martes, 23 de febrero de 2010

PEQUEÑA HISTORIA: El Cuerpo de Paz

Por Jorge A. Chávez Silva, “Charro”
Después de la Segunda Guerra Mundial, las naciones que se aliaron para derrotar a los países del eje tuvieron serias disensiones por causas ideológicas. Empezó entonces la guerra fría entre los bloques occidental capitalista, liderado por los Estados Unidos y el oriental comunista, liderado por la Unión Soviética, que, si bien no tuvo connotaciones bélicas directas, si se dio en los niveles político, ideológico, económico e informativo. Se pusieron de moda entonces los famosos espías internacionales, cuya máxima expresión es James Bond creado por la imaginación de Ian Fleming.
En esta guerra fría, que abarcó casi media centuria, a partir de la post guerra las dos potencias apelaron a todo para implantar su modo de gobierno a todo el planeta.
La creciente industria norteamericana se había extendido por casi todos los países del orbe. Los grandes capitalistas norteamericanos irrumpieron en todo el mundo en busca de materia prima –petróleo, oro, plata y otros metales, productos agrícolas básicos, etc.- que después regresaban como productos mucho más elaborados a sus países de origen, desde luego con otros precios, dando origen al neocolonialismo norteamericano que convirtió a toda Latinoamérica en el patio trasero de EE.UU.
Para cambiar esta mala imagen del norteamericano en los países tercermundistas, Jhon F. Kennedy creó en 1961, el Cuerpo de Paz, una legión de misioneros de la democracia, como la definieron los norteamericanos, para limpiar la imagen negativa que se habían ganado los odiados “yanquis”. Y desde entonces, en casi todos los pueblos más pobres del mundo era común ver a los “gringos”, bien papeados, altos, blancos, abstemios, cristianos creyentes y vestidos con modesta seriedad, irrumpiendo en la vida sosegada de los sencillos habitantes.
La mayoría de jóvenes universitarios que estudiaban por entonces en la capital los tildaban de “espías” y escribían subrepticiamente en las paredes “yanquis, go home”, pero gozaban de la aprobación de los representantes del gobierno, de otras organizaciones civiles y del clero.
En esta curiosa fotografía que data de 1966 se ve en la plaza de armas a dos miembros del Cuerpo de Paz en compañía de autoridades y docentes. Como nota curiosa anotaremos que el profesor Juanito Chávez Paredes, ha tenido que pararse en un pretil de cemento y ni así alcanza la talla del “gringo”, pero sí la de la “gringa”.

Figuran en la foto, aparte de los gringos, en primera fila de izquierda a derecha: Sofía Silva de Pereira, … Merino Briones, el padre Vicente Calleja (español), Malena Peláez Pérez y el alcalde Artemio Solís Pereyra, delante, en primer plano, con gesto coloquial, César Pereira Chávez. Desconocemos la identidad del niño que sostiene el sacerdote, pero suponemos que se trata de J. Alejandro Muñoz Peláez.
Atrás, parados en el pretil: Yolanda Flores, Juan Chávez Paredes, Elva del Carpio Merino y la esposa del Alcalde Solís. (Foto Archivo de CPM)

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!

No hay comentarios: