miércoles, 3 de marzo de 2010

ADHESIÓN A LA LUCHA: Mario Chávez Gil

Ver también la presentación La Pasión de Celendín

CELENDINOS, ES LA HORA DE LA VERDAD

Por Mario Chávez Gil
En el valle de los ríos Apurímac y Ene, se centra la lucha contra el narcotráfico y su grupo armado de sicarios, que falsamente enarbolan banderas de identificación con el pueblo. Son delincuentes, son criminales al servicio de los negocios ilícitos de la producción de droga.
Y mientras allá se distraen enormes recursos de seguridad del Estado, se ignora que tremendo flagelo criminal hace lo que quiere en las serranías de Celendín entre otros pueblos.
De la noche a la mañana han surgido economías que no pueden explicar su origen en la ciudad de Celendín. Los vecinos se preguntan: ¿de dónde, qué ganaderías, cuáles grupos agropecuarios, cuáles industrias? ¿De qué comercio?, ¿comercio de dónde?

La belleza legendaria de Celendín ofende a los foráneos ignorantes, por eso mutilan la ciudad (Foto Archivo CPM).

Gente extraña se afinca en Celendín, gente que ignora el origen del pueblo, que desconoce su cultura, que no sabe quiénes son sus hombres y mujeres de valía, pero que sobre todo les importa un bledo todo eso. Gente que no es de Celendín, ahora la “gobierna”, y de qué modo. Sin un líder genuino, la Municipalidad tolera todo tipo de atropellos. Así, por ejemplo, por qué no se actúa con firmeza para la conclusión de la carretera Cajamarca-Celendín-Balsas. ¿Por qué no se organiza al pueblo y se hacen marchas para exigir al gobierno las auditorías correspondientes para sancionar a los responsables de tanta incompetencia? Y sobre todo, ¿por qué se tolera la destrucción del perfil y de la estructura urbana de un pueblo singular y bello? ¿Por qué se permite la demolición y tugurización de casas cuyo valor y parámetros urbanos son harto conocidos y que no deben ser alterados?
Algo muy serio y muy malo está ocurriendo en Celendín. Es hora de mandar al diablo a los inútiles, a los corruptos y sus cómplices. Suscribo plenamente los postulados de la asociación Celendín Pueblo Mágico. Hoy es la hora de la verdad. Todos debemos participar, viejos y jóvenes, pobladores antiguos y nuevo. Se debe organizar, por ejemplo, brigadas juveniles de defensa de Celendín. Es necesario que los jóvenes justos canalicen toda su energía y conocimiento para conducir las acciones cívicas de protesta que sean adecuadas, en defensa de nuestro pueblo. Los profesores celendinos, y los ciudadanos celendinos en general, deben asumir el rol que los tiempos exigen. Ya no más silencio cómplice. Debe acudirse a todo tipo de tribuna para denunciar todas las inmoralidades e irresponsabilidades que atentan contra Celendín. Los fieles de la Iglesia Católica deben pedirle a su guía que asuma el compromiso de identificarse con las justas protestas de los shilicos. En cada misa, el sacerdote debe pedirle a la gente que tome conciencia de la destrucción de Celendín y de que debe defender a su pueblo. Los fieles, y todos los ciudadanos conscientes, deben realizar plantones en la Plaza de Armas los días domingos, después de la misa de la mañana, con pancartas de denuncia.
En suma, todos debemos obligar al alcalde a que paralice las absurdas demoliciones, conminándolo a que no ya no busque la reelección, pues le ha fallado gravemente al pueblo que le brindó su confianza. Lo mismo se le debe señalar también al otro personaje que antes ocupó el sillón municipal y toleró similares actos de barbarie.
A la juventud celendina, al pueblo celendino, le toca hoy defender, de una vez por todas, a su pueblo, a la hermosa Villa Amalia de Celendín, que está a punto de colapsar.
Acabo de enterarme de la convocatoria de una jornada de protesta del día 20. Bien por ello, allí estará todo el pueblo, Celendín y sus distritos, que en los distritos queda gente cuerda que ama a Celendín. Se debe comunicar de estas actividades a las autoridades correspondientes para que cuiden el orden y evitar que el narcotráfico infiltre las manifestaciones y después se tilde a los justos reclamos como manifestaciones terroristas. Debemos tener mucho cuidado en esto. Se debe fotografiar y filmar a los que inciten a la violencia, que se los detenga y entregue a la policía. Que los justos reclamos del pueblo celendino no se vuelvan contra él. Tener cuidado. La prensa de todo tipo no es confiable. La protesta se está organizando y va a crecer, va a crecer de tal magnitud que los responsables de tanta imbecilidad van a tener que pedir perdón públicamente si desean reivindicarse. Caso contrario, el ser señalados con el dedo los obligará a ser taimados y a vivir con el rabo entre las piernas. No más debilidad en el reclamo. Que la jornada del día 20 no sea una fiesta si no un momento de reflexión y de protesta. Después habrá que celebrar, si se ha logrado derrotar a los enemigos del pueblo.
Me ha parecido oportuno actualizar la presentación La Pasión de Celendín, que en sus orígenes era pesada y no pudo llegar adecuadamente al pueblo celendino. Hoy, más ligera, creemos que puede llegar con más facilidad al pensamiento y corazón de los shilicos.
Con el brazo en alto y con el puño cerrado, mi más enérgico grito de protesta contra los malditos que no han respetado a Celendín.

Mario Chávez Gil
DNI 17901454

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!
.

1 comentario:

Marco Sánchez Marín dijo...

Es muy cierta esta masacre, que va contra la dignidad humana de todos los celendinos. Lamentablemente nosotros también tenemos la culpa por nuestra indiferencia frente a nuestros semejantes. Otra vez lo mismo, reaccionamos cuando el árbol ya está caido, repugnamos a las autoridades y exigimos den cuentas una vez ante estos hechos, que no hacen más que reflejar el abuso y atropello de esas autoridades contra Celendín.
Mi protesta e indignación contra los que pretenden una vez vernos como ignorantes y quieren destruir nuestra identidad. ¡Recuperémosla! Todavia hay tiempo para detener al mounstruo de la ignorancia.