cipriani ante las flagrantes violaciones a los derechos humanos cuando Noel Moral era jefe político militar de la zona de emergencia, negándose a recibir reclamos sobre derechos humanos y, negando todas las ejecuciones extrajudiciales llevadas a cabo en el cuartel Los Cabitos de Ayacucho, así como su custionada actuación en el asunto de la embajada japonesa.
Su expresión inquisitorial de que los derechos humanos son una cojudez, su actuación como oficioso abogado de delincuentes encarcelados por crímenes a la humanidad y de capellán voluntario de sermones llenos de groserías en los campos de torturas del regímen del dictador, desdicen de su condición de pastor de la iglesia católica y mucho más, lo colocan como el principal opositor de la iglesia, un feroz enemigo de sus feligreses en un país mayoritamente católico, a quien debe demostrar buen ejemplo. Cualquier joven que tenga dudas acerca de su vocación religiosa observará en la actitud de Cipriani, algo muy alejado de la profesión de fe cristiana. Sino que lo digan los estudiantes de la PUCP, contra quienes arremetió llevado, no por actitudes ideológicas basadas en la teología, sino por ambiciones puramente materiales. 
Sus opiniones acerca del indulto al ex dictador tienen mucho de interesadas y en todo caso parece ser una respuesta de agradecimiento al DS Nº 146-91-EP de 1991, publicado en El Peruano, firmado por Torres  y Torres Lara, como Premier, Boloña Behr, Ministro de Economía y Antonioli Vásquez, Ministro de Justicia, en el que se otorga, bajo categoría de “asignación personal”, libre de tributos, un monto equivalente al 100% de las remuneraciones totales de un ministro de estado a Cipriani, monto que naturalmente no sale de los bolsillos de los firmantes, sino de los impuestos que pagamos todos los peruanos.
Esta intrusión en asuntos políticos no es nueva en el cardenal y su posición, contraria a la mayoría de católicos en el Perú, contribuye a hacer más impopular el anhelo de los fujimontescinistas de ver liberado a su jefe.
Y decímos que es muy peliagudo este asunto porque no es cuestión de que el presidente Humala diga ni o no, que va o no va, como cuando se expresó con ligereza en el caso de Conga, sino que hay que examinarlo de acuerdo con los antecedentes del reo, primero,  de las intenciones que alienta para pedir esta gracia presidencial. No hay que olvidar su actitud como presidente prófugo, su insólita renuncia por fax, sus intentos de blindarse aspirando a un curul en el parlamento japonés, su regreso por Chile pretendiento recapturar el poder y los costos que significaron  extraditarlo al Perú para someterlo a juicio. Segundo, los tratados internacionales a los que el Perú está suscrito en materia de derechos humanos y crímenes de lesa humanidad y Tercero, los antecedentes que hay sobre indultos como en el caso de Crousillat en que García dio tremendo patinazo que lo obligó a reconsiderar el asunto.
Indultarlo ahora significa invalidar el nuevo juicio que tiene que afrontar el reo por el asunto de los diarios chicha que pende sobre él y cuyo dictamen contempla no menos de diez años de cárcel y perdonar de alguna manera la cuantiosa deuda  de millones que no ha devuelto. Esa parece ser la razón de la premura de los fujimontescinistas en obtener la libertad del ex dictador.