martes, 11 de septiembre de 2007

MINERIA: La consulta de Majaz es histórica

Por Constante Vigil
Celendín

Los conflictos que generan las actividades mineras en todo el país no tienen cuando acabar y de acuerdo a la triste experiencia que ha vivido la población de las zonas mineras a través de la historia del Perú es comprensible que los crecientes proyectos de explotación en este sector provoquen temores colectivos. Por estas razones, la decisión de los pobladores de Majaz de ir a una consulta popular, democrática y directa, para decidir su actitud frente a la actividad minera en su zona es, simple y llanamente, histórica. Es una lección que recuerda a Cajamarca su defensa del cerro Quilish.

La protesta de la población piurana contra el acoso gubernamental

En el caso de la Minera Majaz (Zijin Metris, de filiación china), que intenta explotar los yacimientos cupríferos de la zona ubicada en las provincias de Ayabaca y Huancabamba en el departamento de Piura en el norte peruano, ha provocado amplio rechazo entre la mayoría de los pobladores, en su mayoría campesinos agricultores.
Las autoridades de la región y los alcaldes de los diferentes distritos de la zona, con clara convicción democrática, han convocado a una CONSULTA POPULAR que se llevará a cabo el 16 de setiembre, para decidir en conjunto la conveniencia o inconveniencia de la explotación en su territorio y, pese a los argumentos oficiales en contra, irán a esta consulta, luego de la cual se sentarán a la mesa de diálogo.
Naturalmente que esta decisión popular ha provocado un serio malestar en el seno del Gobierno. El propio Alan García ha salido a enfrentar a los campesinos y pobladores que desean lo mejor para sus familias, en una posición cada vez más derechista y entreguista a decir que “estos campesinos todavía creen en el estado propietario de la tierra, creen que el capitalismo es enemigo de los pobres”.
Cuan diferentes y contrapuestas resultan las palabras del ¿presidente de todos los peruanos? con respecto a las promesas y ofertas pre electorales. Y que distante su actitud de cuando convocaba a las grandes mayorías para que escuchen sus grandilocuentes discursos en los que ofrecía justamente lo contrario de lo que ahora hace.
Por su parte, el inenarrable Ministro de Energía y Minas Juan Valdivia ha puesto el grito en el cielo y ha declarado que “existen oscuros intereses por parte de algunas organizaciones de países desarrollados parea frenar la inversión minera en el país”
El premier Jorge del Castillo, haciendose eco de estas voces amenazantes y destempladas, ha declarado en forma prepotente que “el resultado de la consulta no será tomado en cuenta por el gobierno central”
Lógicamente, los organismos oficiales como el Jurado Nacional de Elecciones y la Oficina Nacional de Procesos Electorales se han sumado al cargamontón contra los que quieren opinar libremente, declarando ilegal la consulta, dando de esta manera pase libre a la prepotencia y al abuso de los fuertes contra los más débiles.
“El Comercio” también se suma a la colada dando a conocer que, según la última Encuesta Nacional de Hogares, los distritos de Pacaipampa, en Ayabaca y Carmen de la Frontera, en Huancabamba, se ubican entre los distritos más pobres del departamento de Piura y lo mismo sucede con las cifras de desnutrición que alcanzan niveles alarmantes.
De esta manera el viejo diario de La Rifa, fiel a su tradición (sólo alterada por su posición sobre la Brea y Pariñas), sugiere que la explotación minera rescatará a las míseras poblaciones de la zona. Lo que no se dan cuenta es que al dar a conocer estas cifras, están revelando en realidad, la postergación y abandono en que viven estos pueblos a manos de gobiernos sucesivos, entre ellos el actual, que siempre dieron la espalda a las necesidades del pueblo.
De no haberse descubierto estos yacimientos de cobre, que la Minera Majaz se niega a explotar si no cuenta con el aval de la población, estos pueblos no hubiesen ocupado nunca los titulares condenatorios que les dedican la mayoría de los diarios parametrados del país, genuflexos ante la prepotencia del gobernante de turno. Sólo algunas voces valientes comprenden las legítimas aspiraciones del pueblo piurano por preservar su medio ambiente y lo expresan creando conciencia de que en un estado que se dice democrático, la palabra máxima la tiene la Asamblea Popular.
Los pobladores de la serranía de Piura, están dando una valiente lección a todo el Perú, defendiendo su derecho a opinar, a decidir y a enfrentarse contra quienes atentan contra su libertad de decidir acerca de su destino. Esta es una lección que los celendinos, ante la cercanía de un problema similar, tenemos que tener muy en cuenta.

No hay comentarios: