martes, 6 de septiembre de 2011

CANTACLARO: La resistencia en marcha

Por Constante Vigil
Celendín
En medio del clima de indiferencia con que muchos celendinos ignorantes y/o irresponsables han recibido la noticia sobre las operaciones de la Newmont Mining Co., alias Yanacocha, alias Conga, y de Lumina Cooper en la zona alta de los distritos de Sorochuco y Huasmín, actitud que demuestra la pasividad de quienes parecen decir: "Yo no vivo allí, a mí qué me importa", hemos asistido esperanzados a la marcha y a las diversas actividades que ha programado la Plataforma Institucional Celendina (PIC) para demostrarle a las transnacionales mineras que sí hay quién proteste y se mantenga alerta ante sus operaciones en desmedro de nuestros recursos y medio ambiente.
Los que desde hace cinco años batallamos en el colectivo CPM, siguiendo atentamente la marcha de los acontecimientos, estamos muy contentos de ver que nuestra prédica en defensa de Celendín tiene ahora ya a mucha gente, sobre todo joven, comprometida en la defensa de nuestra tierra, de nuestros recursos. Esto es un signo positivo, que augura fuerza y coordinación para acciones posteriores, en que tendremos que unir fuerzas para combatir no solo a las mineras, sino también a las malas autoridades y a los destructores y mutiladores de la ciudad, a todo cuanto huela a corrupción en desmedro de los intereses de la provincia.

Imágenes elocuentes que hablan de una saludable reacción de los celendinos conscientes.

Hemos visto la presencia comprometida de los campesinos de las zonas afectadas, marchando ordenadamente en defensa de su tierra y subsistencia. Las comunidades campesinas de los distritos de Huasmín y Sorochuco dijeron presente, lo mismo un gran sector de la población celendina, representada por sus organizaciones civiles y sindicales, que apoyan el movimiento de protesta ante las claras intenciones de Yanacocha de desaparecer las lagunas y acuíferos de altura que son vitales para los agricultores del valle del río Sendamal La Llanga y, por lo tanto, para celendinos de la ciudad, incluso para los indiferentes.
Las expresiones y estereotipos propalados por sectores interesados acerca de que los celendinos carecemos de los cojones de los arequipeños o puneños en la protesta, y de que por lo tanto pueden abusarnos impunemente, debemos desmentirlos con acciones firmes. Del mismo modo, los rótulos y epítetos que nos lanzan nuestros enemigos, que nos describen como prensa y pasquín antiminero a nuestras publicaciones como Fuscán o Chungo y Batán, carecen de todo fundamento. En todo caso, la opinión sabe que somos el sector más sincero y veraz de la prensa regional. Nosotros nunca hemos agachado la cerviz, ni nos hemos vendido en cursillos organizados por la minera, que tuvieron como postre el obsequio de un Blackberry.
CPM y los celendinos conscientes tenemos que asumir el papel docente de informar claramente a la población acerca de cuáles son las perspectivas que nos esperan frente a la acción de las empresas extractoras y las consecuencias que devendrán de la acción de las mineras y de lo que ocurrirá cuando éstas se retiren de nuestras tierras, una vez culminados sus afanes de lucro. No hay más que mirar a Cerro de Pasco y La Oroya para hacernos una idea. Tenemos que enfatizar la importancia de la agricultura, la ganadería y el turismo como factores de desarrollo regional reales, plausibles y respetuosos de la naturaleza. Estas actividades tradicionales nos han ocupado a los celendinos a través de la historia, mucho más ahora que se han abierto mercados para cultivos no tradicionales que requieren esencialmente de productos exentos de contaminación para su aceptación en el mercado internacional.
Ahora más que nunca necesitamos la unidad y el concurso de todas las organizaciones para establecer un calendario de acciones y las respectivas estrategias de defensa. La coordinación debe darse deponiendo cualquier actitud o aspiración personal o de corte político. La meta es una y nada debe interponerse en nuestro avance hacia la consecución de nuestros objetivos. Todo nos une, nada nos divide. Celendín está antes que todo. Es la hora de avanzar.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!
.

No hay comentarios: