lunes, 10 de septiembre de 2007

PERSONAJES: David Sánchez Infante

En nuestro reciente viaje a Celendín hemos rescatado un ejemplar de la "Sinopsis Histórica del C.E. CORONEL CORTEGANA", que escribiera el profesor Telmo Horna Díaz a propósito de las Bodas de Oro de ese plantel, en 1987, valioso documento que estamos procesando para su difusión. De él extraemos la siguiente bio-semblanza de uno de los personajes más valiosos que produjera la provincia: don David Sánchez Infante, educador por antonomasia y luchador incansable en pro de los niños y jóvenes, a quienes supo educar con verdadera vocación de maestro (NRed).

Cortejo fúnebre que acompañó los restos de David Sánchez Infante al cementerio de Celendín.

DON DAVID SANCHEZ INFANTE

Por Telmo Horna Diaz
Don David Sánchez Infante nace en Sorochuco, provincia de Celendín, en 1895. Sus padres fueron el Sr. Manuel Trinidad Sánchez y la Sra. Nicolasa Infante. Sus estudios primarios los realiza en Sorochuco y Celendín, y los secundarios en el glorioso colegio “San Ramón” de Cajamarca. Los últimos años de estudio los realiza en calidad de alumno libre, para poder dedicarse a la docencia en el colegio del profesor Pedro Ortiz Montoya, destacando como alumno y como docente.
Don David, aparte de la docencia cultiva también la poesía y trabaja como periodista, criticando los errores del gobierno de turno, por lo que en muchas oportunidades fue encarcelado
Concluidos sus estudios secundarios se propuso seguir estudios de abogacía, alcanzando el bachillerato, pero no consigue titularse de abogado por razones políticas, pues es encarcelado e impedido de continuar, Es allí donde consigue la enfermedad que a la postre lo llevará a la tumba. Posteriormente va a vivir en Pacasmayo, donde crea el Colegio “Andrés Razuri”, del que fue su primer Director. Su labor educativa motivó que la Escuela Normal de San Pedro de Lloc llevara su nombre.
En 1941, en goce de vacaciones, viaja a Celendín, con el propósito de visitar a sus familiares. A insinuación de don Víctor Camacho, los profesores del Colegio “Celendín” lo invitan a dirigir el Plantel. Él, que amaba a su pueblo, no pudo negar su colaboración y decidió aceptar la oferta, empezando de inmediato a ejercer el cargo con entusiasmo y dedicación, poniendo al alcance de todos su enorme bagaje de conocimientos y experiencia en la docencia.
La obra de don David, no sólo se circunscribe al dirigir el C.E.. Se propuso cumplir otras acciones en beneficio de los alumnos y de la comunidad. Y así lo vemos convertido en un fogoso orador en sus Asambleas Sabatinas, en las que se daban charlas sobre diversos temas. Las reuniones se realizaban en los salones del Consejo Municipal a partir de las 7,30 p.m. Con participación de los padres de familia y público en general. Los alumnos participaban manteniendo el orden y dando facilidades a los asistentes.
No contento con ello, don David, en sus horas de descanso, dictaba clases de afianzamiento a los alumnos que lo solicitaban, abarcando las asignaturas de Lenguaje y Matemáticas en dos turnos: Mañanas de 6 a 7,30 a.m. y tardes de 7 a 9 p.m. De esa manera, los alumnos que pudieron asistir a sus clases, pudieron salvar sus dificultades en el estudio.
Su interés por mejorar el aprendizaje fue tal, que se propuso llevar adelante un proyecto pedagógico, con aplicación de métodos especiales para niños con dificultades, en el que participaba también el profesor Víctor Camacho. El tiempo ineluctable le hizo una mala jugada. En diciembre de 1942, muere a consecuencia de un infarto cardíaco. Su obra quedó truncada y Celendín pierde a un Director y educador nato. En reconocimiento a sus méritos, además de la Normal de San Pedro de Lloc, se ha puesto su nombre al Colegio Secundario de Sorochuco, su tierra natal.

No hay comentarios: