martes, 31 de agosto de 2010

PEQUEÑA HISTORIA: Reinado de Primavera 1952

Por Jorge A. Chávez Silva, “Charro”
Ya se acerca la primavera y a su influjo todo empieza a cambiar en el mundo. Ojalá que se cumpla la promesa y sea para bien. Que los aires de renovación nos devuelvan el optimismo, en medio de este vendaval de desgracias que se ciernen sobre el Perú y sobre todo, sobre nuestro pueblo, ahora que se acerca el momento crucial de elegir sabiamente al mal menor como alcalde municipal, dado que ninguno de los candidatos llena las expectativas y nada hace avizorar cambios en la actitud vandálica que destruye a Celendín. La fotografía que hoy sacamos a luz la hemos extraído del cofre de los recuerdos y se remonta al año de 1952. El marco es el Jardín de la Infancia Nº 72, que funcionó en el Jr. Ayacucho bajo la dirección de la recordada maestra Zulema Cachay, que tenía entre las docentes a maestras de la categoría de Goyita Díaz Marín, Sofía Silva Merino, Cruz Delmy Díaz y Carmen del Águila.
Eran las épocas benditas en que los pocos vehículos que llegaban a Celendín con mercadería para la feria dominical, regresaban los lunes a Cajamarca y hacían que nuestras maestras nos recomendaran al salir de los estudios:
-Tengan mucho cuidado con los camiones, crucen con cuidado las calles.
En esos años candorosos existían los reinados de primavera y además gozaban de buena salud y belleza como se ve en las caritas infantiles de los personajes que aparecen en el séquito de Su Majestad Carmelita I. Se trataba de Carmencita Gil Merino, nieta del filántropo Augusto G. Gil, que está rodeada de las flores de papel que elaboraba su señora madre, Elena Merino Villar.

Su Graciosa Majestad Carmelita I con su séquito en 1952. (Foto archivo CPM)

Bajo el símbolo sagrado de la bandera nacional y sobre una alfombra que amenaza con volar como en un cuento de hadas, están de izquierda a derecha en primera fila (los varones con bigotes y patillas a la turca gracias a la magia de un corcho quemado, y las niñas con profusión de collares sobre la frente) César Augusto Camacho Sánchez (+), Mercedes Tejada Silva, (¿?), la ya mencionada reina, Elsa Isabel Arana Rubio (¿?) y David Camacho Sánchez. ¡A que no adivinan quién es el negrito que está detrás con traje oscuro…! Pues se trata, ni más ni menos, de quien suscribe esta nota, su modesto servidor.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!

sábado, 28 de agosto de 2010

LITERATURA: Alfredo Pita, un "escritor de culto"

Por Jorge A. Chávez Silva
Apasionado por la literatura y la cultura de mi pueblo, en la última Feria Internacional del Libro asistí a la presentación de las obras de dos paisanos ("Extraños frutos", de Alfredo Pita, y "Un beso del infierno", de José de Piérola). Era casi una obligación moral, en esta hora aciaga por la que atraviesa nuestra santa tierra. Quería resarcirme de la depresión que la destrucción de mi pueblo me causa refugiándome en el talento de dos escritores celendinos y lo que encontré, realmente, fue el agua clara del manantial de la creatividad, que me ha devuelto la fe en el destino de Celendín, al tiempo que pude ver, con pena, la subcultura en que se debate el Perú, en especial una cierta juventud.
El día inaugural de la FIL presentaron sus obras dos autores muy diferentes: nuestro paisano Alfredo Pita y el comentarista televisivo y también escritor Jaime Bayly, quien aprovechando su coyuntural éxito televisivo promociona sus libros, tal como en su momento lo hicieron Laura Bozzo, la agente de Montesinos, o Magaly Medina, cuando sintió que debía narrar sus desventuras presidiarias.
Érase de ver la cantidad de público que acudió al "stand" habilitado para Bayly y la modestia del otro, donde se exponía la obra de nuestro autor. Y era fácilmente advertible la catadura o talante cultural del público que asistía a ambos eventos: por un lado una juventud frívola, que estaba allí sin saber por qué. O sabiendo: para hacer cola para lograr un autógrafo de la estrella de nuestra pobre televisión y así participar, de algún modo, de su execrable figuretismo.

Alfredo Pita con su maestro, Julio Ramón Ribeyro, en París, 1992. Mucho de su estilo diáfano nuestro paisano se lo debe seguramente a las conversaciones que sostuvo al respecto con el gran cuentista peruano.

Y por otro, en la colmada sala José María Arguedas, un público entendido, que devoraba con fruición cada palabra de los críticos y editores, de personas cuyos rostros denotaban mil batallas por la cultura de nuestro país, mientras por los altavoces llegaban difusas las palabras subidas de tono del aflautado Bayly, y las estrepitosas carcajadas de sus "fans", que le coreaban cada chiste. Nada de esto, sin embargo, nos distraía a los que asistíamos, silentes e hipnotizados, a la vigorosa escenificación de un conmovedor cuento de Pita, a cargo del actor Nerit Olaya. Era una situación como para meditarla.
Estábamos ante dos aspectos de cómo se promueve la literatura entre nosotros, ante dos caras distintas de la moneda cultural, digamos. Pero había algo raro. Esa situación, que debía incomodarme en principio, extrañamente me satisfacía, sin que de inmediato supiera por qué. Ese algo terminó evidenciarse cuando rememoré unas palabras de mi padre, en sus lecciones de vida: "Lo ordinario viene así, siempre en cantidad, nunca en calidad". En otras palabras, era cierto aquello de que los perfumes más caros vienen en frasco pequeño.
Leyendo las pocas críticas que en general la prensa dedicó a ese magno y variopinto evento cultural, me topé con un artículo de la agencia española Efe, publicado en La República, que definía a Alfredo Pita como "un autor de culto", expresión nueva para mí, en verdad, que me llevó a indagar por su significado, para ver si en algo conjugaba con mis impresiones. Con frecuencia me ocurre que me acerco, o llego, al meollo del asunto, pero sin terminar de expresarlo, y cuando lo expreso a veces encuentro que alguien más locuaz o elocuente se me ha adelantado y ya ha dicho lo que pensé.
Este fue el caso. Buscando en la gran telaraña cultural encontré la frase y el sentido que escondía esa expresión. Un "escritor de culto" es aquel que es seguido con fervor por un grupo en general reducido pero informado de lectores, los que respetan y hasta idolatran su obra. En general, se dice que alguien es un "escritor de culto" cuando está en la antesala de la consagración definitiva. De Cervantes nadie diría que es un "escritor de culto" porque ya es un dios. Pero durante mucho tiempo, los lectores de Borges, de Cortázar o de Vallejo, eran como los primeros catecúmenos cristianos, que escondían su fe y se reconocían por señales.
Un escritor de estas características no es pues un "bestseller" y es probable que nunca lo sea, a no ser, como ocurre de tanto en tanto, que llegue a las librerías no empujado por la parafernalia publicitaria ni por la ola de la televisión chabacana, sino por ese de boca en boca que consolida y lleva al lugar que merece al "autor de culto". Este sería el caso, pues, de nuestro paisano, según el artículo citado. Mi descubrimiento me dejó pasmado y satisfecho.
Pensando en Alfredo Pita me dije que, en efecto, por su tratamiento de la palabra es uno de esos escritores con el cual nos gustaría quedarnos siempre, así las modas, las críticas especializadas, muestren caminos distintos a los suyos; así las mafias capitalinas pretendan ignorarlos... A autores como ellos, por lo general, sólo después de muertos se les concede el valor altamente merecido que no recibieron en tiempo justo. Pero este no es el caso de nuestro escritor. De él, el crítico y profesor español Dámaso Vicente Blanco no ha dudado en destacar que "habrá un día en que se hablará de los cuentos de Pita como de obras claves en la literatura peruana y en la literatura en castellano".
Esto es, en verdad, lo que durante la presentación del libro de Alfredo Pita, pese al ambiente reinante en aquel primer día de la Feria, me hizo sentirme en el fondo como alegre. Estaba seguro del valor de la literatura de nuestro paisano y me sentía feliz de saberlo alguien tan cercano y leal a nuestra tierra. ¿Autor de culto, dicen? ¿Ya ven? Lo que sucede, como decía antes, es que a veces alguien se me adelanta con la definición de lo que siento y pienso. Lo que me tiene, en este caso, muy contento.

martes, 24 de agosto de 2010

CANTACLARO: El efecto Kouri

Por Constante Vigil
Celendín
A poco más de un mes de las Elecciones Municipales y Regionales, el JNE ha dado un fallo histórico, denegando los argumentos presentados por el ex presidente regional del Callao, Alex Kouri, quien quedó el lunes fuera de carrera electoral tras la decisión del Jurado Nacional de Elecciones de declarar infundado el recurso de apelación a su exclusión de los comicios. Según la resolución del máximo ente electoral, no se pudo acreditar el domicilio legal de Kouri durante dos años continuos en la provincia de Lima.
Esta tacha tendría muchos efecto en provincias, especialmente en Cajamarca en donde un reciclado Absalón Vásquez, líder de la alianza Cajamarca siempre verde y Fuerza 2011, pretende alcanzar la presidencia Regional con muchos problemas que tocará al Jurado Electoral Especial de Cajamarca dilucidar de acuerdo a la línea tomada por su sus pares de Lima, casos que debe resolver en esta semana.

El mercado inconcluso, caballo de batalla de las agrupacions que se disputan el sillón municipal de Celendín.

Y decimos problemas, primero porque el ex líder fujimorista, acorde con el accionar típico de esa agrupación política, que encarnó el gobierno más corrupto de la historia, ha plagiado y presentado como Plan de Gobierno para Cajamarca el Plan Municipal del Distrito de Colasay, en la provincia de Jaén, sin que el JEEC se percatara de ello. Lo mismo sucede con el tiempo e residencia de Vásquez en la región que no llegaría a los límites dispuestos por el Jurado Nacional de Elecciones.

Las calles de Celendín convertidas en un mercado informal por culpa de malas decisiones municipales.

Como se recuerda Absalón Vásquez fue condenado a siete años de prisión por el caso de la falsificación de firmas de la agrupación de Vamos Vecino que apoyaba la re re reelección del japonés Alberto Fujimori a la presidencia del Perú. Esperamos en nombre de la transparencia que el Jurado Electoral de Cajamarca, esté a la altura, subsanando las gruesas fallas que le permiten a Vásquez seguir en carrera, cuando un Jurado que conozca sus funciones ya le hubiese puesto el alto, como corresponde.
Los ex líderes del fujimorismo se han disfrazado de corderos para postular en estas elecciones, Vásquez lo hace con Cajamarca siempre verde y Fuerza 201, partido que lidera la hija del ex dictador y Mauro Siles Arteaga lo hace por Alianza Electoral Movimiento de Afirmación Social, para evitar que lo identifiquen y lo relaciones con los partidos del reo Fujimori. Esta añagaza de disfrazarse y rotular con nombres que no dicen nada a sus agrupaciones políticas es una invención de Vladimiro Montesinos en su época de asesor de su siamés.
Como no podía ser de otra manera Arteaga, tránsfuga del fujimorismo, lleva en sus filas al eterno regidor Solano Oyarce, sí, el mismo que le robó una calle a Celendín y quiere vivir como si la ciudad fuera su chacra. En CPM no nos cansaremos de repetir un estribillo que encarna la justicia y el respeto por una ciudad ordenada y limpia que dejamos en manos de una sarta de ineptos y corruptos.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!

jueves, 19 de agosto de 2010

OPINIÓN: ¿Qué podríamos cambiar los celendinos?

Por Ulises Linares Castañeda
¿Que podríamos cambiar los Celendinos, en el pueblo que nos vio nacer? ¿Qué vemos hoy y qué queremos tener mañana?, ya no para nosotros, sino para las nuevas generaciones que vienen con una deuda tremenda bajo del brazo y un listado de problemas que les estamos dejando en remplazo de papeles de propiedades heredadas con orgullo, llenas de sabiduría, de profesiones y valores.

Celendín, un pueblo señorial que sufre la barbarie de los neocelendinos (Foto Charro)

No es sólo crítica, cuando decimos que la ciudad es un caos, el tránsito y ordenamiento vial, el comercio informal se han adueñado de la ciudad, el pretexto de la construcción del mercado la ha convertido en tierra de nadie, las calles de la entonces límpida y bella ciudad, se han convertido en un desorden sin precedentes. La inseguridad se incrementa por la presencia de delincuentes foráneos que la encuentran desprotegida; la contaminación no viene de las empresas mineras, pues felizmente todavía no operan. Es cuestión nuestra. Una ciudad limpia, ha pasado a ser emporios de basurales, porque lo hacemos los mismos pobladores, botando la basura en cualquier lugar.
Otro problema son los vendedores ambulantes con alimentos al paso, golosinas y mercaderías en cada esquina. Es indignante que boten sus desperdicios en plena vía pública a vista y paciencia de las autoridades municipales, que son los llamados a exigir higiene. Las noches se llenan de bulliciosos encuentros musicales y de bares, cantinas, pubs y otros antros con altoparlantes que rebasan los decibeles permitidos. Licores adulterados intoxican a parroquianos que de esta manera gastan sus pocos ingresos en desmedro de sus familias.
El agua se ha convertido en principal factor de contaminación de la población, no era alarma lo que decíamos “que somos la ciudad con más casos de cáncer al estómago y otros órganos relacionados por el consumo de agua contaminada”. Niños y jóvenes mueren atacados por esta escalofriante enfermedad. Se riegan los campos con aguas servidas de los desagües llenos de toda inmundicia, de allí se alimentan los animales que se infectan y son consumimos en las mesas celendinas sin ningún control sanitario.
Las autoridades se limitan a cobrar jugosos sueldos, y están de “figuretis” en cuánta ceremonia o celebración se realice, que en nuestro pueblo sucede casi a diario. Nos incomoda que se que se critique de lo mal que está nuestra ciudad, que la autoridad municipal ha descuidado, no sólo por la falta de mando del Alcalde, sino por la sinvergüencería de los funcionarios que no cumplen sus funciones, por lo menos para desquitar el dinero que reciben. Aparte existe una gran cantidad de foráneos que nada les importa el desarrollo de Celendín. Ellos fueron traídos bajo el pretexto de contar con “profesionales experimentados”. La realidad nos ha demostrado lo contrario: son una caterva de corruptos que se aprovechan del cargo para negociar y llenarse los bolsillos con los dineros públicos.
De los representantes del Gobierno Central, ni que decir, de nada sirven, de nuevo son candidatos de un gobierno que ha calcinado al país, que ha saqueado las arcas sin medida, protagonistas de la peor corrupción de la historia; sin embargo, con cinismo salen a pregonar que somos el país que más se ha desarrollado económicamente, incluso más que Estados Unidos. Que grotesco humor el de los “compañeros”. No ven como se debate nuestro país en la pobreza extrema, en la inseguridad judicial, policial y ciudadana, en la corrupción y la delincuencia, en el narcotráfico, en el desorden y la ilegalidad.
Año tras año, se convocan a Planes y Programas con las organizaciones y la población, ¿cuántos de éstos han funcionado o funcionan o han dado resultados? El Plan de Desarrollo Concertado, desarrollado suspicazmente por los que lo financiaron, que impusieron sus intereses; gente foránea, dispuesta a todo con tal de lograr que algunas empresas mineras no tengan impedimentos para el desarrollo de sus operaciones. Fuimos claros y puntuales al respecto, aunque a muchos les parezca que la minería no es el camino al desarrollo de los pueblos, nosotros pensamos que estas actividades son necesarias e ineludibles, pero tienen que tener varios ingredientes:
Primero desarrollarse en lugares zonificados para estas actividades,
Segundo: que la población esté informada y con plena libertad para determinarla.
Tercero: que se negocie en igualdad de condiciones de trato y ganancias.
Por último y quizás lo más importante: que se garantice la responsabilidad social y ambiental en sus operaciones con la supervisión de organizaciones ambientales.
No pongo en debate mi expresión, pues sobre esto hemos discutido bastante, incluso ha dado lugar al enfrentamiento entre los propios celendinos; que alturadamente debemos hacerlo, sin demagogia ni oportunismos. Bueno cada quien tiene la mejor manera de pensar y opinar al respecto.
Nuestra historia, para algunos no es muy antigua y no merece preservarla o perennizarla, ni dejarla como ejemplo y herencia a nuestros hijos y demás descendientes. Hay también algunos defensores de la modernidad chabacana, a decir que no contamos con monumentos históricos, que esas casas viejas no tienen valor, que de nada sirven, que más ganamos con construcciones que modernicen y adelanten a la ciudad. En nombre de este pensamiento, se inició la destrucción de cuánta casa, casona, monumento, vestigio ha tenido Celendín, con la silenciosa complicidad de TODAS LAS AUTORIDADES Y LA POBLACIÓN, y hoy, gracias AL PODER DEL DINERO vienen logrando sus fines, sabemos con que rasgos de suciedad e ilegalidad lo consiguieron.
Finalmente nos han mostrado una ciudad diferente, ¿MODERNA? ¿ESTAS IMPRESIONANTES CONSTRUCCIONES LE ENSEÑAREMOS AL MUNDO? Qué pena ser testigos de la destrucción de toda una historia y un legado a cambio de huachafas construcciones que no se ven ni en los peores pueblos jóvenes de la costa. Preguntémosles a estos detractores de nuestra identidad, que nos señalen UNA SOLA CONSTRUCCION MODERNA QUE REALMENTE MEREZCA LLAMARSE ASÍ, que valga la pena poner como ejemplo. Siempre, los verdaderos celendinos les diremos MALDITOS y mil veces malditos.
Estas fiestas patronales no quise importunar a nadie, esperando que de algún VERDADERO CELENDINO, nazca la iniciativa de CONVOCAR A UNA REUNION para discutir la problemática que agobia actualmente a nuestro inolvidable y entrañable Celendín, Cielo Azul del Edén, al cual ni siquiera le dimos la mínima importancia, quizás ocupados en nuestras reuniones personales o en nuestros rezos. Que Dios y nuestra Virgen del Carmen nos perdone.
Seguramente se sentirán ofendidos muchos paisanos, autoridades o amigos por lo dicho, les pido perdón por el fastidio de molestarlos permanentemente con nuestros problemas, no es necesario que se interesen en contestar, pero les agradezco finalmente por su voluntad.

CPC. Ulises Linares Castañeda
DNI.27042129

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!


martes, 17 de agosto de 2010

DEFUNCIÓN: Humberto Cachay Velásquez

Por Jorge A. Chávez Silva, “Charro”
Nos hemos enterado del sensible fallecimiento del doctor Humberto Cachay Velásquez en Buenos Aires, el 28 de julio del presente. Es una noticia que nos conmueve y apena en extremo. El doctor Cachay era hijo del no menos eminente médico Horacio Cachay Díaz, graduado en Londres, pionero de la medicina infantil en el Perú y cuyo nombre lleva una calle en el distrito de San Borja en Lima, en reconocimiento a sus innegables méritos.

Dr. Humberto Cachay Velásquez, eminente médico celendino.

Humberto Cachay era él mismo un pionero, un especialista es cirugía plástica formado en el hermano país de Argentina, donde ejerció y predicó una cirugía plástica "ética" y no "estética".
Considerado en el país del Plata como una eminencia científica, nuestro paisano basó su trabajo en puntos de moral y científicos, combatiendo a los mercachifles de su profesión. Ademas, hizo importantes contribuciones al mundo de la medicina. Su obra "Importancia del Músculo Depresor del Ala Nasal: Un estudio anatómico y aplicaciones clínicas", apareció en el Tomo 2, página 857, de la obra Rinoplastia de Dallas: "Cirugía Nasal por los Maestros".
Nacido en Celendín en 1932, jamás se desvinculó de su patria ni de su tierra natal a la que tuvo siempre presente a través de sus contactos y comunicaciones .
En el Libro de Personalidades Médicas Argentinas se publica la siguiente bio semblanza:
CACHAY VELASQUEZ, Humberto A. Mat. Nº Nº 31.424. Especialidad. Cirugía Plástica. Nac. en Celendín, Cajamarca, Perú. Argentino naturalizado el 24 de noviembre de 1970. Padres: Horacio Cachay Díaz y Orfelina Velásquez. Educación: facultad de Ciencias Médicas de Buenos Aires, Médico 1966. Revalida como Médico Cirujano en la Facultad Mayor de San Marcos, 1967. Especialista en Cirugía Plástica y Reparadora por el Colegio Médico de la provincia de Buenos Aires, 1972. Especialista en Cirugía Plástica por Ministerio de Salud y Acción Social, 1985. Actuación profesional: Jefe del Servicio de Cirugía Plástica en el Hospital Gandulfo (1968-1974). Docente libre para dictar cursos de postgrado sobre Cirugía Plástica en el Hospital de Clínicas, Universidad de Buenos Aires, 1976, 1978, 1980, 1984. Jefe del Servicio de Cirugía Plástica del Sanatorio de San José (1976-1978). Director del curso “Técnicas Operatorias en Cirugía Estético Funcional de la Nariz”. Jefe de la Sección de Cirugía Estética de la División de Cirugía Plástica del Hospital de Clínicas, Universidad de Buenos Aires (1988 hasta la fecha).
Hace más de veinte años, frente al irresponsable mercantilismo que rodeaba ya por entonces a su especialidad, el doctor Cachay Velásquez escribió en un medio de prensa argentino: "Como médico, y como cirujano plástico particularmente, siento como una obligación moral salir al frente de esta ola de barata publicidad que tantas infundadas expectativas crea en la conciencia de la población y que, sin medir las consecuencias, en su afán de lucro, además de burlar la buena fe de la gente que asiste a estos llamados, están socavando los cimientos mismos de esta noble especialidad médica".
El doctor Humberto Cachay Velásquez, orgullo de su tierra, además de ser un eminente médico cirujano, fue un celendino que siempre tuvo como un honor el haber nacido bajo el cielo azul del Edén. Descanse en paz Dr. Humberto Cachay Velásquez. Usted fue un hombre noble, que honró a su pueblo y a su profesión.


lunes, 16 de agosto de 2010

ECOLOGIA: Huacaybamba, el Manu de Celendín


Nuestra amiga y colaboradora Sandra Aliaga Rabanal nos ha enviado el Boletín RENAMA 19, comunicándonos que el 11 de junio se firmó la carta de intención entre RENAMA (Recursos Naturales y Gestión del Medio Ambiente), la Universidad de Cajamarca y la Municipalidad de Celendín, iniciando los estudios en la zona de Huacaybamba -Cerro Cedropata, con la finalidad de convertirla en un área donde los estudiantes de Ingeniería Ambiental puedan contar con un laboratorio natural en donde puedan realizar sus prácticas e investigaciones que ayuden a su conservación y al uso sostenible de sus recursos.

Belleza impresionante de Huacaybamba, una reserva ecológica que tenemos la obligación de cuidar.

Huacaybamba es un bosque seco ubicado en la confluencia de los ríos Sendamal-Llanga con el Marañón, conservada desde tiempos muy antiguos como zona intangible. Tiene una extensión aproximada de 16 mil hectáreas y ocupa parte de los territorios de los caseríos celendinos de Hornopampa, El Chanche, 22 de Mayo y Las Tres Zanjas. Registra alturas desde los 900 hasta los 2200 msnm., por tanto, de clima templado a caluroso o “temple”, como denominamos a las zonas calientes de la intercuenca IV del Alto Marañón.
Aparte de lo impresionante de su paisaje, cuenta con bosques naturales de zapotes, huarangos, canaquil, cedro rojo, cactus columnares y numerosos orquídeas de gran belleza, etc. Algunos manantiales de agua cristalina albergan a una fauna variada entre la que destacan cóndores andinos, venados de cola gris, zorros, osos de anteojos, oso hormiguero, puma andino, halcón andino, palomas, colibríes, perdiz de avillar, batracios y muchos reptiles. Desgraciadamente, tanto esta riquísima flora y su fauna es vulnerable a la acción depredadora del hombre que destruye los bosques para leña, amplia su frontera agrícola en pendiente, pastorea caprinos extensivamente y roza (quema) los bosques. Aparte está la agresión que significa la frecuencia de los raids de cazadores, que premunidos de coca y aguardiente, potentes camionetas 4 X 4 y armas sofisticadas, se dedican a acabar con los restos de esta riquísima fauna. A tanto ha llegado su audacia y prepotencia que tienen amedrentadas a las autoridades y policía.
Huacaybamba es el último refugio natural de Celendín, guardado celosamente por nuestros antepasados con visión futurista y cuenta además con huellas del pasado indígena, con algunas ruinas de andenerías en la zona de Las Tres Zanjas y La Lucma y restos del Capac Ñam que conduce a las ruinas de Kuélap en el departamento de Amazonas.
La puesta en marcha de este proyecto es el inicio de lo que debe ser el modelo de uso sostenible de los recursos, involucrando a los lugareños en su papel de responsabilidad frente a esta problemática, partiendo desde el aprendizaje y educación que se debe inculcar desde las escuelas.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!



viernes, 13 de agosto de 2010

PEQUEÑA HISTORIA: La Escuela 89 en 1942

Por Jorge A. Chávez Silva, “Charro”
En la primera década del siglo XX se crearon las primeras escuelas estatales en la provincia de Celendín y las más antiguas, ahora centenarias y rebautizadas, fueron la Escuela N° 81 de varones y la 82 de mujeres, que surgieron en 1908. Posteriormente se crearon escuelas en las capitales de distrito como la 83 de Sucre y la 84 de José Gálvez. En la década del 30, al aumentar la población escolar, se crearon en Celendín la Escuela N° 85 para varones y la 89 para niñas, la 86 de Sorochuco y 87 de Huasmín. Recuerdo, pues ya tenía uso pleno de razón, que durante la década del 50 la directora del 89 fue la señora Belisaria Vásquez de Pita. Esta escuela siempre estuvo ubicada en ese local del Jr. Ayacucho, precisamente en la cuadra comprendida entre los jirones Bolognesi y Grau.

Maestras y alumnas de la Escuela Nº 89 en 1942 (Foto archivo CPM).

En la hermosa fotografía que acompaña esta nota, captada en el patio del 89, apenas hemos reconocido entre las alumnas a las hermanas Chávez Paredes, a Carlota Morera Pereira, a … Zevallos Díaz y a Gardenia Peláez Pérez. Entre las maestras se puede ver a Blanca Pérez de Peláez y a Eva Quevedo de Agustí, en ambos extremos.
A propósito de esta última, era hija de don Sixto Quevedo, uno de los tres millonarios celendinos de la época, junto con Augusto G. Gil Velásquez y Rafael Cachay, y vivía en la casa adyacente a la Escuela 82. Cuando soltera fue una señorita de gran belleza, según me contaban unas tías ya fallecidas que la reputaban como una verdadera “muñeca”. A nosotros, que la conocimos tarde, nos pareció que la semejanza que tenía con la actriz norteamericana Bette Davis era más que evidente.
En la foto se la aprecia mayor, casada con el gringo Osías Agustí con quien tuvo siete hijos: Guillermo (+), Oscar, Maruja, Carlos (+), Nelson, Octavio (+) y Gloria. El gringo, irreverente como era, se refería a ella como “Mi quipe de cinco” y lo decía seguramente porque en esa época no existían los métodos ni la disposición para guardar la forma. Las señoras, al cabo de tantos partos, perdían la línea del cuerpo y quedaban gorditas. No era como hogaño en que existen los aeróbicos y los gimnasios y encima de esto encendemos la televisión por cable y lo primero que encontramos es una sarta de fanáticos musculosos y mujeres anoréxicas sudando la gota gorda, huicapeándose de una lado a otro, empeñados en mantener la forma gracias a los milagros de aparatos cada vez más sofisticados.
¿Por qué le había puesto “quipe de cinco”? Porque en ese tiempo, en que no existía ni el agua ni el desagüe en el pueblo, todas las familias iban el sábado a lavar su ropa en el río Grande. Y cuando algún familiar moría, era una costumbre, que creo ahora no existe más, de que pasados los cinco días del deceso, se cogía toda la ropa del difunto, se hacía un gran envoltijo o “quipe”, en shiliqués, que era llevado a lomos de burro a lavarlo al río.
No había nada qué hacer, nadie se libraba de la chispa del gringo, hasta sus propios hijos tenían su respectiva chapa.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!

jueves, 12 de agosto de 2010

OPINION. ¡Qué pena, la pena de muerte!

Por Crispín Piritaño
Hay en la opinión una indignación generalizada por el fallido asalto en el que un disparo de los malhechores dejó parapléjica a una niña. Vamos a estar atentos para ver qué castigo reciben estos desalmados que por 2.000 dólares fueron capaces de las mayores atrocidades. Estos actos delincuenciales hablan a las claras del clima de inseguridad en que vivimos los peruanos, ya sea en Lima o en el rincón más alejado de la patria, como lo prueban la larga cadena de muertes que jalonan los noticieros en los últimos tiempos. Eso demuestra que al gobierno le interesa un bledo la seguridad de los peruanos.

La estudiante "becada" en Estados Unidos por todos los peruanos quiere ahora ejecuciones, como su padre, el felón, el ladrón. De la raza le viene al galgo.

Lo que nos parece abominable y fuera de tono es que muchos políticos pretendan llevar agua para su molino aprovechándose de estas viles acciones. Es el caso de la congresista Keiko Fujimori, la estudiante "becada" en Estados Unidos por todos los peruanos, que quiere ahora ejecuciones como su padre, el felón, el ladrón (de la raza le viene al galgo). La "heredera" ha salido a dárselas de valiente y firme anunciado la pena de muerte para estos delincuentes y todos aquellos que incurran en actos parecidos. A ese mensaje, por demás demagógico, se han plegado otros políticos como Castañeda Lossio y la mayoría de la corte fujimorista.
Y decimos demagógico, porque ellos saben que es muy difícil, por no decir imposible, que la pena de muerte se vuelva a implantar en el Perú, país que ha suscrito la convención que creó la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y otros tratados internaciones que han abolido la pena capital por considerar que no es disuasiva, que su aplicación no aminora la tasa de asaltos, ni asesinatos. En el Perú existe la pena de muerte solo para casos de traición a la patria en caso de guerra. Pero nunca se aplicó, pese a que en la época de Alberto Fujimori, él y su socio Montesinos compraron material bélico obsoleto a precios sobrevalorados, en plena guerra del Cenepa con el Ecuador ¿Es o no traición a la patria actos como los protagonizados por este par de gemelos?
Los despropósitos de la candidata del fujimorismo al hacer este tipo de declaraciones, la pinta de cuerpo entero como una totalitaria que, Dios no lo quiera, de llegar al gobierno, seguirá las recetas de su padre en el manejo de la nación, mostrándose como lo que es, antidemocrática, autoritaria y ajena a todo escrúpulo. Con ella en el gobierno -además de la aplicación del punto principal de su plan, que es sacar a su padre de la cárcel- otra vez volverán en nuestros oídos a sonar las palabras: disolver, disolver; desaparecer, desaparecer, eliminar, eliminar y el desprecio total por los seres humanos y por la sociedad en su conjunto.
Los políticos lo saben perfectamente, pero salen a hablar fuera de tono para ver si se ganan alguito en las encuestas. Lo mismo hace el mandatario supremo, Crazy, cuando sale a pregonar que aplicará la misma pena para los violadores, narcoterroristas, etc., y después tiene que callarse porque sabe que eso no es posible.
Lo que queda en el trasfondo es el anhelo, tanto de fujimoristas y apristas, de que el Perú se desligue del tratado de Costa Rica, porque, es evidente, lo que más les molesta no son los crímenes de los hampones locales sino los fallos de la CIDH. Les molesta sobremanera que Fujimori esté en la prisión dorada en primer lugar por los dictámenes de la Corte de San José, que declaró No Cerrados casos de crímenes de lesa humanidad como Cayara, el Frontón, La Cantuta y Barrios Altos, por citar algunos. Esto, obviamente, tendrá enfectos también para el destino de otros políticos, incluso para algunos que actualmente gobiernan.
Es de lamentar, sin embargo, que ante los aullidos a la luna de estos nuevos hombres (y mujeres) lobo, no falten intonsos, crédulos y fanáticos que les den crédito. ¡Pobre Perú!

*La caricatura es de Carlín.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!

miércoles, 11 de agosto de 2010

OPINIÓN: Cifras frías sobre Sucre

Por Antonio Collantes Zegarra
Las estadísticas en nuestro país están muy vapuleadas, peor cuando se convierten en instrumentos demagógicos de los grupos de poder para justificar tendencias de opinión generados por ellos mismos; tal es el caso del grotesco anuncio del gobierno en torno a la disminución de la pobreza, a contrapelo del simultáneo incremento de la desnutrición emitidos por el mismo INEI.
Sin embargo, la lectura de los resultados del último censo (2007) referidos a algunas variables sociales (muchas de ellas incluidas en las metodologías de medición de la pobreza). Me remito a algunos de ellos con la intención de contribuir a organizar una línea de base para definir lineamientos de política para el gobierno municipal.

Luz y energía para todos debe ser un objetivo primordial de los gobiernos municipales.

El censo 2007 reporta en el distrito de Sucre una tasa del 13.6% de analfabetismo (mayores de 15 años) al mismo tiempo que un 55.8% de hogares sin alumbrado eléctrico y un 10.2% de hogares con niños entre 6-12 años que no asisten a la escuela. El análisis comparado nos coloca por debajo de los distritos de José Gálvez y Jorge Chávez. En el otro extremo se encuentran los distritos de Sorochuco y Huasmín.
Las tasas de analfabetismo y desescolarización son cifras que están debajo del promedio provincial que es de 17.91% analfabetos (Sorochuco 27%, Huasmín 26%) y 10.89% hogares con niños sin asistir a la escuela (Miguel Iglesis, Huasmín y Oxamarca rondan el 16%). Como se sabe, el analfabetismo favorece la resistencia a la modernización y otros procesos de cambio social, productivo y cultural. Es muy probable que nuestros analfabatos estén en esa condición por desuso o regresión, como consecuencia del débil hábito de leer. En el recuerdo quedan los atardeceres de nuestro pueblo en los que muchos maestros y jóvenes se desplazaban por las calles leyendo revistas y novelas; creo que fue la mejor época de la ilustración en Sucre.

El analfabetismo un mal cultural que significa el atraso de todo Cajamarca.

Es conocido que la región Cajamarca es la menos atendida con alumbrado eléctrico a nivel nacional y el 55.8% de nuestro distrito sólo confirma que esta tendencia se mantiene. No se conoce de alguna iniciativa regional o proyecto que pretenda aprovechar nuestros potenciales hidroenergéticos; sin embargo, en el convenio firmado con el gobierno Brasileño se estaría comprometiendo el potencial hidroenergético del Marañón en provecho de esa nación.
Durante gran parte de nuestra historia distrital, el tema del alumbrado eléctrico ha movilizado muchos esfuerzos y recursos en el afán de autoabastecernos de energía eléctrica aprovechando nuestro potencial hidroenergético del Cantange y la Quintilla; después de la movilización de fuerzas y recursos para la construcción del Túnel de desagüe del valle y de la carretera del tramo Loma Linda-Sucre, el proyecto del alumbrado eléctrico tal vez ha sido el siguiente en importancia por la cantidad de recursos involucrados y las expectactivas acumuladas. Finalmente, se dio paso al interconectado nacional, pero el 55.8% de hogares sin alumbrado eléctrico en nuestro distrito nos golpea la cara con crudeza.
Urge un programa de alumbrado domiciliario y público en las zonas rurales. Esto requerirá una política energética de ampliación del Interconectado, el aprovechamiento de nuestras potencialidades hidroenergéticas del río Cantange más la alternativa solar (paneles solares) allí donde los parámetros de Costo/Beneficio y/o costo/efectividad no sean recomendables. Es muy probable que en el 55.8% de hogares sin alumbrado eléctrico estén los hogares que no podrán articularse al servicio de interconectado nacional.
No olvidar que está demostrada la correlación positiva entre el alumbrado y los niveles de rendimiento académico de los educandos. El combate al analfabetismo tendrá en los servicios de alumbrado a su principal aliado. El éxito alcanzado por el Brasil, Bolivia, Venezuela y Cuba, algunos con alfabetismo cero, se vio favorecido con la asignación de horas de estudio durante las noches, a parte de la metodología desarrollada por Paulo Freire en las zonas rurales del Brasil. Nuestros analfabetos son mujeres y hombres rurales, dependientes del quehacer agrario, que sólo disponen de tiempo en la noche.
Por el lado de los servicios de saneamiento (agua y desagûe), las estadísticas son más escalofriantes: el 47.3% y el 77.5% de los hogares del distrito carecen de agua y desagûe. Es decir todavía tenemos casi el 50% de familias que se abastecen de puquios, quebradas, riachuelos y cerca del 80% e cuentan con silos, letrinas o ninguna infraestructura para la eliminación de excretas. Los impactos ambientales y los asociados a la salud pública no parecen existir en los programas de gobierno local, regional y nacional.
Para cuatro años de gobierno local, superar estos pasivos sociales constituyen metas alcanzables. El próximo período debería ser de la revolución energética, educativa y de la salubridad.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!

domingo, 8 de agosto de 2010

CRÓNICA: Celendín, una ciudad tomada

Por Victor Chávez Velásquez
Cada año, muchos celendinos alejados de nuestra tierra, así como muchos otros visitantes acuden religiosamente durante el mes de julio a celebrar la fiesta patronal de la Virgen del Carmen y de paso al reencuentro familiar, y amical aunque cada vez son menos los que quedan. Este año no podía ser la excepción, a pesar de que cada vez se hace más difícil retornar al terruño. Tengo el privilegio de ser uno de esos pocos que pueden hacerlo en forma casi continua en estos últimos años, aunque hay alguien por allí que me dice que debo de cambiar de destino el próximo año.

La plaza de armas convertida en una vil cantina.

