jueves, 17 de octubre de 2019

FOTOGRAFIA: La Familia Díaz Dávila

En esta fotografía excepcional, que nos ha llegado por cortesía de un amigo que prefiere el anonimato, figura en pleno la familia que conformaron don César Díaz y doña Petronila Dávila. Según nuestros cálculos, data de 1942 y seguramente fue tomada en el taller que tenía don César en el primer piso de la casa de las señoritas Horna, en el jirón Dos de Mayo, entre Unión y San Martín, frente a la casona en la que vivieron la familia Agustí Quevedo, casona que fue expropiada para ampliar la antigua Escuela No. 82.
Don César era un personaje de mucho talento, pues a sus dotes musicales aunaba su profesión de fotógrafo de arte. En su lente y en su archivo, cuyo paradero desconocemos, debe estar dormida, esperando la mano redentora que le dé el protagonismo que merece, una historia inédita del Celendín de la primera mitad del Siglo XX.


Figuran en la fotografía, don César en medio, a su derecha su esposa doña Petronila, y los hijos que tenía hasta ese momento: Venencio, el mayor, que en su juventud ingresó a la Guardia Civil, prestando servicios en el puerto de Chicama, donde tuvo familia; el segundo, en brazos de doña Petronila, César Augusto, profesor, músico, escultor, pintor y el único que siguió la huella de su padre ejerciendo en paralelo el arte de la fotografía; y, en el regazo de su padre, nuestro gran amigo Julio, gran guitarrista y compositor de muchas canciones relativas al terruño, entre ellas “Magdalena” y los himnos al Colegio Coronel Cortegana y el Himno a Celendín. Esta familia tiene entre sus miembros a connotados artistas como el talentoso Miguel Angel. Desconocemos la identidad de la señorita que acompaña a la familia y aparece en la foto con el vestido iluminado de rojo. (Jorge Chávez Silva, Charro)

sábado, 14 de septiembre de 2019

LITERATURA: Poetas celendinos fundadores

Publicamos un muy ilustrativo artículo del profesor Jorge Horna sobre la poesía celendina en el siglo XIX. Inicialmente fue publicado en el blog Chungo y Batán. (CPM)


Luceros madrugadores de mayo


Por Jorge Horna 

Cobijados bajo el sugestivo cielo de nuestra tierra, en el siglo XIX nacieron don Pedro Ortiz Montoya, don Pedro García Escalante “El Búho”, don Nazario Chávez Aliaga y don David Sánchez Infante, quienes se dieron a la tarea de escribir, de versificar los torrentes de imaginación e ideas para traducirlas en palabra embellecida.
Teniendo en cuenta la cronología de las fechas de nacimiento de estos poetas, aquí estos breves apuntes.


Pedro Ortiz Montoya (Celendìn, 1853) es el primer poeta shilico del que se tiene noticia; dedicado a la docencia en su tierra fue uno de los impulsores de la creación del colegio particular “Celendín”, que años después dio origen al colegio “Javier Prado” (hoy IE. “Coronel Cortegana”).
De su inspiración, un fragmento del poema:

A CELENDÍN

Lirio gentil que floreces
en las hermosas praderas,
que extiende a sus riberas
el coloso Marañón.
¡Celendín!, patria amada,
precioso edén encantado,
por ti siempre enamorado
latir siento el corazón

Del inca en la tierra clásica
formas la mansión querida,
preciosa perla escondida
en la región andina;
y un porvenir luminoso
te sonríe, patria amada,
en la tierra afortunada
el Perù septentrional.


Pedro García Escalante (Huacapampa, José Gálvez, 1886), solía usar el seudónimo “El Búho”. También fue docente y director de educación primaria en su lugar de origen. Dirigió publicaciones periódicas: “El Cometa”, “El Progreso” y otras.
Aquí dos estrofas de su poesìa:

PRELUDIO (Canto épico)

Yo, ante el recuerdo de tu patria historia
templar mi lira con fervor quisiera
si de la musa el cantar tuviera
el ritmo dulce que eterniza gloria.

Mi pobre musa con su ignota  lira
apenas puede preludiar su canto,
y sólo la fuerza del deber levanto
mi voz escasa que sin eco expira.

Y sólo acepta por su hazaña el canto
que es un poema que a tu historia adhiero,
y el recuerdo de tus glorias quiero
sublime lira mi poder no es tanto.


Nazario Chávez Aliaga (Huauco, Sucre, 1891). Se abocó al periodismo y dirigió el periódico “El Perú” en la ciudad de Cajamarca; ensayista y cronista de su época, devino en la actividad política, sus fluctuaciones al respecto son controversiales y polémicas. Publicó varios libros de poesía y abrazó la corriente vanguardista.
De don Nazario aquí un fragmento de su poema:

HORA GRIS

Es tarde. La lluvia cae lenta
Las sombras se acuestan muellemente en los llanos
La luz va muriendo en mi propia presencia
Y en mi alma ha clavado sus garras la tristeza…

Es tarde. La lluvia cae lenta,
el dolor golpea mi casa como un mendigo
el silencio grita como ganso en mi pecho
y una noble amargura se hospeda en mi alma.

Es tarde. La lluvia cae lenta,
no sé que soledad me ha invadido,
que al querer protestar de esa amargura,
agonizan mis palabras
como cisne en la sangre.


David Sánchez Infante (Sorochuco, 1895); este gran sorochuquino, para gloria de todo Celendín, desplegó en su corta existencia una actividad fructífera en aras de la justicia social y las reivindicaciones y las esperanzas populares. Fue docente en el colegio “Celendín” de aquellos años; propició en la ciudad un espacio educativo-cultural denominado “Asambleas Sabatinas”. Una de sus producciones literarias más logradas es El Nuevo Evangelio de Celendín. Dirigió con coraje, en Lima, la revista Integridad.
De Sánchez Infante esta muestra poética:

MI ANHELO

Si tú me preguntaras patria mía
cuál es única gloria que anhelo,
para que tú con amoroso celo
me la concedas, como madre, un día.

Emocionada el alma de alegría,
a ti que eres mi amor y mi consuelo,
con filial devoción y sin recelo
sólo de morir por ti, te pediría.

Morir, por defender tu sacrosanto
e inmaculado honor, en cruento duelo,
para que, en premio de que amo tanto

Y al brindarte mi vida toda entera,
me des por tumba tu bendito suelo,
y por mortaja tu feliz bandera.

.

viernes, 10 de mayo de 2019

ESCRITORES CELENDINOS: Alfonso Peláez Bazán

Un clásico de la narrativa shilica, "Querencia", de don Alfonso Peláez Bazán. (CPM)


Querencia
(Cuento)

Por Alfonso Peláez Bazán


Amarrado al tronco de un corpulento sapote —viejo hermano de la choza de don Juan Chalcahuana—, devora el mohíno su porción de fresca grama. Don Juan —¡valga Dios!— cortó del borde de la acequia las plantas más verdes y lozanas.
—Llévelo, pues, don Nemesio. Trato es trato. Ya sabe que todo de bueno tiene: manso, fuerte, bien avenido. En esta choza, señor, ¿quién podrá olvidarlo? Algo me consuela saber que pasa a buen "cristiano".
Don Nemesio Garrido se apresura a desatar el lazo del macizo tronco.
—Ojalá que todo sea cierto, don Juan.
La mujer y los hijos de éste se van tras el burro hasta la tranca, que al abrirse y volver a cerrarse, cruje extrañamente...
El vocerío alegre de seis chicuelos y la bulla jubilosa de tres hermosos canes reciben una tarde a don Nemesio Garrido. Tras muchos días, vuelve de nuevo a casa.
Todos reparan inmediatamente en el burro “mohíno.
—Es un magnífico burro, hijos míos.
Dos largas jornadas, atravesando la cuenca del Marañón, le han probado suficientemente a don Nemesio Garrido que, en efecto, dijo verdad don Juan Chalcahuana.
Luego se abre la tranca del extenso potrero para dar paso al burro de suave pelambre y bonachonas orejas. Allí se entropará con un caballo huaicho, un burro paclo, una vaca condorilla y un toro casullo. Y la cena humeante, junto al fuego rezongón, espera a don Nemesio Garrido.
Corrían los días. El gran burro mohíno soñaba en las tierras distantes y buenas… al tiempo que iba reconociendo todos los paraderos y todos los portillos.
Y la oportunidad no se hizo esperar demasiado. Una mañana, por el portillo más fácil, el burro mohíno saltó afuera del potrero.
Cuando don Nemesio Garrido, tras larga y afanosa búsqueda, encontró los rastros que hablaban, exclamó colérico:
—Ah, era volvedor…
Tres días después llega don Nemesio Garrido a casa de don Juan Chalcahuana. Junto al gallardo sapote está el ínclito volvedor.
—No me advirtió usted, don Juan, de tan fea maña…
Y don Juan responde con firmeza:
-No tuve ocasión de saberlo, don Nemesio. Era la primera vez que dejaba su querencia. Y quién iba a adivinar lo que había en sus adentros…
Con lentos giros mueve la cola el inefable burro.
—Me lo llevaré siempre. Antes, sin embargo, tendremos que “sacarle” la querencia. ¿Usted “sabe” eso, don Juan?
—No… Pero ya me lo imagino… —responde afligido el viejo Chalcahuana.
Y en efecto, al otro día, junto a la tranca, le “sacaron” la querencia al desventurado burro. Por los belfos, por los ijares, por las ancas, se la “sacaron” sangrante.
—Fuerte mal éste de la querencia, don Juan. Mas con “esto” no hay burro que no sane… y hasta la vista, don Juan.
Y partió don Nemesio, tirando de la ensangrentada soga, diríase que no un burro, sino una tragedia.
Dos días después, el caballo huaicho, el burro paclo, la vaca condorilla, y el toro casullo reciben de nuevo al burro mohíno. Se llenó de jubilosos gritos el extenso potrero.
Por si acaso, don Nemesio Garrido, reparó todos los portillos.
Todo hacía presumir que el burro mohíno ya no tendría más remedio que aceptar su suerte.
Don Nemesio habló a sus hijos de su gran terapéutica contra el mal de la querencia.
Más nadie estuvo en lo cierto… Ocurrió la noche de San Juan… Había en el cielo extraños resplandores. Por los cerros distantes, veíanse las fogatas litúrgicas y el viento hablaba de raros sortilegios.
En una contracción maravillosa de sus carnes, dio el gran mohíno un salto elástico, magnífico.
Desde el otro lado del cerco, las viejas heridas sonrieron triunfalmente y una tarde tibia, de un claro día, se oyó de pronto, frente a la tranca de don Juan Chalcahuana, un largo y alborozado rebuzno.

miércoles, 7 de febrero de 2018

LITERATURA: La presencia de Celendín en la narrativa peruana

En 2008, en su número 8, la revista impresa Fuscán publicó un artículo titulado "Mi tierra en la narrativa nacional", del profesor Jorge Horna Chávez, artículo que también fue subido a este blog, así como a Chungo y Batán y a Espina de Maram. Ahora volvemos a a publicar este trabajo, ya que el autor lo ha actualizado agregando importantes datos. Es de subrayarse el rigor bibliográfico, las precisiones editoriales y la amplitud del esfuerzo y de la investigación realizada. (NdlR)

CELENDÍN EN EL IMAGINARIO NARRATIVO NACIONAL

Por Jorge Horna
¿Qué poseen Celendín y los hijos de este pueblo para ser motivo recurrente en la novelística y cuentística peruana?
Tal vez hallarán alguna explicación quienes han nacido en ese pueblo y son conscientes de la privilegiada configuración geográfica, el hermoso paisaje natural y cultural; y quienes conocen Celendín y/o han labrado amistad con sus habitantes, también encontrarán razones para desentrañar aquella persistencia.
Ciro Alegría es el primer novelista que hace referencias puntuales a los celendinos en sus obras. Este escritor indigenista en su huida de la persecución política (fue militante aprista, después renunció), estuvo de paso por Celendín, donde fue detenido y encarcelado por un corto tiempo, posteriormente trasladado a cárceles de Cajamarca.
En La serpiente de oro (Nascimento, 6ª edición. Santiago de Chile.1949), consta: “…los togados con los vestidos de dril almidonado que crujen al andar; los celendinos con sus listados ponchos de lana, detenidos ante sus rimeros de percalas, sombreros, y baratijas…” (pág. 35).
“Los celendinos extienden en los patios sus atados de mercaderías: colorean percalas, brillan espejuelos y cuchillos, blanquean sombreros. Nada falta” (p. 113).
El la novela El mundo es ancho y ajeno (Empresa Editora El Comercio S.A. Lima, 2005), encontramos: “Los comuneros persiguieron a los gitanos, sin poder encontrar a “Frontino”. Tiempo después, lo rescató mediante muchos trámites uno que fue a Celendín, para comprar sombreros de paja.” (p. 240).
“El bandido comprendió inmediatamente la razón de la belleza de la señorita del corredor. Esa mujer marchita, de hermosura en ruinas, hacía presumir una espléndida juventud. Lo extraño resultaba su casamiento con Zenobio. Él no sabía que este la enamoró en Celendín, donde hay mujeres muy hermosas…” (p. 338).
También en la novela Siempre hay caminos de Ciro Alegría, Candelario es un personaje celendino.

Celendín, esquina Grau y Dos de Mayo. Oleo de Jorge Chávez Silva, "Charro".
Mario Vargas Llosa en su notable novela Conversación en La Catedral (Edit. Seix Barral. Biblioteca Breve. Barcelona, 1983), menciona a Celendín en el siguiente diálogo:
—Ya sé que Hipólito se portó muy mal —dijo el señor Lozano—. Vamos a darle un puestecito para que se pudra en vida.
— ¿Y sabes dónde lo vamos a mandar? —se rió Ludovico—. ¡A Celendín!
El narrador Roberto Reyes Tarazona en el cuento “En corral ajeno” incluido en su libro La Torre y las Aves y otros cuentos (Fondo de Cultura Económica. Lima, 2002), nomina a la Shilica como uno de los personajes de este relato:
“Pero lo más atinado, si se tiene plata, según el gordo, es ir a consultar a los “curiosos”. Y por entonces, especialmente la más afamada de ellos, la Shilica, una vieja con aura de infalible.” (p. 198).
“En las afueras del pueblo, en la dirección por donde me dijeron se hallaba el “consultorio” de la Shilica, me senté en una pirca a recuperar el aliento.” (ídem).
Alfredo Bryce Echenique esboza un personaje celendino (la Mama Rosa) en sus dos Antimemorias:
Permiso para vivir (Lima. PEISA, 1993): “…porque los indios no tienen edad y ella no parece india por lo blanca que es, pero vino desde Cajamarca y nació en un pueblo llamado Celendín, de gente muy buena y trabajadora y honrada. La Mama Rosa es muy blanca y como si fuera de la familia. Tiene un dormitorio un poquito mejor que los demás…” (p. 268).
Continúa la mención a la Mama Rosa en las páginas 269 y 271 del mismo libro.
En Permiso para sentir (Lima. PEISA, 2005), Bryce narra: “El periodista y escritor peruano Alfredo Pita me acompañó en un lindo viaje a Cajamarca, con la única finalidad de visitar Celendín, en el norte andino del Perú, donde había nacido Rosa Bazán, la Mama Rosa que me crió…” (…)
“A las diez de la noche dejaba de funcionar el motor eléctrico. Celendín se apagaba por completo y, por decirlo de alguna manera, sus hombres de letras y sus intelectuales desaparecían en las tinieblas. Toda una vida así. Toda una vida de encuentros en la plaza de armas, de cervezas conversadas, de escasa o nula animación cultural, pero toda una vida también de bondad, como la del maestro Mime, con quien hice una de esas grandes amistades que parecen eternas.” (…) “He sabido de él. Allá sigue, en Celendín, donde me imagino que el motor de la luz se sigue apagando a las diez en punto de la noche.” (p. 445).
Einar Pereira, en su novela Celendín, tablero de ajedrez (Lima. Láser Producciones, 2004), recurre a datos históricos de la fundación de Celendín para estructurar el contenido argumental.
En la novela Sangre de hermanos (Editorial Planeta. Lima, 2008) de Ignacio López-Merino, uno de sus protagonistas, Eleuterio Gómez “El zarco”, es un celendino hijo de terrateniente, que huye a Lima, de los odios de su familia y se enrola al Ejército para combatir junto al mariscal Cáceres contra las tropas chilenas invasoras.
Como no podía ser de otro modo, los narradores celendinos clásicos Alfonso Peláez, Nazario Chávez, Julio Garrido, Pedro García “El Búho”, Jorge Díaz Herrera, dan cuenta de personajes y ambientes de su terruño. En esa misma línea también están Manuel Sánchez Aliaga, Arquímedes Chávez, Elmer Chávez, y dos promisores y talentosos narradores: José Luis Aliaga Pereira, Jorge Antonio Chávez Silva, ambos ya han publicado sus primeros libros.
Alfredo Pita Chávez, escritor galardonado, en uno de los cuentos de su libro Morituri, hace referencias constantes a Celendín bajo el vocablo histórico Villamalia (antiguo y primigenio nombre de Celendín), y en el entretejido de sus cuentos surge la atmósfera y espacio telúrico donde él nació y vivió su infancia.
El narrador liberteño Gilberto Alvarado, publicó el cuento "Shillica" (Arteidea Revista de Cultura No. 11. Lima, 2007); aquí un extracto:
 “La invité al Bambú, una cafetería de Belén. Los cafés fueron servidos con tamales, y después un tinto dulce entonaron los ánimos. Entonces supe que era de Celendín ‘una shillica auténtica’, me dije espaciando la mirada en su cabello negro, liso, peinado con raya al medio…”
Hipocampo Editores el año 2008 publicó el libro Historias de Shilico el Escribidor y otros cuentos del narrador tarmeño Blas Puente Baldoceda.
Manuel Guerra Velásquez, narrador natural de la ciudad de Cajamarca y de ascendencia celendina, ha publicado la novela Trasiegos (Editorial Horizonte, 2013). Varios capítulos de este libro están ambientados en el referido espacio geográfico y los personajes responden a la idiosincrasia local.

jornach@hotmail.com
Pintura: Jorge Antonio Chávez Silva, "Charro".


viernes, 22 de diciembre de 2017

CARICATURA: Una visión celendina del mundo

Tenemos el enorme placer de presentar a nuestros paisanos y al Perú entero a un grupo de artistas celendinos, pertenecientes a la familia Muñoz, cuyos trabajo como dibujantes y caricaturistas son  todavía poco conocido entre nosotros.
Aquí tienen doce muestras, casi alardes, diríamos, de humor político y humor puro (el "gag cartoon", que llaman los estadounidenses). Las caricaturas de Trump, Merkel y otros personajes, figurarían con dignidad y éxito en cualquier medio de prensa, de izquierda o de derecha.
Los artistas cuyos trabajos publicamos son, de acuerdo a sus firmas:
IM = Inés Muñoz
Pili = Rocío Muñoz
Shimo = Emérita Vilchez y
Yudi = María Judith
Felicitamos a estos grandes artistas y les auguramos todo el éxito que merecen por la calidad de su trabajo. (Jorge Chávez Silva, Charro)












jueves, 9 de noviembre de 2017

LITERATURA: El shilico en la literatura peruana

Por César Aliaga Díaz

La discusión sobre la identidad de los celendinos puede ser enriquecida si se acude a la literatura nacional que ha sabido recoger en sus páginas uno que otro personaje "típico" de Celendín.

Ciro Alegría, por ejemplo, en su magnífica Serpiente de Oro nos muestra una imagen típica, aunque ya antigua para estos tiempos. Allí podemos toparnos con un grupo de "shilicos" cargando sus abultados fardos de sombreros intentando cruzar el río Marañón, en camino a alguna feria local en la "otra banda"

Ciro Alegría, José María Arguedas, Manuel Scorza y Roberto Reyes Tarazona, algunos de los escritores peruanos que se han ocupado de Celendín y de los celendinos.
Manuel Scorza, por su parte, nos recrea en su extraordinaria novela Garabombo el invisible, otra imagen típica aunque todavía muy presente entre nosotros, la de la bella maestra "celendina", referencia obligada en las conversaciones de solteros y casados del pueblo de Yanahuanca.

José María Arguedas en Todas las sangres nos trae una imagen menos típica del celendino, entendiéndose como tales la del "comerciante trotamundos" y la de la "mujer-hermosa". En efecto, Arguedas trabaja un celendino singular. Le atribuye fama de bandolero y le hace oficiar de administrador de la hacienda de un "cholo" ascendido a rico, amparado en la impunidad de su fusil apuntado contra las comunidades de indios.

Las características que Arguedas asigna al celendino lo vuelven relevante dentro del complejo mundo de castas y clases sociales que empieza a "caotizarse", con ocasión de la expansión del capitalismo en la economía feudalizante de la sierra peruana a comienzos de los sesenta.

Parece entonces que, en ese contexto, la elección del personaje celendino no es casual, sino todo lo contrario. Así lo demuestran la serie de notas marginales, que aparecen en sus Obras completas, escritas según indican sus editores, "con la intención de ser desarrolladas en conferencias".

En esas notas marginales se comprende el propósito de Arguedas: mostrar los valores sociales, culturales y morales que encarnan cada una de las castas y clases sociales (los indios, comuneros y colonos, los mestizos, los cholos, los señores venidos a menos y los nuevos ricos, comerciantes y mineros) interrelacionadas en la realidad social de la época.

En ese mundo complejo, el celendino destaca por contraste. "Allá todos somos como mestizos" le hace decir Arguedas, revelando su posición de "castellanista" o hispanohablante y también su posición de hombre libre y con conciencia de ello. Por eso lo muestra como amante de la verdad y de la justicia ("hombre de palabra") y como tal capaz de comprometer a su propio patrón, quien esperaba que su empleado le cubra sus delitos y vergüenzas, creyéndole un siervo más. Circunstancia que determina el ruptura entre el celendino y su patrón.

Un reciente libro de cuentos, En corral ajeno, de Roberto Reyes, nos vuelve a traer dos "shilicas" como personajes del cuento que da nombre al citado libro. Una de ellas es una bella maestrita rural y la otra una vieja "adivina", quien termina siendo muerta por un subprefecto abusivo y costeño, que no entiende ni el quechua de su víctima ni las razones por las que se negaba a atender a los forasteros. En el cuento, el matador termina siendo muerto por la maestra, que con mano fría efectúa un acto de venganza justiciera. Un sólo detalle no cuadra con las celendinas verdaderas, ambas son quechuahablantes.

Llama la atención, finalmente, la existencia de un detalle común de las novelas revisadas. Todos los "celendinos" son vistos en lugares alejados de su tierra natal. Lo cual destaca su vocación andariega y ratifica el juicio popular que no hay lugar del mundo dónde no haya algún shilico.
Publicado en Eco Sucrense, el 10 de noviembre de 2010

domingo, 31 de mayo de 2015

URBANISMO: La destrucción de Celendín

De Perla del Marañón a Adefesio Mayor

Por Rafael Pereyra
A lo largo del siglo XX, Celendín gozaba, en su pobreza y en sus límites, de un renombre que ninguna otra provincia de Cajamarca le disputaba, la de poseer un perfil urbano envidiable, una regularidad en sus calles y en el trazado de sus casas que no se encontraba así no más en otros sitios. La belleza de Celendín le valió elogios de propios y extraños, y un viejo poeta no vaciló en llamarla, a comienzos del siglo pasado, "la Perla del Marañón". Eran los días del auge del caucho en el oriente y la actividad económica del pueblo estaba vinculada con esa región.

"Oscuros nubarrones ensucian el cielo celendino". Fotografía tomada por redactores del blog Chungo y batán, el 30.05.15.
Las calles de Celendín fueron trazadas por el agrimensor José Comesana a fines del siglo XVIII, cuando se fundó la ciudad. Con sus calles rectas, con sus cuadras de 100 varas precisas, la ciudad casi configuró un hermoso tablero de ajedrez, sobre el cual las viejas familias construyeron casas de toda condición, acomodadas y solariegas algunas, modestas y pobres otras, pero todas respetando una arquitectura funcional y adecuada para el clima y la topografía de la zona.
El resultado fue una ciudad armoniosa y bella que poco a poco se instaló y se enriqueció a si misma con sus propias características: calles regulares, construcciones de uno o dos pisos, paredes blancas, tejados en los que se lucía la roja teja de la región. Contemplar Celendín desde las afueras, desde la altura de la colina de San Isidro, por ejemplo, era gozar de un paisaje urbano sereno y bienhechor. La ciudad vivía a sus ritmos, y sus casas y calles transmitían una sensación de calma y sosiego.
El drama de esta ciudad singular comenzó a fines del siglo pasado, coincidiendo con la instalación de la dictadura de Fujimori en el Perú y con la implantación de su modelo de hipercorrupción en todo el país. En Celendín, con la agravación de la pobreza y con la llegada de nuevos pobladores adinerados, con frecuencia vinculados a actividades inconfesables, este modelo no sólo se instaló sino que ha prosperado al punto que lo está trastocando todo, hasta el perfil urbano de la ciudad.
Y esto es un crimen. Y quienes cometen crímenes son criminales, del mismo modo que quienes los ayudan y protegen.
Ahora tenemos que los nuevos ricos están comprando cuanta propiedad pueden, pero ¿para qué? ¿Para mejorar lo existente y contribuir a nuestro viejo orgullo de poseer una ciudad armoniosa y bella? No, todo lo contrario, compran propiedades para destruir la ciudad bella y vieja que los ha acogido, y cuentan para ello con la complicidad activa de las autoridades locales.
Así tenemos que donde había una vieja casona de dos pisos, con balcones y coronada de tejas, y que tras sus muros de adobe escondía patios castellanos y huertos, los nuevos ricos, esos Atilas que impone la economía que no puede decir su nombre, levantan ahora monstruosas construcciones concebidas por ellos mismos, a imitación de las construcciones de la Costa. Se ve entonces torretas ridículas de tres, cuatro y más pisos, que con frecuencia avanzan sobre las calles, con calaminas sobre sus azoteas para poder enfrentar los aguaceros frecuentes y amenazando siempre a sus ocupantes y vecinos con venirse abajo con el próximo temblor. ¡Qué importa, hay que usar la plata y lucirla!
Un ilustre cajamarquino, el padre Miguel Garnett, escritor y observador de los usos y costumbres de nuestra región, dijo en una ocasión que el drama de nuestros pueblos es que la gente con plata imita a Trujillo o a Chiclayo, que a su vez imitan a Lima, que a su vez imita a Miami. El resultado es lo que ocurre hoy en Celendín. La vieja "Perla del Marañón" ahora se está transformando en un Chilete o en una Tembladera, esos pueblos que se levantaron al calor de una carretera y al paso de los camiones. Nuestro perfil urbano, antes armonioso y bello, y por ello mismo declarado patrimonio regional por el Instituto Nacional de Cultura de Cajamarca, poco a poco se vuelve el mismo que vemos en esos lugares: adefesios de ladrillo sin ton ni son, construcciones monstruosas, delirios del dinero fácil.
Esto no ocurre en el aire, ni porque el cielo y la Virgen así lo quieren. En la Municipalidad de Celendín hay documentos técnicos que normalmente deberían permitir a las autoridades poner freno a la destrucción de la ciudad histórica. En los últimos treinta años los malos alcaldes que hemos tenido, ignorantes y corruptos en su mayoría, no sólo no han usado estos instrumentos para proteger a nuestra ciudad hermosa sino que han contribuido activamente a su destrucción.
Al autorizar la demolición de casonas históricas y al permitir construcciones salvajes, hechas sin estudios ni respeto por el perfil urbanístico del pueblo, estas malas autoridades se han convertido en los principales verdugos del viejo Celendín. Como ha dicho con pluma certera el escritor Alfredo Pita, "en España, a un alcalde que atente contra la imagen urbanística de un pueblo histórico lo meten en la cárcel. En Celendín lo reeligen". Esta es nuestra maldición, la que nos está perdiendo.
Ahora la pregunta tremenda es: ¿incluso las nuevas autoridades ediles, que asumieron el control de la ciudad en las últimas elecciones, están tocadas por el virus de la irresponsabilidad y la corrupción? ¿Incluso ellas van a seguir abonando a la destrucción del pueblo? El edificio que se está levantando al costado de la Municipalidad y que terminará de destruir la armonía de la Plaza de Armas, parece ser un testimonio de que hay más de lo mismo, de que hay que temer lo peor.
¡Pobre Celendín, pobre "Perla del Marañón", asesinada por sus propios hijos, incluso por los que habían jurado protegerla...!
.

miércoles, 27 de mayo de 2015

REPRESIÓN: Gbno militariza la imposición minera

Cajamarca y el Perú entero se solidariza con el Valle del Tambo y contra la militarización

El régimen minero-militar de Ollanta Humala ha dispuesto el despliegue de las Fuerzas Armadas en gran parte del país, incluyendo no sólo los departamentos de la Macro región Sur, que el 27 y 28 de mayo realizarán un Paro de 48 Horas, sino también en los departamentos de Ayacucho y Cajamarca.

El régimen continúa con su política de terror frente a los pueblos que rechazan los proyectos mineros asentados en cabeceras de cuenca y en valles productivos.

El Frente de Defensa Ambiental de Cajamarca (FDAC), base de la Asamblea Nacional de los Pueblos del Perú y el Tawantinsuyu (ANPP-T), ha convocado a movilizaciones en Cajamarca los días 27 y 28 de mayo en solidaridad con los agricultores del Valle Tambo y la población de la provincia de Islay. Por su parte, el Movimiento de Afirmación Social (MAS) también ha anunciado su participación en la jornada de protesta.
.
La norma que prepara la represión militarizada:
.
.






lunes, 3 de marzo de 2014

MEMORIA: Alfredo Rocha, la pintura, el ajedrez y los reptiles

Por Jorge A. Chávez Silva
En 1962, Alfredo Rocha Zegarra llegó a Celendín con planes de permanecer una larga temporada en el seno familiar, seguramente tantas veces añorado. Su madre, doña Estefanía, lo recibió como al hijo pródigo y nosotros, los artistas en ciernes que vivíamos en la misma calle Unión, nos alegramos de su regreso como si se tratara de la venida del Mesías tantas veces anunciado. Veíamos en él al maestro que nos podía indicar el camino del arte y empezamos a revolotear en torno a él, tratando de captar su modo de pintar, el mensaje de sus palabras y hasta sus menores gestos. Nos constituimos en el séquito que acompañaba sus paseos por la campiña, solazándonos con los precisos apuntes a la acuarela que hacía de los rincones más bellos de nuestra ciudad.

Alfredo Rocha entre dos de sus pasiones; sus alumnos y el ajedrez.
Pocos días después nos enteramos que lo nombraban como director del colegio recién fundado de Sucre, un pueblo que él quería entrañablemente, porque lo sentía suyo y se creía en el legítimo derecho y obligación de rescatarlo culturalmente. Y allá fue, con todo el ímpetu que lo caracterizaba y la experiencia que había acumulado en su largo periplo por el mundo, esperanzado en que su pueblo, como lo llamaba, iba a apreciar su labor y a colaborar en la gran tarea que se había impuesto.
El “Loco Rocha”, como lo llamaban sus amigos y enemigos —aquellos para expresar la admiración que les causaba su tremenda naturaleza y éstos para criticar y oponerse a sus decisiones en pro del Colegio del cual era Director fundador—, no sabía lo que le esperaba. Alfredo, ingenuo como era, no creía en el doblez de los demás, no previó que sus amigos de antaño se habían convertido en pequeños caciques pueblerinos a quienes su grandeza empequeñecía. Acostumbrados, en su miseria moral, a abusar de la gente y a tomar decisiones por los demás, sintieron que la recia personalidad del artista los amenazaba, los reducía a la mínima expresión y empezaron a ponerle zancadillas y a criticar sus acciones tildándolas de “locuras”. Lo incomodaban, lo criticaban y hasta lo agredían con insultos.
En cierta ocasión me pidió que le ayudara a pintar los fondos de unos retratos al lápiz de varios personajes de Sucre, con los cuales iba a presentar una exposición en una de las aulas del colegio, que ya estaba acondicionada para el efecto.
-Charrito, he visto que haces buenas letras; acompáñame mañana a Sucre para que me pongas letreros a los cuadros que voy a exponer –me dijo como una invitación irrenunciable que yo asumí como el espaldarazo que necesitaba para cimentar mi vocación.
Nos encontrábamos por la noche, colocando los cuadros en los muros y de pronto ingresaron tres personajes, uno de los cuales se adelantó para denostarlo e insultarlo por motivos que yo desconocía. Alfredo, impulsivo como era, lo cogió por el cuello y lo atrajo hacía sí como un pelele y le iba a propinar tremendo golpe para despatarrarlo, pero yo, alarmado, exclamé:
-¡No, maestro, suéltelo!
Alfredo reaccionó y deteniendo el puño en el aire, pero sin soltarlo, le dijo:
-¡Carca de m…, no te doy un golpe no más por no ensuciarme la mano!
¡Triste sino el del gran Alfredo Rocha!, mientras en Celendín los jóvenes lo idolatrábamos, en su pueblo no lo querían, hasta que finalmente lograron echarlo de la dirección, confirmando aquello de que nadie es profeta en su tierra.
Desilusionado de su gente, pero no de su vocación de maestro, Alfredo marchó al pueblo de Chalán en donde fue el director fundador del Colegio “Augusto G. Gil”, donde asumió su nuevo destino con la misma pasión que derrochaba en cada acción, como cuando atacaba a los malandrines que se aprovechaban de sus cargos para lucrar a costa del hambre y la salud del pueblo, sin importarle que esta sed de justicia le acarreara poderosos enemigos.
Los míseros caciques y los corruptos no lo iban a dejar en paz, lo perseguirían hasta aniquilarlo porque su presencia era como un divieso en el centro de las nalgas y se aprovecharían de todo con tal de lograr su propósito.
Una de las pasiones del artista era el juego de ajedrez. A donde iba como maestro lo imponía como el juego ideal para los alumnos. Creía firmemente que este deporte-ciencia mejoraba el razonamiento matemático y él mismo competía con sus alumnos. En Sucre impulsó el juego y en Chalán hizo lo mismo, con la dificultad de que en este distrito, por la lejanía a la provincia, no era posible conseguir juegos de piezas. Creativo como era, empezó a moldearlas en arcilla y muchos de los alumnos siguieron su ejemplo. Un grupo de ellos fueron hasta una hondonada lejana en donde había arcilla negra. Mientras comían el fiambre, algo pasó con un alumno, una congestión repentina, un ataque cardíaco o no se sabe qué, lo cierto es que murió.
Esta circunstancia permitió que sus muchos enemigos se abalanzaran sobre el maestro, como buitres, responsabilizándolo del hecho, logrando su propósito de subrogarlo de la dirección del colegio. Desengañado por la fatalidad que parecía perseguirle y por la maldad de sus enemigos marchó a la capital en donde se dedicó a diversos trabajos y proyectos hasta que en 1972, un delincuente pagado por sus enemigos lo aplastó con su vehículo en una de las avenidas de Lima. Execrable crimen, que como siempre ocurre en el Perú, hasta hoy permanece impune.
Años después de su muerte, en un paseo que realicé por el pueblo de Sucre, observé a varios de sus enemigos, estragados por el tiempo y los achaques, sentados en las bancas de la solitaria plaza, buscando el calor del sol matutino como los reptiles lo hacen en las piedras para poder arrastrarse, aplastados por su propia mediocridad e insignificancia y, sobre todo, ajenos a la gloria del gran artista al que persiguieron.
El próximo año el Colegio “San José” de Sucre, que Alfredo Rocha ayudó a crear y del cual fue director fundador, va a cumplir 50 años, medio siglo de forja de juventudes. Sus antiguos alumnos empiezan a revalorar al artista y a ver a su magisterio y su paso por sus vidas como uno de los mejores acontecimientos que le cupo vivir al pueblo.
La fotografía inédita que insertamos ha sido posible gracias a la gentileza de los amigos de Eco Sucrense, quienes están editando un número extraordinario para conmemorar este magno acontecimiento y rescatar la imagen y mensaje del gran maestro.

¡ALFREDO ROCHA NO HA MUERTO, SIGUE VIVO EN LA MEMORIA DE LOS CELENDINOS QUE CREYERON Y CREEN EN ÉL!
.

sábado, 30 de noviembre de 2013

DENUNCIA: Promineros intentan romper Rondas en Celendín


PRONUNCIAMIENTO

Las organizaciones e instituciones que integran la Plataforma Interinstitucional Celendina (PIC), nos presentamos ante la opinión pública para manifestar lo siguiente:
1.      Desde hace dos años nuestro pueblo celendino viene luchando sin descanso por la defensa y preservación de nuestras lagunas amenazadas por el proyecto minero Conga de Yanacocha quién en alianza con el actual gobierno intentan imponerlo por la fuerza.
2.      En estos dos largos años de resistencia pacífica el gobierno y la transnacional minera han sembrado la más despiadada violencia nunca antes vista en nuestro pueblo dejando como saldo cuatro personas asesinadas, decenas de heridos; centenares de denunciados, decenas de detenidos; lanzando así mismo sistemáticas campañas de desprestigio en contra de los dirigentes ambientalistas.
3.      En este contexto, las Gloriosas rondas campesinas unitarias,  democráticas y autónomas vienen jugando un rol protagónico en cada comunidad por defender a nuestras lagunas y a nuestro río Marañón del pillaje y la destrucción por parte de los depredadores.
4.      Es en este sentido que las fuerzas oscuras del gobierno representadas por el gobernador Pedro Zamora, aliadas a la minera Yanacocha, al proyecto Odebrecht (Chadin II, que abastecerá de energía al proyecto minero Conga)  en contubernio con la delincuencial gestión del actual alcalde Mauro Siles Arteaga, arremeten contra las Rondas unificadas de nuestra provincia llamando a un seudo congreso rondero este 30 de noviembre con el objetivo de romperlas, dividirlas y paralizarlas, pretendiendo construir una organización paralela, ilegítima, sin base social, usando para ello a testaferros.
5.      Responsabilizamos al gobierno central, a la minera Yanacocha de lo que pueda suceder este próximo sábado 30.
6.      Nos solidarizamos igualmente con los hermanos que fueron detenidos de forma arbitraria por la policía nacional, sin mandato judicial de por medio ni del ministerio público llegando al extremo de detener a menores de edad como Jherson Bustamante Lozano, y César Mejía Sánchez. Así como al joven universitario Eduard Guevara Tello, a Betty Rocha de Quiroz, una reconocida maestra, y al profesor Jaime Lozano.
7.      Pedimos a los organizaciones de Derechos Humanos del Perú y del mundo realizar acciones urgentes para salvaguardar la vida y la libertad de los activistas ambientalistas y al a los ronderos celendinos  hoy en riesgo
8.      Exhortamos a toda la población celendina a movilizarse el día 30 de noviembre a las 8.00 am. Lugar de concentración, la ”Casa del Rondero”

¡VIVA LA RESISTENCIA PACÍFICA! ¡VIVA LA UNIDAD DE LAS RONDAS!
¡NI CONGA NI CHADÍN, LO DICE CELENDÍN!

Plataforma Interinstitucional Celendina

domingo, 27 de octubre de 2013

ECOLOGÍA: China destruye el medio ambiente peruano

Morococha, o cómo se borra a un pueblo del mapa para dar paso a una transnacional.
Después de transformar selvas en lodazales contaminados, de reducir cerros en polvo para sus pilas de lixiviación, ahora las transnacionales quieren borrar del mapa pueblos enteros.

¿Hasta cuándo el pueblo peruano va a permitir eso...?

Cabe mencionar que en este caso, la transnacional involucrada (Chinalco) es china y no parece tener mejor disposiciones con las poblaciones y el medio ambiente que las norte-americanas. Es más, en los medios informados se dice que si China no cuida su propio medio ambiente, pues está organizando hecatombes en su propio territorio, menos va a cuidar el de otros países.
Esto es de no creerse, pero ocurre en el Perú del felón Humala. Ver esto:

https://www.chinadialogue.net/article/show/single/en/5898-Morococha-the-Peruvian-town-the-Chinese-relocated
http://www.theguardian.com/world/2013/mar/26/china-latin-america-resources-concern



 








.

sábado, 28 de septiembre de 2013

RESISTENCIA: Extraordinario reportaje francés sobre Conga

¡BASTA!
El oro del Perú atrae a nuevos conquistadores

Por Simon Gouin
Esta será una de las mas grandes minas de oro del mundo: el proyecto Conga, dirigido por la empresa estadounidense Newmont, en la cual BNP Paribas ha invertido por medio de una filial de Luxemburgo. El gigantesco proyecto minero amenaza con privar a las poblaciones locales de sus fuentes de agua. Esto suscita grandes movilizaciones reprimidas por las fuerzas peruanas del orden... adiestradas por la gendarmeria francesa. Un proyecto que mancha el mandato del presidente Ollanta Humala, elegido gracias a un programa de defensa de los campesinos y del pueblo humilde.


REPORTAJE
"La mina nos va hacer morir a fuego lento. Tendremos dinero pero ya no tendremos agua". Luciano ha venido a vendernos sus pasteles y su pan a este mercado a unas centenas de metros del pueblo de Sorochuco, a 3000 metros del altitud, en la región de Cajamarca, en el Perú.

Con sus palabras, Luciano resume el sentimiento general que predomina aquí, al pie de la futura mina, en medio de papas de todo tipo, de plátanos, cerdos, caballos, corderos y sombreros típicos de la región.
.


La causa, el proyecto Conga, una mina de oro a cielo abierto. Ella será la mas grande de América Latina, quizá del mundo. 3000 Ha de tierra explotada, en la cumbre de los Andes peruanos, entre 3000 y 4200 metros de altura. Cinco lagunas serán vaciadas. Ya sea para recuperar el oro presente bajo esas reservas de agua, o para depositar en ellas las 90 000 toneladas de tierra que serán extraídas diariamente, además de todo el abanico de productos químicos utilizados para la extracción. Todo esto hará la felicidad del holding de Yanacocha (Laguna Negra en quechua), constituido por la empresa peruana Buenaventura (43.65%), por IFC, una filial del Banco Mundial (5%), y sobre todo por Newmont Mining Company (51.35%) una empresa estadounidense con sede en Denver, la que figura en buen lugar en la cartera de acciones de la BNP Paribas, Inversion Partenario Luxemburgo. Según las previsiones del holding, al horizonte 2017, 200 toneladas de oro y 180 000 de cobre serán extraídas cada año. La explotación durará unos 20 años. Lo que no había previsto Yanacocha, es que los miles de habitantes de la región de Cajamarca, donde está implantada la mina iban a movilizarse, sin soltar nada, a pesar de las presiones y la represión, las manipulaciones, y según algunos, la corrupción.

El presidente Humala será juzgado por sus crímenes

Con sus 25 000 habitantes, la ciudad de Celendín al pie de la montaña, en apariencia es muy tranquila, pero, en sus muros, las inscripciones "Agua si, oro no" o "Conga no va" indican que hace sólo un año, Celendín fue el teatro de una fuerte movilización. Una huelga general, entre el 31 de mayo y el 3 de julio de 2012, desembocó en un estado de emergencia decretada por el presidente peruano, Ollanta Humala. El balance de la represión del 3 y 4 de julio fue de 5 muertos, 4 de los cuales eran celendino, tdos caídos bajo las balas de la fuerzas del orden. Desde entonces el proyecto Conga se encuentra suspendido oficialmente.

"El presidente Ollanta Humala será juzgado por sus crímenes y su irrespeto a la ley, una vez que deje el poder", exclama Milton Sánchez. "Le ocurrirá lo mismo que a Fujimori" (actualmente preso por violación de los derechos humanos). Con su gorra roja y su barba de varias semanas, Milton Sánchez es la figura principal del movimiento en la zona. A sus 32 años es el representante de la Plataforma Interinstitucional de Celendín, que agrupa 37 asociaciones locales. Su papel es federar el movimiento, informar a las comunidades. "Estoy considerado como un terrorista", exclama riendo y preocupado a la vez. Milton Sánchez es el enemigo número uno de la minera y el poder: 40 denuncias han sido depositadas contra él. A veces en lugares donde él nunca puso un pie. "El objetivo es sembrar el miedo en la población" explica. Hacen todo para desalentar las movilizaciones y permitir así la imposición de Conga. "110 opositores al proyecto estamos perseguidos por la justicia", añade.

Un sistema hídrico perturbado

Para llegar al pueblo de Sorochuco, hay que recorrer la montaña durante tres horas, subiendo y bajando sin cesar, en una carretera empedrada, entrecortada por cientos de arroyos y riachuelos que nacen en las de las alturas, precisamente en Conga, el lugar donde se ubica el proyecto minero. Todo el entorno es verde y frondoso.

Los 13 000 habitantes del distrito viven principalmente de la agricultura. Su territoio es la zona mas amenazada por el proyecto. "Nunca nuestra comunidad dio su acuerdo a este proyecto" explica, con cólera, Fabio Rodríguez Rojas, vicepresidente de las rondas campesinas, organización de autodefensa del pueblo. El 20 de mayo de 2013, Fabio y algunos de sus hombres subieron a la laguna. Ese día ellos notaron que, contrariamente a lo anunciado, los trabajos continuaban. "Todo el pueblo irá a manifestar allí arriba y si la policía nos atacan, no nos dejaremos", anunció.
.



Como lo exige el "desarrollo sostenible", la empresa, por supuesto, ha previsto medidas de compensación. Una vez comenzada la explotación, una serie de reservorios de agua permitirán transferir el agua de las lagunas, aprovisionando así a la región. "Los reservorios van a cuadruplicar su capacidad de almacenamiento del agua, afirma Diane Rebenger, directora de Comunicación de la empresa Newmont. "Nos quieren hace creer que el agua de las lagunas viene de la lluvia, los reservorios nunca seran llenados. El agua de las lagunas proviene del subsuelo", añade. "Ningún reservorio podrá remplazar la laguna. Lo que ocurrirá, es que vamos a morir".
.


El proyecto minero amenaza, en efecto, con destruir o trastornar enteramente el complejo sistema hídrico local, que canaliza tanto las infiltraciones de agua como el agua de la lluvia hacia los campos y pueblos de la región.

El desastre de Choropampa

Al menos tres ríos tienen su fuente de origen en la región de Conga y corren un fuerte riesgo de ser contaminados, lo mismo que el conjunto de fuentes de agua de la zona.

Para extraer el oro, la empresa se valdrá en particular de una solución a base de cianuro, al tiempo que utilizará abundantemente las reservas de agua de la región.

Cada año, un total de 2 millones de metros cúbicos de agua serán utilizados por Newmont, pero la empresa asegura que el agua será constantemente reciclada y reutilizada, no hay por qué preocuparse.

Los habitantes de Cajamarca, sin embargo, tienen en mente lo ocurrido en Choropampa, un pueblecito en el que, en el 2000, un camión procedente de la mina Yanacocha, explotada por Newmont desde comienzos de los años 1990, derramó accidentalmente el contenido de los recipientes de metales pesados que transportaba. Los pobladores pensaron que era plata, cuenta Martín Peregrino, un activista contra Conga. "En realidad era mercurio", precisa.

Algunos, al no tener recipientes para transportar el metal, "¡se lo ponían en la boca!" Luego, Yanacocha construyó una escuela, mejoró el sistema de agua e indemnizó a 750 victimas del accidente. "Pero les hacian firmar un papel diciendo que no perseguirían a la empresa", cuenta Martín Peregrino. Algunos aceptaron el dinero y se hicieron construir una casa bonita, pero "luego cayeron enfermos, intoxicados". "Algunos mueren ahora porque sus defensas inmunitarias se han debilitado", indica. En toda la región se ha depositado rocas mezcladas con productos químicos, acarreadas allí luego que los minerales de la montana ha sido extraido.

Represión policía y formación francesa

Las lagunas, que son el objetivo del proyecto minero, están ahora vigiladas por policías puestos a disposición de la mina por el Estado Peruano y que son remunerados directamente por la empresa. Por otro lado, la policía peruana recibió en noviembre de 2012, durante una semana, una formación en "técnicas del mantenimiento del orden con el respeto de los derechos humanos"... ¡impartido por oficiales de la gendarmería francesa! Lugar de la formación: Cajamarca, la región donde el proyecto Conga debe desarrollarse, allí donde la represión policial fue fuertísima, en mayo-julio de 2012.

"Este entrenamiento consiste en mostrar a los policías especializados de las unidades antimotines peruanas los métodos de la gendarmería nacional en materia de gestión democrática de muchedumbres, así como el empleo de armas no letales y otros materiales específicos", respondió el ministro del Interior francés, ante una pregunta parlamentaria presentada por escrito por el diputado Sergio Coronado. ¡Una iniciativa que privilegia la fuerza y el emmarcado de muchedumbres antes que el diálogo! Desde noviembre del 2012 las formaciones se repiten, como esta simulación de la operación de mantenimiento del orden, en abril último.(video).

"En total, 400 policías vigilan día y noche el sitio de la mina", testimonia Martín Peregrino. La empresa intenta garantizar su seguridad cueste lo que cueste. Se trata de evitar, sea como sea, las movilizaciones del año pasado, donde 10 000 habitantes se reunieron para defender la laguna en la cumbre de la montaña.

Todo esto es desastroso para la imagen de Yanacocha... y para el presidente peruano, que prometió, durante la campaña electoral de 2011, que defendería el agua más que el oro. "Yo apoyé a Ollanta Humala porque el decía que iba a defender el agua", recuerda Fabio Sánchez. "¡Ahora nos considera rojos!", agrega. Como el vicepresidente de las Rondas Campesinas de Sorochuco, muchos se sienten traicionados por el mandatario. "Ollanta Humala nunca fue un luchador social, cercano a la población", declara Fernando Gutiérrez, periodista, responsable de la comunicación del joven partido ecologista Tierra y Libertad. Es por oportunismo que él desarrolló esos temas. Para ser elegido".

Dividir para reinar mejor

La mina no crea solamente un problema de agua. Recorriendo los puestos de venta del mercado de Sorochuco se puede notar las consecuencias en la economía local. Aquí hay productos de las alturas de la montaña (los tubérculos) y los de la parte baja (la fruta). "Al estar presente la mina en lo alto de la montaña, la producción de papa esta disminuyendo", explica Fidel Torres, un botanista que estudia la economía de esta zona natural. Las tierras agrícolas en torno a la mina han sido compradas por la empresa. La cantidad de papas producidas ha bajado y el precio ha subido. " Me propusieron comprar las 140 ha de tierra que poseo al pie del territorio de la mina", cuenta una campesina. "Los ingenieros me dijeron que esas tierras no eran buenas, que sería mejor que me vaya a otro lugar, que me iban a dar dinero por ellas. Pero yo he rechazado".

No todos son de esta opinión. Algunos pueblos aceptan la refacción de la escuela, la renovación de un terreno de fútbol o semillas de papas comerciales. Esas papas no originarias de la zona pueden aumentar la productividad de los campesinos, explica la Newmont en sus documentos. El pueblecito de Lirio, a 3500 mts de altura, hizo la experiencia. "Al comienzo no se sabía cuales serían las consecuencias de la mina", subraya Flor, una pobladora. "¡Aceptábamos las semillas! Pero Milton Sánchez vino a explicarnos lo que iba a ocurrir. decidimos rechazar toda la ayuda de la mina. Porque sin agua, todos nuestros alimentos serían afectados. Los seres humanos y los animales también". Esos regalos crean división entre las comunidades, según los que los aceptan o rechazan. Lo mismo en cuanto a empleos generados por la mina. Frente a salarios jugosos que les proponen, ciertos campesinos aceptan trabajar para la mina. Y se convierten en defensores del proyecto.

"La mina ha comprado a muchos políticos"

Cuando Yanacocha llegó a instalarse en la región, a fines de los años 1980, en algunos casos adquiría tierras a precios muy bajos, cuenta Martín Peregrino. Según los opositores al proyecto, el holding no compraba sólo tierras. "La mina ha comprado progresivamente a muchos líderes políticos o asociativos", dice Milton Sanchez. "Cuando vamos a informar a la gente y le pedimos su apoyo, nos dicen: ¡cuanto dinero nos proponen!"
.


En cuanto al estudio del impacto ambiental del proyecto Conga, ha sido ampliamente criticado por dos especialistas enviados del gobierno, bajo la presión de los habitantes.
Los autores del estudio son empresas privadas que tienen interés en que el proyecto sea lanzado, escriben ellos en sustancia. Y los habitantes de la zona han tenido un mes para tomar conocimiento de las 1600 paginas! "Es imposible, tanto mas que los campesinos de aquí, algunos no saben leer " añade Sánchez.

"Los diarios locales, han pretendido hacer creer que Celendin era la nueva ruta del narcotrafico que llevaba la cocaina hasta Colombia" relata Milton Sanchez; ¿quienes financian esos diarios? La mina, afirman los opositores. "Expuestos en la calle, estan ahí simplemente para influenciar a los habitantes con sus grandes titulares"explica Cesar Augusto Aliaga, el vice-presidente de la region de Cajamarca. Hostil al proyecto minero, el gobierno regional de mayoría comunista, tiene que afrontar los rumores y las criticas. "Si el proyecto ha sido oficialmente postergado a dos años, es en espera de las elecciones del 2014, estima Cesar Aliaga. Ellos esperan que nos vayamos de la Region" . "Poco a poco los futuros candidatos a esa elección son comprados" acusa de su lado Nicanor Alvarado reprentante del partido Tierra y Libertad de Cajamarca.

Cambio climático.

¿Por qué el vicepresidente regional de Cajamarca se opone tanto al proyecto Conga? Porque Yanacocha explota una primera mina desde hace 20 anos. 70% del agua de Cajamarca viene de esta zona. "El sistema natural de aprovisionamiento en agua ha sido destruido" describe el electo regional. Los miles de m3 de agua utilizados por la mina son tratados por una estacion de purificacion antes de ser llevados a Cajamarca. Una vez que la mina sea cerrada, ¿quién se encargara de ese sistema artificial?" se interroga el Vice-presidente antes de anadir "En la misma zona,hay al menos 5 proyectos mineros de diferentes empresas. Todos nuestros reservorios de agua estan afectados. ¿Cuál sera el impacto de todos esos proyectos acumulados?"
.

Las explotaciones mineras provocan asi cambios climáticos a escalas locales. "la actividad minera, especialmente cuando ella opera a tajo abierto, tien varios tipos de repercusiones" explica Julia Cuadros Falla de la Organizacion Accion a Alter Echos. Frecuentemente las minas a cielo abierto son explotadas en la cima de las montanas/ "Cuando la cumbre es aplanada para la utilizacion de la mina, los vientos modifican los sistemas de nubes locales para enviarlos a otras zonas" El equilibrio de la zona es perturbado, las sequias se producen en un lugar y las inundaciones en otro. "Desplazar millones de toneladas de roca y de tierra de la cumbre para depositarlos mas abajo, en vez de liberar el carbono en la atmosfera, puede dar lugar a producir una montaña artificial, o por lo menos, a modificar considerablemente otra zona" .Ahi , una vez más, ¿qué consecuencias producira el proyecto Conga?

Una de las regiones mas pobres del Perú

Pero la mina no es una oportunidad extraordinaria para la economía de la región. Cesar Aliaga lo niega firmemente. De los 5 millones de inversión que representa el proyecto, poco servira a alimentar la economia local. "Los salarios son elevados, nota el Vice-presidente de la región, que los empleados enseguida se van a vivir fuera de la region". Resultado: a pesar de su industria minera, Cajamarca es una de las regiones mas pobres del pais. "Es un crecimiento económico temporal y no sostenible. Y los impactos negativos como la contaminacion o la destruccion del medio ambiente no han sido calculados".
.

En 30 años con el extractivismo de las minas, Cajamarca, ha pasado de 90 mil habitantes a 300 mil habitantes. Sus infraestructuras publicas no han sido preparadas a tal boom demográfico. Ni sus sitema de agua, hoy día inadaptados para cubrir las necesidades del conjunto del territorio de la ciudad que sufre cortes frecuentes. El colmo en una región si bien dotada en resevas de agua. "Una parte del dinero de las minas, que es vertido al Estado, sirve al desarrollo de infraestructuras, a los servicios de energia electrica, o a los aeropuertos", indica Fernando Gutierrez, de Tierra Y Libertad. Todo eso servirá enseguida a favorecer a la mina. "Muy poco va a la salud, la educación"

El resultado de 20 anos de liberalismo.

"En las numerosas regiones afectadas por las minas, es lo mismo: no hay beneficios para los excluidos, critica Cesar Aliaga: Pero el gobierno se ha casado con esta idea desde hace 20 anos" Todo comenzo en la época del Presidente Fujimori. Este último decidió favorecer ampliamente las inversiones extranjeras, garantizandoles concesiones muy ventajosas. En esta época el proyecto es el de un establecimiento público frances, la Oficina de investigaciones geológicas y mineras (BRGM), entonces dirigida por Claude Allegre. En 1982 es, en efecto, el BRGM quien descubrió esos extraordinarios yacimientos de oro en la región de Cajamarca.

Para explotarlos, BRGM, se asocia a Newmont Mining, la empresa americana, y Buenventura, la empresa peruana. Pero la compra de partes de BRGM por Normandy La Source, una empresa australiana puso en cuestion esta alianza. Newmont Mining concurrente de Normandy La Source, ataca a la empresa francesa ante la Justicia peruana. Las dos partes son acusadas de intento de corrupción a los jueces locales.[2]
Finalmente, los americanos acuden al brazo derecho de Alberto Fujimori, Vladimiro Motesinos,, jefe de los Servicios secretos peruanos, sostenido por la CIA. Este último permite a la Newmont Mining ganar la batalla. La empresa francesa es descartada. Montesinos hoy esta en prisión por delitos de corrupción asi que por asesinatos comandados por él.
.

Desde esta época, en el Peru se desarrollan proyectos mineros y petroleros, provocandoa su paso centenas de conflictos sociales, de los que el 60% estan directamente ligados al medio ambiente. En el sector de la industria extractiva, las empresas francesas no se quedan atrás, especialmente en la Amazonia, como la empresa Franco-británica Perenco (Leer el articulo de Basta!) presente en la región de Loreto, en la frontera con el Ecuador, o Maurel y Prom, en la Amazonia Norte del Peru. (Artículo a venir).

Las consecuencias en conjunto de esas industrias extractivas podria ser desastrosas. El Perú seria ya el tercer pais mas vulnerable en el mundo en materia de crisis climáticas. En Cajamarca el oro que los españoles pidieron a cambio de la libertad del Inca Atahualpa, en 1532 [3] no deja de provocar la desgracia de los cajamarquinos. La maldicion de las materias primas.

Autor: Simon Gouin
Traducción:
Corrección de Celendín Pueblo Mágico

Foto: © Enrique Castro-Mendivil
Otras: Simon Gouin y Raquel
Neyra, de la Plataforma Interinstitucional de Celendín
Foto de la mina a cielo abierto Yanacocha: Euyasik, wikimedia commons

Notas: 
[ 1 ] BNP Paribas Investment Partners Luxembourg, filial de BNP Paribas clientes para invertir en el mercado de EE.UU. a través de la inversión de fondos de BNP Paribas L1 Opportunities EE.UU. C. 4,85% de estos fondos se invirtieron en la compañía Newmont Mining, es, según ALDEAH casi 50 millones. En mayo de 2013, el fondo de inversión fue absorbida por otro fondo de inversión PARVEST Oportunidades de EE.UU., que pertenece a ... BNP Paribas Investment Parteners Luxemburgo! Ambos fondos también tienen varios millones de euros de bonos emitidos por Newmont

[ 2 ] Para más información sobre este caso, lea este artículo de la cadena americana PBS.

[ 3 ] Dado el prestigio de que goza el emperador Inca, fue finalmente ejecutado, después de que los indios tenían toda una habitación llena de objetos de oro.


Fuente: http://www.bastamag.net/article3221.html, 09/09/2013