viernes, 21 de octubre de 2011

OPINIÓN: Reflexiones para algún joven celendino

Por Franz Sánchez
Romina entra la bodega de la esquina preocupada…
—¿Qué tienes Romina, te noto preocupada?—pregunta, la bodeguera.
—Sí, es que no sé si el “platanazo” se va a quedar con “Charito”…
Termino de comprar la afeitadora (3 hojas) de los lunes de siempre, y camino de casa, pienso si en realidad somos jóvenes o si hemos caído en un estúpido letargo que oxida nuestras extremidades y carcome nuestra liviana masa encefálica hasta avejentarla prematuramente.
En el microbús de pasajeros amalgamados en colores y costumbres que parecen mucho a los autómatas de ciencia ficción, anestesiados por la urbe, cóncavos, duros y esclavos de la metrópolis; despejo la ventana y la vista grisácea que mis ojos recuerdan se colorea con el pincel de mis experiencias de provincia, tatuadas en mi memoria.
Y recuerdo que los chicos de allá todavía pelean con la frivolidad, que les apesta la frialdad con la que otros desde su BlackBerry niegan su realidad, que conservan ideales nobles, que descubren que lo accesorio es ridículo frente a lo necesario… Esa nueva línea de jóvenes ha tomado la bandera para continuar la lucha que jamás llegaron a concluir los viejos… Y si los viejos preguntaban “¿dónde están los jóvenes?”, éstos ahora responden. “Acá, y ustedes… ¿por qué se fueron?”. Y es que la generación antecesora nos dejó mucho de inconcluso, y mucho de mal hecho. Nos dejó ganas… y en eso quedó todo. Nos dejó en herencia una educación que jamás nos contó la verdad. Hubiéramos despertado hace cuánto. “Es tarde, o temprano todavía”, dice un hombre mirando la negrura del cielo, sin saber que el anochecer de su alma es el amanecer en los corazones de quienes creemos todavía que otro mundo es posible.

Otro mundo es posible si los jóvenes no se dejan corromper por los cínicos y codiciosos.

Hay que combatir. No perderemos ni un minuto, no podemos darnos ese privilegio. ¿Te parece fuerte la palabra...? Así de fuerte debe ser la acción. Combatir la injusticia no importando el lugar donde se cometa (así esta provenga de nuestro propio hogar). A los poderosos o a quienes violentan desde el poder, les conviene que sigamos olvidados de todo, ignorando siempre, peleados entre nosotros.
El enemigo es el fascismo que anda de metiche en cada aspecto de nuestras vidas.
¿Por qué tu compañero de estudios viaja cada fin de semana?, ¿por qué lo capacitan, y a ti no?, ¿por qué...? ¿Por qué? No te preguntes tanto por qué y prepárate individualmente, cultívate desde tus orígenes para que así puedas tener una memoria que respalde. En la memoria se origina la historia. Un pueblo sin historia es avasallado por las nuevas costumbres de quienes llegan a él recién. Y si quieres la tierra en la que naciste, “aprehende” su historia. Conoce cada palmo, ama cada centímetro cuadrado que pisas.
No puedes ser incongruente, si defiendes la vida, defiéndela siempre… Incluso negándote a ser parte de la crueldad contra otras especies, en las tardes de feria, por ejemplo. Sin embargo, ten en cuenta que la vida no es el objetivo máximo a defender, sino la calidad de vida.
De qué nos sirve pelear solamente por la vida, si es algo inherente al ser humano, debemos reclamar por calidad de vida para todos no sólo para unos cuantos. No es lo mismo seguir vivo bebiendo agua de lixiviación, que vivir bebiendo agua potable.
No seas como los viejos zorros políticos, cuya meta más sagrada en la vida es irse del país después de haber tomado algunas monedas en el bolsillo. Rechaza la cobardía en cualquiera de sus manifestaciones. El amor y la vida misma no son para los cobardes. Apártate de los viejos necios que dicen: “¡No se puede hacer nada!, ¡Por las puras haces banderolas!, ¡Por las puras gritas en las calles! ¡Por las puras escribes tanto!”.
Que tu voz nunca se silencie con nada ni por nada, que tus ojos nunca sean deslumbrados por el vil metal, que el único brillo que proyecte tu mirada lo encienda el orgullo de decir “soy realmente un ciudadano honesto”.
Nunca creas que tienes siempre la razón, únicamente los idiotas lo creen. Por eso cuestiona también este artículo, en cada una de sus líneas. No creas en los medios de comunicación a ciegas, los conozco de sobra, y te diré que la mayoría confunde a propósito la persuasión con la manipulación (pero esta fórmula funciona solamente con “receptores” torpes). ¡Nadie debe manipular a nadie!
Respeta a tus compañeros de lucha, “jamás te abandonaran por principio...”, construye.
Construye proyectos de verdadera sostenibilidad en el tiempo, desde lo que mejor que hagas. Estamos aquí, en este jodido mundo…, para construir no para destruir. El talento que tienes no representa deuda con nadie, con eso llegaste al mundo. Sácale el máximo provecho, organízate, forma equipos de trabajo para que así puedas hacerle frente a la competencia que pronto llegará al pueblo.
No te desesperes si no ves resultados de inmediato, la transformación es la mejor amiga del tiempo. La gente está cambiando, de a pocos.
Muchos de los que nos hemos ido, extrañamos todo. Pero no podemos vivir de románticos, debemos ser realistas. Y ahora tú estás allá. No seas falso paisano, y digas que quieres a tu tierra “porque es bonita”. Todas las personas creen lo mismo del lugar donde nacieron. Tu pueblo no necesita más adjetivos, necesita hechos. ¡Acciona! No seas chauvinista.
No te pelees con los demás paisanos que opinan diferente, de eso se trata… No somos una línea de montaje de producción masiva. Tienes que entender que mientras que algunos se fascinan viendo enconos entre ciudadanos, peleas entre provincias, confrontaciones en nuestro país; el enemigo de todos nosotros está sentando en una cómoda oficina en South Fiddlers Green en Colorado, Estados Unidos, frotándose las tibias manos y riendo, sin que tú y yo lo conozcamos.
Ten la habilidad de concertar. Escucha incluso a los que no debieras, y, por qué no…, también a tus rivales ideológicos (tienes que aprender de ellos).
El máximo error de los opositores es negarse al diálogo.
Los que defienden el despilfarro y la agresividad de consumo en los recursos naturales, son personas que nunca se han visto a largo plazo… Será porque, con ese pensamiento, son conscientes de que desaparecerán. Respeta a la persona, más no siempre a sus ideas. Las ideas de los demás están para derrumbarse, para dinamitarse si no tienen bases sólidas… No se las debe respetar, si las ideas se debieran respetar el italiano Galileo Galilei no se hubiera atrevido nunca a defender su teoría heliocentrista. Las ideas erráticas deben rebatirse con audacia, y no ser respetadas.
Finalmente, no se te debe recordar que tú ahora eres el actor fundamental del devenir de nuestro pueblo. Joven celendino, te admiro por aguerrido. Sé que es difícil continuar adelante, que tarde o temprano se te aparecerá un emisario pro minas y te ofrecerá llegar a la meta más rápido que con el camino antes descrito… Aun así, escojas lo que escojas, eres libre de hacerlo. Pero, ¿sabes qué?, si escoges el camino largo, también llegarás a la meta… Ah, pero lo que te diferenciará de los “flojos” del camino corto, es que tú mismo te habrás labrado el sendero, y no tendrás la amarga tarea de rendirle cuentas a tus futuros hijos, ni a tu tierra. Caminarás por las mismas calles por las que anduviste de niño, con la frente al sol, bajo el empíreo azul…, sin nada que cargar a cuestas. ¿No quieres vivir libre…, al fin?

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!

.

1 comentario:

Anónimo dijo...

los jóvenes de Celendín somos conocedores de nuestra realidad y es cierto que el gran doctor solano oyarce durante su participación como regidor en la municipalidad de Celendín hizo muchas cosas corruptas porque le convenia a él, una de esas cosas es declarar una de las calle de la Urbanización el Porvenir como propiedad suya donde frente a todos construyó una picsina, es tan sinverguenza que ni la tos le da y sigue presentandose en nuestro pueblo como un ejemplo; ah.... si que es ejemplo pero de ladrón y de corrupto que sabe aprobecharse de cada uno de sus disque solicitantes de su servicio. Pobres hermanos nuestros que sufren sus atropellos pero no se olviden amigos y hermanos Celendinos que lo malo y lo negativo aunque tarde sale perdiendo porque está demostrado que el bien y la verdad siempre triunfan; por lo tanto estoy seguro que este señor que hace lo que quiere como aprovecharse deje la calle