martes, 25 de enero de 2011

OPINION: Mate a la razón

Por Crispín Piritaño
Los peruanos tenemos ante el mundo la imagen más controvertida. En el extranjero nos ven como especímenes de un Philum indefinible, que en cristiano se podría traducir algo así como bichos raros, de un nivel cultural comparable a la barbarie, amnésicos , capaces de creer en falsos profetas y hasta de vender nuestra conciencia por un plato de lentejas.

Kenyi, el inefable heredero del fujimontesinismo. (Caricatura de Carlín)

El termómetro de esta imagen es la conformación de las listas de candidatos de las diferentes facciones políticas que aspiran a la presidencia y al congreso. Al mundo le ha dado un ataque de risa al ver la pobreza intelectual de los candidatos y la necedad de miles de peruanos que están dispuestos a votar por ellos. Los resultados saltan a la vista si revisamos la diversa fauna que tenemos como congresistas: “comepollos”, “lavapiés”, “planchacamisas”, “mataperros”, “contratafantasmas”, “somnolientos”, violadores, ladrones, corruptos y toda suerte de saltimbanquis que envilecen las curules del congreso.
La irresponsabilidad de las diferentes agrupaciones políticas en pugna los lleva a buscar personajes que tengan popularidad mediática, sin importad su cociente intelectual. No nos explicamos realmente la presencia de deportistas en las listas congresales. Conocido es el pobre nivel cultural –salvo rarísimas excepciones- de los futbolistas y voleibolistas en el Perú, algunos de los cuales cuando llegaron a ser padres o madres de la patria apelaron a la prepotencia para ocultar su incapacidad de asumir el rol para el que fueron elegidos, se trata de elegir a los congresistas no a una selección de vóley. Lo mismo sucede con los artistas de la farándula que no aportaron nada de nada, sino recuérdese el caso de la congresista de las “cuatro letras” como llamaba el locutor Antonio Llerena Marotti a cierta artista que llegó al congreso con el número 13 pintado en la nalga y que ahora funge de asesora de su hija que también, no sabemos a santo de qué, aspira a una curul con el número 17 pintado ya saben ustedes dónde ¡Nooo!
Desde que el dictadorzuelo japonés accedió a la presidencia parece haberse cernido una maldición sobre los peruanos, pues, aparte de la candidatura de la modelo del pintor Fernando Botero, tenemos que soportar la presencia de la familia Fujimori como aspirantes a otorongos, como el hermano del reo, Santiago Fujimori y otros allegados a la familia. Pero el caso más espeluznante es la presencia de Kenyi Fujimori en los primeros puestos de la lista del fujimontesinismo. Creemos que los aspirantes al congreso deben tener nivel cultural, intelectual y sólidos conocimientos y en lo único que ha destacado el heredero del nipón es en el affaire zoofílico con su perro “puñete”, cuando era el engreído del “Doc” y se paseaba por la casa de Pizarro como Pedro por su casa, en lo demás, aún no demuestra de qué valió la educación en Estados Unidos que le pagamos todos los peruanos.
Los peruvianos no hemos aprendido a valorar las lecciones de la historia, por eso estamos condenados a repetirla. Basados en esto, toda la corte de esperpentos incapaces que pululaban en torno al japonés, están dispuestos a repetir el plato y han revivido como en la pantomima teatral de “Thriller” que hicieron en su aniversario, los “zombies” resucitan de sus tumbas y amenazan con retornar al palacio de la plaza Bolívar…¡Aggg!
Las pugnas por acceder a los primeros lugares de la lista son vergonzantes y en ella menudean dólares más o menos, zancadillas, codazos y puntapiés. Tristes son los casos ocurridos en el APRA con la terquedad sospechosa del tío George por mantener la inmunidad parlamentaria y las trifulcas en los partidos de Toledo, Castañeda y Pepeká.
La mejor forma de contrrarrestar los abominables afanes de algunos políticos es ejercer un voto conciente, bien pensado, sin pasionismos, ni consignas. Tenemos que actuar responsablemente eligiendo a los candidatos idoneos que verdaderamente aporten de la nacion desde el congreso. Tengamos en cuenta el ejemplo que dejamos a nuestros hijos.
El mundo y en especial Latinoamérica estarán atentos para ver quienes conformarán el ejército de aventureros que accedan al congreso este 28 de julio cuando se renueve todo en la política peruana. Y si todo sucede como tememos y el inefable Kenyi sale elegido habremos agregado un “masturbaperros” a la extraña y siniestra fauna que medra en el congreso. Dios nos coja confesados.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!

1 comentario:

Anónimo dijo...

Alquien dijo que la "política es el arte de lo posible"... pero en los actuales tiempos de la "aldea global" ya ni eso siquiera es cierto. La política se ha convertido en un vil negocio de quienes sin verguenza alguna quieren mantener el poder por el poder y asegurarse un modo de vida facilista y efectista por los años que dure su mandato y volverlo a intentar... y todo en nombre del "pobre y más necesitado"...
Saludos
Beto Zaldívar