lunes, 11 de julio de 2011

OPINIÓN: Corrida de toros

Por Jorge Horna
(Una experiencia personal)
En mi siempre recordado Celendín, la celebración anual en el mes de julio se planifica y organiza en homenaje a la Virgen del Carmen. Después de las concurridas misas solemnes, novenas, quema de fuegos artificiales, y de paso, el desfile escolar por la patria, todo el entusiasmo de la población se dirige a las cinco tardes de corridas de toros.
Han escrito propios y extraños detallados y emotivos relatos referidos al ruedo de madera ingeniosamente construido para una sola y pasajera jornada de tauromaquia. La originalidad es evidente, y el jolgorio inevitable impulsado por una especie de interacción social colectiva.

El proceso de construcción del "Ruedo de palos más grande del mundo" (Foto JH).

Con el riesgo de ser objeto de variadas adjetivaciones, voy a exponer mi opinión, sabiendo que una multitud con el fervor irreflexivo pretenderá cuestionarme.
Muchos celendinos y celendinas -cuando niños- íbamos junto a nuestros padres al espectáculo. La verdad es que nunca gocé de ello. Lo que sí me agradaba era jugar por las noches con otros amigos en el tablado de los “chaques” y “palcos” hechos sobre la “barrera”. Y, ya adolescente, escuchar en “La Feliciana”, también por las noches las retretas con aires musicales que apretaban el corazón ya platónicamente enamorado.
Mi indiferencia por las corridas de toros al transcurrir el tiempo se hizo palpable. En alguna ocasión preferí pasar la media tarde en un toldo bebiendo unos cuantos vasos de chicha de jora, solo, pues todos –o casi todos- estaban de espectadores taurinos.
*******
Retorné a la “fiesta brava” después de más de veinte años con mis hijos de 15 y 12 años de edad. Fuimos a la primera tarde de lidia, y en el “chaque” que alquilamos tuvimos que hacer obligadas contorsiones y piruetas entre las tablas que fungían de inamovibles asientes escalonados, hasta lograr una ubicación.
Toreros recibidos con marineras, marchas, valses y vítores; luego de sus ritos, el inicio de la corrida. Después de puyazos, varas, pinchazos de garapullos y estocadas, la luz solar -ya crepuscular- se reflejaba trágicamente en la sangre que a borbotones manaba por el lomo del toro agonizante, los ojos humedecidos, nublados por la impotencia; y los gritos y aplausos vacuos de los espectadores. Se entoldó el día cuando un torero dio el puntillazo final.

¿Quién podría resistirse a un paseo por tan extraordinario paisaje? (Foto JH)

Al día siguiente sugerí nuevamente a mis hijos ir al espectáculo. No aceptaron, entonces les propuse pasear por las campiñas del pueblo, faenas que las proseguimos en las restantes tardes.
Luego de esta remembranza estoy del lado de la corriente contemporánea mundial que manifiesta el rechazo a este tipo de lidias, lamentablemente popularizadas.
El debate esta abierto.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!
.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Lindo artículo, ojalá las personas cambien esa mentalidad obsoleta de creer que su vida vale más que la de otros seres vivos.