martes, 9 de octubre de 2007

PAISAJES: El Parque Huaucococha

Por Constante Vigil
Celendín
En el lecho de lo que fuera la laguna desecada en 1940, el alcalde sucrense Rómulo Machuca está construyendo el primer parque ecológico de la provincia, obra que en entradas anteriores criticáramos ligeramente por desconocer el real propósito de esta inversión.
Hemos indagando y conversando con un concejal de esa comuna acerca de la cobertura del proyecto y nos enteramos de que se van a construir ambientes propicios para la crianza y exhibición de animales como llamas, alpacas, venados, gansos, patos, etc. Además, se construirá ambientes recreativos y deportivos, así como se implementará lagos artificiales para el paseo en canoas y, eventualmente, para la crianza de peces de estanque.

Una obra que al parecer apunta al desarrollo.

Creemos que el alcalde de Sucre ha interpretado de manera correcta la urgente necesidad de rescatar a su distrito del atraso en que se encuentra, sin muchos habitantes, fraccionado peligrosamente, sin comodidades que ofrecer al potencial visitante como restaurantes, hoteles, tiendas comerciales, telefonía, Internet y otros servicios esenciales.
Esta atractiva intención ecológica y desarrollista de su alcalde llevaría a Sucre a integrarse al interesante circuito turístico en que se convertiría Celendín, de desarrollarse y explotarse Llanguat, el Mirador de Jelij, las cataratas de Langascocha y las bellezas de Huacapampa, Macash, Lucmapampa. A todo ello se sumaría Sucre con un parque ecológico que, de realizarse, no dudamos será un punto de atracción y sano esparcimiento para la realización de excursiones familiares y escolares, así como un refugio ideal para diversas especies animales.
La construcción de este parque, unido a otras posibilidades turísticas de Sucre, como su Museo, la piscina que por fin conseguiría usuarios y otras obras que podrían ser marco de eventos culturales y sociales, sin olvidar el bello paisaje circundante, llevaría a los paisanos sucrenses a implementar servicios para los potenciales visitantes. Esto daría lugar a un renacimiento sucrense y a muchas posibilidades de trabajo para los habitantes de la zona.
El señor Rómulo Machuca ha entendido que el asunto es encontrar alternativas de desarrollo real, aparte de la agricultura y ganadería, que en el momento actual se encuentra estancada por la existencia de empresas que monopolizan la producción lechera, fijando los precios a su conveniencia. De este modo, hay que reconocer que el proyecto del alcalde sucrense es valedero y que puede rescatar al menos algo de la antigua prestancia de la zona.
¿Imaginan, queridos amigos, lo que sería este parque con la existencia física de la laguna Huaucococha? Un paraíso. Lamentablemente ya no podemos hacer nada al respecto, pero el parque es un primer paso que en el futuro podría tener mejores proyecciones para el distrito, que vería aumentadas sus rentas, y para la provincia que sumaría un atractivo más a los muchos con la privilegió la naturaleza.
Sólo tenemos una atingencia, señor alcalde, antes de proseguir con las obras es necesario solucionar, en primer término, el pestilente problema de las aguas servidas que confluyen de los desagües de José Gálvez y Sucre, y que se desparraman en la pampa. Esto, aparte de saturar el ambiente de fetidez, constituye un peligroso foco infeccioso, propicio para la propagación de enfermedades y epidemias. Mucho más si no se cuenta con una buena ambulancia para evacuar a los posibles enfermos al centro de salud más cercano.
Ya sabemos que se nos replicará que lo de la ambulancia es asunto del Ministerio de Salud, pero, señor Rómulo Machuca, el mejor alcalde es el que se preocupa por la salud y bienestar de su pueblo y, antes que nada, logra los medios para garantizarlos.

No hay comentarios: