lunes, 10 de agosto de 2009

URBANÍSTICA: "Arte" y corrupción

Lo menos que podemos decir es que esto se veía venir. La cosa comienza a saberse. Desde hace casi tres años, CPM viene alertando sobre el uso sospechoso del dinero público que las autoridades hacen en algunas obras de ornato innecesarias y, para decirlo con todas sus letras, absurdas, feas y huachafas. Estas autoridades, que no hacen nada para preservar y mejorar la arquitectura singular de nuestros pueblos, ni por lograr de una vez por todas una red de carreteras viable en la zona, se hacen cómplices del mal gusto de algunos "escultores" y, sin debate, concurso, licitación ni aviso público, imponen en nuestros paisajes horrores como el cometido en Bellavista, el "sombrerazo", que hoy preocupa y hace reír a todo el Perú. Hay que recordar que el mismo "escultor" había ya dañado la emblemática colina de San Isidro con su mala imitación del Cristo del Corcovado, el célebre monumento de Río de Janeiro (NdlR).

Tomado del sitio PeruCom, viernes 7 de agosto del 2009.

MALGASTAN DINERO PÚBLICO
EN SOMBREROS Y TOBOGANES
GIGANTES
EN CELENDÍN Y JULIACA

Lima (Peru.com).- Mientras en Juliaca el frío sigue matando a niños y en Cajamarca la pobreza aún está presente, sus autoridades decidieron malgastar los recursos públicos en obras sin importancia.

Malgastan dinero público en obras absurdas en Juliaca y Celendín

En la urbanización "La Capilla" de Juliaca la autoridad municipal construyó unos inmensos toboganes infantiles que ni siquiera los niños pueden usar en épocas de heladas.

Lo propio ocurre en Cajamarca, y es que con el pretexto de "embellecer" se colocó un sombrero gigante en la Plaza de Armas de un poblado cerca de Celendín.

Según el diario ‘Correo’, para el director del Instituto Peruano de Administración Municipal, Marco Tulio Gutiérrez, "se debe dar prioridad a aquello que resuelve más problemas y que es más importante para la comunidad".

Agrega que obviamente, hacer un parque infantil es bueno porque los niños también necesitan lugares de recreación, pero el punto aquí es la prioridad de una obra.

A su juicio, si no hay problemas más agobiantes entonces se puede gastar en ese tipo de obras, pero si los recursos son escasos y hay problemas mayores, como los de infraestructura vial o de servicios sociales, entonces "está mal que se haga ese tipo de gastos", manifestó en diálogo con ‘Correo’.
.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

En honor a la verdad, y sin ser especialista ni mucho menos, pero creo, con el perdòn de sus mentores, un gran error "arquitectònico", sin estética y sin proporcionalidad... falto la sugerencia de un especialista... y con tantos y muy buenos que tiene Celendìn... Abrazo Shilicos. Beto Zaldívar

HEIDY MÁRQUEZ dijo...

En los espacios públicos se revela la cultura de las autoridades, en una arquitectura proyectada hacia el bien común. Sin embargo, es lamentable y preocupante ver en Celendín obras horribles, huachafas y estrafalarias, que responden a un capricho de gobernantes y gente que se siente "artista" antes que a satisfacer la arquitectura celendina y un urbanismo bien planificado.
No estoy en contra de inversiones destinadas a parques, pero tampoco se debe jugar con la calidad arquitectónica, y mucho menos con la calidad de vida de la población.