lunes, 29 de junio de 2009

ESTAMPA: El badajo de la campana

Por Jorge A. Chávez Silva, “Charro”
Una de las sensaciones más agradables en Celendín es la hora de ir a la cama; y no por lo que malévolamente se pueda imaginar, sino por el verano serrano: caluroso de día y gélidamente frío por la noche. En invierno, nada mejor que estar cobijado, arrullando por el incesante tableteo de la lluvia en los tejados y el cantarino taladrar de alguna lata bajo la gotera en el patio.
En nuestra época de estudiantes el dormir era una cuestión de vida. Nada nos podía sacar de la cama, ni las constantes llamadas de nuestra madre, ni el dulce olor del chocolate que hervía en el cántaro, ni el más espantoso cataclismo, nada… salvo el sonoro tañido de la campana del colegio “Javier Prado”. Diariamente, a las siete y media de la mañana, llamaba a los estudiantes del pueblo y alrededores.
-¡Ya sonó la campana! Levántate ya, hijito, que ahurita te sirvo tu chocolate para que vayas al colegio das, das.
Y, al conjuro de la famosa campana, teníamos que hacer doloroso abandono de la dulce cama y poner los huesos de punta.
********
Era una campana de regulares dimensiones y de buena aleación, a juzgar por el tremendismo de sus tañidos. Pendía de un campanario sobre el techo, ubicación que permitía se escuchara por toda la ciudad y la campiña. En ese tiempo, Celendín no estaba ahogado por los estruendos que ahora la asordan y la campana se escuchaba a leguas de distancia. Agréguese a esto la circunstancia de tener en don Aquiles al campanero prolijo y puntual que hasta sacaba tonadas con la dichosa campana.
La vida de los celendinos era conventual. No había prójimo o prójima que se aventurase a salir de casa más allá de las diez de la noche, nadie; excepto los jugadores de cartas, los amigos de lo ajeno, lo que gustan de la fruta del cercado ajeno, los bohemios empedernidos y los mataperros, que esperábamos justamente las once y media de la noche en que se apagaban las luces del pueblo, para hacer de las nuestras.
***********
Los muchachos de la “tira” militábamos en la pandilla del barrio. Existían varias en la ciudad: la de La Alameda-San Cayetano; el Comercio, San Isidro, los de la gallera, La Feliciana y los famosos “Intocables” de Colpacucho. Cada pandilla tenía sus códigos, su territorio e idioma secreto. Cuando se trataba de algún enfrentamiento entre pandillas, los jefes se reunían en lugar secreto para pactar los términos del conflicto, que en puridad de verdades, rara vez tuvo consecuencias graves: una o dos cabezas rotas a causa de la pedradas y nada más.
Los enfrentamientos más comunes de nuestra pandilla fueron con la del Comercio, debido a la disputa de cierto territorio. Las demás pandillas tenían sus propias actividades: Los de San Isidro se dedicaban a jugar en la colina, a cuidar que no se llevaran la arcilla de sus minas, a cosechar las zarzamoras que abundaban en los cercos y a hacer arrancar las cometas de los chicos de otros barrios. Los Intocables, por su parte, se dedicaban a salvaguardar su territorio de incursiones románticas de galanes atraídos por la belleza legendaria de las colpacuchinas. Los ahuyentaban a jebazos que parecían salir de la oscuridad. Los románticos abandonaban la plaza, magullados en su honor y en salva sea la parte, con la precavida intención de irse con su música a otra parte y no regresar jamás por tan peligroso vecindario.

***********
En cierta ocasión era inminente el enfrentamiento con los del Comercio, pero los jefes, decidieron que no había por qué recurrir a las armas, sino a una prueba de valor entre los mejores de cada grupo. El vencedor tendría derecho al uso del territorio en litigio hasta nuevo enfrentamiento. Era media noche. La ciudad se encontraba a oscuras y en silencio cuando nos comunicaron que la prueba consistía en traer como trofeo el badajo de la campana del colegio.
Los jefes escogieron a los que juzgaron capaces de la hazaña, incluyéndose ellos mismos y empezó la prueba; uno por uno alternando, intentaron la riesgosa empresa, escalando por la tapia trasera del colegio y adentrándose en la oscuridad, que parecía tragárselos con fauces de abismo.
**********

El antiguo patio del Colegio "Javier Prado"

Amigo, no sé si alguna vez has ingresado en esas circunstancias en una casona antigua como era el colegio. El simple eco de tus pasos rasgando el silencio de la noche te ponía los pelos de punta, y si escuchabas un ruido extraño, el valor te abandonaba completamente; cualquier sombra era un tenebroso fantasma surgido de ultratumba y lamentabas haber nacido.
Tras nueve intentos fallidos, tocó el turno a Jorge Alejandro, jefe de nuestra pandilla:, un muchacho esmirriado y bajo, pero inteligente e intrépido. Empinado en los hombros del “blanco” Zárate, traspuso la tapia y dominando el miedo atravesó la cancha de básquet, la auxiliar de calentamiento, pasando por el costado del tenebroso salón de actos, escabroso lugar en donde rondaba el fantasma de la ópera. Luego el temible pasadizo hacia el patio principal en donde, esa noche, parecían reunirse los diablos. Haciendo acopio de valor, ascendió por las viejas escaleras de madera que rechinaron lúgubremente a su paso. Por el poste de uno de los ángulos trepó al techo de la Biblioteca, contigua a la Dirección y ya tenía el campanario a su alcance.
Vista desde el techo, la ciudad dormía plácidamente. Se quedó contemplándola, con sus torres difuminadas en la oscuridad y sus fuegos litúrgicos en la lejanía de los cerros; un leve rumor de grillos la acunaba. Una ráfaga de aire frío lo volvió a la realidad y, poco a poco, arrastrándose sobre el tejado, llegó a la campana, Se asomó por el hueco y abajo distinguió la dirección, débilmente iluminada por una vela misionera bajo el cuadro de la Virgen del Carmen, el escritorio del director, unos tinteros de vidrio con sus respectivas plumas, un escaparate con los trofeos deportivos, algunas sillas bajo los retratos de los directores que pasaron por el colegio y, como si fuera un conde de Transilvania, el retrato de don Augusto, el benefactor.
Con medio cuerpo en el vacío, alargó la mano hacía el ansiado badajo. Nunca imaginó que fuera tan pesado, ni que el cable que lo sujetaba fuese tan sólido, casi imposible de cortar. Lamentó no haber traído su cuchilla. Intentó romperlo con las manos y no pudo. Recordó que traía una caja de fósforos en el bolsillo, con gran esfuerzo empezó a quemar, palo a palo, el cable de la campana. Terminó con todos los palitos y el cable no cedió. Tironeó de él con fuerza y nada. Desolado por el fracaso emprendió el regreso, lamentando su falta de previsión… ¡Estuvo tan cerca de lograrlo!
Cansado y lleno de telarañas llegó hasta nosotros que esperábamos impacientes, pues demoró mucho más que los otros. Ante el nulo resultado se decretó empate y ¡Calabaza, calabaza, cada uno a su casa!
***********
Dormía plácidamente por la mañana, cuando mamá me despertó:
-Hijo, hijito, levántate para que vayas a la escuela, ya es tardísimo.
-Un ratito más, mamá, todavía no toca la campana- respondí somnoliento, volviéndome al otro lado para continuar mi sueño.
-No, hijito, levántate ya- insistió mi madre- algo pasa en el colegio, ya es tarde y la campana no ha sonado y hay mucha gente amontonada allí.
Presuroso, abandoné el lecho, me aseé apenas con un poco de jabón y agua y, a volandas, me puse el uniforme.
El chocolate caliente y un rico bizcocho con queso me espabilaron por completo. Cogí mis cuadernos y corriendo me acerqué por el colegio. Había gente arremolinada en torno a él, mayores y alumnos que gesticulaban y hablaban a gritos. Me detuve un momento porque el corazón amenazaba con salírseme del pecho. ¿Qué había ocurrido?
*********
Don Aquiles, como hacía todos los días desde hace muchísimos años, había llegado puntual a tocar la campana; al jalar fuertemente el cable del badajo, éste, que estaba sostenido precariamente por unas cuantas hebras, se desprendió y la pesada bola de acero cayó estrepitosamente sobre la reluciente calva del pobre señor, casi descalabrándolo y causándole serias heridas que sangraban en torno a un gran chinchón, parecido a un volcán. La secretaria y la bibliotecaria lo curaban en la dirección.
En medio del rumor confuso de la gente, entre asustado y aturdido, busqué con la mirada a Jorge Alejandro. Al divisarlo entre algunos integrantes de la pandilla, sus ojos me hicieron una señal de silencio. Esa misma señal se las transmito a ustedes. Mucha discreción, por favor. No vaya a ser que los deudos de don Aquiles vengan a pedirnos cuentas por tan involuntario, como casual, accidente.

viernes, 26 de junio de 2009

OPINION: Otra cholaza de Jorgito

Por Crispín Piritaño
Celendín
A través de la historia, el partido de gobierno siempre ha manifestado su intolerancia contra los medios que le son adversos y un talento especial para reclutar jóvenes y fanatizarlos para oscuros fines. Sucedió en 1932 con los ocho marineros fusilados en el Callao, entre los cuales estaba el celendino Telmo Arrué Burga de sólo 18 años y con Carlos Steer Lafont.
El primero, conjuntamente con otros marineros, tomaron los cruceros “Grau” y “Bolognesi” de la Marina Peruana sublevándose contra Sánchez Cerro, en un levantamiento de inspiración aprista que finalmente fracasó. Steer Lafont, asesinó a Francisco Miró Quesada, director de "El Comercio", entonces de marcada tendencia antia aprista.
El cacareado respeto por la libertad de prensa manifestado en diversas ocasiones por Crazy Horse, es una farsa si observamos la virulencia de los ataques contra diversos medios que se atreven a decir la verdad sobre su política entreguista y represiva contra el pueblo.
En CPM lo decimos por experiencia, pues fuimos víctimas de la mordaza por nuestras críticas a la nefasta acción contaminadora de Minera Yanacocha y a la posición entreguista del gobierno para facilitar su labor explotadora en desmedro de campesinos y medio ambiente cajamarquinos.


En la sesión del congreso del día de ayer, Luis Gonzáles Posada ha lanzado dardos contra la radio “La Voz de Bagua”, a quien acusa de recibir financiamiento venezolano y ser la causante de la masacre, lo mismo ha ocurrido con otros medios a quienes el Ministerio de Transportes ha clausurado, entre ellos Radio Caplina de Tacna, Radio Cutivalú de Piura, Radio Orión de Pisco y muchas otras que hablan a las claras de esta “libertad de prensa” al estilo alanista.
Pero lo que llega al colmo es el nuevo exabrupto a que nos tiene acostumbrados el inefable Jorge del Castillo, oculto protagonista de los manejos de Canaán, pidiendo que la SUNAT intervenga e investigue el origen de los recursos del diario “La Primera” ¿Cómo se publica? Se pregunta el avispado congresista, ¿si tiene poco avisaje por parte del estado?
Esto, aparte de poner en evidencia que el gobierno beneficia a la prensa que le es adicta y utiliza el aparato estatal para acallar a la que le es adversa, constituye un claro atentado contra la libertad de expresión y muestra el verdsadero rostro del gobierno en torno a la libertad de prensa.
El Congresista Jorge del Castillo, ex Premier, devaluado a raíz del escándalo de los petroaudios en donde se le vinculó a los "faenones" y aceitadas de Químper y León Alegría, es un dirigente aprista de nuevo cuño, de aquellos que no supieron de catacumbas, prisiones, torturas y destierros y cosecharron, ya en suelo parejo, el esfuerzo de los viejos luchadores apristas. Enriquecido por el uso del poder junto con sus hijos y allegados, poco le importa el clamor del pueblo. Ya lo demostró en las negociaciones que hizo en el caso de Majaz y en otras en que siempre se alineó al lado de las transnacionales.
Como decíamos líneas arriba, el APRA es una organización maestra en el arte de capturar jóvenes para fanatizarlos y de hacer pagar el pato a los más embarrados ,en una especie de ley de Omertá siciliana, para proteger a otros más poderosos que permanecen escondidos. Sucedió con los marineros, con Steer Lafont, con Rómulo León Alegría, alias “La Rata” y con Agustín Mantilla.

La caricatura es de Carlín y ha sido publicada en La República

jueves, 25 de junio de 2009

ESTUDIANTINA: Primera Promoción de Educación Secundaria IPRC

El Instituto Pedagógico Regional de Celendín se fundó en 1963, siendo su primer director el huaracino Francisco Gonzales, hombre de fina sensibilidad, poeta y pintor, quien dejó la posta al profesor Orestes Tavera Quevedo.
La nueva Institución, que en realidad fue un ascenso de la Escuela Normal Mixta de Celendín, funcionó en la casa de don Lorenzo Silva Marín en el jirón José Gálvez a una escasa cuadra de la plaza de armas, hasta que se trasladó al nuevo local construido en Chacapampa.
La foto corresponde al momento de la graduación de la Primera Promoción de Profesores de Educación Secundaria y el que tiene la palabra es el Director Orestes Tavera, hombre de mucho dinamismo, con harta dosis de histrionismo y gran facilidad de palabra. Un digno maestro preocupado por el destino de su tierra, a la que sirvió en dos ocasiones como alcalde.
Desde esa fecha han pasado 42 años y la totalidad de estos educadores están felizmente jubilados y algunos sensiblemente fallecieron, pero sí, salieron a cumplir su ministerio con la mente puesta en poner en alto el nombre de esa Institución y, por supuesto, de Celendín. Faltando pocos días para el “Día del Maestro”, brindamos esta hermosa fotografía que seguramente arrancará alguna lágrima de nostalgia entre los que fueron protagonistas de este gran momento.


De izquierda a derecha: Orestes Tavera Quevedo (+), Susana Medina Arrué, Julio Rojas Chávez, Teresa Medina Bringas, Carlos Sánchez Cachay (+), Lidia Ordóñez, Filadelfo Rabanal Díaz,(¿?) Ever Celestino Aliaga Torres, Gloria Sánchez Rojas, Hugo Cachay Araujo (¿?) Irma Escalante Ocampo y Antonio Medina Villar.

viernes, 19 de junio de 2009

OPINION: ¿Cómo es la cólera?

Por Crispín Piritaño
Celendín
Cuando queremos definir la alegría, que todos, en algún momento de nuestra vida la sentimos, nos quedamos cortos y no sabemos definirla. Para algunos la alegría sabe a miel, para otros a gloria, para los españoles que aún no se liberan del síndrome de Franco les sabe a hostias. Pero ¿Cómo es la cólera? ¿Como definir este sentimiento que nos lleva a cometer terribles barbaridades?
Una vez le pregunté a mi tío Salomón, arriero por la ruta del oriente durante casi toda su vida, y que fue sabio como su homónimo bíblico ¿Cómo es la cólera?
-La cólera es como comer arena, hijo- contestó con el acento de una sentencia.
Esa sensación debe sufrir Crazy Horse con esta derrota política y económica infligida a manos de nuestros indígenas de la selva, tan insignificantes en apariencia, que él jamás los tomó en cuenta a la hora de decidir por su destino.

Crazy, en una demostración de "baile"

Es una contundente derrota, que lo hace huir rabo entre piernas, buscando en un tardío reconocimiento público de sus errores, una tabla de salvación para un pésimo gobierno que se caía a pedazos, avasallado por la tenaz resistencia de los indígenas y por el peso de la opinión nacional e internacional, que veía en estas medidas un exabrupto criminal, producto de su carencia de litio.
Y es también una derrota para un congreso vergonzante, genuflexo ante la megalomanía de Crazy, que, primero, le dio facultades extraordinarias para legislar en materia del futuro de la selva, luego amparó como pudo y le plugo la validez de esos decretos a todas luces inconstitucionales. Hasta que se consumó la tragedia de Bagua en que murieron muchos peruanos del mismo bando: el de los pobres, porque en la masacre hemos perdido los peruanos de abajo, los que militamos en el partido de la miseria. Y cuando el derrumbe se veía venir, el congreso, siempre inclinado a donde sopla el viento, hizo caso de las disculpas públicas de Crazy y votó por la derogatoria de los decretos en contra de los indígenas.
Y decimos que es también una derrota económica, porque se fueron al tacho las concesiones de los recursos de la selva a las multinacionales insaciables, aquellas que motivaron los “faenones” de connotados apristas, que ahora purgan merecida condena en la prisión y callan para que los otros sigan libres.
Pero hay que estar al cuidado de la cólera fría de Crazy Horse, de aquel sentimiento que es producto del ansia derrotada y de la impotencia. Algo terrible debe estarse incubando en la mente de Crazy, alguna venganza contra los peruanos, una actitud típica en él. Por de pronto, ha aceptado a regañadientes su derrota, persiste en su tesis de culpar a “malos peruanos que se aprovecharon de la furia de los indígenas”, a los medios de comunicación que no informaron acerca de las “bondades” de los decretos, por eso ha cancelado la licencia de radio “Utcubamba”, acusándolos de instigar a los indígenas y hasta a países extranjeros –léase Venezuela y Bolivia- como elementos que tuvieron baza en el asunto. Insiste en mantener al gabinete Simon, pese a su responsabilidad en los hechos luctuosos, que en otros lugares y circunstancias hubiese sido desaforado sin contemplaciones.
Mohíno y cabizbajo en apariencia, apaleado por los resultados de las encuestas de aprobación que lo ubican en el último lugar de América Latina, le queda, sin embargo, un sentimiento de amargura contra los peruanos, que tenemos que pagar de alguna forma el desatino de haberlo elegido por segunda vez, pese a los antecedentes de la primera. De eso tenemos que cuidarnos: de su cólera fría y su carencia de litio.

jueves, 18 de junio de 2009

PEQUEÑA HISTORIA: De reinas y primaveras

Por Jorge A. Chávez Silva, “Charro”
Corría el año de 1958. Los mozalbetes de entonces, o estudiábamos en el 81, o en el 85, era como en los clásicos del fútbol: la mitad más uno andaba enamorado de Sarita León y la otra lo estaba de Maruja Torres. Como ambas vivían a inmediaciones de dichas escuelas, los del 85 éramos súbditos convictos y confesos de Sarita y los del 81 lo eran de Maruja. Así de simple y polarizado andaba el mundo.
Llegaba la época de primavera y la nostalgia era una catarsis colectiva. Toda la gente creía a pie juntillas en aquello de: “Había una vez una reina que vivía en un hermoso castillo de chocolate…” y a todo el mundo le venía el atavismo de las monarquías y los colegios y escuelas se ponían frenéticos en busca de una reina. Tenían la urgencia de rendirles pleitesía y vasallaje.
Se recurría a todo, rifas, venta de votos, donaciones, carros alegóricos, corso de reinas… Todo valía con tal de proclamarse súbdito de esas niñas dotadas de una belleza inaccesible, tanto que despertaba en nosotros ansias de adoración.
El mundo se volvía loco con la llegada de primavera y Celendín también caía bajo su influjo: bailes, reinados, proclamaciones, fiestas, desfiles y paseos al campo, entonces tan cercano y accesible, de donde volvíamos pletóricos de flores y oxígeno. Decididamente, el mundo no estaba tan polucionado como hoy.

Sarita I y su corte de vasallos en 1958

Ese año coronaron como reina del 85 a “Sarita I” y la vemos en el esplendor de su belleza de niña. Figuran como sus pajes Américo Contreras Iparraguirre y Santiago Morera Pereyra, y entre los súbditos anónimos están en primer plano Evaristo Bazán Silva y nuestro recordado Chemiel Araujo Saldaña, lamentablemente fallecido, hombre de empresa y gran difusor de la fiesta taurina en el nororiente del Perú.
Por entonces el director de la escuela era Don Luis Guillermo Pereyra Rabanal y laboraban como docentes, entre otros, Alfonso Rojas Chávez, Carmen Moscoso Pereyra, Luisa Sánchez Horna, Julio Chávez Chávez, Orestes Tavera Quevedo y Héctor Silva.

martes, 16 de junio de 2009

OPINION:¿Quiénes quieren de veras a Celendín?

Insertamos el presente artículo que ha llegado a nuestra redacción porque hemos repetido hasta la saciedad que CELENDIN PUEBLO MAGICO es un ágora abierta a todas las opiniones de los celendinos y amigos de Celendín. Estamos en el deber de difundir las opiniones de personas que se sienten celendinas en toda la extensión de la palabra, que analizan su problemática y que proponen alternativas de solución a los males que aquejan a nuestra provincia. José Miguel Briones Silva, Comandante de la Policía, es un celendino auténtico, preocupado por la provincia y sus problemas. Ha laborado como Jefe de Línea en varias provincias de nuestro departamento y en otros lugares de la República, lo que le permite establecer comparaciones y proponer soluciones para mejorar el perfil de nuestro pueblo (NdlR).

Estimados paisanos:
Lo que voy a decirles es una realidad. Para los que nos encontramos lejos de nuestro Celendín, se ha convertido en una norma u obligación el ingresar a diferentes páginas Web, que de una u otra forma tratan de la tierra que nos vio nacer. Ya es costumbre ingresar al famoso Google, colocar la palabra "Celendín" y aparecen diferentes portales, donde podemos recordar a nuestro Celendín querido, y, aunado a sus fotos y vídeos pasamos momentos felices, pero melancólicos, por estar lejos de él.
Debo advertir que no soy comentarista, escritor, ni mucho menos periodista, pero siempre, al leer sus comentarios, sale algo dentro de mí, que creo necesario y oportuno manifestarlo. Después de pensarlo detenidamente y como Shilicazo que soy, me permito hacerlo, con el respeto que se merecen todos y cada uno de nuestros escritores, comentaristas, artistas, dibujantes, etc. No los hago con interés destructivo sino constructivo, y si estoy equivocado, pido mil disculpas, pero me gusta decir las cosas que siento, con objetividad, transparencia y sobre todo con honestidad.
Paisanos, en todos sus comentarios, en las diferentes Web y emisoras que escucho de Celendín, son dos problemas los que abordan siempre: Nuestro Centro Histórico y la famosa “minas conga”, con los cuales doy mi parecer, sino dirán que solamente estoy criticando; estoy de acuerdo, pero no del todo; porque Celendín tiene muchísimos problemas, unos más graves que otros, y lo más triste, que se dan en todos los sectores y aspectos de la vida cotidiana. Por supuesto, que los dos problemas son de gran importancia, pero no podemos estar imbuidos sólo en ellos, ¿qué existe soluciones?, claro que si, sólo que hay que conversar, analizar, investigar, comparar, etc., con un solo objetivo: que el gran ganador sea el pueblo de Celendín, y para eso, tenemos la obligación de estar unidos.
Permítanme, adorables paisanos, decirles, que desde que tuve uso de razón, y ahora ya estamos en la base cinco y los que vamos frecuentemente a nuestra tierra, apreciamos que todo sigue igual, no cambia nada, salvo su ampliación de calles, que por razones propias de la naturaleza del hombre en cuanto a su crecimiento, tiene que forzosamente crecer en su infraestructura, y de allí no pasa nada.
CelendÍn, mis queridos paisanos, haciendo una comparación -que a veces es malo y triste hacer comparaciones, pero por mas que duela hay que decirlo, para partir de algo claro y objetivo- siempre fue la provincia que estuvo a la vanguardia de las demás provincias de Cajamarca, y digo la verdad, porque por razones de trabajo, conozco todo eldepartamento, a excepción de la provincia de Contumazá. A manera de anécdota les contaré que cuando trabaje en Cutervo y Chota, Celendín, sin ánimo de ofender a nuestros comprovincianos, los superaba en unos 5 años de adelanto. AL retornar a esos lugares he comprobado que nos han pasado 5 años y para mayor credibilidad de lo que afirmo, los invito a pasear por dichas provincias, como buenos trotamundos que somos y comprobar esta realidad un poco triste para Celendín.
Celendín, como digo líneas arriba, tiene muchísimos problemas, y todos sus hijos, tenemos la obligación moral, de hacer o poner el hombro para lograr la grandeza de nuestro pueblo. Me permito enumerar algunos problemas, porque considero que es momento de tomar conciencia del rol que nos compete como shilicos. Parto del más preocupante:
- La extrema pobreza, somos la provincia que según el INEI ocupa el 1er. Lugar en extrema pobreza del Dpto. de Cajamarca y que ésta, ocupa el 3er. Lugar del Perú, primero esta Huancavelica, Puno y luego Cajamarca (Celendín).

La paja toquilla, una industria que labró la riqueza de unos pocos y la desgracia de muchas familias celendinas. (Foto Charro)

- Vivimos de un solo sueldo del estado (Profesores, Policías y otros) y en su gran mayoría del tradicional y emblema shilico que es la confección del sombrero de paja toquilla cuya confección demora toda la semana y ¿saben cuánto cuesta?, de 20 a 50 soles. Esto significa que una persona vive con 200 soles promedio al mes. No existe ningún otro ingreso extra para que puedan contar con un poco más de dinero. No existe ninguna industria, ni algo por el estilo. He visto que Celendín está lleno de gente foránea, que vive a cuerpo de rey, sus ingresos provendrían de situaciones ilícitas, que todos lo sabemos y que en algún momento podemos hacer algo, sino veamos al Jr. Comercio.
- Cuando leo los artículos de algunas revistas que, con mucho cariño sacan para la fiesta, veo que hablan de Celendín como una zona agrícola y ganadera. En verdad quisiera equivocarme, o no conozco bien Celendín, o de repente me falta caminar, pero lo poco o mucho que conozco a mi tierra, sin ánimo de ofender, no es una zona ganadera ni agrícola; sino vayamos a nuestro Jelig o simplemente a nuestra colina de San Isidro, y a hasta donde nuestra vista alcance: ¿es zona ganadera o agrícola Celendín?, ¿acaso los cerros no están llenos de piedras, que simplemente sirven para algunos coloquen siglas políticas? Cuando vamos a Celendín por la jalca, que es parte de nuestra topografía, vemos que existe una mínima cantidad de ganado flaco. Vemos que nuestro valle de Llanguat, ya no produce como antes nuestra chancaca, naranjas, mangos etc. En cambio los cerros de Cutervo son pura papa, los grandes pastizales de San Andrés de Cutervo, el Valle de Ocoña, Majes, el Pedregal y otros del Dpto. de Arequipa, el valle de Moquegua y muchos lugares, que por razones de trabajo conozco; y ¿quiéren que diga la verdad?, me da envidia que Celendín, teniendo lugares con posibilidades ganaderas y agrícolas, no lo hacen ni lo hacemos; por tanto, mis queridos paisanos, Celendín, no es una zona ganadera ni agrícola, porque la pampa grande, ya no es la de antes, cuando como de niño, acompañado de nuestro Churgape, el Candelo, los Payomas y otros que no recuerdo, pasteaban sus vacas y yo mi caballo.
- Hablando de las Instituciones, paisanos, es tema aparte. Verdaderamente da cólera y pena al mismo tiempo. Si bien es cierto, que por estructura jerárquica dependemos de CAJAMARCA, las autoridades departamentales hacen lo que quieren con Celendín, en el Sector Educación, Salud, Agricultura, etc., incluyendo nuestra carretera, Cajamarca decide en todo, tanto que ni siquiera han considerado a nuestro Alcalde en la documentación de la carretera que se construyó hasta la Encañada, ni en el controvertido Tramo II, siendo nosotros los principales interesados. En los presupuestos que dan a cada sector los “amigos” cajamarquinos, tratan de la peor manera a Celendín, yo quisiera que los Jefes de dichos sectores se manifiesten, los nombramientos de profesores, empleados de salud, etc., lo hacen burlándose de Celendín. Para muestra un botón, el Jefe de la red de Salud, ¿saben quién es? -y no es por menospreciar la carrera, sino es cuestión de prestigio y nivel-, es una ENFERMERA, y del mismo Centro de Salud es una OBSTETRIZ, así estamos en Celendín. Cuando viajemos a nuestra tierra, tratemos de averiguar, y me darán la razón y si estoy equivocado, como humano que soy, pediré las disculpas del caso y/o luego trataremos de darle la solución.
Como ven, mis queridos paisanos, creo que es momento de sincerarnos, porque todos deseamos que Celendín sea grande, para el bien de nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos; Debemos analizar la real situación de nuestro querido y adorado Celendín, discutiendo y solucionando sus problemas, convocando conversatorios por cualquier medio, que nos lleve a luchar por los verdaderos intereses de Celendín, y mientras la Virgen del Carmen no de vida, hagamos lo mejor por Celendín, sin egoísmos, ni hipocresías, intereses personales, etc, Trabajemos trazando objetivos, sin discusiones mezquinas, ni dimes ni diretes que solamente hacen daño al adelanto de Celendín, y sobre todo no engañemos a nuestro pueblo, que nos estamos engañando nosotros mismos, y dando ventajas a otras ciudades que nos están superando cada día que pasa.
Porque hay algo en que no nos ganan: los hijos que Celendín da al Perú y el Mundo son grandes hombres del saber y el trabajo, que lo vienen demostrando cada día, con su gran intelecto y capacidad profesional, hacen que Celendín, tenga una buena imagen y sea conocido a nivel del mundo entero y de los cuales me siento muy orgullo, como todo buen Shilico, copiemos de otros lugares mas adelantados, creando un verdadero turismo, industrializando a nuestra provincia, construyendo grandes parques donde puedan ir un fin de semana la familia, los colegios, Centro Cívicos donde la cultura sea lo primero, por supuesto cada cosa en el lugar y el tiempo adecuado. Aunque sea un sueño, pero iniciemos por algo, tenemos grandes profesionales en el saber, que unidos podemos obtener de ellos su intelecto para Celendín y cada uno apoyando en lo que nos corresponde o podamos hacer. Vemos que tenemos paginas Web que sus directores y comentaristas están hasta en el extranjero, por lo menos que nos manden una fotografía de un parque bonito para construir en Celendín, porque lugares en nuestra tierra hay, solo que hay que darle, como se dice, su toque infantil.
Paisanos, espero no haberles caído mal, no soy pesimista, nunca lo he sido ni lo seré, pero sí soy objetivo y claro, quiero muchísimo, como todos ustedes a Celendín y por mi parte, me comprometo a luchar siempre y desde donde me encuentre, por darle por lo menos, un granito de arena, al adelanto de nuestro querido Celendín y así demostraremos QUIENES QUIEREN VERDADERAMENTE A CELENDIN
MUCHISIMAS GRACIAS.
JOSE MIGUEL BRIONES SILVA
DNI.43310641

lunes, 15 de junio de 2009

ESTUDIANTINA: Primera promoción de la Escuela Normal Mixta “Celendín”

En 1960 se fundó la Escuela Normal de Celendín funcionando en el local del Colegio Nacional “Javier Prado”, con horario especial y profesores que labororaron ad honorem, El personal docente fundador de la Escuela Normal de Celendín fue:
DIRECTOR : Ramiro Peralta Rojas
Docente : José A. Bazán Silva
Docente : Eusebio Horna Torres
Docente : Roberto Ludeña Zumaeta
Docente : José P. Montoya Sánchez
Docente : José A. Muñoz Chacón
Docente : Moisés Ortíz Huamán
Docente : Manuel Paredes Gálvez
Docente : Rosa Sánchez Araujo
Docente : Manuel Quiroz Velásquez
Docente : Carmen Rodríguez Díaz
Docente : Orestes Tavera Quevedo
Docente : Celedonio Vera Araujo
Regente : Carlos Silva Rabanal
Secretario : Francisco Chávez Díaz
Iniciaron sus labores sin valor oficial, gestionándose posteriormente su reconocimiento estatal.
El principal gestor de estas acciones fue el profesor Arístides Merino Merino, quien se percató que la mayoría de jóvenes se quedaban con Educación Secundaria, no pudiendo continuar estudios superiores por falta de recursos económicos, desperdiciándose de ese modo a los talentos que Celendín tenía en abundancia.
La creación de la Normal, mas tarde Instituto Pedagógico Regional “Celendín”, permitió que muchos jóvenes siguieran la carrera magisterial y dieran lustre a su alma máter que tuvo el mérito de tener brillantes profesores que de la manera más desprendida brindaron sus valiosos servicios en forma gratuita en pro de la juventud.
La Escuela Normal, no sólo albergó a jóvenes celendinos sino que también atrajo la atención de otros jóvenes de diferentes zonas del nor oriente que llegaron a nuestra tierra en pos de labrarse un futuro en la carrera magisterial.
Después de cierto tiempo y tras lograr su reconocimiento oficial, gracias a la gestión del representante celendino Ricardo Alcalde Mongrut. La Normal pasó a funcionar en el local de don Lorenzo Silva Marín (Hoy hostal Loyers) hasta que pasó a su nuevo local en Chacapampa.


Figuran en la fotografía de izquierda a derecha los profesores: Manuel Paredes Gálvez (en cuclillas) José Alejandro Muñoz Chacón, Celedonio Vera Araujo, Eusebio Horna Torres, Rosa Sánchez Araujo, Ramiro Peralta Rojas, José Pelayo Montoya Sánchez, Roberto Ludeña Zumaeta, José Bazán Silva, Moisés Ortiz Huamán y Orestes Tavera Quevedo.
Entre los alumnos hemos podido identificar a Zelmira Chávez Díaz, Esmilda Chávez Díaz, Jorge la Torre,, Isabel Sánchez Araujo, Silos Silva Pereyra, Clarisa Silva Pimentel, Isabel Rosell Bringas, Flor de María Díaz Araujo, Mary Carranza, Néstor Chávez Montoya, Sextina Velásquez Díaz, Pedro Saldívar, Carmen Rosa Silva Ramos, Guillermo Pereyra Rodríguez, Corina Quispe y Régulo Silva (Foto cortesía de prof. Javier Chávez Silva)

sábado, 13 de junio de 2009

OPINION: Entre burros y cobardes

Por Crispín Piritaño
Celendín
Un amigo me ha contado que uno de sus tantos periplos literarios por el continente coincidió con una cumbre de presidentes celebrada en Punta del Este, Uruguay, entre quienes estaban Fidel Castro y Alan García en su primer gobierno. Era la época en que los muros de Buenos Aires aparecían letreros con la frase “Dios mío, danos un presidente como Alan García”.
Parece que esto último había dado a Crazy Horse ínfulas de nuevo líder continental. Desde el umbral de la izquierda había roto esquemas con el Fondo Monetario y otras entidades representativas del capitalismo mundial. Durante una pausa en el salón donde se desarrollaba el certamen, Fidel había olvidado su característica polaca cuasi militar en uno de los sillones. Crazy, un poco en broma, se la puso y estrenó el caminar de pavo orondo que ahora es su sello. El mandatario cubano no pudo dejar de sonreír al verlo vestido con su chaqueta:
-Te queda grande, pese a tu tamaño- dijo.
La frase fue premonitoria y a la postre rubricó la imagen de un pésimo gobierno que nos dejó como saldo muertos y masacres en varios lugares del país y una devaluación jamás vista en la historia del Perú, ni siquiera en los aciagos años que siguieron a la guerra con Chile. Con el triunfo del malhadado Fujimori en las elecciones de 1990, Crazy, fingiéndose perseguido político, se refugió "cobardemente" -en términos de la ministra Mercedes Cabanillas- en la embajada colombiana, acaso recordando que, en los años 30, el fundador del partido lo hizo también, “cobardemente” –en términos de la misma señora-, en la misma legación, escapando de la persecución de los mastines de Sánchez Cerro.

La ministra que no sabe, no opina, no asume, no dice nada cierto, en el caso de Bagua.

La ministra Cabanillas ha tildado de “cobarde” al líder indígena Alberto Pizango, por asilarse en la embajada de Nicaragua y la prensa oficialista (Expreso, Correo, La Razón) ha empezado a denostar al embajador Tomás Borge y al mismo Daniel Ortega, acusándolos de los mismos crímenes que comete García. Si para la ministra de Interior es cobarde quien pide asilo para salvar su vida, lo fueron también Haya de la Torre, Alan García y el venezolano Manuel Rosales acusado de saquear el estado de Zulia al más puro estilo de Fujirata, a quien el gobierno aprista ha brindado asilo. Pero esta señora, ¿piensa lo que dice? O, a secas, ¿piensa?
Los aciagos sucesos de Bagua nos llevan a pensar que en el cerebro de la ministra más bien reinan el vacío y las tinieblas, pero de balances y responsabilidades nos hablará la historia, así que dejémoslo por hoy. Consolémonos pensando que Fujimori parecía haber escapado a la justicia y, ya lo ven, hoy purga pena por sus crímenes. Otros lo seguirán.
En 2005, el pueblo peruano, amnésico como es, le dio otra oportunidad a un Crazy Horse reencauchado, con la apariencia adiposa y fofa de burgués, para ver si esta vez, con la experiencia anterior hacia algo bueno. Vana esperanza, alineado a la derecha de la derecha, lo menos que se puede decir es que ha reprobado todas las materias para ser un buen presidente, en particular en relaciones respetuosas y humanas con los peruanos. En cuanto a la economía, ni hablar. A Crazy los peruanos de nuevo lo van a "jalar" en tanto que presidente, ya que, según la filosofía aprista, tras haber sido "cobarde", ahora se devaluará en la escala zoológica, de caballo a burro.
La crisis de inteligencia que lo afecta no es casual, habla de la ausencia de cuadros con capacidad en las filas del partido aprista, lo que lleva a García a reclutar gente entre los tránsfugas de Unidad Nacional, como Flores Araoz y Rey Rey, y a un Yehude Simon, disidente de izquierda, que en lugar de ser una solución, han empeorado el panorama por seguir la línea de intransigencia impuesta por García. Por como todo esto no basta, el orondo presidente improvisa a gente de su partido en cargos para los cuales no están preparados. Es así que tenemos el caso patético de la ministra del Interior, doña Mercedes Cabanillas, que tras la matanza no sabe, no entiende, no asume, ni nada. La doña es, sin duda, otra de las bromas crueles que Crazy hace a los peruanos, en venganza por haber creído en él y por haberlo elegido. Sólo un loco puede creer que para desempeñar la cartera del Interior no se requiere inteligencia, que sólo basta con tener un rostro fiero y airado, de policía angustiado antes de fin de mes.

viernes, 12 de junio de 2009

POLÍTICA: Meche, como la Mona...

La siguiente entrevista, publicada por el diario La República, dice con claridad en manos que quienes está actualmente la responsabilidad de gobernar en el Perú. Estas son las alucinantes declaraciones de la Ministra del Interior, Mercedes Cabanillas, tras la masacre de Bagua, en la que perdieron la vida 24 policías y un número indeterminado, por ahora, de nativos. El lector sacará sus propias conclusiones (NdlR).

TRAS LA MASACRE, LA MINISTRA NO SABE, NO OPINA, NO ASUME
La República, 9 de junio de 2009

¿Cuándo decide realizar el operativo en la Curva del Diablo?


No lo decidí yo, lo decidió el comando policial.

¿La orden fue de usted o del presidente de la República?

De ninguno de los dos.

¿El alto mando policial decidió por iniciativa propia?

Sí.

¿La sorprendieron?

La Policía hace lo correcto.

(…)

¿Había un plan B?

Pregúnteles a los policías.

¿El ministro aprueba las decisiones?

El ministro busca recursos.

¿Le han pedido asumir su responsabilidad política?

¿De qué?

De la muerte de los policías.

¿Yo he tenido la pluma en la cabeza y he aniquilado a los policías? Cómo me pregunta eso, si ni siquiera he estado en el lugar.
.

jueves, 11 de junio de 2009

Solidaridad con los hermanos de la Amazonía

La asociación Celendín Pueblo Mágico, luego de los sangrientos sucesos ocurridos la semana pasada en Bagua, y siempre reclamando que se esclarezca lo que realmente ocurrió allí, el número de víctimas entre los nativos y las responsabilidades que incumban, adhiere a la marcha que se celebrará hoy en Lima en solidaridad con todas las víctimas. Exigimos además que se anule, no sólo suspenda, los decretos maliciosos causantes de la tragedia, y una reflexión dialogada con todos los sectores interesados para ir a una explotación racional y durable de los recursos no sólo de la selva sino de todo el Perú.

Una ilustración que ilustra nuestro tiempo negro.


BAGUA: La verdad de la tragedia 2

Estas son palabras verdaderas que hablan de la tragedia de la Amazonía, tal cual es. Los peruanos debemos escucharlas con atención y reflexionar. Nuestro futuro depende de ello.





.

BAGUA: La verdad de la tragedia 1

Este reportaje nos parece ejemplar y exhaustivo. Los peruanos debemos ver con atención este vídeo, tomado del programa Enemigos Intimos. Es un elemento que deberá tomar en cuenta toda Comisión Investigadora que se forme para discernir la verdad. ¿Qué es lo que pasó en Bagua, el pasado 5 de junio? ¿Quién lanzó la acción que terminó en una masacre? ¿Qué pasó después? ¿Qué ordenes se dieron? ¿Quién las dio? Además de las lamentables muertes de 24 policías, ¿cuántos nativos y pobladores de la zona murieron en la balacera indiscriminada que apuntó contra la masa de manifestantes? La asociación Celendín Pueblo Mágico exige una investigación imparcial. Frente a este drama, todos los peruanos tenemos que asumir nuestras responsabilidades. La historia ya nos contempla.

.

martes, 9 de junio de 2009

BAGUA: Los cristianos frente al crímen

NO MATARAS A LOS HIJOS DE LA TIERRA
“La Verdad brotará de la tierra, y de los cielos se asomará la Justicia.
El mismo Yahvé dará la dicha, y nuestra tierra su cosecha dará;
la Justicia marchará delante de él, y con sus pasos trazará un camino.”
Salmo 84, 11-14
Los sacerdotes, religiosos y religiosas, laicos y laicas, miembros de diversas comunidades de la Diócesis de Cajamarca:
Frente a los hechos de violencia acontecidos en Bagua el viernes 05 de junio 2009, Día Internacional del Medioambiente, levantamos nuestra voz de indignación cristiana frente a quienes dieron órdenes de ensangrentar la selva cobrando vidas de un número aun indeterminado de indígenas y de policías.
La violencia será algo que los cristianos condenaremos siempre, puesto que engendra más violencia. Sin embargo, recordamos, que la paz es fruto de la justicia, y que cuando se cometen injusticias como se pretende hacer con la aplicación de decretos legislativos anticonstitucionales, elaborados para favorecer los intereses de las grandes empresas petroleras y mineras, a los pueblos que se sienten vulnerados en sus derechos les asiste la legítima protesta.
En este sentido, recordamos que la protesta de los pueblos amazónicos venía haciéndose de manera pacífica y que, por tanto, una solución adecuada a la misma también debería haberse hecho de manera pacífica como lo venían pidiendo los obispos de la amazonía y numerosos sacerdotes de la zona. Sin embargo, el gobierno optó por el uso de las armas, exponiendo la vida de los propios policías que no son los causantes del conflicto, sino las víctimas de la irresponsabilidad de los gobernantes y de un Congreso de la República que no está asumiendo su rol de legislar de manera justa.
La región de Cajamarca, tiene seis grupos étnicos amazónicos, y ellos participaron de las protestas destinadas a defender el agua, la tierra y los bosques, dones preciosos de nuestro Creador. Nuestros hermanos indígenas no defendían solamente sus derechos, sino los de todos los peruanos y de toda la humanidad, al ser la amazonía el pulmón de un planeta cada vez más contaminado.
Exigimos investigación y sanción a los verdaderos responsables del genocidio, así como a los autores directos de las muertes de indígenas y policías, y rechazamos las declaraciones farisaicas de los gobernantes que buscan culpar a personas individuales y a los dirigentes legítimos de los pueblos amazónicos; y por el contrario, exigimos también que se investigue a quiénes han estado detrás de la elaboración de leyes anticonstitucionales que vulneran además tratados internacionales como el 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que protege los derechos de los pueblos indígenas.
Para toda la ciudadanía está claro que estas leyes buscan favorecer a pequeños grupos de poder transnacionales apoyados por autoridades corruptas para saquear las riquezas naturales que corresponden a todos los peruanos.
Nos solidarizamos con los sacerdotes, religiosos y religiosas y los obispos que trabajan en la Amazonía, cumpliendo la misión de la Iglesia, que como decía el Papa Benedicto XVI en el Discurso Inaugural de La Aparecida tiene que ser «abogada de la justicia y defensora de los pobres».
Nuestras oraciones y plegarias son para que se restablezca la justicia y la paz en la zona, lo cual pasa por que se deroguen los decretos legislativos anticonstitucionales y se creen las condiciones para el diálogo transparente, mientras invocamos para que en el Congreso se sancionen las responsabilidades políticas que ocasionaron la matanza, y para que el poder judicial investigue imparcialmente de manera que se sancionen responsabilidades individuales de los autores de la violencia.

Firman
Parroquia Espíritu Santo
Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe
Parroquia Universitaria Santo Tomas de Aquino
Parroquia San Marcos
Parroquia San Gerónimo de Ichocán
Parroquia San Lucas de Otuzco
Vicaría Diocesana de la Defensa de la Vida y del Medioambiente.
Equipos Docentes de Cajamarca
Equipo de Pastoral Carcelaria
MANTHOC
Unión Nacional de Estudiantes Católicos – UNEC, Cajamarca
Juventud Obrera Cristiana - JOC
Sacerdotes:
Miguel Garnett Jonson
Lázaro Jara Paredes
Walter Cruz
Segundo Alarcón Cobeñas
Francisco Centurión Obando
Rolando Estela Díaz
Marco Arana Zegarra

BAGUA: No al silencio, No al engaño...

CPM ha recibido de amigos esta carta y el artículo adjunto, que en las circunstancias que vive el Perú nos parece que es muy importante. Que su lectura nos haga reflexionar. El pueblo peruano debe dejar de ser el rebaño al que conducen con engaños los malos políticos (NdlR).

Hola,
Esta carta va destinada a algunos amigos que ciertamente conocen a Alberto Chirif y a otros amigos que probablemente no lo conocen.
Quienes lo conocen, sabrán que si uno quiere entender la selva del Perú, a quien tiene que llamar es a Alberto. Él es un antropólogo que ha dedicado toda su vida -no uno que otro año sabático- a trabajar en la amazonía, y conoce como pocos ese mundo.
Hoy Alberto me hizo llegar este mensaje y quiero compatirlo contigo. Te invito a que lo leas con cuidado. Está escrito con pasión y con indignación y creo que es la lectura indispensable de hoy.
Gracias por tu atención. Si te toca como a mí me tocó, seguramente querrás que otra gente lo lea. En buena hora.
Lucho Delboy

NO ES TIEMPO PARA PERMANECER CALLADOS
Por Alberto Chirif
Los antecedentes son conocidos. Aprovechando facultades legislativas otorgadas por el Congreso, el Ejecutivo se despachó con una centena de decretos de diverso corte y que por cierto van mucho más allá del objetivo de la delegación recibida, que era adecuar ciertas normas nacionales para poder implementar mejor el Tratado de Libre Comercio, suscrito por el Perú con los Estados Unidos. Entre ellos, por ejemplo, hay uno que exime de juicio a los policías que maten o hieran civiles “en cumplimiento de sus funciones” y que permite la detención de personas sin mandato judicial. Y hay varios que la enfilan contra los pueblos indígenas, que a lo largo de años han conseguido que se les reconozcan una serie de derechos, tanto en el ámbito nacional como en el internacional.
Los análisis jurídicos han sido ya hechos por muchos abogados, unos especialistas en temas indígenas y otros en asuntos constitucionales y, no siendo nuestra especialidad, no queremos abundar en el tema que ellos han examinado con propiedad. Sobre el tema, recomendamos leer el contundente informe de Francisco Eguiguren, a quien nadie podrá acusar de responder a intereses políticos partidarios (humalista o cosas por el estilo), ni siquiera de tener vinculaciones con el movimiento indígena. Hoy muchos alegan que el gobierno debe mantener el estado de derecho, pero pasan por alto que el primero en transgredirlo ha sido precisamente el gobierno al promulgar leyes que no tienen nada que ver con el TLC y que son anticonstitucionales por violar el derecho de consulta, por afectar derechos reconocidos a los indígenas en la Constitución y las leyes y por derogar normas de mayor jerarquía.
La masacre acaecida el fin de semana anterior es consecuencia de una larga sucesión de agresiones, del Ejecutivo en general y del presidente García en particular, contra los indígenas, a quienes desde el comienzo calificó de "perros del hortelano", para indicar que tenían recursos que no aprovechaban, pero que al mismo tiempo no dejaban que fuesen explotados por otros. Los indígenas, que no tienen porqué saber de refranes españoles ni de hortelanos, recibieron el mensaje claro de ser calificados como perros por el presidente, y lógicamente reaccionaron con respuestas escritas y comentarios a sus artículos, que de esta manera había comenzado a exacerbar sus ánimos.
La gesta de los achuares del Corrientes en defensa de su salud y la de su medio ambiente comenzó una serie de protestas indígenas el año 2006. Frente a ellas, el gobierno, al igual que ahora, al igual que siempre, negó las evidencias de contaminación y dilató asumir su responsabilidad de defender a sus ciudadanos. Sin embargo, la irresponsable táctica de dilación para cansar a quienes reclaman no funcionó en este caso y los achuares, exacerbados por el gobierno, tomaron las instalaciones y luego de una situación tensa, lo obligaron a asumir su rol.
El acta de Dorissa, que selló los acuerdos de los indígenas con la empresa y el Estado para comenzar a sanear la zona (reinyectando las aguas de formación), recogiendo los desechos de petróleo acumulado en pozas y reconociendo demandas sociales (educación y salud, que por cierto no han sido atendidas) es presentada por el ministro del ambiente, Antonio Brack, como una muestra de que la extracción minera y de hidrocarburos es ahora una operación “limpia” y que la contaminación es problema del pasado. Mundo de fantasías el que presenta el ministro, porque remediar los estragos ambientales y recuperar la salud de la gente afectada por la presencia de metales pesados en su sangre tomará muchos años y porque en zonas donde la población no ha tenido la fuerza de los achuares para reivindicar sus derechos las cosas siguen empeorando año a año. El caso de Doe Run, en La Oroya, a la cual, por cuarta vez, el Estado le ha dado nuevo plazo para cumplir con el PAMA (Plan de Adecuación al Medio Ambiente) es significativo. Al César lo que es del César, señor ministro, y usted debe reconocer que los cambios que se han producido en el Corrientes se deben a entereza de los reclamos de los indígenas y no a la voluntad del gobierno, que más bien a aceptarlos hasta último momento. Que el gobierno saque una lección de allí y no repita como cacatúa sus manoseados argumentos sobre indígenas manipulados, intereses de países extranjeros que no quieren que el Perú progrese y otros por el estilo.
Pero el gobierno no ha aprendido la lección. En este caso, otra vez el gobierno ha apelado a la misma táctica de dilatar, de intentar aburrir a la gente, de pelotearla. Frente a los reclamos de AIDESEP ante el Ejecutivo para la derogatoria de los decretos, la respuesta fue que la organización tenía que hablar con el Legislativo, ya que el tema era de su responsabilidad. Y frente al pedido expreso de derogatoria ante el Congreso, formulado esta vez por la Comisión de Constitución y avalado por una demanda en este sentido de la Defensoría del Pueblo ante el Tribunal Constitucional, la mayoría legislativa respondió que tenía que esperar el resultado del diálogo entre los indígenas y el Ejecutivo. Se trató de una actitud evasiva, irresponsable y cobarde de la mayoría parlamentaria.
La perfecta sucesión entre la negativa del Congreso para derogar los decretos y el ataque al día siguiente a los manifestantes aguarunas y huambisas que tenían tomada la carretera cerca de Bagua, habla acerca de una estrategia planificada por parte del gobierno. El Congreso no esperaba los resultados del diálogo entre los representantes indígenas y el Ejecutivo, tal como lo dijeron congresistas de la mayoría, sino que aguardaba la represión violenta de quienes habían capturado la carretera. Es también claro que la respuesta violenta del gobierno ha sido para adelantarse a la respuesta del Tribunal Constitucional, ante quien la Defensoría del Pueblo había presentado, un par de días antes, la demanda de inconstitucionalidad contra el decreto 1064. Las mentiras después del asalto a quienes bloqueaban la carretera se suceden y refuerzan día a día. El argumento de la manipulación externa, que culpa a los presidentes de Venezuela y Bolivia de las protestas, o al líder del Partido Nacionalista, es patético no sólo por falso, sino porque es una manera del gobierno de seguir evadiendo su responsabilidad frente a las causas que están en la raíz de las protestas. La mentira no es buena consejera, ni sirve para que la gente asuma sus errores y busque soluciones a los problemas. El mismo presidente del Consejo de Ministros, Yehude Simons, ha apelado a esta estrategia en una reciente entrevista televisada, al referirse de manera indirecta que detrás del levantamiento indígena estaba el gobierno de Ecuador, con la finalidad de dañar la capacidad productiva petrolera del Perú y evitar la competencia. Siendo benévolos, podríamos pensar que se trata de una expresión de ignorancia total acerca de lo que sucede en ese país, donde los indígenas atraviesan por problemas similares a los del Perú y protestan contra las petroleras y contra el gobierno con similar energía que en el nuestro. Como ejemplos podemos mencionar el juicio a Texaco interpuesto por los cofanes, y las demandas de los kichwas de Sarayaku contra la Compañía General de Combustibles de Argentina y de los shuares contra otras empresas petroleras. Pero nos cuesta trabajo pensar que gente que gobierna un país pueda ser tan ignorante, razón por la cual pensamos que el argumento ha sido maliciosamente diseñado para distraer la atención.
La asociación de los reclamos con el terrorismo y el narcotráfico es también otra burda mentira. A ninguna organización terrorista ni dedicada al narcotráfico se le ocurriría levantar tal polvareda como la originada por las manifestaciones indígenas en gran parte de la Amazonía, porque sería un acto suicida quedar así al descubierto. Sorprende escuchar al señor Simons sumándose a este coro de falsedades, dado que él mismo, hace algunos años, fue víctima de acusaciones similares, que logró superar gracias a la solidaridad de ciudadanos que denunciaron el atropello contra su persona y al rol de algunas instituciones, entre ellas, ONG y la Defensoría del Pueblo a las que ahora él desacredita.
Lo acaecido en Bagua es lamentable por la muerte de policías e indígenas, cuyas familias se han truncado y deben acostumbrarse a continuar su vida con esposas viudas y descendientes huérfanos. Luego de más de una década de violencia, el enfrentamiento entre peruanos es algo que nunca debió volver a ocurrir. Aunque no se trata de establecer una competencia de muertos, las noticias actuales nos producen profunda desconfianza y pensamos que deberá pasar un tiempo para que se descubra la verdadera dimensión de esta tragedia. El gobierno deberá responder por la muerte de los indígenas y de los propios policías, a quienes mandó para resolver un asunto que debió haber solucionado por la vía política y no de la represión armada.
Lo que sí es objetivo es que la violencia fue originada desde el gobierno, primero con los ataques del perro del hortelano, luego con la promulgación de decretos confiscatorios y, finalmente, con el ataque armado empleando armas de guerra contra población que sólo tenía lanzas, como lo ha reconocido el propio director general de la Policía Nacional, general José Sánchez Farfán, en una entrevista televisada. También sobre esto se ha mentido al decirse que los indígenas dispararon contra un helicóptero, cuando en realidad este hecho sucedió en la zona del VRAE, a cientos de kilómetros de Bagua, y en un contexto en el cual, efectivamente, se enfrentaba el Ejército contra narcotraficantes. Voceros del gobierno han distorsionando las noticias buscando impresionar a la ciudadanía.
Todo acto de crueldad debe ser sancionado, pero antes hay que probarlo, y en las circunstancias actuales, con las noticias dominadas por el gobierno, no hay condiciones que garanticen la objetividad de la información. Así como circulan noticias de actos de barbarie cometidos por los indígenas, hay otras que refieren atrocidades realizadas por la policía. Caer en su difusión es colaborar a confundir las cosas, en vez de buscar soluciones. Sin embargo, el gobierno y algunos medios están avivando antiguas imágenes sobre los indígenas que los presentan como salvajes y, a la vez, aprovechando la situación para declarar una caza de brujas contra el movimiento indígena y contra el presidente de AIDESEP, Alberto Pizango. Presentarlo a él como responsable de la masacre de Bagua es absurdo. La incursión de la policía se realizó en el más absoluto secreto, apenas unas horas después de la mentira del Congreso de que esperaría los resultados de la negociación del Ejecutivo con AIDESEP. Su rol ha sido actuando como vocero de una posición definida por las bases. Ha sido el gobierno quien ha desencadenado la reacción de los manifestantes al atacarlos con armas de guerra.
Para aguarunas y huambisas la agresión externa y la venta de sus de recursos por el gobierno a empresas extranjeras no sólo está en la letra de los decretos como posibilidad futura, sino que es algo que ya se plasma en la realidad. Desde hace un par de años, el gobierno ha firmado contrato con HOCOL para explotar recursos petroleros en parte del alto Marañón, sin haberse dado la más mínima molestia para intentar consultar la medida antes de tomarla. Por otro lado, la empresa minera, Dorato Perú, subsidiaria de una transnacional canadiense, se ha instalado en la zona de la Cordillera del Cóndor con la finalidad de explotar oro. El Ministerio de Energía y Minas ha dicho que ella no tiene permiso para trabajar allí, pero tampoco ha realizado ningún esfuerzo por echarla. Como ha denunciado el periodista César Hildebrandt y un especial de La Primera hace apenas una semana, esta empresa, que opera en zona de frontera vedada por la Constitución a extranjeros, tiene como gerente general nada menos que a Carlos Ballón, asesor principal en cuestiones de minería del plan de campaña del actual gobierno.
Aguarunas y huambisas son culturas de antigua tradición guerrera, con gran capacidad de unión frente a agresiones externas, como lo han demostrado a lo largo de la historia. Lo que está sucediendo ahora es muestra de eso y el gobierno debería saberlo a fin de detener su irresponsable cadena de provocaciones que puede generar situaciones nefastas para el desarrollo de la paz en el país.
Aunque es difícil que en las condiciones actuales el gobierno rectifique su accionar y acepte su responsabilidad en todo este cúmulo de barbaridades, debemos pedir que haga eso como única manera de plantear condiciones claras y sanas para el diálogo con los pueblos indígenas.

DEPORTES: “La Feliciana” Campeón de 1960

Por Jorge A. Chávez Silva, “Charro”
El fútbol -qué duda cabe- siempre fue, es, y será pasión de multitudes. En el Celendín de los años sesenta se practicaba el fútbol en cualquier pampa donde pudiera rodar una pelota y famosos eran los campos del “Centenario”, “La Breña” y “Chacapampa”. Los jugadores de entonces hacían gala de un amateurismo franciscano –algunos jugaban descalzos- y jugaban por el verdadero amor a la camiseta.
El muchacho que era de un barrio, jugaba por él y punto. No se admitían tránsfugas, ni pases comprados con dinero. Mucho menos coimas, ni sobornos, ni se compraban réferis, ni nada. El que campeonaba lo hacía a pulso y no había más. Nada de triunfos morales, ni partidos arreglados, ni triunfos en la mesa por algún reclamo. Los partidos se ganaban en la cancha, con sangre sudor y lágrimas y el que alcanzaba el título era un campeón legítimo.
Los balones de entonces eran de cuero con blader de jebe y pichina, tenían unos pasadores como zapato y con él, además de cerrar el balón, se ataba la pichina para que no se desinflara. Siempre quedaba un bulto como chupo en la pelota y cuando uno tenía la mala suerte de cabecear justo en ese lugar, le salía un chinchón de padre y señor mío que le quedaban pocas ganas de meter un gol de cabeza.
En esta vieja fotografía está el equipo de “La Feliciana” –huachafamente llamada hoy “Sevilla”- Campeón de fútbol de 1960. Entonces alternaba con viejos cuadros, algunos desaparecidos, como Juan Basilio Cortegana, San Isidro, El Rosario, Santa Rosa, Bellavista, Danubio y otros.


De izquierda a derecha en cuclillas: Horacio Díaz Calla, Manuel Ortiz Huamán “Cashan”, Alvaro Torres Lozano “Chicle”, Raúl Díaz Calla y delante, echado, Emiliano Díaz Calla “Canjhul”.
De pie: Manuel Beltrán, Manuel Rojas Díaz ,“Shucaque”, Emilio Rodríguez Chávez ,“Gitano”, Francisco Chávez Alva, Antero Cortegana Chávez, “Mocli”, Carmelo Silva Pinedo, Pedro Chávez Araujo, Ever Abanto Zegarra y Ladislao García Díaz, “Manco Ladi”

lunes, 8 de junio de 2009

OPINION: “Asesinados”, “muertos” y "fallecidos"

Por Crispín Piritaño
Celendín
Hemos visto con estupor las columnas y titulares de los diarios, en su mayoría adictos al gobierno de turno, e inclusive a diarios que creíamos objetivos como “Perú 21” y “ La República” utilizar términos discriminatorios para tratar a las víctimas de la masacre de Bagua: Mientras los policías son “asesinados salvajemente”, los nativos caídos son simples "muertos" cuyo número real se desconoce. Algunos políticos hablan pudicamente de estos y los llaman "fallecidos".
Creíamos que estas actitudes habían desaparecido con la caída del régimen corrupto de Fujirata, pero vemos con pena, que la mala semilla, como la cicuta, ha echado raíces y se ha convertido en un modus operandi habitual entre algunos periodistas que postergan la verdad en aras de apetitos personales.
Yendo al fondo del asunto, sabemos que la problemática de los indígenas de la selva es secular. Las diferentes etnias que pueblan la región vivieron postergados por siglos y nadie hizo caso de ellos, hasta que descubrieron que la región era rica en recursos y empezaron a invadir sus territorios, arrinconando cada vez más a los indígenas, desapareciendo su cultura y hasta exterminando a algunas naciones.

Alberto Pizango, lider indígena de AIDESEP

El origen del actual conflicto es el ingreso de empresas multinacionales a la selva rica en oro, maderas, petróleo y gas natural. El gobierno, en su política entreguista, dispuso de estos territorios sin consultar con los nativos, como si éstos no existieran o no tuvieran opinión. Partiendo de esto sacamos una conclusión irrefutable: La lucha de los nativos es justa.
La reacción de los medios oficiales se venía venir: acusar a los que defienden a su territorio como terroristas, delincuentes y subversivos y quejarse de una conspiración extranjera, es, además de irresponsable, un procedimiento fascista, concordante con la democracia del hortelano que predican Alan García, Yehude Simon y Mercedes Cabanillas, los dos últimos improvisados en ministerios para los cuales, evidentemente, no están preparados.
El desastre ocurrido es el resultado de esta improvisación. Se mandó a los policías a la muerte, no hubo planificación, ni estrategia. La dimensión de la tragedia y los afanes de culpar a alguien ha desatado una sicosis de guerra. Las fuerzas armadas que han tomado el control de la zona realizan rastrillajes capturando a todo aquel que tenga rasgos indígenas.
Los diarios hablan de los policías fatalmente caídos y de la crueldad de los indígenas a quienes se presenta poco menos que como caníbales, incluso la prensa amarilla insinúa que menos mal que abandonaron la práctica de reducir las cabezas de sus enemigos. ¿Qué dirá de esto Mario Vargas Llosa con su tesis de la cosmovisión indígena, que esgrimió cuando lo de los mártires de Uchuraccay? Hasta ahora calla en siete idiomas, luegho de su show mediático en Venezuela.
Frente a la avalancha oficialista contra los indígenas, nos preguntamos consternados ¿Quién toma en cuenta la cantidad de nativos muertos que han sido arrojados a los ríos para ocultarlos en las cifras oficiales? ¿Cómo creer en la crueldad de los aborígenes si en su mayoría enfrenta lanzas y piedras a las balas y bombas lacrimógenas arrojadas desde helicópteros por los policías?¿Se está repitiendo la historia de la conquista?
Todos los de abajo, trabajadores, sindicalistas, sabemos como las gasta la policía en materia de represiones y disuasiones. Los maestros hemos sufrido en carne propia la acción de la policía por reclamar nuestros derechos y hemos sido tratados como terroristas y delincuentes. Pero no somos revanchistas, estamos seguros que los responsables son los políticos del APRA y sus acólitos en su afán sempiterno de enfrentarnos entre peruanos.
El Partido Aprista, que tiene la sartén por el mango, actúa exactamente igual que la Unión Revolucionaria de Sánchez Cerro, con la misma intolerancia con que persiguió a los antiguos dirigentes apristas como Alfredo Tello, Jorge Idiáquez, Armando Villanueva y el propio Haya de la Torre, acusados de terroristas y a su doctrina de comunista, persiguiéndolos con intenciones asesinas y con el “jefe” terminando de inquilino en la Embajada de Colombia. Ahora se rasgan las vestiduras en la presunción que Alberto Pizango esté asilado en Bolivia.
En honor a la verdad, seamos justos. Lamentamos la muerte de los policías y de los indígenas caídos, pero tenemos que comprender que en esta guerra entre peruanos, los responsables, irresponsables, siguen cínicamente en sus cargos y Mercedes Cabanillas, que no sabe donde esta parada, se atreve a lanzar bravuconadas llamando cobarde asesino a Pizango en lugar de presentar su renuncia irrevocable por incapaz.

sábado, 6 de junio de 2009

PREGÓN: Cómo Yanacocha engaña a los jóvenes

LO QUE NO SABEN, LOS LÍDERES DEL SABER
Por Franz Sánchez Cueva
Lima
A estas alturas del año, los medios de comunicación comienzan a tandear “spots” de un concurso de conocimientos denominado Líderes del Saber. Este certamen, que en un inicio, reunió a colegios de Cajamarca y la Encañada, hoy se extiende también a instituciones educativas de Celendín -si se piensa un poco se entenderá por qué-. La organización de dicha competencia recae en un ente representantivo del entreguista gobierno de Alan García, la Dirección Regional de Educación, y en un representante del abusivo poder económico privado, la Minera Yanacocha (o como se llame, dependiendo del lugar).

Mina Yanacocha, centro de operaciones de Newmont Minning Company en Cajamarca

Yanacocha. Es una empresa norteamericana, que empezó sus operaciones con el beneplácito y la complicidad del hoy presidiario Fujimori. Es una mina de oro a tajo abierto, ubicada entre la cabecera de tres ríos cajamarquinos. Es propiedad de la Newmont Mining Corporation, con sede en Denver, Colorado. La Newmont, es el mayor productor de oro a nivel mundial. Sus yacimientos están repartidos en países pobres, cuyas leyes son complacientes con la multinacional. En su país no podrían hacerlo. Su legislación no lo permitiría.
Recientemente. La Asociación WASSA de Ghana, que agrupa a comunidades afectadas por la minería en este país, formuló un reclamo a Newmont Mining exigiendo la reforma urgente de sus prácticas ambientales, de derechos humanos, y la cancelación de sus planes de abrir nuevas minas a cielo abierto, en tierras de cultivo densamente pobladas en las reservas y bosques de Ghana. Lo propio ha ocurrió en Indonesia, Rumania y Nevada, donde se ha demandado el cese de prácticas de intimidación a campesinos, miembros de comunidades y toda persona que se oponga a sus operaciones.
Bajo el repudio colectivo, la todopoderosa Newmont ha hecho su ingreso en el hambriento continente africano, que será su quinto gran centro de operaciones. El nombre de los proyectos son: Ahafo y Akyem.
Lo que el estudiante debe saber es que, en Celendín, la Newmont se denomina Minas Conga. Mejor dicho que: Ahafo y Akyem + Yanacocha + Minas Conga = Newmont. Esta fórmula genera escalofríos cuando añadimos a la suma, un gobierno que asegura confort a las transnacionales y no repara en llamar “perros del hortelano” a los defensores de nuestros recursos naturales.
El señor García cree que la única receta para el desarrollo de nuestro Perú está en la mera explotación de recursos. Y olvida las demás vías existentes. O las olvida, o no las quiere recordar, que son dos cosas distintas. Un país que a sus exportaciones les da un mayor valor agregado es un país en desarrollo. Ahora, la conservación de nuestros recursos naturales radica en la preocupación por las condiciones actuales del planeta. El mundo que queremos dejar a nuestra progenie. Eso también es hablar de desarrollo.
El gobierno y Newmont me hacen acordar a dos bueyes villanos de una serie radiofónica llamada Granja Latina. Uno de estos toros se llamaba “Ban” y el otro “Dido”. Ellos, se servían de los demás animalitos para complacer sus intereses, a costillas de la fauna poblacional.
Inmersos en ésta política neoliberal y atosigados con el rollo de la “mano invisible”, que no es cierta, podemos manifestarnos contra el manoseo del Estado como facilitador de pataletas empresariales. Caso Yanacocha, caso Doe Run, etc. Lo que se hace hoy es gobernar para minorías, con la enfática condena a quienes defiende nuestros derechos. Ahora son las comunidades amazónicas. Tenemos pues un gobierno aburguesado y mañoso.
Remarquemos una característica de este deprimente modelo político. La estandarización de masas y formas de pensamiento (o sea, no me conviene que pienses). ¡Respuesta Correcta!!! Ahí es donde entran los pulcros medios de comunicación. Los psicosociales. Acuérdense cuando proyecto Conga manifestó que entraba en período de reevaluación. La prensa manifestaba: “Proyecto conga anuncia que posiblemente no invertiría en Celendín”. Y algún portavoz decía: “Hay un proyecto mucho más factible en África”. Amenazaban con irse y hundirnos en el desempleo. ¿Para lograr qué...? ¿Cuál era el objetivo de este psicosocial?
Polos, gorros, llaveros, lapiceros, reglas, afiches, corridas de toros, orquestas, castillos, y hasta cohetes (¿se acuerdan?). Todo estos son instrumentos psicosociales. De allí que se debe dar importancia al consumo de manzana por los chicos, para que tengan un mejor nivel de memoria que los viejos. O por lo menos incentivemos la lectura. Pero no la lectura de textos que dicta el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Que lean, los estudiantes, a Mariátegui, que entiendan a Vallejo (si no es algo utópico), que reivindiquen a Alfredo Rocha, que se conmuevan con Julio Garrido Malaver, que repatrien a Alfredo Pita, que revaloren a Jorge Horna, que huelan los óleos narrativos de Jorge Chávez Silva; que busquen historia, presente y futuro en las páginas de CPM (sin falsa modestia).
El concursete Líderes del saber no es más que parte del trabajo psicológico social de Newmont. Los regalitos, viajes de promoción y fiestas, son condicionamientos conductuales. Cuando los alumnos finalicen el colegio, muchos partirán a otras ciudades que los albergarán. La morriña hará que recuerden instantes tristes: La despedida de los padres, de los amigos y compañeros, los profesores, la tierra que se queda. Pero también asociarán instantes alegres: El viaje de promoción, el baile con los compañeros, quizás auspiciados por Conga. La relación entre: “mi último año de colegio” y “Todo lo que dejo”, se acompañan de la subliminal figura de Conga. Apoyados lógicamente con el bombardeo de medios al subconsciente de los adolescentes. Quiénes están propensos a las emociones. Cuando vivan lejos, extrañarán a Celendín pero con todo lo que vivieron (paquete incluido, Conga). Para cuando maduren, estarán tan acostumbrados a la presencia de Conga en la sociedad, que la percibirán como parte del paisaje. “No podría querer a Celendín, sin Conga”. ¿Por qué? “Porque está relacionada con momentos indelebles de mi vida”. Y, ¿qué pasa con los que se quedan? Es peor todavía. Soportarán, el bombardeo. Serán sobrevivientes trastocados por el manejo de medios en Celendín. El proceso de asimilación es más evidente. Recibiendo información solamente de un lado, no podrán hacer reflexiones sobre algo de lo que han sido informados parcialmente, en forma monopolizada.
¿Qué es lo que deben saber? Jóvenes, deben saber que la sapiencia y el conocimiento únicamente son verdaderos cuando se utilizan para proteger a nuestro pueblo. Eso los hará verdaderos líderes. No para recibir reconocimientos vanos y superficiales. O para conseguir recompensas económicas o de otra índole. Nuestro pueblo clama por ustedes, no lo ignoren, no dejen de escucharlo. No lo olviden, por más lejos que les lleven sus ideales. Y si se quedaron, para hacer patria en su tierra, no sean indiferentes con ella. Esto es más condenable aún que todos los males antes mencionados.

martes, 2 de junio de 2009

BODAS DE ORO INA 38: Los concursos de FAP

Por Jorge A. Chávez Silva, “Charro”
El INA 38, a través de un programa de estudios general a todos los planteles técnicos denominado FAP (Futuros Agricultores del Perú), participaba en un concurso anual de Institutos Agropecuarios en pruebas que tenían que ver con el quehacer agrícola, entre ellas:
-Reconocimiento de Semillas
-Injertación de plantas
-Construcción de un nido trampa
-Castración de cerdos
-Oratoria (Sustentar un tema de la problemática agrícola local)
-Conducción de una sesión de FAP
Y otras pruebas que en conjunto daban un ganador.
La foto corresponde a la participación del INA 38 el año de 1962 en la ciudad de Huaraz. Obsérvese que la foto corresponde a la antigua plaza de esa ciudad antes que la destruyera el infausto terremoto de 1970. En esa memorable performance el INA 38 quedó como ganador absoluto entre todos los participantes de los institutos del norte entre los que se encontraban los de Chota, Jayanca, Chepén, Contumazá, Jaén, Pallasca, Huaraz, Luya y Celendín.
Este año se celebrará las Bodas de Oro de nuestro querido colegio y todos los que pasamos por las aulas de esta gloriosa institución estamos en la obligación moral de honrar a nuestro colegio asistiendo a las actividades que se han programado en la ciudad de Celendín. Para contactarse con el comité organizador tener en cuenta el mensaje que insertamos:
Su nombre: José N. de Piérola C.
Su correo: JDePiero@Southernperu.com.pe
Tema; Convocatoria
Mensaje: A todos los ex profesores y ex alumnos del Instituto Nacional Agropecuario Nº 38, este 27 de julio estaremos llegando en caravana a Celendín para saludar a este hermoso pueblo y para celebrar los cincuenta años de nuestra querida alma máter. Los invitamos a unirse desde Tacna, Lima, Trujillo, Chiclayo, Cajamarca y cualquier lugar en donde se encuentren los ex agropecuarios. Por favor comunicarse al teléfono: 01 5643278.


En la original plaza de Huaraz figuran en cuclillas, de izquierda a derecha: Segundo Avelino Aliaga Marín, Vicente Atilio Fernández Figueroa, Fernán Alfredo Silva Rabanal y Adolfo Burga Alván.
De pie: Jorge Bejarano Zevallos (+), Jorge Jaime Prado Quijano, Ing. Manuel de Piérola Castro (+)
(Director), Rafael Columbus Coronado (+) (Regente), Alvaro Zumarán Díaz y José Eugenio Pereyra Muñoz.


lunes, 1 de junio de 2009

FRIAJE: ¡Nuestros niños se están muriendo!

Los niños de los Andes peruanos se mueren de frío y las autoridades del país no hacen nada concreto y realmente eficaz para enfrentar esta situación. Celendín Pueblo Mágico se une a la campaña para sensibilizar a nuestra sociedad. Los niños andinos, los serranos, los amazónicos, los provincianos, también son el Perú. Lima no es todo.

Hemos tomado esta imagen de una serie de blogs que luchan contra la indiferencia. Nos sumamos a esta campaña impostergable.

Acabemos con la indiferencia, causante del atraso del Perú.