miércoles, 11 de abril de 2012

CANTACLARO: Celendín en guardia

Por Constante Vigil
Celendín

Estamos asistiendo en estos últimos tiempos a una etapa histórica en la vida de nuestra provincia. La de la resistencia ante el abuso y prepotencia de un presidente mentiroso, incapaz de cumplir sus promesas pre electoreras y que de ningún modo volverá pisar suelo cajamarquino porque el pueblo le enrostrará su doblez y el entreguismo de nuestros recursos a la avidez de las mineras extranjeras.

Como en el texto bíblico, la justicia favorecerá a los mansos.


Hemos visto el afán cotidiano de los pobladores, no solo de la ciudad, sino de sus caseríos más lejanos haciendo pintas de “CONGA NO VA”, como un emblema de unión y disposición a defender con su vida, si fuere preciso, la existencia de las lagunas que sustentan la vida en nuestra provincia y otras aledañas. Esto revela la conciencia, identidad y el amor que tienen los celendinos por su terruño y la certeza de la huella que dejó Yanacocha en todo el mundo y sobre todo en Cajamarca en donde hizo lo que quiso ante la pasividad de las autoridades regionales y nacionales.
El pueblo se ha levantado y sabe a ciencia cierta que el peritaje sufragado por la minera será contrario a los intereses de los campesinos y pueblo cajamarquino en general. La incitadora presencia policial y del ejército lo hace presumir así. Si el peritaje fuera imparcial ¿Por qué tenemos la presencia de estos elementos que con sus formaciones, sus cánticos y bravuconería son una constante provocación a la población?
Cajamarca responde con un paro de protesta contra la fantochada del peritaje, exigiendo el respeto a sus Derechos Humanos y a la ecología en donde ellos puedan desarrollar las actividades que dan sustento a miles de familias que viven en las cuencas que propicia Minas Conga, como son las de Sendamal, en Celendín, Llaucano en Bambamarca y el Cajamarquino en La Encañada. La desaparición de esta cabecera de cuenca no solo significaría la desaparición del ecosistema y los campesinos, sino será un zarpazo certero a la desaparición de nuestro planeta. Por esto reclamamos la participación de todo el mundo civilizado para detener esta barbarie.
Y sin embargo, para desinformar a la opinión pública, la prensa parametrada y los medios del gobierno aducen estar abiertos al diálogo. Ahora todos sabemos los oscuros intereses que mueven a Valdés para propiciar el desarrollo del proyecto y la falsa prédica de que se pueden conciliar la explotación con el cuidado del medio ambiente en donde la agricultura sea sostenible. Yanacocha ha demostrado absolutamente lo contrario en Cajamarca. Prueba de ello es la ausencia total de agua en el reservorio que pomposamente inaugurara Alan García, que luce así, pese a que estamos en la temporada de lluvias en toda la sierra.
El pueblo sabe que tendrá que ofrendar su sacrificio y hasta su vida en defensa de las lagunas. Conoce, como el poeta cubano José Martí, las entrañas del monstruo y está convencido de que su honda será la de David.


¡FUERA YANACOCHA DE CELENDIN. CONGA NO VA Y NO VA!


*

No hay comentarios: