viernes, 19 de febrero de 2010

CARTAS: Mario Chávez Gil

Publicamos una carta dirigida por el doctor Mario Chávez Gil a un sitio que pretende hablar de Celendín en terminos políticos, pero que no lo logra. Nos ha sido reenviada a CPM porque, en la publicación de marras, su texto había sido mutilado. Esta es una muestra más de la intolerancia, habitual en el personaje escondido que anima ese pasquín, quien parece pensar que la verdad hay que buscarla cometiendo todo tipo de atropellos, contra el idioma en primer lugar. Nosotros sostenemos que no es necesario recurrir a insultos, barbarismos, vulgaridades, deformaciones idiomáticas y otras chabacanerías para que la verdad tenga peso. Celendín siempre fue un pueblo culto, muy cuidadoso del trato que merece el lenguaje. Recurrir al horroroso estilo de los diarios chicha, engendrados por las mentes maquiavélicas de Montesinos y Fujimori, es un signo de ignorancia. Para conocimiento de nuestros lectores, publicamos la versión íntegra de la misiva, tal como la escribió Mario, quien, aparte de ser un amigo, es conocedor profundo de la problemática celendina y frecuente colaborador nuestro (NdlR).

La municipalidad de Celendín, vieja aspiración de tirios y troyanos (Foto G. Díaz Vera)


Señores Shilikoss.

De mi consideración:

Un cordial saludo. El nombre vuestro adopta un vocablo desconocido para los celendinos, más conocidos como shilicos, término que cuando éramos niños, tenía connotaciones peyorativas, pero que con el devenir del tiempo, se transformó en expresión de lujo y motivo de orgullo, por el amor a la tierra de sus hijos y sus descendientes, desarrollado por los hombres que se constituyen en el principal sustento de la identidad celendina.
Ya se avizoran elecciones y aparecen candidatos que reclaman apoyo y también surgen los voceros o parlantes de tales candidatos que los secundan.
Las pretensiones de cualquier ciudadano son legítimas siempre y cuando estén preñadas de una vocación de servicio.
Es necesario que intentemos fortalecer nuestra endeble democracia. Con todo lo podrido de la política que nos hemos visto obligados a soportar, también es justo que como ciudadanos nos asista el derecho de tener nuestras propias reservas.
Más allá de los saludos y recuerdos, más allá de las buenas intenciones, todo aquel que pretenda representar a los celendinos, debe superar toda retórica. Si tenemos que apoyar a alguien, vamos a hacer algunas precisiones:
El pueblo celendino debe estar atento al lenguaje que utilizan los candidatos, quien quiera que sea. No se trata de ser irracional hincha fanático, se trata de reflexionar porqué vamos a votar y luego por quien vamos a votar.
Si se reclama nuestro apoyo y si hay quienes lo canalizan debemos apoyar a aquel que cumpla ciertos requisitos, sus promesas las evaluaremos después.
Antes del 30 de junio del 2010 todos los candidatos deben presentar su declaración jurada del impuesto a la renta presentada a Sunat el presente año y hacer público al
Pueblo celendino, sus ingresos y sus bienes; del mismo modo lo debe hacer todos los años aquel que salga elegido. Esto va para los candidatos a alcaldes y a regidores.
Deben presentar la lista de sus parientes más cercanos: padres, hermanos e hijos que se solidaricen con los candidatos en caso de que estos se vieran incursos en investigaciones .
Los candidatos deben ser muy claros al exponer sus ideas sobre la defensa de los parámetros urbanísticos de Celendín y parar de plano la destrucción irracional que se está haciendo de tan bello pueblo.
Deben dejar bien sentada su posición frente a la penetración de la minería y la defensa de ambiente de todos los pueblos desde Sorochuco hasta el Marañón, teniendo en cuenta que no existe pueblo minero que no sea pobre. Debe exigirse al máximo con estándares internacionales la disminución del impacto ambiental, controlado por agencias internacionales y solventadas por la minera que va a llevarse el oro. Quien verá por los campesinos, quien cuidará que no tengamos niños cretinos con el correr del tiempo por la contaminación de las aguas; quien verá por la defensa de nuestra escasa ganadería y agricultura; quien verá por que no se destroce el hermoso valle de Llanguat y se acabe con el turismo de la zona. Quien salga elegido alcalde y quienes sean regidores deben adoptar ya una posición de defensa de Celendín.
Somos un pueblo pobre con una economía distorsionada por fortunas de origen desconocido. Que esos dineros no se encarguen de traer abajo las fachadas del Pueblo.
Que proyectos para la manufactura desarrollarán los candidatos. Que apoyo se le brindará a la cooperativización de la industria del chocolate, la de los productos lácteos o de la artesanía.
Basta ya de una vez por todas de ofrecimientos demagógicos o de lucimientos de galardones que bien sabemos todo el mundo de una manera u otra los posee.
Hagamos gala de transparencia y que el manejo económico de la gestión edil se cuelgue en internet en lenguaje comprensible para los ciudadanos y no maquilladas cifras proporcionadas por economistas interesados.
Que las licitaciones sean públicas y que se conozcan a los postores, quienes no deberán tener ningún vínculo con las autoridades.
Si hablamos de estos compromisos, entonces cuenten con el apoyo del pueblo celendino, si no nos atrevemos, entonces mejor, no reclamen voto alguno.
Desterremos la corrupción.
Que fluya la integridad y el desprendimiento.
Por Celendín hasta cualquier momento

Mario A. Chávez Gil
DNI 17901454

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!

1 comentario:

Anónimo dijo...

CPM, nos criticas a Shilikoss no teniendo la sufiente moral, porque no haces nada por Celendin. Y Mario Chavez Gil de ser un buen profesional debe ser, no nos consta porque no lo conocemos, pero por Celendin no ha hecho nada...