domingo, 17 de julio de 2011

OPINIÓN: Batiendo récords en Sevilla (Celendín)

LA PLAZA TAURINA MÁS GRANDE...
Por Franz Sánchez
Intentando establecer un récord mundial, la plaza de toros de La Feliciana, en el barrio de Sevilla (Celendín, Perú), me ha demostrado contundentemente, haberlos roto todos.
Es la más grande plaza que he visto en todo. Para dejarlo claro, este coso taurino, con un diámetro de 70 metros, es inmenso en muchos aspectos:
Es el único construido de maderos, para cuya elaboración se talan miles de eucaliptos que sostienen a más de 10 mil personas por tarde, durante cinco días.
En una actividad que se repite cada año, en las mismas fechas (fines de julio y comienzos de agosto). Las cifras toman dimensiones considerables al sumar un lustro de corridas y restar que en ese lapso no hubo ninguna vocación de reforestación. Toda actividad humana sin un plan de contingencia adicional, puede degenerar en desbalance de la biodiversidad, hablamos de salvar los pocos bosques que quedan y a los animales que los habitan,
En una breve mirada alrededor del pueblo notaremos que nos restan algunos bosques, pero pelados, secos, sin vidas (que valga el plural). El archivo fotográfico del pueblo confirma que los planos verdes que habío antes en la campiña que circundaba la ciudad con el tiempo han declinado y ahora lucen pelados y estériles, obviamente por actividades de depredación y consumo sin medida (incendios forestales y actividades madereras)
Me parece un pésimo mensaje a la niñez y juventud que, sin planes ni programas de reforestación (y en medio del cemento que sigue aniquilando las áreas verdes), las autoridades construyan el ruedo taurino de madera más grande que existe, sin sembrar nada en paralelo.

Los bosquecillos de eucaliptus de la zona plantados para cinco días en La Feliciana, barrio de Sevilla, Celendín.

¿Quién puede contra la tradición? Ojalá hiciéramos también nuestra tradición la reforestación, como una actividad transmitida de padres a hijos (en este un mundo que ha causado el reto del nuevo milenio: atenuar los efectos del calentamiento global).
Como si fuera poco, la plaza taurina de La Feliciana, en Sevilla (recalco…, en Celendín) es la más grande en exhibición de incultura, de intolerancia, de desperdicio, de contrastes, de miserias. En ella, y sin mucho esfuerzo, se puede observar sujetos ebrios jugando con su vida desde lo alto de los palcos, arrojando cerveza sobre la cabeza de los demás, y en el más asqueroso de los casos, evacuando fluidos de sus organismos.
En medio de la fiesta “brava”, la gente se grita, insulta, pelea, y roba. Aquí se demuestra el grado de intolerancia de esta indigente sociedad. Personas que no pueden verse ni en pintura, coinciden en el mismo palco (como para un cuadro costumbrista), en la misma banca (unidos por la sangre)… y entonces se arma el zafarrancho. Los vendedores irrumpen trepando sobre las personas, y los pillos cierran la faena a costas de los incautos.
Cuentan que en la época del virreinato, los hombres y mujeres de alcurnia pidieron que se presente un espectáculo exótico, en la famosa plaza de Acho. Y así fue se trajo un león africano, y se presentó con bombos y platillos “el enfrentamiento entre el león y un toro bravo”. La gente colmó las boleterías, y cuando hubieron ingresado cayeron en decepción pues el toro y el león tan solo se miraban de lejos. La concurrencia empezó a gritar: ¡estafa!, entre empellones y pedidos de devolución de las entradas, se armó una trifulca que dio como resultado una soberbia paliza dentro de las tribunas. Un sabio caricaturista, plasmó el instante dibujando al león y al toro abrazados en medio del ruedo, observando la pelea, y agregó una viñeta a modo de pensamiento que decía “quiénes son los animales”.

Los días de toros en Celendín es la anestesia para que el pueblo olvide a las malas autoridades.

Mientras que en el campo, un pan duro remojado en leche es verdadero salvavidas. En Sevilla (nombre alienado de La Feliciana), las oportunas autoridades reparten naranjas que luego la gente arroja sobre el picador, con insolencia y arrogancia ante la pobreza.
Para mí, y entiéndase a título personal, la plaza de toros de La Feliciana en Sevilla (en Celendín, insisto), es el más grande espectáculo de humillación pública no solo de animales, sino también de humillación al hombre y mujer del campo.
Se construyen “barreras” (tendidos al nivel de la arena), formados por palos gruesos en horizontal, que resulta una especie de gran java de hacinamiento, o de “cuyero” exclusivo para los campesinos. Y cuando comento esto, noto a las personas de la ciudad, ofendidas, ultrajadas e indignadas por mis palabras. Ellos argumentan que “a los campesinos no se les obliga ir a la barrera”.
Yo insisto: ¿hemos obligado al alcalde y a su séquito de adulones a que vayan al palco oficial?
No, sin embargo, saben ellos que su estatus prohíbe a sus nalgas el asiento en “barrera” (buscar comodidad para la carnicería)
¿Alguien verá un día, al “culto” regidor con su familia, aplaudiendo la barbarie desde barrera?
Yo no, pues no comparto el morbo.
Hay buenos celendinos, que dan orgullo, que son profesionales de respeto, hombres y mujeres de éxito. Sin embargo nada de eso vale, si su intolerancia es más grande que su corazón, si cobijan prejuicios, si discriminan, si son racistas o "especiotas".
Los malos celendinos, o sea los menos, buscan en su abolengo diferenciarse del oriundo, inventando noblezas, estirpes europeas o portuguesas. Cuando más que andar buscando sangres nobles deberíamos perfeccionarnos como celendinos endémicos, ese es un verdadero reto.
Respetar al hombre y a la mujer del campo, sería de la nobleza dorada, pues ellos reconocen y respetan sus orígenes, mientras que los confundidos mestizos revisan siempre su sangre, queriendo hallar lo que más les convenga.
El atentado contra los animales es salvajismo puro, no tiene ninguna comparación artística con las creaciones que conmueven lo más sensible de nuestra humanidad. En ecuador, gracias al referéndum de Rafael Correa, la matanza pública de animales, está prohibida. A eso debería adicionársele el veto, al escarnio y a la burla hacia los demás seres vivos.
Mahatma Gandhi decía: “La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados según la forma en que trata a sus animales”.
Al final de la tarde, con el sol ocultándose se descubre la realidad, la gente se va satisfecha (eructando sufrimiento ajeno) luego de clamar por sangre, sino del toro la del torero. La plaza más grande del mundo, es también el más grande muladar: bolsas plásticas, papeles, cáscaras, más basura…más miseria.
Si alguna vez a alguien le interesó estudiar sociológicamente a la provincia, tendría que visitar la plaza de toros de La Feliciana, en Sevilla (Celendín, reitero), a finales de julio. La muestra a escala de una sociedad donde algunos lejos de reflexionar, se sienten orgullosos de sus miserias, que ven arte en donde existe brutalidad.
Será por siempre un tema reincidente, recurrente en mis columnas y artículos, toda vez que no se tenga el mínimo respeto por la vida (de todo ser), por el entorno… Y sobre todo por nuestra Tierra, insistiremos.
Cambiar la mentalidad para un nuevo mundo. No es más un pedido, sino una exigencia.



¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!
.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Franz, no comparto tu visión de nuestra fiesta , pero considero que exageraste algunos puntos, no por el hecho de saber redactar se puede desfigurar a una fiesta costumbrista, espero seas consecuente con lo que escribes y no sorprenderte en el desarrollo de la misma

Anónimo dijo...

Las fiestas costumbristas, no sólo permiten trasmitir en el tiempo las vivencias de la comunidad, sino también el reencuentro generacional de sus habitantes. Ello no está mal. Sin embargo la "alegría" trasformada en bochornosas boemias desdicen y contradicen su espíritu inicial. Necesitamos nuevas orientaciones y perspectivas que permitan aprovechar nuestras diversas actividades económicas, artesanales y turísticas que perdurarán en el tiempo y traerían mucho mejor provecho para la población en su conjunto. Y eso es deber de sus autoridades.

Beto Zalívar

Anónimo dijo...

Siempre será una exageración hablar de la vida ajena, cierto. Habría que hacer unadiferencia entre lo que es "fiesta" sinónimo de alegría (habemos personas que no encontramos alegría en el sufrimiento ajeno), se pide que se respete nuestra postura. y lo que es "costumbrista", a estas alturas es casi sinónimo de "cualquier cosa". Y no voy a negar que me incomoda el tema, de todas formas se agradece la opinión de nuestroa amigos aficionados a esta actividad económica. Gracias.
Franz Sánchez