Este año, en particular, me resultó más chocante todo lo que sucede en la ciudad, y esto se puso en evidencia casi en el mismo momento en que empezamos a ascender la cuesta de La Encañada, por las innumerables pintas y pancartas de los candidatos, tanto a las alcaldías o a la región, que ocupan cualquier lugar a lo largo de la carretera rumbo a Celendín. No se salvan ni las piedras ni los árboles. Las hay de los nuevos candidatos, de los que quieren repetir el plato, y de los que ocuparon un cargo público y no cumplieron lo que prometieron en su momento y tratan de hacer que se olvide sus desastrosas gestiones regalando chucherías y hasta platos de comida a los futuros electores, lo cual no estaría mal si ello saliera de sus bolsillos.
En la ciudad misma, cualquier lugar es bueno para colocar inmensos paneles con sus rostros de sonrisa angelical. Ocupan las calles principales, las fachadas de las viviendas y cuanto espacio libre encuentran, no sabemos si con la venia de la autoridad municipal o de los dueños de los predios. En cambio, no se escuchan los planes de gobierno municipal de los candidatos.
Me llamó la atención la gran cantidad de los llamados ‘taxi cholos’, que se disputan los pasajeros y se echan a correr por las calles de la ciudad como si fuese la pista de un autódromo. Pude apreciar que la gran mayoría de conductores de estos vehículos son menores de edad. ¿Contarán estos aparatejos con el SOAT? Al parecer la fiscalización por parte de la policía nacional, así como el control municipal, es mínima, por no decir nula.
El caos reinante se ve magnificado porque muchas de las calles de la ciudad han sido tomadas por los vendedores ambulantes, reubicados por algún "inteligentísimo" burócrata a raíz de la construcción del mercado, lo cual, como era de esperarse, está tomando ya más tiempo del estipulado, con el malestar que esto significa para la población celendína y, por supuesto, con la consiguiente mala imagen que se llevan los turistas y visitantes, quienes, como yo, cámara en mano, empezarán a publicar las vistas de este desorden mayúsculo, porque no se puede tapar el sol con un dedo y menos echar la basurita debajo del petate.
Si creen que esto es lo único, aquí les va otra perla. Muchos locales de consumo de bebidas alcohólicas no han encontrado mejor manera que ampliar sus establecimientos que tomar por asalto las pistas y veredas en la mismísima plaza de armas, a vista y paciencia del señor alcalde que quiere ir a la reelección. ¿Tendrán la autorización del municipio? Esto lleva a que los alrededores de nuestra plaza de armas se haya convertido en una inmensa y maloliente letrina. ¿No es acaso una condición para que funcione un local comercial de expendio de bebidas alcohólicas que, como mínimo, cuente con urinarios dentro del local? Lo cierto es que los baños portátiles instalados en una de las bocacalles de la plaza de armas son insuficientes.
Parafraseando a uno de mis maestros en la facultad —“en el Perú lo provisional se vuelve definitivo”— me digo que quiera Dios y la Virgen que el mercado algún día sea concluído y que la ciudad vuelva a tener sus calles despejadas y deje de ser el inmenso mercado persa en que la han convertido.
Pero no todo está perdido, y permítanme contarles algo que me sucedió el día 29 de julio. Como siempre acudí temprano a la iglesia para estar lo más adelante posible. Mientras los minutos pasaban la iglesia se lleno hasta a tope, de pronto se me acerca una señora y me pide que me arrime para que pueda sentarse. Yo medio en broma y medio en serio le digo: “para escuchar misa hay que madrugar”, y la buena mujer me contesta: “he madrugado y vengo caminando desde la Masma, me agarró por la fila la hora en que tocaron las campanas”. Por supuesto que de inmediato me tuve que disculpar y cederle parte del asiento. Mientras esperábamos el inicio de la misa, pudimos conversar y entre otras cosas me comenta que daba gracias al alcalde pues en su caserío recién contaban con agua potable. A raíz de dicho comentario me digo que no será que estamos satanizando al alcalde de Celendín, o es que éste borra con una mano lo que hace bien con la otra. Qué bueno que se hagan obras de ese tipo. Será menester que en próximos viajes me dedique a caminar más por los caseríos.
Otro hecho me llena de esperanza de que Celendín puede salvarse. Ello será posible gracias a sus jóvenes, como los alumnos de la facultad de Ingeniería Ambiental. Mediante paneles instalados en la feria agropecuaria me dieron una explicación muy bien fundamentada de un viaje a Huacaybamba. ¿Dónde queda eso? Y recordaba lo que me comentaba mi abuela, de que a ese lugar llevaban el ganado y después de un tiempo lo recogían y muchas veces con crías. Decían los alumnos que entre sus metas estaba lograr que esa zona —ubicada en la confluencia del río la Llanga con el Marañón, que contaba con varios pisos ecológicos, en los que se desarrollan especies endémicas entre plantas y animales, y donde hay también algunos restos arqueológicos con clara influencia Chachapoyas— sea declarada área intangible, que pueda ser incluida en el circuito turístico Cajamarca-Celendín-Chachapoyas. Creo que aquí tienen los candidatos una de sus propuestas, a ver si hacen algo.
Otra más. A unos cuantos kilómetros de distancia de Celendín, en la ruta que lleva al distrito de Oxamarca, está el río Sendamal. Un empresario de Sucre se instaló hace un año en la ribera derecha del río y ha logrado construir una piscigranja, en la que está produciendo truchas de la especie arco iris, gracias a lo cual Celendín puede consumir pescado fresco. Aunque el costo es un poco elevado, sería bueno masificar este consumo.
Por último nos gustaría escuchar de los candidatos sus propuestas de trabajo. Por ejemplo, en cuanto a las nuevas urbanizaciones, ¿qué hacer con las aguas servidas? ¿Será necesario retomar el proyecto de las plantas de tratamiento de aguas servidas? Actualmente nos rasgamos las vestiduras hablando de contaminación ambiental, cuando la ciudad vierte todos sus desechos al río Grande. ¿Qué harán para ampliar la capacidad de agua potable, ante el aumento de población? Actualmente ya hay racionamiento de agua potable y esto es un mal síntoma,. ¿Alguien planteará la regulación del transporte en Celendín, la posibilidad de tener un terminal terrestre y no tener a todas las líneas de transporte en torno a la plaza de armas? ¿El serenazgo y la policía municipal alguna vez cumplirán efectivamente con su labor en Celendín y no sean, como hasta ahora, sólo una especie de “anfitriones” de cuanta ceremonia oficial se realiza?
Por último, cualquiera que sea el candidato que gane la elección, ojalá que no se convierta en un alcalde arrogante. Ojalá que sepa escuchar, que no se crea ridiculamente un semidiós y por lo menos dedique un pequeño espacio de su tiempo a atender personalmente a sus electores.

Victor Chávez Velásquez
Arq. C.A.P. 8120


¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDÍN!
.

viernes, 6 de agosto de 2010

CRÓNICA: Notas de un turista en la Fiesta del Carmen, 2010

Alguna gente hasta nos ha tildado de cobardes por criticar la labor del Comité pro Feria y ya no queríamos abundar en comentarios sobre el tema, porque ¿cómo convencer a un fanático que Fujimori no se llevó al Perú en maletines? No hay más sordo que el que no quiere oír. Pero nos ha llegado un sabroso comentario de un turista que nos brinda un testimonio imparcial de lo que sucedió en Celendín en las fiestas. Un texto que nos pareció tan sincero y jocoso que no hemos resistido la tentación de publicarlo. Después de esto, huelgan comentarios acerca de la labor del Comité de marras. Esta es la impresión que deja Celendín a un turista que nos visita. Y punto (NdlR).

¿POR QUÉ, CELENDÍN?
Por Percy Llaque
Celendín, Celendín, después de esperar un año regresé a ti, con mucha ilusión y sobre todo muy bien acompañado.
Jueves 29 de julio del 2010, partí hacia el lindo Celendín en compañía de mi amigo Danilo de Trujillo, mi primo Juan Carlos de Lima y Jorge Luis, que iba alegrando la fiesta desde que lo recogimos de su casa.
Antes de continuar este relato me gustaría hacerles notar que esta nueva crónica está dedicada especialmente a la gente de Celendín y sobretodo a sus autoridades, que al parecer no leyeron mi crónica anterior, donde a Celendín la catalogo como una de las mejores provincias del Perú.
Bueno, llegamos a La Encañada, tomamos un par de cervezas para ir acostumbrando el cuerpo a la fiesta, seguimos por un camino TODAVIA NO EMPISTADO, una muestra del gran desinterés de sus gobernantes, que lo único que no se les podría criticar es por el excesivo frio que hizo este año, ya que eso no depende de ellos.
Luego de 2 horas 55 minutos de viaje llegamos a nuestro destino y aquí comienza la historia que es necesario relatar.
Primero, ¿me creerán que no encontrábamos el hospedaje que habíamos reservado, porque no se a qué “inteligente” alcalde o regidor se le ocurrió llenar las principales calles de Celendín de ambulantes? ¡De veras! Las principales calles, que otrora le daban belleza a Celendín,, no las hallamos. No sabíamos en qué laberinto habíamos entrado y tuvimos que sacar nuestro equipaje e ir a pie, hasta dar con el hospedaje.
Luego, la segunda sorpresa, la falta de agua, todo Celendín estaba sin agua, ¡así que, ni hablar!, tuvimos que comprar diez botellas de agua mineral. Cómo es posible que justo para la fiesta no haya agua. Señor Alcalde de Celendín. Espero que este leyendo este relato para que se dé cuenta de la pésima gestión que está haciendo en su provincia.
Llegó la noche y después de una caja de cerveza y un ron para el frio, esperamos a ver que ofrecían los del Comité de Fiesta en la Plaza, ya que se estaba armando un pequeño tabladillo y los equipos de sonido estaba a volumen 100… ¿Y qué creen? Tres tipos con cara de arrepentidos de su anterior vida subieron al escenario, guitarra en mano, ¡a cantar alabanzas a Dios! No estoy en contra de la religión, pero ¡cómo se les ocurre, en plena fiesta de Celendín, hacer una presentación evangélica en la Plaza de Armas! Cuando la mayoría de visitantes había ido a bailar, a tomar, a disfrutar de la fiesta, la bulla que hacían los evangélicos era tan fuerte que hasta el Grupo 5 quería comprar ese equipo de sonido. Para colmo, el enfermo que estaba con el micro con su voz cavernosa le decía a la gente: ¡HERMANOOOOOSSSS, NO TOMEEEEENNNNN, NO BAILEEEENNN, ESO ES MALOOOOOOOOO! ¡DIOS LES VA A CASTIGAAAAAAARRRR! ¡YO ESTOY SALVO PORQUE DEJE DE TOMAAAAAAARRRRRR!, tremendo borracho debe haber sido. Ya me imagino cómo habrá bebido antes, y quién sabe si hasta ahora, para andar berreando así… ¿Dónde quedó la otrora clara inteligencia de los celendinos? Señores, cada cosa a su tiempo. Con esa imaginación enferma, a la Virgen del Carmen pronto lo sacarán en el Corso de Carnaval. Para completar la noche, mi primo Juan no se cansaba de decirme ¡oye, y donde está la pileta iluminada… jajajaja!
Al fin, plan de 11 de la noche, se cansaron de hacernos remorder la conciencia. En el patio de la Municipalidad estaban tocando nuestros adorados y engreídos ZANCUDOS DE CELENDÍN y ni hablar, los que sacaron cara por Celendín este año, a mi parecer, fueron ellos.
Al día siguiente, ay, al día siguiente, ¡hubiese preferido no levantarme...! Bueno, fuimos a tomar unas cervecitas a la Plaza (porque para eso es la fiesta), nos dio la 1 y a alquilar nuestro asiento a la Plaza de Toros. ¡Dios Mío! Conseguí asiento en la cuarta fila, nada mas y nada menos que a 35 soles, donde sólo pude ver los sombreros de los de adelante y los pies de los de encima (los del palco). Yo pensé -como el año pasado estuve adelantito- que la plaza era espectacular, pero ahora entiendo porque a un mucha gente no le gusta. Regresamos al hotel, descansamos un ratito y a la Plaza, a esperar el Baile del Grupo 5 y mi primo seguía fregando con lo de ¿oye..., y la pileta iluminada...? Espero que el alcalde y el Comité de Fiesta sigan leyendo esto.
Al fin, dentro de la fiesta, el Grupo 5 como siempre excelente, y dije, hora de comprar la cerveza. ¡Por las barbas de mi abuelo! ¿De quién fue la idea de comprar cerveza? ¡No puede ser lo que está pasando, llamen a la policía! ¿La policía…, jajaja? ¡Virgencita del Carmen!:

Cerveza en caja………………… 84.00 Soles, si quieres
Bueno, qué vamos a hacer… Compra nomas, ¿quéeeeeeeeeeee, QUARAAAA, cerveza QUARA?, ¡Váyanse al carajo!, y discúlpenme la expresión, esto era un robo! Son unos abusivos. ¿Qué pasa, Celendín, así tratas a tu gente y a los turistas?

De cólera, más que de alegría salimos del baile a las 5 de la mañana. Llegamos al Hotel Raymi Huasy… MALDITA SEA, no había la llave. Fuimos al cuarto y qué creen, nos había robado…. Tres cámaras digitales, dos casacas, nuestros sombreros shilicos que habíamos comprado, toda la plata que dejamos para los tres días siguientes y hasta un paquete de cigarros…
-Señor, señor, ¿dónde está el dueño?
-¿¡Qué pasa, que pasa….!?
-¡Señor, nos han robado….!
-¡Y yo, qué tengo que ver! No es mi problema, ¿por qué no cuidan sus cosas?
-¡QUÉ COSA!
Juan tranquilízate, vamos a poner la denuncia
-¿A quién...?
-¡A la policía...!
--Me estás vacilandooo…!

¡Qué decepción, Celendín, qué decepción! A dormir, mañana nos vamos de acá, dijeron mis amigos. Yo, avergonzado de todo lo que les había contado de Celendín, tan opuesto a todo lo que estábamos viviendo.

Más tranquilos, al despertar, a despedirse de Celendín. Como yo adoro a las corridas de toros, vamos a la plaza… ¿Otra vez?, dijo Juan… Si, por favor, que ya nos vamos en la noche. ¡30 soles adelante! Nos cayó cáscaras de maní, cerveza y hasta orines de un niño, No podíamos tomar fotos con la única cámara que nos sobro porque la plaza estaba llena de basura y salían horribles.

¡Qué pena, señores! Me hubiese gustado escribir otro relato, volverles a contar de nuestra hermosa estadía en Celendín, visitar a la señora Ermilita, pariente de Jorgito y a sus hijos, inolvidables amigos como son Jorge Terrones, el popular diablo, y a su hermano César y a su señor padre, don Jorge Terrones; disfrutar la rica patita en fiambre, preparadas por el señor Oswaldo Silva, disfrutar de nuestra rica salchicha celendina, pero lamentablemente Celendín está pasando por el peor gobierno de su historia. Lástima, para otra vez será… Si es que volvemos. Lo más anecdótico es que la policía se ha puesto a pedir documentos a todos los pasajeros de las agencias a la entrada de Baños del Inca, cuando la fiesta ya acabó y cuando los choros ya regresaron a su tierra. Otra vez las cosas fuera de su tiempo.
Les vamos a pedir a los evangélicos que cantaron en la plaza de armas que den un concierto sólo para el alcalde y la policía, pero en carnaval...

Percy Llaque
E-mail: taxman_att@hotmail.com

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!

.

miércoles, 4 de agosto de 2010

PEQUEÑA HISTORIA: De chapas y chaplines

Por Jorge A. Chávez Silva, “Charro”
El shilico es un tipo ingenioso, imaginativo, de salidas insospechadas y sobre todo un gran filósofo de la vida que supo alternar momentos de trabajo con la contraparte de diversión. Su espíritu vivaz lo llevó a tomar la vida un poco en broma, burlándose elegantemente del prójimo o de situaciones a través de la caricatura hablada, en cristiano, chapa o chaplín.

"Gallo carioco que lo han traído de España..."

A través de todas las épocas de su historia Celendín ha tenido tipos ingeniosos que hicieron del sobrenombre un arte excelso, en el amplio sentido de la palabra, sin caer jamás en la procacidad, ni en vulgaridades que lo convertirían en injuria. Hablar por ejemplo del taller de sastrería de los hermanos Chávez Sánchez, más conocidos como “Los cumpas”, era hablar de una catedral de la risa, lo mismo puede decirse del “Toro” Félix, de Lucho “Peinado”, de Mime y otros ingeniosos que hicieron célebres algunos sobrenombres.
Pero entre todos estos gigantes del humor hubo uno que se llevaba la palma, ése era don Osías Agustí Merino, el “gringo Osías”, que además de tenor, era incomparable en sus chapas, finas metáforas que signaban a sus “víctimas”. Son famosos sus sobrenombres: “Loro de layo” a don Manuel Zárate; “Misho sucio”, a don Marciano Aliaga, “Perro’e pitera”, al ñato Humberto Merino; “Mono’e plástico”, al padre Mundaca; “Muerto risueño” a Rafael Sánchez Aliaga; “Cordero muelón” a Mime; “Grillo cojo” a don Arístides Merino; “Cantaro toro” a don Wilfredo Merino y muchas otras que sería largo enumerar.
Era don Osías amigo íntimo y compadre de mi padre y ambos andaban de brazo por las calles a la caza de bichos para reírse a sus costillas. Era cómica la pareja dispareja que hacían, el gringo era alto y colorado y mi padre bajo y moreno. Una tarde pasaban de esa guisa frente al taller de los cumpas. Nada más fue pasar y la explosión de risas que manaba del taller.
-Nos jodieron, cumpita, vamos a ver que fue.
-A ver, suéltenla, ¿Cuál fue la chapa?- preguntó el gringo.
-Nada, gringuito –dijo Alberto, el mayor de los hermanos–, dijeron que por allí pasaba doña Constanza con su cántaro (gran explosión de risas).
Era la tal señora una dama, alta y colorada, con fama gratuita de bruja, así que imagínensela preparando algún brebaje en su cántaro…
Ambos, el gringo Osías y mi padre, acuñaron el término “Nasho” para designar al celendino ingenioso, de salidas gráciles e impensadas, y al café que elaboraban con espíritu de alquimistas lo denominaron también Café nasho. Por extensión, “nashería” pasó a ser una travesura ingeniosa. Muy diferente era para ellos el término “nashaco”, que significaba exactamente lo contrario.
Todo el mundo quería tener una chapa del gringo y uno de los más empeñosos era don Celestino Aliaga.
-¿Cuándo me pones una chapa, gringo? -insistía.
Y la chapa parecía no llegar nunca. Pero en donde menos se piensa salta la liebre. Un mediodía abandonaban los compadres la tienda de don César Chocho, era la hora del almuerzo, sagrada por entonces y cuando el comerciante se aprestaba a guardar la tabla en donde exhibía las herramientas, se fijó en la alegoría de marca de la lampa y le dijo a mi padre:
-Él es, ¿diga, cumpita?
Mi padre que cogía al vuelo sus ideas corroboró:
-¡Él es!
Y desde entonces don Celestino quedó con la chapa de “Mono de lampa”.
Hubo y hay en todo tiempo improvisados y negados que pretendieron ser chapistas, y entre estos había algunos muy originales como don Félix Miranda, un herrero que tenía su fragua en la calle Unión, camino a San Isidro. Era don Félix un tipo bajo, robusto, de complexión casi cuadrada, barba hirsuta, pelo cano, corto y desordenado, nariz corta y ganchuda sobre la cual cabalgaban precariamente enormes y gruesos anteojos.
Subían una tarde con andar de buey cansino por esa calle y don Félix les salió al paso:
-Gringo, gringo, ¿qué te parece la chapa que te he puesto?
-¿Cuál es?
-Gallo carioco que lo han traído de España, lo han llevado a Llanguat , lo han amarrado bajo su rocoto de don Arsecio Oblitas, allí le ha dado el sol y está acezando…
-Muy buena, “tuco’e nido”- se limitó a contestar el gringo Agustí.

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!


domingo, 1 de agosto de 2010

MINERÍA: Extraccón y daño, una visión entendida

Antonio Collantes es ingeniero agrónomo, entendido en lo que se refiere a daños ocasionados por las actividades extractivas como la minería en el medio ambiente, sobre todo en las zonas agrícolas resultantes de las cuencas hidrográficas que se encuentran expuestas a la extinción gracias a la “minería responsable”. Se trata de un paisano que si bien no ha nacido en la tierra, la ama como demuestra su actitud y preocupaciones. Dejemos que él mismo nos cuente algo de su vida, luego leamos su trabajo y saquemos nuestras conclusiones (NdlR).
“Nací en Parcoy (Pataz)en el período de peregrinaje de mis padres como muchas familias migrantes de Sucre en busca de oportunidades de negocios y trabajo
. En 1964 muere mi padre en el fatídico suceso de mayo en el Estadio Nacional, lo que significó para nosotros una etapa de limitaciones materiales que fue compensado por un abrumador afecto maternal y familiar de la parte de mis tías y tios maternos y paternos.
Concluidos mis estudios universitarios inicié un largo recorrido por Huamachuco, Cerro de Pasco y la Selva Central, ligado al PRONAMACHCS y al INADE, en cuyas estrategias institucionales se advertía mucho optimismo en torno a los procesos de cambio tecnológico de la agricultura andina y amazónica. Aún continúo vinculado en torno al fomento de la agricultura en Selva Central y en los Andes del Sur. Mi paso por Huamachuco, luego por Cerro de Pasco y ahora por el sur andino me ha permitido constatar que la agricultura en los andes tiene en la minería, desde la instauración del proyecto colonial hasta la fecha, a su antítesis, pues le disputa el territorio y el agua y es su verdugo ambiental en cuanto a la reproducción de sus sistemas de producción agropecuarios. Los pasivos ambientales dejados por la minería en valles antes ubérrimos son innumerables.
Esta experiencia ha motivado en mí una fuerte sensiblidad frente a los problemas ambientales, lo que me llevó a buscar una especialización en esta disciplina en la Universidad Nacional de San Marcos".


MINERÍA Y PÁRAMOS (Jalcas)
Por Antonio Collantes Zegarra
Los proyectos mineros ‘Minas Conga’ y ‘EL Galeno’ constituyen la mayor afrenta a la vida, en todas sus formas, para los ecosistemas de páramo de Cajamarca y para un importante colectivo de población que se beneficia de los servicios ambientales que brindan las Jalcas ubicadas entre las divisorias de las provincias de Celendín, Hualgayoc y Cajamarca. Afectará a más de 20 microcuencas, entre las que está el río Sendamal, que albergan a las mayores densidades demográficas de estas tres provincias, en las que además, la presencia del Estado es de las más débiles (Informe PNUD-2009).
Históricamente, Los Ecosistemas de Páramo Andino (Jalcas) son la fuente de captación y regulación del recurso hídrico, allí donde no existe el casquete glaciar y han permitido, hasta la fecha, la reproducción de sistemas de producción agropecuarios sustentado en la crianza extensiva y la agricultura altoandina y de una infinidad de formas de vida animal y vegetal, algunas de ellas de carácter endémico. Han evolucionado para capturar y almacenar la neblina y lluvia estacionales para dar vida a muchas lagunas, humedales, bofedales y a la más importante red de ríos y riachuelos que en nuestro país se escurren a la cuenca del Marañón y el Pacífico norte, cuyas nacientes se concentran en las regiones de Cajamarca y Piura. Las lagunas EL Perol, Mala y demás que suman más de 10 lagunas afectadas y, las aguas de escorrentía permanente en el Jequetepeque, Cantange, Sendamal, Llaucano, entre otros, son el resultado de los mágicos atributos de los Páramos.
Estos Ecosistemas, allí donde existen: Venezuela, Colombia, Ecuador y Perú han sido estudiados con mucho celo y en todos los casos resaltan su condición de unidades muy frágiles. De allí la abundante normatividad y movilidad institucional, en ambos países, para implementar medidas de protección y conservación en abierta oposición a otras prácticas diferentes.
Colombia, a través de la conocida LEY de PARAMOS, exluye la actividad minera en estos ecosistemas. Ecuador reconoce a los Páramos como ecosistemas frágiles. La Decisión 1227 del Parlamento Andino declara de necesidad pública la protección y conservación de los Páramos. La declaración de Santa Cruz (Bolivia) suscrita por las Autoridades Ambientales de los países del Pacto Andino se comprometieron con la conservación de los Páramos. EL Gobierno Regional de Piura a través de la Ordenanza 147-2008/GRP-CR promueve el sistema regional de Areas Naturales y protegidas incluyendo a la totalidad de sus Páramos (Jalcas). EL Gobieno Regional de Cajamarca, en coherencia con la metodología promovida por el Ministerio del Ambiente, desarrolló una propuesta de Zonificación Ecológica y Económica (ZEE) asignándole atributos de protección y conservación a los Páramos de la Región.
El creciente interés de la institucionalidad pública y no pública (ONGs) nacional e internacional para sumar esfuerzos y desarrollar sinergias en torno del manejo de los Páramos en nuestro país es creciente, tal como lo expresan los convenios interinstitucionales suscritos entre los Gobiernos Regionales de Piura y Cajamarca con el PRONAMACHCS, algunas municipalidades provinciales y ONGs locales e internacionales.
Este es el contexto normativo e institucional actual en torno a los Páramos en Latinoamérica y en nuestro país, a través de los cuales se ha definido la tendencia conservacionista como proceso estratégico y única garantía de reproducción de los servicios ambientales de las que dependen más de 80’000,000 de habitantes con el servicio agua e invalorables recursos relacionados con la biodiversidad. Su incompatividad con la minería es absoluta.
Actualmente están en explotación mas de 9,000 hás de los Páramos de Cajamarca y Piura, destacando el proyecto minero Yanacocha por su mayor extensión. Se encuentran más de 13,000 hás en trámite para exploración, concesionados sorpresiva e inconsultamente como se lo hizo con los contratos del gas de Camisea, los convenios con el Brasil para aprovechar el potencial hidroenergético de nuestra Ceja de Selva (incluido el Marañón)y una serie de concesiones petroleras en nuestra amazonía.
La minería responsable, no ha funcionado ni ambiental ni socialmente. Nuestro espejo más próximo se encuentra en Yanacocha que ha succionado el acuífero de las jalcas de Porcón y Combayo dejando inutilizado infraestructuras de riego de centenares de agricultores y contaminado para siempre las fuentes de consumo humano y de las crianzas, al mismo tiempo que promovió la expulsión de familias enteras de campesinos comprando sus tierras a precios ínfimos, reduciendoles a deprimentes condiciones de vida como marginales urbanos en la ciudad de Cajamarca; dividió las Comunidades y deja pasivos ambientales que desde hace 10 años no se pueden remediar como el escurrimiento de las aguas ácidas de los relaves y botaderos ‘cerrados’ de Maqui Maqui y la intoxicación con mercurio en Choropampa.
La voracidad de Yanacocha se cierne ahora sobre Celendín (80% del proyecto) acompañada de su lógica para falsear, paralelizar, someter e intimidar. Me cuentan que ha logrado desplazar con facilidad a campesinos de Sorochuco y contó con la complicidad de autoridades de Sucre para acondicionarlos en el sector Agua colorada en el marco de su plan de reubicación (desarraigo) social.

Antonio Collantes Zegarra
DNI 25817769

¡SOLANO OYARCE, DEVUELVE LA CALLE QUE LE ROBASTE A CELENDIN!
.