lunes, 24 de septiembre de 2007

FELICIANA: Carta ejemplar, más cultura

Amigos de Celendín Pueblo Mágico:
Para empezar, felicitarlos por lo que están haciendo, y luego hacerles llegar mi preocupación por todos los estudiantes celendinos, en especial por los de colegio, pues es bien sabido que actualmente en nuestra provincia no se promueve la lectura, ni la cultura.
Debemos inculcar a nuestros jóvenes el amor a los libros. Puede ser que esto no se dé por razones materiales, pues es cierto que no contamos con una biblioteca provincial adecuada. Entonces empecemos por construirla, recolectando libros y pidiendo donaciones si es posible.
Mi preocupación viene del hecho que soy estudiante de arqueología en la Universidad de San Marcos, en Lima, y del choque que uno sufre al pasar del colegio a los estudios superiores. El choque es duro sobre todo por eso, por el bajo nivel de la enseñanza y por la poca costumbre que tenemos de la lectura, la cual no es motivada en el colegio.
Otra cosa que me gustaría que se hiciera en mi tierra es la construcción de un Museo o, al menos, que la Casa de la Cultura funcione mensualmente, promoviendo precisamente la cultura, realizando charlas y conferencias con personalidades shilicas o de otros lugares.
Se podría habilitar, en dicha Casa, galerías con diferentes temas, ya sea, por ejemplo, con información sobre los restos arqueológicos de la Chocta, con detalles del descubrimiento del oso perezoso gigante, con una breve historia de Celendín, etc.
De este modo, de una forma que puede ser hasta divertida, los jóvenes y la población en general podrán enterarse de todo lo referente a nuestro pueblo, teniendo en cuenta que hay muchas personas que no tienen fácil acceso a esta información.
Gracias y saludos,

Karina Horna Tuesta
kahotu_1002_9@hotmail.com


Respuesta de CPM:

Estimada paisana:
Tienes razón, uno de los males de nuestro tiempo es el poco amor a la lectura. En parte tienen culpa los centros de enseñanza que no promueven el hábito de leer, otro tanto los medios de información como la televisión y el internet, que en vez de ser fuente de información han llevado a una ludopatía nefasta a nuestros jóvenes, a nuestros estudiantes.
En nuestro reciente viaje a Celendín, por las fiestas patronales, hemos observado el mal uso que hacen los niños de internet, utilizándolo como juguete y no como herramienta de trabajo e investigación. También tienen culpa los hogares. Los padres que no inculcan hábitos culturales a sus hijos no están cumpliendo con el rol formativo del hogar. Finalmente, están nuestras autoridades que no sólo deben velar por el progreso material de nuestra provincia, sino también de elevar el nivel cultural, promoviendo y apoyando instituciones culturales como la Casa de la Cultura, desarrollando bibliotecas, museos, publicaciones, etc.
Parece incongruente, pero Sucre, con ser un distrito, tiene un museo en formación, en el que se exhiben cosas interesantes. Celendín no lo tiene.
Imaginamos los problemas de los estudiantes universitarios que ingresan con bajo nivel de cultura. Esto es un fenómeno más o menos reciente, porque en décadas pasadas el nivel de enseñanza en Celendín era muy bueno, como lo prueban los miles de paisanos que ingresaron a las universidades y que hoy son competentes profesionales.
Todos los celendinos tenemos mucho que hacer en ese aspecto. No podemos permanecer inertes ante el problema, es nuestra misión devolverle a Celendín la prestancia cultural que siempre tuvo. Maneras hay, lo que falta es decisión.
Nuestro esfuerzo, en CPM, nace de una preocupación como la tuya y apunta a buscar soluciones.
Un abrazo shilico.

Javier, por CPM

No hay comentarios: