viernes, 30 de julio de 2010

PEQUEÑA HISTORIA: Desfile de Fiestas Patrias

Por Jorge A. Chávez Silva, “Charro”
Los desfiles del 28 en Celendín siempre fueron de vida o muerte. La rivalidad era manifiesta entre las escuelas de Primaria. En secundaria no había rivalidad porque el único colegio era el Colegio Nacional “Javier Prado” que por entonces era mixto. El Colegio Nacional de mujeres “Nuestra Sra. del Carmen” empieza a funcionar desde 1958.
La rivalidad entre las escuelas de mujeres 82 y 89 y las de varones del 81 y el 85 eran encarnizadas. Teníamos que ganar como sea. Nuestros maestros nos habían adiestrado durante todo el mes de julio, en La Breña a punta de varillazos, porque había algunos mostrencos que eran como los trompos tarranes que no podían coordinar los movimientos de la marcha.
Lo que no podía soportar el oído de los maestros que nos hacían marchar era que entre el pra, pra, pra, parejo y sostenido, aparezca un desorejado con su destartalado talaj, talaj, entonces a varillazos le enseñaban que el golpe del bombo y el uno eran para la pierna izquierda y uno, dos, y uno, dos…
El día del desfile todo el mundo era un costal de nervios, desde las mamás, los maestros y los desfilantes, había tole tole y correrías de última hora para completar el uniforme y sacar el traje del sastre o modista, en el caso de los profesores que tenían que dar la hora en cuanto a elegancia. Los alumnos ya estábamos formados en batallones de tres filas, de acuerdo a la talla, frente al colegio, entonces daban una última ishanada, sacando a los que la podían embarrar y a los ralitos que podrían sufrir un váguido a la hora de pasar frente a la tribuna y ahí sí, adiós gallardete.Los defenestrados sufrían además el vejamen de verse despojados de sus prendas premilitares: cristina, galones, corbata, insignia y hasta correa, en beneficio de los que eran expertos en la marcha pero estaban con uniforme incompleto.
La foto que presentamos esta vez corresponde al año 1957, entonces se desfilaba por la vereda de la plaza que da frente a la municipalidad, las calles aún estaban empedradas y en un espacio ad hoc se ubicaba la Banda Popular de la Municipalidad, a cuyos acordes desfilaban en primer lugar las autoridades de la localidad, luego los docentes en general, sin distinción de colegios.

Desfile de maestras en fiestas patrias de 1957 (Foto archivo CPM)

En este grupo de profesoras podemos distinguir en primera fila a Gregoria Díaz Marín, Lucrecia Merino Collantes, Mercedes Díaz Barrera, más atrás a “Meñita” Pereyra Rabanal, Carmen Castamán, Yolanda Flores, Francisca Aliaga, Dora García Tirado, Juana Díaz Escalante, Luisa Sánchez Horna, Sofía Silva Merino y más atrás el grupo de maestros a quienes nos ha sido imposible reconocer.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!
.

No hay comentarios: